Jump to content

Liga del Foro


Contenido Popular

Mostrando el contenido más gustado desde 24/03/18 en todas las areas

  1. 12 puntos
    Prologo Una solitaria y rudimentaria nave, elaborada de gruesos troncos de madera, huesos y pellejo de dragón, se aproximó a la costa olvidada de Thal’dranath. A la sombra del edificio estéril que se alzaba sobre su pequeño territorio, varios botes más pequeños se acercaron a la costa trayendo consigo cuerdas que les unían al barco del que habían descendido, llegando a parecer tentáculos o garras que se dirigían hacia la playa. Posteriormente, los ocupantes de los botes, una selección de razas de lo más variopintas, desembarcaron y todos empezaron a tirar de las cuerdas para arrastrar su transporte principal hasta hacerlo encallar en la costa. Bajo los pálidos ojos de las dos lunas, y de las distantes elfas esculpidas sobre el templo dedicado a la falsa diosa, oscuras figuras envueltas en ropas desaliñadas empezaron a caminar hacia el interior del territorio. Algunas de ellas lo hacían con tal seguridad, que daba la impresión de ya habían estado allí en el pasado. Cuando finalmente todos quedaron frente a la entrada del antiguo suelo más sagrado de los elfos de la noche, la más grande y deforme de las figuras se despojo de su ruinosa capa con capucha, observando fijamente con los ojos de ambas cabezas lo que termino siendo no solo el fin de su maestro, sino también de la Horda durante la Segunda Guerra y el casi sitio de su muerte. “K’tanth.” – Pronuncio la cabeza que aun conservaba sus facciones de ogro, con un tono comedido. “Lugar de horrores y pesadillas. Muerte. Dolor. Y oscuridad. Sí, sí, muchísima oscuridad.” – Dijo la otra cabeza de aspecto más deforme y de un solo ojo, con un evidente tono de excitación. Un humano y un trol se adelantaron unos cuantos pasos, encaminándose hacia la entrada del templo, dispuestos a abrir sus puertas frente a los ojos del resto. Sin embargo, la voz de Cho’gall los hizo detenerse. “No hagan eso.” – Les alertó el ogro. – “Hay una razón de por qué este sitio esta sellado. No tenemos que entrar.” “El brujo entro… y murió. Demonios, demonios por montones.” – La otra cabeza del ogro asintió varias veces. – “Viviremos con el ritual fuera. Afuera será mejor.” Ambos cultistas se miraron entre si, pero no contradijeron la orden de su señor. Mientras ellos volvían con el resto del grupo, un orco de piel tan blanca que le daba un aspecto insano y hasta sobrenatural, avanzó hacia el ogro, tirando de una cadena donde varios esclavos se hallaban atrapados por grilletes. Todos de diversas razas, al igual que los cultistas. Y todos sentenciados al mismo propósito: ser sacrificados. Con gran detalle, Cho’gall empezó a dibujar sobre la tierra un enorme circulo, en cuyo centro elaboro una elipsis mucho más pequeña, con extraños símbolos en su interior. Luego, a los costados del circulo mayor, trazo unas curiosas líneas que parecían dar forma a una extraña criatura de enormes proporciones, con tentáculos por brazos, una cabeza que parecía el hocico cosido de una bestia cuyos colmillos sobresalían por los costados y diversos óvalos delgados que se podía pensar que eran ojos. Los prisioneros entraron al circulo tan pronto el ogro termino y para sorpresa de muchos, los cultistas aflojaron los grilletes, liberándolos. Algunos se miraron entre si, confundidos y asustados. Otros, en cambio, se apresuraron a escapar o al menos, intentarlo. El ogro concentró el vacío en su mano izquierda, para luego extender la derecha hacia los prisioneros, quienes sintieron un terrible escalofrió recorrer su espalda poco antes de escuchar una infinidad de voces en forma de gritos y susurros que depredaban sus temores, sus anhelos y sus ansias, pero aun peor, que de algún modo los inducían a rasgar las ropas a la altura de su pecho y con sus propias uñas, hurgar en su piel hasta arrancarse el corazón frente a sus propios ojos. Sucumbiendo entonces al helado abrazo de la muerte. Los esclavos se derrumbaron sobre el suelo de forma unánime, bañando de sangre el circulo. Cho’gall extendió sus brazos y ambas cabezas entonaron extrañas palabras al unisono, elevando su tono de voz tan pronto sus ojos se tornaron igual de oscuros que el vacío que empezó a envolver sus manos. Y entonces se hizo el silencio… Cho’gall observo pirámides en medio de un desierto. El viento soplaba y causaba que cayeran en el olvido. Luego, tras un parpadeo, observo el Monte Hyjal con sus bosques ardiendo en llamas y una enorme criatura aproximándose a Nordrassil, pero no era un demonio esta vez, sino el Señor Elemental del Fuego. El ogro volvió a parpadear y esta vez, observo una serie de obeliscos y pirámides ser construidos por incontables esclavos sobre un suelo gris, bajo la atenta mirada de los deformes n’raqi y sus cultistas, cuyas carcasas físicas se habían transformado para asemejarse mejor la forma de su maestro. Y todo frente a una enorme estructura de elementium, con forma de aguja, la cual volvía a expandirse en su cúspide para dar forma a una especie de arco que simulaba ser el sol que ya no se ponía, ni se alzaba, sobre ese mundo de eterna penumbra. Era glorioso, era único. Era todo y aun más de lo que había llegado a imaginar. Él no estaba ahí, pero estaba seguro de que, incluso habiendo muerto, él había sido el artífice de la Hora Crepuscular. De cumplir la profecía que por tantos años había trabajado en realizar. Ese era el futuro. Ese era el deseo. No, esas eran las ordenes de su maestro. El mundo estaba listo. El Martillo Crepuscular había propiciado el caos que ahora engullía el mundo, convirtiéndolo en un yunque sobre el cual debían dejar de caer toda su fuerza para moldear la nueva era. La visión concluyo abruptamente y los ojos de las cabezas del ogro volvieron a la normalidad. La sangre, los órganos, y hasta los cuerpos, de las victimas del sacrificio se habían secado por completo, como si hubieran pasado varios años desde que dio inicio al ritual. Pero sus cultistas seguían alrededor suyo, luciendo igual que como se veían al empezar. Apenas habían pasado unos minutos, así que todo lo que dio vida a sus victimas había sido reclamado por su maestro, en realidad. Un alimento para aquel que había sido acusado de ser el más débil, pero que estaba más cerca que ningún otro, de regresar Azeroth a su antigua gloria y más. “Preparen la nave. La hora ha llegado.” – Dijo nada más una de las cabezas del ogro, mientras la otra solo reía suavemente, de forma siniestra, consciente de lo que estaba por venir. Eventos y sucesos Los Secretos de la Reina (Kalimdor) El Gambito de Neltharion (Reinos del Este) El Día del Recuerdo (Reinos del Este) ¡Explosiones en Dun Morogh! (Reinos del Este) El Asalto a la Montaña Rocanegra (Reinos del Este)
  2. 11 puntos
    Uldum: El rentable negocio de los Dioses Las dunas se expandían más allá de donde podía alcanzar la vista de cualquiera. Parecían un mar de fina arena dorada. Una extensión de tierra codiciada para todo aquél que buscaba hallar sus secretos. Se habían oído muchas cosas sobre Uldum, y de entre todos los que se habían aventurado en sus desiertos y oasis, pocos eran los que regresaban con palabras vacías. Cada uno de aquellos atrevidos viajeros, volvían contando hazañas, mitos, leyendas, algunos incluso mentiras, pero la mayor verdad era lo rentable que podía llegar a ser establecerse allí. Especialmente desde que gran parte de sus nativos más peligrosos habían sido derrotados por expedicionarios, pioneros del lugar. Algunos de esos mitos, hablaban sobre valiosas reliquias, cofres de oro, piedras preciosas engarzadas por todas partes en templos abandonados, pero en especial una reliquia que otorgaría el poder de un Dios a quién la ostentara. Imaginar lo que uno podría conseguir con ello, hacia sucumbir de avaricia a cualquiera, especialmente al Barón Marin Tragonublo, de Gadgetzan, en cuanto supo de tal información. Cualquier inversión parecía rentable, especialmente si el objetivo era conseguir esa reliquia. Obviamente, de pensar que todo aquello solo eran palabras y fantasías, no se habría parado a apostar por una empresa así. Tenía certezas, certezas que no pensaba compartir con quienes pudieran rivalizar con su búsqueda, así que mientras conseguía recabar más información para completar la que ya tenía, debía abastecer un punto de partida en esa tierra de dorada, y para ello necesitaría colaborar con sus "compatriotas al otro lado del océano. Después de todo, no contar todos los detalles de una operación, no se considera mentir, ¿verdad? No para un Goblin.
  3. 10 puntos
    ¡Hola pipol! Bueno, gracias al esfuerzo de mi primo @Dabo para arreglarme la PC y a su hermano y mi otro primo @Alí por prestarnos su laptop para el trabajo, hemos podido... bueno, eso... arreglarme la PC . Y pos eso, estoy terminando de volver a bajar el WoW, por lo que si todo sale bien (y el [email protected]#&* Internet no la juega), puede que mañana esté de vuelta in-game
  4. 8 puntos
  5. 8 puntos
    Definición gráfica de Lysanthir y Ruthie cuando Evan se quita la camiseta para curarse. xDDD @SBCrowley @Añil
  6. 7 puntos
    `Buenas ! He venido recomendado por Bastián y bueno, adoro el rol en WoW. Sobretodo todo el que tenga que ver con los elfos. Qué decir de mi, pues mi ruta por el rol pues no ha sido muy larga, pero de dónde vengo nunca me llevé una buena impresión. Así que aquí estoy dispuesto a rolear siempre ♥
  7. 7 puntos
    Cuando ves el futuro de Aragon y Dunnabar en una sola imagen @Mordred @Ethan
  8. 7 puntos
    Acto I La Voluntad del Vacío Los fuegos al interior del Bastión Crepuscular crepitaban y la sombra de las llamas oscilantes parecían dar la impresión de ser tentáculos que se extendían sobre las paredes de la fortaleza. Cho’gall estaba sentado sobre su trono elaborado con el cráneo de un dragón rojo, los supuestos protectores de la vida y miembro de uno de los tantos vuelos dedicados a proteger Azeroth de amenazas como la Hora del Crepúsculo. El ogro estaba solo dentro de su propia recamara, pero podía sentir la presencia de su maestro envolviéndolo todo a su alrededor y pronto, el resto del Consejo Crepuscular llegaría a su encuentro también. Tres figuras asomaron por el umbral del Trono del Apocalipsis; un humano y dos orcos, aunque solo uno de ellos estaba vestido con las indumentarias del Culto del Martillo Crepuscular. El humano vestía sus pulcras togas clericales, mientras que el orco hacia lo propio llevando encima sus ropajes de cuero y enseñas de la Horda. Los tres caminaron hacia el trono y se arrodillaron frente a Cho’gall, como si se dirigieran a un rey. Una parte del ogro se hincho de orgullo ante la escena, pero este rápidamente se deshizo de esos sentimientos y se puso de pie. Él no era un rey, ni tampoco un imperator ogro, era simplemente otro servidor más en la mesa del maestro y sus planes estaban lejos de terminar. “¡DE PIEEEE!” – Ordeno con un tono chillón la cabeza deforme del ogro y todos lo hicieron. “¿Han tenido éxito?” – Preguntó la otra cabeza, observando con una mirada inquisitiva a cada uno de los presentes. “El Señor del Fuego ha hecho avances increíbles con sus fuerzas en el Monte Hyjal.” – Comentó Dessirik, el único orco envuelto en las vestimentas del Culto del Martillo Crepuscular. – “Es solo cosa de tiempo para que estemos en la cumbre y prendamos fuego al árbol del mundo.” “El segundo intento de cortar la cabeza de Ventormenta ha fallado. Descubrieron a nuestros cultistas y a los explosivos debajo del castillo.” – El humano inclino su cabeza, como si estuviera ofreciendo unas solemnes disculpas por lo ocurrido. – “Y hemos perdido al Mayor Samuelson.” “Así que Ventormenta prevalece…” – La cabeza del ogro que aun conservaba sus facciones resopló, pero era consciente de que no podía esperar un éxito absoluto. – “No importa. La distracción de Alamuerte los entretuvo ocupándose de la Montaña Rocanegra y nos ha permitido reclamar este lugar. Los haremos caer de todas formas.” “El león sangrara. ¡Sangrara!” – Elevo su voz la otra cabeza, como si pregonara el futuro. El otro orco guardo en silencio y cuando las miradas de Cho’gall se posaron sobre él, entonces habló. “El jefe de guerra sigue concentrado en la guerra. Ha notado las llamas del Monte Hyjal, pero he logrado convencerlo de dejar a los elfos de la noche con sus problemas y seguir ocupado en combatir a la Alianza.” – El orco esbozo una velada sonrisa, orgulloso del alcance de su influencia. – “Hay un refugio de druidas allí, nos ocuparemos de ellos para evitar que envíen refuerzos al árbol del mundo o intenten hacer ver la verdad a Grito Infernal.” Cho’gall asintió satisfecho y volvió a tomar asiento sobre su trono. Inhalo hondo por ambas narices, pudiendo percibir las ordenes de su maestro inundar su mente: Manten el caos. Mina sus esfuerzos y evitan que se unan. Solo así podremos triunfar… El ogro asintió para sus adentros y observo al resto del consejo, ordenándoles marchar para continuar con sus actividades. Así lo haremos, maestro. Así lo haremos. Eventos y sucesos La Defensa del Monte Hyjal (Kalimdor) Espíritu de Lobo (Kalimdor) En el vuelo de una ardiente pesadilla (Kalimdor) La Sangre de los Caminarrisco (Kalimdor) Proximamente más...
  9. 6 puntos
    Índice I: Ficha de Personaje II: Trasfondo: Al Filo de la Venganza III: Familia Grimstone IV: Inventario de Batalla V: Herrería Grimstone VI: Establos Grimstone VII: Economía General
  10. 6 puntos
    Un pequeño clásico para los amantes de la música:
  11. 6 puntos
    Portalito a Ventormenta: @Kherion @Altonato @Armandox @Insane @Lyonwarrior @Sacro
  12. 6 puntos
    ¡Cuatro lobos se echan sobre la guardia y Lyon con las fauces bien abiertas! Mientras tanto, Gwen y Runa... @Tali_Zorah_N7 @Galdoreth @Ethan @Astrea @Zyan
  13. 6 puntos
    @Reapgrawr : "Necesito a un tio bajito que me cante esto. Uno como Runa" Runa says: No quiero verte tan triste, Evan Anda, sonríe por mí Eres la envidia de todos, Evan Se cambiarían por ti Los niños te admiran con mucho fervor Tú eres su inspiración Todas las chicas imploran tu amor Fácil es suponer el por qué *Runa se sube a la mesa* El más vivo es Evan, el más pillo es Evan Tiene el cuello más fuerte que un toro Evan Y no hay otro más macho en el pueblo Nuestro modelo y patrón Tú pregunta a Griswold y Damrod Te dirán enseguida quién es el mejor Ahí dejo la idea @Ethan, hagamos un musical sobre Evan * -* (Inspirado por @Tali_Zorah_N7)
  14. 6 puntos
    Eileen no estaba preparada para esa vida, de pequeña solía soñar con ser una bailarina y tener una vida tranquila. Nunca le interesaron las armas ni el arte del combate. En ese entonces no se había imaginado empuñando un arma y matando a sangre fría. Nunca quiso que nada de eso sucediera… Pero no tuvo opción. La ceniza y la sangre adornaban la pálida piel de su rostro y sus ojos estaban inyectados en furia. Tal vez podría haber salvado a algunas personas más, pero era un riesgo que no estaba dispuesta a correr. Había bloqueado todas las salidas de ese infierno y prendido en llamas el lugar, sin importarle quién o qué hubiese dentro. Los gritos y súplicas aún eran audibles en el interior de la estructura, todos estaban encerrados ahí dentro; guardias, sirvientes, clientes y más esclavos. Aunque eso no le carcomía la conciencia. Que arda, y que ellos ardan en ella… Ese burdel había sido su prisión durante doce largos años, y en ese tiempo había tenido noches en vela suficientes como para imaginar mil y una formas de escapar. Mil y una torturas para todos aquellos que la habían maltratado, violado y humillado. A pesar de ello nunca creyó que fuese posible lograrlo, pero ahí estaba, frente a una orgía de gritos y un mar de llamas que lo devoraba todo. ¿Sabes? Algún día me gustaría ir a ver los fuegos artificiales. Le había comentado Jesper una vez. Siempre había tenido una buena relación con su hermano mayor. Ambos habían sido como uña y carne, jamás se separaban el uno del otro y no existían secretos entre ellos. Es posible que tal vez te lleve conmigo. ¿Pero papá y mamá...? Había preguntado Eileen. Una escapada nocturna no le hará daño a nadie. La interrumpió. Además, serán solo un par de horas, no tienen porqué enterarse. Jesper le había sonreído entonces. Por algún extraño motivo la sonrisa de su hermano siempre la había tranquilizado. Sabía que estaba a salvo junto a él. Que nada malo le podía pasar… Y ahora él estaba muerto. La cabeza de Madame Helen colgaba de la mano de Eileen, sujeta por esa melena rubia que incluso ahora seguía pareciendo perfecta. Sus cuencas oculares yacían vacías, y la parte inferior de la mandíbula se sostenía por finos hilos de carne y músculo que se balanceaban con el andar de la joven elfa, dejando un reguero de sangre a su paso. No podía negar que había disfrutado haciéndola sufrir, que había sentido placer al verla llorar y suplicar. Ni en sus sueños más dulces se había imaginado que sería tan satisfactorio acabar con la vida de esa mujer. La mujer que la utilizó como un juguete sexual para todos sus clientes. La mujer que solo la veía como un objeto con el que hacer dinero. Los gritos se apagaban conforme se iba alejando, y tras ella una enorme columna humeante trepaba por la noche, fragmentando el cielo. Cuando estuvo en el enorme portón principal de la finca se acercó a la verja y ensartó la cabeza de Madame Helen en uno de los afilados barrotes acabados en punta, como si fueran enormes lanzas de hierro negro, elevándose desde el suelo para no dejar que ningún atisbo de esperanza o sueños escapen de ese horrible lugar. Aún no hemos terminado… Le susurró con picardía a la cabeza antes de empuñar un cuchillo de cocina, pequeño y oxidado. Se lo acercó a la frente y grabó dos grandes “JJ” en ella. Una advertencia... una promesa de venganza, de que iba a por ellos... Los hermanos Jefferson. Aquellos que habían matado a su familia. Aquellos que la habían confinado a esa vida, a esa celda con esa odiosa mujer. Dos criminales al mando de una peligrosa y reputada banda criminal. Podía verlos cada vez que cerraba los ojos. Nunca olvidaría esas caras... esas voces... Siempre que lo hacía tenía que reprimir un escalofrío, pero se obligaba a si misma a no sentir miedo, castigándose físicamente cuando lo hacía. Pues si quería vengarse de ellos, tarde o temprano tendría que superar los fantasmas de su pasado, y eso los incluía a ellos. ¿Se acordarían de ella, de lo que le hicieron? ¿Se acordarían de la familia que le habían arrebatado? ¿La habrían olvidado ya? Esas preguntas rondaban la cabeza de Eileen y la asaltaban constantemente. Pero ahora era libre, ya no tenía ataduras, ni físicas ni morales. No le importaba nada, no habría nadie capaz de detenerla. Doce años de sufrimiento, y ellos eran los responsables… Pagarían por cada día que ella había sufrido, y por cada día que su familia hubiese vivido… Llegado el momento no tendría piedad. Para cuando Eileen se bajó de la verja y cruzó el portón, el fuego ya se había extendido hacia el sótano del edificio principal, encontrándose con las reservas de pólvora, químicos y demás, provocando una enorme explosión que terminó de acallar los pocos gritos de agonía que se oían en la lejanía. Eileen se permitió el lujo de mirar por encima del hombro aquel espectáculo. Siempre quisiste ir a ver fuegos artificiales, hermano. Esto va por ti... musitó para si misma antes de perderse entre la maleza que marcaba el nacimiento del bosque.
  15. 6 puntos
    ¡Muy buenas a todos! Después de años, he decidido volver al rol por WoW (esperando poder participar lo suficiente a pesar del trabajo y quehaceres) en este servidor que tiene buena pinta. En su momento me registré (Neppalus, en su momento...) pero por motivos personales no pude pasar de la primera corrección... Así que espero que esta vez sea diferente y pueda llegar a veros a todos dentro del servidor y en el rol. Qué decir que no suene típico a parte de que estoy esperando rolear con vosotros y divertirme, recordar viejos y tiempos y hacerlo lo mejor que pueda, que hace mucho que no hago esto en WoW Así que nada, ¡un placer! Y espero veros por aquí o dentro, ¡un enano Barbabronce que se une a la partida! ¡Saludos!
  16. 6 puntos
    Lo que pasa en Ocaso... se queda en Ocaso... @Reapgrawr @Insane @Ethan
  17. 5 puntos
  18. 5 puntos
  19. 5 puntos
    @Kherion Esta es la trampa definitiva para atrapar a Alessandra ( @Natea )
  20. 5 puntos
    Para torturar la esperanza de @Lyonwarrior necesitas... un trozo de pizza ¡y brócoli! @Nymleth @Starlight @Sacro
  21. 5 puntos
    Esta es Lyriah pegandoos a todos discursos de positividad en Rasganorte, despues de que la mitad haya sufrido pesadillas con ganas de tirarse por un puente xDDD @Insane @Kherion @Sacro @Lyonwarrior @Altonato @Mordred @Armandox
  22. 5 puntos
    He visto el futuro, @NateaLa pasaremos mal en el viaje hacia las Colinas Pardas... No tenemos caballos, o carneros, quizás debamos improvisar con lo que más se le parezca... Disimuladamente mira de reojo a @Insane Si me entiendes, claro.
  23. 5 puntos
  24. 5 puntos
    Cuando navegas por google y te encuentras a Dunnabar Hembra @Ethan
  25. 5 puntos
    Y @Blue con el premio a la ficha más bonita del foro. (?)
  26. 5 puntos
    3 motivos por los que Redyan sabe que está genial ser Maga Ilusionista y Adivinadora: 1. Invisibilidad: 2. Lectura mental: 3. Telekinesis: @Lyonwarrior @Sacro @Nymleth @Sorin @Insane @Altonato @Rocco @Starlight (y si me dejo alguien sorry q toi senil xDD)
  27. 5 puntos
    La verdadera lucha por Azeroth Comienza
  28. 5 puntos
    - - @Kyrie Eleison ¡Gracias!
  29. 5 puntos
    Ruthie: O también podemos intentar colarnos. Todos: ¬¬' @Reapgrawr @SBCrowley @MoonlessCry @Astrea @Blue
  30. 5 puntos
    El culo jamás será olvidado. @Reapgrawr @Astrea @MoonlessCry @Añil @Blue
  31. 5 puntos
    `PERO VAMOS A VER, PARECE QUE NO SE PUEDE DEJAR A NADIE 5 MINUTOS A SOLAS... @Reapgrawr @Astrea @SBCrowley @Añil @Blue
  32. 5 puntos
    Muy cierto. (?) @Reapgrawr @Astrea @SBCrowley @Añil @Blue
  33. 5 puntos
    Thaelnir en una cita... y Athaner dandole una ayuda bordá xDDDD @Nymleth
  34. 5 puntos
    Esto es lo mejor que pude hacer, es super común pero espero que te sirva para algo Si te interesa te paso la lista de items
  35. 5 puntos
    Buenas de nuevo gente, hace varios años roleé por esto lares, una elfa de sangre llamada Elhynna y un quel'dorei llamado Ael, para refrescar la memoria de quienes hayan podido conocer a uno u otro (Espero que sí) Lo cierto es que en su tiempo me la pasé muy bien acá y si bien por ahora tengo poco tiempo libre y vengo de un largo descanso del rol, he decidido retomarlo y pasar mis ratos de ocio acá, pasando buenos momentos como solía hacerlo. Nos vemos dentro ¡Un saludo a todos! PD: Gracias a @Saint por ayudarme a recuperar la cuenta del foro
  36. 4 puntos
    —OLIVER, OLIVER, ¿NOS CUENTAS UN CUENTO? —Bueeeeeeeeeeeeeno... sentaos todos. @DanielBunbury @MoonlessCry @IDwarf @SBCrowley @Alphalari
  37. 4 puntos
    No hace falta decir nada, ni dar razones. Sólo... gócenlo.
  38. 4 puntos
    Arthas en lengua Ents significa Putoooooooooooooooo!!!
  39. 4 puntos
    Hoy he editado la ficha de Ruthie por última vez y ya tengo que editarla otra más. ¡Me acaban de ascender a bronce y sé que es poca cosa, pero a mí me hace toda la ilusión del mundo! \^-^/
  40. 4 puntos
    Cada vez que Ruthie (edit: o cualquier persona (?)) dice cualquier cosa: #LosMemesDeMoonless (?) @Añ[email protected]
  41. 4 puntos
    Buenas Blue. Es la posibildiad 2 Sin embargo como bien dices los Pjs magos solo tienen una escuela inicial y luego una segunda, la priemra se consigue en plata y la segunda en oro. Por tanto solo puedes poner puntos en una escuela que hallas desbloqueado. Si por ejemplo eres plata y eliges conjuracion piromantica, unicamente podras poner puntos en Hechizos Ofensivos Piromancia. Comenzado a desarrollarte en esa via, te en cuenta que si bien nada mas llegar a plata obtienes la totalidad de puntos que te corresponden por division, los hechizos con los que inicies seran basicos en la escuela y tendras que ir desarrollandolos poco a poco Si no estas seguro de que tipo de hechizos irian en lo basico y cuales en lo avanzado puedes consultar al Staff sin problema o a otro usuario que comparta esa rama y ya sepa para guiarte Con respecto a los hechizos de otras escuelas y ramas que no es la elegida, tendrias una nocion basica basica y solo sumarias tu atributo. al no disponer de puntos de habilidad sumarias la mitad de este.
  42. 4 puntos
    El naranja de un sol poniente bañaba los dos muelles, y nubes de pólvora se elevaban hasta morir bajo su vera. Los atronadores sonidos de los disparos envolvían el puerto. El aire olía a pólvora, sal y humedad. Aún había luz, pero pronto el sol se ocultaría. Y en uno de esos muelles Eileen se cubría de los disparos junto a su buen amigo Cassian. Cassian se asomó un poco, y cuando lo tuvo claro apuntó con la pistola y no dudó en disparar, envolviéndose en una nube negra. Un grito pudo oírse en el muelle de enfrente. Rápidamente Cassian volvió a tomar posición en las cajas que usaban como cobertura. Tenía la cara negra de tantos disparos, la pólvora se le había quedado pegada a la piel debido a la humedad del lugar, pero aún así, a Eileen le seguía pareciendo hermoso; Tenía unos ojos grandes y marrones como el tarro de la más dulce de las mieles, el cabello corto, castaño, ondulado y revuelto y la piel tostada como el cielo de un atardecer. Desprendía un olor a limpio, a natural, como césped recién cortado que incluso en ese momento era perceptible. Alto y de constitución atlética, los músculos de los brazos se le marcaban cada vez que doblaba los codos y un par de hoyuelos que hacían acto de presencia en sus mejillas cuando sonreía. - ¡Eileen, necesito que acabes con el del tejado!.- Gritó Cassian, agachado como podía contra la caja que se quejaba con cada disparo amortiguado. La madera saltaba por los aires y dentro de poco no tendrían dónde cubrirse. Cassian sabía que aquel tirador era un peligro, y no tenían las armas adecuadas para alcanzarle. -¿¡Dónde!?- Preguntó ella sin asomarse. - ¡Edificio de la izquierda, al final de la calle, dos bloques antes de llegar a la esquina! - ¡Hecho, pero me debes una cena, que no se te olvide! - ¡Te deberé dos si salimos de esta! - ¿¡Y si no!? - ¡Si no, espero que haya alguna taberna allí arriba! Entonces Eileen gritó y Cassian disparó para cubrirla mientras ella corría de caja en caja a través del muelle, hasta llegar al pie de los edificios, resguardandose del caos de aquel tiroteo. Varios contenedores metálicos de transporte estaban ahí apilados, no sería difícil llegar a algún balcón y de ahí trepar hasta el tejado. Los disparos solo dejaban de sonar cuando tenían que recargar, y de vez en cuando algún grito invadía el lugar. Más te vale que no seas tu… se decía cada vez que los oía, a Cassian se le acababa el tiempo. Eileen saltó y se agarró con los dedos al extremo de un contenedor, apoyando las suelas de goma contra el mismo para ayudarse a subir. Repitió la acción con los dos siguientes y cuando tuvo la oportunidad saltó a la cornisa de una ventana. De momento nadie la había visto. Desde allí podía observar como cinco hombres disparaban sin cesar contra la caja de Cassian, que de vez en cuando se asomaba para devolver los disparos. No se detuvo más de lo necesario, rápidamente buscó agarres en la pared y saltó hacia las imperfecciones de la estructura, aferrándose a ellas y ayudándose de la suela especial de su calzado. Y así fue trepando por la fachada, de ventana en ventana y apoyándose en rocas que sobresalían. Las manos le dolían, los dedos le sangraban y los pies resbalaban cada vez más, pero siguió trepando. Cuando llegó al tejado estaba sin aliento, había sido un esfuerzo muy grande después del día que llevaba, pero no podía detenerse. Se tomó un par de segundos para ponerse en pie y corrió, tomando carrerilla para saltar al tejado de enfrente, y luego al siguiente y al siguiente… Entonces pudo verle, un tirador con un enorme rifle apostado en la barandilla de la azotea, aún no se había percatado de la presencia de Eileen. Ella se acercó a él sigilosamente, con pies de pluma mientras empuñaba cuidadosamente una daga en su mano diestra. - Vamos, saca la cabeza pequeño hijo de puta…- Musitó el tirador, con la mirada fija en la caja de Cassian. Su voz era grave y ronca, seguramente por el exceso de tabaco y el alcohol. - Venga, no tengo todo el d....- La daga de Eileen atravesó la garganta del hombre, que comenzó a convulsionar y luchar por una bocanada de aire mientras la sangre salía a borbotones de su cuello, y extendía los brazos, como tratando de aferrarse a la vida que se le escapaba. - Tienes razón, no tienes todo el día.- Le susurró Eileen al oído. Acto seguido retiró la daga y empujó al hombre hacia abajo. Incluso desde esa altura y con el tiroteo allí abajo, pudo oírse el golpe seco contra el suelo y como se partían los huesos. Se permitió un par de segundos para descansar y recuperar el aliento, las rodillas le dolían tanto que apenas se atrevía a sentarse. - ¡Eileen!- El viento arrastró la voz de Cassian hasta ella, era un eco lejano que rebotaba entre el conglomerado de edificios alrededor del puerto. - ¡Eileen! Cuando ella echó la mirada hacia el muelle pudo ver como lo habían rodeado, Cassian había tenido que retroceder más y estaba al borde del mar, tras una caja que poco le faltaba para ceder ante los disparos. Mierda, corrió como si le fuera la vida en ello. Los pulmones le ardían, el corazón latía con tanta fuerza que le dolía el pecho, y sus piernas apenas respondían por la fatiga, pero no se detuvo. Saltó de tejado en tejado y continuó corriendo. Tropezó varias veces en el proceso, rasgándose los codos y las manos, pero se levantaba siempre. Arriba Eileen, podía oír la voz de su padre cada vez que le flaqueaban las fuerzas, cada vez que caía, Arriba. Logró llegar al tejado por el que había subido, pero descender sería más difícil. Los disparos resonaban constantemente, si no hacía algo Cassian moriría. Y lo haría por su culpa. Echó un vistazo hacia abajo y un escalofrío le recorrió la médula. Tendría que saltar hacia los contenedores, tal vez con suerte no se rompería nada. Era la única opción. No había tenido en cuenta que Cassian se había quedado solo. Había hecho mal, se había equivocado. No había pensado en que tal vez tendría que volver, no barajó la posibilidad de tener que bajar tan rápido de los tejados. Tragó saliva y cogió carrerilla hasta llegar al borde donde saltó hacia los contenedores, varios metros más abajo. Todas las lecciones de su padre pasaron por su cabeza durante esos segundos de caída. Él siempre le había enseñado a caer, a rodar y repartir la fuerza del impacto por todo el cuerpo. Y ella así lo hizo, flexionó las rodillas y estiró las los dedos de los pies cuando estos llegaron a tocar el metal del contenedor, se dió impulso y se hizo un ovillo, rodando sobre la superficie metálica de la caja. Un dolor inmenso le recorrió las piernas y sollozó con fuerza, tumbada. Los disparos cada vez era más fuertes, estaba cerca de ellos. Pero todo le daba vueltas, los oídos le pitaban y el cansancio había hecho mella en ella al momento de amortiguar la caída. Se había hecho daño, y la idea de poder haberse esguinzado algún hueso la aterró. Se arrastró hacia el borde del contenedor y se dejó caer hacia el que estaba un nivel inferior a este, gritando de dolor. Las costillas, sollozó de nuevo. Las costillas también dolían, pero Cassian corría peligro, iba a morir si ella no llegaba a tiempo, así que se arrastró de nuevo y se dejó caer en el contenedor de abajo, y luego hacia el suelo ahogando otro grito de dolor. ¿Te cuento el secreto del verdadero amor? Le había preguntado una vez su padre. A un amigo mío le gustaba decirme que a las mujeres les adoran las flores. Tenía muchos coqueteos, pero jamás encontró esposa. ¿Sabes por qué? Porque puede que a las mujeres les encanten las flores, pero solo a una le encanta el aroma a gardenias de finales de verano que le recuerda al porche de su abuela. Solo a una mujer le encantan las flores del manzano en una taza azul. Solo a una mujer le encantan los geranios silvestres. ¡Esa es mamá!, había gritado Eileen. Si, a mamá le encantan los geranios silvestres porque no hay otra flor que tenga ese color, y dice que cuando parte el tallo y se lo pone detrás de la oreja, el mundo entero huele a verano. Muchos chicos te traerán flores, pero algún día conocerás a uno que aprenda cuál es tu flor favorita, tu canción favorita, tu dulce favorito. Y aunque sea demasiado pobre para darte nada de eso, no importará porque se habrá tomado el tiempo de conocerte como nadie más lo habrá hecho. Solo ese chico merecerá tu corazón. Eileen gruñó y apoyó ambas manos en el suelo para ponerse en pie. Más le vale que sea un ramo bien grande… Masculló mientras caminaba entre los contenedores, apoyándose con una mano para no perder el equilibrio. Tal vez algún día Cassian le regalara flores, pero por el momento se conformaba con que siguiera con vida un rato más. Los disparos cada vez eran más cercanos, y cuando se acercó pudo verle desde el lateral del muelle, tras la caja, hecho un ovillo para evitar que los disparos acertásen en él, y tres hombres que avanzaban poco a poco hacia Cassian. Ha tirado a dos… Se permitió el lujo de sentir un ligero alivio y se cruzó de miradas con Cassian. - ¡Eileen, cierra los ojos!- Gritó con fuerza mientras se llevaba una mano al bolsillo de su cazadora. - ¡No puedes besarme desde ahí, Cassian! - Ladró mientras trataba de idear un plan para acabar con los tres hombres restantes. - ¡Hazme caso por una vez en tu vida, cierra los ojos! - ¡Más te vale que me guste! - Cerró los ojos con fuerza. - ¿¡Están cerrados!? - ¡Si joder, están cerrados! Entonces pudo sentir como una luz blanca, intensa le iluminaba los párpados que permanecían cerrados. Y acto seguido los gritos y gruñidos de los tres hombres. Cuando abrió los ojos pudo verlos tumbados en el suelo, con las manos frotándose los ojos. Una bomba lumínica… cabrón astuto. No perdió el tiempo y fue hacia ellos, acabando con sus vidas de una puñalada certera, estaba demasiado cansada como para jugar con ellos. Cassian salió de la caja y dejó escapar un suspiro de alivio. Se acercó tambaleándose a Eileen. - ¿Quién demonios eran? - Preguntó exhausto, pasándose una mano por la frente ennegrecida por la pólvora. Eileen se acuclilló frente uno de ellos y le levantó la manga de la camisa, hasta el codo, dejando al descubierto un tatuaje en el antebrazo, dos “JJ”. - Jeffersons.- Respondió Eileen, poniéndose en pie de nuevo. - ¿Nos han seguido? ¿Cómo? - No lo se, pero hay que irse de aquí, ya. - El mar ya no es un lugar seguro, si se han enterado de que íbamos a bordear el continente seguramente hayan enviado barcos a buscarnos. - Y desde el mar no podemos escapar si nos atrapan… - Exacto, hay que buscar otro camino. Eileen se llevó las manos a la cabeza y dejó escapar una maldición. - Pasaremos la noche en las afueras, cámbiate de ropa y búscame algo bonito para ponerme. Yo iré a por provisiones. Te veo en unas horas en la posada. - Comentó mientras se alejaba despacio, cojeando, con el dolor aún palpitante en las piernas y costillas. - Hecho, ve con cuidado, y no te entretengas.- Respondió Cassian viéndola marchar. - Tu tampoco. - Le miró por encima del hombro. - Y espero que esa cena merezca la pena...
  43. 4 puntos
    Hasta ahora que no he entrado en esta comunidad no me había interesado verdaderamente por el lore de World of Warcraft. Otras veces he estado leyendo el lore, pero sin mucho interés y con bastante pereza, pero por una vez me atrae de verdad. De momento he leído y podría decir que más o menos recuerdo (tengo verdaderos problemas de memoria... xD) el lore de Gilneas y ahora también el de los Elfos de Sangre. Espero poder decir, a medida que siga aprendiendo, que el resto también me gusta, aunque algo me hace dudar acerca de que llegue a gustarme tanto como la historia de los Elfos de Sangre.
  44. 4 puntos
    Nos quieren secuestrar a Yvanna!! @Insane
  45. 4 puntos
    Cuando @Blue le explica a @Reapgrawr la dificultad del evento y le dice que va a estar solo contra los gnolls...
  46. 4 puntos
    ¡Hola a todos! un colega mío está haciendo un concurso en el cual puedo ganar una producción musical gratis y eso mola porque es excesivamente caro hacerlo en cualquier puto lugar del mundo. si pueden ver el video y ponerle me gusta estaría agradecido. además claro de seguir a mi amigo, que es un músico super talentoso, de hecho el cover es de una canción de él.
  47. 4 puntos
    No sé por qué todavía no lo había puesto por aquí, aunque ya muchos de mis amigos aquí saben de su existencia, pero les presento mi tema promocional llamado "Vale la Pena" (Letra y música por un servidor, arreglos por Armando Lovera y producción audiovisual por Gabriel Martínez de Geometrixproducciones) espero que lo disfruten, en España está sonando bastante en una pequeña radio llamada StudioRadioLC, si alguno quiere volverlo a escuchar, puede solicitarlo por ahí en twitter. Espero que lo disfruten, pues todo lo que hago como músico lo hago con muchísimo cariño para todos ustedes.
  48. 4 puntos
    ¡Buenas! Soy Aldissiel, aunque me conocereis por mi pj, Varanis. Soy rolero nuevo por estos lares, he roleado algo en WoW y SWTOR así como en otros juegos, pero nada serio y con continuidad, espero poder tener eso aquí y que nos divirtamos. ¡Un saludo!
  49. 4 puntos
    —Me asomo con cuidadito por el foro después de haber estado tiempo observando desde lejos—. Eehmmm... hola... —intento atraer la atención de algunos, pero no muchos—. Ejem... Eeeeh... Hola —asiento con la cabeza, con decisión—. Bueno... soy Añil y... no tengo ni idea de cómo presentarme, nunca he sabido. :c Llevo mucho tiempo roleando, aunque últimamente he estado en una larga época de escasez en la que solo tenía actividad con una persona vía chat, espero de verdad que mi presencia en este servidor cambie mi actividad rolera. Conozco WoW desde hace también muchos años y ya he estado en varios servidores de rol, pero nunca salió bien. Poca actividad, grupitos en los que nunca conseguí integrarme, poco tiempo libre, demasiada actividad y presencia imprescindible por parte de los usuarios (cosa que yo no me podía permitir)... ¡Pero he decidido dar otra oportunidad al rol en WoW porque me han hablado bastante bien de este servidor! Tengo en mente actualmente tres personajes, de los que usaré por el momento a uno para entrar cuando todo sea formalizado. No sé qué más puedo decir, en realidad, así que... ^^' Hola~ —me alejo despacio, caminando hacia atrás para hundirme en las sombras de la vergüenza (wtf)—.
  50. 4 puntos
    Steffan cuando intentaba subirse a la cabeza de Chimaeron: (Mirad a partir del 1:15 aprox hasta el 1:28, sobretodo el grito)
This leaderboard is set to Madrid/GMT+02:00

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Lore de Warcraft.

×

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.