Jump to content

Liga del Foro


Contenido Popular

Showing content with the highest reputation since 17/07/19 en todas las areas

  1. 21 puntos
    6to Aniversario de MundoWarcraft Como dice el título, en un día como hoy, hace 6 años, esta Comunidad abrió sus puertas con la intención de tener un espacio para rolear en el Universo de Warcraft, en un ambiente distendido y práctico. Toda Comunidad tiene sus más y sus menos, pero a día de hoy MundoWarcraft ha demostrado ser un espacio estable para rolear y desarrollar el rol, con mimo, de los personajes, y esa es su principal motivación. Y creo que en ese apartado, hemos cumplido, y seguiremos haciéndolo. MundoWarcraft es una Comunidad de Roleros, para roleros. Aunque sea una frase típica, que se dice a menudo, hay que decirla, porque es cierto. Mirando atrás, cuando empezamos con este proyecto en la Wrath of the Lich King, me hace sentir satisfacción viendo el avance que se ha hecho en el tiempo, en el rol. En este momento presente estamos ya a finales de Cataclismo y se prevee, que terminemos con esta expansión onrol, este año, para comenzar con nuevas aventuras y lo que se avecina en pre-pandaria y Pandaria. Ilusiona ver como los personajes se desarrollan al paso del tiempo, tanto por las maravillosas tramas que creáis para ellos, como la línea argumental del mundo que viven y que vamos hilando los Maestros de Juego, tratando de haceros sentir que todo avanza, que el mundo no es estático y van transcurriendo las cosas del Lore. Nada de esto sería posible sin todos vosotros, sin todo lo que es la comunidad en sí misma, en cada uno de los que hicieron de este sitio, su hogar para rolear, a través de los años, y crecemos, aprendemos, evolucionamos, en conjunto, a través de eso. Es la experiencia que yo siento y que espero sea compartida, por otros años más. Casi podría decir que he crecido y aprendido a lo largo del proyecto, y es fantástico saber que continuará, que esta aventura del rol que compartimos todos, aún tiene mucho que contar, y aquí seguiremos ^_^ Así que de corazón os digo, que Feliz Aniversario, porque es el aniversario de todos. ¡Salud!
  2. 14 puntos
    ¡Buenas a todos, roleros! Como ya fui comentando en Discord y testeando con algunos las funcionalidades. En su día se comentó la idea de implementar este sistema de consultas y soporte, para sustituir en dudas generales y consultas sobre rol, feedback, etc, a los MPs del foro. ¿Qué trae de nuevo este sistema? En principio, veremos si resulta más eficiente, tendremos que irnos acostumbrando a trabajar con este, pero la idea es que lo sea. La principal barrera que este sistema cambiaría es que las dudas y consultas que tengáis ya no vayan a un MP privado de un GM en concreto, sino que se van a crear cada consulta como un tema abierto que cualquier miembro del Staff vamos a poder leer, por tanto, cualquier consulta que tengáis podrá ser vista por todo el Staff y a su vez, es más difícil que se quede la duda traspapelada en la bandeja de un GM. Además de que de esta forma podremos repartirnos el Staff las consultas, según tiempo o disponibilidad que tengamos, así que eso podría aligerar aquellas que no requieran de mucho debate interno. Para quienes no sepan, nosotros solemos debatir las respuestas que cada GM os da por MP. Esto seguiremos haciéndolo, pero ahora, al no ir la duda hacia un MP de un solo GM, os puede responder cualquiera del Equipo, que disponga de tiempo y tratar de repartirnos nosotros el trabajo, de forma más eficiente. Al menos es la idea de esto y es lo que intentaremos Se puede acceder al nuevo sistema de consultas, haciendo clic en el Menu de la web, arriba, el enlace llamado SOPORTE. Os lleva directamente a la pantalla donde veréis 4 categorías. Lo oportuno es que se realice cada consulta en el apartado apropiado. En cualquier caso, si nosotros vemos que algo pueda enviarse en una categoría concreta, os lo haremos saber. Se puede ver que 3 de las 4 categorías, son privadas, y hay una pública. Las privadas solo podrán ser vistas por el autor de la consulta y los miembros del Staff, no obstante las públicas serán visibles para todos, de esta forma muchas dudas de rol general, serán de conocimiento del resto, ya que así se evitan preguntas dobles y pueden ser una fuente de conocimiento para saber cómo se interpretan o aplican algunos aspectos del rol en MundoWarcraft. Tenéis el enlace del sistema también aquí: http://www.mundowarcraft.com/soporte/?show=categories Dicho esto, a partir de este momento, las dudas y consultas que tengáis, hacedlas con el nuevo sistema y aplicando la categoría apropiada. Si alguno tiene una duda en espera de ser respondida, hacednos-lo saber por MP y veremos de resolverla por la vía anterior o, si lo vemos oportuno, pediros que la reenviéis vía el nuevo sistema para dejar allí nuestra respuesta. ¡Un saludo!
  3. 13 puntos
    Felicidades y salud!! Por más años de rol con gente maja
  4. 11 puntos
    Weeeeeee, 6 añazos, parece mentira como pasa el tiempo n.n Feliz de compartir tantos ratitos de ocio geniales con gente tan bonica :3
  5. 11 puntos
    ¡Feliz Aniversario MundoWarcraft! Muchas gracias tanto al staff como a los jugadores que hacen posible que cada día se respire y viva el rol en este maravilloso mundo de Azeroth. ¡Por otro año repleto de aventuras y diversión donde la magia del rol nunca muera!
  6. 10 puntos
    ¡FELIZ CUMPLEAÑOS SACRO! Porque aunque eres odioso y molesto, eres un buen compañero y hay que reconocertelo de vez en cuando. Así que por eso y mucho más, te deseo un muy feliz cumpleaños, Sacro. Espero que puedas celebrar y pilles taja (no demasiada, eso sí) xD
  7. 10 puntos
    Seis años para MundoWarcraft y cinco años para este miembro de la comunidad. Con el pasar del tiempo me he ido añejando en el rol junto con MW. Siendo sincero conmigo mismo, he de decir estuve mirando la pantalla algunos minutos sin saber bien qué escribir; pues para un post que anuncia y celebra seis años de un proyecto que sigue manteniéndose en pie sentí algo "bueno" debía escribir. Pero solo me estoy quebrando la cabeza en vano. xD Me gusta ver el paso del tiempo de cierta manera: empecé aquí en MW estudiando, a estas alturas ya ando metido en el ámbito laboral. Cuando empecé en MW no tenía experiencia en el rol, tan solo nociones que cualquiera puede sacar googleando y poco más, ahora a estas alturas terminó siendo un pasatiempo que me ha enganchado y eso lo atribuyo mayormente a la gente que he ido conociendo y las experiencias en el juego vividas. Yo tiraré más arriba que Astrea y espero volver a ver un post de "En un día como hoy... " el próximo año, y el siguiente, esperando lleguemos a estar celebrando una década de MW. Varias cosas pueden cambiar, nuestros caminos tomar otros rumbos y alejarnos pero a que sería bonito llegar a ese aniversario, ¿no? Raro no sería, sabiendo el tipo de staff que tenemos, el tipo de jugadores que somos y con los que convivimos y mantenemos este lugar. Y aunque tras la pantalla suela ser como este Al Gore de soso y seco, sin gracia ni viveza, créanme ando feliz. e_e
  8. 9 puntos
    ¡Seis años ya! Sonare viejo diciendolo así, pero vaya como pasa el tiempo. Demas esta decir que han sido varios los grandes momentos, donde he podido conocer gente maravillosa y compartir junto a esta. Por otro año más de grandes historias y momentos memorables. ¡Feliz aniversario a todos!
  9. 9 puntos
    ¡Feliz aniversario, MundoWarcraft! Gracias, tanto al Equipo como a los jugadores, por mantener el servidor a flote, ya sea con donaciones o mediante magníficos e inolvidables roles, como también por nutrir, día tras día, esta grandiosa comunidad de rol, donde he podido conocer personas maravillosas y con las que, a día de hoy, puedo contar en mi vida. Sólo me resta decir... ¡vamos a por el séptimo año, bunicus!
  10. 9 puntos
    Pero sigo dando guerra y lo seguiré haciendo hasta que ya no se pueda más. Al Rol le agradezco mucho, porque me ha permitido explotar mi creatividad, mejorar mi ortografía y hoy por hoy vivo de eso, mientras mi proyecto musical despega. Por eso, y mucho más, seguiré roleando hasta que ya no se pueda más. Gracias a esta comunidad por permitirme explotar y desarrollar el rol de mis personajes y mis más maravillosas creaciones: Pablo y Susan Lionhammer. ¡Feliz cumpleaños, Mundowarcraft! ¡Gracias por todo y por tanto!
  11. 9 puntos
    Oh! Ya son 6 años?! Parece ayer que yo entré a esta Comunidad y conocí a tantas personas fabulosas. Tengo que decir que antes había roleado en otro sitio, pero que nunca había visto a la gente rolear con la pasión, creatividad y el mimo que le ponen aquí todos y cada uno de los usuarios, hilando los acontecimientos con detalle, viviendo con intensidad la interpretación de los personajes. Descubrí como rolear de verdad en esta Comunidad, y espero seguir por tiempo compartiendo más roles con todos ^_^
  12. 9 puntos
    ¡Muchas felicidades Mundo Warcraft! Yo hace poco que llegué por estos lares gracias a lo bien que hablaban de esta comunidad gente como Natea, Lyon, Astrea y otra mucha gente guapa. Y debo decir que estoy muy contento de haberlo hecho, me habeis recibido con los brazos abiertos tanto el staff como los jugadores, así que os deseo que tras estos 6 vengan otros mucho más. Y 6 años, se dice rápido pero es todo un logro mantener una comunidad tantísimo tiempo, mis enhorabuenas a todos los que habéis participado en semejante acontecimiento. Ahora solo falta una carrera de gnomos de nivel 1 para celebrarlo ¡Felicidades rebonicos!
  13. 9 puntos
    ¡Feliz Aniversario, MundoWarcraft! ¡Qué flipe, 6 años! Cuando entré por primera vez era un adolescente ingenuo y a ratos estúpidos, ni terminé de entrar en la carrera... Ahora soy un joven ingenuo y estúpido en su último año de carrera. Muchas gracias al personal de administración y a todos. Aquí he conocido gente de todo tipo: pintores, músicos, ingenieros, diseñadores, streamers y personas simplemente sabias con las cual he pasado unas risas y aprendido un montón. Se os quiere mucho, gracias. ¡Tengo ya ganas de otros añitos para volver a comentar y felicitar, pero ya con máster y trabajando! ¡!
  14. 8 puntos
    Me presentó para todos aquellos que no me conozcan... esto... todos creo... me llamo David, suelen llamarme Deivi en Granada, Dai en Ceuta/Cádiz, Daisuke (la u es muda así que se pronuncia Daisske) a nivel nacional y en Japón, Pisuke en Catalunya y recientemente en el mundo de Twitch Daisu por una streamer genial que dice tacos y bueno... me bautizó así, seguramente alguno la conocerá por pasarse... de vez en cuando por aquí. A poco no. Soy una persona totalmente desenfadada, siempre digo lo que pienso, no me censuro ante nadie (a excepción de los jefes), no distingo entre clases, sexo, raza ni demás mierdas, pienso que cada individuo merece tener una buena historia y un final feliz. Amante del retro, el anime y Netflix. He sido otaku, ya no, me he cosplayado, he ido 11 veces a Japón, todo muy chido. Llevo toda mi juventud muy vinculado al rol, ojalá de corazón hubiese seguido por esa senda porque la verdad es que estaba muy enganchado a los mundos fantásticos, he jugado muchísimo Warhammer, Dragones y Mazmorras, Vampiro: La máscarada, en temas de cartas, las Magic, pero... en un punto bajo muy bajo de mi historia, hace ya muchos años me dio por otros "vicios" y... no me acuerdo de la misa ni la mitad. Me considero una persona con la que se puede hablar de cualquier tema abiertamente y, bueno... con el que se puede contar siempre. Así que si necesitáis un saco de boxeo, aquí estoy. Espero compartir un montón de aventuras y atesorar grandes momentos con todos y cada uno de ustedes. Nos vemos. Ja ne!
  15. 8 puntos
    Es maravilloso ver como ha evolucionado/cambiado/avanzado el servidor a medida que van pasando los años, siempre con el fin de mantener la esencia de un rol sin conflictos. Agradezco al staff por haberme recibido una vez más en la comunidad, y dejarme formar parte de este proyecto. Felicidades a todo el equipo y su comunidad
  16. 7 puntos
    Hace un tiempo no publicaba nada, pero les hago llegar esta nueva publicación en mi Canal de YouTube con todo mi cariño: Esta canción lleva por nombre "Nuestro Amor" y es una dedicatoria a dos primos a los que quiero mucho y que tuvieron mucha oposición para consolidar su amor gracias a la familia. ¡Espero que la disfruten mucho! ¡Desde Venezuela para ustedes con mi cariño! Si les gusta, comenten y compartan, así me ayudarán muchísimo a que llegue a mucha gente, que es lo que busco con mi música. ¡Un abrazo!
  17. 6 puntos
    ¡Feliz cumpleaños, Sacro! *Marcha a la cocina, ausentándose un par de minutos, antes de regresar hasta ti con un trozo de auténtico pastel de chocolate* ¡Que disfrutes de tu día y cumplas muchos más junto a nosotros!
  18. 6 puntos
    No conozco a la mitad de usted ni la mitad de lo que querría, y lo que yo querría es menos de la mitad de lo que la mitad de usted se merece. ¡Muchísimas felicidades, @Sacro!
  19. 6 puntos
    ¡Tuercas, arandelas y tornillos! Mi nombre es Milardo Davinci, creador del mejor arte que los mismísimos Titanes han podido cotillear. Algunos podrán decir de mí que me falta un hervor, otros que me pasé de cocción… ¡Pura envidia! Así que, para demostrar al mundo que no sólo pienso en mí, os doy la bienvenida al Sexto y maravichupinoso Concurso de Arte en MundoWarcraft, sí, has leído bien. Busco a los más diestros pintores, escritores y creadores de contenido audiovisual de todo Azeroth para cubrirlos de oro y gloria. Quizás haya entre vosotros un Pablo Picasol, un Lhéo Tolsthoi o un Quen’thien Taranthino. Y para eso estoy yo aquí, para descubrir a esos artistas que lleváis dentro. Para que mi intuición de Headhunter chisporrotee necesito que cada artista escoja la categoría que más le guste de las que presentaré a continuación para participar en mi Concurso, el Milardo Davinci. Una vez elegido el arte en el que creáis destacar, tan sólo tendréis que darle alas a vuestra imaginación (curiosamente como el eslogan de la famosa bebida Red Cow). ¡Y después qué! Pues que activaré mi O.J.O. Criticón y DESTRUIRÉ TODAS LAS OBRAS Q- DISCIPLINAS DEL CONCURSO Dibujo y pintura Afilad vuestros lápices y sacar vuestras cajas de plastidecor, pues os presento ¡La categoría de dibujo y pintura! Donde solo los más hábiles con la goma y el ratón, podrán obtener la victoria en una competencia tan ambiciosa como lo puede ser esta. Yo mismo puedo presumir de grandes piezas de la pintura universal de Azeroth, como la "Gnoma Lisa" o "La Tuercus" de Tornilleli; no os pido que alcancéis mi nivel, pues temo que sea imposible mis queridos amiguitos, pero bueno… ¡Solo los valientes conseguirán un primer puesto! Escritura ¡Oh! ¡La bella escritura! ¿Cuántas historias de amor y batalla habéis utilizado para encandilar a la gnoma más bonita de tu distrito? (Podéis mandármelas a mi correo, [email protected], ¡urge!) ¡Pues ya va siendo hora de que toméis papel y lápiz, y saquéis al literato que lleváis dentro! Con suerte, quizás vuestra pieza se publique como ganadora de este apartado del concurso. Arte Audiovisual ¡Luces! ¡CÁMARAS! Y… ¡Mi bocata! Armaos de valor, futuros directores de cine (Y de comida, pues me da que vais a pasar hambre) Pues el apartado de arte audiovisual se presenta como última división del Concurso de Arte multidisciplinar de Mundo Warcraft. Quizás no hallan muchas actrices tan guapas como la conocidísima Scarlett Gnomanson, o el atractivo Brad Click, pero seguro que con vuestra creatividad de oro, sois capaces de hacer algo que no me haga dormirme encima de las palomitas. Sí, ya sé que esta es la mejor parte pero ¡detente! Primero tendrás que ser lo suficientemente bueno como para merecer uno de estos... jugosos bienes. ¡Uno, dos y tres! Serán los que ganen en cada categoría y los que se merezcan brillar como las pulidas monedas de oro. Así que, artista de MundoWarcraft, lee atentamente las mieles de la gloria que quizás paladearás: Primer premio: 3 meses de Cuenta Premium, para disfrutar de sus comandos extra, auras visuales para realizar eventos o tramas y para endulzar la interpretación de tus roles. Segundo premio: 2 meses de Cuenta Premium, para disfrutar de sus comandos extra, auras visuales para realizar eventos o tramas y para endulzar la interpretación de tus roles. Tercer premio: 1 mes de Cuenta Premium, para disfrutar de sus comandos extra, auras visuales para realizar eventos o tramas y para endulzar la interpretación de tus roles. PREMIO ESPECIAL PARA LA DISCIPLINA DE ARTE AUDIOVISUAL: Todos los participantes en la Disciplina de Arte Audiovisual obtendrán 1 mes de Cuenta Premium solo por su participación, dado que dicha Disciplina requiere un trabajo mayor. De todos los vídeos presentados se elegirá solo 1 como ganador y el que resulte ganador obtendrá 3 meses de Cuenta Premium. De solo presentarse un único vídeo y éste no tener la calidad que se esperaría para ser el ganador, se entregará solamente 1 mes de Cuenta Premium, sin quedar puesto ganador en dicha Disciplina. ¡Te deseo toda la suerte de Azeroth y espero que seas el ganador de mi Concurso de Arte! Arrivederci~ ¡DA COMIENZO EL EVENTO DE ARTES MULTIDICIPLINAR DE MUNDOWARCRAFT! La celebración de un aniversario es un momento de alegría para todos los miembros del Equipo, y por ello, queremos celebrarlo contigo… ¡si, contigo! ¿Cómo puedes hacer para participar? ¡Pues muy sencillo! Tan solo debes enviar el siguiente formulario con tu pieza a presentar por MP a la administradora @Kyrie Eleison y rezar para que seas elegido campeón. (¡El e-mail de arriba era simple ambientación!) Tenéis de tiempo para presentar vuestros trabajos hasta el día 15 de Septiembre tiempo suficiente para que podáis exprimir hasta la última gota de vuestra creatividad y entregar auténticas obras de arte. Una vez pasada la fecha límite, el Equipo examinará todos los trabajos en el plazo de una semana y tras ello, se harán públicos los ganadores de cada categoría. ¿Y cuales son las reglas del concurso? Pensaréis… Pues muy sencillas: 1.- Se puede participar si eres jugador del Servidor de Rol y tienes una cuenta activa con un personaje como mínimo... Y además ¡Puedes participar en todas las categorías simultáneamente! (Buena noticia, ¿eh?) 2.- Debes realizar un trabajo (dentro de la categoría de dibujo, escritura o edición de vídeo) basada en el Universo de Warcraft y la ambientación del Servidor. 3.- El trabajo presentado debe encajar dentro de la Time Line (Línea de Tiempo) establecida en el servidor, sin poder adelantarte a momentos temporales posteriores al vivido (¡Somos rápidos, pero no tanto!). 4.- Pueden tomarse como fuentes de inspiración elementos del propio Lore de Warcraft o del rol del mismo servidor, pero no contarán ambientaciones de comunidades ajenas, o similares. 5.- En el caso de los participantes que quieran inscribirse en la categoría de literatura, deberán elaborar una pieza que no exceda las cinco páginas de Word y NO puede contener un relato exclusivamente basado en tus propios personajes. Lo ideal es que sea algo de la ambientación del Servidor, o Loristico o cualquier situación del Universo de Warcraft que os inspire. (Relatos de algún PNJ del Lore, Ambientación de algún lugar, Un suceso inquietante, etcétera...) 6.- Si hablamos de los vídeos, no podrán exceder un máximo de cinco minutos (¡que ya es decir, ojo!) y deben tener un contenido promocional sobre la ambientación, rol u características que posee el Servidor de MundoWarcraft. Por ejemplo: mostrar las decoraciones custom, algún rol interactivo de personajes, posibles eventos, vídeo estilo Machinima de personajes o roles del Servidor y cualquier escena que pueda ofrecer efecto Publicitario de las posibilidades de rol dentro del Servidor. (Un ejemplo de ello son los propios vídeos del Canal de MundoWarcraft en Youtube realizados por Abraxas y otros participantes de los concursos de años anteriores) 7.- Se tendrá más estima por los vídeos HD 720p o 1080p, aunque no es obligatorio. El archivo original (avi, wmv, etc) deberá ser subido a Mega, Dropbox, o algún sitio así para que @Kyrie Eleison pueda descargarlo y re-subirlo a posterior en buena calidad a nuestro Canal de Youtube. 8.- En el apartado de dibujo, se aceptarán como válidos tanto piezas nacidas de las artes gráficas digitales, como trabajos realizados de la manera más tradicional… ¡La única frontera es vuestra creatividad! 9.- Se puede ganar más de un Premio por tanto el tiempo de Cuenta Premium total sería la suma de los Premios ganados. 10.- Cabe una posibilidad remota de que todo participante del Concurso obtenga un premio sorpresa no descrito en la sección Premios de arriba. Quizá... solo es un rumor... ¡Y eso es todo! Esperamos vuestra participación y poder deleitarnos con las fantásticas ideas que os guardáis en el tintero. ¡Feliz aniversario y mucha suerte a los participantes! El Equipo de Mundo Warcraft.
  20. 5 puntos
    ¡Felicidades muchachitooo! ¡Por más años aguantando la negra invasión Lionhammeriana!
  21. 5 puntos
    Feliz cumpleaños Sacrooo!!! Que sean muchos más! a disfrutar!
  22. 5 puntos
    Te lo dije por Fb y por Dc, pero no está de más hacerlo por aquí también ya que he pasado... ¡Feliz cumpleaños mano, espero que sigas teniendo éxito en tu carrera! Por mi parte siempre tendrás alguien con hablar cuando lo necesites [emoji16][emoji1303] Enviado desde mi Redmi Go mediante Tapatalk
  23. 5 puntos
  24. 5 puntos
    Me voy a animar a colgar a Kiran :3
  25. 5 puntos
    Muchas felicidades a todos por los 6 años! De verdad se agradece mucho el esfuerzo y constancia que la comunidad le pone a este proyecto, permitiéndole a jugadores como uno poder revivir los encantos del rol y el storytelling más allá de la edad y la procedencia. ¡¡¡¡MUY FELIZ ANIVERSARIO!!!!
  26. 4 puntos
    ¡Much´ísimas gracias a todos por sus buenos deseos! Por aquí me tendrán semper fidelis hasta que el cuerpo aguante. ¡Un abrazo para todos de corazón!
  27. 4 puntos
    Amigo y compañero de fatigas, muchísimas felicidades ^^ ¡Que tengas un genial día, y muchos más!
  28. 4 puntos
  29. 4 puntos
  30. 4 puntos
    Buenas a todos, Ya llevaba bastante tiempo desaparecido de este lugar, por falta de tiempo me vi logueando cada vez menos, hasta el día que dejé de entrar. sin embargo hace poco comenzó a picarme el bichito nuevamente, y ahora que dispongo de algo de tiempo extra (no mucho la verdad XD) es que decido volver a pasarme por acá. dado mi poco tiempo disponible, dejaré a los que fueron mis main pj de lado para centrarme en algo más sencillo y liviano de llevar (lo que básicamente se traduce en revivir a uno de mis pjs menos avanzado y llevarlo leeeeeeentamente xD) Espero verlos pronto on rol y que tengan buena tarde.
  31. 3 puntos
    Feliz Cumpleaños Pablo, llego tarde pero aqui te dejo algo que gozaras ¡Que cumplas muchos mas!
  32. 3 puntos
  33. 3 puntos
    Yay! Que boniqui Pablo!! Muchas felicidades, me alegro mucho de haberte conocido y tantos recuerdos que compartimos. Espero que podamos seguir compartiendo más y ver como los proyectos de vida crecen n.n Y por aqui te dedico una canción salerosa que hoy andaba escuchando, no es tan genial como cantas tú, pero la voz de Sebastian en esta peli y su rollo Cubano siempre me tuvo enamorá xD
  34. 3 puntos
    Eso es Kiran dentro unos años, casado ya con Sven :3
  35. 3 puntos
  36. 3 puntos
    Vannan adoraba la tranquilidad que acompañaba a la noche, el silencio y la soledad. Inspiró y llenó sus pulmones de aire mientras observaba plácidamente el jardín, apoyado en la barandilla de la terraza, en el piso superior. El viento arrastraba hacia él la dulce melodía que producían las hojas de los árboles al ser mecidas, los grillos hacían notar su presencia con sus cánticos y las luciérnagas bailaban al compás, alrededor de su hija, Eileen, que danzaba, saltaba y reía sobre la hierba. Él adoraba todos esos sonidos, le traían paz, pero la dulce risa de su hija le llenaba de felicidad. Admiró aquella estampa durante una hora, y la hubiese admirado durante el resto de la noche si la pequeña no se hubiese percatado y corrido hacia el interior de la casa para subir junto a él al balcón, en busca de historias de constelaciones remotas, olvidadas por el resto del mundo... - És una noche preciosa ¿Verdad?- Preguntó al oír los pasos descalzos acercarse, y posando con delicadeza la mano diestra sobre la cabeza de su hija una vez se hubo acercado. La brisa era suave, el cielo estaba despejado y aquella terraza era un palco privilegiado desde el cual contemplar una ópera de estrellas que brillaban en armonía. - Todas las noches con bonitas papá.- Respondió Eileen con una amplia sonrisa. - ¿Pero quién te has creído que eres para darle lecciones a tu padre?- Agachó la mirada hacia ella y deslizó los dedos hasta su cuello para hacerle cosquillas, a lo que la pequeña reaccionó con una sonora carcajada. -¡Ay, Papá!- Logró decir entre risas y encogiéndose.- ¡Para! - ¿Qué, sigues queriendo darme lecciones? ¿Eh? -Sonrió y siguió haciéndole un poco más de cosquillas. -¡Papiiii!- Rogó en una carcajada. - Está bien… está bien- Se detuvo y se arrodilló para estar a su altura, le acarició la mejilla con dulzura, usando el dorso de la mano mientras la miraba a los ojos. -Eileen, quiero que me prometas una cosa.- Algo en su mirada cambió, se tornó seria, con un deje de… temor, tal vez preocupación, y la pequeña se percató. - ¿Qué ocurre papá? - Nada, es solo que no quiero que esa sonrisa desaparezca nunca. Y para ello quiero que me prometas algo. ¿Vale? - Vale - ¿Ves esas estrellas?- Le puso una mano en el mentón y con delicadeza le dirigió la mirada hacia el cielo. - Ahá…- Asintió. - Habrá días en los que quizá llueva, truene o incluso granice.- Llevó lentamente la mano al hombro de su hija.- Habrá noches en los que el cielo quizá esté nublado, y días en los que el sol no permita que se las admire. Pero ellas siempre estarán allí... brillando, aunque nadie crea en ellas, aunque nadie sepa que están ahí… - Pero papá.-Desvió la mirada hacia él.- ¿Por qué estás…? - Quiero que sepas... - La interrumpió, buscando su mirada mientras se retiraba un anillo del dedo índice, que depositó con mimo en la palma de la mano de su hija para luego cerrarla entorno al objeto.- Que habrá momentos en los que la vida te ponga a prueba. Momentos en los que tendrás que demostrar lo fuerte y valiente que eres… y brillar aunque nadie crea en ti. Y en esos momentos, mi pequeña estrella, recuerda que pase lo que pase... La tenue luz del atardecer atravesaba la ventana por la que ella había entrado, iluminando pobremente aquél despacho situado en el segundo piso de la casa. Entrar había sido un juego de niños, la ventana ni siquiera tenía el pestillo echado, y si la información que su contacto le había proporcionado era cierta, en aquella casa encontraría los documentos con nombres y apodos de todos y cada uno de los cabezas de la mafia, a todos y cada uno de los Jefferson. Y si los planos que habían robado del ayuntamiento eran fieles, debería de haber un sótano oculto en algún lugar cerca del salón principal, construido después de que se edificara la casa. Su intuición le decía que allí encontraría lo que buscaba, y esa era una oportunidad que no podía dejar escapar, pues el juego se había convertido en una cacería que no se detendría hasta que sólo quedase el vencedor en pie, y a Eileen no le gustaba perder. Había dejado a Cassian y Morrigan vigilando en los alrededores. La casa estaba apartada e internada en el bosque, el pueblo más cercano estaba a quince minutos a pie. Por lo que si alguien más merodeaba cerca sería uno de los Jefferon o alguno de sus lacayos, ambos sabrían cómo arreglárselas para darle más tiempo. Los tres habían invertido una semana en averiguar los horarios de los integrantes de aquella casa, las rondas de los criados y cuándo quedaba vacía y desprotegida. Si todo iba conforme al plan, Eileen tenía una media hora para dar con los documentos y volver junto a Cassian y Morrigan para salir de allí. Y si algo iba mal, habían acordado que Eileen dejaría un pañuelo en la ventana de la habitación noroeste del piso superior, pues tras estudiar los planos, era la que tenía un acceso más fácil, junto a la escalera que descendía al primer piso, y la ventana era perfectamente visible desde donde ambos vigilaban el camino que conducía a la puerta de la verja que rodeaba la casa. Calculaba que llevaría alrededor de unos diez minutos en aquel despacho, y no había logrado dar con nada de interés. Había buscado en todos y cada uno de los estantes, tras cada libro, en cada armario y en los cajones de las dos mesas que había allí. Sabía que no podía perder mucho más tiempo. Abrió la puerta del despacho y se asomó al pasillo; era largo y con cuatro puertas, dos a cada extremo. Las paredes estaban pintadas de un azul cian y adornadas con varios cuadros; paisajes y algún que otro retrato, una moqueta roja y gris cubría el suelo hacia las escaleras, que se hallaban al final del mismo pasillo y las cuales no tardó en descender. Una vez llegó al piso inferior hizo memoria del plano de la casa, el salón estaba en el ala este, no muy lejos de la puerta principal; estaba cerca. Cruzó un pasillo, ignorando la hilera de puertas que lo atravesaban y fue directa hacia el salón. Una gran puerta de madera y cristales adornados por grabados dóricos separaba el salón de Eileen, la llave estaba echada pero a la elfa no le costó demasiado forzar la cerradura y adentrarse en el. Dentro del salón pudo observar varios sofás apostados junto a las paredes, las cuales estaban cubiertas por una capa de madera que terminaba a poco más de dos metros de altura, el resto de la pared estaba forrada por una especie de papel sintético que simulaba terciopelo teñido de rojo con espirales negras que subían y bajaban, varios divanes descansaban sobre una inmensa alfombra a juego con las paredes y una mesa alargada con multitud de sillas en el centro de la estancia, sobre la cual colgaba una lámpara de araña de cristal, con multitud de adornos llamativos que deformaban los rayos de luz que los atravesaban. Quince minutos. Debería de llevar algo no muy alejado de esa cifra en la casa. No quería perder más tiempo, así que se dirigió hacia la alfombra y comenzó a palpar sobre la misma hasta que encontró una irregularidad, la levantó un poco, sin tener que llegar a mover el mobiliario, y pudo contemplar como allí había una trampilla y una anilla de hierro que sobresalía. La agarró y tiró de ella con fuerza. Una vez abierta, Eileen contempló como unas largas escaleras hechas de piedra conducían a una puerta. Bingo. Descendió y tanteó la puerta, ni siquiera estaba cerrada con llave. Eso sin duda le sacó una sonrisa, pues eran uno o dos minutos más de tiempo regalado. Tras la puerta sólo había oscuridad, la tenue luz que llegaba a entrar por la puerta no alumbraba más de dos palmos lejos de esta, de modo que la elfa tuvo que recurrir a uno de sus frascos luminosos; un alga especial atrapada en un vial con agua de mar que al ser agitado desprendía una moderada cantidad de luz azulada, lo suficiente como para ver algo. Pudo ver entonces una mesa no muy lejos de su posición, el lugar era grande, podía sentirlo por cómo resonaban los ecos de sus acciones. Se acercó a la mesa y contempló libros, papeles, plumas y un tintero, todo estaba desordenado, como si alguien hubiese recogido apresuradamente todo lo que hubiese en aquel lugar. Cuando fue a echar mano de uno de esos papeles, la sala se iluminó… Una trampa. Nos han vendido. No tardó ni un segundo en empuñar sus dagas y observar alrededor; Un hombre apoyado en la pared, con un rifle a la espalda y un estoque envainado, estaba situado al lado de una especie de manivela que seguramente había accionado el sistema de iluminación por gas de aquél lugar. Eileen lo reconoció al momento; Rogers. En el pasado ya habían combatido antes. Junto a él había tres hombres más y una mujer, todos armados y con una afilada sonrisa dibujada en el rostro. La luz que ahora alumbraba el lugar confirmó las sospechas de la elfa, aquél sitio había sido limpiado por completo, había estanterías vacías, papeles tirados por todas partes, muebles volcados y documentos quemados en la chimenea que yacía al final de la alargada sala. Entonces Rogers se incorporó y comenzó a aplaudir. - Enhorabuena Eileen, parece que has encontrado que andabas buscando.-Dijo con un tono de voz cargado de sarcasmo mientras se acariciaba el bigote que adornaba su rostro. - Vete al infierno.-Ladró la elfa, señalándole con una daga.-¿También huirás esta vez? - Esta vez vengo a proponerte un trato. Los hombres y aquella mujer se acercaron lentamente a ella, que no vaciló en alzar sus armas contra ellos. - No tienes porque morir aquí.- Prosiguió Rogers.- Ríndete, ven con nosotros y mis señores tal vez consideren en perdonarte la vida por todo lo que has hecho. - No negocio con basura.-escupió y clavó la mirada en Rogers, sin perder del campo visual al resto.- Esta vez pienso acabar contigo. Rogers se rió. - Te diré lo que va a pasar Eileen. Vas a ser sensata y usar eso que tienes por cabeza, y soltar las armas, porque si no ésta habitación será tu tumba. ¿Entiendes? -Comentó con calma.- No eres más que carne y huesos, por mucho que quieras creerte invencible, sangras como todos. - No Rogers, yo te diré lo que va a pasar.- Barrió al grupo que la rodeaba con la mirada.- Caerá uno de ellos, y tú aún creerás que estás a salvo tras este muro escoria que tienes por guardaespaldas. Luego caerá otro, y entonces comenzarás a preocuparte y a preguntarte por qué no has traído más hombres.- Señaló entonces a la mujer, quién se acercaba peligrosamente a ella, tal vez intimidada por sus palabras, tal vez envalentonada, no creyéndola capaz.- Y cuando caiga el tercero… entonces será cuando tú vengas a por mi, desesperado, con solo uno de tus hombres con vida. Y cuando le de muerte a él también, oh entonces comenzará la parte divertida Rogers, porque sentirás un dolor que ningún ser humano haya experimentado antes, y lo último que verás en esta vida será mi rostro con una sonrisa placentera dibujada mientras te extirpo la vida. Rogers palideció un instante, creyendo capaz a la elfa de sus palabras, pero camufló su miedo con arrogancia y la señaló. - Matadla.- Ordenó. Eileen miró entonces a los cuatro que la rodeaban. Mi ventaja; mi agilidad, su ventaja; la superioridad numérica. Primero, cubrir parte del rostro con el pañuelo y desviar la atención. Aprovechar el entorno y los segundos iniciales para lanzar una bomba de humo; causará desconcierto y me permitirá asestar los primeros golpes y tal vez evadir algunos. El hombre de la izquierda era el más próximo, empuñaba una espada y tenía la piel castigada, unos cuantos kilos de más y los dientes amarillentos que asomaban tras su sonrisa putrefacta. Fuma, bebe y se cuida poco. Golpe en el hígado, lo dejará fuera de combate unos segundos, apenas sabrá de dónde viene el golpe. Arma larga, me dará tiempo a evitar su ataque cuando se recupere. Desvío entonces la mirada hacia el que había al lado de él, era fuerte, alto y empuñaba una daga. Golpe en la entrepierna para hacer que se incline, luego una puñalada en la garganta. Es posible que reciba un tajo de su parte mientras me encargo del primero. Apretar los dientes y soportar el dolor si se da el caso. Miró entonces a la mujer, a su derecha, era baja, delgada y con armadura de cuero, experimentada a simple vista en el combate cuerpo a cuerpo, o al menos había venido preparada. Empuñaba una espada en la mano izquierda y una pistola en la diestra. De mi altura, no podré evitar el disparo, darle la espalda y agachar la cabeza mientras me encargo del segundo. Previsión del impacto: En el hombro derecho. Incapacidad para usar el brazo con agilidad, lanzarle la daga con la zurda al cuello antes de que se acerque con la espada. Rogers entraría después en acción, Eileen lo sabía, estudió entonces al cuarto hombre. Tenía estatura media, estaba algo más alejado que el resto, sería el último en atacar, una espada en cada mano y un jubón de cuero desgastado por el costado. Rogers disparará el rifle primero, un solo tiro, no podrá recargar. Previsión del impacto: En el torso. La armadura mitigará parte del impacto, el humo no le permitirá ser preciso y no será mortal, la bala quedará alojada dentro. Luego usar la diestra para clavar la daga en el costado del hombre, aprovechando el desgaste de la armadura, retorcerla e impedir que pueda usar las espadas, será doloroso pero eficaz, soportaré el dolor. Es posible que reciba un corte por parte de su diestra en el proceso. Cuando Rogers se acerque, echarle el cuerpo de hombre encima para desequilibrarlo, luego saltar hacia él e impedirle usar su espada, tratará de contraatacar con su mano libre, aprovechar el movimiento de su brazo para hundir la daga en su axila, luego acometer contra el cuello y buscar la muerte antes de que mis heridas pasen factura. - Juguemos…- Respondió Eileen. Hacía diez minutos que Eileen había partido hacia la casa, no había ocurrido nada digno de mención. Cassian permanecía sentado sobre la rama de un árbol, con la pierna izquierda colgando y siendo balanceada de vez en cuando. El bosque era frondoso pero los árboles eran altos, proporcionaban una buena perspectiva de la zona. Miró hacia la ventana por instinto, comprobando si Eileen había dado alguna señal. Es muy pronto, dale tiempo. La casa era grande, y la verja que la rodeaba cubría gran parte del terreno y los perros guardianes roían ahora los huesos de un par de filetes que “casualmente” habían caído en la parcela, dando vía libre a la elfa para que se colase. El cántico de los insectos típicos del verano se le hacía insoportable, y el calor del lugar le hacía sudar. - ¿A quién se le ocurrió inventar esta estación?.-Gruñó. Morrigan alzó la vista, se encontraba apoyada de espaldas al tronco del mismo árbol, ataviada con ropa de manga larga y armadura de cuero, a Cassian le entraba dolor de cabeza solo de verla.. - ¿Es que acaso te va a derrotar un poco de calor, Cass?- Respondió divertida. - ¿No podemos simplemente alejar el sol unos pocos de cuantos de miles de millones de kilómetros y librarnos de esta tortura infernal? - No será para tanto… - Lo dice la bruja que ni siente ni padece…-Espetó mientras miraba al frente, como si Morrigan estuviese delante. Era bien sabido por todos que Morrigan era un misterio, pues no mostraba el más mínimo signo de dolor frente a cualquier herida, ni siquiera parecía perturbarle el frío o el calor. - Cassian deberías de estar vigilando mientras tu chica se juega el cuello ahí dentro. ¿Qué le dirás si se cuelan enemigos?.-Dijo mientras jugueteaba con su bastón.- ¿Que estabas demasiado ocupado quejándote del calor? - Pues si. - No tienes remedio… - ¿Has mirado la ventana? - Si. - Cass… Cassian rodó los ojos y echó un vistazo hacia la ventana. - Ahora si.- Respondió mientras se abanicaba con la mano. Morrigan se llevó una mano hacia la parte interna de su cazadora y extrajo su reloj de bolsillo, observando el tiempo. - Lleva poco más de quince minutos ahí dentro.- Indicó. - Al menos ella está resguardada de este calor infernal. - Cassian, ¿puedes recordarme por qué Eileen no te ha abierto en canal aún? - Porque soy irresistible. Morrigan blanqueó los ojos. Cassian confiaba plenamente en Eileen, y pese a ello en el fondo sentía miedo, pero era demasiado orgulloso como para mostrarlo. Siempre camuflaba toda debilidad con algo de humor y sarcasmo, el mundo ya era un lugar muy oscuro como para andar muriéndose por las esquinas. Los días previos a la operación había estado investigando con Eileen, juntando piezas de un puzle demasiado grande como para comprenderlo sin estudiarlo previamente, pero esas piezas les habían guiado hacia aquella casa. Un contacto les había informado de movimiento entre los dirigentes de la mafia, corrían rumores de una reunión entre los peces más gordos de la misma, y eso significaba que tendrían una lista con nombres o apodos y códigos para verificar la identidad de cada uno de ellos y de sus contactos o invitados. Era una oportunidad demasiado suculenta como para dejarla pasar. Dar con los primeros detalles había sido una tarea difícil, los Jefferson eran muy meticulosos con la información que movían, y para ello siempre la cifraban, particionaban o enviaban mediante cuervos entrenados. La opción de capturar uno de esos cuervos había sido descartada desde un inicio, demasiado costosa y llevaría mucho tiempo. Descifrar la información era tarea imposible, no estaban seguros pero se hacían a la idea de que únicamente los altos mandos de la mafia tenían el código necesario para llevar a cabo tal tarea, que para cualquier otra persona sería prácticamente imposible. Por lo tanto, la opción de conseguir un fragmento de información y a raíz de ahí tratar de tirar del hilo era la más segura. Si bien es cierto que capturar a uno de sus mensajeros fue complicado, el hecho de que la información fuese meramente verbal, y no contase con ningún tipo de nota o carta fue totalmente desconcertante. El cómo validaban si la información era legítima o no, no lo sabían. Tras capturarlo con éxito, llevaron al mensajero a lo alto de un faro, bajo el manto de la noche. Y allí lo interrogaron, mientras Cassian lo sostenía por un pie, siendo su mano y su resistencia física lo único que se interponía entre aquél hombre y una muerte segura; un acantilado de afiladas rocas donde las olas rompían y rugían con fiereza, ansiosas de engullir la vida del muchacho. - No te lo repetiré, chico.- Había dicho Cassian.- Danos la información y antes de que amanezca estarás de nuevo en el calor de tu hogar. De lo contrario las rocas de ahí abajo y tú tendréis un desafortunado encuentro. - P-por favor, os lo ruego.- Había suplicado.- S-si digo algo ellos… matarán a mi familia. Mis hijos no tienen madre. N-no saben valerse por sí mismos son muy pequeños aún, este es el único modo que tengo de mantenerlos. - En ese caso no tardarán en reunirse contigo.-Lo hizo balancear, moviendo el brazo despacio. El hombre había sollozado entonces, había llorado y suplicado durante largos y preciados minutos. - ¿Cuánto crees que le aguantará el brazo?.- Había dicho Eileen, que se encontraba apoyada contra la cúpula de cristal que coronaba del edificio.- Calculo que te quedan alrededor de cinco minutos de vida. Cinco minutos en los que lo que digas puede decidir el futuro de tus mocosos. Finalmente el hombre se rindió y se quebró, y entre lágrimas que descendían por su frente habló: - S-solo me dijeron un lugar, una casa donde se me darían más instrucciones. - ¿Qué casa? -Había ladrado Cassian antes de agitarlo con violencia. - ¡La casa Glotter! -Sollozó.- ¡La casa Glotter santo cielo, no me matéis por favor! El silencio se apoderó entonces de ambos, siendo los llantos y gritos del hombre lo único que interrumpía la fiereza con la que las olas reclamaban su vida para arrastrarla a las profundidades. La casa Glotter no estaba lejos de allí, hasta dónde sabían era una casa de una familia noble de humanos que nunca habían llamado demasiado la atención, dueños de varios negocios poco llamativos, entre ellos varias panaderías, floristerías y demás. - Por favor dejadme ir, os lo suplico. Es todo cuanto sé.- Había rogado entonces el hombre, cuya cabeza ya se encontraba roja de haber permanecido largo tiempo boca abajo. Las miradas de la pareja se cruzaron entonces, en un debate silencioso sobre lo que acontecería allí en ese momento. Pues ambos sabían que dejar a aquel hombre con vida sería un peligro, no podían haber cabos sueltos. Cassian lo sabía, en el fondo era algo que despreciaba hacer. Él sabía que aquél hombre no tenía culpa de nada, no era más que un simple peón en un tablero que no alcanzaba a comprender, y lamentablemente sus hijos iban a pagar también las consecuencias de un juego al que no habían sido invitados. La mirada de Eileen era clara; El hombre debía morir. Y Cassian asintió. - Como gustes…- Respondió Cassian tras un pesado suspiro, cumpliendo con la orden del hombre antes de soltar su pie.- Te dejaré ir…- Al precipitarse al vacío, sus gritos y sus voces tan solo fueron audibles unos pocos segundos, hasta que quedar silenciadas por las afiladas rocas - ¿Cass…? - La voz de Morrigan lo despertó de su letargo.- ¿Cassian? Agitó el rostro y pestañeó varias veces, volviendo en sí. - ¿Qué? - Miró hacia abajo, buscando a Mor con la mirada- ¿Qué pasa? - Problemas… - ¿Pro… blemas? - Cassian frució el ceño y dirigió la mirada hacia la ventana; no había nada. Pero entonces algo captó su atención, la chimenea echaba humo. Mierda Bajó de un salto y dejó escapar una maldición. - No ha entrado nadie, no debería de haber nadie dentro.- Miró entonces a Morrigan, consternado.- L-la reunión no es hasta dentro de dos días. Hemos estudiado todos los horarios desde hace hace una semana. - Pues nos han tendido una trampa.- Afirmó, temiendose lo peor para la elfa que llevaba poco más de media hora en el interior de la casa. Ambos echaron a correr. Cassian se adelantó y saltó la verja. Los perros, cansados de roer huesos gruñeron y ladraron en carrera hacia él. Morrigan no tardó en superar el obstáculo pese a su cojera. - ¡Ve por ella, yo me ocupo de los chuchos! - Gritó Morrigan blandiendo su bastón y desencajando de un golpe la mandíbula de uno de los canes que saltaba dispuesto a atraparla. - ¡Corre! La respiración de Cassian se había disparado, le costaba pensar con claridad. ¿Qué había pasado para que Eileen tuviese que alertarlos de ese modo? Fuera lo que fuera, no podía ser nada bueno. Aguanta. Aguanta. Aguanta… Embistió con su cuerpo la puerta principal del lugar, quebrando parte de la madera y rompiendo la cristalera que la adornaba. Lo volvió a intentar dos, tres veces, hasta que finalmente la puerta cedió y pudo entrar. Miró hacia todas partes, buscando entre las hileras de puertas hasta que dio con la que había dejado Eileen abierta para entrar al salón. No escuchaba nada, ni ruidos de armas, ni gritos, nada salvo los gruñidos y quejidos de los perros en el jardín. Una vez en el salón principal sus ojos bailaron por todo el lugar, observando el resto de puertas, las paredes, los muebles, la alfombra y la trampilla que había quedado al descubierto. No dudó ni un instante en empuñar una espada y una pistola y bajar corriendo los escalones que conducían a ese sótano. Lo que allí encontró le heló la sangre. El suelo y las paredes estaban teñidos de rojo carmesí, y el aire parecía cargado, sucio, causandole tos y un leve picor en los ojos. A sus pies yacía un hombre no muy alto y con sobrepeso, con cuchillo atravesándole la boca. Apenas a un metro de él yacía un segundo hombre más alto con un corte profundo en el pecho y el cuello abierto en canal, a su lado una mujer con otra daga incrustada en el cuello; tenía ambas manos sobre la misma, como si hubiese intentado retirarla escasos segundos antes de morir. Y algo más alejados se encontraban dos cuerpos más con varias heridas mortales. Cassian contuvo la respiración cuando reconoció a Rogers; su cara era de pavor, tenía la mandíbula desencajada, los ojos en blanco y sangre por todo su torso, habiendo emanado de una herida amplia en su cuello. No tardó en desviar más la mirada y encontrar un rastro de sangre que se dirigía hacia la chimenea en funcionamiento. Entonces la vio, y el mundo entero se le vino abajo. -¡Eileen! - Gritó desesperado mientras corría a través de aquella masacre. El cuerpo de su amada se encontraba lleno de sangre; había sufrido numerosas heridas. Una vez la tuvo entre sus brazos pudo comprobar que no tenía pulso, pero aún estaba caliente. Morrigan entró en ese momento, deteniéndose un instante al ver aquel caos. Más cuando sus ojos alcanzaron a Cassian con Eileen entre sus brazos se acercó. Cassian seguía gritando, zarandeando el cuerpo de la elfa, tratando de arrebatarsela a la muerte, quien la reclamaba con ahínco. - C-cassian…- Musitó y colocó con precaución su mano enguantada sobre el hombro del chico. - No tiene pulso.- Alcanzó a decir entre sollozos, mientras la acunaba en sus brazos.- Pero no voy a dejar que se vaya tan fácilmente…- Gruñó entonces, apretando los dientes y dejando el cuerpo de Eileen en el suelo.- No me va a abandonar…- Negó para sí.- No así.- Masculló antes de colocar las palmas de las manos sobre el pecho de la elfa y comenzar a hacerle un masaje cardíaco. Primero despacio, sin efecto. Y a medida que pasaban los segundos aumentaba la fuerza y la frecuencia de los mismos, parando únicamente para soplar en su boca e inflarle los pulmones cada poco rato. Morrigan cierro los ojos, reprimiendo una mueca y apretó con más fuerza la mano sobre el hombro del chico. - Cassian…- Negó despacio, creyéndola por perdida. - ¡Y una mierda! - Ladró, interrumpiéndola y apartando la mano del hombro.- ¡Vamos cabrona egoísta, sé que me estás escuchando! - Colocó una mano extendida sobre el esternón de la chica y dio un fuerte golpe con el puño cerrado sobre la mano.- ¡Vamos! - Lo repitió de nuevo, sin éxito, y siguió hasta que finalmente Morrigan se arrodilló y lo abrazó por detrás, en silencio. No pudo evitar entonces romper a llorar, abrazándose al cuerpo de Eileen. No había nada que hacer. Sentía frío, mucho frío. No sabía dónde estaba, todo era oscuro. Palpó el suelo, creyendo estar ciega y se puso en pie como pudo. Tardó varios segundos en reaccionar y llevarse de forma apresurada las manos al cuerpo; no tenía heridas. Ni siquiera oía sisear las voces que ocupaban su cabeza. Su respiración era irregular, errática, y era el único sonido audible en aquel lugar. Sonido que era devuelto a ella en forma de eco. Sentía miedo, terror, un pánico que jamás antes había experimentado. ¿Qué era ese lugar? ¿Qué había ocurrido? Hacía apenas unos instantes se encontraba en el frenesí de la batalla, y poco después recordaba haberse arrastrado por el suelo, gritando de dolor y con el sabor metálico de la sangre colmando su boca. Instantes que se sentían años, siglos, eones… ¿Cuánto tiempo llevaba ahí? Las dudas no hacían más que acumularse y no había nada que suscitase respuesta alguna; solo… vacío, oscuridad. Vagó durante un tiempo que no fue capaz de contabilizar, sin rumbo, simplemente caminaba hacia algún lugar en aquel infinito mar negro en el que se encontraba. Y finalmente se derrumbó, cayó sobre sus rodillas y rompió a llorar; desesperada; sola; perdida. Más en mitad de aquella desesperación, de entre la nada y el todo, de entre la oscura estancia infinita emergió una luz, tenue pero brillante. Y atraída como una polilla a una luna lejana Eileen la siguió hasta que finalmente ésta tomó forma… - ¿P-papá? - Preguntó, perpleja, creyendo ser víctima de algún juego macabro. - Hola mi pequeña estrella…- Murmuró Vannan con ternura, alzando una mano para acariciar las mejillas húmedas de la chiquilla. Ella sintió la calidez de esa caricia, la suavidad del tacto e infinitud de recuerdos inundaron su mente, recuerdos felices que se alojaban en lo más profundo de su memoria. - ¿Dónde estamos, qué es este lugar? - Alcanzó a preguntar.- ¿Estoy muerta…? Vannan la tranquilizó entonces, arrullandola entre sus brazos y colmandola de calor. - Todavía no…- Susurró, manteniendo un tono calmo, relajante y sereno. - ¿Todavía? -El miedo se apoderó de ella en ese instante.- E-entonces… ¿me estoy muriendo? - Sollozó, escondiendo el rostro bajo ese abrazo protector que hacía años que no sentía. Vannan apretó los labios durante unos segundos y asintió. - Si, mi pequeña. - He fracasado… os he fallado. Lo siento. - No… - La liberó del abrazo y la tomó entonces de los hombros, con delicadeza, cruzando miradas con ella.- No has fracasado, mi vida… Estoy orgulloso de tí, de la mujer en la que te has convertido. Eileen rompió a llorar y buscó de nuevo los brazos de su padre. - Te he echado de menos. - Y yo a ti estrellita… - La acogió de nuevo entre sus brazos y depositó un beso en su cabeza.- ...y yo a ti. Eileen se tomó un tiempo antes de terminar el abrazo. Y una vez lo hizo, observó a su padre. - ¿Y ahora qué? .- Se secó las lágrimas que aún se deslizaban por sus mejillas.- ¿Q-qué se supone que he de ocurrir? - Lo que ocurra ahora dependerá de tí. - ¿De mí? - Te estás muriendo… pero tu brillo aún no ha desaparecido, mi pequeña estrella.- Le acarició la mejilla con el dorso de su mano.- De ti dependerá que tu luz henchida deslumbre al mundo entero… o se extinga para siempre... - P-pero… quiero estar contigo papá… -Se mordió el labio y agachó la mirada, que amenazaba con nublarse de lágrimas una vez más. - Yo no me iré de aquí, estrellita. Te esperaré siempre. -Deslizó una de sus manos hasta el mentón de su hija y lo hizo alzarse para poder mirarla a los ojos.- ¿Recuerdas lo que te dije aquella noche, la promesa que me hiciste?- Sonrió con ternura.- Habrá momentos en los que la vida te ponga a prueba.- Acentuó su sonrisa mientras pronunciaba esas palabras como un día hubo hecho.- Momentos en los que tendrás que demostrar lo fuerte y valiente que eres… y brillar aunque nadie crea en ti. Y en esos momentos, mi pequeña estrella, recuerda que pase lo que pase... - Que pase lo que pase.- Reunió fuerzas para no quebrarse y dirigió la mirada hacia el anillo que llevaba puesto. Cuya gema, por algún extraño motivo había comenzado a brillar de forma tenue pero creciente.- Y esté donde esté… tú siempre estarás velando por mí… brillando con la fuerza de mil lunas. Vannan sonrío entonces, feliz. - Hay alguien que aún te necesita.- Musitó. - Cassian… - Eileen abrió con fuerza los ojos, apenas recordaba nada más allá de la negrura que se había cernido sobre ella. - Vuelve, Eileen. - La tomó de ambas manos y las apretó con delicadeza.- Vuelve y brilla… brilla por mi. El gesto no tardó en tornarse en abrazo, y Eileen se aferró a él con fuerza, como si así pudiese llevárselo de vuelta con ella. Parte de ella no quería abandonarlo, no quería irse. Allí no había voces siseando en su cabeza, no había dolor. Quizá la inocencia de la niña que un día fue hubiese optado por quedarse en aquel lugar, ajena al mundo. Sin embargo, la mujer que era hoy no podía abandonar a Cassian, no así. Ambos tenían un papel que cumplir, no podía tirarlo todo por la borda... aunque le hubiese gustado poder renunciar a todo, no era el momento, su hora aún no había llegado. - Te quiero papá… te quiero mucho. - Y yo a ti, mi pequeña estrella. No lo olvides nunca. Eileen cerró los ojos con fuerza, reprimiendo las lágrimas que luchaban por salir mientras le abrazaba. Pudo sentir entonces un gran dolor en su cuerpo. El frío se había desvanecido. Casi podría oír murmullos a lo lejos, sonidos apenas audibles que poco a poco cobraban forma y tono. Pudo llegar a reconocer la voz. Cassian… Su cabeza giraba como si se encontrase en una espiral sin fin y la condujese hacia las profundidades de la tierra misma. No se atrevía a abrir los ojos aún, seguía sintiendo el abrazo de su padre, su calor, su presencia… pero sin embargo el olor no era el suyo. En ese entonces abrió los ojos y pudo ver a Cassian, estaba llorando, y Morrigan le abrazaba. - ¿Q-quién ha estado bailando sobre mi pecho?- Alcanzó a decir con la voz ronca, apagada y débil. Ambos abrieron en ese instante los ojos con fuerza, y la sorpresa invadió sus rostros. -¿¡Eileen!? - Exclamaron prácticamente al unísono, incrédulos. - Eso creo… -Torció el gesto y apretó los dientes, sentía un dolor intenso e indescriptible en todo su cuerpo a causa de las heridas provocadas y las acciones de Cassian. Aún así pudo alcanzar a ver como algunas habían sido tapadas con trozos de tela empapados ahora en sangre. - Eres… eres… -Cassian negó y se mordió el labio con fuerza, tanta que casi parecía que se lo iba a arrancar- No vuelvas a hacerme esto. Nunca.- Más que una reprimenda sonaba como una súplica. - Yo también me alegro de verte.- Masculló, dolorida.- Espera…- Afiló la mirada y los observó a ambos.- ¿Alguno me ha llamado cabrona egoísta? Morrigan no pudo evitar sonreír una pizca y señalar a Cassian desde su espalda. - Eso es lo de menos.- Respondió él, con una leve risa nerviosa mientras comprobaba y ajustaba las telas que le cubrían las heridas.- Hay que vendar las heridas en condiciones y llevarte a algún lugar seguro. A lo que Eileen no puso pega alguna. Descendió la mirada un instante y se observó el anillo de su padre. Casi pareciera en ese momento que un último brillo, fugaz, abandonaba la gema engarzada a el. - Llevadme a casa…-Dijo entonces.
  37. 2 puntos
  38. 2 puntos
    el que no goce a luis miguel tio... xDDD gracias buen galdoreth!
  39. 2 puntos
    Pocas cosas eran más tranquilizantes para Robert de Lamster que una pipa en una noche cálida en el porche de la Hacienda Lamster, acompañado de un pequeño taburete en el que descansaba una farola con una vela que iba por la mitad y una botella de vino de Crestagrana, la vida se le hacía más amena. El Oso Escarlata observaba sus dominios, la hacienda, aunque venida a menos, tenía una gran extensión de terreno hasta el grueso muro que los separaba del resto del bosque de Elwynn, había una docena de robles plantados aquí y allá, en esta época del año se veían particularmente hermosos, tras él, las fraguas yacían apagadas y colgados los mandiles, le había dado la tarde libre a los chicos pues, desde hacía ya un par de semanas habían estado hasta el cuello de trabajo, Jason Padport, su maestro de armas era también el maestro herrero del lugar y sin duda alguna era quien más trabajaba, descargaba el pesado martillo sobre las placas al rojo vivo y aunque Robert conocía el procedimiento siempre quedaba admirado de la maestría que el hombre tenía, claro está, el resto de los chicos trabajaban tan duro como podían, "honor a quien honor merece", solía decir su padre, y efectivamente los chicos también lo merecían. Incluso Lucero trabajaba bastante duro en la forja, de vez en cuando, cuando él llegaba de alguna reunión con los nobles ventormentinos, la veía entrar a la mansión, empapada de sudor y con el rostro cubierto de polvo o cenizas, siempre le parecía bastante curioso, a diferencia de la Osa Negra, él podría parecer un completo inútil. No era que tuviera algún problema de autoestima, sino que en el fondo le tenía un poco de envidia, desde que había sido tomada como escudera por Lady Ravencrest, entrenaba más duro de lo que la había visto en su vida, además de que viajaba por todo lo largo y ancho del reino, según sabía, en ese momento se encontraba en Theramore, cumpliendo sus ocupaciones de escudera con la Osa Mayor. Suspiró, tomó una calada y exhaló una gran bocanada de humo, quizá era hora de entrar y dormir, rondaría la medianoche, pero algo en él (pereza, se dijo a si mismo) le impedía levantarse de aquel acogedor asiento. Echó una mirada más hacia el portón, una pesada puerta de madera que debería pesar una tonelada, grandes pinchos de herrería sobre él y todo el muro, que según el fallecido Lord Victor, tenía casi setenta centímetros, nada envidiable, por un instante se imaginó como debió de haber sido para el entonces cabeza de familia, Jorah de Lamster el tener que defender aquella pequeña fortaleza en miniatura escondida en lo más recóndito del bosque de Elwynn durante la Primera Guerra, la piel se le erizó. Era ya hora de entrar y dormir, al día siguiente el Alto Rey Wrynn había convocado una ceremonia en Ventormenta y aunque pública, su calidad de aristócrata le obligaba a asistir. Bostezó y mientras se estiraba, antes siquiera de dejar el asiento, un leve estornudo le interrumpió. Su primer impulso fue el de tomar la espada que tenía al lado de la silla, y así lo hizo, pero al girar y notar a una figura casi tan pequeña como su su hermana Lillian la dejó en su sitio, era una joven diminuta, delgada y pálida, el cabello incoloro le caía por sobre los hombros y, como tenía por costumbre, llevaba un vestido oscuro, como en luto perpetuo, a la luz de la luna, y apoyada por el color escarlata que su condición de albina le proporcionaba contribuía de sobremanera en hacerla pasar por fantasma. — Lady Blackwald -llamó Robert nada más verla, retomó su compostura y dejó la espada en su vaina- mis disculpas ¿necesitáis algo? Trémula, Astrid le observaba en el pórtico, a Robert le cruzó la idea de que, de tener piel normal, la chica habría palidecido, su humor en verdad era algo tonto. — Me temo, mi señor, que mi título se perdió junto a mi patria. — Tonterías, la Alianza está poniendo todo de su parte para recuperar vuestro hogar, ¿está todo bien? Astrid negó con la cabeza, y levantó la mirada hacia el cielo nocturno, Robert extendió la mano hacia una silla contigua y la joven descendió hacia ella, pese a que en ocasiones a Robert le incomodaba el hecho de que Astrid fuese tan reservada, en aquel momento no le molestaba en lo absoluto. — ¿Montando guardia a caso? Eso sí que llamó la atención del Oso, ¿una broma? la chica a la que Lucero había rescatado hacía un par de meses y que apenas hablaba había hecho una broma, o eso quiso creer. — Esos orcos viles no tomaran mi propiedad -tomó la espada envainada y la puso en sus rodillas- Que vengan. Dijo en tono desafiante. La chica rió brevemente, vaya sorpresa. — Si lucháis tan bien como vuestra hermana, entonces estamos salvados. — ¿Y quién creéis que le enseñó a la Osa Negra todo lo que sabe? Ambos continuaron riendo por la broma, quién sabe, quizá haya sido el clima, desde el momento en el que Lucero había puesto a Astrid bajo su protección apenas y había charlado con ella, pero se sentía honrado de saber que estaba haciendo lo correcto, claro está, que todo el asunto del rescate y el origen gilneano de la muchacha lo había sabido únicamente a través de Lucero. Sin embargo, entre que la chica padecía de timidez extrema y él se consideraba a sí mismo más bien un sujeto aburrido, eventualmente el silencio dominó la escena, interrumpido a veces por el gruñido de un oso, o el canto de los grillos. — La verdad es que ahora la hacienda es bastante silenciosa -empezó Robert, sin saber bien porqué- esto no pasaba cuando éramos niños, siempre había ruido. — ¿Jugabais mucho los niños Lamster? Preguntó Astrid. — Más o menos, diría que sí -Robert se cruzó de brazos y estiró las piernas- diría más bien que siempre nos metíamos en problemas, en especial Lucero y yo, James y Lilli eran más de observar, esperándonos que no nos rompiéramos algo. — No tengo el gusto de conocer a los señores James y Lillian, he de decir. — Cierto, cierto, desde que partieron a la Academia, apenas y se les ve por aquí; os agradarían, mi señora, especialmente James, que siempre sabe cómo hacer sentir bien a una mujer... por sus palabras quiero decir, tiene fama de poeta, ¿sabe?. Astrid desvió la mirada y por un momento Robert temió haber sido imprudente en algún sentido, pero al cabo de un rato, la conversación continuó. — ¿Cuál era vuestro juego favorito, Lord Robert? — ¿Mi juego favorito? — Sí, vuestro juego favorito; en mi infancia, mi juego favorito era junto a mi hermano y nuestros primos, alguien tenía la peste y tenía que pasarla a los demás tocándolos con la mano. Por un momento, Robert alcanzó a ver cómo a Astrid se le iluminaba el rostro comentando viejas anécdotas de su familia y sus juegos, algunos bastante extraños, "cosas de gilneanos", pensó él, pero se sentía admirado de ver a semejante muchachita, enfermiza a primera vista, hablar con tanto entusiasmo y tener reacciones tan efusivas con alguien que era prácticamente un desconocido. — No sabía que tuvierais un hermano. Ahora sí que dio en el clavo y el rostro de Astrid se ensombreció, a punto estuvo de hacerse un ovillo, o echarse a llorar, y rápidamente él dijo lo primero que se le ocurrió. — Mi juego favorito era luchar contra Lucero en pequeños duelos, antes de que empezara nuestra instrucción en armas, ambos tomábamos palos y hacíamos como que nos batíamos en duelos espectaculares; a veces yo portaba Quel'Zaram y mi hermana empuñaba la Crematoria, en otras yo era Lord Uther el Iluminado y ella Anduin Lothar, una vez osé decir que más bien lucía como Orgrim Martillo Maldito y me dio un puñetazo tan fuerte que me tumbó un diente de leche. Astrid seguía demasiado inmiscuida en sus propios pensamientos, sin embargo, Robert no se detuvo ahí. — Pero también jugábamos al escondite, esta vez éramos todos, incluso venían los caballerizos y jugaban con nosotros, hubo una ocasión en particular en que James, que siempre escogía los escondites más obvios, decidió buscar uno más allá de lo normal -en este punto, recordando la historia, Robert comenzaba a querer soltar una risotada- el punto es que se metió debajo de un árbol y antes siquiera de que yo empezara a buscar, el chico salió gritando y llorando repleto de arañas, ¡el muy bobo les había destruido el nido!. Para cuando terminó de contar la anécdota, Robert reía con francas carcajadas, y hasta cierto punto pareció contagiar su buen humor a la muchacha, quien sonrió entonces, levantando la mirada. — Usted me recuerda bastante a Liam, lord Robert, el escondite era su juego favorito. Robert se detuvo para mirarla, no preguntó, pero unió los puntos uno a uno, al cabo de un rato suspiró, y notó que las lágrimas de la chica le habían corrido por las mejillas. — Espero que esté vivo. Aquel gesto de preocupación hizo mella en el corazón de Robert, que sin decir palabra, extendió el brazo hasta dar con el hombro de la muchacha, no se dijeron nada, pero al cabo de un rato esta logró tranquilizarse un poco, continuaron hablando de nada en especial, para cuando Robert estaba a punto de sugerir que entrasen ya, alguien llamó al gran portón de madera, una secuencia particular, que le indicó a Robert de quién se trataba. — Ahora vengo. Lord Lamster, a falta de criados, corrió hacia el portón y no sin esfuerzo lo abrió, dejando pasar a dos grandes figuras montadas que entraron prestas hacia el establo, mientras el Oso Escarlata volvía con Astrid, las dos figuras se acercaron a su encuentro, portando pesadas armaduras, una de ellas, estaba enfundada en acero con tintes grisáceos y un tabardo verde y negro que representaba a un cuervo y a un oso, mientras que la armadura de la segunda era totalmente negra y su tabardo era rojo, con un oso de sable. — Tía Anna, Lucero, bienvenidas. Anna Mariana Ravencrest, con el semblante pétreo, dio las buenas noches y entró rápidamente a la mansión. — Jopé. — Robert, Astrid, ¿qué hacéis tan tarde aquí? — Esperábamos la llegada de nuestra querida escudera, ¿a que sí, Astrid? La gilneana asintió, con una sonrisa honesta, le alegraba ver a Lucero de vuelta. — Claro que sí, no se suponía que regresaríamos hasta dentro de diez lunas, pero ha Lady Ravencrest le ha dado por volver antes, ya sabéis como es. — Ya, ya, ¿qué tal es Kalimdor? ¿nos habéis traído un obsequio? — Caliente, a decir verdad, me gustaría explorarlo algún día, y claro que os he traído obsequios, incluso traje algo para nuestra invitada. Lucero, que a todas luces lucía cansada se giró hacia Astrid para ofrecerle una sonrisa. — Llegas en el momento justo, hermana. — ¿Por qué? Preguntó la Osa Negra, un tanto desconcertada. — Entremos, ya va siendo hora, y te enseñaré lo que ha traído el pregonero del pueblo.
  40. 2 puntos
  41. 2 puntos
    Saludos Entre los mares que son internet se me conoce como Reskar y bueno quería presentarme tras haber presentado mi primer personaje y tener finalizada su aceptación. Espero poder rolear con todos vosotros y que esto nos lleve a divertirnos juntos, sea a base de risas o de momentos emotivos. Mi experiencia en rol es mas en mesa y algún que otro server de otros juegos. En WoW estoy algo mas falto de experiencia así que por ello os pido de antemano perdón por si cometo alguna cagada a nivel de lore. Gracias por leerme y al staff por el trabajo.
  42. 2 puntos
  43. 2 puntos
    Sólo por ese título en el post ya tienes mis dies . ¡Bienvenido a la comunidad!
  44. 2 puntos
  45. 2 puntos
    ¡Pues bienvenido, ser de muchos nombres! Si te gusta el rol, y ya tienes una edad lo suficientemente alta como para que las responsabilidades no te permitan disfrutarlo todo lo que quisieras, este lugar te encantará, aunque me consta que ya te lo han sabido vender muy muy bien jajaja. Nos veremos por Elwynn (por ahora), mi señor. Cuando te aclimates ya te haré spam de otras zonas y razas que mola mucho rolear ¡Un saludo!
  46. 2 puntos
    Re-Bienvenido al redil.
  47. 2 puntos
    -Tribulaciones de un Posadero- III -De Fragor, Lides y Patria- Ese día la villa estaba atiborrada de jóvenes soldados y reclutas que habían adquirido prácticamente hacía escasas horas el derecho de llamarse como tales. Algunos voceaban con petulancia de sus glorias... o más bien las glorias que obtendrían en un futuro, émulos de sus padres. El buen tabernero querido por todos, pero conocido por nadie les observaba con una sonrisa símil a la que mostraba un anciano hombre al ver a unos niños hablar de los héroes y cómo algún día los igualarían. Uno de ellos, de esos con ínfulas de teniente sin ser siquiera cabo hacía reír a los demás haciendo de chanzas y bromas la guerra. -¡Y os lo digo, muchachos!- sentenció, con una socarrona sonrisa que era seguida por los gritos de sus compañeros, acallándolos haciendo ademanes bruscos con su mano- ¡Esa mujer no sabe de lo que habla! ¡Tanta dureza, es solo para fardear y darse de ínfulas!; Para la guerra solo se necesita saber levantar la espada y tener valor. cosas, que a vuestro humilde servidor le sobran...- Las risas de sus compañeros se escucharon. Uno de ellos, el joven Michael Mitchelson habíase alejado ya de sus imberbes e ígnaros compañeros, pues nunca le había agradado la arrogancia de algunos. Brog simplemente se reía divertido de lo que decían, negando con la cabeza. Michael le observó, ajustándose en la nariz las gafas con el índice. - ¿A usted también le parece gracioso lo que dice?- comentó... Michael era un muchacho poco hablador, delgado y sin la altura mínima que se requería para servir según le habían contado, sin contar su vista menguada por herencias familiares maternas, sin embargo a la que decían la "Cruel" algunos, o la "Leona" quienes parecían tenerle simpatía le había anexado a las filas de su pelotón, fuera de todo pronóstico. -¿ Y a quién no le va a parecer gracioso, chico?- dijo Brog, lustrándose la calva y removiéndose el sudor con esmero, para luego meter el mismo trapo en el interior de un odre de Cebadíz vacío para remover la espuma de cebada reseca del fondo- Todo lo que dicen son monsergas, como lo que decía yo cuando tenía unos años menos que todos vosotros. Si algo tiene de razón de quien habla él es que la guerra no es simple valor y uso de espada... pero nadie lo aprende hasta que la vive- Mitchelson le miró, dando un sorbo a su cerveza, con fijeza. - Yo... realmente no se qué es lo que se necesita, mi señor- dijo, con gesto atribulado- Antes creía que lo que se necesitaba era un físico digno de esta armadura... y yo de eso no tengo absolutamente nada.... aún no se cómo es que me dejaron tomar la espada. Yo... solo quería que mi padre sintiese un mínimo de orgullo de su único hijo; él si era un gran soldado: luchó en la primera y se dejó un ojo al defender a los refugiados en su exilio de la ciudad cuando los orcos rompieron las puertas, luego perdió las piernas en la segunda en una refriega contra los jinetes de huargo de la horda según me cuenta en el pantano de las penas... yo... realmente lo más cerca que he estado de una espada de madera fue hace un par de meses, cuando la Sargento me atizó enseñándome a empuñarla.- - ¿Y crees que perder las piernas y un ojo son suficientes para hacerte llamar un gran soldado?- dijo Brog, mientras sonreía con cierto cinismo- mira, para ser un gran guerrero no necesitas perder las piernas o el ojo y luego gritar a los cuatro vientos que lo hiciste por gloria, con el respeto de tu padre, para ser un soldado tienes que entender el por qué es que lo pierdes, lo que te motiva a llevar la espada al frente y luchar. Lo que hace a tu padre un gran soldado, es el compromiso con algo superior a él: su país, su familia y la tierra que lo ha visto nacer...- La algazara de los soldados seguía mientras que Mitchelson ya le había perdido todo interés a lo que decían sus compañeros. El muchacho le miraba con cierta impresión, ante la profundidad del pensamiento de Brog. - Parece saber más de lo que aparenta, Brog- dijo él, mirándolo sorprendido- No se ofenda, yo...- - No te preocupes, sé que no parezco saber de esas cosas, no es primera vez que me lo dicen...- musitó él, suspirando con cierta nostalgia- pero sé alguna que otra cosa...- dijo él, comenzando a perderse en las inmensas bibliotecas de su memoria... hace 25 años.... Brog Patosar, hace 25 años. La Armadura le pesaba más de lo que se había imaginado antes. ¿El escudo? era insufrible y se le entumecía el brazo cada vez que tenía que hacer el doloroso esfuerzo de levantarlo para evitar su muerte a causa de una saeta o el acero dentado de las hachas de los "monstruos de otro mundo" de los que hablaban los más veteranos. Pero lo que a él le jodía más no era el pesado escudo, ni la espada, ni la molesta armadura... era el maldito yelmo de penacho azul; No solo era la pieza (según él) más ridícula de la maldita armadura, sino lo molesto que era tener el peso muerto reposando en su cuello, dificultándole la vista por esas hendijas tan estrechas, que apenas y le dejaban ver bien al enemigo y respirar con total libertad; se cansaba cada vez que tenía que correr y no poder tomar grandes bocanadas de aire fresco en ese caluroso trozo de metal le desesperaban. Sin embargo, el anciano Sargento Boyard siempre le golpeaba la cabeza con un garrote torcido cada vez que lo veía quitárselo en una formación de línea. Destestaba al maldito anciano con todo su corazón, pero poco podía hacer al respecto para decírselo; era su maldito superior aunque no quisiera. -¡Eh, Blackhorse!- bramó uno de sus compañeros, haciendo que él volviera de sus tribulaciones- ¡El sargento os ha llamado, y está de mal humor!- -¡Y dale!- bufó, quejumbroso...- ¡otra vez la burra al trigo!- Un joven Patosar volvió de su ensimismamiento; Tendría apenas trece o catorce años en ese entonces y era bastante distraído; Sus distracciones constantes justamente le habían causado problemas al quedarse alelado viendo el lodazal y retrasando a su pelotón en un lugar donde hallábase su unidad potencialmente rodeada por el enemigo. Como castigo, le destinaron a las cocinas de la compañía y el buen Gibson, el cocinero de la Unidad “Vega del Este” a la que pertenecía, le había destinado a servir las bebidas de las tropas todos los días. Brog farfullaba que en lo que aquella maldita guerra acabase, él dejaría atrás el andarle sirviendo a gente que no conocía ni le importaba un carajo para irse a la aventura… decían que en el oeste habían tierras inexploradas y eso le causaba más que ensueño. Él aspiraba más que ser como su padre, un viejo posadero de Crestagrana, muerto hacía muchos años… Sargento Henry Boyard Hacía días que lo que servía era agua hervida de los pantanos y algo de estofado maloliente hecho con la carne casi rancia de la última vitualla que habían recibido en el pantano de las penas. Ya se contaban semanas desde que esperaban la nueva llegada de refuerzos y suministros, pero no habían recibido ni avisos del mando ni vitualla alguna. La moral bajaba cada día que pasaba y comenzaba a haber demasiada tensión entre los más veteranos. A él, eso le daba lo mismo; seguramente habría de ser alguna mala manía de los oficiales, pues solo servían para cagarse en sus rostros. Empero, estaba muy equivocado. Cuando entró a la tienda del avejentado Boyard, este no le hizo saludarle marcial, aunque él le había hecho la venia para evitarse otro regaño. Cuando se percató, dentro de la vejada tienda se encontraban dos cabos más y un par de soldados rasos. Todos tenían el rostro cariacontecido. Cuando les vió sin los yelmos, aprovechó y se lo quitó. - Les he hecho llamar a todos porque tengo malas noticias- sentenció- Los orcos han destruido a los refuerzos que venían a socorrernos… y se han llevado consigo todos los suministros. Según lo que se, lo que hoy ha cocinado Gibson será nuestra última cena- El silencio se hizo ya más que incómodo, sepulcral. Boyard continuó: - Para colmo, el teniente y el capitán han abandonado sus puestos anoche en la madrugada, pero Richard encontró las cabezas empaladas de ambos a mitad del camino hacia el paso de la muerte... Los orcos nos han aislado y estamos a su merced- Brog palideció… y sintió auténtico pavor. Nunca antes había sentido en sus carnes la posibilidad de morir tan cercana, no como aquella vez. Trémulo, no pudo evitar preguntar… -¿Y…q-qué es lo que vamos a h-hacer?- Los soldados, de los más cercanos a Boyard salvo él, o eso creía, le miraron severos. - ¿Tú qué crees, muchacho?- le miró con temeridad- Tenemos que luchar, para sobrevivir. Y más allá de todo, luchar por la patria que nuestros oficiales dejaron perder- -¡Pero qué clase de tonto sois!- sentenció, asustado- ¡Nos van a cortar el gaznate! ¿Acaso váis a perder la vida por hombres que no están dispuestos a morir por vosotros?- gritó. Sin embargo Boyard mantuvo su indolente e impasible mirada sobre él. - No moriré por ellos. Moriré por los hombres que se han quedado aquí sin faltar a su deber y moriré para que mis nietos puedan vivir en un lugar libre de la barbarie de esas bestias. No se qué fue lo que te trajo aquí, chico… pero la única forma de volver a casa, si volvemos, es peleando. Y tú tendrás, por encima de los otros imberbes la responsabilidad de no dejar que el estandarte de nuestra patria toque el suelo…la bandera guiará a los que se retiren cuando rompamos el cerco que nos rodea… y eres el más rápido que tiene esta unidad… tienes una gran responsabilidad en tus hombros; Si algo aprendí de mi padre es a no faltar a la palabra dada y tú, eres un soldado que ha jurado cumplir con su deber. Guiarás la retirada de tu compañía o morirás en el intento, pero no faltarás a tu deber... ¿Entendido? - Brog suspiró de terror… pero no se atrevió a rechistar al anciano. Si él quería sobrevivir, tenía que obedecer. - En…Entendido- farfulló. El anciano los hizo moverse y luego, habló con los soldados. Aún con el desconcierto, decidieron dar un último grito de guerra para intentar romper el cerco que las bestias les habían impuesto. Prefirieron morir peleando e intentando escapar, que de hambre y enfermedades en ese pantano maloliente. Lo último que recuerda de ese día fue el cómo quebrantaron las menguadas líneas de Ventormenta la robusta resistencia de los orcos en un intento de abrir una brecha. Fue momentánea, y muchos pasaron para ser víctimas de las saetas de los tiradores orcos en las montañas… Sin embargo Brog tuvo, fuese por milagro de la luz o por la suerte del inocente, la pericia para escapar. El anciano Sargento, en un último acto de abnegación le protegió cuanto pudo en la brecha hacia el paso por la que huyó, antes de ser alcanzado por las saetas… Brog, ante el sacrificio del anciano tomó la espada del anciano en un acto que él consideró moral para con su salvador tomó la espada de sus manos ensangrentadas, para conservarla y nunca jamás olvidar el por qué aún vivía. Brog cumplió con su deber; No dejó caer el estandarte... con él, sobrevivió una mínima fracción de diez o quince hombres, casi todos los más jóvenes de aquella compañía. La retirada de los ejércitos fronterizos era inminente: Los rumores decían que un Nuevo caudillo entre los orcos había asesinado al anterior y había tomado las riendas de sus hordas, cambiando las tornas de la guerra. Cuando regresó del pantano a Elwynn, informó al mando militar de la destrucción de su compañía y le unieron a otra unidad que luchó en los bosques, retirándose de Elwynn junto a muchos otros más cuando Ventormenta cayó a manos de la Horda Orca hacia el Norte por las montañas hacia Forjaz y ahí estableciéndose durante los años siguientes, hasta que por fin pudo volver a su patria, luchando en la reconquista y ganándose la retirada honrosa del ejército por su servicio destacado en la vanguardia que cargó detrás del general Turalyon en el contra-ataque tras la muerte del generalísimo Lothar. - ¿Y qué aprendió… de todo eso?- - Aprendí humildad, muchacho... Y compromiso- dijo, suspirando. El soldado que hacía las chanzas y las bromas sobre su sargento, seguía con sus bromas- Verlo a él es verme a mí; No comprendía el por qué los ancianos veteranos actuaban de esa forma, hasta que luché en la guerra. cuando mi sargento ofreció su vida por la mía; Aprendí que la patria, tal como la concebía Boyard, no es la defensa de la tierra en sí, sino la defensa de los hombres que la habitan en ella, pues ellos son los que le dan ese valor patriótico y por eso vale la pena luchar… ¡Ah, además de otra cosa! ¿sabes qué es de lo más curioso?- - ¿Qué, mi señor?- - Que de no haber tenido el casco puesto, no hubiese contado lo que hoy estoy diciéndoos…- Algunos de los que comían y bebían en la barra, miraban a Brog con miradas escépticas y cinismo, lo que causó cierta tensión en el buen posadero- Una saeta me lo arrebató justo clavándose en el maldito penacho… por poco y no la cuento; El viejo, tenía razón: más vale incómodo y casi ciego, que muerto…- Mitchelson se rió divertido, sin embargo los otros comenzaron pues, a burlarse del buen posadero. El más charlatán de ellos, se adelantó con una socarrona sonrisa. -¿Entonces ahora dirás que de verdad, tienes más “veteranía” que la buenaza de la sargento? ¡Y yo soy el rey de Ventormenta!- Brog miró hacia atrás, con una sonrisa arrogante, viendo que entraba la Leona de Lordaeron y todos, salvo el arrogante se cuadraban firmes ante su llegada viendo que el soldado estaba haciéndose el valiente a sus espaldas. Cuando este volteó y sintió la gélida mirada de su suboficial clavada en él, no habló más en toda la noche sentándose de súbito causando las risas de sus compañeros, aún cuando la mujer no había dicho nada más que mirarlo severa. La temida sargento, como era la costumbre le pedía un tarro de zumo al buen posadero al culminar sus guardias y todos volvieron a la tranquilidad de la noche en sus hogares pasadas las horas. Brog, aunque pocos lo sabían, vivía a unas pocas casas de la posada del orgullo, junto a su adorada Drucilda. Al entrar, se pasó la mano por la pelada cabeza, y se acercó a la hoguera de su hogar. La misma se encontraba coronada por una espada antigua sobre un tablón de madera con una inscripción que rezaba: “Patria y Compromiso- Sargento Boyard”. Brog asintió, como si aquella frase le recordase algo... - Patria y Compromiso- musitó, antes de marcharse a dormir, tras una breve venia militar. Brog Patosar. // actualizado el post, para cuando se acabe el concurso publicar la IV parte, que está en construcción.
  48. 2 puntos
    -Tribulaciones de un Posadero- I -Los Secretos del buen Posadero- Eran quizás altas horas de la noche; Villadorada a aquellas horas tenía un clima delicioso que no se podía comparar con nada en este mundo: La Neblina bajaba de las montañas y acariciaba desde las copas de los árboles hasta los pastos de Elwynn, haciendo que se iluminase el reverdecer gracias a las luciérnagas, que parecían igualmente disfrutar de las bendiciones de la naturaleza y casualmente salían al caer la neblina. Sin embargo la tranquilidad del bosque era brevemente interrumpida por el clamor de la más famosa de las posadas de todo el reino; El Orgullo del León. Mientras que en los alrededores el silencio era claro, en la posada a esas horas los parroquianos se reunían para beber y charlar sobre las vanalidades del día a día y ¿cómo no? Enterarse las últimas noticias de la boca del buen Brog Patosar, quien era uno de los más icónicos personajes de todo el pueblo… sin embargo, aquella noche el campechano, avaro, amigo de todos y buen Brog, se encontraba ensimismado en sus pensamientos, pues algo en lo más profundo de su corazón le aquejaba. -gracias maese Patosar, como siempre- levantó su tarro aquél muchacho, de mirada apacible pero rasgos varoniles y duros, que acostumbrara beber el zumo y compartir algunas palabras con él siempre que asistía al establecimiento para beber, sin embargo se hallaba hoy poco conversador-¿largo y duro día, no es así?- -Larga vida, diría yo- contestó el posadero, limpiando con su trapo el interior de uno de los tarros con parsimonia y gesto meditabundo- y a veces me pregunto, si ha sido así como quería vivirla- -¿A qué te refieres? – contestó el joven, mesándose la barbilla meditativo con cierta intriga quizás, pues Brog sabía de todos, pero nadie sabía mucho de él. - No siempre fui posadero, Sir…- observó al joven por un momento dudando si hablar, pero su corazón ya no le permitía seguir guardando dentro de sí sus inquietudes… poco a poco comenzó a soltar la lengua, regresando a quince años atrás, en el año doce de nuestra era… La lluvia caía sobre su cabeza como baldes de agua fría, mientras aquél muchacho de hombros anchos montaba un viejo caballo que hacía esfuerzos increíbles por no desfallecer esa noche… tenía bien sabido aquél chico que en el puerto a las últimas horas de la noche saldría un barco expedicionario hacia tierras desconocidas. Y Blackhorse no tenía intenciones de dejar atrás la oportunidad de conocer nuevos lares… Ventormenta había sido todo lo que había visto desde su juventud… incluso había luchado en guerrillas durante la primera y segunda guerra a favor de la patria y a pesar de que no fue el mejor de todos los defensores de los reductos que quedaban de Ventormenta en los pueblos más huraños del bosque, había hecho lo suyo a favor de su país. Sin embargo su sangre había sido derramada por Ventormenta, por tanto, ahora correspondía derramarla por el amor propio… detuvo por un momento al corcel, cuando escuchó un llanto cercano en la profundidad del bosque a pesar de la lluvia. Si algo le caracterizaba era su buen oído y sus ágiles reflejos… El joven decidió amarrar al viejo Stuart y se inmiscuyó en la profundidad del matorral buscando la razón del curioso llanto… y ahí la encontró. Una joven de piel morena, alta y de buenas curvas, escondida entre las raíces de uno de los grandes árboles del bosque. -¡eh, chica! ¿Qué haces ahí?- exclamó bajando su capucha… su cabello era largo en aquél entonces, así como su piel morena contrastaba un poco con el rojizo cabello que tenía atado a coleta, una barba tupida pero cuidada acompañaba su rostro, que poseía unos ojos café claro que dejaron por un momento anonadada a la joven… la cual agitó la cabeza y negó varias veces con la cabeza, haciendo gestos que él no pudo comprender, por lo que se acercó más- ¡está lloviendo muy fuerte, tienes que ir a un lugar seguro!- La mujer nuevamente le hizo gestos de que se largara… pero Blackhorse no estuvo dispuesto a hacerlo… y en ese momento dos grandes hombres embutidos de armaduras de cuero y pañuelos rojos en sus rostros aparecieron detrás del árbol… ahí fue cuando el joven comprendió lo que sucedía. -así que un bastardo ha metido las narices donde no le convenía hacerlo, ¿no?- dijo uno de ellos, desenfundado la espada mientras el segundo cogía a la chica de entre las raíces… Blackhorse comenzó a retroceder frunciendo el ceño- digamos que es nuestro día de suerte, ¿no es así, hermano?- El segundo sonrió de forma macabra bajo su arpillera roja cuando escuchó aquella frase… cogió de las greñas a la muchacha morena y miró hacia atrás. -dinero y fornicio- dijo, con voz ronca manoseando de forma descarada a la muchacha- y todo sin trabajar- las risas fueron estridentes y antes de lo que Blackhorse hubiese deseado el que le miraba cargó contra él con su espada en ristre, de forma atropellada y brusca… sin embargo Blackhorse se apartó con rapidez y un rápido giro… apartando su chamarra para poder moverse mejor. Sacó una espada de su vaina y se postró en posición de esgrima… un breve duelo y choque de espadas entre ambos fue suficiente como para que el joven moreno encontrase un punto flaco en la defensa de aquél y le hincase la espada en el bajo costado, matándolo en el acto... El segundo bandido entró en pánico… y puso una daga al cuello de la joven. Blackhorse notó aquél nerviosismo enseguida y comenzó a mofarse. -¿te sientes con suerte?- -¡no te acerques!- la apretó contra él- ¡o la mataré!- - ¿te sientes… con suerte?- repitió,llevando su mano otra vez al cinto, con gesto severo… -¡más que la que tendrá ella si te acercas!- - me temo que el azar no es más que el juego de la ruleta… no sabes donde vas a caer. ¡la suerte no existe!- y se atrevió a lanzar su daga directo al cráneo de aquél bandido, que sorprendido su gesto quedó al entrar la misma en su frente y cegarle la vida… ella se lastimó el cuello con un leve corte, pero corrió hacia él y lo abrazó. Ambos decidieron correr hacia el viejo Stuart en la oscuridad de la noche y huir de aquél lugar. Si era cierto lo que decían de esos bandidos de arpilleras rojas, las consecuencias serían nefastas. Aquella noche parecía monótona en la villa, sin embargo un torrencial chaparrón comenzaba a arreciar Elwynn y muchas personas se habían congregado en el naciente negocio de Farley, el propietario de Orgullo del León. Pero todo cambiaría cuando un extraño llegó al establecimiento tembloroso y cansado, así como pálido y desorientado, acompañado de una joven señorita. Ambos venían mojados del largo viaje bajo la lluvia y Farley se detuvo en su labor para atenderlos. El joven pidió una habitación y acompañó a la muchacha a la misma. Farley se acercó a ellos, pues su abrupta llegada y la herida de la chica le hicieron sospechar y fue cuando Blackhorse se vio en la obligación de contarle todo al posadero. Farley decidió dejarles aquella noche la habitación gratis… y ese día, fue cuando Brog Patosar tomó la decisión que definiría el qué haría durante el resto de su vida. Para nadie era un secreto que esa muchacha le había prendado empero estar con ella sería sin duda difícil, pues a pesar de que le invitó a partir hacia la aventura, la joven no estaba dispuesta a abandonar su amado Elwynn a pesar del peligro que pesaba en sus hombros. Tras verla dormir, el buen Brog bajó las escaleras… y se acercó al dueño. -¿tienes trabajo que dar?- dijo, mientras sorprendido el buen Farley dejaba de asear la barra. - tengo dos vacantes, chico… pero no es conveniente que tengáis problemas con bandidos, no para mi negocio- -se defenderme bien- aseguró él, viendo con seguridad al posadero. Farley no estaba demasiado seguro, pero ver a ese muchacho le hizo recordar a él parte de su pasado… en cierta forma se vio en su juventud. -hay demasiado trabajo, este es un negocio en crecimiento y no es cualquier cosa- -puedo hacer lo que sea… y ella también- - no lo se, chico- -por favor, ella lo necesita… y yo también… seré el mejor camarero de todo el reino- sus ojos se iluminaron un poco, pues su determinación parecía clara. -Está bien, ella trabajará en la cocina… y tú serás mi camarero asistente- sin embargo Farley sentenció- si llego a tener problemas por ti y tu chica, estaréis fuera de mi negocio- - os lo aseguro, no habrá problema alguno- Y desde ese día, aquél posadero formaría parte de la mejor destilería cervecera de todo Azeroth. Con la joven Drucilda, quien sería su mujer en el futuro - … ¿y qué es lo que te aqueja?- preguntó el joven Paladín impresionado por lo escuchado. - En si fue la decisión correcta haber dejado mi sueño atrás… por ella- El joven paladín palmeó por un momento el hombro de un ya acabado Brog Patosar, marcado por las arrugas y el inclemente tiempo, pues ya su larga cabellera no existía y sus rasgos varoniles ya habían quedado atrás por la vejez. -dicen que el futuro es incierto, Brog- comentó el joven, mientras echaba un trago al tarro y el posadero suspiraba mirándolo- sin embargo, también se dice que el destino está escrito- -¿y tú, paladín, en qué crees?- dijo, como buscando una respuesta a sus tribulaciones. - digo que el destino está escrito, Brog- acabó el tarro, mientras posaba el mismo vacío en la barra y dejaba una propina al camarero, que le observaba confundido- si no, juzga por ti mismo- señaló a su alrededor, a lo que Brog siguió con la mirada… Aquella posada estaba llena de gente a la que había querido y de la que conocía todas sus historias y sus desventuras, algunos al verlo alzaron sus tarros en su honor… y el olor a pan recién horneado de la cocina entró por sus fosas nasales… de súbito, vio cómo aquella mujer, ahora pasada de peso, pero por quien había decidido quedarse salía de la cocina con su cabello cubierto por una pañoleta y su vestido manchado en harina y manteca… lo miró de forma severa, pero luego le sonrió y él la miró de forma fugaz con ojos enamorados. El buen Brog Patosar observó al Paladín, antes de sonreír una vez más. -No cambiaría nada de esto por mil aventuras- -y es por eso que brindaré a vuestra salud- contestó el joven Sir. “El Destino está escrito, pues a pesar de todas las cosas que han pasado, estamos aquí”
  49. 1 puntos
    Buenas, bienvenido seas Kiran. Sobre tus preguntas pues hay dos focos principales y luego otros dos secundarios, los principales son Elwynn junto con ventormenta y Bahia del Botin, los secundarios las tierras kaldoreis y quelThalas ^_^ Ya sobre el numero de jugadores es muy muy variable, hay dias que encuentras a 20 pjs coenctados y otros que solo 2, la cosa fluctua mucho env erano salvo cuando hay eventos de pjs o de lore activos. Hace poco hubo un evento que atrapo a mas de medio servidor xDDDDDDD Ya sobre zonas custom, asi es las tenemos aunque no son por el parche En els ervidor tanto los Gms como los arquitectos se dedican a la creaciond e lugares Custom o a ampliar los ya existentes, ejemplos simples de ello serian: Ventormenta a la que se le han añadido dos barrios nuevos, villa dorada que esta mucho mas amplia ahora, as como Villa Azora toda una villa nueva. Tambien se ha ampliado Colina centinela, las tierras Wildhammers de pico nidal, el Cruce, Quel'Thalas, Andorhal, zonas kaldoreis etc etc Espero te animes a entrar y ya sabes cualquier cosa tu pregunta
  50. 1 puntos
This leaderboard is set to Madrid/GMT+02:00

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.