Jump to content

Liga del Foro


Contenido Popular

Showing content with the highest reputation since 22/06/19 en todas las areas

  1. 7 puntos
    Indagando por ese mundo oscuro y maravilloso al mismo tiempo llamado Twitter, he encontrado una joya para crear avatares bastante chachi. Trasteando un poco y usando el traductor de google (Porque está en japo) he conseguido crear un par para mi lo más fieles posible a mi persona xD Lo dejaré por aquí para ver los vuestros si queréis :3 (He estado mirando el de chicos y creo que le faltan algunas cosillas, aunque tampoco es que lo haya explorado a fondo. También se pueden hacer de vuestros pj, hay muchos accesorios ) Para chicos. Para chicas.
  2. 7 puntos
    Vino una yo. Y luego vino una Rebe.
  3. 6 puntos
    Pues van algunos Rous sin tatuajes :c Zafiro La bella Altana que poco uso Y por último Farlen Por cierto, otro creador de personajes de este estilo que recomiendo es http://www.rinmarugames.com/playgame.php?game_link=mega-anime-avatar-creator que tiene mayor variedad de accesorios, color de piel (No-racist) y hasta orejitas elficas. Por ejemplo:
  4. 6 puntos
    Debo decir que las chicas salen 10.000 veces mejor y más cute, pero aquí me hallo con Vann y Sven <3 Vannarel Sven
  5. 6 puntos
    Se veía genial y quería probarlo y compartirlo con ustedes. Aquiles va: Anna: Anadalor: Yope (más o menos): Dicho esto! *Se esfuma en su ausencia*
  6. 6 puntos
    Una versión de Evan ANIMU. (He echado en falta ponerle barba TwT)
  7. 6 puntos
  8. 6 puntos
    Ay me encanta Merúliel Ahí va una Eileen salvaje
  9. 6 puntos
    A ver que tal me ha salido una Meruliel
  10. 5 puntos
    Una Lucero japo :3 sólo que la piel es muy clara ^^
  11. 5 puntos
    Dejo por aqui a Haimi y Mithay . ~
  12. 5 puntos
    Fritura de pescado “Delicias del mar, crocantes al paladar” Ingredientes 250gr Mero altaroca 250gr Medusa 250gr Siluro mostacherizo crudo 250gr Pecesito luminoso crudo 250gr Anillas de calamar 250gr Sabiola cruda 250gr Bacalao piedrescama crudo 250gr Langosta pinza oscura Aceite vegetal Harina Sal Preparación Quitamos las espinas de la carne del pescado, quitando la piel en las que tengan muy gruesas las escamas. Limpiamos y cortamos en cubos de 5x5cm. Sal a gusto. Pasamos por un colador, hasta que se seque. En una olla ponemos a calentar el aceite, para fritura profunda. Enharinamos el pescado, evitando el exceso, separamos los tipos de pescado por grosor, para luego cocinarlos en la olla hasta que adopten un color dorado y floten en el aceite. Para evitar estén demasiado aceitadas una vez se extraen de la olla, acomodarlas sobre una rejilla para que escurra el aceite, o acomodarlas en una fuente con papel. Fuente: Fritura de pescado Offrol: Puse peces que existen dentro del universo de warcraft
  13. 5 puntos
    Chuleta de oso “Los osos son bestias grandes y cocinar las costillas requiere de espacio” Ingredientes Chuleta de oso Sal Pimienta Materia grasa vegetal Preparación: Lo idóneo es siempre mantener el hueso del animal con su trozo de carne. Se debe dejar en reposo con las hierbas y materia grasa en una olla cerrada para que absorba los aromas y sabores. Luego de una de marinado, se sella, pasándolo por un corto proceso de cocción contra un sartén, precalentando la materia grasa vegetal. Servir, asadas contra el fuego de una fogata, horno o en una olla cerrada. Acompañar con vegetales a gusto. Fuente: 7 Tips para hacer chuletas jugosas
  14. 5 puntos
    Hola, hola Quería compartirles el "parche" para ver a Rous con el rostro como lo tiene onrol. (Solo para los que quieran xD es voluntario) Si algunos se preguntan "¿Como haces eso?" pues, se necesitan algunos programas y saber utilizar photoshop para modificarlos y luego aplicarlos. Los que uno ingame en su propio wow no perjudica en el resto, te verán como es estandar. Como posiblemente algunos ya han visto a mi elfa con el rostro limpio, mientras yo la veo awesome epic unica y diferente (?) Puedo enseñarles a algunos a hacerlo, subiendo un tutorial (Si el Staff no tiene problemas con ello) Ya que son solo para efectos visuales, y no así algo que pudiera perjudicar el juego. Siempre y cuando utilicen el programa sabiamente. Otra cosa; lo que sucede cuando se modifican las texturas de piel y/o rostro se sacrifica esta, por ende, si otro jugador usa el mismo rostro se verá igual. Lo mismo puede ocurrir con un NPC. No son nuevas texturas, se reemplazan las existentes. Nota: Para instalar solo debes descargar la carpeta en el wow, como se hace con el parche de cabello negro Aquí les dejo el mío. Unica y diferente.zip Ejemplo de como se ve: Un saludo ^^
  15. 4 puntos
    Oh, vaya! Sólo puedo decir una cosa de este topic. Kawaii! Y con ustedes... Allerin. Me encanta! La voy a poner en mi perfil.
  16. 4 puntos
    Me encantan todos vuestros avatares, son preciosos ^Q^ Dejo por aquí una Ciaran n.n
  17. 4 puntos
    Licor de frutas “Mientras más dulce la fruta, menos azúcar” Ingredientes Fruta a elección Aguardiente Agua Azúcar Preparación La fruta seleccionada debe ser idealmente madura, jugosa y fresca. Cortamos la fruta y trituramos solo lo suficiente para que expongan su jugo. Ponerlos en un frasco de vidrio, donde añadiremos el aguardiente dejando casi dos centímetros por debajo de la tapa. Cerrarla y dejarla en reposo por dos semanas evitando la luz del sol. Pasadas las semanas de espera, abrimos el frasco y colamos la fruta con el aguardiente, conservando la mezcla de licor. Luego, seguimos colando, con un trozo de tela limpio, para quitar toda impureza de la fruta. Hacemos el almíbar con el azúcar y el agua, para añadirla a lo reservado del licor. Finalmente, embotellamos y cubrimos con un corcho. Servir a gusto. Fuente: Como hacer licor de frutas
  18. 4 puntos
    Licor de tierras altas “El aguardiente es un licor en base a uva. Muchas culturas la han creado cambiando su nombre por región” Ingredientes: Hierbas: hierbaluisa, menta, albahaca, flor de paz, hojaplata, clavos de olor, canela, 1 litro de aguardiente 500 gr azúcar moreno 500 ml de agua Preparación Se requiere más paciencia que complejidad realmente. En una botella disponemos las hierbas y el aguardiente cerrándola con corcho para dejarla reposar por un par de semanas, en un lugar fresco y alejado de la luz. Luego de dos semanas, se prepara el almíbar con el azúcar y el agua. Se deja hervir 5 minutos o hasta que el azúcar se haya diluido. Dejamos enfriar y colamos la mezcla de aguardiente y hierbas. Por último, mezclamos el almíbar con la mezcla de licor. Se embotella nuevamente y dejamos reposar por 2 semanas más. Nota: Su grado alcohólico es alto, beber con precaución. Fuente: Orujo de hierbas casero
  19. 4 puntos
    Cerveza Posiblemente jamás se superará a los enanos en esto, pero algo se aprende de una visita a Forjaz. Ingredientes 30 litros de agua 4,5kg de malta de cebada 25 grs de lúpulo Levadura para cerveza Preparación Sometemos a cocción la malta de cebada en una olla cubierta de agua, por 90 minutos. No debe alcanzar su etapa de hervor, intentando mantener los 70 grados (Idealmente utilizar termómetros Gnomicos o Goblins). Revolver constantemente para evitar que se generen grumos. Con el tiempo obtendremos un líquido espeso y dulce, que técnicamente se llama “mosto” Hervor Tras el proceso del mosto, subimos la temperatura para que alcance su hervor por una hora. Mientras, vamos agregando por partes el lúpulo, que le dará la amargura distintiva y propia de la cerveza. Terminado el proceso de hervor, la mezcla debe revolverse para que los residuos caigan al fondo de la olla. Enfriado En regiones frías no se requiere de intervención de terceros. Sin embargo, dependiendo del clima, podría necesitarse un mecanismo de enfriamiento, basado en caños de cobre con forma de espiral hasta su descenso. (Si se cuenta con un criomante para enfriarlo de manera mágica, mejor aún) Fermentación Casi llegando a su final, debemos colocar la mezcla fría en un barril para su fermentación. Esto significa, que el aire salga, pero no entre. Recién agregamos la levadura y sellamos el barril por los próximos 10 días en un cuarto oscuro a temperatura ambiente, que no supere los 20 grados. Maduración Por último, pasamos a un barril para servir, que se mantendrá en reserva los próximos 7 días. Antes de poner nuestra mezcla, debemos crear un almíbar con azúcar para darle un toque dulce que contrarreste la amargura propia de la cerveza. Equilibrando su sabor. Por último, dejar reposar otros 15 días, para que acabe su proceso. Servir en jarras en diagonal para evitar la espuma en su cubierta. Fuente: Como hacer tu propia cerveza artesanal
  20. 4 puntos
    Galletas de jengibre “Muy utilizado durante el festival de invierno en algunas culturas.” Ingredientes 2 ¾ tazas de harina 1 cucharadita de jengibre Una pizca de sal 200grs de materia grasa basada en lácteos* ½ taza de azúcar morena 1 cucharada de miel ½ taza de azúcar pulverizada 1 cucharada de jugo de limón Preparación: Calentar el horno. Cubrir una bandeja del horno con papel vegetal. Moler el jengibre, hasta que quede como una pasta. Idealmente deshidratarla, o conseguirla en polvo. Mezclar los ingredientes secos previamente cernidos: harina, sal y jengibre. Batir mantequilla hasta que quede una mezcla suave y cremosa. Añadir la azúcar morena y batir otros minutos. Incorporamos la miel y luego vamos añadiendo la mezcla de ingredientes secos poco a poco, hasta conformar una masa. Una vez contamos con la masa, se estira sobre un mesón previamente limpio de impurezas que puedan unirse a la mezcla. Empolvamos el mesón con harina para evitar que la masa se pegue. Estirar con apoyo de un uslero, y cortar las galletas con la forma deseada. Se puede repetir el proceso de la harina para evitar que la masa se adhiera al mesón conforme se va manipulando. Colocar las galletas la bandeja que irá al horno, separadas entre sí. Se deja hornear por unos 14 minutos, vigilando que no vayan a quemarse a los 10 minutos. Transcurrido el tiempo, dejar reposar las galletas en la misma bandeja por unos 5 minutos, para evitar que se derrumben al ser tan suaves. Luego traspasarlas a una rejilla donde podrán enfriarse a temperatura ambiente. Finalmente, para decorar, mezclar ½ de azúcar pulverizada con jugo de limón, hasta que obtenga una consistencia líquida y espesa. Con el uso de colorantes vegetales se le pueden dar colores distintos, con los que añadir a las formas. Una vez sobre la masa, se deja enfriar, y así se endurece. Nota: *También conocido como Mantequilla Fuente: Galletas de Jengibre simples
  21. 4 puntos
    ... y eso que rohan la defendió... no dices nada nuevo, que no te extrañe que insista en ser ella la sustituta de benedictus... vienen siglos de oscuridad para la iglesia bajo su reinado.
  22. 4 puntos
    Yo hoy estoy con la Banda Sonora de Outlander a tope :3
  23. 3 puntos
    Vannan adoraba la tranquilidad que acompañaba a la noche, el silencio y la soledad. Inspiró y llenó sus pulmones de aire mientras observaba plácidamente el jardín, apoyado en la barandilla de la terraza, en el piso superior. El viento arrastraba hacia él la dulce melodía que producían las hojas de los árboles al ser mecidas, los grillos hacían notar su presencia con sus cánticos y las luciérnagas bailaban al compás, alrededor de su hija, Eileen, que danzaba, saltaba y reía sobre la hierba. Él adoraba todos esos sonidos, le traían paz, pero la dulce risa de su hija le llenaba de felicidad. Admiró aquella estampa durante una hora, y la hubiese admirado durante el resto de la noche si la pequeña no se hubiese percatado y corrido hacia el interior de la casa para subir junto a él al balcón, en busca de historias de constelaciones remotas, olvidadas por el resto del mundo... - És una noche preciosa ¿Verdad?- Preguntó al oír los pasos descalzos acercarse, y posando con delicadeza la mano diestra sobre la cabeza de su hija una vez se hubo acercado. La brisa era suave, el cielo estaba despejado y aquella terraza era un palco privilegiado desde el cual contemplar una ópera de estrellas que brillaban en armonía. - Todas las noches con bonitas papá.- Respondió Eileen con una amplia sonrisa. - ¿Pero quién te has creído que eres para darle lecciones a tu padre?- Agachó la mirada hacia ella y deslizó los dedos hasta su cuello para hacerle cosquillas, a lo que la pequeña reaccionó con una sonora carcajada. -¡Ay, Papá!- Logró decir entre risas y encogiéndose.- ¡Para! - ¿Qué, sigues queriendo darme lecciones? ¿Eh? -Sonrió y siguió haciéndole un poco más de cosquillas. -¡Papiiii!- Rogó en una carcajada. - Está bien… está bien- Se detuvo y se arrodilló para estar a su altura, le acarició la mejilla con dulzura, usando el dorso de la mano mientras la miraba a los ojos. -Eileen, quiero que me prometas una cosa.- Algo en su mirada cambió, se tornó seria, con un deje de… temor, tal vez preocupación, y la pequeña se percató. - ¿Qué ocurre papá? - Nada, es solo que no quiero que esa sonrisa desaparezca nunca. Y para ello quiero que me prometas algo. ¿Vale? - Vale - ¿Ves esas estrellas?- Le puso una mano en el mentón y con delicadeza le dirigió la mirada hacia el cielo. - Ahá…- Asintió. - Habrá días en los que quizá llueva, truene o incluso granice.- Llevó lentamente la mano al hombro de su hija.- Habrá noches en los que el cielo quizá esté nublado, y días en los que el sol no permita que se las admire. Pero ellas siempre estarán allí... brillando, aunque nadie crea en ellas, aunque nadie sepa que están ahí… - Pero papá.-Desvió la mirada hacia él.- ¿Por qué estás…? - Quiero que sepas... - La interrumpió, buscando su mirada mientras se retiraba un anillo del dedo índice, que depositó con mimo en la palma de la mano de su hija para luego cerrarla entorno al objeto.- Que habrá momentos en los que la vida te ponga a prueba. Momentos en los que tendrás que demostrar lo fuerte y valiente que eres… y brillar aunque nadie crea en ti. Y en esos momentos, mi pequeña estrella, recuerda que pase lo que pase... La tenue luz del atardecer atravesaba la ventana por la que ella había entrado, iluminando pobremente aquél despacho situado en el segundo piso de la casa. Entrar había sido un juego de niños, la ventana ni siquiera tenía el pestillo echado, y si la información que su contacto le había proporcionado era cierta, en aquella casa encontraría los documentos con nombres y apodos de todos y cada uno de los cabezas de la mafia, a todos y cada uno de los Jefferson. Y si los planos que habían robado del ayuntamiento eran fieles, debería de haber un sótano oculto en algún lugar cerca del salón principal, construido después de que se edificara la casa. Su intuición le decía que allí encontraría lo que buscaba, y esa era una oportunidad que no podía dejar escapar, pues el juego se había convertido en una cacería que no se detendría hasta que sólo quedase el vencedor en pie, y a Eileen no le gustaba perder. Había dejado a Cassian y Morrigan vigilando en los alrededores. La casa estaba apartada e internada en el bosque, el pueblo más cercano estaba a quince minutos a pie. Por lo que si alguien más merodeaba cerca sería uno de los Jefferon o alguno de sus lacayos, ambos sabrían cómo arreglárselas para darle más tiempo. Los tres habían invertido una semana en averiguar los horarios de los integrantes de aquella casa, las rondas de los criados y cuándo quedaba vacía y desprotegida. Si todo iba conforme al plan, Eileen tenía una media hora para dar con los documentos y volver junto a Cassian y Morrigan para salir de allí. Y si algo iba mal, habían acordado que Eileen dejaría un pañuelo en la ventana de la habitación noroeste del piso superior, pues tras estudiar los planos, era la que tenía un acceso más fácil, junto a la escalera que descendía al primer piso, y la ventana era perfectamente visible desde donde ambos vigilaban el camino que conducía a la puerta de la verja que rodeaba la casa. Calculaba que llevaría alrededor de unos diez minutos en aquel despacho, y no había logrado dar con nada de interés. Había buscado en todos y cada uno de los estantes, tras cada libro, en cada armario y en los cajones de las dos mesas que había allí. Sabía que no podía perder mucho más tiempo. Abrió la puerta del despacho y se asomó al pasillo; era largo y con cuatro puertas, dos a cada extremo. Las paredes estaban pintadas de un azul cian y adornadas con varios cuadros; paisajes y algún que otro retrato, una moqueta roja y gris cubría el suelo hacia las escaleras, que se hallaban al final del mismo pasillo y las cuales no tardó en descender. Una vez llegó al piso inferior hizo memoria del plano de la casa, el salón estaba en el ala este, no muy lejos de la puerta principal; estaba cerca. Cruzó un pasillo, ignorando la hilera de puertas que lo atravesaban y fue directa hacia el salón. Una gran puerta de madera y cristales adornados por grabados dóricos separaba el salón de Eileen, la llave estaba echada pero a la elfa no le costó demasiado forzar la cerradura y adentrarse en el. Dentro del salón pudo observar varios sofás apostados junto a las paredes, las cuales estaban cubiertas por una capa de madera que terminaba a poco más de dos metros de altura, el resto de la pared estaba forrada por una especie de papel sintético que simulaba terciopelo teñido de rojo con espirales negras que subían y bajaban, varios divanes descansaban sobre una inmensa alfombra a juego con las paredes y una mesa alargada con multitud de sillas en el centro de la estancia, sobre la cual colgaba una lámpara de araña de cristal, con multitud de adornos llamativos que deformaban los rayos de luz que los atravesaban. Quince minutos. Debería de llevar algo no muy alejado de esa cifra en la casa. No quería perder más tiempo, así que se dirigió hacia la alfombra y comenzó a palpar sobre la misma hasta que encontró una irregularidad, la levantó un poco, sin tener que llegar a mover el mobiliario, y pudo contemplar como allí había una trampilla y una anilla de hierro que sobresalía. La agarró y tiró de ella con fuerza. Una vez abierta, Eileen contempló como unas largas escaleras hechas de piedra conducían a una puerta. Bingo. Descendió y tanteó la puerta, ni siquiera estaba cerrada con llave. Eso sin duda le sacó una sonrisa, pues eran uno o dos minutos más de tiempo regalado. Tras la puerta sólo había oscuridad, la tenue luz que llegaba a entrar por la puerta no alumbraba más de dos palmos lejos de esta, de modo que la elfa tuvo que recurrir a uno de sus frascos luminosos; un alga especial atrapada en un vial con agua de mar que al ser agitado desprendía una moderada cantidad de luz azulada, lo suficiente como para ver algo. Pudo ver entonces una mesa no muy lejos de su posición, el lugar era grande, podía sentirlo por cómo resonaban los ecos de sus acciones. Se acercó a la mesa y contempló libros, papeles, plumas y un tintero, todo estaba desordenado, como si alguien hubiese recogido apresuradamente todo lo que hubiese en aquel lugar. Cuando fue a echar mano de uno de esos papeles, la sala se iluminó… Una trampa. Nos han vendido. No tardó ni un segundo en empuñar sus dagas y observar alrededor; Un hombre apoyado en la pared, con un rifle a la espalda y un estoque envainado, estaba situado al lado de una especie de manivela que seguramente había accionado el sistema de iluminación por gas de aquél lugar. Eileen lo reconoció al momento; Rogers. En el pasado ya habían combatido antes. Junto a él había tres hombres más y una mujer, todos armados y con una afilada sonrisa dibujada en el rostro. La luz que ahora alumbraba el lugar confirmó las sospechas de la elfa, aquél sitio había sido limpiado por completo, había estanterías vacías, papeles tirados por todas partes, muebles volcados y documentos quemados en la chimenea que yacía al final de la alargada sala. Entonces Rogers se incorporó y comenzó a aplaudir. - Enhorabuena Eileen, parece que has encontrado que andabas buscando.-Dijo con un tono de voz cargado de sarcasmo mientras se acariciaba el bigote que adornaba su rostro. - Vete al infierno.-Ladró la elfa, señalándole con una daga.-¿También huirás esta vez? - Esta vez vengo a proponerte un trato. Los hombres y aquella mujer se acercaron lentamente a ella, que no vaciló en alzar sus armas contra ellos. - No tienes porque morir aquí.- Prosiguió Rogers.- Ríndete, ven con nosotros y mis señores tal vez consideren en perdonarte la vida por todo lo que has hecho. - No negocio con basura.-escupió y clavó la mirada en Rogers, sin perder del campo visual al resto.- Esta vez pienso acabar contigo. Rogers se rió. - Te diré lo que va a pasar Eileen. Vas a ser sensata y usar eso que tienes por cabeza, y soltar las armas, porque si no ésta habitación será tu tumba. ¿Entiendes? -Comentó con calma.- No eres más que carne y huesos, por mucho que quieras creerte invencible, sangras como todos. - No Rogers, yo te diré lo que va a pasar.- Barrió al grupo que la rodeaba con la mirada.- Caerá uno de ellos, y tú aún creerás que estás a salvo tras este muro escoria que tienes por guardaespaldas. Luego caerá otro, y entonces comenzarás a preocuparte y a preguntarte por qué no has traído más hombres.- Señaló entonces a la mujer, quién se acercaba peligrosamente a ella, tal vez intimidada por sus palabras, tal vez envalentonada, no creyéndola capaz.- Y cuando caiga el tercero… entonces será cuando tú vengas a por mi, desesperado, con solo uno de tus hombres con vida. Y cuando le de muerte a él también, oh entonces comenzará la parte divertida Rogers, porque sentirás un dolor que ningún ser humano haya experimentado antes, y lo último que verás en esta vida será mi rostro con una sonrisa placentera dibujada mientras te extirpo la vida. Rogers palideció un instante, creyendo capaz a la elfa de sus palabras, pero camufló su miedo con arrogancia y la señaló. - Matadla.- Ordenó. Eileen miró entonces a los cuatro que la rodeaban. Mi ventaja; mi agilidad, su ventaja; la superioridad numérica. Primero, cubrir parte del rostro con el pañuelo y desviar la atención. Aprovechar el entorno y los segundos iniciales para lanzar una bomba de humo; causará desconcierto y me permitirá asestar los primeros golpes y tal vez evadir algunos. El hombre de la izquierda era el más próximo, empuñaba una espada y tenía la piel castigada, unos cuantos kilos de más y los dientes amarillentos que asomaban tras su sonrisa putrefacta. Fuma, bebe y se cuida poco. Golpe en el hígado, lo dejará fuera de combate unos segundos, apenas sabrá de dónde viene el golpe. Arma larga, me dará tiempo a evitar su ataque cuando se recupere. Desvío entonces la mirada hacia el que había al lado de él, era fuerte, alto y empuñaba una daga. Golpe en la entrepierna para hacer que se incline, luego una puñalada en la garganta. Es posible que reciba un tajo de su parte mientras me encargo del primero. Apretar los dientes y soportar el dolor si se da el caso. Miró entonces a la mujer, a su derecha, era baja, delgada y con armadura de cuero, experimentada a simple vista en el combate cuerpo a cuerpo, o al menos había venido preparada. Empuñaba una espada en la mano izquierda y una pistola en la diestra. De mi altura, no podré evitar el disparo, darle la espalda y agachar la cabeza mientras me encargo del segundo. Previsión del impacto: En el hombro derecho. Incapacidad para usar el brazo con agilidad, lanzarle la daga con la zurda al cuello antes de que se acerque con la espada. Rogers entraría después en acción, Eileen lo sabía, estudió entonces al cuarto hombre. Tenía estatura media, estaba algo más alejado que el resto, sería el último en atacar, una espada en cada mano y un jubón de cuero desgastado por el costado. Rogers disparará el rifle primero, un solo tiro, no podrá recargar. Previsión del impacto: En el torso. La armadura mitigará parte del impacto, el humo no le permitirá ser preciso y no será mortal, la bala quedará alojada dentro. Luego usar la diestra para clavar la daga en el costado del hombre, aprovechando el desgaste de la armadura, retorcerla e impedir que pueda usar las espadas, será doloroso pero eficaz, soportaré el dolor. Es posible que reciba un corte por parte de su diestra en el proceso. Cuando Rogers se acerque, echarle el cuerpo de hombre encima para desequilibrarlo, luego saltar hacia él e impedirle usar su espada, tratará de contraatacar con su mano libre, aprovechar el movimiento de su brazo para hundir la daga en su axila, luego acometer contra el cuello y buscar la muerte antes de que mis heridas pasen factura. - Juguemos…- Respondió Eileen. Hacía diez minutos que Eileen había partido hacia la casa, no había ocurrido nada digno de mención. Cassian permanecía sentado sobre la rama de un árbol, con la pierna izquierda colgando y siendo balanceada de vez en cuando. El bosque era frondoso pero los árboles eran altos, proporcionaban una buena perspectiva de la zona. Miró hacia la ventana por instinto, comprobando si Eileen había dado alguna señal. Es muy pronto, dale tiempo. La casa era grande, y la verja que la rodeaba cubría gran parte del terreno y los perros guardianes roían ahora los huesos de un par de filetes que “casualmente” habían caído en la parcela, dando vía libre a la elfa para que se colase. El cántico de los insectos típicos del verano se le hacía insoportable, y el calor del lugar le hacía sudar. - ¿A quién se le ocurrió inventar esta estación?.-Gruñó. Morrigan alzó la vista, se encontraba apoyada de espaldas al tronco del mismo árbol, ataviada con ropa de manga larga y armadura de cuero, a Cassian le entraba dolor de cabeza solo de verla.. - ¿Es que acaso te va a derrotar un poco de calor, Cass?- Respondió divertida. - ¿No podemos simplemente alejar el sol unos pocos de cuantos de miles de millones de kilómetros y librarnos de esta tortura infernal? - No será para tanto… - Lo dice la bruja que ni siente ni padece…-Espetó mientras miraba al frente, como si Morrigan estuviese delante. Era bien sabido por todos que Morrigan era un misterio, pues no mostraba el más mínimo signo de dolor frente a cualquier herida, ni siquiera parecía perturbarle el frío o el calor. - Cassian deberías de estar vigilando mientras tu chica se juega el cuello ahí dentro. ¿Qué le dirás si se cuelan enemigos?.-Dijo mientras jugueteaba con su bastón.- ¿Que estabas demasiado ocupado quejándote del calor? - Pues si. - No tienes remedio… - ¿Has mirado la ventana? - Si. - Cass… Cassian rodó los ojos y echó un vistazo hacia la ventana. - Ahora si.- Respondió mientras se abanicaba con la mano. Morrigan se llevó una mano hacia la parte interna de su cazadora y extrajo su reloj de bolsillo, observando el tiempo. - Lleva poco más de quince minutos ahí dentro.- Indicó. - Al menos ella está resguardada de este calor infernal. - Cassian, ¿puedes recordarme por qué Eileen no te ha abierto en canal aún? - Porque soy irresistible. Morrigan blanqueó los ojos. Cassian confiaba plenamente en Eileen, y pese a ello en el fondo sentía miedo, pero era demasiado orgulloso como para mostrarlo. Siempre camuflaba toda debilidad con algo de humor y sarcasmo, el mundo ya era un lugar muy oscuro como para andar muriéndose por las esquinas. Los días previos a la operación había estado investigando con Eileen, juntando piezas de un puzle demasiado grande como para comprenderlo sin estudiarlo previamente, pero esas piezas les habían guiado hacia aquella casa. Un contacto les había informado de movimiento entre los dirigentes de la mafia, corrían rumores de una reunión entre los peces más gordos de la misma, y eso significaba que tendrían una lista con nombres o apodos y códigos para verificar la identidad de cada uno de ellos y de sus contactos o invitados. Era una oportunidad demasiado suculenta como para dejarla pasar. Dar con los primeros detalles había sido una tarea difícil, los Jefferson eran muy meticulosos con la información que movían, y para ello siempre la cifraban, particionaban o enviaban mediante cuervos entrenados. La opción de capturar uno de esos cuervos había sido descartada desde un inicio, demasiado costosa y llevaría mucho tiempo. Descifrar la información era tarea imposible, no estaban seguros pero se hacían a la idea de que únicamente los altos mandos de la mafia tenían el código necesario para llevar a cabo tal tarea, que para cualquier otra persona sería prácticamente imposible. Por lo tanto, la opción de conseguir un fragmento de información y a raíz de ahí tratar de tirar del hilo era la más segura. Si bien es cierto que capturar a uno de sus mensajeros fue complicado, el hecho de que la información fuese meramente verbal, y no contase con ningún tipo de nota o carta fue totalmente desconcertante. El cómo validaban si la información era legítima o no, no lo sabían. Tras capturarlo con éxito, llevaron al mensajero a lo alto de un faro, bajo el manto de la noche. Y allí lo interrogaron, mientras Cassian lo sostenía por un pie, siendo su mano y su resistencia física lo único que se interponía entre aquél hombre y una muerte segura; un acantilado de afiladas rocas donde las olas rompían y rugían con fiereza, ansiosas de engullir la vida del muchacho. - No te lo repetiré, chico.- Había dicho Cassian.- Danos la información y antes de que amanezca estarás de nuevo en el calor de tu hogar. De lo contrario las rocas de ahí abajo y tú tendréis un desafortunado encuentro. - P-por favor, os lo ruego.- Había suplicado.- S-si digo algo ellos… matarán a mi familia. Mis hijos no tienen madre. N-no saben valerse por sí mismos son muy pequeños aún, este es el único modo que tengo de mantenerlos. - En ese caso no tardarán en reunirse contigo.-Lo hizo balancear, moviendo el brazo despacio. El hombre había sollozado entonces, había llorado y suplicado durante largos y preciados minutos. - ¿Cuánto crees que le aguantará el brazo?.- Había dicho Eileen, que se encontraba apoyada contra la cúpula de cristal que coronaba del edificio.- Calculo que te quedan alrededor de cinco minutos de vida. Cinco minutos en los que lo que digas puede decidir el futuro de tus mocosos. Finalmente el hombre se rindió y se quebró, y entre lágrimas que descendían por su frente habló: - S-solo me dijeron un lugar, una casa donde se me darían más instrucciones. - ¿Qué casa? -Había ladrado Cassian antes de agitarlo con violencia. - ¡La casa Glotter! -Sollozó.- ¡La casa Glotter santo cielo, no me matéis por favor! El silencio se apoderó entonces de ambos, siendo los llantos y gritos del hombre lo único que interrumpía la fiereza con la que las olas reclamaban su vida para arrastrarla a las profundidades. La casa Glotter no estaba lejos de allí, hasta dónde sabían era una casa de una familia noble de humanos que nunca habían llamado demasiado la atención, dueños de varios negocios poco llamativos, entre ellos varias panaderías, floristerías y demás. - Por favor dejadme ir, os lo suplico. Es todo cuanto sé.- Había rogado entonces el hombre, cuya cabeza ya se encontraba roja de haber permanecido largo tiempo boca abajo. Las miradas de la pareja se cruzaron entonces, en un debate silencioso sobre lo que acontecería allí en ese momento. Pues ambos sabían que dejar a aquel hombre con vida sería un peligro, no podían haber cabos sueltos. Cassian lo sabía, en el fondo era algo que despreciaba hacer. Él sabía que aquél hombre no tenía culpa de nada, no era más que un simple peón en un tablero que no alcanzaba a comprender, y lamentablemente sus hijos iban a pagar también las consecuencias de un juego al que no habían sido invitados. La mirada de Eileen era clara; El hombre debía morir. Y Cassian asintió. - Como gustes…- Respondió Cassian tras un pesado suspiro, cumpliendo con la orden del hombre antes de soltar su pie.- Te dejaré ir…- Al precipitarse al vacío, sus gritos y sus voces tan solo fueron audibles unos pocos segundos, hasta que quedar silenciadas por las afiladas rocas - ¿Cass…? - La voz de Morrigan lo despertó de su letargo.- ¿Cassian? Agitó el rostro y pestañeó varias veces, volviendo en sí. - ¿Qué? - Miró hacia abajo, buscando a Mor con la mirada- ¿Qué pasa? - Problemas… - ¿Pro… blemas? - Cassian frució el ceño y dirigió la mirada hacia la ventana; no había nada. Pero entonces algo captó su atención, la chimenea echaba humo. Mierda Bajó de un salto y dejó escapar una maldición. - No ha entrado nadie, no debería de haber nadie dentro.- Miró entonces a Morrigan, consternado.- L-la reunión no es hasta dentro de dos días. Hemos estudiado todos los horarios desde hace hace una semana. - Pues nos han tendido una trampa.- Afirmó, temiendose lo peor para la elfa que llevaba poco más de media hora en el interior de la casa. Ambos echaron a correr. Cassian se adelantó y saltó la verja. Los perros, cansados de roer huesos gruñeron y ladraron en carrera hacia él. Morrigan no tardó en superar el obstáculo pese a su cojera. - ¡Ve por ella, yo me ocupo de los chuchos! - Gritó Morrigan blandiendo su bastón y desencajando de un golpe la mandíbula de uno de los canes que saltaba dispuesto a atraparla. - ¡Corre! La respiración de Cassian se había disparado, le costaba pensar con claridad. ¿Qué había pasado para que Eileen tuviese que alertarlos de ese modo? Fuera lo que fuera, no podía ser nada bueno. Aguanta. Aguanta. Aguanta… Embistió con su cuerpo la puerta principal del lugar, quebrando parte de la madera y rompiendo la cristalera que la adornaba. Lo volvió a intentar dos, tres veces, hasta que finalmente la puerta cedió y pudo entrar. Miró hacia todas partes, buscando entre las hileras de puertas hasta que dio con la que había dejado Eileen abierta para entrar al salón. No escuchaba nada, ni ruidos de armas, ni gritos, nada salvo los gruñidos y quejidos de los perros en el jardín. Una vez en el salón principal sus ojos bailaron por todo el lugar, observando el resto de puertas, las paredes, los muebles, la alfombra y la trampilla que había quedado al descubierto. No dudó ni un instante en empuñar una espada y una pistola y bajar corriendo los escalones que conducían a ese sótano. Lo que allí encontró le heló la sangre. El suelo y las paredes estaban teñidos de rojo carmesí, y el aire parecía cargado, sucio, causandole tos y un leve picor en los ojos. A sus pies yacía un hombre no muy alto y con sobrepeso, con cuchillo atravesándole la boca. Apenas a un metro de él yacía un segundo hombre más alto con un corte profundo en el pecho y el cuello abierto en canal, a su lado una mujer con otra daga incrustada en el cuello; tenía ambas manos sobre la misma, como si hubiese intentado retirarla escasos segundos antes de morir. Y algo más alejados se encontraban dos cuerpos más con varias heridas mortales. Cassian contuvo la respiración cuando reconoció a Rogers; su cara era de pavor, tenía la mandíbula desencajada, los ojos en blanco y sangre por todo su torso, habiendo emanado de una herida amplia en su cuello. No tardó en desviar más la mirada y encontrar un rastro de sangre que se dirigía hacia la chimenea en funcionamiento. Entonces la vio, y el mundo entero se le vino abajo. -¡Eileen! - Gritó desesperado mientras corría a través de aquella masacre. El cuerpo de su amada se encontraba lleno de sangre; había sufrido numerosas heridas. Una vez la tuvo entre sus brazos pudo comprobar que no tenía pulso, pero aún estaba caliente. Morrigan entró en ese momento, deteniéndose un instante al ver aquel caos. Más cuando sus ojos alcanzaron a Cassian con Eileen entre sus brazos se acercó. Cassian seguía gritando, zarandeando el cuerpo de la elfa, tratando de arrebatarsela a la muerte, quien la reclamaba con ahínco. - C-cassian…- Musitó y colocó con precaución su mano enguantada sobre el hombro del chico. - No tiene pulso.- Alcanzó a decir entre sollozos, mientras la acunaba en sus brazos.- Pero no voy a dejar que se vaya tan fácilmente…- Gruñó entonces, apretando los dientes y dejando el cuerpo de Eileen en el suelo.- No me va a abandonar…- Negó para sí.- No así.- Masculló antes de colocar las palmas de las manos sobre el pecho de la elfa y comenzar a hacerle un masaje cardíaco. Primero despacio, sin efecto. Y a medida que pasaban los segundos aumentaba la fuerza y la frecuencia de los mismos, parando únicamente para soplar en su boca e inflarle los pulmones cada poco rato. Morrigan cierro los ojos, reprimiendo una mueca y apretó con más fuerza la mano sobre el hombro del chico. - Cassian…- Negó despacio, creyéndola por perdida. - ¡Y una mierda! - Ladró, interrumpiéndola y apartando la mano del hombro.- ¡Vamos cabrona egoísta, sé que me estás escuchando! - Colocó una mano extendida sobre el esternón de la chica y dio un fuerte golpe con el puño cerrado sobre la mano.- ¡Vamos! - Lo repitió de nuevo, sin éxito, y siguió hasta que finalmente Morrigan se arrodilló y lo abrazó por detrás, en silencio. No pudo evitar entonces romper a llorar, abrazándose al cuerpo de Eileen. No había nada que hacer. Sentía frío, mucho frío. No sabía dónde estaba, todo era oscuro. Palpó el suelo, creyendo estar ciega y se puso en pie como pudo. Tardó varios segundos en reaccionar y llevarse de forma apresurada las manos al cuerpo; no tenía heridas. Ni siquiera oía sisear las voces que ocupaban su cabeza. Su respiración era irregular, errática, y era el único sonido audible en aquel lugar. Sonido que era devuelto a ella en forma de eco. Sentía miedo, terror, un pánico que jamás antes había experimentado. ¿Qué era ese lugar? ¿Qué había ocurrido? Hacía apenas unos instantes se encontraba en el frenesí de la batalla, y poco después recordaba haberse arrastrado por el suelo, gritando de dolor y con el sabor metálico de la sangre colmando su boca. Instantes que se sentían años, siglos, eones… ¿Cuánto tiempo llevaba ahí? Las dudas no hacían más que acumularse y no había nada que suscitase respuesta alguna; solo… vacío, oscuridad. Vagó durante un tiempo que no fue capaz de contabilizar, sin rumbo, simplemente caminaba hacia algún lugar en aquel infinito mar negro en el que se encontraba. Y finalmente se derrumbó, cayó sobre sus rodillas y rompió a llorar; desesperada; sola; perdida. Más en mitad de aquella desesperación, de entre la nada y el todo, de entre la oscura estancia infinita emergió una luz, tenue pero brillante. Y atraída como una polilla a una luna lejana Eileen la siguió hasta que finalmente ésta tomó forma… - ¿P-papá? - Preguntó, perpleja, creyendo ser víctima de algún juego macabro. - Hola mi pequeña estrella…- Murmuró Vannan con ternura, alzando una mano para acariciar las mejillas húmedas de la chiquilla. Ella sintió la calidez de esa caricia, la suavidad del tacto e infinitud de recuerdos inundaron su mente, recuerdos felices que se alojaban en lo más profundo de su memoria. - ¿Dónde estamos, qué es este lugar? - Alcanzó a preguntar.- ¿Estoy muerta…? Vannan la tranquilizó entonces, arrullandola entre sus brazos y colmandola de calor. - Todavía no…- Susurró, manteniendo un tono calmo, relajante y sereno. - ¿Todavía? -El miedo se apoderó de ella en ese instante.- E-entonces… ¿me estoy muriendo? - Sollozó, escondiendo el rostro bajo ese abrazo protector que hacía años que no sentía. Vannan apretó los labios durante unos segundos y asintió. - Si, mi pequeña. - He fracasado… os he fallado. Lo siento. - No… - La liberó del abrazo y la tomó entonces de los hombros, con delicadeza, cruzando miradas con ella.- No has fracasado, mi vida… Estoy orgulloso de tí, de la mujer en la que te has convertido. Eileen rompió a llorar y buscó de nuevo los brazos de su padre. - Te he echado de menos. - Y yo a ti estrellita… - La acogió de nuevo entre sus brazos y depositó un beso en su cabeza.- ...y yo a ti. Eileen se tomó un tiempo antes de terminar el abrazo. Y una vez lo hizo, observó a su padre. - ¿Y ahora qué? .- Se secó las lágrimas que aún se deslizaban por sus mejillas.- ¿Q-qué se supone que he de ocurrir? - Lo que ocurra ahora dependerá de tí. - ¿De mí? - Te estás muriendo… pero tu brillo aún no ha desaparecido, mi pequeña estrella.- Le acarició la mejilla con el dorso de su mano.- De ti dependerá que tu luz henchida deslumbre al mundo entero… o se extinga para siempre... - P-pero… quiero estar contigo papá… -Se mordió el labio y agachó la mirada, que amenazaba con nublarse de lágrimas una vez más. - Yo no me iré de aquí, estrellita. Te esperaré siempre. -Deslizó una de sus manos hasta el mentón de su hija y lo hizo alzarse para poder mirarla a los ojos.- ¿Recuerdas lo que te dije aquella noche, la promesa que me hiciste?- Sonrió con ternura.- Habrá momentos en los que la vida te ponga a prueba.- Acentuó su sonrisa mientras pronunciaba esas palabras como un día hubo hecho.- Momentos en los que tendrás que demostrar lo fuerte y valiente que eres… y brillar aunque nadie crea en ti. Y en esos momentos, mi pequeña estrella, recuerda que pase lo que pase... - Que pase lo que pase.- Reunió fuerzas para no quebrarse y dirigió la mirada hacia el anillo que llevaba puesto. Cuya gema, por algún extraño motivo había comenzado a brillar de forma tenue pero creciente.- Y esté donde esté… tú siempre estarás velando por mí… brillando con la fuerza de mil lunas. Vannan sonrío entonces, feliz. - Hay alguien que aún te necesita.- Musitó. - Cassian… - Eileen abrió con fuerza los ojos, apenas recordaba nada más allá de la negrura que se había cernido sobre ella. - Vuelve, Eileen. - La tomó de ambas manos y las apretó con delicadeza.- Vuelve y brilla… brilla por mi. El gesto no tardó en tornarse en abrazo, y Eileen se aferró a él con fuerza, como si así pudiese llevárselo de vuelta con ella. Parte de ella no quería abandonarlo, no quería irse. Allí no había voces siseando en su cabeza, no había dolor. Quizá la inocencia de la niña que un día fue hubiese optado por quedarse en aquel lugar, ajena al mundo. Sin embargo, la mujer que era hoy no podía abandonar a Cassian, no así. Ambos tenían un papel que cumplir, no podía tirarlo todo por la borda... aunque le hubiese gustado poder renunciar a todo, no era el momento, su hora aún no había llegado. - Te quiero papá… te quiero mucho. - Y yo a ti, mi pequeña estrella. No lo olvides nunca. Eileen cerró los ojos con fuerza, reprimiendo las lágrimas que luchaban por salir mientras le abrazaba. Pudo sentir entonces un gran dolor en su cuerpo. El frío se había desvanecido. Casi podría oír murmullos a lo lejos, sonidos apenas audibles que poco a poco cobraban forma y tono. Pudo llegar a reconocer la voz. Cassian… Su cabeza giraba como si se encontrase en una espiral sin fin y la condujese hacia las profundidades de la tierra misma. No se atrevía a abrir los ojos aún, seguía sintiendo el abrazo de su padre, su calor, su presencia… pero sin embargo el olor no era el suyo. En ese entonces abrió los ojos y pudo ver a Cassian, estaba llorando, y Morrigan le abrazaba. - ¿Q-quién ha estado bailando sobre mi pecho?- Alcanzó a decir con la voz ronca, apagada y débil. Ambos abrieron en ese instante los ojos con fuerza, y la sorpresa invadió sus rostros. -¿¡Eileen!? - Exclamaron prácticamente al unísono, incrédulos. - Eso creo… -Torció el gesto y apretó los dientes, sentía un dolor intenso e indescriptible en todo su cuerpo a causa de las heridas provocadas y las acciones de Cassian. Aún así pudo alcanzar a ver como algunas habían sido tapadas con trozos de tela empapados ahora en sangre. - Eres… eres… -Cassian negó y se mordió el labio con fuerza, tanta que casi parecía que se lo iba a arrancar- No vuelvas a hacerme esto. Nunca.- Más que una reprimenda sonaba como una súplica. - Yo también me alegro de verte.- Masculló, dolorida.- Espera…- Afiló la mirada y los observó a ambos.- ¿Alguno me ha llamado cabrona egoísta? Morrigan no pudo evitar sonreír una pizca y señalar a Cassian desde su espalda. - Eso es lo de menos.- Respondió él, con una leve risa nerviosa mientras comprobaba y ajustaba las telas que le cubrían las heridas.- Hay que vendar las heridas en condiciones y llevarte a algún lugar seguro. A lo que Eileen no puso pega alguna. Descendió la mirada un instante y se observó el anillo de su padre. Casi pareciera en ese momento que un último brillo, fugaz, abandonaba la gema engarzada a el. - Llevadme a casa…-Dijo entonces.
  24. 3 puntos
    Buenas a todos, Ya llevaba bastante tiempo desaparecido de este lugar, por falta de tiempo me vi logueando cada vez menos, hasta el día que dejé de entrar. sin embargo hace poco comenzó a picarme el bichito nuevamente, y ahora que dispongo de algo de tiempo extra (no mucho la verdad XD) es que decido volver a pasarme por acá. dado mi poco tiempo disponible, dejaré a los que fueron mis main pj de lado para centrarme en algo más sencillo y liviano de llevar (lo que básicamente se traduce en revivir a uno de mis pjs menos avanzado y llevarlo leeeeeeentamente xD) Espero verlos pronto on rol y que tengan buena tarde.
  25. 3 puntos
    Utilizando una mecanocámara recombulada de última generación capaz de ver el universo paralelo off-rol un agente secreto consiguió captar este momento inédito de Lyriah matando al pobre enano por ser bajito. Se ruega discreción y se advierte de que este contenido puede herir las sensibilidades de algunos, donde se puede observar a un pilar de la comunidad cometiendo un acto atroz y violento. Tras los acontecimientos Lyriah publicó una extraña declaración alegando que estaba en combate y por eso lo mató. ¿Pero qué opina el público del daily cuchicheo? https://clips.twitch.tv/CrazySassyDragonOSkomodo (Es un clip de Twitch del canal de Natea)
  26. 2 puntos
  27. 2 puntos
    Uffff... está muy bien Tali, pero dudo que pueda crear algo que supere mi actual avatar. Atentamente: alguien sin criterio. PD: Está muy chulo
  28. 2 puntos
    Con esto mientras ando frente a la PC pasando datos a un smartphone nuevo, haciendo configuraciones varias al mismo y, quizás, bajo riesgo de que toque algo que no deba.
  29. 2 puntos
    Recetas de cocina Por Farlen Indice Dulces Bebestibles Salados Pastelito dulce Melocotones dulce en rodajas Galletas de Jengibre Pastel de Chocolate Helado de mango Pastel de melocotón Pastel de miel Tarta de calabaza Tartaletas de baya de cuervo Perrunilla de Chocolate Cerveza Licor de las tierras altas Licor de frutas Bebedizo de fuego estelar Kungaloosh Ponche de huevo del Festival de Invierno} Té de cardo Té de cebada tostada Té helado isla sur Té con perlas de tapioca Carne de lobo especiada Chuleta de oso Cangrejo sazonado Fritura de pescado Almejas picantes a la Goblin Almeja gigante a las brazas Basilisco ennegrecido Calamares Ígneos Cecina de venado Creps de calamares Esturión con mantequilla Pastel de cangrejo Salmón al horno Serpiente crujiente Sopa de aleta de Murloc Offrol: Las siguientes recetas serán tanto reales como adaptadas a la ambientación del juego (Posiblemente con carnes que podrían considerarse un asco -como gusanos... ugh- pero es la idea de esto. Iré actualizando la lista a medida que se me vayan ocurriendo más cosas. De momento esto irá actualizandose a medida que tenga el tiempo para ir exponiendo cada uno! Bon appetit~
  30. 2 puntos
    xDDDDDDD Serás penky jajajaja Enviat des del meu LG-H870 usant Tapatalk
  31. 2 puntos
    De repente uno se encuentra cosas chulas estando de ocioso en YouTube y ahora no me puedo sacar esto de la cabeza en esta mañana...
  32. 2 puntos
  33. 2 puntos
    Cangrejo sazonado Ingredientes Cangrejos hervidos 1 atados de perejil 1 cebolla blanca 6 dientes de ajo Orégano y comino Sal a gusto 200 gr de comino 2 botellas de cerveza 4 litros de agua Preparación Idealmente; cortar cebolla en vertical, quitándole el centro (O quedará demasiado intenso el sabor de la cebolla) por igual, cortar el ajo en cuadrados pequeñitos. En una olla grande hervir el agua con la cebolla, el ajo, sal, orégano y comino, hierba y perejil. Agregamos los cangrejos, lavados con la caparazón intacta. Cerrar la olla, y dejar hervir por 15 minutos, luego añadir la cerveza, para continuar el proceso de cocción por 5 minutos más. Por último, dejar reposar el cangrejo por 5 minutos en el agua hervida. Extraer el cangrejo con pinzas, para luego servir. Se puede servir junto a verduras cocidas (Como espárragos, vaina verde, etc) Fuente: Cinco formas de preparar y disfrutar cangrejos
  34. 2 puntos
    Asado de lobo especiado Nota personal: La mejor carne es la que se trata con tiempo y paciencia. Sino se corre el riesgo que quede dura. Ingredientes: Las medidas dependerán de la cantidad de carne que se desea asar. Carne de lobo Marinado: Jugo de limón, naranja, cerveza Ajo Cebolla Sal Especias: Pimienta Comino Eneldo Orégano Romero Tomillo Preparación Dentro de una amplia olla se mezclan los ingredientes del marinado, dejando reposar dentro la carne para que se ablande con los jugos, por lo menos por 1 hora o 45 minutos. Esto dejará la carne tierna y húmeda, para proceder a su cocción. Una vez acabado su tiempo, masajearlo con sal gruesa de mar, con las manos limpias. De lo posible cubriéndolo en ambos lados. En un cueco seco, mezclar los condimentos, secos, cubriendo con una capa verdosa oscura la carne húmeda por la marinada, creando cortes poco profundos para que estos se mezclen del todo entre la carne roja. El asado: Se entiende como una técnica de cocción en la que el alimento se cuece por la acción directa del fuego o las brasas a través del aire caliente. Para la temperatura se puede utilizar carbón o madera. Cualquier carne que se someta a este método debe contar con 2cm de grosor mínimo. Una vez controlado el fuego y alta su temperatura, se deja la carne a una distancia que no toque las llamas, sino tenga contacto directo con el aire caliente que sale de la misma. Puede utilizarse una rejilla de acero, también conocida como parrilla en algunas regiones de Azeroth. Los términos dependerá de quien consume la carne, entre más cocido más dureza tendrá, o a termino medio, con la carne rosa en su centro. La crudeza es netamente cuestión de gustos. Para comprobarlo, solo se debe realizar un corte en un extremo de la carne, que posea el mismo grosor que el resto, abriéndolo con ayuda de pinchos de acero. Es necesario evitar el contacto directo, dada la temperatura con la que se trabaja. Servir con acompañamiento de verduras a gusto. Fuentes: Carne asada fácil de preparar, Aprende a usar los condimentos que dan sabor a la cocina
  35. 2 puntos
    Melocotón dulce en rodajas Ingredientes 1kg de melocotones 500gr de azúcar 1lt de agua Preparación Pelar los melocotones, cortarlos por la mitad, en vertical, considerando su forma, quitándoles el cuesco o semilla del centro. Ponerlos en una olla aparte. Calentar el agua con el azúcar en una olla hasta que hierva. Verter la mezcla en la olla que tiene los melocotones cortados y limpios, dejándolo reposar 3 horas. Luego, retirar la fruta dulce del agua dulce, dejándolos reposar en frascos de vidrio. Mantener el agua dulce a fuego nuevamente, hasta que hierva, así conservando el sabor y dulzor del melocotón y el azúcar, dejar hervir 3 minutos. Después, verter sobre los melocotones dentro del frasco y cerrar. El baño maría consiste en cometer a temperatura indirecta el frasco, en este caso, en una olla con agua, se acomoda el frasco y se somete a hervir por 30 minutos. Para evitar que este se rompa, acomodar un paño en el fondo, antes de acomodar el frasco. Una vez acabado, esperar a que se enfríe el tiempo necesario sin abrir el frasco. Una vez frío abrir y servir. El almíbar conserva la fruta más tiempo, otorgándole también dulzor y una textura más blanda. Es idóneo como postre. Fuente: Melocotón en almíbar
  36. 2 puntos
    Pastelitos dulces Ingredientes Harina de trigo 500gr y un poco más para amasar Grasa animal (En algunas regiones se le conoce como manteca) 200gr Agua una taza Una pizca de sal Materia grasa para fritura honda (Puede usarse una olla o sarten hondo) Dulce a elección (batata dulce, membrillo, dulce de leche) 500gr Preparación Antes de cualquier mezcla distribuir los ingredientes por partes. Cortar la manteca (Grasa animal) en cubos para una mejor mezcla, tan solo 150gr. Mezclando la pizca de sal con el agua para entibiar en una olla, hasta que la sal se diluya totalmente. En un cuenco, colocar la harina, previamente colada para quitar posibles grumos, añadiendo también la grasa en cubos. Unir con las manos desnudas y limpias, hasta lograr que quede granulado. De a poco, ir agregando las cucharadas de la mezcla de agua salada, hasta lograr una masa suave que no se pegue en los dedos. Sobre una superficie de madera o mármol, estirar la masa con ayuda de un uslero o palote, pintándola luego con 50gr de grasa animal derretida. Espolvorear con harina y doblarla en tres, el tercio izquierdo sobre el tercio central y el tercio derecho también sobre el tercio central. Girar la masa de manera que los bordes abiertos queden hacia los costados. Dejar reposar y que enfríe unos 30 minutos. Estirar la masa y cortar en cuadros. Colocar una cucharadita de relleno y repasar el borde con el dedo humedecido con agua. Cubrir con otro cuadrado, teniendo en cuenta que las puntas no deben coincidir. Apretar las cuatro puntas. Dejar reposar 30 minutos, esencialmente en clima frío. Calentar materia grasa, puede ser aceite de girasol o trigo, y freír los pastelitos hasta que se doren. Comprobar la temperatura esencial dejando caer con sumo cuidado en el aceite. Cuando se cubre de burbujas y sube, es porque la temperatura es idónea. Una vez dorados, extraer con ayuda de una espumadera. Cubrirlos en azúcar o almíbar espeso. Una vez frío, servir. Fuente: Pastelitos, la receta más dulce
  37. 1 puntos
    Índice I Introducción - Llamas liberadas II El Chico de las Flores III Noche de Estrellas IV Una Luz en la Oscuridad
  38. 1 puntos
    Bienvenido de nuevo por estos lares @rausten
  39. 1 puntos
    Está genial volverte a ver por aquí, rausten n.n Ya nos iremos hablando, besines hermoso! Enviat des del meu LG-H870 usant Tapatalk
  40. 1 puntos
  41. 1 puntos
    La canción que me he puesto nada más salir por la puerta de la empresa sabiendo que hasta septiembre no vuelvo:
  42. 1 puntos
  43. 1 puntos
    Quiero... QUIERO....YO QUERER. xDDD capaz si haces un tutorial de como hacer esas cosas me lo veo y trasteo, a mí esas cosas me encantan. ¡Genial trabajo!
  44. 1 puntos
  45. 1 puntos
    Cada día estoy más enganchado a este culebrón.... ¡dadme más de esta mierda!
This leaderboard is set to Madrid/GMT+02:00

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.