Jump to content

Liga del Foro


Contenido Popular

Mostrando el contenido más gustado desde 16/04/18 en todas las areas

  1. 10 puntos
    ¡Hola pipol! Bueno, gracias al esfuerzo de mi primo @Dabo para arreglarme la PC y a su hermano y mi otro primo @Alí por prestarnos su laptop para el trabajo, hemos podido... bueno, eso... arreglarme la PC . Y pos eso, estoy terminando de volver a bajar el WoW, por lo que si todo sale bien (y el [email protected]#&* Internet no la juega), puede que mañana esté de vuelta in-game
  2. 8 puntos
  3. 7 puntos
    `Buenas ! He venido recomendado por Bastián y bueno, adoro el rol en WoW. Sobretodo todo el que tenga que ver con los elfos. Qué decir de mi, pues mi ruta por el rol pues no ha sido muy larga, pero de dónde vengo nunca me llevé una buena impresión. Así que aquí estoy dispuesto a rolear siempre ♥
  4. 6 puntos
    Índice I: Ficha de Personaje II: Trasfondo: Al Filo de la Venganza III: Familia Grimstone IV: Inventario de Batalla V: Herrería Grimstone VI: Establos Grimstone VII: Economía General
  5. 6 puntos
    ¡Cuatro lobos se echan sobre la guardia y Lyon con las fauces bien abiertas! Mientras tanto, Gwen y Runa... @Tali_Zorah_N7 @Galdoreth @Ethan @Astrea @Zyan
  6. 6 puntos
    @Reapgrawr : "Necesito a un tio bajito que me cante esto. Uno como Runa" Runa says: No quiero verte tan triste, Evan Anda, sonríe por mí Eres la envidia de todos, Evan Se cambiarían por ti Los niños te admiran con mucho fervor Tú eres su inspiración Todas las chicas imploran tu amor Fácil es suponer el por qué *Runa se sube a la mesa* El más vivo es Evan, el más pillo es Evan Tiene el cuello más fuerte que un toro Evan Y no hay otro más macho en el pueblo Nuestro modelo y patrón Tú pregunta a Griswold y Damrod Te dirán enseguida quién es el mejor Ahí dejo la idea @Ethan, hagamos un musical sobre Evan * -* (Inspirado por @Tali_Zorah_N7)
  7. 5 puntos
    Esta historia de amor supera Titanic (?)
  8. 5 puntos
    Portalito a Ventormenta: @Kherion @Altonato @Armandox @Insane @Lyonwarrior @Sacro
  9. 5 puntos
    @Kherion Esta es la trampa definitiva para atrapar a Alessandra ( @Natea )
  10. 5 puntos
    Para torturar la esperanza de @Lyonwarrior necesitas... un trozo de pizza ¡y brócoli! @Nymleth @Starlight @Sacro
  11. 5 puntos
    Esta es Lyriah pegandoos a todos discursos de positividad en Rasganorte, despues de que la mitad haya sufrido pesadillas con ganas de tirarse por un puente xDDD @Insane @Kherion @Sacro @Lyonwarrior @Altonato @Mordred @Armandox
  12. 5 puntos
    He visto el futuro, @NateaLa pasaremos mal en el viaje hacia las Colinas Pardas... No tenemos caballos, o carneros, quizás debamos improvisar con lo que más se le parezca... Disimuladamente mira de reojo a @Insane Si me entiendes, claro.
  13. 5 puntos
  14. 5 puntos
    Cuando navegas por google y te encuentras a Dunnabar Hembra @Ethan
  15. 4 puntos
    Feliç Sant Jordi a tots :3
  16. 4 puntos
    —OLIVER, OLIVER, ¿NOS CUENTAS UN CUENTO? —Bueeeeeeeeeeeeeno... sentaos todos. @DanielBunbury @MoonlessCry @IDwarf @SBCrowley @Alphalari
  17. 4 puntos
    No hace falta decir nada, ni dar razones. Sólo... gócenlo.
  18. 4 puntos
    Arthas en lengua Ents significa Putoooooooooooooooo!!!
  19. 4 puntos
    Hoy he editado la ficha de Ruthie por última vez y ya tengo que editarla otra más. ¡Me acaban de ascender a bronce y sé que es poca cosa, pero a mí me hace toda la ilusión del mundo! \^-^/
  20. 4 puntos
    Cada vez que Ruthie (edit: o cualquier persona (?)) dice cualquier cosa: #LosMemesDeMoonless (?) @Añ[email protected]
  21. 4 puntos
    Buenas Blue. Es la posibildiad 2 Sin embargo como bien dices los Pjs magos solo tienen una escuela inicial y luego una segunda, la priemra se consigue en plata y la segunda en oro. Por tanto solo puedes poner puntos en una escuela que hallas desbloqueado. Si por ejemplo eres plata y eliges conjuracion piromantica, unicamente podras poner puntos en Hechizos Ofensivos Piromancia. Comenzado a desarrollarte en esa via, te en cuenta que si bien nada mas llegar a plata obtienes la totalidad de puntos que te corresponden por division, los hechizos con los que inicies seran basicos en la escuela y tendras que ir desarrollandolos poco a poco Si no estas seguro de que tipo de hechizos irian en lo basico y cuales en lo avanzado puedes consultar al Staff sin problema o a otro usuario que comparta esa rama y ya sepa para guiarte Con respecto a los hechizos de otras escuelas y ramas que no es la elegida, tendrias una nocion basica basica y solo sumarias tu atributo. al no disponer de puntos de habilidad sumarias la mitad de este.
  22. 3 puntos
  23. 3 puntos
    Cuando @SBCrowley mata a 2 NPCs que estuviste 20 minutos buscandoles el morph-
  24. 3 puntos
    Gwen, la que tan pronto te saca dos 20's como acaba el combate de culo en el suelo con un 1.
  25. 3 puntos
    Los elfos de la guardia me recuerdan en parte esta escena de los Simpson, sobretodo cuando deben perseguir a un criminal por agua:
  26. 3 puntos
    Cuando mis personajes descubren que son una invención de un creador cruel y malvado que los mata en roles mundanos:
  27. 3 puntos
    ¡Yeyeyey, bienvenido! Por suerte te has topado con una comunidad bastante activa, y aunque formes parte de algún núcleo pequeño, nunca te vas a quedar sin rol. Así que espero que lo pases genial ^^ Aunque sí es recomendable como dicen por aquí tener al menos a un personaje en el núcleo más activo para tener más variedad en el rol (no necesariamente Quel'Do en el caso de que seas más de Kaldoreis). Pero los draeneis tampoco están tan mal. Pero que nada mal. No estoy sugiriendo nada. ¿YO, sugiriendo? TSSSSSSSS... qu´e cosas... -Se entierra-
  28. 3 puntos
    Y @Blue con el premio a la ficha más bonita del foro. (?)
  29. 3 puntos
    El naranja de un sol poniente bañaba los dos muelles, y nubes de pólvora se elevaban hasta morir bajo su vera. Los atronadores sonidos de los disparos envolvían el puerto. El aire olía a pólvora, sal y humedad. Aún había luz, pero pronto el sol se ocultaría. Y en uno de esos muelles Eileen se cubría de los disparos junto a su buen amigo Cassian. Cassian se asomó un poco, y cuando lo tuvo claro apuntó con la pistola y no dudó en disparar, envolviéndose en una nube negra. Un grito pudo oírse en el muelle de enfrente. Rápidamente Cassian volvió a tomar posición en las cajas que usaban como cobertura. Tenía la cara negra de tantos disparos, la pólvora se le había quedado pegada a la piel debido a la humedad del lugar, pero aún así, a Eileen le seguía pareciendo hermoso; Tenía unos ojos grandes y marrones como el tarro de la más dulce de las mieles, el cabello corto, castaño, ondulado y revuelto y la piel tostada como el cielo de un atardecer. Desprendía un olor a limpio, a natural, como césped recién cortado que incluso en ese momento era perceptible. Alto y de constitución atlética, los músculos de los brazos se le marcaban cada vez que doblaba los codos y un par de hoyuelos que hacían acto de presencia en sus mejillas cuando sonreía. - ¡Eileen, necesito que acabes con el del tejado!.- Gritó Cassian, agachado como podía contra la caja que se quejaba con cada disparo amortiguado. La madera saltaba por los aires y dentro de poco no tendrían dónde cubrirse. Cassian sabía que aquel tirador era un peligro, y no tenían las armas adecuadas para alcanzarle. -¿¡Dónde!?- Preguntó ella sin asomarse. - ¡Edificio de la izquierda, al final de la calle, dos bloques antes de llegar a la esquina! - ¡Hecho, pero me debes una cena, que no se te olvide! - ¡Te deberé dos si salimos de esta! - ¿¡Y si no!? - ¡Si no, espero que haya alguna taberna allí arriba! Entonces Eileen gritó y Cassian disparó para cubrirla mientras ella corría de caja en caja a través del muelle, hasta llegar al pie de los edificios, resguardandose del caos de aquel tiroteo. Varios contenedores metálicos de transporte estaban ahí apilados, no sería difícil llegar a algún balcón y de ahí trepar hasta el tejado. Los disparos solo dejaban de sonar cuando tenían que recargar, y de vez en cuando algún grito invadía el lugar. Más te vale que no seas tu… se decía cada vez que los oía, a Cassian se le acababa el tiempo. Eileen saltó y se agarró con los dedos al extremo de un contenedor, apoyando las suelas de goma contra el mismo para ayudarse a subir. Repitió la acción con los dos siguientes y cuando tuvo la oportunidad saltó a la cornisa de una ventana. De momento nadie la había visto. Desde allí podía observar como cinco hombres disparaban sin cesar contra la caja de Cassian, que de vez en cuando se asomaba para devolver los disparos. No se detuvo más de lo necesario, rápidamente buscó agarres en la pared y saltó hacia las imperfecciones de la estructura, aferrándose a ellas y ayudándose de la suela especial de su calzado. Y así fue trepando por la fachada, de ventana en ventana y apoyándose en rocas que sobresalían. Las manos le dolían, los dedos le sangraban y los pies resbalaban cada vez más, pero siguió trepando. Cuando llegó al tejado estaba sin aliento, había sido un esfuerzo muy grande después del día que llevaba, pero no podía detenerse. Se tomó un par de segundos para ponerse en pie y corrió, tomando carrerilla para saltar al tejado de enfrente, y luego al siguiente y al siguiente… Entonces pudo verle, un tirador con un enorme rifle apostado en la barandilla de la azotea, aún no se había percatado de la presencia de Eileen. Ella se acercó a él sigilosamente, con pies de pluma mientras empuñaba cuidadosamente una daga en su mano diestra. - Vamos, saca la cabeza pequeño hijo de puta…- Musitó el tirador, con la mirada fija en la caja de Cassian. Su voz era grave y ronca, seguramente por el exceso de tabaco y el alcohol. - Venga, no tengo todo el d....- La daga de Eileen atravesó la garganta del hombre, que comenzó a convulsionar y luchar por una bocanada de aire mientras la sangre salía a borbotones de su cuello, y extendía los brazos, como tratando de aferrarse a la vida que se le escapaba. - Tienes razón, no tienes todo el día.- Le susurró Eileen al oído. Acto seguido retiró la daga y empujó al hombre hacia abajo. Incluso desde esa altura y con el tiroteo allí abajo, pudo oírse el golpe seco contra el suelo y como se partían los huesos. Se permitió un par de segundos para descansar y recuperar el aliento, las rodillas le dolían tanto que apenas se atrevía a sentarse. - ¡Eileen!- El viento arrastró la voz de Cassian hasta ella, era un eco lejano que rebotaba entre el conglomerado de edificios alrededor del puerto. - ¡Eileen! Cuando ella echó la mirada hacia el muelle pudo ver como lo habían rodeado, Cassian había tenido que retroceder más y estaba al borde del mar, tras una caja que poco le faltaba para ceder ante los disparos. Mierda, corrió como si le fuera la vida en ello. Los pulmones le ardían, el corazón latía con tanta fuerza que le dolía el pecho, y sus piernas apenas respondían por la fatiga, pero no se detuvo. Saltó de tejado en tejado y continuó corriendo. Tropezó varias veces en el proceso, rasgándose los codos y las manos, pero se levantaba siempre. Arriba Eileen, podía oír la voz de su padre cada vez que le flaqueaban las fuerzas, cada vez que caía, Arriba. Logró llegar al tejado por el que había subido, pero descender sería más difícil. Los disparos resonaban constantemente, si no hacía algo Cassian moriría. Y lo haría por su culpa. Echó un vistazo hacia abajo y un escalofrío le recorrió la médula. Tendría que saltar hacia los contenedores, tal vez con suerte no se rompería nada. Era la única opción. No había tenido en cuenta que Cassian se había quedado solo. Había hecho mal, se había equivocado. No había pensado en que tal vez tendría que volver, no barajó la posibilidad de tener que bajar tan rápido de los tejados. Tragó saliva y cogió carrerilla hasta llegar al borde donde saltó hacia los contenedores, varios metros más abajo. Todas las lecciones de su padre pasaron por su cabeza durante esos segundos de caída. Él siempre le había enseñado a caer, a rodar y repartir la fuerza del impacto por todo el cuerpo. Y ella así lo hizo, flexionó las rodillas y estiró las los dedos de los pies cuando estos llegaron a tocar el metal del contenedor, se dió impulso y se hizo un ovillo, rodando sobre la superficie metálica de la caja. Un dolor inmenso le recorrió las piernas y sollozó con fuerza, tumbada. Los disparos cada vez era más fuertes, estaba cerca de ellos. Pero todo le daba vueltas, los oídos le pitaban y el cansancio había hecho mella en ella al momento de amortiguar la caída. Se había hecho daño, y la idea de poder haberse esguinzado algún hueso la aterró. Se arrastró hacia el borde del contenedor y se dejó caer hacia el que estaba un nivel inferior a este, gritando de dolor. Las costillas, sollozó de nuevo. Las costillas también dolían, pero Cassian corría peligro, iba a morir si ella no llegaba a tiempo, así que se arrastró de nuevo y se dejó caer en el contenedor de abajo, y luego hacia el suelo ahogando otro grito de dolor. ¿Te cuento el secreto del verdadero amor? Le había preguntado una vez su padre. A un amigo mío le gustaba decirme que a las mujeres les adoran las flores. Tenía muchos coqueteos, pero jamás encontró esposa. ¿Sabes por qué? Porque puede que a las mujeres les encanten las flores, pero solo a una le encanta el aroma a gardenias de finales de verano que le recuerda al porche de su abuela. Solo a una mujer le encantan las flores del manzano en una taza azul. Solo a una mujer le encantan los geranios silvestres. ¡Esa es mamá!, había gritado Eileen. Si, a mamá le encantan los geranios silvestres porque no hay otra flor que tenga ese color, y dice que cuando parte el tallo y se lo pone detrás de la oreja, el mundo entero huele a verano. Muchos chicos te traerán flores, pero algún día conocerás a uno que aprenda cuál es tu flor favorita, tu canción favorita, tu dulce favorito. Y aunque sea demasiado pobre para darte nada de eso, no importará porque se habrá tomado el tiempo de conocerte como nadie más lo habrá hecho. Solo ese chico merecerá tu corazón. Eileen gruñó y apoyó ambas manos en el suelo para ponerse en pie. Más le vale que sea un ramo bien grande… Masculló mientras caminaba entre los contenedores, apoyándose con una mano para no perder el equilibrio. Tal vez algún día Cassian le regalara flores, pero por el momento se conformaba con que siguiera con vida un rato más. Los disparos cada vez eran más cercanos, y cuando se acercó pudo verle desde el lateral del muelle, tras la caja, hecho un ovillo para evitar que los disparos acertásen en él, y tres hombres que avanzaban poco a poco hacia Cassian. Ha tirado a dos… Se permitió el lujo de sentir un ligero alivio y se cruzó de miradas con Cassian. - ¡Eileen, cierra los ojos!- Gritó con fuerza mientras se llevaba una mano al bolsillo de su cazadora. - ¡No puedes besarme desde ahí, Cassian! - Ladró mientras trataba de idear un plan para acabar con los tres hombres restantes. - ¡Hazme caso por una vez en tu vida, cierra los ojos! - ¡Más te vale que me guste! - Cerró los ojos con fuerza. - ¿¡Están cerrados!? - ¡Si joder, están cerrados! Entonces pudo sentir como una luz blanca, intensa le iluminaba los párpados que permanecían cerrados. Y acto seguido los gritos y gruñidos de los tres hombres. Cuando abrió los ojos pudo verlos tumbados en el suelo, con las manos frotándose los ojos. Una bomba lumínica… cabrón astuto. No perdió el tiempo y fue hacia ellos, acabando con sus vidas de una puñalada certera, estaba demasiado cansada como para jugar con ellos. Cassian salió de la caja y dejó escapar un suspiro de alivio. Se acercó tambaleándose a Eileen. - ¿Quién demonios eran? - Preguntó exhausto, pasándose una mano por la frente ennegrecida por la pólvora. Eileen se acuclilló frente uno de ellos y le levantó la manga de la camisa, hasta el codo, dejando al descubierto un tatuaje en el antebrazo, dos “JJ”. - Jeffersons.- Respondió Eileen, poniéndose en pie de nuevo. - ¿Nos han seguido? ¿Cómo? - No lo se, pero hay que irse de aquí, ya. - El mar ya no es un lugar seguro, si se han enterado de que íbamos a bordear el continente seguramente hayan enviado barcos a buscarnos. - Y desde el mar no podemos escapar si nos atrapan… - Exacto, hay que buscar otro camino. Eileen se llevó las manos a la cabeza y dejó escapar una maldición. - Pasaremos la noche en las afueras, cámbiate de ropa y búscame algo bonito para ponerme. Yo iré a por provisiones. Te veo en unas horas en la posada. - Comentó mientras se alejaba despacio, cojeando, con el dolor aún palpitante en las piernas y costillas. - Hecho, ve con cuidado, y no te entretengas.- Respondió Cassian viéndola marchar. - Tu tampoco. - Le miró por encima del hombro. - Y espero que esa cena merezca la pena...
  30. 2 puntos
    Escribo esto para compartir mi brillante y nueva foto de perfil. Mágica como ella sola.
  31. 2 puntos
    Cuando descubres que Lorian no estaba muerto, sino e parranda en rasganorte!
  32. 2 puntos
    Hablando con @Senkarudai he pensado que debería apuntarme unos horarios en los que estoy disponible para rol, para futuros eventos... 🤔 Creo que iré apuntándome horas a un calendario y lo iré actualizando poco a poco.
  33. 2 puntos
    Los pjs ahora mismo al oir que el mago llego hace unos meses... @Natea @Kherion @Armandox @Sacro @Altonato @Lyonwarrior
  34. 2 puntos
    Si así se pasa el tiempo esperando a gente para el evento creo que mi cordura se irá más rápido de lo que pensé
  35. 2 puntos
    Necesito la ayuda de los que puedan y quieran! estoy participando en el concurso de un colega y ya estamos en la recta final del Concurso . me pueden ayudar siguiendo a mi amigo @Luispinamusic , reproduciendo el video y dándole ME GUSTA a mi video en el siguiente enlace! https://www.instagram.com/p/BhGzhPAjOe-/?taken-by=luispinamusic gracias a todos
  36. 2 puntos
    VIII Los tañidos del campanario de la iglesia se escuchaban al frente, así como el jaleo habitual de cualquier aldea en las primeras horas de la mañana. Allí, al norte del Reino, parecía que la guerra no había llegado, y si lo había hecho, ya no estaba allí. Reculó tras de los matorrales y se volvió a sentar, postrando la espalda contra el tronco de un árbol. Se miró las manos, magulladas y sucias, un instante. Del suelo tomó un morral en el que había portado sus escasos recursos los últimos días. Ahora estaba vacío, y únicamente unas migas resecas se dejaban deslizar por el fondo. Lanzó el objeto de cuero al frente, contra los matorrales, y se llevó las manos al rostro. Había postergado este momento hasta el último suspiro, rogando, instando al destino que la suerte jugase por una vez de su mano y no tuviese que verse obligado a adentrarse en una aldea. No obstante reconoció el primer día, muy a su pesar, que la suerte lo había abandonado ya años atrás junto a las murallas de la Capital. Se irritó consigo mismo, con su debilidad y su inocencia. ¿Cómo aún a pesar de todo lo ocurrido era capaz de implorar a la suerte? ¿A la intervención divina? Nada de lo que necesitaba se lo daría un milagro. Tendría que tomarlo con sus manos. Igual que había tomado la vida de Keveth, y con ella la justicia. No había una noche a la intemperie en que aquellos pequeños ojos se olvidarán de aparecerse para atormentarlo, para juzgarlo por lo que hizo. Intentaba justificarse entre pesadillas, buscar una razón digna de redención, pero aquella voz susurraba: "Se lo merecía". Entonces la pesadilla se hacía más llevadera y los pequeños ojos de Keveth no eran distintos a los ojos de una liebre a la que arrebatas la vida por necesidad. Al despertar todo era sudor y temblores. Los mismos que los que un inocente niño sufre cuando sabe que ha hecho algo malo, pero no lo quiere contar. Ethmund era un alma en pena vagando por los tensos bosques de Lordaeron. Sin saber dónde ir, sin preguntarse donde caminar, incapaz si quiera de aventurarse a tomar comida para sobrevivir, temeroso de lo que le podría esperar entre los hombres. De improvisto, el ´duro tacto de la madera lo golpeó en las manos. Las separó instantáneamente y las apartó de la cara, intentando arrastrarse en vano hacia atrás. - Disculpa – La voz sobresaltada de un anciano hombre salió de aquella boca rodeada de finos pelos grisáceos -. Por un momento pensé que no estabas muy vivo. Ethmund perdió la mirada en aquellos ojos ambarinos, preguntándose que sabía ese hombre y porqué estaba allí. Preguntandose si lo habían enviado a buscarlo y había dado con el. Sospechando conspiraanoicamente de aquella sonrisa afable y de ese rostro paternal. - Ten. - el anciano se agachó ayudandose del alargado bastón de avellano, hasta poner a la altura de los ojos de Ethmund una manzana -. Come, pareces desvanecido, y en ese zurrón tuyo no queda nada que llevarse a la boca. Ethmund no despegó la mirada del hombre, más sus palabras y su gesto rompieron sus pensamientos, su temor, y con ello su precaución. Bajó la mirada a la manzana que le era ofrecida y en ella vió reflejado el milagro por el que había rogado, el milagro que le permitía evitar la aldea, los guardias, la prisión una vez más. Volvió a virar los ojos hacia el anciano y su mirada se encontró con los suyos. No había segundas intenciones en aquellos ajados ojos, no había desconfianza o dudas, no había nada. Solo la pupila y el iris de un hombre honesto. Tomó la manzana y la dió varios mordiscos, escondiéndola entre ambas manos. - ¿Cuánto tiempo llevas así? - el anciano no se movió de su sitio, y lo observó comer. Observó también sus ropas, y la espada reglamentaria en la vania, pendiendo de su cinturón - ¿Eres un soldado? El muchacho detuvo su tarea y lo miró de nuevo, quedamente. El anciano arrugo los labios y con cuidado se incorporó, apoyándose en el bastón. Descolgó su propio zurrón de cuero y lo dejó caer cuidadosamente a los pies de Ethmund, mirándolo.. - No seré yo quien juzgue a un muchacho que se esconde en el bosque, armado como un soldado o no. Vivo en el otro borde esta arboleda. - señaló con el bastón -. Si decidieras hacer una visita, eres bienvenido. Con aquellas palabras libres de cualquier tipo de desprecio, el anciano se despidió y caminó por lo que bien parecía un serpenteante sendero en el bosque. Tan pronto lo perdió de vista, Ethmund abrió de golpe el zurrón y revolvió en su interior, para encontrar otro puñado de manzanas, pan y queso. Alzo la cabeza rápidamente y miró en la dirección en la que el anciano se había ido. Después, volvió la mirada a los matorrales tras los que se encontraba el claro de la aldea. Las campanas ya no tañían pero el jaleo matutino seguía llenando el aire. Ethmund se levantó y echó el zurron del anciano al hombro. Sin pensarlo dos veces, siguió el sendero del bosque.
  37. 2 puntos
    Y un poquito de pachangueo, antes de cerrar el PC xDD @DanielBunbury @Lyonwarrior @Starlight @Nymleth @Sacro Esto tiene que sonar en el Copacabana ese de Bahia xDDD
  38. 2 puntos
    Dios, no... ¡No! Más elfos no. Son una plaga ya y siguen brotando cuales insectos desde las tuberías... Lo dice él teniendo un par de elfas... Pero ya en serio, bienvenid @ espero la pases bien. Cualquier duda aquí estamos para eso. ^-^
  39. 2 puntos
    bienvenido, los amigos de aerys son mis perra.... amigos (?) xDDD nada, que es bueno ver mas novatos por aquí, estamos para servir.
  40. 1 puntos
    Griswold y Evan. Porque los semidioses también caminan por Azeroth entre mortales... @Reapgrawr @Insane
  41. 1 puntos
    Ahora mismo Aerys (@Bastián) por villa dorada
  42. 1 puntos
    POR FIN he podido poner los spoilers correctamente en la ficha de Ruthie. También he editado sus relaciones. Echadle un vistazo aquellos a quienes le interese. AH, Y LE HE PUESTO DOS FOTILLOS A MODO DE REFERENCIA. Por fin también (?).
  43. 1 puntos
    ¡Bienvenido/a! Recuerda...
  44. 1 puntos
    Muchas gracias por las respuestas, me queda mucho más claro todo! Saludos!
  45. 1 puntos
    Bienvenido! nos vemos en el juego!!
  46. 1 puntos
  47. 1 puntos
    [email protected], ojalá te encuentres a gusto aquí n.n Enviat des del meu LG-H870 usant Tapatalk
  48. 1 puntos
    Eileen no estaba preparada para esa vida, de pequeña solía soñar con ser una bailarina y tener una vida tranquila. Nunca le interesaron las armas ni el arte del combate. En ese entonces no se había imaginado empuñando un arma y matando a sangre fría. Nunca quiso que nada de eso sucediera… Pero no tuvo opción. La ceniza y la sangre adornaban la pálida piel de su rostro y sus ojos estaban inyectados en furia. Tal vez podría haber salvado a algunas personas más, pero era un riesgo que no estaba dispuesta a correr. Había bloqueado todas las salidas de ese infierno y prendido en llamas el lugar, sin importarle quién o qué hubiese dentro. Los gritos y súplicas aún eran audibles en el interior de la estructura, todos estaban encerrados ahí dentro; guardias, sirvientes, clientes y más esclavos. Aunque eso no le carcomía la conciencia. Que arda, y que ellos ardan en ella… Ese burdel había sido su prisión durante doce largos años, y en ese tiempo había tenido noches en vela suficientes como para imaginar mil y una formas de escapar. Mil y una torturas para todos aquellos que la habían maltratado, violado y humillado. A pesar de ello nunca creyó que fuese posible lograrlo, pero ahí estaba, frente a una orgía de gritos y un mar de llamas que lo devoraba todo. ¿Sabes? Algún día me gustaría ir a ver los fuegos artificiales. Le había comentado Jesper una vez. Siempre había tenido una buena relación con su hermano mayor. Ambos habían sido como uña y carne, jamás se separaban el uno del otro y no existían secretos entre ellos. Es posible que tal vez te lleve conmigo. ¿Pero papá y mamá...? Había preguntado Eileen. Una escapada nocturna no le hará daño a nadie. La interrumpió. Además, serán solo un par de horas, no tienen porqué enterarse. Jesper le había sonreído entonces. Por algún extraño motivo la sonrisa de su hermano siempre la había tranquilizado. Sabía que estaba a salvo junto a él. Que nada malo le podía pasar… Y ahora él estaba muerto. La cabeza de Madame Helen colgaba de la mano de Eileen, sujeta por esa melena rubia que incluso ahora seguía pareciendo perfecta. Sus cuencas oculares yacían vacías, y la parte inferior de la mandíbula se sostenía por finos hilos de carne y músculo que se balanceaban con el andar de la joven elfa, dejando un reguero de sangre a su paso. No podía negar que había disfrutado haciéndola sufrir, que había sentido placer al verla llorar y suplicar. Ni en sus sueños más dulces se había imaginado que sería tan satisfactorio acabar con la vida de esa mujer. La mujer que la utilizó como un juguete sexual para todos sus clientes. La mujer que solo la veía como un objeto con el que hacer dinero. Los gritos se apagaban conforme se iba alejando, y tras ella una enorme columna humeante trepaba por la noche, fragmentando el cielo. Cuando estuvo en el enorme portón principal de la finca se acercó a la verja y ensartó la cabeza de Madame Helen en uno de los afilados barrotes acabados en punta, como si fueran enormes lanzas de hierro negro, elevándose desde el suelo para no dejar que ningún atisbo de esperanza o sueños escapen de ese horrible lugar. Aún no hemos terminado… Le susurró con picardía a la cabeza antes de empuñar un cuchillo de cocina, pequeño y oxidado. Se lo acercó a la frente y grabó dos grandes “JJ” en ella. Una advertencia... una promesa de venganza, de que iba a por ellos... Los hermanos Jefferson. Aquellos que habían matado a su familia. Aquellos que la habían confinado a esa vida, a esa celda con esa odiosa mujer. Dos criminales al mando de una peligrosa y reputada banda criminal. Podía verlos cada vez que cerraba los ojos. Nunca olvidaría esas caras... esas voces... Siempre que lo hacía tenía que reprimir un escalofrío, pero se obligaba a si misma a no sentir miedo, castigándose físicamente cuando lo hacía. Pues si quería vengarse de ellos, tarde o temprano tendría que superar los fantasmas de su pasado, y eso los incluía a ellos. ¿Se acordarían de ella, de lo que le hicieron? ¿Se acordarían de la familia que le habían arrebatado? ¿La habrían olvidado ya? Esas preguntas rondaban la cabeza de Eileen y la asaltaban constantemente. Pero ahora era libre, ya no tenía ataduras, ni físicas ni morales. No le importaba nada, no habría nadie capaz de detenerla. Doce años de sufrimiento, y ellos eran los responsables… Pagarían por cada día que ella había sufrido, y por cada día que su familia hubiese vivido… Llegado el momento no tendría piedad. Para cuando Eileen se bajó de la verja y cruzó el portón, el fuego ya se había extendido hacia el sótano del edificio principal, encontrándose con las reservas de pólvora, químicos y demás, provocando una enorme explosión que terminó de acallar los pocos gritos de agonía que se oían en la lejanía. Eileen se permitió el lujo de mirar por encima del hombro aquel espectáculo. Siempre quisiste ir a ver fuegos artificiales, hermano. Esto va por ti... musitó para si misma antes de perderse entre la maleza que marcaba el nacimiento del bosque.
  49. 1 puntos
    4. Otras Frases Tradicionales 4.1. Otras: El Destino te sonría. Alabados sean los Ancestros. Que los vientos susurren de tus logros durante cien primaveras.
  50. 1 puntos
    2. Traducciones Adoptadas (Custom) Aquí es la parte del convenio, hay algunas traducciones no oficiales que podríamos oficializar y usar, si todos estamos de acuerdo. Colocaré las que yo he ido empleando, y espero vayan viendo también la lógica que he usado detrás de las traducciones. 2.1. Proveniente de la traducción interna de una frase en una misión dentro del juego: Nechi towateke ki’hale = “La paz y la paciencia sean contigo” (Saludo/Despedida) Pawene ichnee pawe = “Permanece fuerte como siempre” (Despedida) Extrapolando: Nechi = “Paz” (Saludo) Pawene = “Fuerte” Pawen = “Fuerza” 2.2. Proveniente de la traducción interna de una frase en una misión dentro del juego: Alo Nokee Washte ishte po = “La Madre Tierra sea con nosotros” (Saludo/Despedida) Extrapolando: Alo Nokee Washte = “La Madre Tierra” Alo Washte = “Gran Espíritu” (Forma de llamar al conjunto de espíritus de la naturaleza, llamado también Espíritu de la Madre Tierra y por los chamanes Espíritu de lo Salvaje/Silvestre) Washte = “Espíritu” 2.3. Proveniente de la traducción interna de una frase en una misión dentro del juego: Rah eche towa ishamuhale nahe owa pawene washte tihikea = “Que este fuego ilumine y fortalezca nuestros cuerpos y espíritus por igual” Extrapolando: Towa = “fuego” Ishamulhale = “Iluminar” Isha = “Luz” 2.4. Proveniente de la traducción interna de una frase en una misión dentro del juego: Neahok po wa owa pikialo Tawa’porah ish uku nahe kichalo ich owakeri owa alo = “Recordemos a nuestros honrados Ancestros quienes están siempre presentes guiando nuestros pasos.” Extrapolando: Neahok = “Recuerdo” Tawa’porah = “Honrados Ancestros” Tawa = “Honor” Porah = “Ancestro” Por-ah = “Ancestral/Antiguo/Antaño” Owakeri = “Guia/Maestro” 2.5. Tomado del Lakota Sioux (Una de las culturas en las que se ha basado el Taur-ahe): Iche = “Por favor” Owachi = “Gracias” Hanblecheyapi = “Llorar por una visión” (Nombre que recibe también el ritual de “Búsqueda de Visión”)
This leaderboard is set to Madrid/GMT+02:00

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Lore de Warcraft.

×

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.