Jump to content
MundoWarcraft

Morrison104

Usuarios Registrados
  • Contenido

    484
  • Registrado

  • Última Visita

Reputación en la Comunidad

2 Neutral

Sobre Morrison104

  • Rango
    Usuario Comprometido
  • Cumpleaños 12/11/1994

Información Personal

  • Género
    Hombre
  • Ocupación
    Servidor del caos
  • Intereses
    Cosas monas y adorables. (Nada malvado...)

Redes Sociales y Contacto

  • Steam ID
    Morrison104

Primer Personaje

  • Nombre
    Eithel Sun'Anarien
  • División
    Bronce
  • Raza
    Elfo de Sangre
  • Clase
    Picaro

Otros Personajes

  • 2do Personaje
    Aiza Abbott/Humana/Bronce
  • 3er Personaje
    Elisa/Elfo de Sangre/Plata
  • 4to Personaje
    Layla/Goblin/Cobre

Visitantes recientes en el perfil

Este bloque está desactivado y no se muestra a los visitantes.

  1. Pasaba a saludar~ Felicitaciones MW y a la comunidad. Gatos para todos. -w-
  2. Supongo que a todos nos toca en algun momento. En fin yendo al punto. Tras algun tiempo dejando que esta idea se pasease por mi cabeza con libertad llego un punto en que sin darme cuenta ya habia cumplido su cometido. Pense que seria grosero simplemente irme sin mas. Ains~ no tengo mas, que agradecer a aquellos con los que me he relacionado en esta etapa gracias a la cual aprendi y me diverti tanto roleando como conversando. Y sobretodo al Staff. Gracias por habernos proporcionado un lugar tranquilo y seguro en su momento. Por seguir creciendo y mejorando siempre manteniendo en la mira el bien de sus jugadores conforme paso el tiempo. ¡Les deseo lo mejor con MW! Un abrazo grande~ y muchos gatitos para todos. ^.^
  3. Ja~ podran ser inmunes a las maldiciones... pero no al chocolate!~ Por no hacer lugar en vano... Queria preguntar: ¿Que es el arbol que vemos en la costa Sur de Tierras devastadas? Cerca del asentamiento gilneano.
  4. No del todo... que digamos. Hay quienes tendran libertad de pasar por alli. Pero bueno... precisamente no hay una actividad comparable. Pero la idea es diversificar las zonas de rol. Por mi parte evitar en lo posible sumarme a nucleos de rol sobrepoblados como es el de ventormenta. Con mas razon siendo goblin y ya teniendo una humana en ventormenta. Aunque seria lindo nucleos de rol en otras provincias del reino. (Crestagrana, Ocaso, Paramos) Pero eso... si te haces el goblin. Cuando veas, vemos de coincidir.
  5. Boe~ si goblins hablamos. Yo tengo a mi goblin rondando por tuercespina. Si coincidimos guay!~ bienvenido.
  6. *Deja una canasta con gatitos* No, no se comen... como cierto Maestro de juego hace... Advertencia: Es posible que confabulen junto al Martillo Crepuscular debido a la afinidad gatuna con el caos. Por lo demas, bienvenido!
  7. III (Musica) Esperanza… - musito para sí misma caminando por las calles de la ciudad, estas, aun inmersas en un remanente desorden a causa de los últimos acontecimientos. – ¿Es que acaso la hemos perdido? - Le interrumpieron nuevamente los sonidos a su alrededor. Los pasos presurosos de los soldados, voces acumulándose una encima de otra, voces cargadas de duda y confusión, pena y desasosiego frente a las carteleras de desaparecidos. ¿Cuándo había ocurrido realmente? ¿Cuándo se habían robado el corazón de esta gente? Inclusive ella misma se veía prisionera de aquella angustia. Eran días difíciles… esta sensación le rodeaba constantemente arrebatándole toda pequeña alegría o leve consuelo. ¿Acaso no estaba ella también perdiendo la fe? Estrecho la mirada con cierta tristeza y resignación mientras sentía como su garganta se cerraba. Creyó ver a su alrededor, entre la gente, algunas motas dispersas símiles a cenizas siendo remontadas por el viento. Se trataba de eso… No pudo evitarse sentirse ingenua. Su corazón se sentía profundamente dolido de aquel día. ¿Realmente era justo que ella aun estuviera allí en vez de tantas otras personas? Personas que había conocido y otras tantas que no. ¿Y si solo sobrevendría el fin? ¿Qué diferencia habría? Pensó de forma penosa en un vano y equivoco intento de consuelo. Aun permanecia en su mente la furia con la cual el fuego le contemplo. La misma con cual consumio la vida de los suyos frente a sus ojos. Aiza sabía que el mundo estaba plagado de injusticias, había sido siempre consciente de ello, y sabía que era quien menos podía resentirse de aquello. Y aun así las personas poseían el fervor y la fuerza suficiente para continuar. ¿No era aquello lo que realmente era la esperanza? La tenacidad. –Tenacidad…- musito de forma insconsciente mientras con sus ojos cansados no hallo más que miradas entristecidas. Miradas perdidas buscando un hilo de luz entre tanta penumbra. ¿No era ella quien debía enarbolarla cual estandarte? Llevaría mucho más tiempo, de lo que al mundo le costó cambiarle, el remediar esta situación. El recuperar la fe por un mañana claro, próspero y apacible en su gente. No sería ella también a quien le robaran su corazón. Aiza sabía que el mundo estaba plagado de maldad e injusticias. Ahora era consciente de ello. Y aun así las personas poseían el fervor suficiente para continuar. No por uno mismo, sino por los demás. Su corazón, después de días, entonces hallo cálido consuelo y devoción.
  8. [MENTION=10]Natea[/MENTION] no sera ese el arbol de Redyan? Por lo demas... "Mono-senpai!"
  9. Felicidades Lyon~ ! Muchos churrascos para ti!
  10. Dios mio.... ¿que acabo de ver? ¿Que es la vida? hahahaha
  11. I -Arriba las manos que esto es un asalto ¡Al primero que se haga el gracioso juntaran sus sesos con pala! – Exclamo, armas en mano, aquel enano verde con ropajes turbios y cara semi-cubierta. Mientras apuntaba con ellas a los miembros de la caravana. –Me habéis entendido a la primera, eh? Sus rastreros secuaces por igual rodeaban la caravana, ojos bien abiertos, observando a quienes la componían. Aquel paso en la jungla de tuercespina ¡Un puñetero error! En ese punto parecían concentrarse las ratas de la zona. Cualquiera que pasara por ahí inmediatamente se iba a la quiebra. Prácticamente porque ni los calzones les dejaban aquella bandita de rateros del tercer mundo. Ahora estaban allí, en aquel paso, presumiendo su asquerosa existencia. Emitiendo un olor de mil rayos de quien sabe de qué fuente. Sonriendo con sus quijadas amarillentas y faltantes piezas dentales. Sonriendo de forma picara como si fueran la gran cosa. -Registrad el cargamento. Que nos hemos hecho la hoya con esto. ¡Más os vale traer algo decente!- La tensión en tal momento era tan densa como el mismo clima pesado de la jungla. Insectos más grandes que una puta vaca y la humedad que a veces hacia que uno deseara que lo partiera en dos un rayo. Y así aquellas mierdecitas leprosas… o goblins de mala vida como las personas educadas les llaman. Obviando que entre ellos había algún que otro paria de tantas razas. Muy presuntuosos echaron a caminar entre los carros. Como si fueran señores del mundo. Ignorando que a la vida misma le es indiferentemente igual un gusano a uno mismo. -Eh! ¡Zippo anda mira que te hemos encontrado! - Exclamo uno de sus lame botas saliendo un carro luego de registrarlo. Con una repugnante sonrisa como si hubiera encontrado oro. Chistando un poco Zippo, nuestro amigo que le gusta cacarear de más y dueño de aquella gentuza, camino hacia el carro de forma presuntuosa. -¿Qué habéis encontrado? Ya estoy viendo un arcón con doradas. No me hagáis ilusionar en vano malnacidos. -Mejor que ello tío. Si hemos tenido el culo de hasta encontrarnos una putilla. – Echando una carcajada mientras corría la tela que tapaba el interior del carro. -Eh? ¿Cómo que una putilla? Hombre me has hecho el día. –Echando un escupitajo al costado del camino. Propio de un caballero de alta cuna. – Habrá que ver que tal está el primor, ¿no? Eh guapa, a ver si sales del carro por las buenas. -Anda majita. – Luciendo sus pútridos dientes y dejando pasó a que saliera sin dejar de empuñar su revolver. En silencio salto del carro dejándose ver. La simpatía era algo que esquivamente, por no decir nunca, se posaba en su rostro. Menos aún esta situación. Ambos bandidos cual buitres no tardaron en rodearle y girar en torno a ella examinándole con una risueña y picara expresión. Al final de la vuelta quedando Zippo delante y su secuas tras la goblin. Mandíbula tensa y en silencio ella los observo. Cabello atado y mirada austera, seca y áspera. Pese a su vestimenta que era más bien holgada, y no dejaba mucho a la vista, podía notarse la buena figura femenina. Alzando ambas cejas y con una expresión de todo menos moderada Zippo sonrió. -Oye que no estás tan mal lindura. Si sonrieras un poquito…. Quizás sea amable y gentil. – Dijo burlonamente mientras se acercaba más y más ella. – Y bien zorrita ¿no vas a sonreír un poco para mí? – A escasos centímetros de su rostro. Sonriendo dejando fluir su asqueroso aliento hacia ella. Ella solo le miro por un instante. Sus ojos fijos lo decían todo. Existen personas con las cuales conviene no meterse y Layla era una de ellas. -No. Antes de que siquiera Zippo pudiera caer en cuenta de su error un estruendoso rugido surgió del algún punto de los alrededores. Apenas pudo ver como los sesos de su secuas, tras la goblin, pintaban la fachada del carro. Y a su vez mientras con total sorpresa volvía la vista hacia ella, incrédulo porque eso era él, lastimeramente pudo ver sobresalir de entre sus prendas la boca del cañón de un revolver. Zippo y su gentuza habían abusado de la buena voluntad de la vida. Viviendo del sufrimiento y la desgracia ajena. Creyéndose más de lo que eran en verdad. Más que unos rateritos de porquería. Y todo en esta vida vuelve. Esta se cansó de soportarles y les puso en el camino de la gente equivocada. Ese era un final apropiado para el rastrero. Confiado pensó que jamás nadie le pondría un freno. Por ser unos cuantos y tener armas. Tristemente el mundo está lleno de gente como él. Todos terminan igual. Aun peor por cada uno que matas tres toman su lugar. La bala lo atravesó como si de simple papel se tratara. En nada, estaba cayendo al suelo manteniendo aun esa chistosa expresión de incredulidad. Una serie de disparos prosiguieron al que lo derribo. Fue un tiroteo breve ya que ladraban mucho y mordían poco. Con su gente echa un colador y aquellos que no tenían la valentía de morir honradamente en el suelo con disparos en la espalda. Zippo se retorció adolorido con lo poco de vida que aún le quedaba. Iba a morir, era consciente de ello, y aun así se sacudía como un gusano esperando un poco de inmerecida piedad. -No me mates…. Por favor….- Exclamo patéticamente al encontrarse con Layla observándole con el revolver en mano. -No es tu día “majo”.- Comento observándole con la misma expresión carente de simpatía mientras alzaba el arma a la altura de sus ojos.- Los gusanos tienen que comer.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.