Jump to content

Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados para los tags ' ojos'.

  • Buscar Por Etiquetas

    Añade tags separandolos por comas.
  • Buscar Por Autor

Tipo de Contenido


Foros

  • MundoWarcraft
    • Noticias MundoWarcraft
    • Anuncios Eventos Oficiales
  • Biblioteca
    • Documentación Canónica
    • Aportes de la Comunidad
    • Hablemos de Warcraft
  • Creatividad y Arte
    • Taberna Literaria
    • Estudio Gráfico
    • Videoarte y Machinima
  • General
    • Ocio y Cultura
    • Off-Topic
    • Preséntate o Despídete

Categorías

  • Organizaciones Oficiales
  • Hermandades y Gremios

Buscar resultados en...

Buscar resultados que...


Fecha de Creación

  • Inicio

    Fin


Última Actualización

  • Inicio

    Fin


Filtrar por número de...

Registrado

  • Inicio

    Fin


Grupo


Género


Ocupación


Intereses


Steam ID


Facebook


Twitter


DeviantART


Skype


Nombre


División


Raza


Clase


2do Personaje


3er Personaje


4to Personaje


5to Personaje

Encontramos 2 resultados

  1. I - Introducción: Last Living Souls Las ultimas almas en pie. Llueve. La niebla y la noche oscurecen su visión. Huyen desesperados, la noche del demonio llego. El día del juicio se adelanto aquella noche para cientos, miles tal vez. Todo comenzó en el antiguo pueblo mercante, el olor a pan recién orneado dio la sentencia de muerte, desde ese día en adelante, la caída de Lordaeron era solo cosa de tiempo. Mis ojos observaron con una extraña tranquilidad como todo acababa, como los hombres sacaban de sus casas a las ultimas victimas. Las victimas del genocidio que resonara en mi memoria por los siglos que han de llegar. Describir en un papel hoy las sensaciones de hace siete años puede resultar en un... Vacío, bastante apreciable y molesto para lector, en cuanto a vocabulario y capacidad narrativa de su servidor, pero, si algo puede describir el conjunto de olores, panorama y fluidos que gobernaban aquel lugar es una palabra: Carnicería. No negare que en un principio el trabajo sonaba piadoso, ¿O tal vez solo se tratase del hecho de que fue el príncipe mismo, quien diese la orden? Quizá el miedo fue el que oprimió e impulsó las manos de los soldados encargados de dar muerte a los supuestos infectados, después de ser los primeros (los menos preparados y mas afectados) en luchar contra la no muerte. Fuese como fuese que inicio, termino siendo no mas que una masacre, una tortura mental y emocional, para un reino, para sus defensores, una perdida, para muchos, para mi, el final de mi mundo. - + - + - + - Algo se apodero de mi. Algo mas tomo mi ser ese día. Tras el amanecer. Fue como un despertar, una voluntad de hierro que quema, arde en el interior, me decía y repetía, una y otra y otra y otra vez. Siempre me decía lo mismo, en silencio, en mi cabeza: Huye. Pero era mas que solo miedo. Era mas fuerte y pesado en mi mente. Casi como una sordera tras un ruido muy fuerte, me sentía fuera de si, separado de el mundo y la realidad que comenzaba a pasar frente a mi. Yo lo había aceptado la noche anterior, cuando la orden se pronuncio. Yo acepte la verdad y la única verdad que reinaba sobre sus almas, pero ahora, podía sentir el verdadero peso de aquello en mi, y era mas fuerte, mas fuerte y pesado de lo que yo podía ser. Se que era algo mas que solo miedo lo que nació tras el amanecer. Tras ver sus cuerpos sobre la acera, ser lanzados con decenas mas, a las pilas incinerarías que habían comenzado a montar los soldados... Los carniceros. No, estoy seguro ahora, no fue miedo, no fue odio ni sed de sangre o venganza. No fue una sensación ni un sentimiento. Aquellas ambas estaban fuera del rango de lo que se apoderaba ya en los primeros minutos de ese nuevo día. Un nuevo ser... La sangre aun goteaba de mis manos... Y la cuchilla resbalo al suelo, aquel metálico ruido me despertó. Entonces Huí. - + - + - + -
  2. 0 [Prologo] Días de Diplomacia. (Año 26) - Bitácora de Tek'Quelsundae. Seco era el pesar que nos consumía. Así de seco de se sentía el viento salado en mi rostro, y el bosque, o lo que de el quedaba después de la matanza, seco también, a la tenue luz de ambas lunas. Los olores también se fueron marchitando, el sabor del vino no rendía los mismos frutos, y la mar ya no me parecía tan misteriosa y profunda. Me había dedicado a reparar navíos toda la vida, ahora por primera vez, partiría de mi hogar en uno de tantos, aunque después de todo, poco queda aquí para mi como para seguir llamando a Quel'Thalas mi hogar, al menos durante aquellos días... (Año 23) Las olas se enfurecían con rapidez, en el mar abierto de este mundo, el Mare Magnum. Pocos lugares menos conocidos y mas salvajes existen que las aguas de Azeroth, cubriendo mas superficie que la explorada en tierra, los mapas y bitácoras de viejos piratas o mercantes son la única manera de ubicarse. Muchos se hacen a mar con la esperanza de robar un poco de oro y dominar un trozo de esta azul bestia, otros, a tientas andan buscando clientes, puertos, reinos caídos en desgracia. Yo viajo con Goblins, no hay forma mas segura (y a la vez mas peligrosa) de viajar por estos mares, sin embargo es mi misión, mi deber, como parte de este nuevo orden racial. Sin un objetivo que somos sino herramientas de la suerte y el azar. Quizá era mi turno de tirar los dados. - ¿Como vas ahí atrás muchacho? - Grito uno de ellos, claramente desconociendo mi edad. Su nombre es Gimwwik, un goblin alto y fornido para los de su raza, al menos para el resto de los que iban en el navío. Ademas de unos de los mas jóvenes, es el capitán del barco de vapor de poca monta que nos lleva a las islas del Sur y luego, al hogar de los Goblins. Si consigo que no me venda antes de llegar allí. - Bien - respondí, tan seco como mi destartalado aspecto de elfo moribundo. Desde la caída del poso mi salud no hacia mas que empeorar. Hizo una mueca con el rostro y busco entre sus ropas un pequeño cristal azulado. - Tómalo, compramos una buena cantidad, este te sirve mas a ti ahora - - ¿Crees que la piedad hará ganar mi confianza? - - ¿Crees que el orgullo te hará ganar la nuestra? - dijo, directo. Era el primer goblin que conocía que hablaba de aquella manera. El único que hablaría de esa manera. Piedad o quizá algo mas, no sabría decir, a la larga se convertiría en una mutua lealtad. Tome el cristal, algo dudoso pero rendido ante la lógica innegable de mi decadente situación. El era mi aliado, me costo entenderlo entre tanta mentira y comerciante carismático, sobre porque, en aquellos mares, la diferencia entre un mercader y un pirata era cuestión de la cantidad de balas a disposición del mismo. - Eres un elfo raro, ninguno vendría gustoso a esta zona - Dijo, y sonreí a su carismática manera de cuestionar mis motivaciones. - Vine como diplomático. Aprenderé de vuestra cultura para mejorar nuestras futuras relaciones - Respondí sin tabular, revelando la única verdad. Aunque quizá buscaba algo mas entre las olas, al final no había sido sino la ingeniería tras el motor y algunos otros cachivaches prometedores que lo habían terminado por convencer, y claro, la oportunidad de dejar los malos recuerdos atrás. Entre una y otra verdad, entre uno que otro cuento de marinero, la noche se alargo hasta que el ron de motor de Goblin acallo los gritos de agonía y el sueño turbio, y las pesadillas, clavaron sus garras de nuevo en la consciencia. - o -

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.