Jump to content
MundoWarcraft
Musashi

Los Preceptos de Elune

Mensajes Recomendados

Los Preceptos de Elune

Código ético y moral de las Sacerdotisas de Elune

— Iréth Hlae'lyth Tasártir —

4vsh.jpg

Introducción

Los preceptos de las Sacerdotisas de Elune definen a grandes rasgos el código moral y personal por el cual se rigen las integrantes de esta orden. Como es habitual en la gran mayoría de enseñanzas kaldorei, la transmisión del saber se hace fundamentalmente de forma oral, por lo que hay poca o ninguna constancia escrita de los misterios que se van desvelando en el seno de las órdenes ancestrales de nuestra nación.

Es para mí, Iréth Hlae’lyth Tasártir, todo un honor tener permiso para publicar mis interpretaciones sobre los preceptos básicos de mi orden, las Sacerdotisas de Elune, con el fin de que nuestro hermoso código ético esté disponible para su estudio, comprensión e interiorización. Aunque aquí sólo se han recogido los enunciados más importantes acompañados de una breve reflexión personal, en algunos templos y monasterios el número de preceptos puede extenderse más allá del centenar. De forma adicional, las sacerdotisas tienen cierta libertad para interpretar la palabra de nuestra diosa Elune, lo que en ocasiones da lugar a normas y códigos personales afines para cada cual.

Sin embargo, el corazón puro, el alma liviana y la mente cristalina se mantienen en todas las intérpretes de Elune, independientemente de las variantes que pueda haber entre el sacerdocio.

Espero, querido lector, que seáis capaz de apreciar la sutil y delicada belleza que impregnan a nuestra orden milenaria, y que lo que antes estaba cubierto por una misteriosa bruma, ahora comienza a mostrar su naturaleza al resto del mundo.

Elune-adore.

1. Respetar la vida, ejercer la compasión

Todas las criaturas vivas descendemos de la voluntad de la Diosa y compartimos su misma energía. La diferencia que hay entre todos los seres vivos es que en algún momento, nos separamos de nuestra Creadora mediante entidades ficticias, pero el alma, la esencia, es la misma en todos nosotros. Es por ello por lo que debemos atesorar la vida como a una joya insustituible.

Este precepto va más allá, e implica defender la vida mediante la fuerza con fervor cuando sea necesario, incluso entregando la nuestra propia, con el fin de evitar siempre un sufrimiento mayor para todos aquellos que nos rodean y a los que servimos. Nuestro poder debe ser usado siempre en beneficio de la vida y de nuestra nación.

2. No robar, ser honrada

La ambición es una fuente de insatisfacción, porque jamás tendremos todo lo que nos gustaría y ansiarlo hace que descuidemos nuestro vínculo con Elune. Cuando robamos algo, causamos sufrimiento a los demás. Una sacerdotisa no necesita absolutamente nada del mundo terrenal, y por lo tanto, debe tener siempre sus manos vacías.

También aplicamos este precepto a cualquier actividad en la que se pueda cobrar más por algo que cuesta menos. Una Sacerdotisa de Elune siempre realiza sus oficios de manera gratuita, puesto que es su deber estar al servicio de sus hermanos. En el caso de las artesanías, siempre cobrará el precio justo y no buscará con ello lucrarse. Una Sacerdotisa de Elune no necesita dinero y persigue la honradez con pasión.

Los recursos de la naturaleza se han de emplear de forma respetuosa, y cualquier abuso es interpretado como un robo a los Espíritus Silvestres, y acarrea los mismos problemas que sustraer las riquezas de alguien.

3. No mentir, ser sincera

Las mentiras y los cotilleos son fuente de dolor, y por lo tanto las seguidoras de la vía de Elune deben abstenerse de malversar la palabra.

Buscamos la verdad suprema, que es ser iluminadas por nuestra Diosa, y las mentiras obstaculizan este camino. Debemos hablar a los otros con sinceridad, y ayudarles de esta forma a acabar con la ignorancia, mostrándoles el camino verdadero y real. No debemos utilizar artificios o mentir para evitar daño mediante nuestras palabras. La verdad es ya de por sí un camino de rectitud.

Cuando una sacerdotisa habla o dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra salvo Elune, impedirá la realización de lo que ha dicho que se hará. No damos nuestra palabra, y tampoco hacemos promesas. El simple hecho de que hablemos, ya ha puesto en movimiento el acto de hacer. Para nosotras, hablar y hacer es lo mismo. La palabra es nuestro don más valioso y por lo tanto lo honramos con nuestra vida.

4. No tener una vida sexual inadecuada

Las Sacerdotisas de Elune son libres para amar, ya que es su cometido, pero la finalidad de este precepto es no hacer daño a los demás. Se fundamenta en que el sexo es una demostración pura del amor infinito hacia el otro, y no una satisfacción propia.

Tener relaciones sexuales con una persona casada, por ejemplo, provoca sufrimiento y dolor, por lo que debemos evitarlo. No debemos utilizar a quien sabemos que nos quiere para obtener placer sexual, ignorando e hiriendo así sus sentimientos. Debe imperar siempre el sentido común en estos temas, y tratar de mantener el honor personal intacto.

Las Sacerdotisas de Elune también reniegan y condenan toda práctica que suponga explotación sexual como la prostitución, ya que dicho acto carece del tan necesario amor.

5. No abusar de sustancias tóxicas

El estado de conciencia que adquirimos durante nuestra vida dedicada a Elune es superior al habitual, y para mantener la mente y el cuerpo preparados, no debemos cometer abusos con sustancias que alteren nuestra percepción de la realidad.

Por otro lado, perder el dominio de uno mismo, como ocurre cuando estamos ebrios, puede llevarnos a realizar actos que no queremos o que causen dolor a otros.

6. Entregarse a Elune y dedicarse a su camino

Elune es nuestra guía, y deberíamos practicar y comprender su vía en todas las actividades diarias. Debemos sentarnos, contemplar y esperar el tiempo que sea necesario hasta recibir la bendición de la Diosa. Hay que abandonar el concepto del tiempo y relajarse.

Es importante entrenar tanto la mente como el cuerpo, por lo que la disciplina, la voluntad y la perseverancia son esenciales para alcanzar a Elune, que se traducirá en paz de espíritu.

No sólo es importante practicar cuando nos lo proponemos o cuando el templo nos lo impone. Hay que aplicar los conocimientos adquiridos en las labores rutinarias, porque Elune está en todo y todos.

7. Combatir la oscuridad mediante la luz

Las Sacerdotisas de Elune no tenemos armas, pero si nos vemos obligadas a defendernos, a luchar por nuestros principios o por nuestro honor, si es cuestión de vida o muerte, entonces aquí están nuestras armas: la luz de Elune.

No tenemos prohibido utilizar la violencia cuando ésta sea necesaria, puesto que las Sacerdotisas de Elune tienen una larga tradición guerrera. Practicar el arte de la guerra es una de nuestras disciplinas más importantes. Sin embargo, la única condición es que combatamos siempre en el lado luminoso del camino. No está justificado emplear medios poco honorables para combatir la oscuridad, como el uso de magia vil al igual que hacen los cazadores de demonios. Elune y nuestros herreros nos proveen de todas las armas que necesitamos para derrotar a la oscuridad, y utilizar herramientas indecentes, es darle la espalda y decirle claramente a nuestra Madre que su poder es insuficiente.

8. Desarrollar el autocontrol

Una sacerdotisa no puede enfadarse, o dejarse llevar por cualquiera de sus emociones. Siempre debemos mantener la misma expresión en nuestro rostro, reflejo del sosegado estado mental del que disfrutamos. Debemos razonar cada acto que realicemos con una visión objetiva y analítica, y no obrar de manera impulsiva.

Manteniendo nuestra mente libre de emociones, podemos establecer juicios sobre la vida correctamente, al igual que lo haría nuestra Diosa.

9. Obrar con cortesía

No tenemos motivos para ser crueles, y las Sacerdotisas de Elune mostrarán cortesía y educación incluso ante los enemigos de su pueblo. Sin esta muestra directa de respeto por toda la vida, y por tanto obra de Elune, no somos mejores que un demonio, por ejemplo.

Como seguidoras de nuestra Diosa, no sólo somos respetadas por nuestra fe, sino también por nuestra manera de tratar a los demás. Nuestra auténtica fuerza interior sale a relucir en los tiempos más difíciles y en las situaciones más tensas. Nuestra conducta es siempre digna e intachable.

10. Honor, deber y lealtad

Sólo hay un juez de nuestro propio honor, y somos nosotros mismos. Las decisiones que tomamos y cómo las llevamos a cabo, son reflejo de quiénes somos en realidad y de nuestra afinidad con Elune. Actúa con rectitud, porque no podemos ocultarnos de nosotros mismos ni de la mirada de Ella.

Debemos ser intensamente leales a aquellos bajo nuestro cuidado. Para aquellos de los que somos responsables, como los enfermos y los desvalidos, permanecemos fieles. Además, en tiempos de guerra y crisis servimos a nuestra nación y a nuestro pueblo con fiereza.

Las palabras y los actos de una sacerdotisa son nuestras huellas, y podrás seguirlas allá a donde quiera que vayamos.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

No sé si una guía es el lugar más adecuado para debatir cosas, pero no estoy de acuerdo con el primer precepto, 'No matar'. La primera vez que te encuentras una sacerdotisa en warcraft 3 es con Tyrande, y precisamente está haciendo una carnicería, atacando a humanos y orcos por igual porque son intrusos en el bosque y están talando. Las sacerdotisas son las grandes guerreras del pueblo elfo. En cuanto al segundo principio, considero que el tema 'no cobrar' es algo implícito en la sociedad kaldorei. No creo que tengan siquiera el mismo concepto del dinero que el resto de razas de la Alianza, siendo una sociedad mucho más basada en el trueque, aunque eso ya son especulaciones mías. No sé si existen datos concretos al respecto. En cuanto al punto 6, creo que debería ser el primero, ya que precisamente son sus sacerdotisas. También hay que tener cuidado con no mezclar el concepto de la Luz y Elune.

Como comentario general, no creo que los kaldorei se rijan a base de leyes o mandatos como si de los 10 mandamientos se trataran. Son un pueblo de traidiciones, de compromisos implícitos en su forma de ver el mundo. Mucho menos pacíficos y mucho más territoriales y recelosos de lo que se acostumbra a pensar.

PD: Otro comentario...las sacerdotisas de Elune no son necesariamente de la clase 'sacerdote' en el juego. Son guerreras, cazadoras, sacerdotisas, pícaras... son una orden guerrera, amén de la clase política dirigente de la sociedad elunita.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

y... en eso estoy deacuerdo con Azalea. Las sacerdotisas Kal'dorei son las menos "mantequilla" (lease como debiles) del juego. Porque se instruyen tambien en el arte de la guerra o el combate fisico, asi sea sin armas. Son una raza muy territorial a pesar de lo pacifista que se vean. Sobre el comercio igual que Azalea, creo que las negociaciones son a traves del trueque, y bueno, todos los puntos que toco esta mujer en su post son los mismos defectos que veo yo.

No confundir Elune con la Luz, por ejemplo.

La idea no es mala, pero creo que hay puntitos que se podrian cambiar y pulir para que vaya acorde a la raza.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Yo tambien estoy de acuerdo con Azalea, es posible uqe haya sacerdotisas de elune que no combatan no maten, etc... pero en general las grandes sacerdotisas de Elune se encargan de proteger su tierra, y ademas tal como se ve en el warcraft 3 , no son precisamente compasivas cuando ven a los humanos y orcos talar arboles (primera misión de los elfos nocturnos del warcraft 3). Y la misma tyrande es la suma sacerdotisa...

No hay que confundir el world of warcraft con el cristianismo, puede haber algunos elementos comunes en las religiones, pero tambien hay suficientes diferencias.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Los preceptos no son mandamientos rígidos e inflexibles, y se superponen entre sí. Tampoco están escritos en ningún orden particular, ni están basados en el Cristianismo. Si lo leéis como un todo, incluyendo la introducción, y aunáis el significado de todos los preceptos en conjunto, os daréis cuenta de que todo lo que habéis dicho está recogido y resuelto de manera efectiva.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Me voy a extender para hacer la versión comentada punto por punto, porque leído lo que veo es que algunas cosas se contradicen entre ellas.

Los preceptos de las Sacerdotisas de Elune definen el estricto código moral y personal por el cual se rigen las integrantes de esta orden.
se han recogido los enunciados más importantes acompañados de una breve explicación,
tienen cierta libertad para interpretar la palabra de nuestra diosa Elune, lo que en ocasiones da lugar a normas y códigos personales afines para cada cual.

Yo entiendo, con las explicaciones de los primeros párrafos que como los preceptos o como quieras llamarlos pueden llegar a ser más de un centenar los recogidos en una lista deberian de ser, como mínimo, los más importantes para todos.

Como ejemplo, es como si haces una guía de 'Preceptos de los Sacerdotes de la Luz' y lo resumes en tres puntos y no usas esos tres puntos para las tres virtudes en concreto. Si la haces de más puntos, meterás mas cosa, pero si la reduces a lo mínimo indispensable, deberían ser esos tres.

Así que entiendo que si reduces algo que puede llegar a ser tan extenso en 10 puntos básicos deben de ser de lo más básico de lo básico. Claro, luego empiezas:

No matar, ser compasiva

Es el principio básico de las Sacerdotisas de Elune.

Repito, es el tema que nos escama a todos y precisamente el que más hemos comentado. No creo que haga falta repetirme en el porqué creemos que está mal.

Todos descendemos de la voluntad de la Diosa y compartimos su misma energía.

Los Kaldorei son una raza racista, territorial y agresiva con todos los pueblos ajenos a ellos. Sólo hay que ver su trato con su propia gente, los Altos Elfos. En todo caso ellos se consideran a sí mimos elegidos por la diosa, pero no que todos desciendan de su voluntad. Esto podria ser la creencia de un grupo de sacerdotes, o una tendencia general, pero de nuevo no un precepto de un 'estricto' código moral.

Este precepto va más allá, e implica respetar la vida, defenderla con fervor cuando sea necesario y evitar el sufrimiento de todos aquellos que nos rodean.

De nuevo el punto en que discrepamos.

Una Sacerdotisa de Elune siempre realiza sus oficios de manera gratuita, puesto que es su deber estar al servicio de sus hermanos. En el caso de las artesanías, siempre cobrará el precio justo y no buscará con ello lucrarse. Una Sacerdotisa de Elune no necesita dinero y persigue la honradez con pasión.

El tema del dinero que comentábamos.

Las Sacerdotisas de Elune no tenemos armas, pero si nos vemos obligadas a defendernos, a luchar por nuestros principios o por nuestro honor, si es cuestión de vida o muerte, entonces aquí están nuestras armas: la luz de Elune.

O la espada, o el arco, o la fuerza...el punto que comentábamos de que no todos las sacerdotisas de Elune son necesariamente la clase sacerdote del juego.

No tenemos prohibido utilizar la violencia cuando ésta sea necesaria, puesto que las Sacerdotisas de Elune tienen una larga tradición guerrera.

Este punto está un poco en contradicción con el primero (que era el más importante).

Siempre debemos mantener la misma expresión en nuestro rostro, reflejo del sosegado estado mental del que disfrutamos. Debemos razonar cada acto que realicemos con una visión objetiva y analítica, y no obrar de manera impulsiva.Manteniendo nuestra mente libre de emociones, podemos establecer juicios sobre la vida correctamente, al igual que lo haría nuestra Diosa.

Tyrande es muy temperamental. Como ejemplo de la Suma Sacerdotisa.

En general hay un concepto que no veo reflejado en el recogido de principios: las sacerdotisas de Elune no la adoran como algo a alcanzar, sino como a algo que está ahí. Son su pueblo elegido, no tienen la necesidad de elucubrar sobre su existencia o demostrar nada, Elune es un hecho. Es como plantear que los draenei crean o no en los Naaru, es algo incuestionable, que está ahí.

PD: Sólo por si hace falta aclararlo: La intención no es desmontar los principios básicos que has escrito, sino refinarlos a algo que encaje completamente con el comportamiento de toda sacerdotisa.

Otra cosa es que digas que éstos son los principios básicos para tu sacerdotisa, ahí ya no me meto, pero si la intención es reflejar algo que abarque a todas ellas, creo que hay algunas cosas a pulir.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Pues lamento decir que no lo veo del mismo modo por mas que lo lea

Para empezar el primer precepto, de no matar, no tiene sentido. Tal y como nos mostraba el warcraft 3 y nos ha mostrado el lore, las sacerdotisas de elune eran guerreras que encabezaban a sus hermanas a la batalla. Iban a lomos de sables y armadas con arcos. Tyrande no se muestra muy compasiva con los humanos y orcos que estan talando arboles durante la primera mision del warcraft 3. Maiev y Shandris, a pesar de no ser sacerdotisas ya, queda bastante patente que han llevado una vida guerrera y no son las unicas.

However, Elune does not advocate pacifism in the face of threats to her harmony and tranquillity; novices in the Sisters of Elune are trained extensively in tactics and combat under the moon goddess' aspect of the Night Warrior.
Las Sacerdotisas de Elune no tenemos armas, pero si nos vemos obligadas a defendernos, a luchar por nuestros principios o por nuestro honor, si es cuestión de vida o muerte, entonces aquí están nuestras armas: la luz de Elune.

Como ya he dicho, se ha visto a las sacerdotisas de Elune combatiendo usando arcos y probablemente algun otro tipo de arma. Tyrande si no recuerdo mal lleva tambien una espada.

En cuanto al autocontrol...Tyrande demuestra ser en warcraft III una mujer MUY temperamental.

Sin esta muestra directa de respeto por toda la vida, y por tanto obra de Elune, no somos mejores que los animales salvajes.

La frase me parece bastante...impropia para venir de un elfo de la noche, sabiendo el respeto que sienten por los animales y lo salvaje.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Recomiendo leer Elune y Hermandad de Elune, en la Enciclopedia de Warcraft.

El precepto del amor y la tolerancia está bien. Es acorde al lore. Quizás si debería hacerse más hincapié en que además del amor, las sacerdotisas de Elune están más que dispuestas a defender la vida por las armas. Elune predica no discriminar, no crear sufrimiento innecesario; pero al mismo tiempo suprimir la causa del sufrimiento, de la muerte y la intolerancia. Son las facetas de esta divinidad: la de Madre y la de Guerrera.

Por otro lado, hay numerosas menciones en los libros y cómics sobre la "luz de luna" y la "luz de Elune".

Sobre la clase en el juego, no hay ninguna que corresponda perfectamente. Y esto porque las Sacerdotisas encarnan una dualidad: la de sacerdotisa y la de guerrera sagrada (más comparable a un paladín): pueden cargar a la batalla con sus armaduras de placa, disparando con el arco o sembrando muerte a los enemigos de la vida con sus hojas lunares, mientras que darán contención espiritual y sanación fuera de la batalla.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

//¡Muy buenas a todos!

Me parece estupendo que se rebatan algunos de los puntos escritos por Musashi, pero como jugadora de los Kaldorei también me gustaría dar mi opinión respecto a ellos.

Ante todo el escrito es el reflejo de la visión de la novicia Iréth (no es una guía oficial). Novicia que está en formación y que aún estaría madurando algunos puntos.

Veo plasmada en el rol de su personaje, y en esta propia guía, la dualidad de la que habla Cemotucu.

El precepto de no matar no restringe cualquier tipo de violencia, sino que limita aquella injustificada, como perder el control y asesinar a un aliado en una trifulca.

Según lo leído en la guía, hay una serie de frases que dejan claro, a mi parecer, que una Sacerdotisa de Elune no es una monja recluida en un monasterio, como por ejemplo: "respetar la vida, defenderla con fervor", "no tenemos prohibido utilizar la violencia cuando ésta sea necesaria", "Sacerdotisas de Elune tienen una larga tradición guerrera", "Elune nos provee de todas las armas que necesitamos para derrotar a la oscuridad" y "en tiempos de guerra y crisis servimos a nuestra nación y a nuestro pueblo con fiereza".

Recordemos que la compasión no se basa sólo en perdonar vidas, si no en respetar y valorar hasta la más pequeña. La idea que creo que Musashi buscaba no es la de no matar ni la de matar, sino algo que está por encima de eso. Pensemos con calma.

Respecto a la xenofobia de los Kaldorei, estoy de acuerdo con lo que dice Azalea, si bien hay grados. Los hay más abiertos de pensamiento y otros más tradicionales (recogido en la guía oficial de los Elfos Nocturnos de este servidor), sin embargo hablamos de una orden religiosa siendo lógico que la espiritualidad que las acompaña las permita desarrollar una visión más flexible respecto a sus hermanos.

El ejemplo de Tyrande como modelo excelso de las Sacerdotisa de Elune creo que está equivocado. Antes que Sacerdotisa de Elune, es sacerdotisa guerrera, una variante mucho más proactiva que el resto de hermanas eruditas y dedicadas a otros menesteres. Además, estamos olvidando que, aunque en las primeras apariciones (Warcraft III) se mostraba de manera violenta y muy temperamental, acabó dejando que Illidan huyese, firmó tratados de paz a un ritmo no habitual para la raza Kaldorei, y disminuyó su presencia en el frente de batalla para hacerse cargo de las labores políticas de su pueblo. No es un ejemplo adecuado al cien por cien, porque es fácil tomar como referencia matices característicos de este personaje como si fuese la conducta apropiada y ejemplar de dicha orden religiosa.

Para acabar, reitero que los Kaldorei muestran verdadera pasión por la naturaleza, y creo que no era la intención de Musashi menospreciar a los animales. Si no separar los impulsos salvajes de una vida dedicada al protocolo y a la cortesía.

Sin más que añadir, un saludo :)

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Muchas gracias a todos por vuestras opiniones, sin duda las tendré en cuenta.

Tal vez la incongruencia está en la palabra "estricto" en la introducción, cuando lo que en realidad quería decir era disciplina. Disciplina espiritual. Haré las correcciones oportunas cuando tenga más tiempo.

Gracias a Cemotucu por la aclaración. He de añadir que gran parte del contenido de este tratado no ha sido inventado, sino basado y adaptado de guías y material oficial.

Y sí, Tyrande no es un buen ejemplo, porque es sacerdotisa guerrera y estos preceptos pueden parecer restrictivos para ese papel.

Siento cualquier posible malentendido.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios
Y sí, Tyrande no es un buen ejemplo, porque es sacerdotisa guerrera y estos preceptos pueden parecer restrictivos para ese papel.

Como corrección es justo al contrario. Tyrande es buen ejemplo porque es la Suma Sacerdotisa y todas las sacerdotisas de Elune son guerreras como organización. Puede que haya algunas que solo se dediquen al santuario, pero esas serán la parte minoritaria precisamente. Vuelvo a poner la cita que ha puesto Montalba:

However, Elune does not advocate pacifism in the face of threats to her harmony and tranquillity; novices in the Sisters of Elune are trained extensively in tactics and combat under the moon goddess' aspect of the Night Warrior.

Y de paso te cito también a cemotucu

las Sacerdotisas encarnan una dualidad: la de sacerdotisa y la de guerrera sagrada (más comparable a un paladín): pueden cargar a la batalla con sus armaduras de placa, disparando con el arco o sembrando muerte a los enemigos de la vida con sus hojas lunares, mientras que darán contención espiritual y sanación fuera de la batalla.

Como aclaración a Matrioska, me autocito:

Sólo por si hace falta aclararlo: La intención no es desmontar los principios básicos que has escrito, sino refinarlos a algo que encaje completamente con el comportamiento de toda sacerdotisa.

Otra cosa es que digas que éstos son los principios básicos para tu sacerdotisa, ahí ya no me meto, pero si la intención es reflejar algo que abarque a todas ellas, creo que hay algunas cosas a pulir.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Pero es que por lo que se, todas las hermanas de elune son entrenadas en el arte de la guerra. Si no todas, la gran mayoria. No hay tanta distincion entre sacerdotisa-sacerdotisa guerrera. Las sacerdotisas de elune, como dice cemotucu, estarian mas proximas al paladin que al sacerdote.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Las fuentes canónicas que recomendé leer dan cuenta de lo necesario para elaborar estos principios. Tyrande es un buen ejemplo: cuando debe pelear para defender la vida, lo hace dando todo de sí; cuando debe impedir un conflicto y decantarse por la paz, lo hace dando todo de sí.

La esencia de Sacerdotisa de la Luna constituye una dualidad (incluso no sería extraño que futuros desarrollos de lore nos den más facetas de Elune y, por ende, más facetas de su clero): debe seguir el ejemplo de la Madre Luna y el de la Guerrera de la Noche, aspectos ambos de la Diosa. Como dicen las fuentes canónicas, las Sacerdotisas sí son entrenadas en la guerra, pero al mismo tiempo son entrenadas en forjar un espíritu compasivo puesto que: "Las enseñanzas de la diosa enfatizan el amor y la tolerancia hacia todas las criaturas de Azeroth. Muchos iniciados de la orden encuentren su fe a prueba y meditan regularmente a medida que reconocen y superan sus prejuicios."

Una Sacerdotisa de la Luna que verdaderamente siga los preceptos de la Diosa no puede tolerar la xenofobia ni los prejuicios. ¿Qué significa esto? Que una Sacerdotisa no debería discriminar "por el hecho de ser diferente" ni "por el hecho de ser similar a otros males"; obviamente, ningún personaje es perfecto y justamente luchar y superar estos males es una parte esencial de ser parte del clero de la Diosa.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Justo lo que ha descrito Cemotucu es lo que yo quería tratar de plasmar sobre las Sacerdotisas de Elune. ¿No es lo que se destila tras terminar de leerlo? ¿Tan pacifista suena todo? Agradecería mucho vuestra opinión.

Pese a todo, quiero hacer un último aporte. Hace unos meses tuve una enriquecedora conversación con Visenya sobre mi rol en las Sacerdotisas de Elune, y me comentó que dentro de esta orden hay dos vertientes, una más enfocada al combate (del estilo de Tyrande), y otra más contemplativa y reservada a desempeñar labores espirituales. Mi idea era plasmar en este tratado lo básico de ambas ramas (la ramosa dualidad cuerpo-mente), como bien ha explicado Cemotucu. Es por tanto, por lo que me gustaría aclarar que no todas las sacerdotisas deben ser agresivas, ya que eso entra dentro de la personalidad específica de cada personaje, y que no todas representan el arquetipo de paladín. Al fin y al cabo, para eso crearon a las Centinelas, para tener una orden organizada y especializada en el combate, mientras que las devotas de Elune podrían llevar a cabo tareas de liderazgo y orientación para su pueblo.

Un saludo y gracias a todos por vuestras opiniones.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios
¿Tan pacifista suena todo?

Hombre...Si. Y repito de nuevo que si lo que pretendes es hacer un tratado de los preceptos básicos, no matar no debería estar entre ellos (y menos si quieres que no suene pacifista...). Y mucho menos ser 'el mas importante'. Y que, de nuevo, si es para una vertiente en particular de los elfos, o una interpretación de tu elfa, lo que no puede es empezar exponiéndose como algo 'que todo sacerdote cumple' o sabe. Con que aclares eso -que esto no es de todas las sacerdotisas, sino que es una libre interpretación de tu sacerdotisa novicia , etc, debería bastar para desvincularlo de la interpretación como un cánon del comportamiento de todas las sacerdotisas en general.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

He hecho unas cuántas correcciones que pienso que se acomodarán bastante bien a todo lo comentado. He tratado de no deformar demasiado la idea principal, pero ahora queda más claro tras una lectura comprensiva completa.

Muchísimas gracias a todos por vuestros aportes.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

// Enhorabuena Musashi por el post. Buen trabajo, admiro tu humildad. Has sabido recoger las diversas opiniones y aprovecharlas de forma constructiva para mejorar. Bajo mi punto de vista, su iniciativa merece una mención, pese a que pueda o no acertar más o menos en contenido.

.|||.

Felicidades y gracias.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios
Justo lo que ha descrito Cemotucu es lo que yo quería tratar de plasmar sobre las Sacerdotisas de Elune. ¿No es lo que se destila tras terminar de leerlo? ¿Tan pacifista suena todo? Agradecería mucho vuestra opinión.

Pese a todo, quiero hacer un último aporte. Hace unos meses tuve una enriquecedora conversación con Visenya sobre mi rol en las Sacerdotisas de Elune, y me comentó que dentro de esta orden hay dos vertientes, una más enfocada al combate (del estilo de Tyrande), y otra más contemplativa y reservada a desempeñar labores espirituales. Mi idea era plasmar en este tratado lo básico de ambas ramas (la ramosa dualidad cuerpo-mente), como bien ha explicado Cemotucu. Es por tanto, por lo que me gustaría aclarar que no todas las sacerdotisas deben ser agresivas, ya que eso entra dentro de la personalidad específica de cada personaje, y que no todas representan el arquetipo de paladín.

Más allá de la personalidad del personaje y de su rol, el entrenamiento de toda novicia implicaría prepararla para asumir las facetas de la Diosa: no son vertientes, en el sentido de perspectivas diferenciadas dentro del grupo, sino aspectos de la divinidad. En otras palabras, no hay subgrupos, con unas sacerdotisas orientadas más a la Madre y otras orientadas a la Guerrera conformando líneas diferenciadas o vertientes. Todas están formadas y preparadas para asumir ambas y cumplir ambas funciones y responsabilidades. Incluso creo que sería una interesante (a nivel rol) que una sacerdotisa más bien tranquila buscara ser capaz de asumir un aspecto más marcial, en tanto que una sacerdotisa más aguerrida intentara ser más calmada y ejercitar más la contemplación.

Digo esto porque sigues mencionando a Tyrande como si sólo fuera una especie de "sacerdotisa de batalla", enfocada al combate. Y ese es sólo un aspecto y rol que debería poder asumir todo miembro del clero de Elune, en forma conjunta con el rol de curador y contenedor espiritual. Tyrande es un ejemplo de Sacerdotisa de Elune: si tiene que golpearte, lo hará, y si es mejor hablar, hablará. Ella representa esos dos aspectos de la Diosa, que van cambiándose entre sí de acuerdo a las situaciones.

Al fin y al cabo, para eso crearon a las Centinelas, para tener una orden organizada y especializada en el combate, mientras que las devotas de Elune podrían llevar a cabo tareas de liderazgo y orientación para su pueblo.

Las Centinelas fueron creadas porque se necesitaba un ejército nuevo, no para que las devotas a Elune se concentraran en liderar. Como se dijo en varias oportunidades, la lucha y la defensa de la vida son tan importantes para la Diosa como el amor y la compasión. Tal es así que la misma Hermandad de Eluna (entrenada en combate, en táctica, en estrategia y curación) es la que se encarga de dirigir a la Centinelas. Por eso, la General Shandris responde a la Suma Sacerdotisa de Elune, Tyrande.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Todo aclarado Cemotucu, muchas gracias por plasmar tus conocimientos.

Espero, nuevamente, que esa dualidad de Elune haya quedado plasmada en el tratado, pues era lo que buscaba desde un punto de vista más reflexivo y moral.

También puedo garantizaros y cualquier jugador actual kaldorei puede confirmarlo, que Iréth es tan guerrera como la que más, pero con este tratado, el peregrinaje, y diversos aspectos onrol, he intentado profundizar en su entrenamiento más místico.

No es nada sencillo rolear una Sacerdotisa de Elune, es fácil perder la orientación, y por ello me siento orgulloso de poder hacerlo y de recibir vuestro apoyo.

De nuevo, muchas gracias a todos. Espero que todo haya quedado claro.

¡Elune-adore!

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.