Jump to content
MundoWarcraft
Conéctate para seguir esto  
Kyrie Eleison

Retratos de Azeroth: Durotan

Mensajes Recomendados

Retratos de Azeroth: Durotan

cabDurotan.jpg

A vísperas de adentrarnos en el antiguo Draenor, sería conveniente informarnos de antemano de algunos puntos importantes para disfrutar mejor de la esencia de Warcraft; uno ellos es conocer personajes importantes que encontraremos en la tierra natal de los orcos.

Os traemos en esta ocasión al líder más famoso: Durotan del Clan Lobo Gélido, padre del anterior Jefe de Guerra de la Horda Thrall.

Durotan01.jpg

Inicio y primeras amistades

Durotan nació en el seno del Clan Lobo Gélido siendo el hijo de Garad (por aquel entonces Jefe del Clan) antes de que estallara la Primera Guerra. Siendo aún muy joven, acompañó a su padre al festival Kosh'harg que se celebraba en Nagrand; allí conoció a un joven orco del Clan Roca Negra llamado Orgrim Martillo Maldito con el que trabó una profunda amistad a pesar de que eran de clanes diferentes.

nos pocos días después de volver del festival, Durotan se cruzó con una joven orco de aspecto débil llamada Draka que pertenecía a su clan. Fue un amor a primera vista. Durotan se le declaró en numerosas ocasiones y la invitó cuando no caía enferma a partidas de caza a pesar de que ella le rechazaba. Pero parece ser que el roce hizo el cariño porque al final la orco, que fue madurando y acabó siendo una gran guerrera, aceptó a Durotan como su esposo.

Durotan fue enviado a la montaña mística Oshu'gun, (la gran piedra blanca que podemos encontrar aún en el Nagrand actual) para comprobar si era un chamán. Podía sentir a los espíritus, pero no verlos, por lo que no había nacido para convertirse en un aliado de los elementos.

Durotan y Orgrim siempre estaban compitiendo para demostrar quién era el mejor de los dos, pero siempre como amigos. Mientras estaban realizando otro de sus desafíos en el bosque de Terokkar, un ogro los atacó y casi acaba con sus vidas. Fueron salvados por la intervención de un grupo de cazadores draeneis de Telmor que vigilaban los alrededores.

Restalaan, el líder del escuadrón draenei informó a los jóvenes orcos que su líder, Velen el Profeta, estaba de visita en su pueblo y que los había invitado a cenar. A pesar de desconfiar en un principio de esos seres, ambos accedieron y se reunieron con el líder Draenei con el cual pasaron una velada contando historias de sus respectivos pueblos. Cuando ambos orcos volvieron, Durotan le comentó a Garad que su amigo Rocanegra y él habían aprendido más que su propio clan en más de cientos de años.

Durotan02.jpg

El alzamiento de un nuevo líder y la primera Horda

Años después, en una de las innumerables batallas que los orcos libraban contra los ogros, Garad cayó en combate. Entonces fue Durotan quien, por derecho hereditario, asumió el liderazgo del Clan Lobo Gélido.

oco después y a cientos de kilómetros, el chamán y líder del Clan Somblarula, Ner’zhul tuvo una visión de unos supuestos ancestros que le advirtieron que los draenei eran sus enemigos y que conspiraban contra los orcos. De inmediato, el viejo chamán envió mensajeros a todos los clanes orcos para que se reunieran lo antes posible.

Lo que Ner’zhul no sabía es que esos ancestros a los que había escuchado no eran verdaderos: se trataban de una vil estratagema de Kil’jaeden, uno de los jefes de la Legión Ardiente bajo la poderosa mano del Titán Sargeras, con el objetivo de destruir a los draenei por no compartir el regalo de Sargeras.Tras la reunión de los líderes orcos, la guerra contra los draeneis empezó.

En un momento de tregua que fue solicitada por los draeneis, Ner’zhul envió a Durotan a encontrarse con un grupo de draenei liderados por Velen camino a la montaña mística Oshu'gun. Velen habló por todos los draeneis e intentó explicar la verdad de Oshu’gun, pero los orcos se negaron a escucharle, especialmente Drek’thar, el chamán de los Lobo Gélido, quién insultó a Velen espetándole mentiroso y manipulador e inició una pelea. De todas maneras, Durotan decidió dejarlos marchar, ignorando la orden de Ner’zhul de atraparlos con vida.

Tras unos meses y en plena batalla contra los draenei, Drek’thar sintió que los espíritus y elementos de la naturalez les estaban abandonando; entonces casi fueron vencidos por las fuerzas de Restalaan. Durotan contempló esto como una señal de que estaba ocurriendo algo extraño, ya que los elementos no habían respondido al considerar esa guerra como un error. Aquí es donde entra, para marcarse un hueco en la historia de los orcos, Gul’dan, el aprendiz de Ner’zhul. Gul’dan era justamente lo contrario que su mentor: era un ser manipulador que solo pensaba en sí mismo y fue quien implantó la brujería dentro de los orcos en sustitución al chamanismo. Durotan permitió a Drek’thar y el resto de chamanes de su clan a abandonar el chamanismo y unirse a la brujería.

Gracias a la manipulación de Gul’dan, los orcos fundaron la Primera Horda y se reunieron jefes de los distintos clanes para disputarse el rango de Jefe de Guerra. De todas maneras, el favorito para postular el título honorífico era Puño Negro, líder del Clan Roca Negra. Sin embargo… nadie sabía que Puño Negro era un simple títere del brujo Gul’dan.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

cabDurotan.jpg

Tras ver la juventud de Durotan y la fundación de la Primera Horda en una primera parte, seguimos con la historia de este aclamado orco.

El poder de la Horda

Con Puño Negro a la cabeza de la Horda, Durotan fue destinado a encontrar y destruir Telmor, la ciudad de los Draenei. Durotan había conseguido ver al capitán de la guardia draenei tirar de un cristal verde en un rincón oculto del bosque. Ese cristal no era ni más ni menos que un fragmento de Ata'mal: conseguía crear una zona ilusoria que en este caso se utilizaba para camuflar Telmor para no recibir ataques.

A pesar de que Durotan se negó en más de una ocasión, al final tuvo que ceder por el peligro hacia su clan. La Horda rompió la ilusión haciendo pedazos los fragmentos de Ata'mal y como una jauría de perros de caza engulleron Telmor bajo una maera roja y marrón. No dejaron aldeano vivo ya fuera hombre, mujer o niño... incluso Restalaan fue asesinado por un Durotan nublado por un remolino de sentimientos contrariados.

ul'dan, cegado de poder y victorias concentró a los orcos en el Trono de Kil'jaeden, una montaña situada en la actual Península de Fuego Infernal, para ofrecer a la Horda el arma con la cual arrasarían la capital de Sattrath. Un arma que marcaría un antes y después en toda la historia de los orcos... la Sangre de Mannoroth. Todos los orcos bebieron de la sangre del Señor del Foso menos Orgrim Martillo Maldito y Durotan, quien además prohibió a todo su clan el probar del caliz. Esto se debe a que de camino al Trono, Ner'zhul le había advertido que no lo hiciera por las consecuencias que podría llegar a tener. Este acto de insubordinación enfureció de sumo grado a Gul'dan.

La piel de los orcos obtuvo un color rojo vil, a excepción de aquellos que no bebieron la sangre del demonio, que se volvieron poco a poco verdes. Sus ojos se volvieron rojos y entonces, la Horda marchó sobre Sattrath. La capital draenei no pudo hacer frente a la brutalidad de la Horda corrupta de la fuerza demoníaca. A pesar de que se intentaron resistir, Sattrath cayó ahogada en sangre y gritos de guerra.

Tras la casi completa extinción de los draenei en Draenor y la caída de Sattrath, Kil'Jaeden desapareció por completo y comenzaron disputas internas en la Horda; los clanes comenzaban a separarse debido a los roces que existían entre ellos, la falta de guerra era insoportable. Pero entonces Gul'dan tuvo una visión: Medivh, el famoso hechicero humano que estaba controlado por Sargeras, contactó con el orco para encomendarle una misión, la de crear un Portal Oscuro para que, entre los dos, conectaran los dos mundos de Draenor y Azeroth.

El plan se puso en marcha inmediatamente y se construyó la inmensa puerta por la cual la Horda pisaría por primera vez Azeroth. Cuando los orcos entraron, Durotan seguía oponiéndose al camino que la Horda estaba llevando; por ese motivo Gul’dan lo desterró en el nuevo mundo: a él y a todos los Lobo Gélido.

Durotan01.jpg

El exilio y la muerte

Tras ser exiliados, Durotan guió a su pueblo a un valle muy recóndito de Alterac donde se asentaron y pasaron desapercibidos durante la Primera Guerra. Durante ese tiempo Drek'Thar decidió volver a sus raíces chamánicas y repudiar la brujería al ver el efecto tan devastador que había hecho sobre su pueblo. También nació el primogénito del líder de los Lobo Gélido, el orco que en un futuro sería conocido como Thrall.

El nacimiento de su hijo hizo que Durotan reflexionara detenidamente sobre su situación actual y el futuro de su clan por lo que decidió partir a un campamento orco para poder frenar a Gul'dan; ese campamento orco no era ni más ni menos que el campamento de Orgrim Martillo Maldito. Éste al ver a su amigo Lobo Gélido y su compañera los recibió con total presura.

Una vez dentro de la tienda de campaña de Orgrim, Durotan comenzó a explicarle todo lo que había descubierto hasta el momento entre otras cosas que Gul'dan había fundado un Consejo de las Sombras donde manejaban una fuerza demoníaca abrumadora. Martillo Maldito escuchó todo lo que su amigo le comentó y al finalizar, le prometió mantenerse a su lado contra de Gul'dan.

Para cuidar de la vida de Durotan, Draka y su reciente hijo, Orgrim los envió a un lugar seguro con una escolta propia... lo que el Jefe de Guerra no sabía es que en esa escolta dos miembros eran espías de Gul'dan; de camino a ese lugar seguro, en la profundidad del bosque, invocaron a otros asesinos y atacaron a Durotan y Draka. A pesar de que Durotan y su compañera consiguieron matar a dos, sus fuerzas se vieron rebasadas por la de los asesinos. Draka cayó primero y más tarde Durotan, que murió desangrado por las heridas mirando a su hijo que lloraba arropado por una bandera Lobo Gélido. El último pensamiento de este gran líder fue que gracias a los ancestros, no iba a ver como su hijo sería devorado por las criaturas del bosque...

Vacíos argumentales

En ningún sitio se confirma quienes son los asesinos de Durotan y Draka. En el juego que posteriormente fue cancelado "Warcraft Adventures" los asesinos de los orcos iban a ser los hijos de Puño Negro, Rend y Maim. Más tarde, en El Señor de los Clanes, novela de la famosa autora Christie Golden, no se revela la identidad de los asesinos tampoco. Parece ser que en la siguiente BlizzCon tendremos que preguntar en la Mesa Redonda quienes fueron sus asesinos.


Fuente:

  • Debes tener Rango Rolero, con Cuenta de Juego, o superior para ver este contenido.

  • Debes tener Rango Rolero, con Cuenta de Juego, o superior para ver este contenido.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.