Jump to content
MundoWarcraft
Conéctate para seguir esto  
Natea

[Artefacto] La Crematoria (Ashbringer)

Mensajes Recomendados

La Crematoria

- Información del artefacto -

asbringer-440x294.jpg

Pues bien, una vez explorado parte de Rasganorte y vivido personalmente el destino de Ashbringer (Crematoria) y la saga de los Mograine por fin os puedo contar uno de los relatos mas oscuros y trágicos de toda Azeroth.

Historia

Para contar esta saga debemos comenzar desde su origen, y reside como bien suponéis en el patriarca de la familia Mograine, Alexandros. Desde pequeños la tutela de Renault y Darion recayó únicamente en su padre ya que su mujer Elena murió al dar a luz al más pequeño de ellos, Darion. Poco más se sabe de la época feliz de Alexandros hasta que ingresó en las filas de la Mano de Plata para servir bajo el mando del Alto Paladín Uther Lightbringer, del que acabó siendo íntimamente amigo.

Durante el asalto a Blackrock Spire (Cumbre Roca Negra) en la Segunda Guerra, Alexandros vio como un brujo orco extraía energías malignas de un orbe oscuro. Una vez que acabó con el orco se fijó mejor en él y descubrió que estaba formado de oscuridad absoluta, una reliquia perteneciente a Draenor (y de la que se especula que es un fragmento de un naaru corrupto).

alexandro-mograine-200x300.jpg

Alexandros Mograine

Pasados diez años, Alexandros se reunió con sus compañeros de la Orden en una taberna de Hillsbrad (Trabalomas en castellano), entre los que se encuentran Tirion Fordring, el inquisidor Isillien, la comandante Abbendis, el arcanista Doan y el sacerdote Fairbanks (Ribalimpia) para discutir sobre el nuevo mal que acecha Lordaeron, el Azote.

Preocupados por la situación, Alexandros les revela el contenido de un cofre que portaba, en el cual se encontraba el cristal draenetista. Mograine les muestra su mano y contemplan horrorizados como las energías malignas la han corrompido al entrar en contacto con el orbe y éste les explica que si no lo ha destruido es para demostrar que si existe tal poder de oscuridad también debe existir de luz, aunque Isillien no está de acuerdo y presa del miedo lanza un hechizo sagrado con la intención de destruirlo.

Sin embargo, para asombro de todos, descubren que el orbe ha absorbido la pureza del hechizo y la oscuridad que contiene ha desaparecido ligeramente por lo que todos intentan purificar el orbe con sus hechizos, logrando un éxito rotundo. Para probar el resultado de lo acontecido, Mograine vuelve a tocarlo con la misma mano, la cuál se restaura completamente y Alexandros experimenta una sensación de pureza, una fuerza sagrada que convertirá todo el mal en cenizas, la Ashbringer.

Por orden de Saidan Dathroan, Alexandros y Fairbanks viajan al reino de Dun Morogh, a la ciudad enana de Ironforge (Forjaz) para tener una audiencia con el rey Magni Bronzebeard y rogarle que forje una espada con la reliquia sacra. Las experimentadas manos de herrero del monarca dieron lugar a la mejor arma jamás creada por enanos, un arma que sembraría el terror entre sus enemigos y eliminaría el mal halla donde fuese. Durante la Tercera Guerra, Alexandros y un ya adulto Renault lucharon codo con codo contra los ejércitos del rey Lich, ya que su segundo hijo partió hacia Outland antes de que el Portal Oscuro se cerrase, por lo que no podría impedir los terribles eventos que vendrían a acontecer. Con la muerte de Uther a manos de Arthas, la Mano de Plata se disolvió, y la Cruzada Escarlata surgió de sus cenizas (como conté en mi anterior artículo).

renault-200x300.jpg

Renault

Mograine padre, inconsciente de que su hijo fue manchado por la corrupción que contagió a muchos de los miembros de la Cruzada, no sabía que pactos oscuros se forjaban a sus espaldas. Balnazzar y Kel’thuzad, conocedores del inmenso poder de la espada, decidieron que debían quitar de en medio a Alexandros, por lo que Balnazzar, bajo la apariencia de un Dathroan ya poseído, convenció a Renault para tender una trampa a su padre y así concederle a él la Ashbringer. Convence a su padre y a Fairbanks atacar Stratholme, por lo que ellos tres deberían enfrentarse a un ejercito de no-muertos.

Al comenzar la batalla, Renault sale de su vista y se esconde, y tras ser sepultado por una ola de zombis el cadáver del sacerdote Fairbanks, Alexandros combatió solo contra el resto del ejercito de la Plaga hasta que Ashbringer cayó de sus manos con sus últimas energías. En ese momento Renault aprovechando la situación coge la espada y la clava en el corazón de su progenitor, ante la horrible sorpresa de éste, falleciendo en el acto. Lo que Renault no se esperaba con este acto homicida es que la Ashbringer se corrompería al instante con tal acto detestable, por lo que no podía empuñarla y la abandonó al lado de su verdadero portador mientras huía del lugar de los hechos. A partir de aquí la historia se torna más aciaga y oscura.

[A partir de ahora explicare la historia con un nuevo personaje, llamado “el héroe”, que no es nada mas y nada menos que tú, si es que has tenido la suerte de poder vivir esta historia, y si no... pues imagínatelo y disfruta.]

Con la llegada de la necrópolis de Naxxramas a Azeroth, todas las fuerzas que combatían la Plaga mandaron a sus mejores héroes a enfrentarse contra las huestes no-muertas de Kel’thuzad. Una de las alas de las cuales se componía la necrópolis era la de los Caballeros de la Muerte, la tropa de elite del rey Lich, entre las que se encontraban el instructor Razuvious, Gothik el Cosechador y los llamados “Cuatro Jinetes”, compuesto por Thane Korth’azz, Lady Blaumeux, Sir Zeliek y el mas importante, el Alto Señor Mograine. Kel’thuzad, ávido nigromante, convirtió al adalid de la luz en su antagonista, un portador de la muerte y la condenación.

Una vez que el héroe venció a estos cuatro señores de la perdición, encontró entre sus pertenencias una curiosa espada de la cuál irradiaba un aura maligna. El héroe, valiente como solo era él, blandió la espada y al instante un espíritu poseyó su cuerpo. El alma del desdichado susurraba al héroe venganza y redención sobre los que le habían traicionado, por lo que Alexandros guió los pasos del héroe hasta el Monasterio Escarlata.

Esta fortaleza de guerreros más que un monasterio, albergaba a varios de los mejores campeones de la Cruzada, entre los que se encontraba el viejo amigo de Mograine el arcanista Doan o uno de los más fanáticos de la Orden, Herod; aunque el más importante de ellos era el parricida, Renault, el campeón de la Suma Inquisidora Whitemane (Melenablanca). A medida que el héroe caminaba por los pasillos del monasterio los cruzados se arrodillaban ante él, ya que para ojos suyos veían al Alto Comandante. Una vez llegados a la catedral, Renault se quedó perplejo al ver de nuevo a su padre y le rogó clemencia y perdón, pero lo único que consiguió fue encontrar la muerte a manos de éste, cerrándose por fin el circulo.

El siempre leal Fairbanks hizo acto de presencia tras este acontecimiento y contó al héroe como tras caer volvió al monasterio, ya infectado por la Plaga e intentó hacer conocer a los demás de la traición, pero ellos solo vieron un ser afectado por el mal y lo encerraron en lo mas hondo del monasterio, aunque ahora era nuevamente libre ya que la maldición se había roto para él, pero no para su señor. La única forma de librar a Mograine de la maldición era a manos de otro Mograine, es decir, el hijo pródigo, Darion.

Las historias a partir de aquí son inciertas, pero la más segura es que al abrirse nuevamente el Portal Oscuro con la llegada de la Legión Ardiente, el héroe por fin encontró a Darion en Outland. Éste, al enterarse de lo sucedido, sólo encontró una forma de salvar a su padre; cogió la Ashbringer y la ensartó en su corazón, liberando el alma de su padre de su sufrimiento pero condenándose a sí mismo a un destino incierto.

Para seguir contando esta saga, debemos hacer un alto y contar la crónica de otro personaje, ya que será más que relevante a partir de aquí. Y ese es Tirion Fordring.

Durante la Segunda Guerra, el Alto Señor Tirion gobernaba en las tierras de Heartglen (Vega del Amparo) acompañado por su mujer Karanda y su hijo Taelan. Un día encontró a un ermitaño orco llamado Eitrig en sus tierras, por lo que inmediatamente lucharon, dando por vencedor al orco. Lo que Tirion no se esperaba fue que el ermitaño le acogió en su torre en ruinas y le cuidó mientras permaneció inconsciente, dándose cuenta éste que los orcos no eran gente a la que temer, ya que en realidad era un pueblo pacifico que había sido engañado y convertido en salvajes guerreros, buscando ahora regresar a sus origenes.

El paladín prometió a Eitrig que su presencia sería un secreto y le protegería, pero lo que él no sabia era que el magistrado Barthilas siguió el rastro de la batalla anterior y encontró al orco, por lo que avisó a Saidan Darthroan que capturase al ermitaño. Durante su captura apareció Tirion y defendió a su amigo de sus captores, pero acabó siendo preso como él. Tirion fue llevado a Strathome y tachado de traidor por Barthilas ya que decía que era imposible que los orcos fuesen buenos; ante la negativa de Fordring de rectificar fue juzgado por Arthas, Uther, el archimago Antonidas, el arzobispo de Stormwind, Alonsus Faol y el almirante Daelin Proudmoure y sentenciado al exilio, perdiendo sus derechos como Caballero de la Mano de Plata.

fordring-248x300.jpg

Fordring

La noche antes de la partida de Tirion, éste regreso a Stratholme y se infiltró en los calabozos para salvar a su amigo. Afortunadamente, un grupo de orcos liderados por Thrall irrumpió en la ciudad con la intención de liberar a sus compañeros, por lo que su huída fue más sencilla de lo esperada. Eitrig aceptó la oferta de Thrall de unirse a la Horda tras el asalto y Tirion partió al exilio sólo, ya que su mujer Karanda se negó a acompañarle y mintió a su hijo diciéndole que su padre había muerto.

Los años pasaron y Fordring, que se había asentado en una granja en la ahora Tierras de la Plaga del Este observó como su hijo Taelan siguió los pasos del padre y se convirtió en paladín de la Mano de Plata y posteriormente fue nombrado Alto Señor de la Cruzada Escarlata, comandando el bastión de Heartglen bajo la supervisión del Alto Inquisidor Isillien.

Preocupado por el destino de Taelan, Tirion entabló amistad con un héroe que le ayudó a recuperar partes de su pasado, haciéndole recordar quien era. Más ansioso que nunca por recuperar a su hijo, le pide al héroe que intentase hacerle llegar esos recuerdos a su hijo, por lo que éste se infiltró en el bastión bajo una ilusión y convenció a Taelan para que le acompañase. Cuando el héroe y Taelan llegaron al punto de reunión con Tirion, Isillien hizo acto de presencia y se entabló un combate entre el Inquisidor y el héroe y sus dos acompañantes que acabó con la muerte del Alto Señor Escarlata a manos del Inquisidor enloquecido, por lo que Fordring padre vengó a su hijo terminando con su asesino allí mismo. Entristecido por lo ocurrido, Tirion decidió que, para que no vuelvan a pasar tragedias como la suya y librar al mal de Azeroth, debía volver a fundar la Mano de Plata.

SPOILER: a partir de ahora todos los hechos acontecen en WOTLK

Tirion viajó a la Capilla de la Esperanza de la Luz, en las Tierras de la Plaga Este, ya que era la base y centro neurálgico del Alba Argenta para hablar con los principales líderes entre los que se encontraban Eligor Dawnbringer y Korfax, el Campeón de la Luz, a los cuales les propuso una unión de fuerzas para crear una legión de soldados que lucharía contra el Rey Lich. En anteposición, el Rey Lich, enterado de estos sucesos y de la intención de la Cruzada Escarlata de viajar a Northrend (Rasganorte) a través de la ciudad portuaria de Nueva Avalon en las Tierras de la Peste Este, decidió viajar con su necrópolis de Acherus acompañado de sus mejores Caballeros de la Muerte, entre los que se encontraba el caído en desgracia Darion Mograine.

Tras varios enfrentamientos y la masacre de gran parte del ejercito escarlata, Darion Mograine y una vasta legión del Azote bajo sus ordenes confrontan las fuerzas aunadas de Tirion Fordring y el Alba Argenta. La batalla estaba a favor de la plaga y el joven Mograinde se encontraba frente a frente contra los líderes del Alba cuando de repente apareció Tirion y con sus poderes de la luz convirtió en polvo a casi todo el ejercito no-muerto, aunque los caballeros de la muerte y su señor resistieron los efectos. Entonces sucedió algo inesperado, un haz de luz surgió en medio de las dos fuerzas y de él apareció la figura de Alexandros.

Era un eco del pasado, lo que permanecía aún dentro de Darion y daba existencia a su padre en este mundo todavía, un recuerdo en el cuál su padre le decía que algún día portaría la Ashbringer pero todavía no estaba preparado, ya que era muy joven. En ese mismo instante, el rey Lich surgió de la más profunda oscuridad y absorbió la esencia de Alexandros en Frostmourne. Darion, el cuál recuperó la poca humanidad que quedaba en él, estalló en rabia ante este suceso y cargó contra Arthas, pero era demasiado poderoso para él y con un gesto de su mano le mandó cuerpo a tierra, jactándose de su debilidad.

Entonces Tirion y los lideres del Alba arremetieron contra él pero sufrieron su misma suerte, por lo que Tirion quedó inmovilizado bajo los poderes de Arthas. Ante esta situación, Darion lanzó la Ashbringer en dirección a Fordring e instantáneamente la espada recuperó sus gloriosos poderes anteriores por lo que el paladín se libró de sus ataduras y le lanzó un poderoso ataque al rey Lich, tan poderoso que éste no le quedó mas remedio que huir de la batalla ante tal poder sagrado.

Finalizada la batalla, Darion y sus caballeros de muerte renegaron del Azote y se unieron a las fuerzas del bien, formando la Orden de la Espada de Ebano, recuperando Acherus para sí mismos. Por otro lado, Tirion cumplió su palabras y creó la Cruzada Argenta y partió a Rasganorte con la intención de acabar de una vez por todas con el reinado de terror del rey Lich. Pero esa es una historia que será contada en otra ocasión...


Fuente: Todowow

  • Me Gusta 3

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Lore de Warcraft.

×

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.