Jump to content
MundoWarcraft
Conéctate para seguir esto  
Natea

[Lugar] Nordrassil: El árbol del mundo

Mensajes Recomendados

Nordrassil: El árbol del mundo

- Información del Lugar -

ArchimondesEnd.JPG

Nordrassil es el verdadero árbol del mundo de los elfos nocturnos (y no Teldrassil), su nombre quiere decir “Corona de los cielos” en su lengua.

Su altura alcanza miles de pies de alto y es sus enormes ramajes son capaces de tapar el cielo. Aunque el árbol sufrió mucho durante la Tercera Guerra, está sanándose. Ni floreció ni le crecieron hojas durante el año que siguió a la guerra, pero los druidas esperan que el año próximo comience a crecer de nuevo.

Protegido por tres de los Vuelos, el Árbol del Mundo, Nordrassil, está recuperándose poco a poco. Los restos de Archimonde, el gran demonio que lideró la invasión de Azeroth durante la Tercera Guerra, todavía cuelgan de las ramas del árbol. Muchos especulan que cuando se recupere totalmente, los elfos nocturnos recuperarán su inmortalidad; pero ese día nunca llegará si fallan a la hora de ayudar a los dragones en su lucha contra la continua amenaza de la Legión Ardiente. Aunque Nordrassil se está curando, aún llevará un siglo o dos para que el Árbol del Mundo recupere su antigua gloria y poder.

Historia

Nordrassil-240x350.jpg

El árbol nació a partir de una semilla de G’Hanir, el perdido Árbol Madre, plantada por Alexstrasza, la reina de los dragones, en el nuevo Pozo de la Eternidad en el sagrado Monte Hyjal.

El árbol fue también bendecido por Ysera, la Soñadora, para permitir a los druidas entrar en el Sueño Esmeralda, desde que sus poderes fueron avivados por la naturaleza para que pudieran ayudarla a protegerse dentro de su propio reino, pues es ese el fin del Sueño Esmeralda. Parece ser que los druidas nunca necesitaron el árbol para hacer esto ya que aún pueden entrar en él, incluso tras los daños sufridos durante la guerra, que fueron suficientes como para eliminar la bendición de Nozdormu. De hecho Malfurion Tempestira fue capaz de entrar en el Sueño Esmeralda antes de la creación de Nodrassil.

Sin embargo, la bendición más importante proviene de Nozdormu, el Señor del Tiempo; quien aseguró que mientras el árbol siguiera existiendo, los elfos nocturnos serían inmortales. Esto aseguraría que incluso los elfos nocturnos más corruptos se preocuparían por proteger el árbol.

Durante la batalla del Monte Hyjal, Malfurion Tempestira usó la furia primaria de Nordrassil y cientos de espíritus de la naturaleza para derrotar a Archimonde, sacrificando la inmortalidad de los elfos y causando una ola devastadora. Aunque parece que el árbol está sanándose bien, es obvio que su relación con los elfos nocturnos ha desaparecido, ya que el Archidruida Fandral Corzocelada dirigió la creación de Teldrassil, el cual ha demostrado ser mucho menos potente y exitoso que Nordrassil.

nordrassil_wow-437x350.jpg

Recientemente, con la llegada del Cataclismo, el Señor de la Llama, Ragnaros, ha enviado a sus súbditos para atacar el árbol con la intención de quemarlo y así destruírlo. Malfurion ha regresado del Sueño Esmeralda junto con los ejércitos de Cenarius para proteger el Árbol del Mundo.


Fuente: WoWwiki y Todowow

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Lore de Warcraft.

×

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.