Jump to content
MundoWarcraft
Conéctate para seguir esto  
Armandox

[Recopilación de Libros] Pandaria.

Mensajes Recomendados

Entre el Saurok y la Pared

saurok.jpg
 

-Los Saurok-

Los saurok son una raza violenta y salvaje de esclavos guerreros creada por el Imperio mogu. Durante muchos siglos después de la Purga, permanecieron escondidos en las selvas de Krasarang o en los traicioneros pantanos al otro lado del Espinazo del Dragón.

Últimamente, los saurok se han vuelto más atrevidos y asaltan pueblos y ciudades de la costa pandaren, para luego desaparecer rápidamente en el mar con su botín.

Si te encuentras con un saurok, da por seguro que no está solo y prepárate inmediatamente para protegerte.


-El Desafiante-

Los saurok fueron enviados para mantener el orden en los lugares más remotos del Imperio mogu. Pronto desarrollaron unos aires de superioridad y odio a lo débil, alimentados por los egos de sus maestros mogu.

Al poco tiempo los guardias saurok comenzaron a saquear a aquellos a los que debían proteger. Se volvieron desobedientes y empezaron a enfrentarse a sus propios comandantes mogu cada vez que estaban descontentos con los botines de guerra.

El emperador Dojan respondió de la forma tradicional mogu: arrancó el alma a todo saurok vivo en el Valle de la Flor Eterna, y exigió la misma suerte para las legiones que todavía seguían en el campo de batalla. Así comenzó la gran Purga.


-Los Desertores-

Cuando los mogu decidieron purgar a los saurok, un buen número de legiones seguían desplegadas en el campo de batalla. Cuando la traición de sus maestros llegó hasta los oídos de los saurok, estos se volvieron contra sus oficiales y desaparecieron en las tierras mántides, tras el frente enemigo. Se enviaron muchas legiones mogu con esclavos para dar caza a los desertores, pero jamás regresaron.


-La Resistencia Final-

Los saurok mantuvieron sus posiciones contra los mogu, hasta el final, en los pantanos de Krasarang. Su única oportunidad era alejar a las fuerzas imperiales hasta territorio desconocido.

La tasa de muertes de los mogu se elevó rápidamente cuando los rebeldes envenenaron el suministro de agua y sabotearon varias construcciones.

Preso de la furia, el emperador Dojan siguió enviando tropas, esclavos, y armas a Krasarang con la intención de erradicar a los saurok restantes.

Jamás tuvieron éxito.

Editado por Armandox
  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

El Corazón Oscuro de los Mogu

shrineoftwomoons580.jpg

 

-Valle de los Emperadores- 

Para los mogu, los muertos son un conjunto de partes. Las almas se pueden vincular a piedras para su posterior utilización. La sangre y la carne se pueden reutilizar para prolongar la vida de los súbditos leales al emperador. Ser enterrado intacto era todo un símbolo de poder y respeto.

Este es el Valle de los Emperadores, el lugar de descanso de cien generaciones de señores de la guerra, reyes y emperadores que gobernaron estas tierras.

¡Asalta las tumbas bajo tu propia responsabilidad!


-Ligaespíritus-

Durante años, los mogu utilizaron la carne como un arma, moldeándola, doblándola y retorciéndola a su antojo. Pero tras su error al crear a la raza saurok, los mogu decidieron crear otra arma... esta vez forjada con absoluta sumisión.

Sus investigaciones descubrieron métodos para convertir la carne en piedra y viceversa. Lograron dar vida a la piedra inerte, siempre y cuando un alma voluntaria (o no) pudiera ser atrapada en su interior.

Mediante estos rituales oscuros crearon a los Natopiedra, soldados de jade y magia negra forjados de la esencia viva de las víctimas conquistadas. Estas creaciones eran poderosas, aterradoras y absolutamente leales a sus maestros mogu.


-La Dinastía Perdida-

El reinado del emperador Dojan II fue corto y salvaje incluso para los mogu. Su maníaco impulso de completar el trabajo de su padre y finalizar la gran purga contra las legiones rebeldes saurok dejó a la corte sumida en el caos mientras él se embarcaba en su fatídica campaña militar.

Desde su posición privilegiada en los acantilados con vistas a la Espesura Krasarang, observó la lenta deforestación de la selva, la construcción de las mazmorras Dojanni y el genocidio gradual de la raza saurok.

Lo que no esperaba era que los supervivientes de la quinta y séptima legiones saurok escalaran los acantilados en mitad de la noche, atacaran su pabellón imperial desde el Valle de los Cuatro Vientos y lo empujaran por el precipicio. Jamás encontraron su cuerpo y la confusión resultante en la capital dejó al imperio sumido en el caos durante más de dos años. Los saurok se desvanecieron en la espesura y desaparecieron...


-El Rey del Trueno-

Está escrito que cuando el gran Lei Shen contempló las tierras de los mántides por primera vez, no sintió miedo, sino inspiración.

Cuando comenzó a unificar a su pueblo bajo un estandarte único y a subyugar a las demás razas de Pandaria, sabía que los mántides jamás se someterían a su poder. Hablaban el mismo idioma: el idioma de la fuerza. Ordenó a sus esclavos construir el Espinazo del Dragón, una magnífica muralla a lo largo de todo su imperio.

Su construcción llevaría varias generaciones, pero Lei Shen sabía cómo motivar a sus súbditos: con miedo. El miedo a los mántides movió montañas, formó ejércitos, consolidó el imperio y construyó su muralla.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Cuentos de Peces

Jinyu.jpg

 

-Orígenes-

Este antiguo santuario jinyu puede aportar datos sobre los orígenes de su raza. Hay unos dibujos de unas criaturas acuáticas primitivas. Se encuentran alrededor de una pozas en un campo dorado, quizás una interpretación del Valle de la Flor Eterna.

Una de las criaturas sostiene un bastón sobre las aguas, pero los símbolos que rodean su cabeza pertenecen a un idioma desconocido, probablemente anterior a la primera dinastía mogu.

La relación exacta entre estas criaturas claramente acuáticas y el valle sigue siendo un misterio.


-Oradores del Agua-

Dice la leyenda que antes del Cataclismo todos los ríos fluían hacia Pandaria, y los que mejor lo sabían eran los sabios jinyu. Con el tiempo, este pueblo tan inteligente aprendió a comulgar con las aguas de los ríos y a escuchar las noticias y augurios que traían las corrientes. Estos ancestros eran respetados por casi todas las razas y se ganaron el título de "Oradores del agua".


-Llamada del Deber-

Los jinyu viven en una estricta sociedad de castas, tal y como se puede comprobar en las inscripciones de esta tablilla de piedra. Los huevos se distribuyen según las necesidades de la comunidad.

Muchos jinyu son trabajadores y fabrican presas y demás construcciones. Otros son artesanos y los someten a un duro aprendizaje nada más eclosionar.

Solo los guerreros y los sacerdotes tienen acceso a la comida más abundante y a los mejores refugios, y solo los sacerdotes más distinguidos pueden convertirse en ancestro u orador del agua. La mezcla entre las castas jinyu es un tabú.


-Herrería Acuática-

Al contrario que las forjas de fuego y calor de los pandaren y los mogu, los jinyu han dominado el arte de la forja de agua. Dan forma a la piedra y al metal mediante la presión de las corrientes de agua.

Al principio buscaban piedra pulida y materiales en los ríos. Tomaron nota de los lugares donde descubrían los mejores adornos y rocas.

Al cabo de los años y gracias a su magia aprendieron a manipular el agua y fabricar colosales edificios de roca y piedra sin parangón. Sus armas y armaduras son tan resistentes como las de cualquier metal forjado y sus muros parecen haber sido construidos sin fisura alguna.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Hozen en la Niebla

gallery_2_12_6885.jpg

 

-Discurso Hozen-

El idioma de los hozen es un gran misterio. Aunque la mayoría de los hozen saben hablar en un lenguaje ordinario, a menudo incluyen otros sonidos y "palabras" que aún no han sido descifradas por las otras razas.

La mayoría de los estudiosos jinyu creen que estas palabras adicionales son de naturaleza desagradable u ofensiva, pero el debate no se ha zanjado.

Citando al gran sabio Ook-Ook: "Se puede sakar la dunga del jib, pero no se debe poner el jib en la dunga".

Sabias palabras. O eso creemos.


-Madurez Hozen-

Los hozen son una raza fugaz. Sus ancianos no suelen tener más de veinte años. En consecuencia, su madurez relativa, si los comparamos con otras razas parlantes, es mínima.

Al contrario que los reservados y educados jinyu, los hozen son un pueblo apasionado al que le encanta amar, odiar y sentir cualquier emoción siempre que sea intensa.


-Englobando Pasiones-

Aunque algunos de los hozen del bosque menos salvajes decidieron integrarse en la cultura pandaren, en el fondo son una raza simple y apasionada. Adoran la pesca y la caza, y a menudo asaltarán a todo aquel que se adentre en su territorio de caza. Esto supone una complicación, ya que los hozen rara vez delimitan o señalizan sus territorios. Afortunadamente, los monjes pandaren suelen mantener a raya a la mayoría de los hozen.


-El Saqueo de los Hozen-

Los hozen de las montañas Kun-Lai son especialmente agresivos, incluso para los estándares hozen. Las provisiones y la comida son escasas en este terreno hostil con frecuencia. En épocas de vacas, los líderes hozen ordenan el "saqueo" de asentamientos cercanos.

Durante el saqueo todo hozen capaz de caminar se une al enjambre atacante y se dirigen a los poblados cercanos. De ese modo, bien obtienen los suministros que necesitan para sobrevivir al invierno, o bien reducen su número de tal manera para que los suministros que ya tienen sean suficientes.

Durante años el Shadopan y los grúmel han mantenido una paz precaria con los hozen a cambio de tributos en forma de comida. A menudo los hozen quieren más, pero se controlan por su miedo al Shadopan.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

La Canción de los Yaungol

mists-battle-screenshot-02-thumb.jpg

 

-Atrapado en una Tierra Extraña-

Los orígenes de los yaungol no están claros. El documento histórico más antiguo de la raza data de la época del emperador mogu Qiang el Despiadado. Sus eruditos describen a las tribus nómadas como "cazadores bovinos inteligentes" que vagan por "extensos terrenos de caza más allá de la frontera occidental del imperio".

Se cree que varias de estas tribus de cazadores quedaron atrapadas en Pandaria cuando el continente se separó durante el Cataclismo.

Atrapados en las peligrosas Estepas de Tong Long, los recios yaungol tuvieron que adaptarse, militarizando los depósitos locales de petróleo y desarrollando su propia cultura agresiva.

Pocas razas pueden enfrentarse directamente a los mántides en campo abierto. Solo por esta razón, hay que temer y respetar a los supervivientes yaungol.


-Tácticas Yaungol-

Obligados a vivir en el agreste territorio de las Estepas de Tong Long desde la época del último emperador pandaren, los yaungol han adaptado sus tácticas a este entorno.

Su raza está constantemente en movimiento, estableciendo breves "campamentos" itinerantes en zonas con abundantes recursos naturales (concretamente, el petróleo y la caza) antes de seguir adelante. El cabecilla decide dónde se establece el campamento, cuánto tiempo se quedan y cuándo se marchan.

En combate, los yaungol prefieren los ataques fuertes y rápidos, usando la caballería para flanquear y acechar al enemigo mientras la poderosa infantería ataca las zonas más débiles de las líneas enemigas. La brujería ígnea y las armas de asedio llameantes sirven de apoyo a este asalto inicial.

Los yaungol son famosos por retirarse tan rápido como atacan, por adivinar las intenciones del enemigo y porque solo se comprometen con las victorias seguras.


-Dominancia-

Solo los yaungol más fuertes, más valientes y más resistentes pueden liderar a las tribus. Estos rasgos son las cualidades más apreciadas en la sociedad yaungol y se espera que todos los líderes yaungol las posean.

Sin embargo, debido a la constante amenaza mántide del sur, los yaungol no pueden permitirse perder ni a uno solo de sus guerreros en una lucha interna de poder.

Se ha establecido una solución sorprendentemente civilizada a este problema. Cuando hay una disputa entre dos yaungol, se coloca un estandarte entre ellos; luego luchan con armas sin filo hasta que uno de ellos se rinde o se desmaya.

Los nuevos líderes se eligen de forma parecida en un combate ritual; el yaungol que aspira a ocupar el puesto de jefe debe colocar el estandarte de su familia y luchar contra cualquiera que desafíe su autoridad.


-Yaungómano-

El aceite ardiente es la piedra angular de la táctica de guerra yaungol. En la época de los grandes guerreros, esta arma era más mortífera que mágica. Esta sustancia ardiente desfiguraba a los enemigos, abrasaba tierras, eliminaba la cobertura que ofrecían los árboles y podía impedir incluso un terrorífico asalto de los mántides.

Otra vieja táctica de los yaungol es encender cada noche un número de fogatas superior al número de guerreros; de esta manera, el enemigo que estuviese espiando en la oscuridad supondría que había más yaungol de los reales y su posición y número verdaderos quedarían enmascarados.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Las Siete Cargas de Shaohao

J0L2JLHR4JHY1375232036756.jpg

 

La Carga del Emperador - Parte 1

Hace diez mil años, el día que Shaohao fue coronado Emperador de Pandaria, siguió la tradición de todos los emperadores que le habían precedido y pidió consejo al gran orador del agua de los jinyu. Con alegría, el joven emperador permaneció de pie delante del profeta esperando oír buenas noticias.

El orador del agua escuchó la canción del gran río, pero sus ojos se llenaron de terror.

Del Libro de las cargas, capítulo 1:

"Y el orador del agua vio ante él un reino de hechiceros alrededor de un gran pozo convocando a un ejército de demonios. Llovía fuego verde del cielo y todos los continentes del mundo estaban destrozados."

Aterrorizado por la visión que se le había presentado, el emperador Shaohao se dio cuenta de que no estaba destinado a vivir una vida llena de lujos. Su viaje para salvar Pandaria empezó en la humilde aldea de Floralba.


La Carga del Emperador - Parte 2

Fue en este preciso lugar donde hace diez mil años Shaohao, el último emperador de Pandaria, solicitó el consejo del Dragón de Jade.

Del Libro de las Cargas, capítulo 3:

"Desolado y sin esperanza, el último emperador ascendió la escarpada pendiente del Monte Nieverest. El frío le helaba los huesos a través de su túnica y el viento cortante dificultaba su viaje".

"Solo en la cima de la montaña el emperador encontró la paz y la tranquilidad, y allí habló con el Dragón de Jade, el espíritu de la sabiduría".

El Dragón de Jade animó a Shaohao a despojarse de sus cargas, purificar su espíritu y fusionarse con la tierra.

El emperador escuchó perplejo el consejo del Dragón de Jade, pero no recibió otra respuesta en la gélida cumbre. Abatido, el emperador Shaohao inició el descenso de la montaña para consultar con su acompañante, el Rey Mono, y decidir su próximo movimiento.


La Carga del Emperador - Parte 3

En este lugar, hace diez mil años, Shaohao, el último emperador de Pandaria, derrotó al Sha de la duda y lo encerró bajo tierra.

Del Libro de las cargas, capítulo 5:

"Shaohao meditó durante tres días y tres noches, ya que el consejo del Dragón de Jade no estaba claro. ¿Cómo puede purgarse uno mismo de toda duda?"

"Cansado de esperar, el compañero de viaje de Shaohao, el Rey Mono, formó un extraño rostro con bambú. Insistió al emperador para que se pusiese la máscara..."

Aunque el Rey Mono pretendía hacer una travesura, la máscara funcionó; cuando Shaohao se quitó la máscara, sus dudas tomaron forma física. Lucharon durante siete horas, hasta que enterraron al Sha de la duda.

Desde aquel día, el último emperador no tuvo ninguna duda de que salvaría a Pandaria del Cataclismo. Se convirtió en una criatura llena de fe.


La Carga del Emperador - Parte 4

Hace diez mil años, en este mismo lugar, Shaohao, el último emperador de Pandaria, derrotó al Sha de la desesperación y lo encerró bajo tierra.

Del Libro de las cargas, capítulo 9:

"Tras su éxito en El Bosque de Jade, el emperador Shaohao se sentía henchido de valor, pero preocupado por su futuro incierto. Pidió consejo a la Grulla Roja, el espíritu de la esperanza, en la Espesura Krasarang."

"La Grulla Roja dijo al Emperador que la esperanza se encuentra en el interior de cada uno si se busca con tesón. Por ello, el Rey Mono mostró al emperador Shaohao una máscara de desesperación, un rostro de una tristeza terrible. Este se puso la máscara y liberó toda su desesperación..."

La batalla contra el Sha de la desesperación duró cuatro días y cinco noches bajo la lluvia, pero con la ayuda de la Grulla Roja y del Rey Mono, la desesperación de Shaohao se consumió.

Desde ese día el emperador supo que el futuro era alentador. Se convirtió en una criatura llena de esperanza.


La Carga del Emperador - Parte 5

Hace diez mil años en este mismo lugar, Shaohao, el último emperador de Pandaria, derrotó al Sha del miedo y lo encerró bajo tierra.

Del Libro de las cargas, capítulo 14:

"Aunque se había librado de la duda y la desesperación, el emperador Shaohao aún sentía miedo. Pidió consejo al Buey Negro, espíritu de la valentía y la fortaleza, que vivía en las estepas más allá del muro".

"El Buey Negro, la Grulla Roja, el emperador y el Rey Mono discutieron acerca de la naturaleza del miedo durante largo rato hasta que el Rey Mono entró en acción. Creó una máscara de miedo de aspecto aterrador. Con manos temblorosas, el Emperador se puso la máscara para extraer sus propios temores…"

La batalla contra el Sha del miedo duró una semana y un día y la leyenda cuenta que el sol nunca salió en ese tiempo. Cuando por fin el Sha del miedo fue encerrado bajo tierra, el emperador Shaohao cambió para siempre, pues había abandonado sus temores. Se convirtió en una criatura de valor.


La Carga del Emperador - Parte 6

En este lugar, hace diez mil años, Shaohao, el último emperador de Pandaria, derrotó al Sha de la ira, al Sha del odio y al Sha de la violencia.

Del Libro de las Cargas, capítulo 19:

"Confiado y sin miedo, el emperador Shaohao pensaba que nada podía detenerle; pero ante la insistencia de la Grulla Roja, buscó el consejo del Tigre Blanco, el espíritu de la fuerza."

"El Tigre Blanco vio en Shaohao la temeridad peligrosa que a menudo acompaña a aquellos que no tienen miedo. Reunió a los mejores guerreros de Pandaria para poner a prueba al emperador."

"Al emperador Shaohao le dieron un bastón de tres metros y le desafiaron a golpear a uno de los guerreros. Lucharon durante varias horas, pero los guerreros eran demasiado rápidos y hábiles para el desentrenado emperador. Se puso furioso, maldijo y, al final, partió el bastón con su rodilla."

El emperador, sintiéndose más humilde, preguntó al Tigre Blanco qué había hecho mal, y aprendió que sus propias pasiones lo volvían débil. Para salvar Pandaria, Shaohao tendría que combatir su propia ira, odio y violencia.

El Rey Mono se puso en acción y talló tres máscaras. El emperador se fue poniendo cada una de las máscaras, y con la ayuda de sus amigos y de los mejores guerreros de Pandaria, derrotó al Sha de la ira, al Sha del odio y al Sha de la violencia y los encerró bajo tierra.

El emperador cambió para siempre y hasta el final de sus días fue una criatura llena de paciencia, amor y paz.


La Carga del Emperador - Parte 7

La orden del Shadopan se fundó hace diez mil años por un decreto de Shaohao, el último emperador de Pandaria.

El emperador Shaohao sabía que la energía oscura de los sha (la manifestación física de emociones negativas como la ira, el miedo, el odio o la duda) representaba una gran amenaza para los pandaren, si se permitía que surgiese de debajo de la tierra. Encomendó a los mejores guerreros de Pandaria la tarea de contener y controlar a los sha.

Justo en este lugar, unas horas después de que el emperador Shaohao derrotase a su propia ira, odio y violencia, el primer Shadopan se arrodilló y prestó juramento al último emperador. Desde entonces, todos los iniciados del Shadopan han repetido las mismas palabras, durante los últimos diez mil años.


La Carga del Emperador - Parte 8

Hace diez mil años, el emperador Shaohao, el último emperador de Pandaria, utilizó el poder de estas aguas sagradas para proteger Pandaria de la devastación del Cataclismo que destruyó el resto del mundo.

Del Libro de las Cargas, Epílogo:

"Al atardecer del último día, el cielo estaba teñido de fuego verde, y hasta el suelo temblaba de terror. Pero el emperador no estaba asustado. Su mente estaba libre de toda duda o desesperación. Cantó y celebró mientras el cielo se rasgaba."

"Al ver el miedo y la duda en los ojos de sus súbditos, el emperador Shaohao decretó que todos debemos vivir cada día al máximo y dormir cada noche con la paz de una mente tranquila."

La leyenda cuenta que ascendió a la Veranda de la Primavera Eterna para separar Pandaria del resto del mundo. Pero, aunque lo intentó, no pudo. La tierra tembló, pero no se movió. Enseguida empezó a dudar y el Sha de la duda comenzó a salir por el este. Empezó a tener miedo, y el Sha del miedo se fue librando de sus grilletes en el oeste. Desesperado, pidió ayuda al Dragón de Jade.

El Dragón de Jade rodeó el valle y habló con el angustiado emperador. "Pandaria no es solo el imperio pandaren", le dijo a Shaohao. "Tus enemigos del oeste forman parte de esta tierra, al igual que el imperio que hay al otro lado de la muralla".

Al darse cuenta que todas las cosas estaban conectadas en un todo eterno y que su amada tierra no era solo el imperio pandaren, Shaohao por fin lo entendió todo. Su bastón golpeó el suelo y su espíritu se hizo uno con la tierra. Cuando el mundo se desgarró, Pandaria se adentró tranquilamente en el océano. Y cuando la túnica del emperador cayó vacía al suelo, el nuevo continente se envolvió en una niebla impenetrable y desapareció del resto del mundo.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Corazón del Enjambre Mántide

Mantid.jpg

 

-Ciclo del Mántide-

Cada cien años, los jóvenes mántides eclosionan en grandes números. El enjambre avanza imparable hacia el este, devorando todo lo que encuentra a su paso, hasta llegar al Espinazo del Dragón. Allí, miles de ellos mueren a manos de los pandaren, tal y como morían a manos de los mogu que construyeron la muralla.

Los eruditos pandaren han intentado entender este ciclo, pero no han llegado a una conclusión. ¿Por qué los mántides permiten, generación tras generación, que sus jóvenes sean masacrados? Solo los mántides conocen la razón.

Este ciclo se ha vuelto tan previsible que los guardianes de la muralla lo planifican cada siglo. El Shadopan, y los mogu antes que ellos, saben cuándo vendrá el enjambre y organizan sus defensas como corresponde. Mientras la muralla siga en pie, Pandaria podrá defenderse de las interminables huestes mántides.


-Sociedad Mántide-

Los asaltos mántides al Espinazo del Dragón son una experiencia terrible tanto para los defensores como para los mántides. Solo los mántides más inteligentes, fuertes o ágiles sobreviven a este encuentro, y enormes cantidades de defensores pandaren son aniquilados.

Los supervivientes mántides regresan a los grandes árboles, a menudo con trofeos de sus conquistas. Allí son recibidos en la sociedad mántide y asumen un papel en su civilización según el valor de sus hazañas.

El propósito de esta prueba de madurez no está claro, pero aquellos que atraviesan la muralla están advertidos: todo mántide que se encuentre al otro lado de la muralla es un veterano curtido que ha de ser temido y respetado.


-Ámbar-

El ámbar es la piedra angular de la sociedad mántide. Este material está presente en su arquitectura, su arte y su tecnología.

Mediante su dominio del sonido, los mántides descubrieron hace mucho tiempo que el ámbar resultaba útil para aumentar el rango de su proyección acústica. De este modo podían comunicarse a larga distancia. Ningún ejército ha logrado pisar territorio mántide sin ser detectado, y hasta los viajeros solitarios deben extremar las precauciones, ya que sus movimientos serán observados desde el momento en que abandonen la muralla.

La Emperatriz y su consejo de Klaxxi protegen los "kypari", los grandes árboles de las Estepas de Tong Long y su única fuente del precioso ámbar. La leyenda dice que hubo un tiempo en que los kypari florecían al este de la muralla, pero los mogu los cortaron todos en su interminable guerra contra los enjambres mántides.


-La Emperatriz-

La Emperatriz de los mántides es una fuerza temida en toda Pandaria. Ella engendra las interminables huestes mántides.

Aunque las emperatrices mántides viven mucho tiempo, no son inmortales. Un consejo de ancestros mántides, conocidos como los Klaxxi, vela por la organización del traspaso de poderes de una emperatriz a la siguiente. La naturaleza exacta del intercambio es todo un secreto, pero al parecer incluye una prueba de combate. Los restos de la antigua emperatriz son devorados por su sucesora. Por ello, la línea de sucesión mántide se ha mantenido intacta desde los inicios de su civilización.

Aunque no son numerosos, los Klaxxi desempeñan un papel fundamental en la organización y la cultura mántide. Sin embargo, no queda claro si tienen potestad para revocar un decreto de la Emperatriz.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Balada de Liu Lang

Tuuurtle.jpg

 

-La Cuna de Liu Lang-

El famoso explorador pandaren Liu Lang nació y creció aquí, en Villarroca, en un pequeño rancho cerca de este lugar.

Aunque debía ayudar en la granja de la familia, a menudo Liu Lang deambulaba por los riscos del sur y se quedaba absorto mirando al mar. "Quiero ver lo que hay ahí fuera", decía para diversión de sus vecinos (se creía que el mundo había sido destruido en el Cataclismo.)

Liu Lang quiso comprarse un barco, pero los Pescadores locales le dijeron que ningún barco podría volver a casa a través de las nieblas.

Después dijo que exploraría el mundo sobre el caparazón de una tortuga marina, porque las tortugas siempre vuelven a la playa en la que nacieron.

Después de eso, los vecinos empezaron a sospechar que Liu Lang había comido demasiadas nabas en mal estado y que no estaba bien de la cabeza.


-Una Factura de Venta muy Famosa-

En este lugar, hace muchas generaciones, se encontraba Los Cachivaches de Shen-zin, una tienda frecuentada por los granjeros locales. Un día, el primer explorador pandaren, Liu Lang, entró en la tienda con una lista de la compra bastante peculiar, de la que hay registros que han sobrevivido hasta el día de hoy:

    Un farol
    Tres litros de aceite para lámparas
    Cuatro paquetes de fruta seca
    Dos sacos de guisantes secos
    Cuatro piernas de cerdo salado
    Doce litros de agua potable
    Una cesta de galletas nutritivas
    Una brújula
    Un catalejo

Liu Lang anunció su intención de explorar el mundo. Shen-zin, siguiendo la corriente a su cliente, sugirió a Liu Lang que se llevase también una sombrilla y generosamente le regaló una.

Sonriendo, un agradecido Liu Lang le dijo a Shen-zin: "¡Le pondré tu nombre  a mi tortuga marina!" Muy contento, se llevó sus suministros y se dirigió silbando a la playa, seguido por docenas de curiosos.


-Esperando a la Tortuga-

Hace muchas generaciones, en este lugar y equipado con poco más que una sombrilla y una bolsa llena de comida, el joven explorador pandaren Liu Lang comenzó a explorar el mundo sobre el caparazón de una tortuga marina.

Por aquel entonces, se creía que el resto del mundo había sido destruido en el Cataclismo. La creencia popular era que Liu Lang se había... "dado un golpe" en la cabeza.

Se demostró que estaban equivocados cuando Liu Lang volvió cinco años después, contando historias de tierras misteriosas al otro lado del mar. Siguió volviendo a Pandaria cada cinco años durante el resto de su vida; en cada visita su tortuga era cada vez más grande, hasta que fue lo bastante grande como para albergar a toda una colonia.

Los pandaren con ganas de conocer mundo, a menudo se quedaban mirando fijamente al otro lado del mar esperando su retorno. Hoy en día, cuando alguien mira fijamente al horizonte, todavía se le pregunta si está "esperando a la tortuga".

 

-La Viuda Errante-

Hace muchas generaciones, Liu Lang el explorador volvía a Pandaria cada cinco años sobre el caparazón de una tortuga marina gigante, llevándose cada vez más exploradores en cada visita. Los vecinos del lugar lo llamaban "La Isla Errante" porque la tortuga había crecido tanto que tenía una pequeña aldea y un templo sobre su caparazón.

Un año, la viuda Mab Cerveza de Trueno estaba desconsolada por la muerte de su marido en un trágico accidente con una prensa de uvas. Decidió que Pandaria ya no tenía nada que ofrecerle, por lo que ella y su hijo pequeño Liao Cerveza de Trueno se subieron a la tortuga. Fueron algunos de los primeros maestros cerveceros en embarcar.

La Isla Errante no ha vuelto a Pandaria en muchas generaciones. Se cree que la tortuga, Shen-zin Su, dejó de volver a tierra poco después de la muerte de su querido amigo Liu Lang.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Por qué Merece la Pena Luchar

pandaren.jpg

 

-Recordatorio-

Lao-Fe, el Vinculador de esclavos, era un monstruo entre las bestias hasta para los demás mogu. Su castigo preferido para los esclavos pandaren que lo hacían enfadar era separar familias y enviar a los hijos al Espinazo del Dragón para servir de alimento a los enjambres mántides.

Esta fue la suerte que corrió un joven monje pandaren llamado Kang. Kang estaba tan desolado por la pérdida de su cachorro que decidió vestir de negro. En un momento de claridad vio a los mogu como lo que realmente eran: débiles. Poseían magia oscura y armas terroríficas, pero su Imperio dependía del trabajo de los esclavos.

Durante el reinado de los mogu, las razas esclavas no tenían permitido llevar armas, así que Kang decidió que los propios pandaren se convertirían en armas. Y de este modo, los monjes pandaren comenzaron su entrenamiento en las artes marciales, y Kang comenzó a ser conocido como el Puño del Primer Alba.

No hay datos históricos sobre si Kang y su hijo volvieron a encontrarse, pero el amor de este padre fue la llama que inició la rebelión que cambiaría Pandaria para siempre.


-Tácticas de Lucha Pandaren-

En la peor época de las dinastías mogu, los esclavos pandaren no podían portar armas de ningún tipo. Durante sus entrenamientos secretos, los monjes pandaren a menudo usaban instrumentos de labranza o incluso cañas de bambú. También se centraban en los ataques sin armas.

Sin embargo, las armas preferidas de los mogu se basaban más en el miedo que en la utilidad. Eran enormes, pesadas y difíciles de manejar. Los monjes pandaren se aprovecharon de esta circunstancia desarrollando ataques rápidos y la capacidad de moverse rápidamente por el campo de batalla. Los mogu, más lentos y corpulentos, acababan completamente desorientados ante la velocidad de los monjes pandaren en combate abierto.

A lo largo de los años, los estilos de lucha han cambiado completamente, y han incorporado todo tipo de facultades, armas y técnicas. Pero el corazón de las técnicas de lucha pandaren permanece invariable: derrotar al enemigo, sea del tamaño que sea, con las zarpas desnudas si es necesario.


-Los Primeros Monjes-

Durante las dinastías mogu, los esclavos eran el elemento vital del Imperio.  Los pandaren, hozen y jinyu trabajaban en el campo y en las minas, y construían las poderosas fortalezas de sus amos.

Para combatir la fatiga, elevar la moral y atender a los heridos, los mogu permitieron que una casta de esclavos pandaren se especializaran en la fabricación de remedios. Al principio producían tisanas y cataplasmas. Con el paso de los años, estos especialistas se convirtieron en sanadores, líderes de la comunidad y maestros cerveceros.

Nació una noble tradición y estos "monjes" tempranos se convirtieron en símbolos de esperanza y orgullo entre los pandaren.

Fueron estos héroes los que primero aprendieron a luchar sin armas. Los monjes enseñaban los secretos de las artes marciales a otros esclavos clandestinamente. Cuando llegó la revolución, los monjes fueron los primeros en entrar en combate inspirando así a los humildes granjeros, herreros y mamposteros que les siguieron.


-Juntos Somos Fuertes-

La fuerza del Imperio mogu no residía en sus efectivos, sino en el miedo. Mediante el miedo, controlaban enormes ciudades de esclavos y mantenían al Imperio subyugado.

Los pandaren fueron los primeros en rebelarse contra los mogu, pero no los únicos. Pronto los hozen prestaron su fiereza, los jinyu su sabiduría y los grúmel tomaron el papel de mensajeros entre los rebeldes al mismo tiempo que cortaron los suministros de alimentos y noticias a los mogu.

Los ejércitos imperiales perecían de inanición, los mensajes de vital importancia no llegaban a sus destinatarios y los pilares del Imperio se tambaleaban. Los mogu no sabían cómo cultivar sus propios alimentos o distribuir los suministros entre sus tropas. Ejércitos enteros permanecieron en sus cuarteles ajenos a toda rebelión hasta que fue demasiado tarde.

En resumen, la propia fortaleza del Imperio se había vuelto contra él. Las razas de Pandaria se habían unido con un objetivo común, y habían descubierto que eran fuertes.


-Victoria en Kun-Lai-

Al fracasar su intento de crear un ejército saurok obediente, los mogu idearon otras formas de crear la fuerza de combate "perfecta". Utilizando magia oscura de origen desconocido, capturaron almas vivas y las encerraron dentro de ensamblajes de piedra.

A lo largo de varias dinastías, crearon un vasto ejército de estatuas vivientes y lo ocultaron en el interior de una cámara enorme excavada en las montañas de Kun-Lai.

Como sabían que esta arma secreta podía significar su perdición, los monjes pandaren intentaron hacerse con el control de la cámara inmediatamente después del comienzo de la revolución. Atacaron rápidamente y tendieron una emboscada a los mogu al descender por la montaña desde el Pico de la Serenidad. La batalla por la cámara duró cuatro días hasta que una tormenta de nieve expulsó a los mogu de la montaña.

Al privar a los mogu de su arma secreta, los esclavos rebeldes obligaron a los mogu a luchar de forma más equilibrada.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

La Profecía Zandalari

Trol.jpg

 

-La Edad Adulta-

No hay lugar para la debilidad entre los Zandalari. Fuerza, ferocidad, aguante, poder: son los rasgos por los que se mide el éxito. Los machos adolescentes Zandalari que no han sido escogidos para ser sacerdotes o eruditos deben demostrar su fuerza ante el consejo, el rey y ante los propios dioses.

Cualquier demostración de poderío físico basta. Los torneos y las competiciones tienen lugar al abandonar la niñez. Los adolescentes se preparan durante años para sus pruebas, comulgan con los espíritus y se tatúan símbolos de poder en su piel. Un ritual común es viajar a una de las islas infestadas de monstruos cerca de la capital para robar o someter a una criatura salvaje.

Las razas inferiores de trol tienen sus propias versiones más humildes de esta tradición, pero amaestrar a un ravasaurio o a un raptor no tiene nada que ver con amaestrar a un demosaurio o a un cuernoatroz.


-El Consejo y el Rey-

La sociedad Zandalari es una jerarquía de miles de años.

La base del Imperio es la casta campesina formada por los granjeros, los pescadores y los artesanos. Los ancianos Zandalari les dicen qué deben cosechar, cuándo deben plantar y cómo se deben comportar. Desobedecer a los ancianos es desobedecer a los dioses, una ofensa castigada con el exilio o la muerte.

La casta de guerreros Zandalari está justo por encima de los campesinos, y actúan como los brazos del rey y el poder del consejo. La destreza no abunda entre los guerreros Zandalari. Su estilo de combate preferido es la fuerza bruta combinada con magia antigua.

Los eruditos y los sacerdotes son los que determinan hasta el más mínimo detalle de la sociedad Zandalari. Son maestros de la magia y están en comunión con los espíritus. Estos respetados bastiones de sabiduría son el resultado de más de quince mil años de conocimiento acumulado. Los más inteligentes ocupan un lugar en el consejo Zanchuli, que aconseja al rey y se asegura de que se cumpla su voluntad. Siempre se consulta al consejo antes de cada batalla o decisión importante.

Desde un trono dorado, por encima de todos los Zandalari, se encuentra el gran rey Rastakhan.

Lleva en el poder más de doscientos años fortalecido por los propios dioses para actuar como su voz.


-La Sombra de los Loa-

Los Zandalari adoran a los "loa", espíritus poderosos que han formado parte de este mundo desde antes incluso que los titanes. Existen numerosos loa, la mayoría débiles, pero hay algunos muy poderosos. Algunos no tienen forma, otros tienen forma de animal o de criatura.

Las familias Zandalari adoran a sus propios loa familiares, las ciudades tienen sus propias divinidades y los loa más poderosos son idolatrados por toda la nación. Los Zandalari más poderosos e iluminados pueden convertirse en loa al morir, o al menos eso dicen.

Estos espíritus son una pieza fundamental del mundo Zandalari: los Zandalari hacen según dicen los loa.


-El Profeta Oscuro Zul-

En el consejo Zanchuli hay muchos sacerdotes y magos con poderes increíbles y conocimientos prohibidos. Uno de los más respetados es Zul. Incluso de niño, sus terribles y oscuras visiones se volvían realidad, hasta el más sórdido detalle. Infundía miedo y respeto como uno de los profetas oscuros: visionarios capaz de visualizar las tragedias antes de que ocurran.

En los meses anteriores al Cataclismo, las pesadillas de Zul se llenaron de visiones horribles de un mundo partido en dos. Consultó todos los signos y determinó que el hogar de los Zandalari quedaría destruido durante el próximo apocalipsis. Lo explicó ante el consejo y sugirió al rey unirse a las demás tribus de trols y abandonar su hogar.

A pesar de la fama de Zul, el consejo se negó a creer en el desastre que se avecinaba. Muchos creyeron que Zul solo intentaba conseguir más poder y mejorar su posición. Se burlaron mientras él y sus seguidores reunían una flota de guerra y se marchaban en busca de las demás tribus trols inferiores.

Pero las visiones de Zul resultaron ciertas. El Cataclismo de Alamuerte destrozó los pilares de Zandalar. Todavía hoy el poderoso y enigmático Imperio trol se desliza inexorablemente hacia las profundidades del océano, mientras que los campesinos y los guerreros Zandalari piden guía y consejo a Zul.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Legado del Trueno

Shen.jpg

 

-Lei Shen-

El joven Lei Shen era hijo de un señor de la guerra en la era de los cien reyes. Como sus hermanos, era fuerte y dominaba las artes de la guerra. Pero, al contrario que otros de su misma generación, tenía otros intereses además de la conquista. Las leyendas de sus ancestros estaban grabadas en su corazón.

Cuando Lei Shen creció y dirigió sus propias legiones, anunció sus intenciones de despertar a los dioses. Solo sus seguidores más leales le acompañaron donde ningún otro mogu se atrevió a llegar: al corazón de la Montaña del Trueno, el hogar sagrado del que los mogu llamaron su maestro.

Lei Shen subió a la montaña.

Pero fue el Rey del Trueno el que regresó.


-El Monte Sagrado-

Los días anteriores a que Lei Shen fundara el viejo Imperio,  existía una meseta rodeada de una tormenta perpetua. Se llamaba la "Montaña del Trueno", y era el trono ancestral del que los mogu llamaron una vez "maestro".

La historia no habla de lo que encontró Lei Shen cuando subió a la montaña y desapareció en sus entrañas. Pero, a su regreso, tenía el poder de mil tormentas y declaró que la montaña sería su trono. En su cima construyó una majestuosa ciudad prohibida.

Se rumorea que, tras la muerte de Lei Shen, la montaña no escuchó a nadie más y la tormenta bramaba con furor. Los siguientes emperadores trasladaron el trono al Valle de la Flor Eterna.

Incluso durante la época del último emperador pandaren, Shaohao, la Montaña del Trueno era temida. El Cataclismo que destrozó el mundo casi sumergió la montaña bajo las aguas, pero quizás el último emperador pensó que merecía la pena protegerla. O quizás temía el secreto de la montaña y quiso ocultarlo. Como el resto de Pandaria, la ciudad de la cima, ahora convertida en una isla, permanece oculta entre la niebla.


-La Unidad tiene un Precio-

Armado con el poder de las tormentas, el Rey del Trueno reunió a sus seguidores e inició la conquista sistemática de los demás señores de la guerra mogu. La mayoría no aceptaron su autoridad; los que tuvieron suerte fueron vaporizados por un rayo o resultaron aplastados por sus legiones. A los demás los arrastraron con cadenas hasta que el Rey del Trueno consideró que los habían "sometido".

Pero muchos mogu vieron en Lei Shen un propósito definido que se había echado de menos durante las generaciones siguientes al silencio de sus maestros. Se congregaron alrededor del estandarte del Rey del Trueno. Cumplían sus órdenes con pasión mientras esclavizaban a las otras razas, creyendo, como creía Lei Shen, que las razas "inferiores" debían servir a los mogu, al igual que los mogu habían servido una vez a sus maestros.

Lei Shen unificó el idioma, estableció una moneda única, estandarizó los pesos y medidas y fundó un Imperio.

Por primera vez, estaban unidas todas las razas de la tierra. El Rey del Trueno consideraba el sufrimiento de estas razas un pequeño precio a pagar... Una simple debilidad de la carne.


-El Problema de los Pandaren-

Incluso en los años anteriores al viejo Imperio,  hay evidencia de que el amor de los pandaren por aprender les había llevado a crear poemas épicos, agricultura y medicina.

El Rey del Trueno veía el gran potencial de los pandaren y por eso no se fiaba de ellos.

Cuando conquistó su tierra, les prohibió aprender a leer y escribir. Sus líderes y filósofos fueron ejecutados. Se quemó todo el arte y literatura pandaren. Todo aquel al que encontraran hablando cualquier cosa que no fuera la lengua mogu era considerado un conspirador, una acusación a menudo castigada con la muerte.

Se ha perdido para siempre todo el trabajo de los primeros artistas y escritores pandaren.

Años después, nacerían otros eruditos pandaren... pero el lenguaje que hablaban no era verdaderamente suyo.

  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Dioses y Monstruos

wow_mop_mogu_roi.jpg

 

-Agentes del Orden-

Las leyendas mogu hablan de una edad de luz dorada, cuando había orden en el caos mundial. Se dice que los mogu caminaron entre los titanes con piel de tierra. Sus números eran legión, y su voluntad era la voluntad de sus maestros.

Según las historias de la época, los mogu cavaron las montañas y valles de Pandaria con sus propias manos. Cada río, cada lago y cada cima de cada montaña se esculpió según un plan divino.

Los mogu llamaron a su maestro titán "La Tormenta". Era su protector. Ellos eran una prolongación de su voluntad: agentes del orden, obedientes y poderosos, forjadores de un nuevo mundo.


-Sombra, Tormenta y Piedra-

En la literatura y las artes mogu, hay una leyenda que se repite una y otra vez. Es la leyenda de Sombra, Tormenta y Piedra. He aquí una traducción aproximada de la transcripción más antigua de la historia:

La bestia de siete cabezas
Expulsaba siete alientos.
La tierra lloraba sombras
Y el enjambre nubló el cielo.
El más antiguo era supremo;
Nadie osaba despertar su ira.
Hasta la llegada de Tormenta.
Primero llegó el trueno y luego Piedra.
El trueno era la voz de Tormenta,
Piedra era su arma.
Los rayos cruzaron el cielo.
El enjambre huyó de su luz.
Piedra golpeó las cabezas de la bestia.
Sombra sangró en la tierra y en el cielo.
Miedo y odio eternos.
La voluntad de Tormenta se cumplió.
El propósito de Piedra se cumplió.


-La Maldición y el Silencio-

Durante muchos años los mogu protegieron las grandes obras de los titanes. Siempre escucharon a su maestro. Siempre permanecieron obedientes. Con férrea determinación, permanecieron en vigilia continua.

Incluso cuando su maestro permaneció en silencio.

No quedan escritos de la época en la que su piedra se volvió carne. Qué horrible debió ser para los mogu respirar, sangrar y morir.

Acudieron a su maestro en busca de consejo, pero de nuevo permaneció en silencio.

Con la carne llegaron las otras maldiciones de la mortalidad: orgullo y avaricia, ira y miedo. Sin un propósito común, los mogu se separaron y se enfrentaron entre ellos.

Los poderosos señores de la guerra reunieron a sus seguidores y se declararon la guerra unos a otros. Sus batallas destrozaron la tierra y aterrorizaron a las demás razas mortales.

Y su maestro continuaba en silencio.


-La Era de los Cien Reyes-

Pasada la época de los titanes, cuando los mogu se convirtieron en carne y se enfrentaron unos a otros, la tierra estaba sumida en un caos. Los señores de la guerra mogu luchaban por territorios y por poder. Era la era de los cien reyes.

Esta era la era de Lei Shen. Joven y orgulloso, vio los trabajos en ruinas de sus antepasados dispersos por el paisaje desolado por la guerra. Pensaba que su pueblo no cumplía su propósito ni aprovechaba su potencial.

Los titanes no volvieron a hablar. Así que Lei Shen habló por ellos.

  • Me Gusta 3

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Lore de Warcraft.

×

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.