Jump to content
MundoWarcraft
Conéctate para seguir esto  
Luna

[Proyecto] - Libro: El origen de la maldición

Mensajes Recomendados

[Proyecto - Libro]

  El origen de la maldición

Autora: Luna Huardagourt

maria_book_hands_bw_900_by_alexgphoto-d6

Prefacio

Estimado Lector:

Lo que estas apunto de leer es la historia del origen de una maldición. Una maldición que de pronto surgió en el sur de Elwynn que hoy dia se conoce como "Bosque del Ocaso". Una maldición que sufre más la mitad de ciudadanos de una nación. Quienes ahora son dueños de su razón y sufren de esta maldición prefieren la soledad y la protección de los bosques. Ya no se sienten parte de este mundo, ya no se sienten humanos o sencillamente se consideran tan peligrosos que prefieren alejarse para proteger a los demás. Siéntase dichoso por no comprender este sufrimiento, de no ser capaz de ni siquiera poderlo imaginar. Pues esta maldición acompañara a su víctima hasta el fin de sus días.

Por difícil que sea creer, la maldición es el resultado de la venganza por un amor perdido. Fruto del egocentrismo, la ira, el odio y la sed de sangre. Un acto de valor en el que se esperaba aplacar la furia de un ancestro con la bendición de una diosa. El resultado sería lamentado por milenios.

Firmado

Luna Huardagourt

 

Indice

  • Introducción
  • La maldición huargen
    • El contagio
    • Salvajismo
    • "La Cura"
    • Dos formas
  • La historia de la maldición
    • El origen
    • Gilneas
    • Bosque del Ocaso
  • Consideraciones
  • Conclusión

 

Spoiler

Vuelvo a retomar la trama-proyecto de luna que  consiste en la redacción de un libro en la que recopila toda la información posible sobre el origen de la maldición huargen. No hay constancia de algún libro que narre la creación de la maldición huargen hace 7.000 años (hablo el terminos onrol), ni tampoco un libro que hable sobre la llegada de la maldición en reinos del este (apartando al libro de Ur, del cual luna ni casi nadie tiene constancia). La trama de la recopilación esta en este hilo y que seguira desarrollandose. A medida que lo desarrolle voy a actualizar este hilo hasta tener el libro final de Luna. Cuando este terminado ya habrá rol para conseguir que algun escribano haga las copias y conseguir una libreria que las venda *codo codo guiño guiño natea*

 

Editado por Luna
  • Me Gusta 5

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Introducción

Desde la segunda Guerra, la gran nación de Gilneas abandono la Alianza de Lordaeron. Los Gilneanos orgullosos de su fuerza creían que no habría enemigo que no pudieran enfrentar y que la Alianza los necesitaba más de lo que Gilneas necesitaba la Alianza. Construyeron un gran muro sin importar que esta dividiera la nación en dos, sin importar que muchos ciudadanos de todas las clases perdieron sus tierras mientras que otros quedaron excluidos. Gilneas se refugió tras su imponente muro rodeado de montañas quedando asi oculta tras un halo de sombras y silencio. Pasarían guerras, plagas, catástrofes y Gilneas no se pronunciaba, simplemente había desaparecido. Tras los sucesos de Cataclismo corrió el rumor con la fuerza de un ariete: "Gilneas ha caído".

¡Gilneas cayó! ¡Su muro se derrumbó! Sus fuerzas no resistieron el embate de los Renegados. Sí. Los mismos que alguna vez fueron de la plaga, los mismos que alguna vez fueron habitantes de Lordaeron, quienes fueron abandonados a su suerte por Gilneas. Sin duda, era justicia; Divina para muchos. Muchos vieron con burla a los Gilneanos al saber que estos habían huido a Teldrassil buscando refugio como si fuesen perros sarnosos con el rabo entre las patas. Como varios de sus otros reinos hermanos, ahora Gilneas sabía lo que es perder la patria, la tierra y el hogar.

La Cumbre de la Alianza fue indignante para varios, Gilneas pedía ser readmitido. ¿Una segunda oportunidad a quienes les había dado la espalda en la Tercera Guerra? ¿Para quienes sencillamente se ocultaron tras los sucesos de Rasganorte? No eran más que perros heridos que se arrastraban a buscar protección, han pensado muchos. El Rey Cringris de Gilneas ha asegurado el cambio, exclamo que habían tragado el orgullo, comprendido sus errores y estaban dispuestos a enmendarlo. Juró que a partir de ahora no habría aliado más leal que Gilneas. ¿De verdad se podía esperar algo bueno de ellos? Los pocos altos elfos que aún quedan ven en Gilneas un reflejo de su historia, Los Draenei consideraban que merecían el perdón y los elfos de la noche veían necesario permanecer unidos ahora más que nunca.

Rumores varios han corrido sobre lo que ha Vivido Gilneas desde que se ocultaron tras el muro, algunas historias más alocadas que otras y otras se acercaban bastante a la realidad. En la Cumbre de la Alianza y en la Guerra de Vallefresno se supo la verdad. La mayor parte de su población estaba Maldita. La misma maldición que corre en Bosque del Ocaso los afecta. La maldición de los huargen, convertidos en bestias semi lupinas, feroces, rabiosos y sedientos de sangre. Muchos no saben cómo han "controlado" esta maldición, solo que es ahora el arma de doble filo de la Alianza. Ahora los Gilneanos son vistos con halos más oscuros que antes. Muchos Gilneanos prefieren la reserva y advierten de que no deben de ser provocados. El solo mencionar esta maldición aterra a varios, aunque otros tienen la morbosa curiosidad por descubrir más. ¿Cómo ha surgido esta maldición?

He aquí una Gilneana maldita con suficiente curiosidad morbosa como para no solo investigar el origen, sino tambien para difundirlo en un libro. ¿Porque? Esa sería una buena pregunta que no me importa responder. Despertar despues de la maldición como una bestia sin nombre, con una ira descomunal que amenazaba con destrozar la poca cordura que sentia poseer fue algo más que aterrador. Es terriblemente aterrador ser algo que no tiene el más minimo sentido, y los seres humanos siempre han temido a lo que no puede comprender. Los elfos de la noche se encargaron de ayudarnos a controlar esa cosa  y retener el razocinio humano. Nos explicaron una breve historia que hecho un par de luces sobre esa cosa en lo que nos habiamos convertido.

Me tomo demasiado tiempo, pero hasta que no fui comprendiendo lo que me había convertido yo había vivido aterrada de mi misma. Las personas me miran con terror hasta que no comprenden de forma minima sobre la maldición que me aqueja. Cuando el temor inicial pasa, muchas personas morbosamente curiosas como yo me han hecho toda clase de pregunta. Desde las preguntas inocentes como "¿Duele cambiar de forma?" hasta las preguntas más incomodas sobre como satisfago las necesidades de mi otra forma. Muchas de esas preguntas puedo responderlas, pero no todas. No puedo responder a las más escenciales. ¿Cómo espero atenuar el terror causado por el desconocimiento si yo misma desconozco lo que soy?

Ahora que lo veo en todo desde otro angulo, no puedo dejar de preguntarme: ¿quién trajo esta maldición al mundo? No, el origen de la maldición y su llegada a Reinos del Este son historias distintas. Incluso la llegada de la maldición a Gilneas y al Bosque de Ocaso son totalmente diferentes. Solo conozco el origen de la maldición. ¿Cómo es que llego a mi patria para asolarla a la vez que tambien llego tan al sur como lo es el bosque de Elwynn? Esa es una pregunta y otras más son las que me propongo responder en este libro.

Editado por Luna
  • Me Gusta 3

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

La maldición Huargen

Todo padre ha contado alguna vez la historia “El lobo feroz” a sus hijos con la intención de mandarlo a dormir o evitar que se adentrara en el bosque. Una bestia feroz con pelaje negro como la misma noche, de ojos sangrientos que acechan a una presa desprevenida.

latest?cb=20130106130338&path-prefix=es

Destroza sus presas con poderosos colmillos afilados, y que en las noches aúllan a la luna llena.  Pocas cosas fueron más peligrosas que los lobos hambrientos en el pasado, y las cosas ya no son como fueron. Al sur del bosque de Elwynn, los bosques se tornaron oscuros, maldiciones y cosas aterradoras en cada rincón. Entre las muchas bestias que surgieron de pronto se encuentra:El Huargen.
Gilneas_06.jpg   Esa criatura de aspecto humanoide, robusto, cubierto de pelaje denso y oscuro,  y con una cabeza que recuerda al temible lobo. Fauces enormes con afilados dientes, ojos sangrientos, las orejas puntiagudas. Fuerte, sangriento, astuto y mortalmente peligroso. No podría decir nada bueno de estas criaturas monstruosas.
El temor se alimenta de la ignorancia, pero aunque arroje luces sobre estas criaturas oscuras, no podría siquiera atenuar el terror profundo que inspira a todos los seres. Al menos podré echar luces sobre aquellos que sufren esta maldición y luchan por mantenerla a raya.

El contagio

Aunque se llama “Maldición huargen” no se transmite por hechizos, ni magia, ni brujería, ni artefactos malditos. La maldición se transmite por la mordida de un huargen. Suena simple, pero lo complicado es sobrevivir a la mordida (que de por sí implica sobrevivir a un ataque huargen).

La victima que ha sido mordida por un huargen puede sentirse afortunado, pues ha sobrevivido a un ataque y piensa que su mayor preocupación que atenta contra su vida es el desangrado o la infección de la herida. La herida escuece al aire o vendada, dan ganas de rascársela cada tanto.

No pasará ni una hora cuando la víctima note que la piel que rodea la herida se ha puesto morada Es extraño, pero puede ignorarse si se está en una situación extrema, donde la vida apeligre más por otro cosa, como el ataque de las bestias por dar un ejemplo.

La comezón se intensifica hasta convertirse en un dolor palpitante que entumece el lugar donde se haya la mordida. La incomodidad se acentúa al punto que algunas víctimas ya no podrán moverse o se arrastran por los suelos. Podría pensarse que el dolor es culpa de la mordida y de lo mucho que se ha rascado la víctima. Pero la herida empeora, no solo está morada, le ha crecido pelo. Pelo oscuro, grueso y denso bordea la zona de la herida.

En este punto, la victima sentirá un dolor brutal que amenaza con dejarlo inconsciente, pero es tan intenso que simplemente no podrá desmayarse. El corazón palpitará desorbitado. La cabeza dará vuelta e inevitablemente resurgirán recuerdos pasados. Recuerdos donde vivió aterrado, sintió gran dolor o mucha ira. Un calor abrasador envuelve a la víctima. No hay forma de hacer que todo se detenga, la situación tan extremadamente sobrecogedora que la víctima podrá verse tentado en gritar, hundirse en esos recuerdos; aunque otra parte de la misma persona teme ir por ese camino.

No importa cuánto luche la víctima, la maldición seguirá su curso y desembocará en la transformación. El humano dará paso a la bestia.

Salvajismo

Este es el momento en que la maldición alcanza su máximo punto. La persona que ha sido maldecida pierde la razón y sucumbe ante la ira. Se convierte en una bestia sanguinaria que solo obedece sus instintos primigenios y asesinará todo ser que se cruce en su camino. No recordará quien es, ni tampoco reconocerá a quienes fueron alguna vez sus seres amados.

Para el maldecido resulta difícil recordar a partir del momento en que la maldición lo convierte en la bestia. Tras mucho conversar con varios conocidos y tomando mí propia experiencia, es posible recordar fragmentos del estado feral. Pero estos fragmentos no son pensamientos, apenas si son imágenes vagas. En su mayoría son sentimientos de euforia, ira, odio, dolor, miedo, instintos animales. Otros recuerdos son sensaciones: La tierra bajo las patas, la velocidad, los arboles pasar muy rápido y... el sabor de la sangre...

Por alguna razón, que ya explicare en capítulos más avanzados, existen zonas donde los huargen se ven apaciguados. Su ira se ve ligeramente más aplacados y podría, quizás, verse un resquicio de la mente de la víctima.

“La cura”

Un alquimista me dijo una vez: “La maldición huargen no se cura, no es una enfermedad”. Y ciertamente las personas que han sido maldecidos viven con la forma huargen y tan sólo puede mantener el control. En el bosque de ocaso no se había visto ninguna posibilidad de un huargen controlado hasta que los Gilneanos llegaron. ¿Cómo es que los Gilneanos encontraron el modo de controlarlo?

Existen dos métodos para controlar la maldición: Mediante la alquimia y el ritual elfico.

  • Alquimia

Cuando la ciudad de Gilneas cayó por el ataque de los huargen, el Rey Cringris ordenó la captura de tantos ciudadanos convertidos fuese posible. El Rey mando a su alquimista real, Krennan, a preparar alguna opción que ayudase a los ciudadanos a recuperar el control de sus mentes. Lamento decir que las primeras pruebas de esas pociones fueron fatales para aquellos que bebieron, hasta que Krennan pudo refinar la poción hasta obtener un margen de éxito aceptable.

green-magic-potion-ui-painting-bottle-id

Algunos recuperaban su conciencia humana, otros no lo lograban o morían en el intento. Claro está que la poción no era perfecta, quienes lograban recuperar sus mentes debían de beber dosis de la poción para no recaer en la maldición.

Un grupo de Gilneanos se han instalado en el bosque de cuervo, en una zona conocida como “Cerro del Cuervo”.

 

Estos Gilneanos, liderados por un alquimista de nombre Oliver Harris, buscan ayudar con alquimia a los antiguos habitantes del Bosque del Ocaso. La poción devuelve la razón y la conciencia, siempre y cuando la persona beba la poción de manera regular. El aspecto humano no regresa.

  • El ritual elfico

El segundo es un ritual creado por los elfos que consiste en tres pozas de agua y cada una está custodiada por un Druida elfo de la noche. Las pozas son: Miedo, Tristeza e Ira.

latest?cb=20120502142914

Estas tres emociones desequilibran a la persona y permite que los instintos del huargen prevalezcan sobre la mente racional. Para controlar la maldición es importante mantener un equilibrio racional interno.

El huargen debe comer una “hoja de luna” y luego ha de beber de las tres pozas de agua. Esto lo sumirá en una especie de trance donde tendrá visiones.

Las visiones dependerán de cada persona, y muy probablemente trate de aquello que está afectando su equilibrio interior. La persona maldecida debe enfrentarse aquellos recuerdos. Si teme, debe encontrar su valor. Si sufre de tristeza, debe superarlos. Y si es ira, ha de apaciguarlo. Nadie puede ayudar a esta persona en estas visiones. Solo ha de enfrentarse; y si no es capaz de hacerlo, entonces ya habrá fracasado. Hay quienes logran pasar el ritual en su primer intento, otros fallarán en sus intentos.

En caso de fallar, el ritual ayuda a mejorar la conciencia de la persona, pero se recomienda la precaución para la persona maldecida y aquellos que lo rodeen. Pasar el ritual con éxito permite controlar la maldición, tener plena conciencia y recuperar la forma humana. Pero claro, el efecto no es total. La persona que ha pasado el ritual elfico puede adoptar de nuevo el aspecto huargen.

Dos formas

Ahora resulta comprensible porque los Gilneanos han recuperado su aspecto humano, aparentemente ellos han domado a la bestia hasta tal punto que pueden cambiar de forma y usar fuerza huargen como un arma. El arma de doble filo. A decir verdad, recuperar el aspecto humano es tan solo el primer paso del control, puesto que el aspecto humano es solo eso. Un aspecto.

Greymane.jpg La persona que sufre la maldición no tarda en darse cuenta que por fuera se ve igual que antes de ser maldecido, pero en su interior arden las emociones. Júbilo por recuperar su vieja forma, pero miedo al comprender que por dentro sigue siendo un huargen. Rabia, miedo, tristeza, felicidad, valor, tranquilidad.

Las emociones se mezclan y son muchos más intensas que nunca… y peligrosas.

La maldición huargen se alimenta, por así decirlo, de las emociones e instintos primitivos y propios de las bestias. Y la mejor forma de fortalecer estos instintos es atravesó de las emociones simples, pero fuertes. Por lo que la persona que recién ha adquirido el control se encuentra con el desafío de domar sus emociones. Pensarán que es fácil, pero es como tomar a un toro por las astas y obligarlo a sentarse.

2e77b9f28619bb4bdd6ae47f6d6e3844.jpg tolga_worgen_by_korrok-d34z1xx.jpg

Cuando las emociones aumentan y empiezan a envolver a la persona, esta sentirá que el pensamiento se vuelve difícil y pesado. Si permite que las emociones lo superen se producirá la transformación. Pero no será como cuando la maldición tomo el control luego de la mordida. La persona podrá seguir teniendo el control de su mente luego de convertirse en huargen. Lo malo es que en esta forma, las emociones son miles de veces más intensas que en la forma humana.

Si las emociones fuertes son catalizadores de la transformación huargen, entonces la calma dispara el cambio inverso. Sí,  y no. Esta forma de transformación es las más sencilla de utilizar en sus inicios y la más peligrosas. Puesto que si las emociones se desbordan y la persona pierde el control se ve en riesgo de sucumbir ante la maldición y convertirse nuevamente en un ser peligroso. Haría falta dejar a la persona en un estado de inconciencia para que se calme, o un druida o sacerdotisa para apaciguar la ira de la bestia.

Toma mucho tiempo de meditación, calma y hasta de práctica para encontrar la manera para pasar de una forma a otra. Y aun logrando ese nivel de control existe el riesgo de perderlo.

A día de hoy me preguntan aun que se siente esto de vivir con la maldición. Mi respuesta personal es: Recuerda el día que más ira has sentido, imagina todo el odio que sientes por alguien, comprímelo en tu pecho y sentirás como arde. Toma todas esas sensaciones y multiplícalo miles de veces, entonces te harás una idea de lo que siento día a día tan solo en mi forma humana cuando me encuentro calmada.

Hasta ahora solo hable de las emociones, los cambios de formas y el control. ¿Qué ocurre con la mente? Pareciera que la mente no cambia entre un estado u otro, pero ciertamente si cambia. Con el aspecto humano, la persona sigue siendo quien siempre fue. Pero el aspecto huargen es diferente. La maldición saca la “bestia” que todos llevamos dentro. Y  con bestia no me refiero al lobo semi humanoide. Me refiero a esa personalidad oculta que no revelamos ni a nuestros seres queridos más cercanos. Y esa personalidad oculta a veces parece ser la personalidad de otra persona y no la personalidad propia.

He visto muchos casos de personas, incluyéndome, que afirman haber sufrido la sensación de ser dos personas peleando por el mismo cuerpo. Pero no son dos personas, es solo una. El otro yo que sale a flote por la maldición no es más que ese lado que procuramos esconder a toda costa. Y esto es de las pocas cosas buenas que he encontrado en mi maldición, conocerme mejor a mí misma. Todas mis luces, todas mis sombras y aceptarme tal cual soy.

 

Spoiler

Aun esta en desarrollo, esto puede ir cambiando conforme el tiempo.

Hago otras aclaraciones que considero necesario: 

  • Todas las imágenes usadas NO son mías, son meramente ilustrativas que representarían los dibujos que hace Luna para ilustrar el libro.
  • Lo escrito es redacción propia basada en las vivencias e investigaciones de Luna.

 

  • Me Gusta 3

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Lore de Warcraft.

×

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.