Jump to content
MundoWarcraft
Conéctate para seguir esto  
Kyrie Eleison

[Libro] La Fundación de Quel'Thalas

Mensajes Recomendados

La Fundación de Quel'Thalas

Los Altos elfos, dirigidos por Dath'Remar, abandonaron Kalimdor y desafiaron las tormentas de la Vorágine. Sus flotas recorrieron las ruinas del mundo durante muchos años, descubriendo a su paso nuevos misterios y reinos perdidos. Dath’Remar, que había adoptado el nombre de Caminante del Sol (o “el que camina de día”), buscó lugares que resultaran aptos para construir en ellos un nuevo hogar para su gente.

quelthalas1-440x166.jpg

Su flota finalmente desembarcó en las playas del reino cuyos habitantes denominaron Lordaeron. Tomando posiciones en tierra, los altos elfos fundaron su sede en los tranquilos Claros de Tirisfal. Transcurridos unos años, muchos de ellos empezaron a enloquecer. Existía la teoría de que bajo aquellas tierras se ocultaba una fuerza maligna, pero estos rumores nunca se confirmaron. Los altos elfos llevaron su campamento a otra parte y se dirigieron al norte en dirección a otras tierras ricas en energías naturales.

quelthalas-1-224x300.jpg

Durante el trayecto de los altos elfos por las escarpadas montañas de Lordaeron, el viaje se hizo cada vez más peligroso. Puesto que fueron totalmente privados de las energías vivificadoras del Pozo de la Eternidad, muchos de ellos enfermaron a causa del gélido clima o murieron de hambre. Sin embargo, el hecho más desconcertante era que ya no eran inmortales ni inmunes a los elementos.

También encogieron de tamaño y su piel perdió la tonalidad violeta que los caracterizaba. A pesar de las penurias, conocieron maravillosas criaturas jamás vistas en Kalimdor. Asimismo, encontraron tribus de humanos primitivos que cazaban en los antiguos bosques. No obstante, la mayor amenaza que los acechaba la constituían los voraces y maliciosos trols del bosque de Zul’Aman.

Estos trols con la piel recubierta de musgo tenía el poder de regenerar sus miembros mutilados y curar graves heridas físicas, pero conformaban, sin duda, una raza bárbara y maligna. El Imperio Amani se extendió por la mayor parte del territorio del norte de Lordaeron y sus trols lucharon incansablemente para mantener a los forasteros alejados de sus tierras. Los elfos desarrollaron una profunda aversión contra los despiadados trols y los mataban siempre que podían.

Transcurridos muchos años, los elfos de la noche finalmente encontraron una tierra que les recordaba a Kalimdor. En el interior del bosque que había al norte del continente, fundaron el reino de Quel’Thalas y prometieron crear un vasto imperio que eclipsaría al de sus primos kaldorei. Desafortunadamente, pronto descubrieron que Quel’Thalas había sido fundada sobre una antigua ciudad trol que esta raza aún consideraba sagrada. Casi de inmediato, los trols empezaron a atacar en masa los asentamientos de los elfos.

Los tozudos elfos, que no estaban dispuestos a ceder su nuevo territorio, utilizaron la magia que habían obtenido del Pozo de la Eternidad y mantuvieron a raya a los salvajes trols. Liderados por Dath’Remar, pudieron derrotar a las bandas de guerra Amani, que eran diez veces más numerosas. Algunos elfos, que recordaban las antiguas advertencias de los kaldorei, temían que el uso de la magia pudiera atraer la atención de la desterrada Legión Ardiente.

Por ello, decidieron proteger sus tierras con una barrera que les permitiera seguir desarrollando sus encantamientos. Construyeron una serie de runas monolíticas en varios puntos de los alrededores de Quel’Thalas, marcando las fronteras de la barrera mágica. Las runas no solo encubrían la magia de los elfos ante amenazas extradimensionales, sino que también les ayudaban a ahuyentar a las supersticiosas bandas trol.

Transcurrido cierto tiempo, Quel’Thalas se convirtió en un bello monumento a los esfuerzos de los altos elfos y a sus hazañas mágicas. Sus hermosos palacios fueron construidos siguiendo el mismo estilo arquitectónico que el de las antiguas salas de Kalimdor, si bien se entremezclaban con la topografía natural de la tierra. Quel’Thalas se había convertido en una joya que los elfos siempre habían deseado crear.

ss02-400x300.jpg

A continuación, se fundó la Asamblea de Lunargenta para gobernar Quel’Thalas, si bien la dinastía de los Caminante del Sol conservaba cierto poder político. Compuesto por siete altos elfos mayores, la Asamblea se encargó de velar por la seguridad de la tierra de los elfos y de sus gentes. Rodeados por su barrera protectora, los altos elfos hicieron caso omiso a las advertencias de los kaldorei y continuaron usando la magia con total libertad en todos los aspectos de sus vidas.

Durante unos cuatro mil años, los altos elfos vivieron pacíficamente en su reino aislado y protegido. No obstante, los vengativos trols no se conformaban fácilmente con su derrota. Planearon su venganza en las profundidades de los bosques y esperaron a que sus tropas crecieran. Finalmente, un poderoso ejército de trols partió de los oscuros bosques y, nuevamente, sitiaron las relucientes cumbres de Quel’Thalas.

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
Conéctate para seguir esto  

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Lore de Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.