Jump to content

Liga del Foro


Contenido Popular

Showing content with the highest reputation since 15/11/18 en todas las areas

  1. 16 puntos
    Ha pasado mucho tiempo desde la ùltima vez que se viò por estos lares a un valiente guerrero de noble corazòn... Un guerrero... que se aventurò a lo desconocido junto a sus dos primos cabrones (que ya no estàn con el, por cierto)... Aquel valiente, cuyo nombre es tan èpico como la tan esperada salida del Cyberpunk, cumpliò su cometido al traer risas y personajes muy cool a la comunidad, que posteriormente tuvo que abandonar... Ese grande... ese màquina... ESE MASTODON-.... *Carraspea* Se me ha escapado de las manos, perdonen... Estoooo, pos nah, he vuelto amigos. Para muchos por aquì no es secreto ni sopresa que habìa estado reuniendo para comprarme un Ordenador decente y poder volver a este mundo que tanto me encanta y del que he aprendido un montòn de cosas maravillosas, al igual que muchos de sus integrantes. Espero que podamos quedar pronto In-game. Y sin mas nada qué decir... He llegado. He volvido. Enbeses kisieran k nunka me haiga fuido.
  2. 14 puntos
    Uldum: Los Orígenes A menudo puede estar sucediendo algo en un punto remoto del mundo y al mismo tiempo ese hecho causar un efecto para otros, en otro lugar, aunque lo ignoren. Así es como el tiempo transcurre, fluye, en sus distintos hilos que van y vienen, se separan y se unen, en un ciclo de providencia. No obstante, siempre existe un origen de todo, un punto de partida, aunque a veces encontrarlo es difícil, por los obstáculos que se interponen en nuestra perspectiva, condicionándonos. º~*~º Myzerian observaba a su interlocutor con parsimonia, mostrando esa actitud taimada que caracterizaba a los suyos, mientras esperaba una respuesta que le resultara satisfactoria. - No puedo entregaros el báculo de las estrellas, pero aquél Goblin resultó útil después de todo. El templo fue abierto y estoy convencido de que la curiosidad llevará a los incautos hasta su interior. Sólo hay que darles el incentivo necesario. - El Destructor espera ver frutos, no solo palabras. Nefarian fue descubierto y su pérdida resultó relevante. - Sí, la identidad de Navarius se descubrió pero no la mía, ni la de aquellos que continuamos con nuestra misión. Y créeme, los mortales son moldeables, solo tienes que darles el incentivo adecuado para que erren con facilidad en su juicio. Sus corazones son débiles y sus egos les conducirán fácilmente a donde queremos. - Eso espero. ¿Cuando partirán a la tierra de los orígenes? - Pronto, muy pronto... El dragón no esperó más y se dio la vuelta, desvaneciendo su silueta, desapareciendo de la estancia. º~*~º Tiempo llevaba gestándose el entramado de política y traición, por parte del Culto Crepuscular y sus fieles. Por mucho tiempo, se habían visto traidores en las filas de los Ejércitos de la Alianza y de la Horda, incluso cercanos a los más altos dirigentes, y del mismo modo en suelo más devoto, pues la Iglesia de la Luz se vio afectada también. Pero ahora, aquellos eruditos, estudiosos, hechiceros, creyendo falsamente que su situación estaba ajena a esa corrupción, poco a poco, vieran comprometidas sus filas interiores, del mismo modo que el resto, aunque desconocían que todo había comenzado mucho más atrás de lo que pudieran esperar, incluso antes de que el Cataclismo fragmentara la tierra y la moldeara.
  3. 13 puntos
    Tres años y medio. Es el tiempo que transcurrió desde que me hice una cuenta en este foro. Considerando que, precisamente estuve medio año fuera, son tres años bastante redondos el tiempo que anduve pululando por estos lares. Con esto evidentemente no me considero un dinosaurio en MundoWarcraft, pero tampoco se puede decir que llegara ayer. Cuando llegué venía de pasarme básicamente toda la vida roleando, en rol de mesa. El rol online, especialmente usando un videojuego como plataforma, era algo relativamente nuevo para mí, con una breve aproximación previa a mi llegada al servidor. En este tiempo puedo decir que me he encontrado de todo; para bien y para mal; por suerte, lo bueno suele ser lo que más abunda, aunque como en la vida misma, encuentras de todo en todas partes. He percibido a grandes rasgos este mundillo y, más concretamente, he ido entendiendo este servidor del cual, en base a mi trayectoria por el mismo, he llegado a conocer con bastante detalle y profundidad cómo funciona todo aquí, tanto de manera abierta como detrás de bambalinas, que se suele decir. Desde un principio no compartía todos los planteamientos del servidor en todos los aspectos que conciernen al rol del contexto de Warcraft. Esto es algo completamente normal y que nunca he ocultado; dos personas no van a estar nunca absolutamente de acuerdo en completamente todo con respecto a algo. Si dos personas piensan absolutamente lo mismo, siempre, respecto a todo, una de esas personas está pensando por las dos. Sin embargo, soy de la idea de que dos personas con diferentes opiniones pueden llegar a un entendimiento; del mismo modo, una persona puede amoldarse a los criterios de un colectivo si encuentra que no son demasiado diferentes sus planteamientos de los de ese colectivo. Para todo lo demás, Mastercad. Lo que aprecié cuando aterricé por estos lares fue un ambiente apropiado, suficientemente afín a mi propia perspectiva, y que permitía un rol constante y protegido debido a un consenso que se procuraba mantener por medio del diálogo y una supervisión razonada y razonable. Con esto en mente inicié, o mejor dicho reinicié, un par de proyectos narrativos en los que vengo poniendo no poco mimo y esfuerzo durante estos tres años. Quienes me conocen un mínimo o han roleado con cierta asiduidad conmigo lo sabrán perfectamente. Uno de esos proyectos, Lorraine, ya lo venía desarrollando desde antes de mi llegada al servidor, para lo cual hice los ajustes necesarios con el fin de reiniciarlo en MundoWarcraft; el otro proyecto, Ilvan, surgió de una larga sucesión de roles a lo largo de mis años de rol de mesa; una serie de personajes que sirvieron de precursores para lo que terminaría siendo ese peculiar cerebrito aparentemente contradictorio. Obviando una tentativa descartada bastante pronto, Loranthal, mis dos siguientes proyectos surgieron un poco sobre la marcha: Rilden y Val’jabu, dos personajes que realmente me encantan, pero que a decir verdad no pueden competir con lo que son Lorraine e Ilvan para mí. Por esto, cuando a principios de verano me vi a mí mismo ya con un pie fuera del servidor, por una cierta serie de razones entre las que primaba la falta de tiempo, Lorraine e Ilvan fueron los dos que me decidí a salvar cuando al cabo mi decisión fue intentar continuar, buscando un hueco para dichos roles. Incluso Ilvan viene estando en la cuerda floja desde entonces, después de haber descartado por completo a Rilden y a Val’jabu. Lo cierto es que a lo tonto en este tiempo desde entonces le vengo dedicando más tiempo al rol del que me puedo permitir. Un tiempo, junto con su cariño y esfuerzo, dedicados específicamente al proyecto que es Lorraine, casi de forma exclusiva. Recientemente, de manera unilateral, han sido impuestas ciertas barreras que imposibilitan la continuación de ese proyecto. Unas trabas establecidas “ad hoc”, discordantes con el planteamiento que se venía aplicando al respecto desde antes incluso de mi llegada al servidor. Esos cambios fueron implantados sin previo aviso, intercalados mientras las mismas personas que los establecieron venían dirigiéndome una serie de roles inacabados concebidos en base a las condiciones anteriores. También mientras, bien lo sabían ellos, yo mismo venía desarrollando una serie de roles largos y laboriosos, basados de la misma manera en esas condiciones que fueron anuladas. Estos cambios impuestos, como digo, sin previo aviso y en el momento y contexto en que se han dado, no solo desmerecerían a efectos prácticos la mayor parte del desarrollo del personaje, si no que hacen completamente inviable darle a Lorraine el enfoque que debería adquirir. Más allá de eso, debo decir también que se me ha intentado dictar cuál debería ser el desarrollo de Lorraine. Dicho de forma llana: se me ha intentado imponer qué es Lorraine y en qué se debería convertir como personaje. Huelga decir, que tal cosa ni la acepto ni la tolero. No en vano, que Lorraine sea mi personaje significa que, amén de las acotaciones pertinentes, el devenir de su historia me compete a mí. Esto no es más que la punta del iceberg que supone una larga sucesión de acontecimientos, hitos y circunstancias. No puedo enfatizar esto lo suficiente como para que se entienda bien: a este punto se ha llegado a consecuencia de una muy larga secuencia de sucesos, particulares y generales, a lo largo de mucho tiempo. No es una cuestión puntual ni que empezara ayer. Lo que es un hecho innegable es que ya no considero a MundoWarcraft el entorno adecuado que una vez consideré que era. No sabría decir de forma precisa en qué medida es por un cambio progresivo en mi percepción al respecto, o en cual es por una evolución de facto que realmente se haya dado. Por mi experiencia, la verdad suele encontrarse en algún punto intermedio entre ambos extremos. Lamentablemente, y para ser sincero, no puedo negar que ocasionalmente yo mismo contribuí a dicho declive. En ocasiones por errores cometidos al considerar yo que una determinada decisión era la más acertada, en otras ocasiones por razones, acciones y circunstancias forzadas por terceros. En todo caso, y dado que no soy muy amigo de estancarme en el pasado, me quedo con esta experiencia para aprender de ella de cara al futuro. La cuestión en última instancia es que abandono el server. Me llevo conmigo mis personajes y mis historias, que retomaré, continuaré y puliré en otros entornos u otras circunstancias más propicios. En todo caso, también me llevo el buen recuerdo de mucha gente que conocí aquí, tanto en el staff como entre los usuarios, y que en verdad merece la pena. De hecho, lo cierto es que la gran mayoría de las personas de este servidor merecen mucho la pena, por ásperas que puedan parecer estas líneas. Por ello, quien sea que quiera mantener el contacto más allá de los límites del servidor, o quien sea que quiera hablarme por el motivo que fuere, todos me podéis encontrar en el discord: Aldruss2725. No puedo detenerme a despedirme uno por uno porque estas líneas ya de por sí largas alcanzarían una longitud absurda, pero que sirva de despedida general para toda la buena gente del servidor: Ha sido un verdadero placer. Desconozco qué será de este post en el futuro inmediato: si será borrado, si será respondido, si será desprestigiado, si dará pie a algo o si meramente caerá en el olvido. Honestamente, sin acritud, tampoco me importa demasiado. Una vez cerrada la sesión en el foro no tengo intención de retornar al mismo.
  4. 13 puntos
    Felicidades y salud!! Por más años de rol con gente maja
  5. 9 puntos
    ¡Seis años ya! Sonare viejo diciendolo así, pero vaya como pasa el tiempo. Demas esta decir que han sido varios los grandes momentos, donde he podido conocer gente maravillosa y compartir junto a esta. Por otro año más de grandes historias y momentos memorables. ¡Feliz aniversario a todos!
  6. 9 puntos
    ¡Feliz aniversario, MundoWarcraft! Gracias, tanto al Equipo como a los jugadores, por mantener el servidor a flote, ya sea con donaciones o mediante magníficos e inolvidables roles, como también por nutrir, día tras día, esta grandiosa comunidad de rol, donde he podido conocer personas maravillosas y con las que, a día de hoy, puedo contar en mi vida. Sólo me resta decir... ¡vamos a por el séptimo año, bunicus!
  7. 9 puntos
    Oh! Ya son 6 años?! Parece ayer que yo entré a esta Comunidad y conocí a tantas personas fabulosas. Tengo que decir que antes había roleado en otro sitio, pero que nunca había visto a la gente rolear con la pasión, creatividad y el mimo que le ponen aquí todos y cada uno de los usuarios, hilando los acontecimientos con detalle, viviendo con intensidad la interpretación de los personajes. Descubrí como rolear de verdad en esta Comunidad, y espero seguir por tiempo compartiendo más roles con todos ^_^
  8. 9 puntos
    ¡Muchas felicidades Mundo Warcraft! Yo hace poco que llegué por estos lares gracias a lo bien que hablaban de esta comunidad gente como Natea, Lyon, Astrea y otra mucha gente guapa. Y debo decir que estoy muy contento de haberlo hecho, me habeis recibido con los brazos abiertos tanto el staff como los jugadores, así que os deseo que tras estos 6 vengan otros mucho más. Y 6 años, se dice rápido pero es todo un logro mantener una comunidad tantísimo tiempo, mis enhorabuenas a todos los que habéis participado en semejante acontecimiento. Ahora solo falta una carrera de gnomos de nivel 1 para celebrarlo ¡Felicidades rebonicos!
  9. 9 puntos
    Tutorial – Prueba de Texturas personalizadas Bueno chicos, como les había propuesto en el post anterior, quiero mostrarles como se trabajan las texturas para la plataforma que utilizamos de juego. Es necesario primero explicarles las aplicaciones que utilizaremos, así que vamos con ello CASCExplorer: Aplicación para explorar los archivos de WoW y extraerlos. BLP2PNG: Cambia los archivos de formato BLP a PNG y viceversa. Descarga: Herramientas.zip Ok, vamos por partes. Las texturas de rostro y piel están dentro de las carpetas Character. Utilizando el CASCExplorer podemos hallarlas fácilmente. Si se fijan, tienen un orden, no muy difícil de entender. Dentro de Character están los archivos de cada raza: Elfos de sangre, Elfos de la noche, humanos, worgen, etc etc. En cada una de estas, hay un sin número de archivos BLP o de animación (NO TOQUEN ESOS SI NO SABEN USARLOS). Lo que nos interesan son los BLP. Como verán, existen un sin número de pieles y colores asociados a los personajes. Hay que entender que en estas carpetas específicamente tenemos solo los archivos de pieles/rostros y ropa interior de los personajes con los que jugamos. Nota: World of Warcraft no eliminó los archivos de las antiguas skins de personaje, que venían compiladas en pequeñas imágenes pixeladas como todos recordamos. Todas las texturas que se quieran trabajar deben venir con el “HD” en sus nombres. Otra cosa importante, es que antiguamente los rostros estaban divididos en Upper y Lower (Alto y Bajo) cosa que se eliminó a partir de las texturas en HD por una completa. Actualmente todos los rostros de textura son FACEUPPER_HD Dejo un pequeño introductorio de lo que es cada uno: Hair = Cabello Skin = Piel NakedPelvisSkin = Ropa interior baja NakedTorsoSkin = Ropa interior alta FaceUpper = Rostro Los que no he expuesto es porque no los he trabajado sinceramente, y hay algunas veces que pueden presentarse errores porque la textura no es bien asociada ingame. Asi que les dejo la libertad de experimentar y ver que consiguen. Dicho esto, comencemos entonces: Paso 1. Lo primero que debemos hacer, es utilizar el CASCExplorer para abrir el directorio de nuestro WoW. Debemos ser exactos en la carpeta y no sea una subcarpeta. De esta forma nos mostrará todo el contenido que hay dentro del juego. Lo que nos importa es la carperta Character, donde veremos todas las razas jugables y NO JUGABLES en el juego. Para esto debemos ir directamente a la raza que nos interesa retocar. Dentro de cada carpeta estará un FEMALE y MALE separando los sexos de cada raza, y fuera de ambas carpetas veremos los archivos de HAIR. Para las Skins debemos aventurarnos a las carpetas female o male, dependiendo del sexo del personaje que utilizamos. Como les había comentado nos saldrán muchos archivos, anim, bone, blp, etc. Les recuerdo que lo que nos interesan son los archivos BLP, que corresponden a las imágenes. Por igual, desde que se modificaron los modelos de los personajes a mejor calidad, los archivos destinados a las texturas de estos terminan con “HD”. Les explicaré luego como hallar la Skin correspondiente al personaje que juegan. Pero les advierto, que de momento solo he probado con Elfos, ya que no tengo otras razas. No obstante, no es un proceso que tome demasiado tiempo y espero puedan sacarle el mejor provecho. Para extraer la textura, hacemos click con el botón derecho del mouse y le damos a extract. Nos abrirá una ventana pequeña donde nos preguntará la dirección. De no tenerla por escrito, puede ponerse el directorio de manera manual haciendo click en: Una vez extraemos el archivo, aparecerá en el sitio de destino, con todas sus carpetas que indica: Character/Human/Female <- Por ejemplo. Y claro, se verá solo el archivo descargado, salvo que se dispongan a extraer una carpeta completa. Paso 2: La parte divertida… Una vez tenemos nuestra textura, debemos modificar su formato a PNG, que es un formato de imagen. Esta se puede abrir en diferentes aplicaciones para imagen, entre ellas tenemos Adobe Photoshop. Nota: Siempre mantengo la aplicación en la carpeta de destino de las texturas, para así cambiarles el formato fácilmente. Para cambiar el formato de BLP a PNG debemos arrastrar el archivo extraído hacia la aplicación. Automáticamente se abrirá una imagen con el mismo nombre, pero en formato PNG, que se puede modificar y manipular con un editor de imagen. Aquí un ejemplo de rostro de Humana: Entonces, pasamos a lo divertido: Abrirla con un editor de imagen. Hay que comprender que en el caso del rostro y pieles del cuerpo aparecen aplastados. En todos los casos, se ven incluso por la mitad, porque se refleja (Como un espejo). Por lo que no es viable modificar derecha o izquierda, salvo en el caso de los rostros. Si sabes utilizar un programa editor de imagen, puedes utilizar lápiz para dibujar, o poner una imagen encima (Idealmente sin fondo – PNG o TIFF – para que de un efecto) Una vez modificada la textura, debe guardarse en el mismo formado (Idealmente SIN CAPAS) como PNG. Luego, volvemos a la carpeta y eliminamos el archivo anterior BLP (O lo cambiamos de sitio como respaldo) para luego transformar nuestro archivo PNG en BLP utilizando nuevamente la aplicación BLP2PNG. Tan solo arrastramos el archivo encima y aparecerá como PNG. Paso 3: La prueba! Ahora es cuando toca lo que toca, probarlo en el juego. Copiamos entonces la carpeta Character donde tenemos la textura modificada y la metemos en nuestra carpeta WoW. Posiblemente ya algunos la tengan, asi que solo queda añadir las subcarpetas que vienen dentro (No sé si me entienden) Lo importante es que quede establecida la dirección para que el juego comprenda que la textura queda suplantada por la nueva. No hay problema en que queden esos archivos sueltos, como el BLP2PNG o el de textura que utilizamos. Lo importante es que el BLP sea ahora uno modificado. Y … vamos abriendo wow! Taraaaaa~~~~ Pero ahora vamos con lo complicado ¿Cómo sé que piel y rostro utiliza mi personaje? Bueno, eso es algo complejo, sin duda. Como algunos habrán podido notar, existe un número por cada piel y por cada rostro. Estos números van asociados al color de piel, y tipo de rostro ligado a la piel. Es por esto, que debemos verificar el número en nuestro juego, accediendo al menú de customización Una vez en el menú accederemos a ver nuestro personaje, y chequear el color de su piel y rostro, y así tendremos cierta orientación de cual es la que estamos utilizando. En el caso de la prueba, utilice la primera piel y el primer rostro, así que no es muy complejo chequearlo. PERO en el caso de Rous por ejemplo, tuve que fijarme en los números: En el caso de los elfos (No he comprobado si sucede lo mismo con los humanos u otras razas) se descuenta 1 numero por cada textura INGAME. Es decir de rostro 14 y color de piel 3 pasan a ser 13 y 02, siendo el archivo original 13_02 Ejemplo: Ahora, otra cosa importante; El primer número indica COLOR DE PIEL y el segundo ROSTRO Consejos: No cambiar el contraste del rostro, salvo que sea en zonas especificas (Como maquillaje por ejemplo) pasa que si cambias el color del rostro, se verá distinto a la piel, y podría crear un efecto muy desagradable Ten presente a momento de editar, que las pieles están estiradas (Como rata pasada por aplanadora) por ende, hay que tener en consideración sus dimensiones para lograr un mejor efecto. Las pieles comúnmente vienes con efecto espejo, lo que genera que cualquier retoque en la derecha se vea en la izquierda, como su reflejo. En el caso de la ropa interior, puede darse un error por el cambio del formato. No aconsejo mucho jugar con estos, pero el que se atreva, bienvenido es. Todo esto es corregible. Dudas recurrentes: ¿Alguien más verá la piel? No, salvo que compartas el archivo con otros, solo tu podrás gozar de la textura con tu WoW, para el resto, se verá tal cual viene como estándar. ¿Qué debo hacer si la textura no me gusta? Borrarla del wow simplemente. El archivo suplanta el que detecta el juego, pero no es permanente. No se tendrá problemas si se borra el archivo y se ejecuta nuevamente el juego. La textura simplemente desaparecerá y volverá a la que es por defecto. ¿Por qué los NPCs tiene la misma textura? Sucede que las skins que vienen por defecto son también utilizadas por algunos NPCs lo que significa que podría darse una repetición. Lo mismo sucederá si te encuentras con un personaje que utilice el mismo color de piel y rostro. Por eso, ojo con eso. Y con esto acabo señores. Espero pongan a prueba su creatividad y logren compartir sus creaciones si así les apetece. Lo hago con el fin de enseñar algo nuevo. Aventurense sin miedo. ¿Qué es lo peor que podría pasar…? (Espero que no :c)
  10. 7 puntos
    El local se encontraba casi a oscuras, iluminándose únicamente por las primeras luces del alba que se colaban entre los tablones que cubrían las ventanas, enclaustrando el lugar. Había costado cerrar la puerta, las bisagras estaban oxidadas, tanto como los clavos que sostenían aquellas maderas, y le había costado aún más arrastrar algunos muebles para atrancar la puerta. El plan no había salido según lo previsto, el rescate de aquella niña debería de haber pasado desapercibido, sin embargo aquella noche habían ido demasiadas cosas mal. Eileen apretó los dientes, conteniendo el dolor de su herida mientras se sentaba tras la barra de aquella taberna abandonada, por si a alguien le daba por mirar en las rendijas que dejaban entrever los tablones. Condujo a la niña con ella. La pequeña se sentó a su lado y observó la pierna de Eileen. - Está sangrando mucho.- Indicó, con cierta preocupación en su tono de voz. - ¿No me digas? - Gruñó Eileen, que rompía un pedazo de tela de su camisa para hacer una tira y colocársela alrededor del muslo.- No sabía que me habían enviado a rescatar a una niña con ojos.- Farfulló con sarcasmo, sin alzar demasiado el tono. - Pues los tengo, y nariz y boca.- Dijo con inocencia, la chiquilla apenas tendría cinco años. Eileen contuvo un gemido de dolor al apretar con fuerza el vendaje para impedir la hemorragia, la bala había quedado alojada en su muslo derecho. - ¿Qué tal si jugamos a un juego, Marta? - Mirta.- La corrigió. - Lo que sea.- Gruñó.- ¿Qué tal si jugamos a mantener el pico cerrado hasta que se calmen las cosas ahí fuera y podamos largarnos de aquí? ¿Qué te parece? - Ese es un juego aburrido.- Replicó. - No todos los juegos pueden ser divertidos.- Se oyeron pasos acelerados de unas tres personas cruzando la calle y asomó la mirada por encima de la barra, tratando de no forzar demasiado la pierna.- Y baja la voz. Como nos oigan no podremos jugar a nada nunca más. - ¿Me volverán a llevar con ellos si nos pillan? - Si, Marta. Así que ten esa boca cerrada, ¿quieres? - Mirta.- Volvió a corregir. - Joder.- Gruñó, exhasperada. - Has dicho un taco…-Se llevó ambas manos a la boca. - Y voy a decir muchos más como sigas así. Eileen se frotó los ojos con el índice y el pulgar, haciendo acopio de toda su fuerza de voluntad para no estallar el cráneo de aquella niña en alguno de los pedazos de techo caídos que había desperdigados por ahí. El local estaba en ruinas. - Mirta…- Dijo entonces, dejando escapar un suspiro y con él sus ansias homicidas.- Tu padre me ha contratado para llevarte a casa de una pieza. Deja de ponerme más difícil el trabajo, ¿quieres? Mirta se cruzó de brazos e infló los carrillos. - ¿Quienes eran los que iban contigo?- Preguntó tras un minuto de silencio. La niña hacía demasiadas preguntas, aunque en el fondo Eileen podía entenderla. Sin embargo, esa pregunta hizo crecer algo semejante a la preocupación en su interior. ¿Dónde estarían Miryam y Jared? No había sabido nada de ellos tras la explosión, se suponía que los explosivos eran solo por si algo salía mal, que se usarían a modo de distracción para sembrar un poco el caos y poder escapar si Eileen era descubierta. Jared el Mofeta había sido el encargado de colocarlos mientras ella se colaba en la casa. Eileen se encontraba en ese entonces en una de las habitaciones del piso superior de aquella mansión, mientras los explosivos eran colocados y repartidos, había atado una cuerda en el tejado y se había deslizado por la pared para adentrarse, no le había costado demasiado. Miryam se había infiltrado como sirvienta esa misma mañana, haciéndose pasar por una de ellas. Habían tenido que teñirle el pelo y añadirle algo de maquillaje para camuflar algunas de sus facciones, y dejar fuera de juego a aquella por la que se estaba haciendo pasar, por supuesto. Le había abierto la ventana a Eileen tal y como habían acordado. - Yo que tu que andaría con ojo, Espectro.- Había advertido Miryam. - ¿Son demasiados? - Gruñó mientras se deslizaba por la ventana. - Unos seis. Eileen se había asomado entonces por el marco de la puerta, procurando de no hacer ruido. Algunas sombras danzaban en el piso intermedio. - Parece haber actividad.- Inquirió. - Son las sirvientas, están recogiendo todo lo del banquete. - ¿Notarán tu ausencia? - Se había acercado a ella, observando el uniforme que llevaba.- Es horrible. - Lo sé.- Reprimió un gesto de asco.- Y lo dudo, están demasiado ocupadas con el desorden. Imagino que sabrás arreglártelas para que no te vean. - Imaginas bien.- Le había tendido entonces la cuerda a Miryam.- Jared está colocando explosivos en el tejado, cargas inofensivas pero que llamarán la atención si la cosa se tuerce.- Había explicado.- Luego dejará algunas a la altura del primer piso, pegadas cerca de las ventanas. Sabes qué hacer si oyes la señal. Miryam había asentido y tras tomar la cuerda desapareció por la ventana, trepando sin demasiada maña hacia el tejado. Eileen había descendido entonces, eludiendo a algunas de las doncellas que subían y bajaban escaleras con manteles sucios y otros limpios; había sido un gran banquete. Evitar a las sirvientas era como un juego de niños, algunas iban tan agitadas que de haber bajado las escaleras de forma normal, seguramente no se hubiesen siquiera parado a pensar en quién era. Llegó a descender hasta el sótano sin ser vista, la vigilancia era tan pésima como insultante; tan solo un puñado de guardias ebrios que contaban chistes tan lamentables como sucios, sentados en la mesa del salón principal, ignorantes de la oscuridad que se cernía sobre aquella casa. Una vez abajo, había logrado forzar un par de cerraduras en un entresijo de pasillos y dar con la sala en la que tenían a los niños. Verlos tumbados sobre colchones raídos en el suelo le había revuelto el estómago, pues aquella era una imagen que le era demasiado familiar. Algunas miradas se alzaron, otras no se atrevieron a ello. Si hubiese podido se los habría llevado a todos, pero había venido a por una en concreto, y llevarse a los once niños que había era tarea imposible sin alertar a todo el mundo. Buscó entre todas las cabezas que se escondían entre almohadas desplumadas hasta dar con la cabellera rubia de la niña. Y entonces todo tembló, los cristales de los pisos superiores se partieron y cundió el caos. - Compañeros… supongo.- Respondió Eileen a Mirta.- Sería difícil darles una descripción adecuada. - ¿No son tus amigos? - Preguntó.- ¿Y dónde están? - N-no lo sé, Mirta.-Se ajustó un poco más el vendaje, apretando los dientes.- No sé dónde están, ¿por qué haces tantas preguntas? - Porque no sé quién eres… -Murmuró, agachando ligeramente la mirada. Y tenía razón, ni siquiera le había dicho su nombre. Eileen suspiró, conteniendo la hemorragia y el dolor palpitante de la herida. - Me llamo Eileen. - Pues es un nombre muy bonito.- Dijo, con sorpresa en el rostro. - ¿Esperabas uno feo? - La miró, arrugando parcialmente una ceja. - No lo sé.- Admitió.- Es que nunca he conocido a alguien como tú. - ¿Alguien como yo? - Si… - La examinó de arriba a abajo, evitando mirar hacia la sangre que emanaba del vendaje improvisado.- Ya sabes, gente peligrosa.- Dijo, bajando ligeramente el tono, como si dijese algo prohibido. - ¿Gente peligrosa? - Aquello casi le sacó una risa.- Mirta yo solo soy peligrosa para la gente a la que tu llamas peligrosa. Mirta la miró, sin comprender. Y Eileen sonrió una pizca. - Que yo me encargo de que esa gente peligrosa deje de serlo, ¿hm? - Aclaró entonces. - ¿Por eso… mataste a esos tipos? Eileen torció el gesto, ojalá la pequeña no hubiese tenido que ver aquello. Poco después de la explosión y de sacarla de aquél sótano, se toparon con tres de los guardias bajando las escaleras, asustados y desorientados. Los otros tres al parecer habían subido. Cuando se vieron hubo un segundo de silencio, y cuando pudieron ver a Mirta cogida de la mano de Eileen habían ido a empuñar sus armas. Sin embargo ella se había adelantado. Soltó la mano de Mirta y placó contra el primer hombre, que chocó con el segundo, que estaba tras él. El tercero se encontraba un poco más atrás. Había empuñado su daga y la había clavado entonces en el costado del hombre, retorciéndola. La sangre manó al instante, tornando roja su mano. Había dejado caer el cuerpo al suelo y tan pronto como el segundo guardia fue a atacarla con una espada, Eileen lo bloqueó con su otra daga, obligándole a trazar un arco con el arma hasta que esta hubo chocado con la pared, desarmandolo. Había hecho deslizarse la hoja de una de sus dagas por el cuello del hombre, abriendo una amplia herida que no tardó en terminar con la vida del hombre. El tercero había tenido más tiempo para desenvainar el arma y mentalizarse de la situación, chocaron aceros varias veces, Eileen recibió un leve corte en el antebrazo pero había logrado finalizar el combate con una puñalada en el bazo del hombre, que había sido derribado a causa de esta. El resultado del combate que no había llegado a durar más de un minuto, y la imagen que quedó en aquellas escaleras, teñidas de rojo por la sangre derramada no fueron plato de buen gusto para los ojos de Mirta, aún así había permanecido callada, con los ojos abiertos como platos y el terror invadiendo cada centímetro de su diminuto cuerpo. - Esas personas querían hacerte daño, Mirta.- Arrugó el gesto, con cierto asco a aquella gente.- Están mejor muertos.- Sentenció. - ¿Por qué, a ti también te han hecho daño? Hubo un silencio incómodo. - Me lo hicieron… hace tiempo.- Miró a Mirta y le pasó una de sus manos por el pelo.- Pero ahora estamos a salvo, las dos. ¿Verdad? Mirta asintió con algo parecido a una sonrisa dibujada en su rostro, y sus ojos fueron atraídos por el brillo reflejado en el metal del anillo que portaba Eileen. - ¿Estás casada? - Preguntó.- No pareces tener años para esas cosas. - ¿Casada? - Aquello casi la hizo reír de nuevo, aunque el dolor palpitante de su muslo se lo impidió.- ¿Por qué iba a estar casada? - Por eso.- Señaló al anillo de Eileen. Eileen enarcó ambas cejas y se miró el anillo que le había otorgado su padre hacía tantos años: eran dos serpientes de ojos esmeralda entrelazadas, rodeando el dedo y sujetando una gema. - Es… - Negó, dejando escapar un suspiro en el proceso.- No, no estoy casada.- Aclaró.- Es el anillo de mi familia. - ¿Tu familia tiene anillo, como mi papá? - Algo así, si. - ¿También eres noble? - Dijo con la sorpresa impresa en su voz. Eileen arrugó los labios y parte del gesto frente aquella pregunta. - Es… difícil de explicar, Mirta. - Pero es mejor que jugar a ese juego tan feo.- Replicó. - No es un juego feo. - Lo es… - Que no.- Señaló Eileen. - Que si…- Replicó de nuevo Mirta. - Es divertido. - ¿Por qué? - Porque así no tengo que escuchar tus preguntas. Mirta afiló la mirada y Eileen reaccionó con una risa entrecortada. - Está bien… está bien, me rindo. Pero deja de mirarme así, no te sale bien.- Indicó Eileen. - Entonces sigue contándome la historia. - No había empezado a contar nada. - Pero yo quiero oírla.- Se quejó, haciendo un mohín. Eileen dejó escapar un suspiro de exasperación. - Vale…- Se aclaró la garganta.- Soy… y no soy noble. Mi familia piensa que estoy muerta. - ¿Y tus papás? - Ellos…- Se pasó la mano por el rostro. De pronto la pierna parecía doler más.- Ellos no están aquí. - ¿Por qué? ¿Dónde están? - Quiso saber. - M-murieron…- Le dijo, acariciándose el anillo con el pulgar. Mirta la observó con atención, dibujando un puchero al oír aquella noticia. - ¿Por qué murieron…? ¿Qué les pasó? - Mirta…- Tragó saliva.- No quiero hablar de esas cosas, ¿vale? - La miró.- Cambiemos de tema. - Pero papá dice que los problemas hay que hablarlos, que si no se clavan como astillas y luego no se pueden sacar nunca. La maldita cría tenía razón, otra vez. Ojalá se hubiese traído sedantes, le hubiese gustado tener a la niña dormida durante el tiempo que tendrían que permanecer ocultas mientras los hombres de los Jefferson les buscaban. Realmente ni siquiera sabía por qué le estaba contando aquellas cosas a Mirta… quizá en cierto modo le recordaba a ella. Ojalá hubiese tenido la suerte de que alguien la rescatara cuando fue esclava. Quizá por eso aceptó también el trabajo. Quizá por eso sintió una punzada de dolor en el pecho cuando tuvo que dejar atrás a los niños en aquella habitación y llevarse solo a Mirta. Quizá era por eso por lo que las miradas asustadas de más de una decena de infantes la habían perseguido desde que habían logrado escapar. Una oleada de repulsión sacudió el cuerpo de Eileen. No le gustaba hablar de esas cosas. Nunca hablaba de esas cosas. Comprobó el vendaje y maldijo para sus adentros cuando vio que necesitaba cambiarlo. - Mira...- Masculló.- No es momento para esas preguntas.- Indicó mientras se quitaba el pañuelo envuelto al cuello y rompía aún más su camisa. Necesitaba detener esa hemorragia. - Pero...-Quiso reprochar Mirta. - Mirta.- Intervino.- Necesito que me hagas un favor. Una tarea muy importante. La pequeña se señaló a sí misma con el dedo. - ¿Yo? - ¿Ves alguna otra Mirta por aquí? Mirta negó. - Bien...- Prosiguió Eileen.- es un alivio para ambas...- Musitó.- Necesito que vayas a buscar algún palo.- Le indicó.- Uno no demasiado largo ni tampoco demasiado grueso, pero que sea robusto. - ¿Como la pata de una silla, una pequeña? - Más o menos... como una pequeña rama de un árbol. Pero no hagas ruido o podrían encontrarnos. ¿Crees que puedes hacerlo? Mirta asintió y comenzó a deslizarse a gatas, silenciosa, hasta que Eileen la perdió de vista cuando giró la esquina que conformaba la barra. En aquel bar en ruinas debería de haber algo útil entre todo ese caos. Eileen agradeció los minutos de silencio que había conseguido. Se retiró el vendaje y con uno de sus cuchillos rompió parte de su pantalón, agrandando más el agujero para comprobar el estado de la herida; no tenía buena pinta. Había un boquete abierto en su muslo, y una cantidad preocupante de sangre emanaba de ella. Sin la indumentaria adecuada sería imposible retirar la bala. Se llevó el pañuelo a la boca y lo mordió con fuerza mientras con uno de los trozos de su camisa trataba de limpiar un poco la sangre. Luego dobló cuatro veces una de las tiras y formó algo similar a un cuadrado de tela. Lo colocó sobre la herida, gimiendo de dolor y reprimiendo los gritos. Daba gracias a que Mirta se hubiese alejado. Se rodeó la pierna con una tira de tela y respiró hondo antes de apretarla con fuerza. Si se hubiese podido permitir el lujo de gritar, toda la ciudad sabría dónde estaba, sin embargo mordió con todas las fuerzas el pañuelo y presionó con fuerza la espalda contra la barra. De no haber llegado a ser herida, las cosas seguramente serían muy distintas. Sin embargo le habían acertado el tiro cuando ella corría para recoger a Mirta, que había quedado rezagada tras tropezar, a unos quince metros del edificio. Los tres guardias que habían subido al piso superior tras la explosión se habían percatado de la escaramuza ocurrida en las escaleras que conducían al sótano. Uno de ellos había corrido tras ellas cuando abandonaban la casa por la puerta del servicio, y Eileen lo había despachado sin demasiadas dificultades. Sin embargo mientras huían Mirta cayó al suelo, y los dos guardias restantes se asomaron por las ventanas del primer piso. Pudo ver como uno de ellos sacaba una pistola. Eileen había maldecido a aquella niña con todos los insultos en lengua común y Thalassiana que conocía. Había corrido para recuperarla mientras ella aleteaba patosamente sobre el asfalto, como un pez sacado del agua, fruto de los nervios del momento. Eileen se había deslizado hacia ella con la mayor agilidad posible, tratando de ejecutar movimientos erráticos para lograr evadir los disparos cuando estos se efectuaran. Y llegó el primero, por el sonido supo que era el revólver. La bala le silbó cerca del oído izquierdo, produciendo un pitido molesto tras ello. Ella siguió corriendo a por Mirta. Otra bala del revólver hizo saltar gravilla del suelo con el impacto, la tercera estuvo cerca, la cuarta no fue tan precisa. Eileen estaba contando las balas que disparaba, conocía el arma por el sonido, similar a las que usaba Cassian, con un tambor con capacidad para seis. Cuando el sexto disparo fue errado, Eileen corrió de forma más directa a por Mirta. Sin embargo el segundo guardia sacó un rifle por la ventana. Mierda, se dijo. No tuvo tiempo de esquivar ni ponerse a cubierto, el sonido del rifle invadió el lugar y ella sintió como su pierna derecha se sacudía. Durante los primeros tres segundos apenas sintió dolor… pero luego llegó, rugiente como las llamas de un dragón. Había reprimido un alarido de dolor mientras cogía a Mirta en sus brazos y agachaba la cabeza, corriendo como podía hacia uno de los callejones laterales. Eileen sabía que no tardaría demasiado en recargar el arma. Cuando se adentraron en el callejón, parte de la roca que conformaba la esquina voló por los aires tras el impacto de la bala del rifle. Había estado cerca. Tras la adrenalina del momento y haber girado algunas calles más, bajo el amparo de las sombras que les regalaba la noche, Eileen pudo sentir como su pierna se entumecía y el dolor se apoderaba de ella. Necesitaban un lugar donde ocultarse, un lugar donde poder vendarse aquella herida y quizá descansar. No podía huir de allí de ese modo, el hombre con el carruaje al que ella había sobornado días atrás se encontraba a demasiadas manzanas de distancia, cerca de la salida de la ciudad. Había sabido que aquellos disparos alertarían a la guardia y al resto de miembros de los Jefferson, esconderse de forma temporal había sido la mejor opción que habían tenido. Ahora empezaba a marearse. Había perdido mucha sangre, demasiada. El sonido de Mirta arrastrándose de nuevo hacia ella la hizo desviar la mirada hacia la esquina. La pequeña alzó un fragmento de madera de no más de dos palmos de largo: Un palo de billar partido, astillado en uno de sus extremos. - ¿Vale esto? Eileen forzó una pequeña sonrisa. - Si, esto servirá.- Estiró la mano para tomar el palo y dispuso las tiras restantes que tenía de la camisa; necesitaba hacer un torniquete. - Tienes mala cara…- Expuso Mirta, preocupada por el tono que utilizó. - No me sienta bien que me disparen.- Respondió mientras ataba las telas al palo y se las enrollaba en su muslo, a unos pocos centímetros sobre la herida de bala. - ¿Duele mucho? - Quiso saber. - ¿Te has caído alguna vez del columpio? - Preguntó Eileen, apretando con fuerza las telas sobre su muslo, haciendo girar el palo con ellas para tensarlas y cortar parte de la circulación de la sangre. - Si…- Admitió, avergonzada por ello. - Pues un poquito más…- Indicó Eileen, atándose el palo a la pierna cuando tuvo la presión necesaria, para mantener el torniquete estable. Era difícil explicarle a una niña tan pequeña lo que era el dolor, y más aún el de un disparo. - ¿Más? - Su expresión se tornó en una de sorpresa.- No sé cómo lo soportas. - A veces, Mirta, hay que ser fuerte.- Murmuró.- Aunque no te queden fuerzas, siempre hay un recoveco del que sacarlas. - Pues tienes que ser muy fuerte, caerse del columpio duele mucho. - ¿Sabes cuál es el secreto de caerse, Mirta? - La miró, estirando la pierna herida y dejándola reposar. - ¿Poner las manos para no darte en la cara? - Preguntó. Eileen se rió una pizca y negó. - El secreto está en volver a levantarse. Siempre.- Indicó. Mirta la observó, meditando quizá sobre esa respuesta. - No sabía que fueras tan lista. - ¿Lista? - Aquello la cogía por sorpresa. - Si.- Asintió.- Es un consejo muy de esa gente…- Arrugó un poco el gesto mientras buscaba la palabra indicada. - ¿Gente sabia? - Intervino. - Eso, gente sabia. - Me lo dio mi padre… - Pues él también era listo, y sabio.- Indicó.- Además… Eileen le puso una mano en la boca de forma apresurada. Mirta la observó aterrorizada, sin entender qué ocurría. Pasos, en la entrada. Antes de liberarle la boca, se llevó un dedo a los labios para indicarle que no hablase. Con lentitud le retiró la mano y señaló hacia uno de los armarios que adornaban la parte trasera de la barra. - Métete.- Susurró en el tono más bajo posible mientras se arrastraba para abrir la puertecita de madera de forma silenciosa. Mirta ni siquiera lo cuestionó, se deslizó a gatas hasta el pequeño armario; no era demasiado grande, pero ella tampoco. Se metió sin demasiadas dificultades. - Me da miedo la oscuridad.- Confesó en un murmullo apenas audible. Eileen dejó escapar un suspiro y se llevó una de las manos al cinto, tomando un vial. Al agitarlo se iluminó de forma discreta. - Toma…- Se lo entregó Mirta lo sostuvo entre sus manos, asombrada. - Si las cosas salen mal aquí, Mirta.- Le susurró de nuevo.- Ve a la salida que da al este de la ciudad, la del puente sobre el río. Allí te recogerán mis compañeros, ¿entendido? Mirta asintió, asustada. - Vale… - ¿Me lo prometes? - Prometido. Eileen cerró entonces la puertecita del armario. Los pasos del exterior se hicieron más evidentes ahora, quizá serían unas cuatro personas, tres con suerte. La puerta crujió y se quejó cuando alguien hizo fuerza desde el exterior. Los muebles que atrancaban la puerta le impidieron abrirla, sin embargo no resistieron demasiado. Tras varios golpes, la puerta cedió, los muebles se hicieron a un lado y el sonido de las pisadas sobre la madera podrida de aquél lugar se hizo eco. Definitivamente eran cuatro. Eileen trató de contener la respiración, oculta tras la barra. Tragó saliva, tenía la garganta seca y no se había dado cuenta hasta ahora. La herida de su pierna comenzó a doler de forma insoportable una vez más, la conversación con Mirta la había mantenido entretenida, lo suficiente como para mantener su mente en otros asuntos. Pero ahora todo se le venía encima. Entonces una voz masculina se elevó en el local. - Vamos Espectro… sabemos que estás aquí, has dejado gotas de sangre en la entrada. Mierda. - Nadie tiene porqué salir herido…- Añadió una segunda voz, masculina también. - Más aún.- Indicó una tercera, femenina. La cuarta no se pronunció, pero Eileen oía sus pasos.Cerró los ojos unos instantes y dejó salir el aire por la nariz antes de asentir. - Está bien.- Dijo cuando los pasos estaban peligrosamente cerca de la barra. Necesitaba verlos, saber qué indumentaria llevaban, si tendría posibilidades de enfrentarlos… aún estando herida. Si se acercaban demasiado todos ellos, esa oportunidad se esfumaría. Se puso en pie, apoyándose a la barra para mantener el equilibrio. La pierna le ardía, el dolor era cada vez más intenso. Pudo ver entonces a cuatro figuras con el uniforme de los Jefferson que habitaban aquella casa. La guardia personal de uno de ellos. Dos hombres y dos mujeres. Uno de ellos alzó un revólver en cuanto la vió. Eileen alzó las manos. - Ni un puto movimiento, Espectro.- Advirtió. - ¿Tienes miedo? - Preguntó Eileen, tratando de ganar tiempo para analizar a los otros tres. El más cercano a ella tenía una espada, aunque la llevaba empuñada, no estaba alzada. Las dos mujeres no parecían estar apuntándola con ningún arma, aunque si llevaban una espada cada una en el cinto, acompañadas de un revólver. Estaban alejadas, tendrían tiempo de empuñar sus armas, debería de usar el cuerpo de uno de los hombres como escudo. - ¿De una muerta? - Se rió.- Me temo que preferirás que te hubiese volado la cabeza a lo que van a hacerte cuando te entreguemos. - Suficiente.- Dijo el hombre más cercano.- ¿Y la niña? - No sé de qué niña me hablas.- Indicó Eileen. - Esa que te han visto llevarte. - Me temo que la perdí entre las callejuelas… ¿O quizá se la entregué a alguien para que la sacase de la ciudad? - Afiló la mirada, desafiante.- No logro recordarlo. - Lo recordarás.- Le indicó el hombre.- Acércate, y no quiero ni un movimiento extraño. De lo contrario quizá te hiramos la otra pierna. Eileen gruñó y se acercó, cojeando, maldiciendo para sus adentros aquella puñetera herida. Tenía que pensar algo, un plan, lo que fuese. Pero el dolor era demasiado intenso como para permitirle pensar en algo. Giró la esquina de la barra y casi se cayó cuando tuvo que bajar un pequeño desnivel que la separaba del suelo. Luego se tambaleó hacia el hombre, quién no tardó en sujetarla de uno de los brazos, con firmeza. Ella agitó la extremidad. - Suéltame.- Advirtió, mientras forcejeaba con la mano con la fuerza necesaria como para que el hombre la tuviese que apresar con más firmeza. - Me temo que no estás en condiciones de exigir nada.- Sonrió. Los labios de Eileen se curvaron en una sonrisa afilada. - ¿Alguna vez has jugado al billar?- Preguntó en un susurro. - ¿Qué? - El hombre arrugó el gesto, sin comprender la absurda pregunta. Pero para cuando quiso darse cuenta de lo que había ocurrido ya era demasiado tarde. Eileen había estado distrayendo al hombre. Se había tambaleado a propósito para colocarse en un ángulo en el que el cuerpo de él sirviese como obstáculo. Había atraído su atención a la mano izquierda, aquella que le había apresado. Y cuando lo había tenido donde quería, había tomado con sutileza el palo de billar roto, astillado en uno de sus extremos que usaba como torniquete y se lo había incrustado en la garganta. Reprimió el dolor de la pierna y se aferró al cuerpo del hombre para usarlo como escudo cuando el segundo disparó, lo empujó contra él para desestabilizarlo y cuando lo hubo logrado empuñó su daga y acortó distancias. Le tomó el brazo que sostenía el revólver con una mano mientras le rajaba el cuello con la otra, no le dio tiempo a reaccionar. El disparo fue errado y rompió uno de los cristales de una vitrina, detrás de la barra. Quería usar el cuerpo como escudo contra las otras dos mujeres, pero la pierna le falló, al haberse quitado el torniquete y forzar tanto movimiento había perdido demasiada sangre, y el dolor ya era muy intenso antes de realizar aquello. El cuerpo del hombre cayó al suelo y ella lo hizo con él, hincando la rodilla, apretando los dientes. Escuchó los pasos de una de las mujeres y pudo ver como sus botas se detenían a poco menos de un metro de ella; un movimiento arriesgado. Alzó la mirada y vio el oscuro cañón de un revólver apuntándole al rostro. Afiló la mirada y observó los ojos de aquella mujer, con furia, con rabia. Si iba a morir ahí, no lo haría suplicando ni llorando. Le daría a aquella mujer una mirada que le acompañaría durante el resto de su miserable existencia. Entonces se oyó el disparo, y Eileen cerró los ojos cuando eso ocurrió. No había escapatoria de aquello. Cassian no llegaría en el último momento para reanimarla. Morrigan no estaría ahí para consolarlo. Moriría sola, sin una lápida con su nombre grabado en ella que fuera adornada con bonitas flores cada fin de semana. Sin nadie que fuese a visitarla y cambiase las flores cuando estas marchitasen. Moriría como lo que era: una asesina, una ladrona, una espía. Moriría entre aquello en lo que había vivido: oscuridad y sombra. El cuerpo se desplomó, con un sonido desagradable. Eileen abrió los ojos y vio a la mujer; estaba muerta. Desvió la mirada hacia aquella que la había matado, portando el mismo uniforme. Ella se bajó el pañuelo. Miryam. Que hija de puta. - Tendrías que verte la cara, Espectro.- Dijo, perfilando una sonrisilla. - Vete al infierno.- Profirió Eileen. - Entonces tendría que pasar más tiempo contigo… Eileen gruñó como respuesta. - ¿Cómo?- Quiso saber. - Dejaste varios cadáveres en aquella escalera. Supuse que a uno de ellos no le importaría perder la ropa.- Se encogió de hombros. - Mirta.- Pronunció Eileen.- Sal… La pequeña tardó unos pocos segundos en mostrarse. Estaba aferrada al vial luminiscente que le había entregado Eileen, y tenía la cara casi tan roja como los ojos, y las mejillas húmedas. Había estado llorando en silencio. Eileen chasqueó la lengua y estiró una mano para que Mirta se acercase. - Ven aquí…- Murmuró antes de arrullarla entre sus brazos y darle un beso en la frente.- Tenemos que irnos. Miryam las observó y asintió, guardando el revólver. - Y deprisa, hay cuatro patrullas más buscándoos. Eileen se puso en pie, con muchas dificultades. Estaba pálida y se sentía mareada, fría. Había perdido demasiada sangre. Se apoyó en el hombro de Miryam y Mirta la tomó de la mano. Abandonaron el local y caminaron por las callejuelas del lugar, en dirección hacia la salida este de la ciudad. - ¿Y Jared?- Quiso saber Eileen. Miryam torció el gesto. - No lo ha logrado. - ¿Qué narices ocurrió, Miryam? - Nos descubrieron mientras colocábamos las cargas restantes… Él trató de ganarme tiempo. - Joder…- Chasqueó la lengua, mareada. - Habrá tiempo para lamentarse más tarde, Eileen. Tenemos que llegar a la salida. - No... - Negó.- No es eso. - ¿Entonces qué? - La miró, confusa. - Vas a tener que llevar tú a la niña. - ¿Qué? - Frunció el ceño. - Y a mi… - ¿...Qué? - Lo frunció aún más. - Creo… que me voy a desmayar. Su mirada se nubló y el mundo se tiñó de negro. El traqueteo del carruaje y el sonido de los cascos de los caballos la hizo despertar. Estaba tumbada en los asientos. Cuando abrió los ojos lo primero que vio fue a Mirta, dormida en el asiento frente a ella. Miryam estaba a su lado. Desvió la mirada hacia la ventana y pudo ver el bosque; hacía rato que habían abandonado la ciudad. Tras ello se miró la pierna; tenía el vendaje limpio, nuevo. Miryam tenía las manos llenas de sangre, la había estado curando y tratando; era bastante diestra con ese tipo de cosas. Miryam se percató entonces de que estaba despierta. - Algún día tu suerte no te salvará, Eileen.- Le indicó, centrando su atención en ella. - No necesito suerte… Me las hubiese arreglado, como siempre.- Protestó, tratando de incorporarse. - Estate quieta.- Advirtió Miryam. Eileen gruñó, pero obedeció. - ¿Qué hubiese pasado de no haber estado yo allí? - Preguntó Miryam. - Me las habría ingeniado. - Estarías muerta.- Alzó el tono, molesta.- Puede que la avaricia te sirva, Eileen. Pero la muerte no sirve a ningún hombre o mujer. Ni siquiera a ti. - Mejor muerta que en manos de esa gente. - De esa gente puedes escapar, de la muerte no.- Señaló.- No de nuevo, Eileen. Hoy todo el puñetero mundo parecía tener razón en las malditas cosas que decía. Era demasiado orgullosa como para admitir que era cierto. Había jugado bien sus cartas, era inteligente, diestra, letal… pero una herida así no podía pasarse por alto, y ella lo había hecho. Odiaba que el resto de gente le diese lecciones de vida, que le restregasen por el rostro lo que había hecho mal y cómo podía mejorar. Ella ya lo sabía, no necesitaba a nadie para que se lo recalcara. O quizá si, pero no era algo que fuese a admitir. Pese a la rivalidad que tenían Miryam y ella, debía de agradecerle aquello. De alguna forma le había salvado la vida, seguía siendo mejor que ella en muchos aspectos. Al llegar a casa, tendría que soportar la bronca de Kaz y Cassian cuando Miryam les contase lo ocurrido. Todos le tenían dicho a Eileen que no cometiese ese tipo de estupideces. De algún modo ella lograba convertir las locuras en victorias, pero Miryam tenía razón; algún día su suerte no la salvaría. La demencia de sus planes no sería suficiente para sacarla del apuro. ¿Y entonces qué? Moriría. Le dolía admitirlo pero debía mejorar en muchos aspectos. Necesitaba entrenamiento, y era lo primero que le pediría a Cassian cuando se recuperase de la herida. - Gracias…- Murmuró Eileen, casi como si le costase pronunciar aquellas palabras hacia su compañera. Miryam dibujó una sutil sonrisa en el rostro. - Descansa, llegaremos en un par de horas. Se acomodó de nuevo en los asientos, tumbada y miró al techo, pensativa. Cerró los ojos y dejó que su mente vagase hasta quedar dormida de nuevo.
  11. 7 puntos
    Un empujón de energía para alcanzar el fin de semana
  12. 7 puntos
    ¡ F E L I C I D A D E S E V A N ! Un añito más de los muchos que me quedan por vivir a tu lado. Disfruta del día, de la compañía, de los regalitos, y de las cosas buenas que te quedan por vivir y aún están por llegar. Porque cuatro años al lado de tan mamadísimo señor son pocos y los comparas con todos los que tendrás que aguantarme. Así que ya sabes... aunque seas fanboy de Arthas y yo de Illidan... *Cute witch moment on* Te quiero ^^ *Cute witch moment off* @Reapgrawr
  13. 7 puntos
    Hace un tiempo no publicaba nada, pero les hago llegar esta nueva publicación en mi Canal de YouTube con todo mi cariño: Esta canción lleva por nombre "Nuestro Amor" y es una dedicatoria a dos primos a los que quiero mucho y que tuvieron mucha oposición para consolidar su amor gracias a la familia. ¡Espero que la disfruten mucho! ¡Desde Venezuela para ustedes con mi cariño! Si les gusta, comenten y compartan, así me ayudarán muchísimo a que llegue a mucha gente, que es lo que busco con mi música. ¡Un abrazo!
  14. 7 puntos
    Vino una yo. Y luego vino una Rebe.
  15. 7 puntos
    Esta escena de la película "Gloria" (Tiempos de Gloria) narra la historia del primer regimiento afro-estadounidense del ejército de la unión estadounidense, el 54° Regimiento de Infantería de Voluntarios de Massachusetts. Esta película, además de tocar un tema sensible como lo es la inclusión y el racismo de aquella época, muestra un elenco DE PRIMERA LÍNEA donde solo grandes de la actuación forman parte. Aquí fue cuando comprendí que Denzel Washington es uno de los mejores actores vivos de la puta historia, solo por la expresión que tenía mientras era azotado y una solitaria lágrima cae por su rostro... Odio, frustración, coraje, rabia... opresión... todo en una sola expresión y en una solitaria lágrima de impotencia que deja muy claro todo lo que sufrió el pueblo afro-estadounidense durante toda la historia de ese país. A mí me parece que es una película imperdible, no porque sea de guerra y me encante ver morir gente en la pantalla tras un épico discurso, sino porque realmente la película es un drama excelente donde actores como morgan freeman, denzel washington, Matthew Broderick y muchos otros comparten la gran pantalla.
  16. 7 puntos
    Onissya en la Isla Bruma Azur, partiendo hacia sus viajes. Prólogo Este libro que iré escribiendo y actualizando, contará sobre mis viajes y experiencias. Al decir verdad, siempre de pequeña me apasionó recorrer el mundo y poder documentarlo, hoy ya un poco más grande puedo lograrlo - o intentarlo al menos -. Dejar a los míos no es una decisión fácil, este mundo para mí es muy extraño y desconocido, pero quizá es eso lo que me lleva a dar este gran paso. Escribo en este libro que fue un regalo de mi madre (que comprendía mi pasión a la escritura), y siempre llevo conmigo. También en el incluiré algunos dibujos de los paisajes, personas que vaya conociendo (aunque no soy muy buena dibujante realmente). El objetivo de este libro - al terminarlo - es que cualquier persona se pueda beneficiar de él en los viajes a emprender por este mundo llamado Azeroth. Onissya Tomo I "Partida hacia Darnassus" Desde la Isla Bruma Azur y para llegar a Ventormenta, la ruta más directa es tomar un barco hasta la ciudad de Darnassus. He leído en libros que aquella ciudad es de los elfos de la noche, aliados de la Alianza. También leí que es una isla un poco grande, con varias montañas y árboles y pocos caminos por andar. Me entusiasma la idea de conocer una gran ciudad, saber un poco de su cultura, sus ideales, explorar sus paisajes. Der me pregunta si ya estoy preparada, por su expresión un poco calmada me hace entender que está acostumbrado ya a ir a esta ciudad. Se que algunos draenei ya han incursionado para aquella isla y no es ninguna novedad para ellos. Miro a ver si tengo todo lo que pensé llevarme en mi bolso (libro, anotador, unas hojas en blanco para dibujar y hacer bocetos, entre otras cosas). Para el que no conoce, la Isla Bruma Azur está llena de árboles a veces simulando pequeños bosques, también los hay de colores diversos lo que le da al paisaje un toque muy hermoso. Hay ciervos y ciervos lunares entre otros animales en la zona que muchos draenei usan para cocinar y sacar su pelaje (para el comercio). No estoy a favor de la matanza de ningún ser vivo, pero entiendo que hay que subsistir y no todos pueden dedicarse a lo que realmente quieren o aspiran. Sin conocer mucho de este mundo puedo decir que estamos en una zona bastante tranquila, con flora y fauna acorde y suficiente para enaltecer la vista y poder dedicarse al comercio. También está la Isla Bruma Sangre un poco más alejada, que si bien tenemos presencia, sólo dejan ir a personas experimentadas (vindicadores, anacoretas, rangaris, entre otros) ya que no es un lugar amigable como Isla Bruma Azul. Espero algún día poder ingresar y documentar aquel lugar. Camino lento siguiendo a Der, mirando todo y abriendo bien los ojos para percibir lo que quizá sea por mucho tiempo la última mirada en aquel lugar. Es extraño querer conocer el mundo nuevo y a la vez no dejar a los tuyos, para nosotros es importante la familia y estar unidos (para mí también pero quizá un poco menos, o no se realmente). Caminando un poco recto por el sendero, encontramos un puesto de provisiones para el viaje atendido por elfos de la noche. Mientras sigo caminando, voy mirándolos para saludarlos con un ademán y una sonrisa de respeto pero no logro hacer contacto visual con ninguno. Der me dice que venden comida, bebida y cosas para la pesca mientras camina a pasos largos y se va alejando un poco de mí. Mientras caminaba hacia donde está el muelle, un elfo de la noche al paso y sin que Der se de cuenta (porque no hablamos nunca de este tema al respecto) me dice por lo bajo pero bastante claro: "Aunque no compartas nuestra filosofía, te ruego hagas lo que puedas para salvar este mundo". Intenté recodar sus palabras y mientras me daba vuelta para contestarle o saludarle, me di cuenta se había ido. Escuché un ruido fuerte a mi costado derecho, si bien no me asustó hizo que los ciervos que correteaban el lugar se espanten. Con las velas izadas y moviéndose al compás del viento leve, el barco había llegado al muelle para emprender su viaje hacia Darnassus. Der enfiló raudamente al mismo, quizá queriendo llegar lo más rápido posible a destino. Le dije me aguare un poco , que quería dibujar ese momento (y teniendo en cuenta que el barco no iba a zarpar prontamente). Su expresión de desgano fue tal que me replantee en dibujar ya que no quería hacer pasar un mal momento a nadie. Mientras la tripulación del barco acomodaba todo, y varias personas se acercaban lentamente al muelle, dibuje rápido el momento, antes de subirnos y zarpar. Dibujo de Onissya saliendo de la Isla Bruma Azur.
  17. 7 puntos
    felices fiestas, desde este lado del charco, amicos
  18. 6 puntos
    No conozco a la mitad de usted ni la mitad de lo que querría, y lo que yo querría es menos de la mitad de lo que la mitad de usted se merece. ¡Muchísimas felicidades, @Sacro!
  19. 6 puntos
    - Primera compra que fue de la aldea: -- 10 Gallinas ponedoras.- 2 platas y 50 cobres . -- 1 Vaca.- 9 platas + 1 queso curado entero [Obtenido por rol]. -- 1 Carro modesto. - 25 platas + una botella de whisky de buena calidad `[Obtenida por rol]. -- 2 Burras - 20 platas . -- 3 Espadas [2ª mano] - 21 platas. -- 4 Hachuelas [ 2ª mano ] - 7 platas y 50 cobres. -- 4 Ballestas [ 2ª mano ] - 21 platas. -- Equipo de arado/cultivacion- 10 platas. Total de la compra: 1 dorada, 16 plata. [ Inversion de Haimi, 1 dorada/oro de rol GM, 10 platas de sus ahorros mesuales y por trabajos. 6 platas puestas por las otras 5 personas que trabajan en trabajos externos a la aldea,pertenecientes a la misma (Alba,Kathery,Jordan, Johanna, Zazara) ]
  20. 6 puntos
    Kathryn y la guardia @Solardiente @Kroos @Sorin @Dathariar
  21. 6 puntos
    Compra de: - 20 gallinas ponedoras. ( 25 cobres la unidad = 5 platas) - 4 gallos. ( 50 cobres la unidad = 2 platas) - 4 kilos de harina. - 6 kilos de trigo. ( 10 cobres el kilos = 1 plata) Coste total 8 platas de las 10 platas que recibio Haimi por parte del ejercito a cambio de informacion. Inversion total para la aldea, platas restantes: 2 platas.
  22. 6 puntos
    ESCENAS DE PELÍCULAS Cuando miramos películas, muchas veces hay escenas que nos resultan entrañables, epicas, emotivas, divertidas o que por lo que sea nos encantan. Esos fragmentos de unos minutos que recuerdas más que toda la película entera. Vengo proponiendo un post donde vayamos compartiendo eso, escenas de peliculas, sean viejas o de las que estemos viendo ahora, y digamos ¡esta escena es genial! y pues la compartimos en este post, haciendo recopilación de las escenas de películas que más nos llaman =3 Empiezo yo con esta escena de la película Mejor Imposible, siempre que la veo me saca una sonrisa entrañable.
  23. 6 puntos
    Poco más puedo decir.
  24. 6 puntos
    gracias por un año más de rol. espero que sigamos por muchos años más disfrutando de las fiestas juntos. ¡Felices fiestas comunidad!
  25. 5 puntos
    *Agrandar imagen para poder leerlo*
  26. 5 puntos
    Me voy a animar a colgar a Kiran :3
  27. 5 puntos
    Muchas felicidades a todos por los 6 años! De verdad se agradece mucho el esfuerzo y constancia que la comunidad le pone a este proyecto, permitiéndole a jugadores como uno poder revivir los encantos del rol y el storytelling más allá de la edad y la procedencia. ¡¡¡¡MUY FELIZ ANIVERSARIO!!!!
  28. 5 puntos
    Una Lucero japo :3 sólo que la piel es muy clara ^^
  29. 5 puntos
    Dejo por aqui a Haimi y Mithay . ~
  30. 5 puntos
    Fritura de pescado “Delicias del mar, crocantes al paladar” Ingredientes 250gr Mero altaroca 250gr Medusa 250gr Siluro mostacherizo crudo 250gr Pecesito luminoso crudo 250gr Anillas de calamar 250gr Sabiola cruda 250gr Bacalao piedrescama crudo 250gr Langosta pinza oscura Aceite vegetal Harina Sal Preparación Quitamos las espinas de la carne del pescado, quitando la piel en las que tengan muy gruesas las escamas. Limpiamos y cortamos en cubos de 5x5cm. Sal a gusto. Pasamos por un colador, hasta que se seque. En una olla ponemos a calentar el aceite, para fritura profunda. Enharinamos el pescado, evitando el exceso, separamos los tipos de pescado por grosor, para luego cocinarlos en la olla hasta que adopten un color dorado y floten en el aceite. Para evitar estén demasiado aceitadas una vez se extraen de la olla, acomodarlas sobre una rejilla para que escurra el aceite, o acomodarlas en una fuente con papel. Fuente: Fritura de pescado Offrol: Puse peces que existen dentro del universo de warcraft
  31. 5 puntos
    Chuleta de oso “Los osos son bestias grandes y cocinar las costillas requiere de espacio” Ingredientes Chuleta de oso Sal Pimienta Materia grasa vegetal Preparación: Lo idóneo es siempre mantener el hueso del animal con su trozo de carne. Se debe dejar en reposo con las hierbas y materia grasa en una olla cerrada para que absorba los aromas y sabores. Luego de una de marinado, se sella, pasándolo por un corto proceso de cocción contra un sartén, precalentando la materia grasa vegetal. Servir, asadas contra el fuego de una fogata, horno o en una olla cerrada. Acompañar con vegetales a gusto. Fuente: 7 Tips para hacer chuletas jugosas
  32. 5 puntos
    Actualizacion de la aldea Hijos de la Tierra. - Colocada pestaña de " Habitantes " con los actuales. - Colocada pestaña de " OTS " de manera de ambientacion. - Añadidos los edificios con los que cuenta.
  33. 5 puntos
    La misma noche del llamamiento a Ley Marcial en el reino, Lucero y Robert se enfrascaban en uno de sus enfrentamientos diarios, solían entrenar juntos, pero desde la muerte de Lord Víctor, apenas habían tenido tiempo. Desde el momento en el que, nervioso, Robert acudió a la recámara de la Osa Negra, esta supo que algo andaba mal. - Ley Marcial –dijo Robert tras lanzar un tajo con la espada de práctica, Lucero desvió el ataque con el escudo- ¿puedes creerlo? La Osa no era mucho de hablar mientras luchaba, siempre prefería concentrarse totalmente en el combate, pero la situación lo ameritaba. - Las cosas parecen haberse estado complicando; la muerte de padre, la llegada de tía Anna, la Ley Marcial… Tras ello, logró conectar un fuerte golpe en el tronco de su hermano. - No sé si pueda hacerlo, no tengo madera de líder, Lucero además, mi madre y sus estúpidas ambiciones… -realizó una finta y pudo conectar por fin un golpe- ¿sabías que está organizando matrimonios para James, Lily y para mí? Quizá fue la noticia que le llegó de golpe, o quizá fue que perdió el hilo de la batalla un segundo, pero Lucero recibió una estocada que por poco la deja sin aliento. - ¿Es que esa arpía que tenéis por madre sólo piensa en sus propios intereses? - Así parece… Mientras el par combatía un par de momentos en silencio, la residencia Lamster estaba igual de silenciosa, seguramente, la familia estaría dentro de la casa, al lado del patio donde los hermanos entrenaban, sin embargo y sin que se dieran cuenta, una persona salía al patio, para observar la batalla. Los jóvenes Osos se batían como si se tratase de la más épica de las batallas; Robert había cambiado al mandoble, que siempre le había venido mejor, y Lucero tenía que defenderse con el escudo en la zurda y contraatacar con el filo de la diestra, el maestro de armas había entrenado a dos grandes guerreros, lanzaban estocadas, tajos, cortes, el escudo de Lucero crujía con cada golpe que recibía mientras que la postura de Robert comenzaba a debilitarse, fruto de los repetidos ataques de la Osa Negra y el paso el tiempo, que comenzaba a hacer mella en la resistencia de ambos. Tras un rato de batalla, la balanza se había inclinado a favor de la Osa Negra, que tras bloquear el que parecía el tajo definitivo del Oso Escarlata, contraatacó y asestó un golpe al tórax de su hermano, derrumbándolo en el acto. - ¿Estás bien? Lucero había lanzado sus armas, y ahora ofrecía una mano para ayudarle a levantarse. - Me derrotaste, Osa –Robert sonrió, aunque brevemente, pues vio algo a espaldas de Lucero, que hizo que cambiara de opinión- tenemos compañía. Pensando que podría tratarse de lady Sonya, Lucero se giró rápidamente, no por emoción, sino por mera educación, pero se llevaría una sorpresa. No se trataba de la voluptuosa figura de Sonya Goldmane, sino de una mujer, casi tan alta como Lucero aunque con el doble de edad, la cabellera ya cana y con arrugas en el rostro, llevaba la armadura completa y una gran capa de pelo de lobo; lo que llamaba verdaderamente la atención era su mirada fría y penetrante y una gran cicatriz dual en el rostro. - Tía Anna Mariana –dijeron los dos al unísono, ambos sabían que a Lady Ravencrest le gustaba que le dijeran así, fue Robert quien habló- ¿qué hacéis despierta tan noche? ¿Necesitáis algo? - Sólo veía a un par de mocosos jugando a los soldados –sonrió Anna, a su espalda llevaba un mandoble- pensaba en retaros, Lord Lamster, pero parece que ya han metido una paliza. La penetrante mirada de Lady Ravencrest se posó sobre Lucero. - Mi hermana siempre ha sido la mejor guerrera entre nosotros; padre solía decir que era tan buena como Ser Patrick, vuestro tío. De pronto, el rostro de Lady Ravencrest pareció endurecerse aún más, volvió la mirada hacia Robert y casi parecía que estaba a punto de comérselo de un bocado. - Vuestra hermana… he escuchado algo a cerca de esa cláusula que vuestra madre se inventó, Robert, Lucero. - Es una mierda –musitó Robert- Lucero puede ser hija ilegítima, pero sólo lo es porque así lo quiso mi madre; ella es tan digna del apellido como yo, además de ser la primogénita. - Sí, pero vuestra madre nunca me tuvo en buena estima, Rob. Anna Mariana observó a sus sobrinos con mirada inquisidora, pero terminó por suspirar. - Esas patrañas han sido invento de vuestra arpía madre, Robert, me aprendí el código de la familia y jamás vi semejante tontería como esa. Se hizo silencio momentáneamente, pero la Osa Mayor continúo hablando, esta vez viendo a Lucero. - No me agradas, Lucero, eres una mancha para el honor de mi sobrino y de toda la familia Lamster, una bastarda –Lady Ravencrest no se toca el corazón, es siempre así de directa- pero es mi responsabilidad asegurarme de que la familia quede en buenas manos, alguien en quien verdaderamente pueda confiar… hasta que no haya amenazas. Mientras hablaba, miraba a Robert de reojo, pero este sólo asentía ante la Osa Mayor. - La Casa de Lamster debe erigirse orgullosa y honorable ante los tiempos de adversidad; así como lo hicieron durante la caída de Ventormenta, nuevamente el Reino se ve afectado por amenazas que pretenden desestabilizarlo; como abanderados del Rey, es nuestro deber poner nuestro grano de arena para mantener la soberanía de la Casa Wrynn. Ambos hermanos escuchaban silenciosos y atentos el pequeño discurso de su tía, aunque sin saber exactamente a dónde quería llegar. - Si al cabezota de Robert no le molesta que venga una bastarda a quitarle el título, jugaremos bajo las reglas de su madre –con una mano, como si fuera una aguja, Anna Mariana tomó el mandoble a su espalda, hizo ademán de entregarla a la chica- la quiero bien limpia y afilada para mañana temprano, ¿entendiste? Aquel giro de los acontecimientos hizo que tanto Lucero como Robert se encontraran confundidos, se vieron entre ellos antes de volver a ver a su tía. - ¿A qué se refiere, tía Anna? - Desde ahora me llamarás Lady Ravencrest, escudera –dijo la Dama de Armas- mi último escudero la palmó hace tiempo, espero que corras mejor suerte, Osita Negra.
  34. 5 puntos
    Y por ultimo dejo otro dibujo guarro de Vann a cuerpo entero. Ya estuvo bien por hoy.
  35. 5 puntos
    EL DON DE LA DONCELLA Vista la tormenta se anuncia al náufrago, el destino que sin saberlo le espera, pues de la música surgió tu nombre, la fuente de la que proviene toda belleza. Son susurros en el aire, fuente de luz entre tormentas, son las notas de una flauta, tú, promesa de mil primaveras. Tomó Verendil tu mano, que tan fortuito tesoro había de llevarse, y la sombra, siempre presente, advierte, pero ni eso logra frenarle. El tiempo se convierte en consejero, y le muestra razón al sentimiento. A tus brazos el amante se entrega, alejándoos a ambos de títulos y antiguas promesas. Entre el mar, la brisa y las rocas, de tus dones surge el renacimiento, en paz vives, de afectos coronada, Sumiee, “Doncella de los Vientos” Sobre tu amante viste al fin cernirse la oscuridad de los celos, y se alimenta entre demonios la mujer que no pudo tenerlo. Un último acto de amor, del tiempo emborrona su recuerdo, te llevaste a tu amante al olvido, para ser viento por siempre contigo. Poemas y canciones son creadas, por el don de la doncella prometida, y las letras que crean tu poesía, hoy, incluso, siguen siendo cantadas.
  36. 5 puntos
    ¡Hasta pronto "amijo"! Que tu paso a las islas no sea duro, total, esto esta lleno de areperias, cocina venezolana y muchos emigrantes, solo que con muchos turistas. Pd: Sobretodo recuerda una cosa, no busques autobuses, busca guaguas. Pd2: Ah, y ten cuidado con los barrancos, dicen que a día de hoy hay emboscadas. Pd3: Ah, una ultima cosa: Kionda!.
  37. 5 puntos
  38. 5 puntos
    Fabulosas películas estáis mostrando. La de Inception no la he visto todavía! Qué bueno que os guste el post, justo es estupendo para conocer películas que puedan ser buenas y ves un fragmento, a menudo es mejor que un trailer =3
  39. 5 puntos
    Nesquik, definitivamente. Pregunta: ¿ te gusta arriba o abajo? ( ͡° ͜ʖ ͡°)
  40. 5 puntos
  41. 5 puntos
    Tomo II "Llegada a la aldea Rut'theran" El viaje en barco fue placentero, por suerte no tuvimos ningún contratiempo climático ni de otra índole. Si bien el mismo fue largo (estuvimos varias horas navegando), la atención fue buena y cordial en todo momento. Con Der hablé poco y nada ya que el aprovecho el tiempo muerto para dormir (creo que él siempre quiere dormir o comer). Aproveché el viaje para ver lo azul casi turquesa que es el agua en esta parte del mundo, mientras que algunas gaviotas merodeaban por el barco. Antes de llegar al muelle el capitán del barco (no recuerdo su nombre pero sí que era elfo), me habló un poco y me preguntó si era la primera vez que visitaba esa zona, al principio creí que Der le había comentado algo pero luego desistí de ello (ya que Der cómo dije antes durmió todo el viaje). Le contesté que sí - aunque quizá vio en mis ojos la fascinación por todo lo que podía ver - y eso me delató en un inicio. A pocos metros de llegar al muelle, el capitán me señaló un árbol grande (o más bien gigante, que no cabe en la imaginación mía aún) y me preguntó si sabía algo de él. Recuerdo haber leído libros sobre la cultura de los elfos de la noche pero no de un árbol de ese porte. Onissya: ¿Y a qué se debe que me señale aquel árbol? Capitán del barco: ¿No sabes qué significa aquel árbol? (rie un poco mirando a la draenei) Onissya: La verdad que no.. (intenta recordar si en algún momento leyó algo sobre él). El capitán del barco sonrió antes de dar una respuesta un poco vaga pero quizá natural: Capitán del barco: Aquel árbol es Teldrassil el que contiene la ciudad de Darnassus. Quede sorprendida con aquella respuesta. Mientras el barco daba sus últimos movimientos antes de llegar al muelle, notaba que aquel árbol llamado Teldrassil se hacía gigante, enorme, infinito. Divisé mejor su grosor, su estructura, raíces brotaban del agua y me parecía que nacían desde lo más profundo de aquel mar. Intenté imaginar cómo se había creado aquel árbol y divagar en teorías pero ya habíamos anclado en el muelle. Der se despertó (era hora), pagó al capitán del barco y bajó raudo y con prisa. Note que el muelle estaba hecho de madera cincelada, faroles azules daban una buena vista (inclusive de noche), centinelas custodiaban la zona alternando su marcha y mirando de vez en cuando al árbol. Mientras avanzaba, noté una mesa con frutas y un banco para sentarse. Der me sugirió me siente en ese lugar y lo espere mientras arreglaba una visita a la ciudad. Parecerá tonto pero el banco y la mesa estaban hechos de una madera que nunca había visto o sentido, era bastante cómodo realmente. Varios elfos esperaban otro barco (no del que veníamos nosotros), el viento soplaba agradable y se escuchaba algunas aves cantar. Noté también dos personas pescando y hablando entre ellas, pero no pude entenderlos porque hablaban en su idioma. Mire para el lado que Der se había ido, era como una casa con una estructura que nunca había visto, el color violeta predominaba en el techo mientras que otra vez parecía ser la misma madera que se usaba para todo. En esa dirección también note humanos o eso parecían de lejos. Note había un poste con una indicación sola pero suficiente "Aldea Rut'theran". Al cabo de un rato (lo que me dio tiempo a dibujar), Der regresó y me comentó que ya estaba todo listo para que conozca la gran ciudad. Guardé mi libro y mis lápices y ansiosa esperé el camino a seguir. Creo hicimos unos 20 pasos cuando se detuvo súbitamente, me asusté por un momento pero luego habló: Der: Bueno, aquí está la entrada a la gran ciudad de Darnassus. Miré a Der y miré hacia delante, no había ninguna entrada, ni camino por seguir, sólo veía unos elfos al costado de una estructura vacía con una luz violácea en el corazón del mismo. Se que puse cara extraña porque me vio y se sonrió, al mismo momento que corrió hasta que esa luz...lo hizo desaparecer. Comprendí que era una especie de portal y mantuve la calma, sinceramente aquel lugar me estaba sorprendiendo y aún no lo había conocido todo. Dibujo de Teldrassil
  42. 5 puntos
    Cangrejo sazonado Ingredientes Cangrejos hervidos 1 atados de perejil 1 cebolla blanca 6 dientes de ajo Orégano y comino Sal a gusto 200 gr de comino 2 botellas de cerveza 4 litros de agua Preparación Idealmente; cortar cebolla en vertical, quitándole el centro (O quedará demasiado intenso el sabor de la cebolla) por igual, cortar el ajo en cuadrados pequeñitos. En una olla grande hervir el agua con la cebolla, el ajo, sal, orégano y comino, hierba y perejil. Agregamos los cangrejos, lavados con la caparazón intacta. Cerrar la olla, y dejar hervir por 15 minutos, luego añadir la cerveza, para continuar el proceso de cocción por 5 minutos más. Por último, dejar reposar el cangrejo por 5 minutos en el agua hervida. Extraer el cangrejo con pinzas, para luego servir. Se puede servir junto a verduras cocidas (Como espárragos, vaina verde, etc) Fuente: Cinco formas de preparar y disfrutar cangrejos
  43. 5 puntos
    Pastelitos dulces Ingredientes Harina de trigo 500gr y un poco más para amasar Grasa animal (En algunas regiones se le conoce como manteca) 200gr Agua una taza Una pizca de sal Materia grasa para fritura honda (Puede usarse una olla o sarten hondo) Dulce a elección (batata dulce, membrillo, dulce de leche) 500gr Preparación Antes de cualquier mezcla distribuir los ingredientes por partes. Cortar la manteca (Grasa animal) en cubos para una mejor mezcla, tan solo 150gr. Mezclando la pizca de sal con el agua para entibiar en una olla, hasta que la sal se diluya totalmente. En un cuenco, colocar la harina, previamente colada para quitar posibles grumos, añadiendo también la grasa en cubos. Unir con las manos desnudas y limpias, hasta lograr que quede granulado. De a poco, ir agregando las cucharadas de la mezcla de agua salada, hasta lograr una masa suave que no se pegue en los dedos. Sobre una superficie de madera o mármol, estirar la masa con ayuda de un uslero o palote, pintándola luego con 50gr de grasa animal derretida. Espolvorear con harina y doblarla en tres, el tercio izquierdo sobre el tercio central y el tercio derecho también sobre el tercio central. Girar la masa de manera que los bordes abiertos queden hacia los costados. Dejar reposar y que enfríe unos 30 minutos. Estirar la masa y cortar en cuadros. Colocar una cucharadita de relleno y repasar el borde con el dedo humedecido con agua. Cubrir con otro cuadrado, teniendo en cuenta que las puntas no deben coincidir. Apretar las cuatro puntas. Dejar reposar 30 minutos, esencialmente en clima frío. Calentar materia grasa, puede ser aceite de girasol o trigo, y freír los pastelitos hasta que se doren. Comprobar la temperatura esencial dejando caer con sumo cuidado en el aceite. Cuando se cubre de burbujas y sube, es porque la temperatura es idónea. Una vez dorados, extraer con ayuda de una espumadera. Cubrirlos en azúcar o almíbar espeso. Una vez frío, servir. Fuente: Pastelitos, la receta más dulce
  44. 5 puntos
    ¡Feliz 2019! Os deseo lo mejor para este año a nivel personal, y a nivel personajil... ¡que derrotemos a Alamuerte! ¡Y que vengan los pandas!
  45. 5 puntos
    ¡Muy feliz año nuevo a todos! Ojala que este 2019 este lleno de momentos inolvidables y alegrias
  46. 5 puntos
    ¡¡Bueno, gentecilla y gentellota (Sí, es una nuez. Lo siento, yo no fuí quien decidió no poner un emoji de bellotas. Maldito seas, Google o último responsable de los emojis) , me paso a desearos unas súperfelices fiestas a todos!! Os deseo la mejor de las suertes y todo el ánimo posible en estas fechas, y lo mismo, pero con más ahínco a los estudiantes que están de exámenes. Sus quiero a todos, preciosísimos.
  47. 5 puntos
    Concilio Zanchuli Druida guerrera Loti La druida general Loti, adorada por la juventud de Zandalar, se ganó su lugar en el Concilio zanchuli gracias a las demandas de la nueva generación de guerreros y cazadores. Algunos reconocen la decisión de Gonk de permitir que los zandalari adoraran a varios loa y no solo a él. Este movimiento progresista, impulsado a través de la voz de Loti, fue fundamental para el resurgimiento del druidismo como pilar fundamental de Zandalar. Que proteja las fronteras de Zandalar por siempre. Señor aojador Raal A nadie sorprendió la designación de Rall como miembro del Concilio zanchuli. El encantador señor aojador de Pa'ku se había ganado el favor de su loa y de muchísima gente. Como lo consideraban el "hombre de la gente", Raal tomó como propia la tarea de representar a las grandes mayorías dentro de las fronteras de Zandalar. Que su sonrisa ilumine el Concilio zanchuli por siempre. General Jakra'zet Jakra'zet, un soldado furiarena condecorado, se unió a las coalición de fuerzas bajo el estandarte del profeta Zul durante la campaña de Pandaria. A pesar del resultado de la campaña, nadie podía negar la pericia de Jakra'zet en cuanto a tácticas y estrategia. Después de un tiempo, el gran profeta Zul pidió que ascendieran a Jakra'zet al rol de general. Yazma y Vol'kaal, miembros del Concilio zanchuli, acompañaron a Zul con su voto. Raal y Loti se negaron, pero su voto fue anulado por el rey Rastakhan, que sentía curiosidad acerca de lo que Jakra'zet podría lograr. Y así fue que Jakra'zet se convirtió en el primer miembro de la tribu Furiarena en ostentar el rango de general del ejército zandalari. Que su espada guíe a Zandalar a la victoria. Zul el Profeta Zul, líder del Concilio zanchuli y consejero principal del rey Rastakhan, se granjeó su nombre y título por predecir correctamente el futuro durante muchos años, una práctica que supuso una ventaja descomunal para la fuerza militar y la agricultura del imperio. Desde su juventud, Zul fue atormentado por profecías que hablaban de tiempos aciagos y del fin del mundo. Muchas de estas profecías se cumplieron, incluso la llegada del Cataclismo. Si bien algunas de las catástrofes no fueron tan siniestras como Zul había predicho, los eventos sí ocurrieron. Zul ha vivido mucho más tiempo que cualquier otro trol, predicando y vaticinando junto a su amigo y rey Rastakhan. Que sus visiones siempre bendigan a Zandalar. Yazma Yazma, suma sacerdotisa de la loa de las arañas Shadra, proviene de un gran linaje de sacerdotisas que sirvieron al rey como guardianas de secretos y espías. Gracias a la diligencia de Yazma, el rey Rastakhan fue advertido de al menos quince intentos de asesinato y sobrevivió a todos ellos. Fue también gracias a su red de espionaje que se descubrió que los gurubashi habían vuelto a practicar la magia de sangre y a adorar a Hakkar, el loa caído. ¡Que sus ojos siempre sirvan y vigilen a Zandalar! Vol'kaal Entre las fuerzas armadas de Zandalar se encuentran los trols temibles de élite. Estos trols son guerreros que han perfeccionado su arte, han entregado parte de su vida para recibir el obsequio oscuro de la fuerza brutal y han servido a Zandalar como su mayor arma de guerra. Hace mucho tiempo, se decidió que los trols temibles tendrían su lugar en el Concilio zanchuli para que el gobierno se encargara de las necesidades especiales de estos guerreros de élite y para transmitir su sabiduría de la guerra a los consejeros, que rara vez pisaban un frente de batalla. De estos guerreros de élite, se eligió a Vol'kaal por su fuerza, su poderío y una elocuente recomendación de Yazma. Vol'kaal es el tercer trol temible designado por Yazma, pues estos guerreros tienen vidas cortas y sus mentes son fáciles de doblegar. ¡Que con su fuerza defienda a Zandalar hasta el último de sus días!
  48. 4 puntos
    ¡Feliz Cumpleaños Lyonwarrior! Este año celebras doble, pillin e.e Fin de la carrera, con tu título de profesor y tu cumpleaños cuqui!! Esperemos poder celebrar muchos más :3 Se te quiere un montón, pony! Aquí una bunny tarta para la party Hobbit. Ve pensando un deseo para esa vela >:D
  49. 4 puntos
    ¡Saludos, MundoWarcraft! Viendo el despliegue de felicitaciones y hospitalidad, no podíamos quedarnos atrás. Desde nuestras lejanas tierras, aquí en el norte, @Halt y yo os deseamos un efusivo y extenso Yule, lleno de sacrificios, juegos, banquetes y, como no, nuestra amada cerveza. Suerte a todos aquellos que tenéis estudios por delante, y a quienes no... ¡brindad y alzad la voz un día más! Que los dioses nos escuchen desde Asgard y se sientan orgullosos de nosotros.
  50. 4 puntos
    Aclaratoria: Una historia adrusta Estela Drust: El círculo El hito desgastado muestra a un grupo de drust en círculo. Sacrifican a una criatura con cuernos. Parece un venado, pero probablemente sea otra cosa. Estela Drust: El ritual El drust grabado en esta piedra parece llevar una hoja curva en una mano. En la otra, lleva la cabeza de un hombre o un animal. A sus pies, yacen los cadáveres de muchos animales asesinados. Otros drust observan con atención sus entrañas. Estela Drust: El árbol El grabado muestra un árbol gigantesco, más grande que los otros que están tallados en la piedra. El árbol está rodeado de drust en actitud de adoración. Estela Drust: Sopla la piedra En el grabado se muestra un cadáver del que se extrae una especie de aliento o viento, que se coloca dentro de una piedra. Estela Drust: Sacrificio En el centro de la piedra gastada hay una muesca, como si un filo hubiera caído allí durante siglos. De un lado de la marca hay manchas oscuras. Estela Drust: Ensamblajes En esta piedra hay muchas escenas grabadas, pero hay tres que están más nítidas. En la primera, los drust están construyendo ensamblajes grandes y con forma de persona. En la segunda, una persona yace muerta sobre el pecho de uno de los ensamblajes. En la tercera, la criatura pétrea, más alta incluso que los drust, se dirige a la batalla. Estela Drust: El ciclo La imagen muestra el mismo árbol en diferentes etapas de su vida. En la parte derecha, las hojas son pequeñas y están muy cerca del suelo, como retoños. En el centro del árbol, las ramas son grandes y fuertes, y las hojas se muestran en su máximo esplendor. En la parte izquierda, las ramas son finas, están rotas y casi no tienen hojas. Los últimos vestigios de un pigmento seco y de color rojo oscuro que aún se aferran a la piedra ancestral representan las hojas caídas. Encima del árbol, hay un dibujo muy elaborado de un sol. Estela Drust: Conflicto En esta piedra se pueden ver varios conflictos, o una sola gran batalla dividida en varias escenas. En la escena más antigua, los drust luchan contra seres que se parecen a ellos o tienen aspecto de bestias grandiosas. En otras, luchan contra seres mucho más pequeños, de una altura similar a la de los gnomos. En otra imagen, los druts expulsan a un grupo de nagas hacia los mares. En los últimos grabados, se puede ver a los drust luchando contra hombres y mujeres que llevan sigilos con forma de ancla. Estela Drust: El hombre despellejado En el grabado de esta piedra se puede ver a un drust de tamaño real al que han despellejado. La ubicación de los órganos más importantes es sorpresivamente precisa, a pesar del estilo y los materiales primitivos del dibujo. Los ojos son piedras blancas en las que aún se advierte un resto de pintura casi invisible. Los ojos parecen seguir todos tus movimientos. Se nota que había oraciones o instrucciones grabadas alrededor del cuerpo, pero el paso del tiempo ha convertido las runas en símbolos ilegibles. Es evidente que este grabado se realizó con mucho esmero, si bien no se sabe a ciencia cierta cuál era su propósito. Estela drust: Protectores del bosque Un gran zarzaoso, quizá un druida drust, posa con la cabeza hacia abajo frente a un venado y una cierva gigantes. La cierva pareciera estar bendiciendo al oso o aceptando su súplica. El pelaje del venado parece hecho de cal, mientras que el de la cierva está cubierto de hollín oscuro.
This leaderboard is set to Madrid/GMT+01:00

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.