Jump to content

Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados para los tags ' guerras'.

  • Buscar Por Etiquetas

    Añade tags separandolos por comas.
  • Buscar Por Autor

Tipo de Contenido


Foros

  • MundoWarcraft
    • Noticias MundoWarcraft
    • Anuncios Eventos Oficiales
  • Biblioteca
    • Documentación Canónica
    • Aportes de la Comunidad
    • Hablemos de Warcraft
  • Creatividad y Arte
    • Taberna Literaria
    • Estudio Gráfico
    • Videoarte y Machinima
  • General
    • Ocio y Cultura
    • Off-Topic
    • Preséntate o Despídete

Categorías

  • Organizaciones Oficiales
  • Hermandades y Gremios

Buscar resultados en...

Buscar resultados que...


Fecha de Creación

  • Inicio

    Fin


Última Actualización

  • Inicio

    Fin


Filtrar por número de...

Registrado

  • Inicio

    Fin


Grupo


Género


Ocupación


Intereses


Steam ID


Facebook


Twitter


DeviantART


Skype


Nombre


División


Raza


Clase


2do Personaje


3er Personaje


4to Personaje


5to Personaje

Encontramos 2 resultados

  1. Curiosidades del Lore: Inicio de las tres guerras En el pasado hemos hablado de la Primera y la Segunda Guerra, así como los sucesos posteriores que llevaron nuevamente a un estado de conflicto. Antes de empezar a entrar en profundidad en la Tercera Guerra, y a modo de introducción a la misma, intentaremos establecer un punto de inicio a cada una de las tres guerras. Como podréis observar más adelante, el problema principal está en la Tercera, al no tener, así como las dos primeras sí, un momento crucial en que se pueda decir <<a partir de aquí, ya se está en un estado de guerra>>. De Orcos y Humanos La Horda Orca entraba en Azeroth sin que los humanos del reino de Ventormenta lo supieran. Con movimientos rápidos, destruían las aldeas que se encontraban; los que no morían eran hechos prisioneros. Para los orcos, la guerra había empezado en el mismo momento en que habían atravesado el Portal Oscuro, pues des del principio habían venido a conquistar este planeta, matando a quienes se opusieran. Pero la Primera Guerra no empezó hasta tiempo después: se considera que comienza con el primer ataque a Ventormenta. Los humanos descubrieron allí que los orcos eran una amenaza real y peligrosa. Ventormenta era la única fuerza que se oponía a que la Horda llegara a establecerse en Azeroth, y por lo tanto marcó el final de la Primera Guerra una vez fue derrotada. Durante los años siguientes, tanto la Horda como la nueva Alianza de Lordaeron se prepararon para el conflicto que sabían que iba a ocurrir. La Alianza, todavía sin la ayuda de Elfos o Enanos, prefirió mantenerse a la defensiva y esperar. La Segunda Guerra empieza con la primera gran batalla entre ambos grupos, en las Laderas de Trabalomas. Antes que eso, la Horda había topado con los Enanos de Dun Morogh y tomado la zona, obligando a los enanos a refugiarse en su capital; Forjaz sería asediada en muchas ocasiones, pero nunca tomada. No obstante, la guerra se inicia en Trabalomas, tiempo después. Este conflicto no iba a terminar hasta que uno de los dos bandos fuera derrotado, y fue así que la victoria completa de la Alianza significó el final. Tal y como se puede ver, estas guerras tienen el punto en común de reflejar el punto de vista de los humanos. Así pues, no se contabilizan como "guerra" hasta que la humanidad no se pone en movimiento. Prueba de ello es que todos los anteriores conflictos a la raza humana, no se tienen en cuenta en la numeración. Ya que en las Guerras Trolls sí que participaron los humanos, pero sin embargo no se consideró una "Primera Guerra", se pudiera haber pensado que eran solo aquellas que implicaban una lucha entre orcos y humanos. No obstante, la Tercera Guerra rompe tal posibilidad. La Tercera Guerra Tal y como avanzábamos al principio, la Tercera tiene un gran problema, y es desconocer el momento exacto en el que empezó. Sabemos qué la causó y cómo terminó, pero no su inicio. Hay varias opciones, que se enumerarán a continuación, pero ninguna es oficial y no van más allá de la especulación. Cada una de ellas sigue la regla básica comentada anteriormente (que sea desde la perspectiva de la humanidad), a excepción de la última. La conquista de Rasganorte.Ner'zhul hizo sus primeras pruebas de sus nuevos poderes con los grupos de humanos que vivían en Rasganorte. Muchos campamentos fueron destruidos. Ciertamente, los humanos vieron con sus propios ojos que les estaban invadiendo. No obstante, estos grupos no representaban un reino, y no pasaban de comunidades más o menos independientes como la que se puede encontrar en Colinas Pardas. Éstas, que no habían sido víctimas de los orcos en ninguna ocasión, como mucho habrían considerado a la Plaga como su "Primera Guerra". La destrucción de Andorhal. A la llegada de Arthas, Jaina y el resto de los hombres que les acompañaban, a Andorhal, la Plaga ya había afectado a numerosas pequeñas poblaciones de la parte más norteña de Lordaeron. Rémol, por ejemplo, ya había sido infectada y todos sus aldeanos convertidos. No obstante, marcamos Andorhal como un posible inicio de la guerra por dos razones principalmente. Este asentamiento humano tenía y tiene unas dimensiones considerables que van más allá de un simple pueblo, aunque no se la consideraría una ciudad todavía. Por otro lado, contaba buenas defensas, con murallas y torres, algo que las villas previamente afectadas no tenían. Andorhal era, pues, todo un reto para la Plaga si quería tomarla. La destrucción completa de un poblado de estas características sin duda tuvo que alertar al reino de Lordaeron que los no-muertos representaban un gran peligro. Los humanos dejaron de pensar que era una epidemia lo que les asolaba. El ataque a Vega del Amparo. En su camino, Arthas hizo una parada en Vega del Amparo, al norte de Andorhal. Esta población, estaba también fuertemente fortificada y todavía no había sido atrapada por la Plaga. Sin embargo, era sólo cuestión de tiempo. Si Andorhal fue el primer asentamiento humano importante destruido, Vega del Amparo es el lugar en el que se documenta el primer ejército de la Plaga. Hasta ahora, eran pequeños grupos de muertos vivientes los que atacaban las aldeas, a los que se les sumaba los propios vivos infectados. Pero esto es diferente: Lordaeron se encuentra bajo ataque al tener un ejército enemigo en su territorio y atacando una de sus posiciones defensivas. Stratholme y sus consecuencias. Después de un avance terrible por el reino de Lordaeron, la Plaga llega a tocar Stratholme. A diferencia de sus víctimas anteriores, ésta se caracteriza por ser ya una Ciudad. No era tan importante como la capital, pero sí que era el centro más importante de la zona oriental. Que el enemigo pudiera hacerse con ella, incluso cuándo un ejército estaba a sus puertas, tuvo que concienciar a los humanos sin duda del grave peligro en que se encontraban. Lo que ocurrió después de Stratholme fue la ofensiva de Lordaeron. Por primera vez des que los muertos atacaron, Lordaeron dejaba de estar a la defensiva y pasaba a liderar los acontecimientos. El príncipe Arthas reunía a la mitad del ejército de la Alianza (con Enanos y Elfos) y partía rumbo a las tierras enemigas. Esta guerra se desplazaba a otro lugar. La segunda invasión. El príncipe Arthas no regresaba solo y otro ejército de muertos vivientes se mostraba a las puertas de la capital de Lordaeron. El reino caía, y poco después la Plaga mostraba al mundo que no iba a detenerse ahí. El reino de los Altos Elfos fue el siguiente, y después le siguió Dalaran, previo paso por Alterac. La Plaga convencía así al mundo que era un peligro para todos. Este momento también podría haber sido el inicio de la Tercera Guerra; eso significaría que Lordaeron habría librado su propia guerra con los muertos, sin que fuera necesariamente la Tercera. En general, todas estas opciones, menos la primera, se pueden englobar en un todo: "el avance de la Plaga por el norte". Personalmente, me parece una definición demasiado general y poco precisa, algo que no es de mucha utilidad a la hora de determinar una fecha precisa. Queda todavía una última opción que habría que considerar como posible y que perfectamente se puede diferenciar del resto. Es también la más tardía de ellas en términos cronológicos: La llegada de la Legión. Tal hecho no tiene lugar hasta la toma de Dalaran, no así de su destrucción aún. El motivo de destacar este momento es la importancia de la Legión en la Tercera Guerra. En esencia, no se entiende el conflicto sin su participación. Son los demonios los que lo planean todo desde un principio y desde el momento de su llegada a Azeroth se convierten en los protagonistas. Pero quizá el hecho más importante, y que da más validez a esta hipótesis, es el final de la Tercera Guerra. Todo acaba en Hyjal, en donde la Legión Ardiente es derrotada. A pesar de que la Plaga sigue existiendo y gobernando en Lordaeron y Rasganorte, la guerra se da por finalizada, dando a entender que los verdaderos enemigos eran los demonios. En resumen, no se sabe a ciencia cierta cuándo empieza la Tercera Guerra, no está definido ese acontecimiento que marca un antes y un después en la historia y en el que se puede decir con total seguridad "aquí empieza la guerra". A título personal, yo apostaría por la destrucción de Andorhal o la llegada de la Legión. Solo podemos esperar a una respuesta oficial de Blizzard. Pero, hasta que llegue, siempre se puede discutir el tema: ¿Cuál crees tú que es el inicio de la Tercera Guerra?¿Hay más posibilidades a parte de las aquí expuestas? Fuente: World of Warcraft - WowChakra Fansite Oficial de Wolrd of Warcraft en Español - Curiosidades del Lore: Inicio de las tres guerras
  2. Arathor y las guerras de los trolls Mientras los elfos superiores luchaban por sus vidas en la batalla contra los trolls, las dispersas tribus nómadas de los humanos de Lordaeron luchaban para consolidar sus propias tierras. Las tribus humanas se atacaron entre sí, sin tener en cuenta la posibilidad de unificación racial o de honor. Sin embargo, una tribu conocida como Arathi, comprendió que los trolls se estaban convirtiendo en una amenaza demasiado grande como para ignorar. Los Arathi deseaban unir a todas las tribus bajo su mando de manera que pudieran luchar juntos contra los ejércitos de los trolls. En el curso de seis años, los astutos Arathi vencieron a las tribus rivales. Luego de cada victoria ellos ofrecían la paz y la igualdad a los pueblos conquistados; así, se ganaron la lealtad de aquellos que habían vencido. Eventualmente los Arathi llegaron a integrar muchas tribus dispares, y las filas de su ejército crecieron. Confiados en que podrían defenderse contra los ejércitos de los trolls e incluso contra los de los elfos si era necesario, los generales de los Arathi decidieron construir una poderosa fortaleza en las regiones meridionales de Lordaeron. La ciudad-estado, llamada Strom, se convirtió en la capital de la nación Arathi, Arathor. A medida que Arathor prosperaba, los humanos de todo el vasto continente viajaban al sur, hacia la protección y seguridad de Strom. Unidos bajo un único estandarte, las tribus humanas desarrollaron una cultura fuerte y optimista. Thoradin, el rey de Arathor, sabía que los misteriosos elfos de las tierras del norte estaban bajo el constante asedio de los trolls, pero se negaban a arriesgar la seguridad de su pueblo en defensa de forasteros solitarios. Pasaron muchos meses mientras llegaban desde el norte rumores de la supuesta derrota de los elfos. Sólo cuando los agotados embajadores de Quel’Thalas llegaron a Strom, Thoradin comprendió cuán grande era la amenaza de los trolls. Los elfos informaron a Thoradin que los ejércitos trolls eran enormes y que una vez que los trolls destruyeran Quel’Thalas, seguirían su ataque hacia las tierras del sur. Los desesperados elfos, en extrema necesidad de ayuda militar, aceptaron enseñar magia a algunos humanos seleccionados a cambio de su ayuda contra sus enemigos. Thoradin, desconfiando de toda magia, aceptó ayudar a los elfos. Casi de inmediato, los hechiceros elfos llegaron a Arathor y comenzaron a instruir a un grupo de humanos en las artes mágicas. Los elfos descubrieron que, aunque los humanos eran torpes por naturaleza en su manejo de la magia, poseían una afinidad natural para ella. Cien hombres aprendieron las bases de los secretos mágicos de los elfos: no más de lo que era necesario para combatir a los trolls. Convencidos de que sus estudiantes humanos estaban preparados para ayudar en la lucha, los elfos dejaron Strom y viajaron al norte junto con las poderosas armadas del rey Thoradin. Los ejércitos de los elfos y humanos se enfrentaron contra las terribles armadas de los trolls al pie de las montañas Alterac. La batalla duró varios días, pero los incansables soldados de Arathor nunca se rindieron frente a los violentos ataques de los trolls. Los lores elfos estimaron que había llegado el momento de liberar el poder de su magia sobre el enemigo. Los cien magos humanos y una multitud de hechiceros elfos invocaron la ira de los cielos y arrasaron con los ejércitos de los trolls. Los fuegos elementales evitaron que los trolls pudieran regenerar sus heridas y quemaron sus formas golpeadas desde dentro hacia fuera. Aunque los ejércitos de los trolls intentaron huir, las armadas de Thoradin los persiguieron hasta que matar a todos sus soldados. Los trolls nunca se recuperarían de su derrota, y la historia nunca más contemplaría su levantamiento como nación. Seguros de la seguridad de Quel’Thalas, los elfos hicieron un pacto de lealtad y amistad con la nación Arathor y con el linaje de su rey, Thoradin. Los elfos y los humanos guardarían relaciones amistosas durante las eras venideras.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.