Jump to content
MundoWarcraft
Sacro

Historia de la Casa Lionhammer y su Heráldica.

Mensajes Recomendados

-Honor Luz y Gloria-

¡Fuertes como un León, Somos los Lionhammer!

207vo6v.jpg

 

Como bien dice el título de este apartado... aquí voy a colocar la historia que está detrás de la familia Lionhammer. es un trabajo largo, de cuatro años de esfuerzo que me ha ido haciendo ir "perfeccionando" si se quiere, la historia de esta familia.

Para poder comprender su historia, es primordial publicar en orden todo lo referente a ella, comenzando por la historia en la cual la familia Lionhammer obtuvo la nobleza y el cómo la familia obtuvo el poder que ostentaron en Lordaeron (quizás medio siglo antes de la apertura del portal oscuro, si mis cálculos son bien acertados).

Consiguiente a esto, publicaremos además el árbol genealógico de la familia Lionhammer desde su primer ennoblecido (que fue el primer patriarca de la familia; Shonnor I) hasta el último de sus descendientes pasando por 6 generaciones de hijos, nietos, bisnietos y tataranietos del legendario Shonnor I. Así mismo, se van a colocar a las familias relacionadas con esta con pequeños relatos, pues lo importante es solo conocer hasta al último de los Lionhammer. cabe destacar que NO TODOS ESTÁN VIVOS, son seis generaciones diferentes, que han vivido durante épocas distintas, por lo que se ven muchos nombres.

Así mismo, explicaremos el inicio al final de todo... las verdaderas raíces de la familia, venidas de Arathi y como las intrigas y traiciones provocaron el nacimiento en Lordaeron de la dinastía Lionhammer. Esta familia noble Stromgardeana ahora casi inexistente y vilipendiada hasta solo ser una sombra de lo que fue durante el auge del Reino de Stromgarde aún existe hoy en nuestra historia actual; Los Bravehearth.(Este último suceso es un fragmento de los progresos de mis dos personajes, ya que fue un evento Personal en el que se relata el cómo los Lionhammer descubren sus raíces en Stromgarde, basándonos en el cómo se llevaban las cosas allí de donde vengo, tratamos de hacer lo más coherente posible la cosa, teniendo claro lo que ahora es dicho reino, un montón de ruinas y un reducto de algunos valientes soldados defendiendo lo que son meros escombros que hacen llamar "hogar".)

Por último, pues el cómo está ahora mismo la familia "jerarquizada" como quien dice... y claro, su historia actual... pues tras Lordaeron, las cosas cambian. (con esto quiero decir, que voy a postear todas y cada una de las historias de personajes que están ligados a la familia actuales, osea, los últimos Lionhammer.) hay algunos que no tienen historias, pero no me voy a negar a algún día (si llegasen a convertirse en pjs) explicarlos mejor con una buena historia. además del significado "heráldico" del escudo...

separador.png

PD:

- Agradecimientos a Mrb, por algunos de los dibujos que estarán en este post. para él, todos los debidos créditos.

- Agradecimientos a Zhea, por el dibujo de Susan Lionhammer versión Animé que ha realizado.

- Agradecimientos a Nymleth, por el dibujo de Susan Lionhammer tipo retrato en blanco y negro que ha realizado.

Editado por Sacro

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Capítulo I: Strom, el comienzo.

De Sangre Guerrera, De Humildes Orígenes

14n2wbt.png

 

Rugían las praderas verdes de Arathi.

Los hombres formaban presurosos unos contra otros, en formación de línea. Los escudos adelante y las lanzas en segunda fila. Todos ellos, portaban el rojo en sus pechos, con el águila imponente abalanzándose sobre la presa. Águila nívea, sobre fondo bermejo, águila Strómica.

-¡Escuchadme, hijos de Strom!- bramó aquél, apoyado por sus subalternos sargentos, que golpeaban con sus garrotes los escudos de la infantería, buscando acallar sus quejas y sus bramidos- ¡No hay enemigo tan poderoso como el que hemos enfrentado hasta la actualidad; ¡Pero no desfallezcáis, pues nuestro pueblo ha demostrado con creces su valor y su experiencia derrotando a los trols!-

-¡AHÚ, AHÚ, AHÚ!-

-¡Hoy, compatriotas!- levantó sus manos, haciendo acallar a la infantería de Arathi, empero los gritos de guerra, en lenguas ajenas a la común, llenaron el aire horrísonamente de desaliento, interrumpiendo al comandante, quien se vio obligado a aferrar las riendas del caballo, para evitar que este en su pavor, huyese despavorido del campo-¡Hoy, compatriotas, demostraremos que aunque más aciaga sea la hora, más poderoso sea el enemigo y más imposible sea la batalla, Strom podrá surgir y vencer, pues somos los hijos del águila, somos los hijos de Arathi y por ella solo venceremos….¡No podemos optar entre vencer o morir, necesario es Vencer!-

-¡AHÚ, AHÚ, AHÚ, AHÚ!-

-¡POR STROM!- rugieron los hombres, dispuestos a consagrar su vida en nombre de la patria; Patria que sangraba y rengueaba por las constantes correrías trol, por el abandono de los hombres hacía tiempo… patria que solo era habitada por los más fuertes y que con saña y vida, estarían dispuestos a morir por ella. ¡Bendita Arathi, benditos hijos de Stromgarde!

Desde la llanura, se quebró el aire.

Varios hombres de la fila comenzaron a caer gritando por el dolor. Y los desdichados pudieron ver, que las hachas eran lanzadas certeras hacia ellos, cercenando y matando a quienes no pudieron levantar con firmeza sus escudos y plantarlos al enemigo. La sangre oscureció el rojo de los tabardos. En lengua vernácula, los trols se abalanzaron contra sus enemigos, a pie y en sempiterna furia.

-¡Mantengan la línea, desgraciados, o vivimos o volvemos sobre nuestros escudos a la capital! ¡AHÚ!-

Los hombres formaron temerosos y eufóricos, cerrando filas y sustituyendo a los que habían muerto. Los trols se abalanzaron contra ellos chocando las hachas contra los fierros. La batalla comenzaba.

¡Corría a torrentes la sangre! ¡Ah, de aquél desdichado u infeliz que no fuese lo suficientemente rápido!

Los hijos de Arathi, los últimos vestigios de la más guerrera de las castas de los hombres, se batían con gran gallardía contra un ejército que les doblaba en número. Pero a pesar de la inferioridad numérica, del cansancio y el hambre causada por la leva y marcha forzosa, los Strómicos estaban dispuestos a desparramar torrentes y torrentes de sangre enemiga antes de ceder un solo ápice de la patria a los trols.

-¡Malditos seáis, bastardos!- exclamó Midhorn, de una veintena de años, alto, esbelto y rubio, sin algunos dientes perdidos en riñas, heridas sobrantes en el cuerpo a pesar de la edad y grandes talentos para resistir con el escudo delante-¡Shonnor, es la hora!-

-¡Contigo, Mid!- exclamó junto a él, un muchacho alto, de cabellos largos y hombros sumamente anchos, de bronceada piel de caoba. Ambos dos rompieron la línea, a disgusto de sus superiores. Un dúo dinámico de la espada se apoderó del campo y comenzó la masacre.

Uno de ellos, corrió por delante del otro, con la espada en ristre, clavándola en el pecho de un trol desprevenido. El segundo, aprovechando la espalda del primero, que se arrodillaba para poder dar fin al desgraciado siervo de los loas, saltaba por encima de este usando sus hombros como apoyo de sus pies y cortaba el cuello de un segundo trol, giraba sobre su eje y se interponía en el camino de otro, permitiendo que su compañero avanzase nuevamente espada en ristre hacia delante.

¡El dúo acababa con uno, con otro, con otro y otro más! ¡Ni el legendario Thoradin podría contener el asombro, ni sus más fieros generales, podrían emular el arrojo de aquél par de imberbes que crecieron en los arrabales de la capital! ¡Ay de aquél que osase hollar la tierra sagrada de Arathi con ellos a la cabeza de un ejército!

Los hombres, ante el arrojo, cargaron eufóricos por encima de las órdenes y, en un abrir y cerrar de ojos, pusieron en fuga a la mesnada de Trols, que se abalanzaba a torrentes sobre la infantería Strómica. Jadeante, Midhorn se acercó al muchacho de piel morena, que se retiraba el yelmo cansado. Los hombres gritaban eufóricos y los apabullaban con lisonjas y vítores, aún por encima de las voces de sus oficiales.

-¿Cuántos has contado, negrito?-

-No lo sé…¿unos veinte?-

-¡¿Sólo eso!?, ¡Joder! Tenemos que superarnos más, me preocupa tu sobrepeso, negro-

Y antes de que el muchacho pudiese sonreír… un rugido sorprendió a todos los presentes. Habían caído en una trampa, que les costaría la victoria y muchas vidas.

¡Cientos de esos jinetes de raptor, terror de la infantería de a pie, saltaron de la llanura hacia ellos!

Ambos dos, hermanos de armas, fueron sorprendidos por la embestida temeraria de uno de ellos… y solo por un milagro, el muchacho de piel morena, pudo salvarse. La infantería intentó volver a la formación, pero era demasiado tarde, los jinetes los habían envuelto y los derrotaban… en fuga, muchos de ellos corrieron despavoridos por el campo, siendo presa de la más horrenda masacre que Shonnor vería en su juventud. Y para su desgracia, presenció como aquél animal destrozaba con sus fauces hambrientas las entrañas de su hermano. Presa del pánico y lleno de lágrimas, corrió sin rumbo alguno, alejándose de la batalla, de su hermano y de sus compatriotas…

Corrió sin rumbo casi por una hora.

 

separador.png

Años Antes...

 

Una triste mañana, entenebrecida por la tormenta, hallábase despuntando el alba. El día anterior, había escuchado voces, chillidos y gritos en el callejón, sin embargo, aquella dama había preferido mantenerse al margen, pues continuamente las meretrices del antro de unas casas más abajo tenían disputas con sus clientes. Como buena mujer, había preferido alejarse de cualquier chisme, pues quienes se metían en esos asuntos acababan mal. Luego de la tormenta, escuchó chillidos más agudos, pero pensó que sería un perro hostigando a algún gato en los callejones.

Cuán equivocada estaba.

Temprano en la mañana había salido de su caserón semiderruido para ver qué había sido todo el alboroto del día anterior. No pudo estar más horrorizada y entristecida que aquél día. Habían sido ciertas sus sospechas. Mucha sangre había en el callejón, símbolo de alguna riña violenta entre algunos hombres… y en una pequeña sábana ensangrentada, pudo ver las entrañas y restos de lo que habían sido dos neonatos. Pero como un rayo de luz ante tanto horror, escuchó un llanto más.

-¡Oh, santísima luz!- exclamó aquella generosa mujer, rebuscando entre las mantas ensangrentadas… un niño pequeño, neonato, lloraba con fuerza, tembloroso y pálido por el frío excesivo al que había sido sometido durante la noche tormentosa. Tenía su bracito rasgado y su carita rasguñada, ensangrentados. Los perros habían intentado comérselo a él también, cuando ella salió de la desvencijada casa para salvar su vida- ¡Mira lo que te han hecho, pequeña criatura!-

Rompió en lágrimas, tomándolo entre sus temblorosas manos y llevándolo dentro de la casa, antes de que cualquier otro decidiese aprovecharse de ese pequeño bebé o de ella misma. había hacía muy poco tiempo dado a luz al pequeño Ridhorn, el cual no tenía padre pues aquél fue un noble pendenciero que por su carne y una noche de placer, la había lisonjeado con requiebros y falsas promesas de sacarla de su situación necesitada. Mientras amamantaba al desafortunado pequeño tras limpiar sus heridas, acarició su mollera.

-Ay, pequeñito- dijo, siendo observada por aquella criatura, que se alimentaba con desespero de aquél seno henchido- ambos dos, hemos sufrido muchas desdichas en esta vida…¿pero sabes?-

El niño la miraba con fijeza, evidentemente sin entenderla, pero con profunda mirada esmeralda. Su piel era morena y su pelo era espeso a pesar de tener apenas un par de meses, era un bebé grande, de mirada despierta y atenta, muy hermoso a su manera.

-Siempre he dicho que la luz será piadosa con todos y cada uno de nosotros… incluso contigo, pequeñito mío, pues has sobrevivido a pesar de todo…-tocó su nariz, con gesto maternal, el bebé detuvo su mamar, para observarla y mostrarle sus encías llenas de leche, en una retorcida sonrisa debido a las heridas que tenía en su pequeño rostro- dicen que los niños que nacen bajo la tormenta tienen un futuro glorioso por delante... y aunque sé que no naciste este día, te he conocido hoy… por eso y porque me has gustado mucho, te haré mi pequeño segundo hijo y te llamaré Shonnor, ¿te gusta?- dijo ella y el bebé sonrió…

Con la más profunda dulzura y amor que podía salir de su corazón, como madre que era, no podía dejar, a pesar de sus necesidades, a ese pequeño bebé abandonado. Hallábase en los arrabales de Strom, la antigua capital del imperio de Arathor, que ya venía en decadencia.

A pesar de la necesidad, creció feliz aquél niño llamado Shonnor. Pero cuando comenzó a tener cierta edad, comenzaron los problemas nacidos del hambre y la necesidad, nacidos de no estar en un lugar donde la educación fuese para todos y la poca presencia de la madre en los asuntos del día. Aquella mujer, de nombre Rose, trabajaba en el burdel de calles más abajo, haciendo recados y limpiando las habitaciones del mismo a cambio de unas cuantas monedas, que eran más cuando accedía a fornicar con algún noble adinerado, sin embargo, todavía conservaba la dignidad de ser parte de la limpieza y las cocinas y no de las “camareras”.

Solo a veces, por sus hijos… accedía a satisfacer las más bajas pasiones de los clientes.

A veces, limpiaba pisos en las casas de alguna condesa o algún mercader de los barrios altos y, debido a esos trabajos, nunca estaba en casa luego de que los niños estuvieron lo suficientemente grandes como para valerse por sí solos. La mala vida tocaba las puertas y ellos las abrieron con gusto. En más de una ocasión, cayeron presos teniendo ya la mayoría de edad por hacer gamberradas en los distritos de mayor realenga de la ciudad. Fornicaban de vez en cuando en el burdel con las hijas del dueño y eso le trajo bastantes problemas a Rose, sin embargo, siempre sabía cómo alegrar al dueño y evitar ser despedida.

Pero aquella vida sin demasiadas preocupaciones, acabaría luego de que ella, repentinamente, muriese de una extraña enfermedad que no pudieron sanar, el cuerpo de Rose fue enterrado en una fosa común. Se creyó que las pulgas de las ratas la habían matado y, para evitar un contagio, hicieron clausurar la casa que tenía, sin importarles el destino de los dos adolescentes, que tenían quince años. Ya en las calles, Ridhorn y Shonnor estaban a su suerte.

-¿P-porqué pasó esto, Ridhorn?-

- La vida es así, es una mierda, Shonnie- dijo aquél, abrazando al pobre moreno, que no tenía las dotes de liderazgo que él- pero te aseguro que no viviremos en las calles, te lo puedo asegurar-

-¡Pero yo la quería, quería a mamá Rose!-

- ¡Yo también, pero está muerta! ¿No lo entiendes? ¡Estamos solos!-

La disputa, fue interrumpida por los guardias que clausuraban la casa. Aquellos tiempos eran duros… y los muchachitos eran más que aptos para servir a su Majestad. Llevados a rastras y golpeados casi hasta la inconsciencia, los hicieron servir forzadamente en las filas del ejército imperial, como tamborileros y limpiadores de letrinas…

Se hicieron soldados y aprendieron el uso de la espada y el escudo a la manera Strómica. Debido a sus conocimientos de las calles, formaron parte hasta los veinte años de la guardia de la ciudad, como soldados rasos... y cuando las invasiones de los trols en las fronteras cobraron la vida de dos plazas más, los enviaron a las mismas para luchar.

Los hermanos bastardos nunca amaron el ejército… y tan pronto tuviesen la oportunidad, desertarían. Con esa promesa partieron a las fronteras.

separador.png

Las horas pasaron lentas y largas… y a medida que él escapaba con los ojos llenos de lágrimas por la impresión de quedarse realmente solo, dejó de escuchar los gritos de la batalla y sus estruendos. Vagó por las comarcas más hurañas de Arathi, despojándose de todo vestigio que indicase que pertenecía a las filas del ejército. Guardó la espada, la cual le serviría para defenderse de cualquier mal si era necesario… y pasadas las semanas, logró llegar sin un rumbo verdadero, a la muralla de Thoradin.

Fuese o no el destino llegar tan al norte, no es posible determinarlo, sin embargo Shonnor estaba resuelto a dejarlo todo atrás, pues su corazón atribulado no podía soportar volver a Arathi, donde había perdido a su hermano, vivía en la miseria y su madre había perecido, Sumado al hecho de que a los desertores se les castigaba con la muerte, aquél muchacho no tenía nada que perder huyendo. Al cruzar el gran muro de Thoradin, vigilado por guardias conjuntas y escondido entre algunos peregrinos, pudo ver las verdes colinas y bosques de pinos de Lordaeron... siguió sin rumbo con aquellos sin nombre y sin rostro, hacia la tierra de gente de paz.

Shonnor no sabía el futuro que el destino le tenía preparado ahí, en las tierras agrestes de Lordaeron.

 

2wdmv4x.jpg

Editado por Sacro
  • Me Gusta 1

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Capítulo II: Honor y Luz.

 

373699.jpg

 

Escapar de Arathi y todo lo que para él significaba ese lugar, no era más que esperanzador. Empero esa efímera esperanza se esfumó con el paso de los días en Costasur y en Trabalomas… era un hombre sin patria, sin hogar y sin nada con lo qué sustentarse más que una vieja espada Arathoriana que con el paso del tiempo comenzaba a ser herrumbrosa.

Hacía meses que se había separado de los peregrinos. Hacía días que no comía… y hacía horas que pensaba volver a las andadas robando algo para vivir. Aquella mañana nublada habían llegado al pueblo dos carromatos con algunos hombres armados y en ellos, había lo que parecía ser varias liebres y algunos otros animales de mayor tamaño. Asumió eran cazadores y sin pensarlo dos veces intentó hacerse con alguna de las liebres para comer. Sin embargo, su destino sería otro…

Los cazadores ataron a las bestias en uno de los establos del pueblo y los carromatos quedaron aparcados en las cercanías. Por alguna razón los hombres que estaban en ellos decidieron abandonar sus puestos, dejando aparentemente desprotegido el botín. Él decidió acercarse, desenfundado su espada herrumbrosa por si tenía que defenderse. Se acercó poco a poco y extendió su mano a la preciada liebre… pero fue sorprendido.

-Yo no haría eso si fuera tú- escuchó, provocando que se enfriase su sangre y su corazón latiese con mayor rapidez- ¿No te han dicho que robar es malo, muchacho?-

Se giró, con la espada herrumbrosa en manos. Un hombre con vistosas ropas caras y de piel de oso gruesa, lo observaba con atención y una sonrisa un tanto sardónica. El levantó su espada y lo apuntó con ella, temblando como un gorrino.

lord_of_mercenaries_by_justaman78-d4c0dit.jpg

 

-¡A-alejaros, o lo mataré!-

-¿Matarme, tú? ¡Ja, chico, no me hagas reír!- dijo el anciano, de ojos claros y barba poblada de color grisáceo. De su pecho colgaba un emblema probablemente familiar- por muy buena postura, conozco bien las mañas de los Arathorianos y no pareces tener pinta de estar lo suficientemente óptimo siquiera para vencer a un anciano-

El muchacho apretó el mango de la espada, sin dejar de apuntarle… pero su pulso comenzó a flaquearle y esta se tambaleaba en un breve temblor. El chico lo detalló y notó que de su cinto colgaba una tizona, que estaba a medio desenfundar… sabía que por el cansancio y el hambre no podría hacerle frente si era un versado espadachín.

-D-dejadme ir y no os h-haré nada-

-Oh, puedes irte cuando quieras, chico… ¿pero qué te hizo pensar que podrías robar dos carromatos fielmente vigilados por tiradores y su señor?-

El muchacho dudó, pues el hambre le hacía menguar sus intentos de atacar. Bajo su arma y en consecuencia, la cabeza. El noble avanzó hacia él y Shonnor apretó la espada, pero sorprendentemente, el anciano cogió la liebre que colgaba de uno de los ganchos y se la entregó.

- Si tanto la quieres, es porque la necesitas… no seré yo quien le niegue el alimento a un muchacho desvalido… pero ¿sabes algo? Un chico de tu tamaño y tu edad, puede conseguir fácilmente trabajo en cualquier granja de la bullente Trabalomas… ¿tan necesario es que intentes robar un vil liebre famélica?-

Shonnor no contestó, mirando confundido al anciano … el viejo sonrió levemente y prosiguió.

- Asumo que no han querido daros trabajo… digamos que la gente del norte no suele confiar su cosecha en muchachos extranjeros-

-¿C-cómo sabe que yo…?-

- No es difícil darse cuenta…- dijo el anciano, haciendo un ademán de desinterés- ¿Cuándo has visto a un mendigo de Lordaeron rondar los carromatos de un noble con una espada Arathoriana? Nunca, a menos que hayas tenido la presteza para robarle la espada a un soldado de Strom, que dicho sea de paso lo dudo con creces, dudo mucho que seas de Lordaeron. Sumado a ello, tu manera de tomar la espada y claramente, el acento y los modos te delatan, chico-

El muchacho no supo que decir, gesticulando vagas palabras de defensa que no fueron ni en lo más mínimo suficientes… el anciano hizo un ademán para hacerle callar.

- Mira, quizás sea inapropiado e incluso apresurado, pero hoy me siento filántropo y generoso- dijo aquél, levantando un índice- ¿Qué te parecería un buen trabajo, lo suficientemente bien pagado como para que puedas comprarte algunos harapos y un buen par de botas,así como una habitación cálida en una posada de vez en cuando?-

- ¿Me está jodiendo acaso?-

- Oh, chico, yo no soy de andar bromeando aunque tenga la manía de aparentarlo- dijo aquél- no, no bromeo… ¡deberías tomar esta oferta de trabajo! Pues si no has conseguido nada hasta ahora… lo más probable es que intentes nuevamente robar por el hambre y esta vez no tendrás la misma suerte que tuviste hoy-

-¿Y qué me dice que usted no me va a llevar con las autoridades luego?-

- Hijo, si quisiera hacerte pagar por una liebre famélica, te habría ensartado desde el mismo momento que pusiste un pie cerca de mis carromatos… -

El muchacho gruñó y lo miró apretando nuevamente la espada, sin embargo decidió enfundar al final, marchando a grandes zancadas.

-¿Tomaré eso como un no?- dijo el noble, sonriendo y encogiéndose de hombros- ¡Piénsalo, muchacho, no me vienen mal brazos fuertes para trabajar mis tierras y a ti te hace falta llenar la boca con algo de comer, estaré aquí hasta el atardecer… un cazador de la suerte no desaprovecha una oportunidad, escucha lo que te diga tu corazón!-

Shonnor marchó, atribulado hacia las orillas del río thondroril con la liebre en sus manos, ceñudo. Era sin duda alguna una situación extraña y que él jamás habría imaginado con la vida de malos tugurios que había llevado en Strom. Nunca nadie había tendido para él una mano amiga y ciertamente, la generosidad de ese hombre había tocado su corazón… nunca nadie más que su madre o Ridhorn se habían preocupado por él, ¿porqué lo haría un anciano al que no había visto jamás? Ciertamente, las cosas en su cabeza eran un aluvión de sensaciones y sentimientos que no entendía… sin embargo, se había resuelto a escapar de su pasado y a pesar de no ser un muchacho de los que se consideraba impoluto en su vida, tenía buen corazón.

Shonnor, nuevamente, no tenía nada más que perder y aquello era sin dudas tentador…

-¡Soy un amariconado idiota!- sentenció en voz alta, saliendo de sus tribulaciones… cogió la espada y la liebre, corriendo hacia las afueras del pueblo. Horas tardó en decidirse…

Aquél atardecer, los carromatos del anciano habían hecho una última parada en las afueras de la pacífica Costasur. Los hombres del anciano se miraban extrañados ante la inamovilidad del lord sobre su montura. Uno de ellos, se acercó hacia él.

- Mi señor, se hace tarde con premura, ¿sucedió algo en el pueblo? ¿Se le ha perdido algo?-

- Eso creo, buen Robert, pero me temo que no hay caso… podemos volver a Villarmosa-

-Bien, mi señor… ¡Venga muchachos, acicatead a las bestias, nos vamos a casa!-

Y los carromatos partieron… el anciano sin embargo, se quedó un poco retrasado hasta que se convenció de que no sucedería. Y a mediados del camino entre Costasur y los campos de Trabalomas, escuchó…

-¡ESPERAD!- una sonrisa se dibujó en el anciano y al girar su rostro, lo vio…

Aquél muchacho de piel morena y rostro hambriento corría presa del cansancio detrás de la comitiva. El noble dio la voz de alto y la caravana se detuvo… el anciano desmontó y sus hombres, azorados, quitaron los seguros de los mosquetes.

-¿Y bien, chico, qué te ha dicho tu corazón al respecto de mi oferta?-

- M-me ha d-dicho… que necesito comer y que no quiero robar…- dijo el chico al acercarse al anciano, apoyando sus manos en sus rodillas, agotado- y-ya no quiero r-robar…-

- Ese es el ánimo y el espíritu- dijo el anciano, dando una palmada, para luego extender su mano al muchacho, que dudó por un momento en tomarla- mi nombre es Lord Phillips Landon, señor de Villarmosa, creo que es momento de conocer el tuyo, ahora que serás uno de mis peones, ¿no crees?-

- M-mi nombre- dijo aquél, recomponiéndose por el cansancio- es… Shonnor, mi señor- sentenció el muchacho, apretando la mano del noble con fuerza.

-¿Y cuál es tu apellido, hombre de luz, acaso no os puso uno vuestro padre?-

- No, mi señor, no me puso uno, pues no tuve padre…-

- ¡Pues vaya cosa, mi querido Shonnor!- dijo aquél, con una grata sonrisa- ¡Creo que te pareces más a mis hombres y a mí de lo que te imaginas!, ¿No es así muchachos?-

Los hombres de Phillips, empáticos, soltaron algunas chanzas y algazaras.

-¡Ea, lo dicho, montad en los carromatos y poneros cómodo, pero no te confíes de ello, muchacho, que soy buena gente, pero implacable con el trabajo!-

Y así, Shonnor partiría con Lord Phillips Landon, sentando las bases de lo que sería la gloria que para él estaba destinada.

 

separador.png

 

5 Años más tarde...

 

Villarmosa era un feudo grande y productivo.

Existían varios acres de tierra en propiedad de Lord Phillips Landon, del cual conoció su historia de parte de los hombres más cercanos a él. El anciano había servido a la Casa de Menethil desde su juventud, haciéndose primero soldado raso y luego haciéndose parte de la caballería tras una campaña militar de Lordaeron en las fronteras del norte, expulsando a los trols de territorios que ahora serían parte del reino. Tras esta exitosa campaña, Lordaeron extendería nuevamente su influencia en distintos puntos del norte de Lordaeron, donde Phillips Landon resaltaría como un versado jinete y estratega, alcanzando rangos de mayor realenga. Siendo Teniente-Caballero, ascendería escalafones hasta alcanzar una comandancia de legiones del rey. En determinado momento, recibió heridas severas de combate que le hicieron retirarse del servicio activo y pasaría a reservas, como instructor de equitación y caballeros. Ahí, sería nombrado señor de Villarmosa por el rey y alcanzaría la nobleza…

Con sus títulos ganados por méritos, lograría contraer nupcias con una mujer de nombre Marisa Caer Mar y asentaría las bases para extender los dominios de Villarmosa más allá de las tierras concedidas por su majestad. Por esa razón sus tierras eran vastas y productivas. Era bien sabida la filantropía y generosidad de Lord Landon, quien llegó a conceder a sus trabajadores pequeños terrenos en sus vastas tierras para que pudiesen asentarse y vivir bajo su protección por ello aquél hombre era amado y respetado por sus siervos y vasallos.

Shonnor aprendió el trabajo en el campo y la herrería en el castillo señorial de Lord Phillips y como varios de los labradores del campo que trabajaban para él, dormía en barracas dentro de la fortaleza. El anciano era no solamente querido por su generosidad, sino por su humildad y sencillez a pesar de sus títulos, pues constantemente se le veía comer y compartir con todos sus siervos. El Lord, además, poseía debilidad por la cacería y la aventura… constantemente salía en partidas de caza de las cuales traía exóticos trofeos que exhibía en la sala señorial de su castillo. En ellas llevaba a los más versados de sus guardias y vasallos y rara vez acostumbraba a llevar hombres que no formasen parte de su guardia personal a aquellas partidas de caza.

Un día, que consideran todos los Lionhammer glorioso, esto cambiaría.

Con el paso del tiempo, Shonnor había aprendido a cogerle amor a la herrería y sus artes, por lo que fue dejando de lado el trabajo de labranza en los campos para dedicarse a ser aprendiz del herrero del castillo; el buen Bjorn Dimaz. Dimaz, quien había pertenecido durante largos años a la caballería del rey y allí aprendió el manejo de las mazas de guerra, las cuales eran comunes entre los caballeros del rey en aquél entonces… Shonnor se apasionó por la herrería y por el arte de del Martillo de Guerra que conocía bien Bjorn, quien había perdido un ojo en una batalla en nombre de su majestad y razón por la cual pasó a retiro. La maza, según Bjorn, era un arma contundente y poderosa en el combate, pero a su vez, justa y piadosa; un arma de honor que hacía ver a quien la portaba como un guerrero poderoso pero justo. Sumado a ello, las prácticas con la maza de guerra le permitieron al muchacho fortalecer sus brazos para el trabajo de la herrería.

Shonnor admiraba al viejo guerrero y por ello, había aprendido de él a utilizarlo. Y no fue hasta que aprendió a utilizar el martillo de guerra que fue visto con mayor atención que antes por el anciano Lord Phillips Landon.

-¡Así se hace, muchacho, tómalo bien del mango, con firmeza!- sentenció Bjorn, gritándole con fuerza, deteniendo al muchacho con una maza propia-¡La estrategia más crucial del martillo es saber balancear su peso con gracia!-

Shonnor sudaba a cántaros, levantando su martillo de prácticas y dejándolo caer sobre el anciano Bjorn, que llevaba una pesada armadura de hierro encima, para protegerse de los golpes excesivamente fuertes del muchacho.

-¡Vamos, se que puedes dar más de ti, mocoso!- exclamó el anciano, resistiendo los embates, que cada vez se presentaban más inexorables contra su pesada armadura. Los golpes metálicos contra dicho acero, llamaron la atención de Lord Phillips y de su guardia personal, un día de esos en los que se preparaban para ir a cazar- ¡CON MÁS FUERZA!-

Shonnor jadeante, apretó sus dientes con mucha fuerza y gruñó… corrió hacia Bjorn, quien se postró con el escudo delante para resistir el embate una vez más. Tomó el martillo con ambas manos y separando bien estas en el mango y lo dirigió en lateral hacia el centro del escudo… golpeó con tal fuerza el escudo del inmenso Bjorn que este se desbalanceó y resbaló cayendo de bruces… jadeante, recibió los aplausos de Lord Phillips con una sonrisa anímica.

-¡LO VES, TE DIJE QUE TENÍAS MÁS FUERZA QUE ESA, BASTARDO!- exclamó el herrero, que se reincorporaba con la ayuda del muchacho, que sonreía un poco a los gritos de Bjorn- ¡Buen trabajo, mira, si hasta has impresionado a Lord Phillips y eso es casi imposible si está por salir a cazar!-

- ¡Debo decir que sí, carajos, has llamado mi atención lo suficiente como para retrasar una suculenta partida a las montañas de Alterac a cazar leones!- dijo el anciano, acercándose al joven herrero, con una sonrisa- y hablando de partidas de caza… ¿Qué tan bien se te dan?-

- No tanto como a usted, mi señor Phillips, puedo asegurároslo-

Los guardias rieron levemente, cuando el muchacho sonrió…Phillips palmeó su hombro y habló…

-¿Sabes una cosa, muchacho? Hace tiempo que os he visto pulular por la herrería y el castillo trabajando para mí y también te veía laborar en los campos, pero vista esa fuerza y ese talento para el martillo me pregunto… ¿qué te parecería acompañarme hoy a la partida de caza? ¡Mira que derribar a Bjorn es casi como derrotar a un oso pardo del bosque!-

-¡Eso es una exageración, mi señor!- dijo el herrero- ¡YO soy más grande que un oso pardo del bosque, y huelo mucho peor!-

Las risas retumbaron nuevamente en el patio del castillo y tras esto, el anciano señor volvió a mirar al muchacho.

-¿Qué te parece acompañarnos a mí y a mis guardias a la partida de caza con ese martillo a hombros? No nos vendría mal un hombre extra, más si es capaz de derribar a alguien de esa forma-

Shonnor, azorado y sorprendido, miró al herrero, el cual le palmeó la espalda y le empujó un poco, hacia los hombres de Landon.

-¡No seas idiota y ve con Lord Phillips, es una órden, no me mires a mí!- dijo un tanto enfurruñado el poderoso Bjorn, antes de sonreírle al muchacho.

El anciano lord sonrió y le dejó un espacio en uno de los carromatos, tras darle una cota de mallas que colocarse encima del pecho. Tras preparar todo lo necesario, Shonnor les acompañó.

Marcharon desde las campiñas de Argénteos hasta las faldas de las montañas de Alterac, durante una semana de viaje.

Y llegados a la inmensa falda de la montaña de Alterac, se dispusieron a la caza… aquellas tierras siempre fueron pobres y agrestes, por lo que una maza de guerra más en su guardia personal le permitiría cazar con tranquilidad sin necesidad de recurrir a las armas contra cualquier pendenciero que intentase robar y matar a sus hombres. Aquella mañana, el anciano ordenó recoger con rapidez los bártulos y, a pie, se dispuso a incursionar en las montañas.

La neblina baja no permitía una vista clara de las tierras altas de Alterac, donde se encontraban. El frío de la montaña era agradable, provocando leves escalofríos a todos los hombres de Lord Landon. Los pinos de las tierras altas se balanceaban levemente por la brisa y provocaban cierto resquemor en los presentes, que se sentían observados desde las sombras…

-Sepárense, necesitamos ver esta planicie- dijo el anciano, cargando su rifle- He escuchado que los leones de montaña la pululan y no me iré de estas tierras sin al menos intentar cazar uno. Robert, lleva tú a Fincher y Moody a la izquierda, yo tomaré la derecha, me llevaré al muchacho Shonnor y a Pinkerton-

Los hombres asintieron y se separaron a la orden de su señor.

Poco a poco las siluetas de los hombres de Robert comenzaron a ser más que sombras voluptuosas y deformes, hasta que ya no se pudieron ver más en las cercanías. Los minutos se hacían horas y el temor se apoderaba de todos, salvo de Lord Landon… el anciano señor comenzó a adelantarse de súbito, claqueteando su mosquete.

-¡Mi señor, esperad!-

-¡Calla, insensato!- bramó, cuando comenzó a perderse tras la neblina. Detrás de él, Pinkerton corrió preocupado… Shonnor, poco acostumbrado a ese tipo de incursiones, se retrasó… y un rugido tremendamente horrísono le hizo helar la sangre y helarse él en consecuencia. Por un momento dudó seguir adelante, pero los gritos del anciano y de Pinkerton lo hicieron reaccionar.

Corrió como alma que llevan los demonios y observó el horror…

Un inmenso león de montaña, rugiente y poderoso, se acercaba peligrosamente al anciano. Pinkerton estaba muerto metros más allá con el gaznate cercenado por una mordida. Su pecho sangraba por un feroz zarpazo. Phillips Landon se arrastraba sangrante por el suelo, con una de sus pantorrillas herida seriamente. Shonnor, ante el peligro, aferró su mazo con fuerza… y la bestia, le miró con fijeza.

Aquellos ojos quedarían marcados en su memoria para siempre. Una bestia colosal como aquél león no podría olvidarse jamás, menos aún para un chaval novel en el andar de la vida. Su mirada felina, se cruzó con la del joven… rebelde, imponente, salvaje y feroz. La bestia se puso en posición de caza y él, sabía lo que acontecería…

Aferró su martillo con ambas manos, separando bien éstas en el mango… y cargó sin temor hacia la bestia. La bestia igualmente, con otro poderoso rugido, saltó hacia él, dispuesto a destruirlo.

51159877220a19a36b09e10aa403e48c.jpg

 

¡Ah, del destino y el choque de dos titanes, dignos de leyenda! ¡Hazaña digna de los sacrificios del guardián Tyr!

Enarboló en sus dos manos el pesado martillo de guerra y lo dejó caer en lateral contra el costado de la bestia, tras sortear una de sus zarpas. Un segundo zarpazo lo sorprendió hiriendo su pecho… Shonnor languideció por las profundas heridas y apoyó su peso en el martillo. La bestia corrió hacia él, dispuesta a acabar el choque de titanes… pero el muchacho no estuvo dispuesto a rendirse, no sin luchar. La bestia se hincó en sus dos patas irguiéndose contra él y el muchacho tomó nuevamente el martillo con fiereza y descargó toda su ira, antes de que la bestia cayese sobre él, contra su hocico.

El león emitió un ronco sonido de dolor y se alejó de él, lanzando zarpazos para alejarlo. Shonnor, envalentonado, corrió tras la bestia, ante los gritos de asombro y temor que daba su señor. El joven mancebo cobraría el botín de la caza, la gloria de destruir a tan digno enemigo… pero su corazón era más grande que la calamidad y el deseo de sangre. Metros más allá, pudo ver al inmenso león, refugiarse entre varios pinos… su hocico sangrante y sus jadeos indicaban las claras heridas. Pero antes de cargar hacia él, pudo notar que la bestia le miraba profundamente… y tras de ella, varias crías se guarecían.

Entendió que no era un mero instinto de caza, sino uno de protección, el que guió a la bestia hacia él a enfrentar el peligro. Bajó su martillo, observando a la criatura a los ojos. Sus profundas miradas se cruzaron para siempre como si fuese una sola… Y en ese momento, sintió un profundo respeto por aquél animal. Ver a ese animal proteger a sus crías con saña y dientes, le hizo recordar, en cierta manera, a quien fuera su madre en el pasado… sus ojos se llenaron de lágrimas y comenzó a retroceder de frente al animal que no dejaba de mirarle y por un momento, pareció sentir que aquella bestia le agradecía, antes de azuzar a sus crías para alejarse para siempre de su vista. Shonnor, no podía levantar sus armas contra tal acto de amor y protección, incluso venido de un animal.

Regresó sangrante, hacia donde escuchaba los quejidos de Lord Phillips Landon, quien al verlo se reincorporó como pudo.

lion_pride___ps5_painting_by_robbyyankee-d4jtjj4.jpg

 

-¡Sagrada luz de la creación, muchacho, me has salvado de la muerte!- exclamó- ¡Dime que lo has matado, dime que lo has hecho mi trofeo!-

- No he podido, mi señor… ha escapado y mis heridas no me permitieron hacer más- arguyó con fuertes estertores, apoyándose en su rodilla y postrándose delante de él- si he de morir por mi fallo, que sea de sus manos, milord-

- ¿Pero qué dices, muchacho?- en ese momento, se pudo reincorporar, aún excitado por la adrenalina de aquél feroz ataque… en las cercanías, se escuchaban los gritos de Robert y sus hombres- ¡Has salvado mi vida, que vale más que la piel de un maldito león de montaña!... ¡Ah, que habría deseado tenerlo para mí y apreciarlo entre mis trofeos de guerra, pero si el destino me lo ha quitado de las manos, que así sea!-

Robert y sus hombres llegaron, para ver al anciano de su fierro casi al borde del colapso por su herida en la pantorrilla.

-¡Santísima luz, Lord Phillips!-

-¿Qué ha sucedido aquí? ¡Por la luz, qué masacre!-

-¡Ah, Pinkerton, no puede ser!-

- No ha pasado más de no haber sido por este muchacho, Robert- sentenció él, al poder apoyarse de su capitán de guardias- ¡Un león de montaña inmenso como dos percherones juntos ha atacado a vuestro señor y casi lo mata, de no ser por Shonnor!-

Los hombres miraron al muchacho, que sangraba generosamente por su pecho, manchando la cota que poseía.

-El destino me lo ha quitado de las manos, así como se ha llevado consigo a uno de mis más fieles hombres, pero te puedo asegurar, mi buen Robert, que el destino me ha cedido para mí a un mismo león como retribución por la lamentable pérdida de Pinkerton… ¡Me ha entregado a Shonnor, para resarcir la pérdida de un gran amigo!...¡Me ha entregado a un león, como protección!-

Los hombres, saludaron con tristeza a Shonnor por la muerte de Pinkerton, sin embargo él no quería gloria alguna, más que la satisfacción de haber cumplido con su deber. Pero a pesar de ello, la vida había cambiado en un rumbo abismalmente distinto para él. Shonnor fue conocido desde entonces como “El León de Landon” por su hazaña y fue reconocido como guardia del Lord y vasallo desde entonces…

Editado por Sacro
  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Capítulo III: Gloria.

282oxar.jpg

Los años pasaron a mejor desde aquél entonces. Como uno de los hombres más cercanos al señor, Shonnor obtuvo un pequeño fundo dentro de las tierras de Lord Phillips, así como aprendió a apreciar al señor como al padre que nunca tuvo. Supo pues, los orígenes del mismo, una mañana nublada, caminando junto a él por los pasillos de los patios de armas de la fortaleza.

-¿Quieres saber una cosa, muchacho?- dijo con voz leve y las manos a la espalda- Te revelaré una parte de la historia que pocos conocen de mi vida… cuando tenía tu edad, quizás menos, migré hacia estas tierras con mi familia desde Arathi. Se decía que las tierras de Lordaeron tenían un futuro inimaginable para quienes quisieran probar suerte y así hice… cuando llegué aquí, las cosas eran completamente distintas. En Arathi muchos como nosotros, de orígenes humildes, no tendrían la oportunidad de ascender en los escalones sociales, pues la corona de Strom y sus señores han centralizado todo a conveniencia… Pero aquí, muchacho, había un resurgir glorioso para cada uno de los que pisasen estas tierras… por ello aprendí, tras muchos golpes de la vida como un campesino, luego como lustrador de botas en Ciudad Capital, que una de las cosas que hace realmente poderoso al hombre no es el título por sí solo, sino el conocimiento… ¡por esa razón, ansío con todo mi corazón que tú, muchacho, salgas de la niebla de la ignorancia!... solo llegarás lejos, alcanzarás la gloria, haciéndote conocedor de todo lo que hay en el universo-

Se detuvieron en uno de los pasillos, que daba hacia un patio interno que poseía la fortaleza, donde Phillips le miró, postrando una mano en su hombro.

- Otra de las cosas que hará que tú llegues más lejos, no es sirviendo a un noble señor de Lordaeron, sino a su Majestad, muchacho- guardó silencio brevemente, antes de proseguir- Sirve al rey, a la patria y allí es donde verdaderamente conseguirás el bienestar y la gloria-

Shonnor lo observó, con gesto atento y despierto, pero preguntó.

-¿Por qué me dice todo esto, mi señor?-

- Desde que te vi aquella vez en Costasur, me vi reflejado en tus ojos; vi a aquél muchacho que fui en el pasado, cuando llegué a Lordaeron… mi camino fue difícil en este reino y no tuve a nadie que me ayudase a subsistir. He notado en ti un futuro glorioso, pues durante todo este tiempo me has servido bien y lealmente, más que lo que podría decir de todos los hombres que han estado conmigo y no hablemos de mis hijos… veo venir oscuros días a lo que he logrado y se muy en el fondo que mi apellido y mi linaje serán olvidados… y si tienen que ser olvidados, no quiero que toda mi obra sea enterrada en el olvido. Y si puedo lograr que al menos una persona logre lo que yo, tal como yo lo hice, sé que puedo morir en paz conmigo mismo y se, que mi vida no ha sido en vano… las riquezas materiales se extinguen, Shonnor… pero tu obra jamás… si puedo influenciar tu actuar a partir de adelante para que tú llegues lejos, podré encontrar paz a mi alma. ¿Harás lo que te pido, muchacho?-

- Lo haré, mi señor, lo haré, por mi sangre y honor que lo haré- dijo aquél, mirando a quien fue lo más cercano a un padre que tuvo.

Y desde aquél día, Shonnor sirvió con mayor lealtad y devoción a su señor, a tal modo que cuando Robert fue relevado de su mando como capitán de la guardia del señor por vejez, el muchacho sería quién ocuparía aquél puesto.

Durante los años de servicio como capitán de la guardia de la casa Phillips, pudo acercarse a libros y a la política de las cortes, pues su señor le llevó en incontables ocasiones a los bailes que celebraba la corona para congraciarse con la nobleza. Su mente despierta absorbió todo el conocimiento que pudo y acabaría haciéndose hábil en las mañas de la corte. En más de una ocasión, colaboró en las campañas militares del rey en su tiempo bajo la enseña de su señor y destacaría como un buen oficial. Y es en esta época, cuando conocería en uno de los bailes, a la que sería su amada esposa en el futuro; Lady Giselle Lightsword.

Durante los años de servicio como capitán de la guardia, la cortejó en secreto y ella, correspondería sus requiebros. El romance, intenso por demás, fue llevado a espaldas de la casa de Lightsword durante dos años y es en ese entonces cuando el gran Shonnor propone matrimonio a la joven y esta accede. Tras presentar sus intenciones al patriarca de la casa, la casa de Lightsword se negaría a la unión de una dama noble con un plebeyo y desheredaría a Giselle, quien era la hija tercera de la estirpe del señor y quien se fugaría aún en contra de los designios paternos de la casa. Casado con ella, viviría en su pequeño fundo hasta que el anciano Phillips Landon caería postrado en cama por su avanzada vejez. Landon reconocería en sus herencias las tierras que Shonnor poseía, pero el león recordó bien el juramento que hizo al Lord, de encontrar su propio rumbo fuera de las tierras de Villarmosa.

Es en ese momento que Shonnor renuncia a proteger al nuevo señor de Villarmosa y vende sus tierras al nuevo capitán de la guardia personal de la casa y parte buscando nuevos rumbos hacia Ciudad Capital, donde viviría durante varios años en los barrios medios. Es en este mismo momento que Shonnor decide ingresar a las filas del ejército de Lordaeron y por su probada hoja de servicios a la casa de Phillips, es armado caballero. Como parte de la caballería, Sir Shonnor “El León” serviría durante muchos años con tesón y lealtad absoluta a la corona de los Menethil en distintos frentes y batallas en las fronteras contra sus enemigos.

2dv6b21.jpg

Es durante su servicio los Menethil que resaltan sus dotes como probado estratega y líder. Y es en este entonces cuando comienza a labrarse sus primeros enemigos, tristemente dentro de las mismas filas de la caballería del Rey. Fue ascendido rápidamente de simple caballero a Teniente-Caballero y posteriormente, a Capitán-Caballero, lo que causó la envidia y ojeriza de un Comandante llamado Simbad Lordfall, quien había aspirado mayores glorias desde hacía años y que había alcanzado, a diferencia de muchos otros oficiales que estaban bajo su mando, su cargo y títulos por herencia familiar y jamás había podido probar sus experticias en combate como la luz mandaba por lo que había ocupado el puesto sin aportar mayores glorias a la casa de Lordfall.

Fue tras destacar y ascender, que Lordfall haría el servicio difícil a su cuerpo de oficiales, especialmente a quien fuere Shonnor, el segundo al mando de aquella legión por entonces. Durante estos años, Shonnor fue sometido a una prueba de fuego, llegado ya a las cuatro décadas, en las que las iniquidades de Lordfall lo pusieron realmente a prueba.

Los pájaros cantaban aquél día, soleado como el que más. Los hombres fueron reunidos a pleno mediodía por el arrogante y pendenciero Comandante Lordfall, con armas y armaduras puestas. Antes de que aquél se presentase en el patio de armas del cuartel del norte, los hombres hablaban.

- ¿Qué creéis que querrá el Lord Comandante ahora?-

- Lo desconozco, seguramente querrá que lamamos sus botas haciendo una larga fila-

Las risas se hicieron escuchar, hasta que el caballo gris de Shonnor hizo un breve pase de revista.

-Haced bien en bajar la voz, caballeros, el comandante ya se acerca-

Y efectivamente, Simbad hizo presencia sobre su fiero corcel de guerra. De rubios cabellos y hombros anchos, barba poblada y ojos miel. Dedicó su mirada petulante y arrogante por encima de todos los presentes y habló.

-¡Hombres de Lordaeron! Os he reclamado hoy, porque tengo una encomienda para vosotros, de vital importancia y a la que no cabe ni un solo error- los observó con una sardónica sonrisa- ¡quién retroceda hoy, verá las consecuencias de sus actos reflejadas en la traición!... He recibido informes expresos de que en las cercanas villas al cuartel de la frontera hay un oneroso grupo de bandidos que han cometido iniquidades constantes y sonantes en todo el lugar… ¡Y ha sido orden real el eliminarlos sea cual sea el costo de hacerlo!... hoy os he elegido por vuestro… probado…valor y vuestras luces en batalla, para eliminar a estos peligrosos bastardos. Sentiros orgullosos, pues el gran Shonnor se encargará de guiaros a la victoria, u os enviará a la muerte-

Y marcharon.

Quince caballeros del rey marcharon a luchar contra los enemigos de la patria.

Human_rogue.jpg

 

El bosque fronterizo era frío. Más aún a medida que se acercaban a las primaverales tierras de los elfos. Muchos pueblos fronterizos, era cierto, habían sido arrasados esos días por bandidos y facinerosos. Pero nunca se imaginaron la cantidad de hombres a los que enfrentarían.

Esperaron tras una colina, pues habían seguido huellas y caminos reales por los que los rastrearon algunos de los caballeros que con él iban. Y los encontraron en un campamento, ociosos y mal hablados, haciendo de las suyas. Eran una centena y ellos solo podían contarse quince.

-¿Qué clase de traición es esta, Shonnor?-

-¡Sabía que ese tal Simbad nos traicionaría!- sentención sir Sigmund, colérico- ¡No podemos volver sin la victoria, sería mortal para nosotros! –

- ¡No pienso morir para darle el gusto a esa rata!-

-¡Silencio todos, hermanos!- sentenció Shonnor, tras mantenerse silencioso observando en la lejanía el campamento del enemigo-¡Comparto con vosotros el odio por la traición que nos han hecho hoy, nuestros propios superiores!-

Los caballeros callaron, escuchándolo con atención.

-¡Pero yo no pienso, como habéis dicho vosotros, darle el placer a Simbad de ponerlos la soga al cuello, ni mucho menos pienso echarme a morir en este campo!- azuzó a su bestia, para que cabalgase briosa por la línea que habían formado sus caballeros- ¡Volveré bañado en la sangre de nuestros enemigos, para luego reclamar mi honor herido delante de Simbad y destruirlo! ¡Traicionar a sus compatriotas, es traicionar a la patria y eso no podemos permitirlo en un oficial de su ralea! ¡Hoy hermanos míos, no os pido sangrar por vosotros, ni por Simbad, sino por Lordaeron y por el hombre que hoy forma a vuestro lado, hoy nos consagraremos en los anales de la historia, como verdaderos Lordaeroneanos; LEALES HASTA LAS ÚLTIMAS CONSECUENCIAS!-

Hizo encabritar violentamente a su corcel y levantó su martillo de guerra… y cargó sobre el enemigo por delante de sus hombres. Y cuando se percató, sus camaradas de lucha le seguían el paso gritando y mentando a sus damas, a la patria, a su rey y a su fe… los bandidos no se esperaron, a pesar de su superioridad numérica, tal arrojo.

La caballería aplastó y destrozó a los primeros treinta desgraciados en la primera carga. Corriendo confundidos, como gorrinos en el matadero intentaban hacerse fuertes y no desfallecer. Pero no había nada que pudiesen hacer ante el arrojo de una carga de caballería digna solo de los más poderosos hijos de Tyr. Gritaban, blasfemaban e intentaban derribarlos. Pero eran como un aluvión de acero. Su líder, presa del pánico intentó huir, pero Shonnor no permitiría que aquél escapase.

Levantó su martillo con ambas manos y aquél degenerado se giró justo en el momento en que el León lo tenía cerca. Hincó vilmente sus fierros en el caballo y Shonnor cayó y rodó varios metros… se reincorporó hecho un mar de furia y ambos dos chocaron férreamente en un duelo sin igual. Los hombres, tanto caballeros como canallas detuvieron su refriega para vislumbrar el terror. ¡León y serpiente se enfrentaban con garras y dientes! Glorioso caballero, Shonnor, imbuido en justicia y valor, golpeaba fieramente con el martillo, mientras aquél degenerado trataba de darle alcance y destrozarlo, aquella rastrera serpiente intentó alcanzarle con sus fieras dagas envenenadas, pero todo cuanto intentaba inútil era y sin remedio quedaban sus intentos de vencer.

En determinado momento, ambos quedaron frente a frente. Y era claro que todo se definiría en una sola carga. Cargaron los dos… y solo uno de ellos sobrevivió.

Shonnor levantó su martillo a tiempo y lo dejó caer sobre su costado antes de que aquél pudiese percatarse de su error al haberse acercado tanto a un caballero armado hasta los dientes. La sangre corrió a torrentes de su boca y aquél, tendíase en el suelo inerte. Los bandidos temerosos soltaron sus armas y pusieron pies en polvorosa. Los gritos de victoria llenaron el aire… y glorioso fin tuvo aquella jornada.

La vuelta fue gloriosa. Y el recibimiento igual.

De entre las pruebas que encontraron en el campo, pudieron encontrar, las pruebas de las fechorías de Simbad Lordfall. Él era quien había pagado a los bandidos por hostigar a la patria en sus fronteras, para enriquecerse con parte del botín. Las pruebas, llegaron directamente a su majestad, cuando los quince caballeros sometieron a su comandante en jefe por la fuerza a calabozos. Al descubrir tal traición y las conspiraciones contra los hombres leales a Shonnor, su majestad, iracundo, dejó caer sobre el traidor la justicia de su corona. Decapitado fue en la plaza mayor de Brill, su lugar de nacimiento.

Veinte inviernos vivió en Lordaeron… y tras tanto batallar por su nobleza y la corona de Lordaeron, se verían reflejados sus frutos. Había seguido los consejos de Lord Phillips Landon, estudiado y servido con honor a su rey. Había dejado atrás todo vestigio de su pasado y había redimido sus errores. Y sería pues ennoblecido por sus denodados servicios. Durante aquél entonces, su amada Giselle gestaba en su vientre cálido y amoroso al primero de la que sería su larga prosapia. Y una cálida noche de caricias y amor antes de ser nombrado oficialmente, ella, con su vientre henchido, abrazó por su espalda al ahora señor, que hallábase atribulado.

-¿En qué has pensado toda la noche, amado mío?-

- Escribo y pienso, los valores que regirán de ahora en adelante los pasos de nuestra familia, amada Giselle. Valores que un gran hombre enseñó a mi persona y por los que estaré eternamente agradecido-

Ella lo miró con atención y cálida sonrisa.

- El Honor lo es todo, pues servir y demostrar lealtad, dan verdaderos frutos. Bajo la senda de la verdad, la virtud y el deber, todo hombre que se precie noble de corazón, debe vivir-

-La Luz, nos da la fe para seguir adelante. No se puede ser fiel, ni leal, si no se cree en nada. Solo la luz nos brinda bondad al corazón y la justicia para ver al bueno del canalla…-

-Solo con honor y devoción, se alcanza la Gloria… la gloria, es estar junto a quienes amas y quienes sangran a tu lado. Si tienes todo eso, mi querida Giselle, lo demás viene solo… yo he tratado de guiar mis pasos de esta forma… espero haber cumplido con mi palabra, Giselle-

-Creo que la has cumplido con creces, mi amado Shonnor, pues siguiendo su senda has llegado muy lejos- ella sonrió con dulzura y besó sus labios. Él le correspondió…

separador.png

 

Avanzó sobre el elegante mármol del salón del trono, desde donde le veían sus demás camaradas caballeros. El rey, atentamente, hallábase sentado en su trono, mirando al ahora señor. Todos en aquella sala observaban con atención a aquél plebeyo que hoy, ennoblecía su sangre.

 

Shonnor, avanzaba con porte erguido y solemne y en el centro del salón se arrodilló.

Su majestad, se reincorporó y avanzó hacia él con convicción.

- Hoy, ante mi se presenta un hombre de entre los más leales que he tenido el honor de tener como siervos. Y por su servicios, ha de ser bien pagado- sentenció, desenfundando su espada y posando el fierro de la espada real en los hombros de su súbdito- ¿Cómo os debemos de conocer, de ahora en adelante, Comandante Shonnor, de Lordaeron?-

Y en ese momento, ante su martillo de guerra y los pies de su rey, recordó como el destello de un trueno en una noche de tormenta, aquellos ojos intensos y maravillosos... recordó sus inicios. recordó su pasado y recordó que aún no cumplía con su más grande promesa a quien habría sido lo más cercano a un progenitor que había tenido. Sabía bien, que ante su rey, su prosapia pasaría a la historia y sabía bien, que de ahora en adelante, sus hijos sabrían como perpetuarla y para ello, él les daria un nombre que jamás sería olvidado, un nombre que nacía de sus más humildes inicios. Una vez más, en su mente, tras un breve silencio, recordó el porqué no había destruido a ese león y recordó a su madre. recordó pues... que todo, lo hacía por su familia.

- Se me conocerá, como Shonnor Lionhammer, su majestad. Shonnor Lionhammer, de Lordaeron-

Sus caballeros aplaudieron y las damas lanzaron pétalos de rosas, la nobleza aplaudió, como era menester. su mujer, sonrió con dulzura acariciando su hinchado vientre.

_corss_fanart_heroes_of_might_n__magic_wow_editon_by_rosalind_wt-d66rnc5.jpg
 

El rey sonrió levemente, antes de golpear suavemente sus hombreras con la espada, alzando su voz, solemne.

- Que así sea... Por la soberanía de mi corona, yo, Rey de toda Lordaeron y sus tierras de gente de paz, os nombro, Lord Shonnor I Lionhammer, señor de Casona Lionhammer. Alzaos y sed reconocido por vuestros iguales-

Shonnor se levantó, mirando a los presentes, con los ojos enjugados. miró al cielo y sintió muy en el fondo de su corazón, que ella, su madre y él, su padre lo miraban orgullosos. los aplausos y los vítores eran claros... y muy en sus adentros pensó, con una grata sonrisa.

- Esta historia apenas ha comenzado-

 

¡Honor, Luz y Gloria; Fuertes como un León Somos los Lionhammer!

 

 

Editado por Sacro
  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

 

-Arbol Genealógico-

los Lionhammer

207vo6v.jpg

 

Shonnor Lionhammer I:

"El León"

Antes de poder hablar del apellido y sus abanderados, deberíamos contar su historia, según las leyendas familiares y los sucesos recientes...

Shonnor era joven, pero de mirada severa, de unos ojos verde esmeralda y rasgos rudos. se dice que medía la impresionante altura de los dos metros diez centímetros y que su cuerpo era fornido como el de un gigante.

Cuando llegó de Stromgarde tras haber desertado no sabía leer, no sabía escribir, pero un noble lo acogió como su vasallo, Lord Phillips Landon en Shonnor se vio a sí mismo cuando era joven; ambicioso, talentoso, pero sin un rumbo fijo, por lo que decidió educarle como a un hijo y le hizo su siervo, llevándolo a todas sus aventuras y desventuras. Shonnor aceptó sus solicitudes, deseoso de empezar a labrarse una nueva vida en aquél reino; Lordaeron.

Los años pasaban y Shonnor trabajaba para su señor, pero se dice que esto dejó de ser así el día que el anciano noble lo llevara a el a una partida de casa en las montañas de Alterac con la intención de cazar bestias para adornar su sala de trofeos… ese día la vida del criado cambiaría para siempre. En medio de los bosques cercanos al pie de las montañas de Alterac, cazaban leones los hombres de Lord Phillips Landon. según cuenta la leyenda, el viejo le dijo a Shonnor que le siguiera mientras que el resto se quedaba en la zona buscando un rastro. Pero de entre la maleza, un inmenso León se abalanzó contra el viejo noble, viéndolo como presa más fácil de entre los dos hombres que frente a el se encontraban.

Enseguida el anciano señor cayó presa del miedo mientras que Shonnor, armado con un martillo viejo, se abalanzaba y luchaba cuerpo a cuerpo contra aquella bestia. Shonnor logró ahuyentar al león, pero a costo de una herida en su rostro inmensamente profunda que le marcó de por vida.

El anciano Señor impresionado y agradecido por la fuerza y la suerte de haber tenido al guerrero cerca le apodó entre sus vasallos “El León”, para honrarle al haberle salvado la vida. con el paso del tiempo, Shonnor y el anciano trabaron una buena amistad, le pagó estudios al muchacho y con el paso del tiempo, aprendió muchísimas cosas lo que combinó la astucia de las cortes con la fuerza guerrera de la que provenía el muchacho. Por consejo de Lord Phillips este se unió al ejército del rey.

Sus años sirviendo fielmente a Lordaeron como ninguno, destacando por su fuerza y sus crecientes conocimientos, hicieron que el muchacho alto y barriobajero que llegó a Lordaeron desde Strom madurara.

Tras el paso de los años fue nombrado comandante de una región, tomando fama por el servicio prestado contra los enemigos de la patria. Shonnor recibió el honor de la nobleza con el paso de los años, fruto de su esfuerzo y un pago por sus servicios de parte de su patria además de las intrigas de su antaño Comandante, que lo había traicionado no solo a él sino a sus caballeros al enviarlo a una misión suicida que milagrosamente cumplieron.

Por estas razones, Shonnor era un arraigado patriota y un hombre que protegía a su ahora nueva patria, a la que tenía muchísimo que agradecer. Le acogieron de joven y le dieron la oportunidad de emerger de su oscuro pasado.

El día que el Rey le nombraría decidió nombrar su casa con una palabra que hiciese mención tanto al suceso del león, como el arma que siempre utilizó durante sus años en la lucha por Lordaeron como comandante; Lionhammer.

Lionhammer sería el linaje, la descendencia y la Casa que daría el nombre a sus hijos. fue por honores que fue nombrado Lord Shonnor Lionhammer “El León”. A pesar de sus títulos era generoso y siempre atento, creyente fiel de la luz y seguidor de sus doctrinas, cosas que inculcaría en todos sus descendientes. con el paso del tiempo, conoció a la mujer de su vida: Giselle Lightsword, con la que se casó y engendró a la primera generación.

 

waht8n.jpg

lordaerondividerilsylia.png

Descendientes de Shonnor I Lionhammer "El León"

Primera Generación

 

Igor Lionhammer:

“El Erudito”

Igor ostentó una agudeza mental increíble que demostró desde sus primeros días de nacido. Debido a estas razones su padre le hizo apodar "Erudito" muy pronto, siendo de los pocos Lionhammer apodados al poco de nacer. A muy temprana edad el pequeño león fue llevado a las escuelas de Lordaeron donde encontraría una gran pasión en las aulas y el saber, por lo que se matricularía como un versado historiador, investigador y científico.

Con el paso de los años el erudito sería reconocido como un gran profesor en las aulas y tutor privado, lo que le permitió llegar a ser director de las Academias de Ciudad Capital. Su reputación como hombre de letras le permitió incursionar en la política al formar parte del consejo real durante un tiempo y posteriormente, desempeñaría funciones de magistrado de Brill donde fallecería. Su influencia política le permitió acercar a la familia Lionhammer a la familia real y a tener gran influencia en las cortes, asegurándole a la naciente casa afianzarse en Lordaeron.

Contrajo nupcias con la hermosa Lady Elsa Pearson de los Claros de Tirisfal y tuvo de ella un hijo llamado Paul I.

Si bien gran parte de la familia Lionhammer no tuvo tierras como dote (pues muchos de ellos contrajeron nupcias con segundos o terceros hijos) las dotes que recibieron fueron generosas en beneficios económicos: El casamiento con Elsa Pearson le aseguró un patrimonio de cincuenta monedas de oro a la familia, dándole mayor prestigio y bienestar económico. Igor Lionhammer es considerado un León Blanco entre la familia.

10ojptx.jpg

 

Edward Lionhammer:

“Colmillo”

Las leyendas sobre el apodo de Edward son muy particulares. Muchos aseguran que al nacer el niño ya tenía dientes y que su tamaño (8 kilogramos) para un recién nacido era algo impresionante. Se cuenta que el mordisco que propinó a su padre el día que nació causó que este le apodase de tal forma. Lo cierto de aquella historia es que en efecto el niño había sido enorme, pero mordería a su padre meses después, cuando en un juego con el mismo le hincaría el diente en el índice. Desde entonces las crónicas relatan que el enorme bebé sería conocido como "El Colmillo".

Con el paso de los años Edward demostraría talento innato para la monta a caballo y para la espada, por lo que muy pronto manifestaría sus deseos impetuosos de servir al rey como militar. A diferencia de su hermano mayor, Edward solo realizó su educación básica y pronto siguió los pasos de su padre ingresando a las filas de la legión fronteriza que este dirigía. Debido al estricto código de honor de su familia, Shonnor le haría servir como cualquier otro ingresando como recluta para que demostrase su valía y más temprano que tarde demostró su talento innato escalando rápidamente al cargo de Sargento del ejército.  Sus capacidades le ganarían los méritos para obtener mayores glorias en la carrera de las armas cuando participa activamente en las luchas contra las incursiones de los Trols del Bosque en las fronteras expulsándolos al norte.

Es en ese momento que es promovido a Teniente-Caballero y dirige la infantería de la legión cerca de dos años, antes de ascender una vez más por méritos a Capitán-Caballero. Con aquél rango es reclamado en la capital y se le asigna por cinco años el mando de la Guardia Real del Rey de ese entonces hasta que su anciano padre fallece por vejez. Debido a la muerte de Shonnor, Edward acabó sustituyéndolo como comandante de aquella legión por su extensa y destacada hoja de servicios. Gracias a las acciones de Edward como militar la familia obtuvo gran prestigio y, debido a él y al legado de su padre, comenzó a asignársele tradicionalmente la oficialidad de la Cuarta Legión Fronteriza de Lordaeron a los militares de la familia, tanto por su prestigio como por la popularidad de estos entre la tropa.

Edward contrajo nupcias con Francis LeFleur, primogénita de Lord Pierre LeFleur; Un almirante oriundo de Kul´Tiras, pero leal a la corona de Lordaeron como parte de la marina de su Majestad. Esta familia vivía del comercio mercante, por lo que la dote que recibieron fue bastante jugosa: La Casa Lionhammer obtuvo la Mansión de LeFleur (estos eran vecinos de los Lionhammer) por el casamiento con aquella muchacha, lo que le permitió expandir las propiedades familiares.

Edward tuvo tres hijas con Lady Francis LeFleur. Sus Hijas: Sally, Janie y Sophie. Edward es considerado un León Blanco en la familia: Uno de los más grandes exponentes de la facción, de hecho.

2vm8yaf.jpg
 

Gregory Lionhammer:

“El Forjador”

El día de su nacimiento Gregory tardó mucho en nacer al punto de complicarse el parto hasta casi perderle.  Cuentan las crónicas que a pesar de su color de piel (más claro que el de su padre), el muchacho era idéntico a su progenitor cuando era niño, por lo que Shonnor profetizaba que él alcanzaría grandes cosas. Gregory tuvo en efecto un destino privilegiado y eso le ganaría su apodo. El chico fue el más apegado a su padre y cuando éste reparaba sus armaduras en el taller que poseía la mansión dejaba lo que estuviese haciendo para acercarse a su padre, escuchar sus historias y aprender los conceptos de la Herrería. Tardó un tiempo en ser apodado el forjador; Tenía diez años cuando pidió a su padre que le enseñase los conceptos básicos de la forja.

Como Edward, cumplió con la educación básica que todo noble había de tener y se une al ejército por compromiso a la doctrina familiar. Cuando sirvió al ejército se dedicó a la forja con esmero y pasión ya que durante aquél tiempo se especializó en la forja de armas y armaduras, de la mano de un maestro armero militar. Tras licenciarse, se hizo maestro herrero al viajar a Forjaz a aprender de los enanos. Como su hermano, se alió y contrajo nupcias con la familia LeFleur al casarse con la segunda hija de la familia: Lady Farah. La dote familiar fue de cincuenta monedas de oro, empleadas para unir las dos mansiones en una sola construyendo un taller de Herrería que posteriormente sería conocido como la "Herrería Lionhammer".

Aunque Gregory no destacó en la política o en lo militar, puede atribuírsele el hecho de ser el fundador del negocio familiar basado en la forja de armas y armaduras. Así mismo la creación del blasón heráldico de la casa se debe a su ingenio pues se cuenta que Gregory lo diseñó y manufacturó en Forjaz, ya que a su vuelta traía un enorme escudo de hierro y joyas que colgó en la puerta principal de la casa.

El caso de Gregory es motivo de debate en la familia. Algunos le consideran un León Negro ya que este no siguió los pasos de Shonnor, sino que se hizo su propio camino luego de servir al ejército. Otros le consideran un León Blanco, ya que aunque no siguió los pasos de su padre, sí sirvió en el ejército y jamás se rebeló contra su familia. En lo único que coinciden los Lionhammer actuales es que su papel fue fundamental en la consolidación de la Casa al darles un símbolo. Algunos dicen que Gregory fundó una tercera rama familiar llamada los Leones Grises, ya que actuó bajo sus propios méritos y siguió su propio camino pero sin llegar a retar a sus progenitores: Gregory podría ser considerado el único caso particular de esta rama, si es que realmente existe.

Al tomar nupcias, de su matrimonio nacieron cuatro hijos: Andrew, Sarah, Hillary y Phil.

hwlsfb.jpg

 

Rose Lionhammer:

"La Doncella"

Rose es de los casos muy particulares en los que los niños Lionhammer fueron apodados al nacer. Se cuenta que cuando nació, su padre, al percatarse de que era niña clamó a los vientos que había nacido la más bella de las doncellas; Por ende, fue conocida como tal entre los suyos. Y no fue en vano, pues sus años posteriores legitimarían su apodo:

Creció rodeada de lujos dentro de la corte Lordaeroneana ya que su familia obtenía grandes beneficios de los matrimonios, cargos militares y políticos que habían obtenido su padre y sus hermanos. Debido a esto, Rose Lionhammer se convertía en una candidata ideal para el enlace matrimonial con alguna casa de las cortes de Lordaeron, por lo que fue educada de la forma más meticulosa y esmerada que podía existir de manos de su madre: Giselle Lightsword y varias de las más esmeradas institutrices de la corte.

Con el paso del tiempo, la muchacha demostró poseer un intelecto avezado al igual que su hermano mayor Igor, además de una curiosidad que sobrepasaba lo común en un niño de su edad, por lo que acabó tomando cariño a las Ciencias y Artes Arcanas. Debido a la influencia de la familia, Rose fue instruida inicialmente en su hogar por un mago prominente alcanzando conocimientos suficientes como para ser enviada a estudiar al Kirin Tor. En efecto, tras esmerados años de estudio se convirtió en Arcanista y abjuradora, siendo seleccionada para ser instructora en aquellas artes. Además de ser una reconocida Arcanista, se dedicó a la alquimia y profundizó investigaciones en aquella área del conocimiento que le ganaron aún mayores méritos.

Al regresar a Lordaeron, asumió el papel de Cortesana ganándose el afecto de la nobleza y por supuesto, gran cantidad de pretendientes y ofertas con varios de los miembros de la Corte. Sin embargo, la joven se enamoraría del mozo Lance de Alta Villa, un mago de la Ciudad Violeta que no había sido reconocido por su familia al no ser un hijo legítimo de su padre, El Archimago Lord Cristopher de Venezer III. Con este acaba casándose sin objeción de su padre, quien se oponía al arreglo de matrimonios, sumado al hecho de que él mismo era bastardo. El joven Lance, aunque sin reconocimiento de su casa, poseía gran fortuna gracias a sus investigaciones y acabó adquiriendo propiedades en Dalaran, que ofreció como dote a su esposa. En un momento determinado de su carrera, Rose alcanzó el título honorífico de Archimaga que la hizo establecerse de forma definitiva en la Ciudad Violeta.

Del matrimonio Venezer-Lionhammer nacieron Jhon y Randall. Debido a la condición de bastardo de Lance, los hijos de Rose adquirieron solo el apellido materno. Rose es conocida por su gracia y su encanto, así mismo alcanzó que la familia se aliase con muchas otras casas nobles de baja y media prosapia, afianzando sus lazos con la Corte; Gracias a su labor, desde entonces la "Doncella de Lionhammer"; un puesto ocupado generalmente por la mayor de las descendientes de los hijos de Shonnor, fue quien se encargó de fungir de enlace entre los Lionhammer, la Corte y otras Casas de la nobleza de Lordaeron junto al patriarca de la familia.  Rose naturalmente, fue una de las más importantes Leonas Blancas, sin embargo sus descendientes fueron los fundadores de los Leones Negros.

2lu48sw.jpg

 

lordaerondividerilsylia.png

Segunda Generación

 

Paul Lionhammer I:

“El Noble”

Paul Lionhammer es considerado uno de los más influyentes caballeros de la Dinastía, ya que sus acciones en la carrera de las armas le valieron grandes honores y glorias. Aunque era el hijo del Erudito, decidió seguir los pasos de su abuelo y tío en la carrera de las armas después de recibir una esmerada educación por parte de su padre. A los diecinueve años ingresa a las filas del Ejército en una legión no fronteriza y comienza a labrarse un nombre como militar y versado jinete, enfrentándose a partidas de Gnolls y bandidos por lo largo y ancho del reino de Lordaeron. Recibidas las credenciales de Sargento en aquella unidad, es destinado a la Legión Fronteriza que comandaba su tío (se cree que por influencia de este) y recibe el mando de un pelotón de jinetes anexo a una compañía militar que es destinada a una expedición dentro de territorio Trol. En aquella ocasión destaca por su intrepidez y gallardía al no retirarse en una escaramuza en la que su unidad era superada en número y, por tal labor el propio rey de Lordaeron de ese entonces le concede las credenciales de Teniente-Caballero.

Como Teniente se le concede el mando de la Compañía a la que servía y tras cinco años de servicio destacado asciende a Capitán y se le otorga el mando de la Caballería de la Legión, así como su tío le toma como su subalterno más inmediato. Como capitán destaca en la defensa obstinada de las fronteras y esto le granjea el renombre suficiente como para asumir la Comandancia de la Legión cuando un anciano Lord Edward es licenciado de forma honrosa de sus funciones.

Paul I se casaría con Lady Leonor de Ashencrowe, quien a pesar de ser noble,  no era primogénita; esta alianza solo afianzó los títulos de la familia Lionhammer en la Corte de Lordaeron, pues los Ashencrowe eran considerados de un linaje que podía ser rastreado hasta los tiempos de Arathor y la fundación del propio Lordaeron, dándoles cierta inmemorialidad. La dote de Ashencrowe sobra decir que fue muy generosa, de unas ochenta monedas de oro, que fueron invertidas en una última expansión de la Mansión Lionhammer.

Al casarse tuvo cuatro hijos, conocidos por ser grandes guerreros y clérigos. Estos fueron: Ronald, Shonnor II, Igor II y Gódric.  Fue con mucha probabilidad el militar más completo de la Casa de Lionhammer, afamado por sus hazañas en las misiones más allá de las fronteras del reino. Se dice que el servicio que prestó a Lordaeron elevó el título de los Lionhammer a una dignidad superior a la que tenía, ya que llegó a asesorar al Rey como consejero militar; Fue el único militar de la Casa en llegar a tal prestigio en la carrera de las Armas.

Paul I es considerado uno de los más grandes exponentes de los Leones Blancos y se le conoció por defender aquél código de honor y sus preceptos a ultranza, siendo uno de los responsables de la disputa entre Leones Blancos y Negros. Paul era conocido por su carácter inflexible y su severidad, lo que pudo acrecentar las tensiones familiares en ese entonces.

huosbb.jpg

 

Sally Lionhammer:

“La Flor de Verano”

Sally Antoniette Lionhammer LeFleur fue la perfecta fusión del linaje del León y la Casa LeFleur: Aquella joven heredó la belleza natural de las LeFleur y tuvo la fuerte herencia del León que se manifestó en su piel morena y sus ojos verdes: Por tales razones y porque la hermosa Sally nació en un cálido día de verano, fue apodada de tal forma. Además de hermosa, Sally heredó una inteligencia sobresaliente y curiosidad que le permitió seguir los pasos de su tía en las artes arcanas y los asuntos de la Corte. Cuando manifestó su talento para la magia, fue llevada a Dalaran donde fue educada en las Ciencias Arcanas, etiqueta, modales, filosofía y artes (mágicas y seculares).

Con el paso de los años tuvo una actuación destacada en el Kirin Tor y esto le ganó los méritos de Arcanista especialista en abjuración siguiendo los pasos de su tía. Cuando regresó a su patria, Sally representó a la familia de gran manera en las cortes; tal fue su encanto y su empatía con varias de las Dinastías de Lordaeron que se cuenta que llegó a ser pretendida por casas muy importantes (Las crónicas cuentan que algunos parientes de los Barov, los Vandermar y otras grandes casas la pretendieron), dándole a la familia un peso increíblemente relevante. Sin embargo, Sally falleció de una extraña y repentina enfermedad a la tierna edad de veinte años, sin decendencia.  Sally fue una Leona Blanca: fue devota, actuó con honor y se esmeró por siempre estar junto a su familia.

r0umio.jpg

 

Janie Lionhammer:

“La Dama”

Janie fue la más grande demostración de la sangre guerrera de la familia. Aunque era mujer, obtuvo glorias militares que le dieron fama de belicosas y altivas a las doncellas Lionhammer, tanto como los hombres de la familia. Nació dos años después de Sally Lionhammer y fue educada para las cortes y modos de la nobleza. Su educación fue esmerada, no solo en etiqueta sino en todos los menesteres correspondientes a la educación que merecía un noble de su tiempo.

Cuando creció, demostró ser hermosa, esbelta y encantadora como su madre pero también era alta e increíblemente fuerte, como su padre. Cuando tuvo la edad suficiente, Janie rompió todos los esquemas y un día sorprendería a su padre uniéndose al Ejército de Lordaeron. a pesar de que este trató de unirla a las filas de la Legión que había comandado la familia durante generaciones, esta se negó y continuó sirviendo en las legiones regulares. Con el tiempo la destinaron a formar parte de la Guardia de Ciudad Capital y allí los mandos reales verían su impoluto desempeño, uniéndola a la guardia real de su Majestad durante cinco años. Con el paso del tiempo su conocimiento militar le hizo merecer el honor de dirigir una compañía de la primera Legión del ejército, con el rango de Teniente-Caballero de Lordaeron.

Tras una dura batalla en las fronteras, recibió heridas severas que la lisiaron y tuvo que ser licenciada de sus servicios. Como militar la vida en retiro no era para ella y como no podía quedarse postrada, su tío Gregory le encargó la administración de la herrería Lionhammer mientras que sus primos John y Randall trabajaban en ella.

Cuentan las crónicas que Janie no pudo tener hijos debido a la gravedad de las heridas recibidas en batalla. La consecuencia más grave de está fue que le hicieron estéril. Por tal razón nunca se casó. 

Se le conoce como la primera doncella guerrera pues entre sus hermanas y todas sus primas, fue la única y la primera en hacerse militar. Históricamente, Doncellas Lionhammer militares han existido solo dos: Janie y Susan. Sin embargo se sabe actualmente que las doncellas guerreras de esta familia tienen herencia de la Casa de Bravehearth y su más grande doncella guerrera: Lady Dayane Bravehearth, noble de Arathor y madre de Shonnor "El León". Janie es una de las Leonas Blancas más importantes.

6t1ely.jpg

 

Sophie Lionhammer:

“La Pura”

Sophie fue un milagro para la familia Lionhammer. El invierno que nació fue uno de los más duros que se cuenta en la historia del reino. Las heladas habían causado muchas muertes y la grey del norte estaba sumida en un hado funesto; Por tal razón Sophie fue tan querida por sus parientes. Entre tanta oscuridad, la bebé les había traído un suspiro de pura luz. Con el tiempo la niña demostró tener un corazón tan puro y bueno que fue apodada pronto como "La Pura".

Desde que fue muy pequeña tuvo se manifestó como una ferviente devota. Su convicción y su amor por el prójimo la llevaron a unirse al sacerdocio de Lordaeron a muy temprana edad y es a los veinte años cuando es ordenada por la iglesia. Sophie renunció a todos sus bienes materiales (generosos por demás) y tomó votos de pobreza y celibato para dedicar su vida a la Luz. Como mujer humilde, no se inmiscuyó en los asuntos políticos de la familia ni la iglesia, llegando a rechazar responsabilidades políticas que la alejasen de los pobres. Enseñó a su pequeño primo Ronald Lionhammer los caminos de la Luz cuando este ingresó a las filas del sacerdocio. Fue parte del clero que sirvió en Andorhal por muchos años, conocida por su gran generosidad, su corazón desinteresado y su cándida sonrisa.

El legado de Sophie, a pesar de no haberse dedicado a actuar en favor de su familia y no haber destacado en la política la convierte en un ejemplo de la más pura devoción entre sus parientes y un ejemplo a seguir en cuanto al sacrificio y la generosidad que ha de tener un miembro de la familia para con su prójimo. Por esa razón se le considera el máximo exponente de la "Luz" dentro del código de honor familiar. Sophie se caracteriza por ser la única mujer que se dedicó a la luz entre las doncellas Lionhammer, lo que la hace un caso especial. Como se ha mencionado antes, al ser un exponente muy claro de uno de los aspectos del código familiar, Sophie es considerada una Leona Blanca. Sophie falleció de forma repentina a la tierna edad de veinte años, de una afección respiratoria.

2i0qbfm.jpg

 

Andrew Lionhammer:

“El Marino”

Andrew se caracterizó por su espíritu aventurero desde pequeño. Las crónicas dicen que el muchacho ya deseaba vivir del mar desde muy pequeña edad; Cuando niño, solía escaparse con sus amigos hacia las playas de los Claros de Tirisfal a jugar en un antiguo naufragio que había en ellas. Se dice que su pasión por los mares le venía de su abuelo, Lord Pierre LeFleur, con quien era sumamente apegado.  Fue apodado el Marino cuando se unió a la Armada Real de Lordaeron a la tierna edad de trece años tras acabar con sus estudios básicos. Sirvió bajo el mando de su abuelo hasta que este falleció.

En la flota destacó por su talento para la guerra marítima y es ascendido a primer oficial tras una batalla naval contra un buque pirata en la que asumió el mando de la artillería del "Venganza de Bolarus" tras perecer en combate su superior. Por su talento y las influencias de su anciano abuelo, es enviado a complementar sus estudios como oficial naval en la flota de Kul'tiras; la mejor fuerza naval de la humanidad. En Kul'tiras tras culminar sus estudios se une a la marina y obtiene el rango de Capitán, que ostenta por más de diez años. Se desconoce si en el lapso de tiempo que vivió lejos de Lordaeron alcanzó títulos nobles o si tuvo descendencia.

Tras la muerte de su abuelo y culminar de forma honrosa su servicio en la nación de los Proudmoore, regresa a Lordaeron con gran fortuna y ofrece sus servicios como experimentado oficial naval al Rey. En Lordaeron destaca en la búsqueda y destrucción de piratas que azotaban las costas hasta que decide retirarse del servicio activo con méritos y honores. Andrew invirtió su fortuna en un buque mercante y estableció rutas comerciales entre Lordaeron y Ventormenta. En su época de oro, la familia obtuvo enormes beneficios de esta ruta comercial y la mansión se llenó de artículos exóticos de todo el mundo: alfombras de seda y joyas. Andrew falleció a una avanzada edad tras vender sus bienes y otorgar lo adquirido en herencia a su hermana Hillary Lionhammer al no tener hijos conocidos.

20tqjag.jpg

 

Sarah Lionhammer:

“La Historiadora”

Sarah Lionhammer compartió con muchos de sus parientes un rasgo característico: la inteligencia y el afán por conseguir conocimiento. Cuando tuvo edad suficiente estudió bajo la tutela de su tío Igor en Lordaeron inicialmente, donde se matriculó en Historia Antigua y Geografía. Posteriormente aprovechó la posición eminente de su tía Rose y estudió en Dalaran diferentes idiomas antiguos, matriculándose como una destacada traductora. Se dice que fue muy cercana a su prima Sally, quien vivía en esa época en Dalaran bajo la tutela de Rose y de Jhon y Randall, los hijos de su tía Rose.

Aunque inteligente y curiosa, Sarah no siguió los pasos de su tía en las Ciencias y Artes Arcanas, por lo que viajó hacia el sur y estudió Arqueología con los enanos de Forjaz. Ingresó a la Liga de Expedicionarios y participó en varias de las expediciones de estos alrededor de las ruinas titánicas del Khaz'Modan. Se cree que en la ciudad de los enanos tomó especial interés en el estudio de la genealogía y la heráldica, por lo que al regresar años más tarde a Lordaeron se dedicó a la recopilación de datos históricos sobre las familias vinculadas por sangre a los Lionhammer y a investigar más sobre la ascendencia del ya fallecido Shonnor Lionhammer. Aunque no logró recabar demasiada información de las raíces de Lord Shonnor ya que siquiera él tenía idea de su pasado, fue quien se encargó de recabar toda la información de las primeras tres generaciones y las ramas familiares que existían hasta entonces. Como conocía de litografía e inscripción, hizo un libro en el cual compiló toda su investigación, que se conservó hasta la destrucción de la Casona Lionhammer de Villanorte el día que fue quemado por los Rocanegra en la víspera de Cataclismo.

Sus últimos años los pasó abocada a la educación en las academias de Stratholme, así como a la tutoría privada  de la nobleza de la Ciudad del este. Asumió por su prestigio como investigadora el cargo de bibliotecaria y cronista de la Ciudad. Sus últimos años de vida los dedicó a la escritura de varios tratados de historia, arqueología, genealogía y heráldica de la nobleza de Lordaeron, cuando la sorprende la muerte a la edad de cuarenta y cuatro años. Tras haber crecido y distanciarse de la familia por sus viajes se tuvo poco contacto con ella, por lo que se desconoce si tuvo descendencia en Lordaeron. Sarah falleció años antes de la apertura del portal oscuro. No tuvo una vida pública notoria, se negaba rotundamente a ser reconocida.

Se le considera una Leona Blanca por sus esfuerzos en conservar el legado familiar indemne a través del Árbol Genealógico. Lo último que se supo de ella fue el día de su fallecimiento, cuando hizo llegar a sus parientes varios de los libros que había escrito y el ejemplar original del Árbol Genealógico de los Lionhammer.

23icoi8.jpg

 

Hillary Lionhammer:

” la infanta”

Hillary se caracertizó por su carisma y encanto naturales. Se dice que su apodo no fue otorgado por su padre (como es la costumbre) sino por el propio rey de Lordaeron de su tiempo cuando estaba muy pequeña. Cuentan las crónicas que la pequeña fue llevada a uno de los bailes de la corte cuando tenía unos tres años y con sus modos y requiebros de niña, encantó a la familia real de Lordaeron al punto que el entonces príncipe Terenas II Menethil le besó la frente y alzó en brazos, diciendo: "Así que esta es la Infanta de los morenos de Lionhammer, que la luz le bendiga". Desde entonces sus padres le hicieron llamar "La Infanta" y le auguraron una actuación como doncella y cortesana de la nobleza muy prometedora.

Sin embargo el interés por las cortes y la nobleza de Hillary no fue el mismo cuando creció y acabó dedicándose al estudio de la medicina convencional, hasta que se matriculó como cirujana. Trabajó como asistente de un reputado galeno en Ciudad Capital y con el paso del tiempo fundaría su propio dispensario/botica en Andorhal. Ahí profundizó en sus estudios médicos estudiando herboristería y alquimia para la creación de remedios.

Como su familia era reconocida militarmente, la Infanta ingresó por la influencia de su primo, el Comandante Paul I a las filas de los Cirujanos de Combate del ejército, específicamente en las banderas sanitarias de la Legión Real de su Majestad. Era jefa de Cirujanos de una sección de médicos de combate y desempeñó esas funciones hasta su retiro de servicio por vejez, cuando regresó a Andorhal para encargarse de su dispensario hasta su muerte, en vísperas de la apertura del Portal Oscuro.

Las crónicas cuentan que era sumamente distante con su familia. Se dice que su relación con los lionhammer era fría ya que tuvo  disputas por la creencia arraigada de sus parientes en la Luz Sagrada, además de ser muy crítica del código de honor familiar. Aunque reconocía y respetaba a los usuarios de esta, jamás fue practicante. fue desheredada por su padre incluso tras esta haber renegado de la Luz una vez en una reunión familiar, causando  con esto la ruptura defintiva y perdiéndosele contacto desde entonces. Hillary podría ser considerada una Leona Negra, pero el haber negado a la luz, así como haber criticado abiertamente el código familiar la hacen un caso único entre los Lionhammer; Aún con sus métodos, los Leones Negros jamás estuvieron en contra de la familia como lo estuvo Hillary. Es muy probable que hubiese tenido descendencia.

161dsz.jpg

 

Phil Lionhammer:

“El Honrado”

Phil tuvo de entre los hijos del forjador los ideales más puros y caballerescos, cosa que demostró desde muy pequeño siguiendo los pasos de su tío y su abuelo: Fue el menor de los hijos del Forjador. Desde chico se manifestó devoto a la luz y heredó el carácter de su abuelo y de sus tíos, predestinándolo prácticamente a la carrera de las armas. Tras sus estudios básicos, a la tierna edad de catorce años se une al Ejército fronterizo dirigido por el ahora comandante Paul Lionhammer I como portaestandarte y tamborilero, ascendiendo desde los más bajos escalafones militares al rango de sargento de infantería. Cuando por fin demuestra su valía tras enfrentarse a los trols de las fronteras en una sangrienta batalla en la que mantiene las líneas ante un ataque de raptors, Phil es nombrado Teniente Caballero y se le delega el mando de una compañía de jinetes, en sustitución de un oficial que fallece en aquella escaramuza. 

Posteriormente por los años de servicio asciende al honroso cargo de Capitán y se le nombra subalterno de su primo, junto a otros oficiales de su tiempo. 

Tuvo amoríos con una joven campesina de las fronteras llamada Emma según las historias que contó Paul I como su confidente más cercano, sin embargo nunca más se volvió a saber de ella luego de su relación por lo que de haber tenido descendencia, nunca fueron reconocidos.

"El Honrado" ganó su apodo en batalla y fue un reconocido oficial pues sus códigos de honor le ganaron reconocimiento dentro de las filas de la Legión Fronteriza a la que sirvió. Phil fue un oficial querido por los legionarios fronterizos, así como respetado por sus superiores, así como fue uno de los pocos Lionhammer tras Lord Shonnor que utilizó el martillo sin ser paladín como su arma predilecta honrando el legado de su abuelo. El respeto y la tradición impecable de sus familiares como respetados oficiales fronterizos, hicieron que el alto mando depositara en él la confianza de Comandar la Legión Fronteriza tras el retiro honroso de su primo, el cual se mantuvo en el cargo de Comandante de la Legión de las Fronteras de Lordaeron por casi treinta años.

Se retiró de forma honrosa de su cargo tras un extendido servicio que culminó unos cuantos años antes de la apertura del portal oscuro, es quizás el último Lionhammer de la segunda generación en morir (murió de unos 80 años de causas naturales, tras retirarse a los 70; aún con esa edad, murió lúcido y con un buen estado físico). Junto con Paul I es uno de los más férreos defensores de la facción de los Leones Blancos; No solía llevarse demasiado bien con los mismos y de hecho, se cuenta que estuvo a punto de batirse a duelo con su primo Jhon cuando él y Randall decidieron abandonar el seno familiar y buscar su propio camino. 

2guf5mf.jpg

 

John Venezer Lionhammer:

“El Rebelde”

Cuando nació no recibió un apodo familiar. sin embargo desde que tuvo uso de razón fue conocido por su marcada rebeldía y su talento para molestar a su madre. Se dice que heredó este espíritu indomable de su abuelo Shonnor I, así como de su padre Lance. junto a su hermano, el joven Randall, creció en Dalaran donde su madre quiso a la edad de los quince años iniciarlos en las ciencias y artes arcanas. Sin embargo ni John, ni Randall estuvieron de acuerdo con aquella decisión, por lo que se fugaron de casa en contra de los designios que su madre tenía para ellos.

Se sabe que en su tiempo los jóvenes hermanos deseaban mayor reconocimiento dentro de la casa y por esta razón comenzarían las disputas internas en la familia. John y Randall no se habían adaptado precisamente a los estándares de la casa, ni a los modales de la nobleza, ni mucho menos a seguir la carrera de las armas, por lo que buscando otros métodos para obtener títulos propios (ya que los Venezer-Lionhammer no tenían ninguna aspiración a los títulos de la casa al ser los hijos de la hija menor de su abuelo) se alejaron paulatinamente de la familia.

Los jóvenes leones negros vivieron en los bosques de Argénteos y sirvieron a la familia de Sinker, una familia noble de raza guerrera y raíces arathorianas. allí sentarían las bases para la futura alianza de los Sinker y los Lionhammer por medio de un matrimonio futuro entre uno de los descendientes de la línea directa.

En la baronía de los Sinker John aprendió el comercio y la herrería, mientras que su hermano aprendió el arte de la caza, la peletería y el desuello.

Con el paso de los años un ya viejo Gregory Lionhammer medió con los jóvenes rebeldes y los demás miembros de la familia reconciliando a las dos facciones de Lionhammer.  Ambos hermanos accedieron y dedicaron el resto de sus vidas a los intereses familiares. Junto a su tío Gregory, John profundizó sus conocimientos de herrería al punto de hacerse un maestro herrero y gracias al conocimiento del negocio por parte de su tío, se hizo un experto comerciante. cuando Gregory no pudo administrar más el negocio familiar, dejó a la joven Janie la administración de esta, y cuando Janie no pudo por su delicado estado de salud dirigir las riendas del negocio, quedó en manos de John la responsabilidad sobre el mismo.

A Jhon y a su hermano se les consideró siempre las "Ovejas Negras" de la familia, debido a las duras disputas que causaron entre sus parientes. Sin embargo, no fueron malos hombres y a partir de los descendientes de Rose se fundó la facción de "Los Leones Negros"; conocidos así ya que no al no poder aspirar a los títulos de la Casa, fueron siempre independendientes y llegaron a interpretar a su manera los códigos de honor que Shonnor legó a todos sus descendientes. La inmensa mayoría de Leones Negros no sirvieron directamente al Rey, a la Iglesia o a los intereses de la corona, sino que ejercieron profesiones ajenas a los cánones tradicionales de la Casa como mercenarios, comerciantes y en algunos casos espías del reino. Gracias a John los Venezer-Lionhammer, aunque no tuvieron derechos sucesorios a los títulos hasta que Tarin abdica en favor de su primo el de Casona Lionhammer, acabaron administrando los bienes de la familia siempre con el beneplácito del patriarca. Así mismo, su marcada independencia

Como la gran mayoría de los descendientes directos de John son los que integran esta facción de la familia, se le considera el fundador de la misma.

Sus hijos, nacidos de una joven comerciante llamada Lorelaine a secas, fueron: Stanley, Albert y Clara.

72ukxk.jpg

 

Randall Venezer Lionhammer:

“El Cazador”

Fue, junto a John, un rebelde sin causa. Vivió con sus padres y con su hermano en Dalaran, pero el día que su madre Rose quiso instruirlos en las Artes Arcanas, Randall se unió a su hermano en contra de esos designios. vivió con su hermano en una pequeña casa en el Bosque de Argénteos, en la baronía Sinker, donde estableció contacto con la afamada casa homónima y se trabaron alianzas profundas, ya que tanto John como Randall sirvieron a los Sinker en calidad de herrero y curtidor de cuero respectivamente.

Randall sirvió además como guarda-espaldas al señor de Sinker y asumió el mando de su guardia personal, trabando una profunda amistad con el Barón. 

Aprendió del Barón de Sinker el oficio de la caza de animales, así como el oficio de la peletería, el curtir el cuero y el desuello.

Randall aprendió las dotes del comercio con su hermano John y fue quien integró el negocio de las pieles a la herrería familiar, ampliando sus productos y horizontes comerciales. Durante su vida, conoció a muchas mujeres, sin embargo la que llevó su corazón fue con la noble Lady Mariana Venezer con la que tuvo un hijo, sin embargo se desconoce el motivo exacto por el cual la señora de Bloodriver (Una fortaleza ubicada al sur de Trabalomas) y Randall rompieron lazos matrimoniales. Por ende, la dote de Bloodriver nunca fue reclamada por la familia. Se cree que Randall, producto de su debilidad por las mujeres, causó la separación. 

Su único hijo (quien no perteneció a la facción de los Leones Negros) fue: Iván V. Lionhammer.

2a9z4mg.jpg

lordaerondividerilsylia.png

Tercera Generación

Stanley Lionhammer:

“el Sable”

Stanley nunca fue muy apegado a los Leones Blancos ni a sus manías de las cortes. Stanley era el hijo mayor de John "El Rebelde" y gracias a lo que su padre le enseñó no siguió con especial exactitud las costumbres de sus parientes. Cuando culminó sus estudios y por cumplir con los cánones familiares se une al ejército de Lordaeron. 

Culminó el servicio obligatorio en la Legión Fronteriza que comandaban sus parientes, donde aprendió el arte de la guerra y las armas que utilizó brillantemente en la compañía mercenaria a la que se alistó tras dejar el ejército en vísperas de la Primera Guerra. En esa época llevó un sable a dos manos que se hizo forjar en la herrería de la familia a la batalla. Por tal razón le apodaron sus camaradas "El Sable". Cuando estalló la Primera Guerra llegó a formar parte de las guardias personales de varias otras casas nobles así como fue centinela de caravanas comerciales que se movían entre reinos temerosas de ser atacadas por la nueva amenaza orca que azotaba el sur. Sin embargo la necesidad y la posibilidad de la caída de Lordaeron lo hicieorn servir en la guerra con su compañía de mercenarios como milicia de Lordaeron; Se hizo capitán de la compañía mercenaria en ese entonces, al perder la vida el jefe de la misma en una escaramuza en las fronteras con los orcos. Durante una batalla en el sur, en la que se buscaba apoyar las caravanas de huida de los sureños tras la caída de la Ciudad, sus hombres fueron acorralados y vencidos por un grupo de incursores orcos.

Como único superviviente y a pesar de rebelde, un hombre de honor, decidió quedarse en las fronteras de Ventormenta hasta que fuese liberada del yugo de la horda por lo que se le creyó muerto. ahí conoció al amor de su vida; Samanta de Elwynn, una joven campesina de muy blanca piel.

Es considerado el fundador de la rama familiar "Lionhammer de Elwynn" porque su hijo Christian Lionhammer "El Oportuno" nació en una pequeña granja en las montañas del reino de los Wrynn que hoy le pertenece, siendo así el primer Lionhammer nacido fuera de Lordaeron.

En la actualidad se sabe que Stanley tampoco regresó a Lordaeron tras la caída de Ventormenta debido a las aún latentes diferencias entre los Leones Blancos y Negros, que le incitaron a intentar encontrar su propio camino lejos de su familia en el Sur. Stanley es probablemente el mayor exponente de los Leones Negros en la actualidad por estas razones.

168wmc5.jpg

 

Albert Lionhammer:

“El Astuto”

Si algo innato tuvo Albert fue su pericia y astucia, por lo que le apodaron de esa forma desde muy pequeñito. Cuando creció e inició sus estudios académicos le tomó cariño a las ciencias y culminó matriculándose como un experto historiador, geógrafo, cartógrafo y traductor; Como muchos otros de sus parientes, Albert se dedicó al estudio y fue profesor en las Academias de Lordaeron; Así mismo, aprendió a montar a caballo, disparar armas de fuego y esgrima con estoques de la mano de su tutor, un gentilhombre liberal llamado Robert del Sable. Albert era un León Negro por naturaleza, por lo que se negó a servir en el ejército; Se cuenta que en su juventud se alejó de la familia en distintos viajes hedonistas junto a su tutor, lo que le hizo tener algunos conflictos con los Leones Blancos, pero en determinado punto de su vida, encausó su camino y tomó las riendas de la herrería Lionhammer como su administrador. 

Lo que no se sabía era que en aquella época de viajes Albert no se había enfrascado en un viaje de placer, sino en un viaje que, de alguna u otra forma, le hicieron tener contacto con hombres del Servicio Secreto del Rey Terenas Menethil II. Se cree que Robert del Sable fue quien le hizo entrar en contacto con los agentes reales. Lo cierto es que cuando regresó, Albert comenzó a interesarse personalmente en los asuntos de la corte y las intrigas que se sucedían en la misma, convirtiéndose en un intransigente defensor de su familia ante la nobleza.

Muchísimo antes de estallar la Guerra contra los orcos en Ventormenta, Albert comenzó a realizar "viajes de negocios"hacia las fronteras, lo que le alejó un tiempo considerable de su patria y su ausencia permitió que las intrigas palaciegas mancillasen el buen nombre de la familia en la corte; todo esto nacido del nefasto matrimonio de su hermana Clara con un hombre de la nobleza que había traicionado a la corona y, por el que se creía que los Lionhammer también tenían lealtades dudosas. Se cree que estos supuestos viajes fueron misiones de inteligencia y reconocimiento que fueron vitales para mantener informado al rey de los acontecimientos en el sur. 

Al regresar y ver la situación comprometida en la que se encontraba la familia comenzó a jugar el terrible juego de las Cortes y las intrigas palaciegas para mantener el renombre familiar; De esta forma pudo descubrir a la Casa de Hoffenhozen tratando de mancillar el buen nombre de los Lionhammer y evitar que lograsen sus objetivos. Cuando la Guerra estalla en el sur y la Ciudad de Ventormenta cae, es llamado por el servicio secreto y se dispone a la lucha encarnizada en las sombras contra la Horda Orca, bajo la excusa nuevos viajes de negocios. Se cree que el propio Albert ayudó junto a otros espías a descubrir quienes eran los verdaderos artífices de las rebeliones de Mano de Tyr. 

Durante este tiempo, su sobrina Merissa (nacida unos años antes de la apertura del portal oscuro) sigue los pasos de su madre al tomar nupcias con un hombre que traiciona al reino uniéndose a las huestes de Alterac y esto causa una vez más mayor desprestigio a la Casa. Sumado a ello, la muerte de la inmensa mayoría de los más eminentes militares de la Casa y la pérdida de gran parte de la fortuna para ayudar a financiar la guerra terminaron alejando a los Lionhammer del rey y la Corte. Sin embargo, Albert fue capaz de ensuciarse las manos y evitar muchísimos ataques contra la casa valiéndose de las intrigas palaciegas de sus propios enemigos en su favor. 

Las acciones de Albert durante este tiempo permitieron que el Rey cumpliese su promesa de honrar a la familia una última vez con el título de Casona Lionhammer; prometido al más valeroso de los militares de la familia hasta el momento: Gódric Lionhammer. Albert habría descubierto acciones sediciosas entre los nobles tras la posguerra cuando Terenas ordena la construcción de los campos de internamiento para los orcos, que sacó de dudas a la Corona sobre la lealtad de los Lionhammer al reino. 

Albert desapareció poco después de la instauración de los Campos de Internamiento de la Alianza. se cree que en un viaje de negocios en el que Merissa Lionhammer le encomendó su buen término. No tuvo descendencia conocida, sin embargo se supo de su interés por una de las hijas de una casa vasalla de los Barov.

2m346rq.jpg

 

Clara Lionhammer:

“La perla”

Nació en los años previos a la apertura del portal oscuro y su madre, Lorelaine de Lionhammer, regaló una perla dorada a la pequeña Clara al nacer, por lo que le apodaron "la Perla de los Lionhammer".

Estudió como cualquiera de las doncellas de Lionhammer, siendo educada como toda una cortesana; Era muy inteligente y talentosa, ávida lectora, cantante y ejecutante de la Lira, que utilizaba para maravillar a los nobles durante los bailes que realizaban en sus mansiones o en el palacio. En determinado momento de su vida (quince años, sumamente joven) se enamoró de Sir Andrew Jansen, un joven sargento de la Guardia Real al que le dio una hija. Aunque Andrew fue sumamente querido por la familia y se le consideraba un hombre de honor desertó de su deber repentinamente, declarándosele por tal razón traidor. por esta razón, los Lionhammer (en un intento de proteger el honor del apellido gracias a las sugerencias de Albert) se deslindaron de la familia Jansen y nombraron a la hija de Clara solo con el apellido familiar.

Desde entonces Clara se alejó de las cortes y se dedicó a la administración de la Herrería de la familia. Su caso es particular. Clara es de los pocos Lionhammer que pasaron de una facción a otra; en un principio, fue una resuelta Leona Blanca hasta que tras la infamia que cayó sobre su nombre gracias a los actos de su esposo, decidió alejarse de las cortes y comenzó a delesnar de las mismas gracias a la intriga, convirtiéndose en una Leona Negra.

La hija de Clara; Merissa, acabaría siguiendo los pasos de su madre igualmente, casándose sin saberlo con otro traidor. Clara y su hija son conocidas como las "Doncellas de la Inocencia" por haberse casado sumamente jóvenes y, por tal razón, haber tomado malas decisiones con sus compañeros de vida que permitieron que los Lionhammer fuesen víctimas de las intrigas palaciegas, al punto de ser casi llevada a la desgracia definitiva antes de la llegada del Azote de Lordaeron. Clara falleció poco antes de la Caída de Lordaeron de causas naturales.

34rj7kj.jpg

 

Iván Lionhammer:

“primero en la luz”

Nace cuatro décadas antes de la apertura del Portal Oscuro. Tras culminar sus estudios seculares, el entonces joven Iván integró las filas del Ejército en la legión fronteriza a la que su familia había pertenecido durante tres generaciones ascendiendo rápidamente los escalafones militares hasta ascender a Teniente-Caballero. Como Teniente fue designado jefe de compañía en el cuerpo de Caballeros del rey.  Sirvió bajo el mando de sus primos, Phil Lionhammer "El Honrado" e Igor II Lionhammer "El Joven", los últimos militares de la familia que ostentaron el rango de Comandantes de la Legión fronteriza. Aunque entró prácticamente en la misma época que Gódric Lionhammer al ejército, este último tuvo una más notoria carrera militar y ascendió escalafones mucho más rápido que él, tanto por el talento de su primo como por las trabas que le habría colocado Igor II cuando fue comandante de la legión por su desprecio a los Leones Negros, de los que Iván descendía.

Combatió como Teniente al servicio de su primo el Capitán Gódric Lionhammer en la legión fronteriza cerca del final de la primera guerra, donde ésta fue enviada a cuidar las fronteras de Lordaeron y así salvaguardarla de la amenaza Orca. Durante la campaña de defensa de las fronteras, la relación con su primo Gódric y el jóven hijo del mismo (Tarin Lionhammer) se hizo muy profunda pues sangraron juntos en las tropelías contra los orcos antes del avance de estos en territorio Lordaeroneano. Por estas razones Gódric, quien era el heredero legítimo del título de "Señor de la Mansión Lionhammer", abdica el título en favor de Iván legitimando el derecho sucesorio de dicho título a la rama indirecta de los Lionhammer delante de su heredero, el entonces joven y también teniente Sir Tarin Lionhammer tras una sangrienta batalla en la que perece Gódric. Cuentan las crónicas que Iván le juró a Gódric que cuidaría de los hijos de su primo hasta el último de sus días.

Como profundo devoto de la luz, se inició en sus caminos cuando fue fundada la Orden de los Caballeros de la Mano de Plata. Influenciado por su primo, El Obispo Ronald Lionhammer "El Sacrosanto", asumió el manto de paladín haciéndose entonces el primer paladín de la familia adoptando el apodo de "El Primero en la Luz". Su joven primo Tarin, asumiría también el título de caballero poco tiempo después, tras haberse instruido en la fe bajo la tutela de Iván.

Durante esta época, siendo ya un hombre mayor conoce a Susan Leonhart, joven de la que se enamoró y con la que tuvo una hija llamada Susan Marie en honor a su esposa, ya que murió durante el parto porque no era apta para parir.

Iván combatió como paladín durante la Segunda guerra como jefe de una sección de Caballería que le asignan, sin embargo en el transcurso de esta mueren Tarin Lionhammer y su esposa, Laura de Sinker. Este suceso destroza su corazón y le hace perder la fe sintiendo que había faltado a su juramento de honor con su primo. En este periodo Iván asume el débil patriarcado de la Casa y es cuando la familia Lionhammer entra en decadencia tanto por las intrigas palaciegas como por las deudas adquiridas al ayudar a financiar la guerra. Sumado a ello, los prospectos de la familia para adquirir mayores responsabilidades dentro de la Legión Fronteriza fallecieron en la Campaña de Defensa de las Fronteras en la que murió Gódric, por lo que desde entonces los Lionhammer no tuvieron influencia militar. Así mismo,  la influencia en la iglesia se pierde tras la muerte de Ronald en un combate sirviendo como clérigo de combate en la Segunda Guerra. Todo este tenso clima político solo acentuó las dudas que tenía la corona sobre la lealtad de los Lionhammer a la corona gracias a las traiciones que cometieron los esposos de Clara y Merissa Lionhammer.

Para la casa solo quedaba la efímera promesa de una dote (la futura Villa Lionhammer) a los descendientes de Gódric  por parte de la corona como pago a sus valerosos servicios en las fronteras. Iván era presa de la depresión debido a la muerte de gran parte de su familia y de la muerte de su esposa, por lo que su actitud para con su hija se vuelve posesiva, sobreprotectora y despótica, sin pecartarse inconscientemente del daño que le hacía. Como líder de la Casa, en un intento desesperado por acabar las intrias que la artera casa de Hoffenhozen (culpable de las intrigas contra la casa) y forzar a su hija a alejarse de servir en el ejército, intenta casarla con el heredero de Hoffenhozen y ante la negativa de su hija, le deshereda. Esa noche, presa de la culpa y del abandono de todos los ideales de la luz, su código de honor y los códigos familiares, Iván desaparece incapaz de retractarse ante los suyos de sus errores.

Iván vive el conflicto de la Tercera Guerra completamente ajeno a la fe sirviendo a un grupo de espadas libres que luchaba por sobrevivir en las peligrosas montañas de Alterac y las fronteras de Lordaeron cuando esta caía en decadencia escoltando caravanas comerciales. Por esa razón no acude al llamado de la Mano de Plata y se le cree muerto.

En aquella época la banda mercenaria a la que servía comete todo tipo de desmanes contra los supervivientes del reino hasta que son arrasados por los Muertos Vivientes en una fallida escolta hacia las Tierras del Interior.

Queriendo sobrevivir, tras haber visto horrores en el grupo de felones al que se había integrado, se une al Alba Argenta donde recupera la fe cuando descubre que tras los oscuros años de la tercera guerra, los descendientes directos de Gódric y de Clara Lionhammer viven en el sur. Tras recuperar su vínculo con la Luz y demostrar su talento para la guerra es nombrado Lord Paladín y enviado al Norte con la Cruzada Argenta. En esta época se reune con sus parientes y, viendo que el joven Lightrand Lionhammer poseía aptitudes para servir a la Cruzada le toma como escudero y le lleva consigo al norte, donde el muchacho es nombrado caballero de la Mano de Plata. Su aprendiz fallece en Northrend, durante el asedio de Corona de Hielo y él participa junto a Sir Pablo y su hija activamente en aquella batalla.

Tras la guerra contra Arthas en el norte, Iván fue destinado a Mardenholde, donde sirve con abnegación, así mismo, trata de redimirse de sus errores con su hija y la familia en el pasado. A pesar de ser hijo de Randall Lionhammer, un León Negro, Iván actuó en función de los códigos de la familia y fue sumamente disciplinado en su juventud. Por tal motivo se le considera un León Blanco.

1z6b57b.jpg

 

Ronald Lionhammer:

"El Sacrosanto"

A diferencia de sus parientes, Ronald fue un joven delgado y de baja estatura. Como muchos otros miembros de la casa obtuvo una gran inteligencia y fuerza de voluntad que le llevaron a ver en la Luz un modo de vida; Realizó estudios seculares básicos y cuando tuvo la edad suficiente, fue llevado al monasterio de Tirisfal donde estudió las doctrinas de la Luz.

Con el paso de los años fue ordenado sacerdote bajo la tutela de Sophie Lionhammer y fue enviado a Stratholme para desempeñarse como tal. Desde entonces, se vio inmiscuido activamente en la política del reino y en los asuntos internos de la iglesia, llegando a ser Obispo de Stratholme. Fue Obispo hasta el día de su muerte en la Segunda Guerra. Tal como Sophie, tomó votos de Pobreza y Celibato, por lo que aún siendo el primogénito de Paul I, no asumió los títulos de su padre, sino que los abdicó en favor de su hermano menor.

La influencia política de Ronald como clérigo le hicieron tomar cargos diplomáticos y  formar parte de misiones clericales en tierras extranjeras, llegando a inculcar la doctrina de la luz tanto en Quel'thalas como en Forjaz o bien formar parte de embajadas representantes de Lordaeron en las demás naciones humanas, todo esto antes de asumir su puesto como obispo en Lordaeron.

Se le conocía por su temple, fervor y gran corazón por lo que fue apodado el "Sacrosanto".

Fue de entre los más férreos seguidores de Faol uno de los que más apoyó la creación de los Caballeros de la Mano de Plata, a la que postuló a dos de sus parientes como miembros. Estos serían Iván y Tarin Lionhammer, los cuales formaron parte de ese primer contingente de Paladines que luchó en la Segunda Guerra. Sobra decir que fue un gran León Blanco y siempre abogó por conciliar a las dos facciones familiares.

35aue8l.jpg
 

Igor Lionhammer II:

“El Joven”

Fue el Segundo hijo de Paul Lionhammer I y por ende quien asumió los títulos de su padre cuando su hermano Ronald renunció a los mismos al tomar votos de pobreza. Cuando acabó sus estudios básicos se unió al ejército y perteneció a la infantería de Lordaeron donde ascendió la escala militar hasta el cargo de Teniente a muy corta edad, de ahí a que fuese apodado "El Joven". Marchó en distintas campañas y encomiendas militares de Lordaeron que le hicieron Comandante de la Legión en sustitución de su primo Phil Lionhammer tras ascender a Capitán.

Sus acciones como comandante fueron reconocidas y virtuosas por lo que destinaron a la Legión Fronteriza a la que comandaba a proteger las fronteras del sur de Lordaeron ante la amenaza Orca. El alto mando le designó como punta de lanza en una Campaña militar que debía defender las fronteras durante el Asedio de Ventormenta y tras conocerse la victoria de Doomhammer, se vio en la obligación de defender a las caravanas de refugiados de Ventormenta. La amenaza orca fue insuperable e Igor II falleció en batalla a los cuarenta años dos días antes de la muerte de Shonnor II.

Debido a su muerte sin hijos y el fallecimiento de Shonnor (Tercero en la línea de sucesión) el título de Señor de La Mansión Lionhammer fue asumido por su hermano menor Gódric; Se desconoce si tuvo descendencia reconocida en las fronteras, tal como su hermano Shonnor. Fue reconocido como el joven por su rápido ascenso a Teniente-Caballero. Su cabello se puso gris desde muy corta edad porque este rasgo genético lo heredó de su madre: Leonnor Ashencrowe tenía el cabello del color de la plata, tal como se caracterizó a los miembros de esa familia. Fue un ferviente León Blanco y se sospecha que por esto Iván Lionhammer no destacó más en la carrera militar; Se cree que benefició como militar más a sus hermanos que a su primo, a quien consideraba lejano y de "otra casta".

2duczko.jpg

 

Shonnor Lionhammer II:

“El Águila”

De Shonnor II se decía que era idéntico a su padre. A pesar de ser fuerte, decidido y digno del físico de su familia no ingresó a la Caballería de Lordaeron. Aunque no demostró especial talento para montar, Shonnor II, demostró de niño una puntería sobresaliente, por lo que al ingresar en el ejército tras estudiar y cumplir la edad mínima, fue apodado por sus compañeros "El Águila", en honor al ave que representaba el símbolo de los tabardos de su patria y a su puntería certera.

Ingresó a la Legión que comandaron sus parientes como ballestero, pero destacó y muy pronto fue ascendido a Sargento para luego merecer el título de Teniente de Ballesteros y tiradores. Como su hermano mayor asumió votos de pobreza y humildad, y su hermano Igor falleció en batalla fue él, al ser tercer hijo, quien tomó los títulos de su padre. Con el tiempo se convertiría en Capitán de la Legión y Subalterno de su hermano, Igor.

Shonnor sirvió en la primera guerra, pero fue muerto en batalla a los 38 años, por lo que nunca asumió rangos de mayor importancia. Se desconoce si tuvo descendientes, pero se sabe que tuvo una compañera sentimental en las fronteras. Shonnor fue un León Blanco, no se llevaba especialmente bien con los Leones Negros.

2chrfbq.jpg

 

Gódric Lionhammer:

“El Valiente”

Cuentan las crónicas que los descendientes de Lord Paul I fueron los responsables de la terrible disputa entre los Leones Blancos y Negros y en parte era cierto. Los hijos de Paul, gracias a la opinión intransigente de su padre con respecto a los rebeldes Leones Negros, crecieron con una concepción sumamente despectiva con los mismos; Les consideraban una casta aparte. Se dice que gracias a esta actitud, el joven Stanley Lionhammer abandonó para siempre Lordaeron.

Sin embargo, la otra parte de la historia cuenta que, así como Shonnor II e Igor II fueron malos parientes, los humildes Gódric y Ronald acabarían por sentar las bases para que los Leones Negros fueran legitimados en la Casa.

Cuando Gódric nació, jamás se creyó que algún día podría alcanzar los títulos de su padre pues era el menor de cuatro hijos, de los cuales absolutamente todos ya poseían gran renombre político, eclesiástico y militar al momento de él nacer. Por tanto creció sin ínfulas de gloria como sus hermanos Igor y Shonnor. Gódric era un hombre sumamente humilde, disciplinado, desinteresado y generoso que estuvo a poco de tomar la palabra de su hermano Ronald y hacerse Sacerdote, hasta que al final optó por servir a la carrera de las armas siguiendo los pasos de su padre el día que falleció. Gódric amaba a su padre como a un héroe, por lo que declinó el camino de la fe en favor de la espada jurando que algún día sería tan grande como él y su bisabuelo. 

En efecto Gódric llegaría a ser con gran probabilidad el militar más valeroso de su tiempo y el más grande oficial después de Paul I.

Tras culminar sus estudios seculares, ingresó con gran convicción a las filas del ejército donde, al principio, tendría problemas para no dejarse avasallar por sus hermanos ante sus compañeros; Al ser un cuarto hijo, sin mayores aspiraciones que crearse su propio camino, crecía a la sombra de sus hermanos: Grandes militares y oficiales superiores de la Legión a pesar de su joven edad. Sus hermanos, igualmente serían especialmente duros con él para que demostrase su valía. En este tiempo, tendría mayor contacto con Iván V. Lionhammer, uno de los descendientes de Randall y, por ende, considerado un León Negro por los hermanos mayores de Gódric.

Aunque Gódric no se llevaba demasiado bien al principio con aquella facción de la familia, Acabaría tomándole especial cariño a Iván gracias al apoyo que este le dió durante su tiempo como soldado a las órdenes de sus duros hermanos, llegando incluso a apreciarle más que a cualquiera de sus hermanos mayores. Con el paso del tiempo, Gódric comenzaría a brillar por su liderazgo y el cariño que le tenían sus compañeros de armas, por lo que acabaría siendo ascendido hasta Sargento y, con el beneplácito de Igor II, a Teniente-Caballero. Poco tiempo pasó para que fuese ascendido a Capitán tras que el oficial que ocupaba ese puesto fuese reclamado en otras responsabilidades.

Cuando era Sargento nace su primer hijo, quien también llegaría a ser militar con el paso del tiempo: Tarin. dos años más tarde, al ser ya teniente, nace su segundo hijo: Michael I. Cuando llega a Capitán, ya su joven hijo había crecido y fue nombrado teniente del ejército, destinado también a la Legión; compartía el mando de las compañías con un maduro Iván Lionhammer. La relación de fraternidad entre Iván y Gódric también se desarrolló entre su primo y su hijo.

Gódric se perfilaba como uno de los próximos comandantes que daría la familia a Lordaeron gracias a su talento como militar y su incalculable bizarría en el combate demostrada contra los trols del bosque, pero la guerra contra los orcos estallaría. Cuando Ventormenta se encontraba ya sitiada por los Orcos, el alto mando designa a la Cuarta Legión Fronteriza del Norte y a su comandante Igor II como punta de lanza de una expedición que partiría hacia las fronteras del sur para proteger al reino de la inminente amenaza que suponía la Horda. Aquella campaña fue nombrada por su primo "Campaña de las Fronteras" debido al designio y Gódric fue asignado como jefe de la Caballería de aquella Legión.

Cuando la legión llega a las fronteras, la guerra les castiga sin piedad en un primer combate acaecido inmediatamente después de la caída de Ventormenta y el éxodo de los refugiados del Sur. En un intento por proteger a los mismos en las fronteras, los Orcos arremeten contra la Legión y matan ni más ni menos que a Igor II, comandante de la legión y su hermano mayor. Herido de despecho, se enfrasca en la guerra junto a su hijo, su hermano Shonnor II y el buen Iván buscando vengar a su hermano mayor, pero en una segunda batalla, dos días después, Shonnor también es alcanzado y fallece. Sin otros pretendientes al título, Gódric se convertía en el último hijo con vida de Paul I y su heredero.

Y en sus manos estaba la responsabilidad de la Legión, que se encontraba descabezada y sin líderes.

Siguiendo sus instintos, se dispone a luchar con gran ahínco y furia, llegando a hacer retroceder a un enorme ejército orco invasor en una batalla cerca de las fronteras con Stromgarde. Se cuenta que cargó delante junto a Iván, su hijo y quince caballeros más con las lanzas en ristre cuando los Orcos comenzaban a quebrantar sus líneas. Vencieron al enemigo y se bañaron en gloria, pero las heridas que recibiría Shonnor le causarían la muerte en el campo de batalla. Antes de morir y delante de su hijo, tomó por última voluntad abdicar su título en favor de su primo Iván Lionhammer, quien por aquella acción juró proteger a Tarin como si fuese su hijo.

Por su victoria en las fronteras y su gran sacrificio, cuentan las crónicas que Terenas Menethil II se sintió en deuda con la familia y prometió otorgar un segundo título noble a la casa como pago a los servicios del bizarro Gódric; El Señorío de Villa Lionhammer. Aquellas tierras fueron antaño una casa de campo de la dinastía Menethil que fue abandonada y, ante su situación yerma, no tenía mayor valor económico para la corona. De esa forma, Terenas pagó a la familia por el servicio de Gódric y dió un último soplo de vida a la casa, que ya estaba al borde de su desgracia. De esta forma, la línea directa se hizo acreedora de un título noble que la mantenía en un puesto de relevancia dentro de la familia.

Gódric es considerado el mejor de los Caballeros de los Lionhammer por su valor, su humildad, su generosidad y su talento como militar.

Sus hijos fueron: Tarin Lionhammer "El Lighthammer" y Michael I Lionhammer "El Músico".

wj6hb4.jpg

 

Editado por Sacro
  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

lordaerondividerilsylia.png

Cuarta Generación

 

Tarin Lionhammer:

“El Martillo de la Luz”:

Muchos aseguran que el destino de Tarin fue educar a las nuevas generaciones y prepararlas para su supervivencia antes de la caída de la patria, pues todos los Lionhammer que sobrevivien hoy fueron directa e indirectamente educados e inspirados por su ejemplo a trabajar en pro de la supervivencia de su familia. Fue el primogénito de Gódric y por ende el legítimo heredero del título de la Casa. 

Fue sumamente inteligente y talentoso, de hecho su educación fue superior a la de todos sus primos ya que llegó a matricularse antes de siquiera pensar en entrar al ejército. Aprendió filosofía, artes y un sin fin de conocimientos seglares que complementaron su educación como militar posteriormente. Solo cuando cumplió los diecisiete años, es que decide unirse al ejército, en el cual no parecía interesado inicialmente. Se cree que el que cambiase de opinión con respecto a las armas se debe a un desamor que le alejó para siempre de las aulas y el saber. 

Ingresó a las filas del ejército como soldado raso y rápidamente, enfocado solamente en su carrera militar obtuvo credenciales de Sargento, adscrito a la caballería. Su tío Igor II le puso a prueba en muchas ocasiones delante de los demás mandos, así mismo, su padre fue especialmente severo con él para que demostrase su valor y lo lograría, mereciendo el rango de Teniente-Caballero y el título de Sir. Fue destinado por su tío a comandar junto a Iván a la Caballería de la Legión; directamente supeditado a las órdenes de su padre. En ese entonces su padre, Iván y él formaron un lazo fraternal que trascendería las disputas entre Leones Negros y Blancos para siempre. Solo cuando llegó a ser oficial fue que encontraría nuevamente el amor de la mano de la primogénita de la Casa de Sinker, con quien se casó y obtuvo la baronía de esa familia como dote. 

Todo parecía apuntar a que Lordaeron seguiría su rumbo y la familia Lionhammer seguiría comandando la Legión como lo había hecho tradicionalmente cuando el Portal Oscuro se abrió y tanto los orcos, como las intrigas políticas contra la casa torcieron aquél camino. Los orcos, en su sed de conquista, asediaron al vecino reino de Ventormenta y poco a poco comenzaron a destrozarlo. Con aquella amenaza latente, ya cuando las noticias eran más que funestas pues la Horda asediaba los muros de Ventormenta, las fuerzas del rey comenzaron a movilizarse a las fronteras del sur y la Cuarta Legión de las Fronteras no fue la excepción... Incluso, había sido seleccionada como vanguardia en la defensa en las fronteras con Stromgarde. Sin embargo, el ejército no estaba preparado para enfrentar a un enemigo como aquél y en las primeras batallas fueron muertos gran parte de los oficiales de la Legión, entre ellos, sus tíos Igor y Shonnor. 

Con solo algunos oficiales vivos (entre los que se encontraban él e Iván) su padre, Lord Gódric, organizó la defensa de las trincheras donde se encontraban y ofreció batalla a los orcos. Aunque vencieron a aquél enorme ejército que atacaba, su padre fue herido de muerte y ante él, abdicó su título en favor de Iván Lionhammer. Iván le juró protegerle con su vida y desde entonces el título de la Casona pasaría a formar parte del haber de la rama femenina de la casa. 

Por el valor demostrado por Gódric, el rey recompensó a la casa con un título más, que Tarin abdicó en favor de su hermano, Michael I Lionhammer "El Músico", ya que él era barón de Sinker y su hijo tenía asegurado un haber superior al que poseía su familia. En esta época, la Orden de la Mano de Plata es fundada y azuzado por su tío Ronald Lionhammer y el propio Iván, se ofrece para conformarla. En poco tiempo fue armado caballero de entre la primera generación de paladines que surgió tras los cinco primeros como pupilo de Iván. 

Cuando inició la Segunda Guerra, motivado por sus ideales patrióticos y de honor marchó a la batalla junto a su esposa, su más cercano amigo Sir Frank de Lightstorm y su primo Iván; todos a la cabeza de una sección de la Caballería del Rey al mando de los Caballeros de la Mano de Plata. En ese tiempo dejó atrás a su primer hijo: Paul II Lionhammer "El Sacro", en manos de su hermano como mentor mientras durase su ausencia. Ya en el frente un par de años más tarde e iniciada la Segunda Guerra, Tarin yace con su mujer y engendran a su segundo hijo: Lightbrand Lionhammer "El Altivo", quien nacería  en algún lugar de Stromgarde o el Khaz´Modan. Sin embargo, la muerte sorprende a la joven pareja en una emboscada, de la que salva Sir Frank Lightstorm al segundo hijo de Tarin y en medio del caos, desaparece. Desde entonces Iván los creería muertos y pierde la fe en la luz. 

Se cuenta que antes de partir al frente durante la Segunda Guerra, La Quinta Generación Lionhammer fue enseñada por Tarin cuando estos eran niños a sobrevivir y prevalecer, a creer en el honor y servir con lealtad a la luz, por ello se le recuerda como el mentor espiritual de esa generación y el artífice de su supervivencia. Es un León Blanco ejemplar, tomando en cuenta su accionar.  Se dice que en el tiempo que estuvo en Lordaeron antes del inicio como tal de la Segunda Guerra, Tarin logró acercar definitivamente a ambas facciones familiares (Leones Negros y Blancos) y desde entonces abandonaron las disputas dinásticas. Desde entonces las facciones pasaron a convertirse (al tener todos derechos a los títulos de la casa también) en conceptos filosóficos y morales de interpretación de los códigos familiares. Gracias a él quedaron atrás las pugnas dinásticas. 

 

2lu47tk.jpg

 

Michael I Lionhammer:

“El Músico”:

Michael nació dos años después que Tarin. A diferencia de su hermano mayor, Michael obtuvo una sensibilidad y creatividad sobresalientes, por lo que muy pronto tomó afición por la música y aprendió a tocar la laud de forma autodidacta. Mientras estudiaba las ciencias seculares, Michael acabó por decantarse por las artes y se convirtió muy pronto en compositor y en un potente tenor, ejecutante de un sinfin de instrumentos como la guitarra, la lira, la flauta, el violín, el piano, entre otros. Cuando cumplió los veinte años se matriculó como profesor de historia y artes en las academias de Lordaeron. Aprendió poesía, Teatro, Pintura y Literatura además de su vocación, lo que le permitió escribir sus propias canciones, cantarlas y actuarlas. Esto, le comenzó a ganar fama en Tirisfal. La influencia familiar en la corte y su prestigio alcanzado como músico le permitió formar parte de las orquestas reales y los grupos musicales del rey, llegando incluso a ostentar la  dignidad de maestro de capilla y director de las orquestas de su Majestad por un lapso de dos años.

Tras dejar aquél prestigioso puesto se dice que llegó a enseñar a varios hijos segundones de la nobleza de Lordaeron sobre música y es en esta época cuando conoce a su esposa; Lady Lisa de Kelson, una joven de su edad que acabaría enamorándose de él de forma correspondida. Con el paso del tiempo consumaron su matrimonio y de él, nacieron Pablo y Alejandro Lionhammer, de tres años de diferencia respectivamente uno del otro. Mientras su hijo crecía, intentó guiarle por el camino de la música y el muchacho acabó haciéndose talentoso en la guitarra, pero acabaría prefiriendo el camino de las armas siguiendo los pasos de su tío Tarin, para despecho de su padre.

Sin embargo la situación se complicaría tras el final de la Primera Guerra y el inicio de la Segunda; Las intrigas políticas contra la Casa Lionhammer causaron que la familia fuese víctima de un ataque en el que se buscaba acabar con todos sus herederos y el cual fue evitado por su hermano y por Iván. Lamentablemente en ese ataque le arrebatan de las manos a su esposa al pequeño Alejandro y este acabó creciendo lejos de su familia. Así mismo,  se ve en la obligación de dejar de lado su pasión para asumir deberes políticos para con su familia al morir su hermano y convertirse en el asesor  de Iván Lionhammer (patriarca de la familia) en la época más caótica para la Casa. Iván Lionhammer, afectado por la guerra, tomaría muchas malas decisiones que llevarían a la familia al borde del desastre de no ser por su desaparición repentina el día que desheredó a su hija Susan Lionhammer y dejó en manos de Michael el patriarcado. Con bastante sabiduría logró dirigir los pasos de la casa, mantener sus títulos y junto al apoyo de su primo Albert pudo recibir como dote los títulos de la Villa Lionhammer para sí, como pago por el sacrificio de su padre en combate. Supo convertir a esas tierras en una base de recursos que permitió a la familia no quedar en la pobreza y mantener cierto prestigio hasta la llegada del Azote de Lordaeron.  También guió y disciplinó a la rebelde Susan Lionhammer a través de la música y logró convertirla en una señorita, destinada a las Cortes como doncella hasta que le permitieron hacerse militar tras la desaparición de su padre. Cuando el Azote llegó y la familia se desbandó, se le creyó muerto.

Se supo de su supervivencia gracias a que fue él quien rescató a su nuera Catherine Belfontaine del psicopata Nate Graham; soldado de lordaeron que cayó en la sombra y fundaría un culto sombrío en el norte tratando de secuestrarla para oscuros fines en el sur. Gracias a que pudo amasar los pocos tesoros que existían aún en Villa Lionhammer, logró adquirir una vivienda propia en los suburbios de Ventormenta, donde actualmente reside.

Se casó con Lisa Kelson, Sacerdotisa de la Luz. Sus hijos son:

Pablo Lionhammer “Sanctus” y Alejandro Lionhammer "El Devoto".

 

ehyqlc.jpg

 

Merissa Lionhammer:

“La Inocente”

De Merissa se dicen muchas cosas y entre ellas, que creció rodeada de traición, calumnia e infamia sin ella quererlo. Por esa razón fue apodada muy pronto como la "Inocente". Merissa tuvo los rasgos característicos de su familia (piel morena, cabello negro liso y espeso y ojos verde-esmeralda) y se dice que era muy parecida a la difunta Rose Lionhammer. Fue educada con esmero en las cortes y de hecho se perfilaba como la próxima doncella de la Casa, sin embargo, eran tiempos tempestuosos para la Casa y su nombre se encontraba bastante mancillado gracias a su padre; Un hombre que había traicionado a la Corona meses antes del casamiento con su madre, la hermosa Clara.

Consciente de la situación de su familia y lo importante de su papel en la corte, Merissa se cuidó mucho de elegir un pretendiente apropiado y de ser una dama ejemplar, pero acabaría cayendo en los requiebros de un Caballero venido a más que provenía de Mano de Tyr. Las crónicas no cuentan nada sobre él y su nombre exacto ya que fueron borradas por la familia pero se dice que Merissa, embelezada por sus galanterías y cariño, acabó perdidamente enamorada y ccontrajo nupcias con aquél Caballero con la bendición de su madre. Cuando la guerra contra Ventormenta estaba en su pleno apogeo, nacería de este matrimonio Lionel Andrew Lionhammer "El León Negro".

Todo parecía que acabaría bien para la joven Merissa (de apenas unos quince años), sin embargo la guerra y el negro corazón de su esposo le jugarían en contra una vez más a su familia. Cuando los Orcos comenzaron a azotar directamente las fronteras de Lordaeron Terenas fundó la Alianza de Lordaeron, que estaba destinada a luchar contra el inminente avance de la Horda en los años de la Segunda Guerra. Pero cuando la situación era más desesperada, los alzamientos en Mano de Tyr reclamaron al esposo de Merissa en aquellas tierras para tratar de someter los alzamientos. Lo que nadie sabía, es que aquél díscolo hombre de armas había apoyado con fervor los alzamientos, con la intención de enriquecerse y por simple ambición ya que era sensible al Reino de Perenolde; poseía señoríos en las montañas de Alterac. 

Cuando Uther el Iluminado descubre el complot, uno de los primeros en ser capturado es este hombre e inmediatamente las autoridades reales comienzan a investigar a los Lionhammer gracias a la presión ejercida por varios de sus enemigos políticos. Para cuidar el ya dañado nombre de la familia Merissa reniega de su marido y solo reconoce el apellido materno a su hijo. Se ve, por sugerencia de su tío Albert, en la obligación de alejarse de las cortes y dedicarse a administrar el negocio de la familia alejada por completo de la vida pública de la casa hasta el día de su muerte. Según se cree, desde entonces se obcecó en castigar a los enemigos de la Casa por la infamia a la que la habían sometido entrenándose en las artes del subterfugio de la mano de su tío. Se cree que fue una gran agente del Reino en la época final de la guerra y sustituyó bastante bien a su tío cuando este desapareció.

Desde entonces, ninguna de las mujeres Lionhammer volvería a asumir el puesto de Dama o Doncella de Cortes, sino más bien serían las esposas de los hombres de la familia quienes atenderían estos asuntos ya que el prestigio de sus Casas Nobles era mucho más notorio que el de las doncellas de Lionhammer. Actualmente esta situación sigue respetándose. Merissa es considerada junto a su madre una Doncella de la Inocencia, gracias a que sus malas decisiones causaron una temproada de declive para la Casa en Lordaeron.

Aunque fue una chica inocente de joven, la situación que vivió con su esposo la hizo una mujer fría fuera de la ya prácticamente inexistente vida pública que tenía y su compartir con la familia. Se valió de la intriga junto a Albert para destruir a sus enemigos... Se sabe a su vez, que fue Merissa la aya de Susan cuando su madre murió y que llegó a amamantarla al estar Lionel muy pequeño todavía cuando ella nació.

 

El hijo de Merissa acude al nombre de:

Lionel Lionhammer “El León Negro”.

 

 

2zq53t5.jpg

 

lordaerondividerilsylia.png

Quinta Generación

 

Pablo Lionhammer

"Sanctus"

 

 Nace en el año 2 después de la apertura del portal oscuro en la Ciudad Capital de Lordaeron. Creció sin conocer a su hermano Alejandro viviendo una vida, aún como noble, bastante difícil por los sucesos de la Segunda Guerra. Recibe en esta época una educación privilegiada de la mano de su erudito padre, quien no solo le enseña a leer, escribir, matemáticas, historia y geografía, sino que le instruye en los caminos de la música, predestinándole un futuro prometedor entre los músicos de palacio. A los ocho años sus padres marchan a "Villa Lionhammer"; Las últimas tierras que otorga el Rey a la familia como pago a los actos valerosos de su abuelo Lord Gódric y donde vive el resto de su infancia aprendiendo de las actividades de labranza de los campos hasta los diez, cuando es llevado por su tío Iván al Monasterio de Lordaeron a iniciarse en los caminos de la Luz en la Orden de la Mano de Plata. Cinco años después es juramentado Paladín a muy corta edad; A su vez, como hijo de nobles es nombrado Teniente en Lordaeron.
Posteriormente se ve obligado a luchar contra el azote y es relevado de sus cargos al negarse a participar en la Matanza de Stratholme. Con la Orden desbandada y el reino en ruinas se une a una caravana de gente que huye a Ventormenta con algunos otros caballeros desbandados. En Ventormenta cuelga su estola bastante marcado por los horrores de la guerra y su conexión con la Luz mengua haciéndole perder sus habilidades. En Villanorte, lejos de la guerra y los conflictos, desmoralizado y entristecido por la caída de su patria es donde se radica durante cuatro años trabajando en la Abadía como jornalero en los cultivos, Mampostero, Obrero y Leñador. Tras aquellos cuatro años, en los que logra reunirse con su familia (Los más jóvenes de esta inicialmente; Lionel, Paul y Susan Lionhammer) renueva sus ánimos jurando junto a sus seres queridos recuperar la vieja gloria familiar y tras el llamado a las armas de la Alianza contra el Rey Exánime, se une a la lucha como un soldado más y va enterándose de la supervivencia de más de sus parientes. Su tío Iván, su propio padre y su también tío Stanley  sobrevivieron en los restos de Lordaeron y Ventormenta respectivamente.

Convencido del nuevo destino que le deparaba a él y a su familia la Luz,  lucha en distintas campañas militares como la campaña a Quel´Thalas, las tres primeras fases de la guerra en Northrend y la Campaña contra Entrañas que fue realizada tras el desastre de Angrathar. Destaca sobre todo en los combates de Hibergarde, donde es ascendido a Sargento y donde sus actos le granjean gran prestigio en la carrera de las armas. Como versado militar, organiza a petición de sus mandos La Campaña de Mantenimiento del Orden en el Reino de Ventormenta, que sería una de sus más grandes hazañas como Sub-oficial del Ejército. Participa en las dos fases de la Campaña de Colinas Pardas satisfactoriamente (la primera como oficial de ejército donde su acción le aseguró a la Alianza el acceso a recursos de madera y petróleo en dicho lugar y la segunda como Sir Paladín pues fue deshonrado en el Ejército), La Batalla por Zul´drak como voluntario bajo el Mando de la Cruzada Argenta donde entrega documentos secretos del Azote él mismo a Tirion Fordring y dirige satisfactoriamente el rescate de Wolvars capturados por la plaga en el sitio. Destaca también su acción en la batalla del Confín Argenta donde muchos de sus rencores contra viejos enemigos quedan atrás, convirtiéndole en un hombre más abierto en cuanto a diferencias raciales. Destaca en la campaña por la isla de la conquista, lugar en que se enfrenta a enemigos como la horda y demonios.  Cabe destacar que tuvo un desliz como hombre en la primera invasión al norte, teniendo que redimirse tras ello con una vida ascética jurando que no conocería mujer alguna hasta que pudiese contraer nupcias con una buena dama. En ésta época de errores terribles y deshonrosos se percata y reconoce que se ha alejado de la doctrina del Paladín tras lo ocurrido en Lordaeron y es cuando comienza a madurar y a internalizar nuevamente la filosofía de la luz de la mano de su viejo amigo Sir Filler de Grual, el cual le ayudaría  a re-encontrarse con las Virtudes y el Código de Honor del paladín durante el transcurrir de los primeros meses del conflicto contra Arthas. Cuando se llama al ejército para realizar la Campaña de Hibergarde se enfrenta probablemente a una de las etapas más difíciles de su vida que le obligan a madurar a la fuerza debido a los terribles males que acontecieron durante toda aquella cruenta batalla; Puerta de Cólera, el asedio a Hibergarde por parte de la Plaga y el Priorato de Angvar, la muerte de gran parte de su pelotón y grandes oficiales en las terribles batallas que se acontecieron, la traición de Iñigo Montoya, el primer rechazo de Catherine al este confesarle sus sentimientos de forma muy precipitada y un sinfín más de sucesos terribles que pusieron su tenacidad y voluntad a prueba. Sin embargo, Pablo no considera los sucesos duros de Hibergarde como algo malo, pues gracias a aquellos sucesos consiguió madurar, forjar lazos de amistad con grandes hombres que le enseñaron el concepto del verdadero honor y el deber que ha de asumir un oficial al comandar y le permitió comprender la verdadera esencia de la filosofía de la Luz recuperándo su vinculo con esta ya que acude a él tras muchos años de haber abandonado la estola en Lordaeron. Desde entonces su vínculo y devoción se fue reforzando con el paso del tiempo.


Obtuvo desde entonces cargos militares demostrando sus talentos para la guerra como Sargento del Ejército de Ventormenta, Capitán y Coronel de la Caballería Inquisitorial durante la guerra Civil Regionera en la época de la Ventisca y Cargos eclesiásticos como Sir Paladín de la Iglesia de la Luz, que ostentaría de forma ininterrumpida desde que abandona las filas del Ejército convencido de que su deber era con la Iglesia de la Luz y la Mano de Plata.

Tras los sucesos de la ventisca contrae matrimonio con su esposa, Catherine Belfontaine y tras la tercera fase de la Guerra contra el Rey Exánime en el norte, nacen sus dos hijos mellizos: Michael y Amalie Lionhammer. Es tras la Guerra de la Ventisca que comienza a cuestionarse si su deber como paladín estaba en el bando correcto sirviendo al Ejército, por lo que acaba por decantarse a servir a su familia y a su pueblo siguiendo sus convicciones tras reflexionar profundamente luego de que se cometieran severas injusticias para con su persona durante el ejercicio de su deber como Sargento, llevándolo a asumir la deshonra como desertor como cénit de aquellas conjuras en su contra. Podría decirse que esta es la fase más dura de su vida, en la que las traiciones, las humillaciones y las rivalidades con viejos oficiales que le detestaban le obligaron a vivir alejado de Ventormenta en compañía de su familia en Theramore, para luego volver al Reino decidido a limpiar su honor como Caballero de la Iglesia hasta que felizmente, tras largos esfuerzos y abnegados servicios al Reino como Paladín recupera su Honor ante las leyes y autoridades militares, que acaban por reconocer su valor tras la Campaña por la Isla de la Conquista, donde destacó como crucial para la victoria de la Alianza en dicho lugar.

Tras los sucesos de la Isla de la Conquista, donde se enfrenta a la Horda y al mismísimo Mal´ganis cuando este se manifiesta como el verdadero líder del Embate Escarlata en el Norte, le entregan una casa Solariega por sus servicios en Villanorte y en ella se instala su familia en vísperas de lo que sería la última fase de la guerra contra Arthas; El Asedio a Corona de Hielo.

Cuando se abre la Brecha e inicia el Asedio a Corona de Hielo participa activamente en la campaña sin mando alguno, sirviendo bajo los designios del Veredicto Cinéreo. Participa en la Conquista de la Ciudad de la Plaga y la toma de las puertas de Mord´rethar y Corp´rethar sobre el Rompecielos y el asalto a pie. Es nombrado campeón de Ventormenta durante el Torneo Argenta y es elegido para combatir en el ascenso a la Corona de Hielo, donde comanda una vez  máshasta los ejércitos de la Alianza; Los mandos del Veredicto le asignan el mando de las fuerzas de la Alianza durante la toma de los salones inferiores de La Ciudadela, donde activa fue su participación en la destrucción de Lady Susurramuerte (tal como sucedió en Naxxramas contra Kel´thuzad) y Lord Tuétano a la cabeza de la mesnada. Sir Pablo Lionhammer recibe un último llamado a cumplir su deber en la fase final de la guerra, combatiendo una vez más como voluntario de la Cruzada en la Vanguardia Argenta, donde la Luz interviene salvando el alma del valeroso Cruzado Brindenbrad y Sir Pablo, junto a algunos de sus más fieles camaradas de armas (como Filler de Grual y Glathar Teeran) presencia uno de los más grandes milagros de la Luz, afianzando su fe y su certeza de que la Guerra acabaría pronto.

En el Muro de las Calaveras, Pablo proclama un inspirador discurso que renueva los ánimos y marcha posteriormente hasta el Alto de Libramorte bajo el mando de Lord Colmillo Saurio y Tirion Fordring. Fue elegido de entre los más valientes para ascender al Trono de Hielo, donde se enfrentó junto a sus compañeros al Rey Exánime y donde este, tras tantos años de maldad, es ajusticiado. En esta época se debate el colgar la estola para dedicarse a su familia y a la crianza de sus hijos, sin embargo los peligros no cesarían ya que el advenimiento de Alamuerte, sus esbirros cultistas y los presagios del fin de los tiempos se lo impedirán. Luego de la Guerra contra Arthas, vuelve a levantar sus armas tras el Cataclismo y la invasión Elemental causadas por los esbirros de Neltharion. En esta época su familia vuelve a perder su hogar debido al ataque de los Roca Negra sobre Villanorte.

Tras los sucesos de Infralar y lo que ha descubierto la Alianza en las profundidades con respecto a su nuevo enemigo, el Paladín se ha aprestado a participar en la defensa del Reino contra el Culto del Martillo Crespucular convenciéndose de que es imposible para él dedicarse a una vida alejada del deber en tanto sigan existiendo enemigos que atenten contra su pueblo. Tras sus grandes hazañas en el Norte, su prestigio dentro de las filas de la Orden ha crecido lo suficiente como para que Lady Lyriah Windriel y sus superiores inmediatos delegaran acciones de dirigencia en las misiones de la iglesia. Así mismo, ha participado en algunas delegaciones diplomáticas junto a Lady Lyriah, permitiéndole adquirir conocimientos y experiencia diplomática de la mano de una de sus más grandes amigas.

Sus últimas participaciones importantes en conflictos han sido la Campaña militar de Ventormenta sobre Petravista y Crestagrana, La Misión Diplomática de la Iglesia enviada al Monasterio Escarlata, la Batalla por Andorhal, donde participó activamente junto a Lyriah Windriel en una investigación que descubriría a algunos traidores de la Cruzada Argenta aliados a un oscuro Señor del Terror, culpable de la corrupción de la Cruzada Escarlata, la Campaña contra la Rebelión Zandalari y la reciente Campaña de las Estepas Ardientes, donde dirigió a los ejércitos de Ventormenta contra la Horda Oscura destacando a la cabeza del mando de la Caballería del Reino y la vanguardia en la batalla final contra la Horda Oscura y que le valieron su reciente nombramiento como Lord Paladin de la Mano de Plata y un puesto en el alto consejo de la Iglesia. En la actualidad Pablo se erige como el Nuevo León de los Lionhammer (la cabeza de la familia de facto) y teniendo una posición más estable en Ventormenta como poseedores mayoritarios de la finca Bauernhoff, se dedica a recuperar e instaurar los títulos de su familia reforzando su alianza con la Casa Kriegsbaren, afín a sus conceptos de honor y principios nobiliarios. 

Es el portador del Martillo de la Luz y el Aegia do Lux (Reliquias y armas familiares). 

Los que conocieron el poder de Tarin Lionhammer dicen que si no lo ha hecho ya, muy pronto pablo superará a su tío.

2ylpyls.jpg

 

Lionel Lionhammer:

"El León Negro"

Es el único hijo del matrimonio de Merissa Lionhammer y su esposo, quien fue borrado de las crónicas familiares por razones más que justificadas. Creció bajo la tutela de sus tíos y su madre luego que su progenitor fuese declarado traidor, por ello lleva solamente el apellido materno. Sigue a Pablo en mayoría de edad; es bien sabido que culminó sus estudios seglares y se matriculó como historiador a muy temprana edad y se dedicó con mucho esmero desde entonces a compilar los datos históricos del árbol genealógico familiar complementando la investigación de su antecesora. No sirvió al ejército, pero aprendió las artes de la herrería de sus parientes; sus primos aseguran que su talento es excepcional en la forja. Se cuenta que Albert Lionhammer le enseñó su estilo de lucha y el uso de armas de fuego poco antes de desaparecer y que este conocimiento terminó complementándolo su propia madre, quien también le inculcó las mañas del negocio y el comercio, aunados a un conocimiento profundo de las manías e intrigas palaciegas.

Lionel se perfilaba como un comerciante y maestro herrero en ciernes cuando el Azote de Lordaeron empezó. Sobrevivió escapando por los bosques del este de Lordaeron hacia las montañas de Alterac y desde ahí huyó al sur parando en Menethil, donde por necesidad se puso al servicio de un magnate mercante como espada a sueldo, armero e informante. Esta situación le  obligó a ensuciar sus manos en los turbios bajos mundos de los puertos de Menethil hasta que, muerto su "benefactor" en aquellas tierras en extrañas circunstancias, decide partir al sur en busca de redención y nuevos horizontes reencontrándose con sus parientes.

Tras la caída de Lordaeron y el establecimiento definitivo de la familia en Ventormenta se dedicó con tesón a refundar el tradicional negocio familiar basado en la forja de armas, la joyería y la peletería, estableciéndose en Crestagrana. En las bermejas montañas del este su herrería comienza a florecer hasta que se ve interrumpido el auge del negocio por el conflicto interno de la guerra regionera durante la Ventisca, en el cual al negarse a entregar a uno de los bandos enfrentados varios envíos de armamento destinados a la capital le es quemada su herrería hasta los cimientos. En esta época su primo Paul se une a él y se hacen inseparables, tomando la decisión de establecerse definitivamente en Theramore y refundar una vez más la herrería Lionhammer para siempre.

Por un tiempo la Casa principal de los Lionhammer fue la residencia de Paul y Lionel, hasta que por fin Pablo adquiere terrenos en Ventormenta, haciendo entonces ese nuevo hogar la principal propiedad de la familia.

Se sabe que ahora mismo emula el papel de su tío Albert  en la familia, pues ha sido garante de la defensa de sus intereses comerciales desde hace tiempo. Lionel es un hombre frío por naturaleza, pero empático con sus parientes y cariñoso cuando corresponde, leal únicamente al apellido Lionhammer. Después de Susan, es con toda probabilidad quien podría asumir el liderazgo familiar en caso de no estar ninguno de los dos actuales líderes de la Casa.

 

33fdjsz.jpg

 

Paul Lionhammer II:

"Sacro"

Es único León Negro perteneciente a la descendencia directa del primogénito del legendario Shonnor I. Nació en Lordaeron y creció bajo la tutela del egregio Tarin Lionhammer, su padre. Es el tercero en mayoría de edad y sería heredero por legítimo derecho a la dote de Mansión de Sinker, de la que su padre fue señor durante algunos años, sin embargo la caída de Lordaeron cambiaría esta situación, dejando a Paul como el legítimo heredero y pretendiente de los títulos de la Casa de Sinker hasta que el reino sea recuperado.

Tras cumplir con sus estudios seculares básicos sirvió como sargento de la legión real de Lordaeron a muy corta edad y tras la muerte del Rey Terenas a manos del Príncipe Caido Arthas Menethil huye con su prima de Brill tras ser derrotado el ejército al que estaban asignados por las fuerzas de los muertos vivientes. Susan y él viajan a Costasur protegiendo una de las pocas caravanas de refugiados que sobrevivió a la destrucción de la capital y al llegar ahí los mandos que reorganizaron el destruído ejército en milicias provinciales que protegerían las villas de la región les licencian del deber, permitiendo que ambos muchachos tomasen la difícil decisión de viajar hacia el sur, a Ventormenta. Ya en el reino del sur y con el paso del tiempo Paul ingresa nuevamente al ejército de Ventormenta en calidad de voluntario al reencontrarse con su familia, inspirado por Pablo; En vísperas de la invasión de la plaga al reino de los Wrynn. En esta época, por su sacrificio como uno más, obtiene la oportunidad de licenciarse.

Siempre fue incapaz como militar, a diferencia de sus otros parientes y su propio padre. Paul no tenía compromiso y es en extremo caritativo, por lo que tras dejar su plaza en el ejército, su corazón idealista es arrastrado por el de un compañero de armas y juntos parten en busca de formar una orden de caballería en el norte que buscase hacer justicia en donde los soldados del rey no podían. Sin embargo es traicionado y abandonado en Thelsamar; Loch Modan por su propio compañero a falta de apoyo, insumos y dinero por lo que el joven vaga por las montañas, atravesándolas hasta llegar a Crestagrana donde se encuentra con Lionel y decide iniciar una nueva vida con él convirtiéndose en asistente del negocio y un muy capaz mercenario.

Durante su estancia en las montañas y su vida de ermitaño aprende la caza, el desuello y la venta de pieles; conocimientos que profundizó tras la vuelta a Crestagrana y la unión con su primo Lionel, quien gracias a sus contactos conocía buenos curtidores que pulieron sus conocimientos en el área. Es entonces cuando la herrería vuelve a tener en su haber el trabajo del cuero como parte de sus manufacturas y producciones. Gracias al conflicto de la Ventisca se ve obligado a irse con Lionel a Theramore y allí, lejos de Ventormenta inicia una vida tranquila en el negocio familiar como  curtidor de pieles y cuero. Su hermano es Lightbrand Lionhammer “El Altivo”, al cual conoció en Theramore durante su estancia en dicha ciudad con Lionel. Es un león negro pues constantemente apoya a Lionel y dejó por ideales propios el ejército, en contra de lo que se esperaba para él.

 

xodwte.jpg

 

Susan Lionhammer:

"La Leona de Lordaeron"

 

La joven Susan nace en los momentos cumbres de la Segunda Guerra. Es Hija de Iván Lionhammer y la enigmática Susan Leonhart. a diferencia de sus primos, ella obtuvo gracias a su madre una casi perfecta comunión entre lo foráneo y lo delicado en sus facciones, la piel un tanto más clara que la de sus familiares y los ojos de un potente ambarino o citrino, que al brillar con el sol podría decirse que el oro se encuentra engarzado en su mirada. En honor al amor que Iván tenía por su amada, nombró Susan a su pequeña, debido a que su madre había muerto durante el parto: A su progenitora se le había pronosticado delicado parto, pues los médicos habían indicado que no era apta parar parir y contra todo pronóstico, había salido encinta.

De niña creció rodeada como noble de modestos lujos (Pues la guerra impedía holgadez económica) y una educación privilegiada en compañía de sus familiares, pero la vida de cara a la corte que vivía la casa Lionhammer no era más que una terrible careta. Su infancia estuvo rodeada de imposiciones, maltratos y la temible intriga de algunas casas rivales de la familia, que amenazaban con acabar por fin con su presencia en las cortes, debido a los desaciertos de algunas de sus doncellas al elegir malos maridos-Todos traidores a la patria o cobardes- y el cada vez más mellado erario de la familia debido a los aportes de esta en la guerra y el alza de impuestos para mantener los campos de internamiento tras la destrucción de la Horda. Fuera como fuere, La guerra había sido dura para la familia, en especial para el padre de Susan, quien en un errado intento de alejar a su hija de la guerra trabó alianzas con pérfidas casas imponiéndole matrimonio y la imposibilidad de aprender el arte de la espada, a razones de maltratos, gritos e indiferencias como progenitor. Los Lionhammer habían dejado atrás la época de las doncellas guerreras y quisieron imponer a la pequeña bien fuera ser una dama de las cortes, parte de la Iglesia como Sacerdotisa o incluso, movieron sus influencias para tratar de instruir el camino de la magia a la rebelde Leona, que nunca se adaptó a ese estilo de vida; Había crecido entre varones y eso le había influenciado de manera tal, que su más ardiente deseo era el de ser una gran Guerrera como lo había sido su tía Janie Lionhammer; una gran ancestra que destacó en las guerras de su tiempo sirviendo a la Primera Legión de Lordaeron. Susan desarrolló un carácter independiente, gran autoconfianza y un valor tal que le granjeó la enemistad y repudio de gran parte de las muchachas de su edad, motejándola de marimacho en más de una ocasión aún cuando jugaba con muñecas y al té como cualquier otra niña de su edad. Solo hasta que cumplió diez años y conoció el mundo fascinante de las artes y la música a través de su tío Michael I fue que sus bríos se sosegaron. 

Disciplinada por la música y el canto, aprendió de modales y modos con los que una niña debía comportarse en la corte, filosofía, lectura y escritura, apoderándose del conocimiento y entendiendo que este era necesario para hacerse digna ante la sociedad. Comenzó pues, a comportarse como una señorita de modos gentiles y delicados y comenzaba a perfilarse tal como se le había impuesto, aún cuando en su corazón sus deseos eran otros. Pero sus deseos y más ardientes pasiones aflorarían nuevamente tras que Iván Lionhammer cometiese el más terrible acto de crueldad que un padre podía consumar contra su única hija. Obsesionado con alejarla de la carrera de las armas y de los varones de su casa, quienes pensaba estaban influenciando a la muchacha de más, intentó hacer creer ante la nobleza que su hija tenía edad casadera aún cuando no poseía tal edad. Años atrás, su padre había acordado el matrimonio de Susan con el joven heredero de la Casa de Hoffenhozen; rivales ancestrales de la familia, todo con la finalidad de cesar la infamia y los conflictos entre ambas que tanto le habían costado a sus parientes. El día de su cumpleaños número catorce (que hicieron pasar como su quinceavo cumpleaños) el heredero de los Hoffenhozen y su futuro marido intentaría abusar de ella infructuosamente, pues la muchacha se defendería. Lejos de ser protegida por su padre, este le abofetearía causando la más terrible disputa familiar que jamás se había visto en la familia. 

Cancelado el matrimonio por el "ultraje" que la muchacha profirió contra su futuro esposo, Iván Lionhammer fue enfrentado por su hija y los más jóvenes de la familia, que evitaron que el veterano la lastimase. Preso de la rabia, el anciano paladín desaparecería esa noche, dejando atrás a su hija y a sus parientes pues no podía controlar más sus emociones tempestuosas. Su padre, había perdido la conexión con la luz al haber perdido la fe cuando tantos parientes suyos murieron durante la Segunda Guerra, razón por la cual, en un intento errado de cuidar a su hija, la sometería: la muerte de su esposa pesaba en su consciencia y no pudo superarlo hasta muchos años después. Ese día, Susan intentaría huir para siempre de su hogar a la vez, sin embargo el apoyo de su primo Pablo le haría cambiar de opinión; su familia, habiendo marchado Iván y habiendo sus demás contemporáneos convencido a los adultos de la situación, accedieron a dejarla unirse al ejército. 

Reclutada por Paul, que en ese entonces era Sargento de la Primera Legión de Lordaeron, inició sus caminos en la carrera de las armas como había soñado desde su más tierna infancia. Con un futuro prometedor en aquella institución, la Leona de Lordaeron alcanzó en apenas tres meses el liderazgo de su unidad como soldado de primera clase bajo el mando de su propio primo Paul. Pero todo aquello cambiaría cuando el Azote cae sobre Lordaeron.

Con apenas catorce años, se entera de las terribles noticias del Este donde la plaga se había cobrado ya grandes ciudades, pueblos y a gran parte del Ejército. Su unidad comienza a prepararse para la defensa de Tirisfal como reserva al ser una de las fuerzas más noveles que poseía el ejército en el mismo momento en que se sucede la Matanza de Stratholme. El día que el Príncipe de Lordaeron partió hacia el norte con gran parte de la élite de Lordaeron es incorporada al servicio activo defendiendo los remanentes de Tirisfal, llegando a enfrentarse con pequeñas avanzadas de muertos vivientes que intentaban penetrar los últimos reductos de Lordaeron que quedaban en pie; Estos reductos fueron incrementándose hasta el punto de ser incontenibles y su unidad se retira a Brill, donde se enteran de los crímenes terribles de Arthas, que había llegado hacía muy poco a la patria una vez más. Cuando el príncipe asesina a su padre, su unidad se enfrenta a las bestias de la Plaga en Brill donde las  fuerzas de Lordaeron son batidas por la plaga y en retirada, logra escapar hacia Trabalomas donde los oficiales que habían sobrevivido y defendían el costeño pueblo de Costasur deciden licenciar a los remanentes del ejército que lo deseasen y es, dolorida, desmoralizada y con el corazón roto, que la Leona de Lordaeron abandona su patria junto a Paul, creyendo que todos sus parientes, su hogar y lo que antaño les representaba estaba perdido. Marchan pues, al sur junto a otros supervivientes: A Ventormenta. 

Vivió junto a Paul y varios refugiados en una pensión del Casco Antiguo, donde se lamentaba de lo sucedido, hasta que un feliz día Paul le trae la buena nueva de que había encontrado a Pablo y a Lionel en la ciudad. Su corazón late con mayor fuerza y junto a sus parientes, juran en la plaza de la Catedral revivir el pasado que tuvieron en Lordaeron, convencidos de que la luz les tenía un designio divino. Con ánimos renovados, Susan se une a sus primos en la Abadía de Villanorte, donde enseñaba a leer y escribir a los pequeños refugiados que ahí habían llegado con la finalidad de encontrar un futuro mejor. Tras el ataque de Arthas contra las capitales del mundo, Susan se une a la milicia que defiende Villanorte y es en ese momento cuando recupera aquello que se le había perdido: El deseo de Luchar. Cuando la Alianza llama a las armas para luchar contra la Plaga, Susan se une al llamado unos meses más tarde, tras convencer a Pablo de dejarla luchar. 

Es en Ventormenta donde comienza a destacar como militar, luchando en la campaña contra Entrañas tras el desenlace terrible de Puerta de Cólera, lucha posteriormente en campañas dirigidas por su primo para mantener el orden interno de Ventormenta y se hace una intransigente defensora de las leyes como Guardia Urbano de Ventormenta. Tras mucho tiempo, Pablo acaba por permitirle partir hacia Northrend donde la muchacha destaca en la Segunda Campaña de Colinas Pardas enfrentándose al culto del lobo. La muchacha es enviada a casa por su primo, quien en un intento de defenderla le evitó por mucho tiempo que entrase en combate directo contra la Plaga, enviándola siempre a las líneas de retaguardia, sirviendo como apoyo. Esto le causó con su primo bastantes disputas. 

Cuando Pablo cae en desgracia por tomar la decisión de abandonar el Ejército y unirse a la Iglesia de la Luz como Paladín, Susan comienza a combatir en el frente pues sus nuevos mandos; los enviciados Victor Lope Salvasenda y Ricardo de la Sierra no tenían compasión con ella. Aún con la oportunidad de luchar con valor en el frente, Susan odiaba a sus mandos y los turbios negocios que manejaban, sus iniquidades y sus mañas, por lo que decide abandonar el servicio activo siguiendo su corazón ya que no solo las corruptelas, sino la traición que según ella cometieron contra Pablo azotándolo aceleraron sus odios, hasta que aquellos sub-oficiales son sustituidos en sus cargos por mejores mandos militares: más capaces, justos e igualitarios. Cuando se hace justicia con su primo restituyéndole su honor y sus antiguos oficiales son destituidos, Susan Lionhammer regresa a servir con fervor a Ventormenta. 

Es en este momento donde comienza  a destacar como una probada líder en su unidad; Combate de forma proba en Crestagrana y obtiene por su valor la Cruz de Mitril y es ascendida a Cabo de Tropa. Con este cargo descubre y desmantela una mafia de Darlyn Muner disfrazada de Compañía Mercenaria y se gana la reputación de inflexible en Villadorada. En Northrend, desde entonces comienza a ganar prestigio militar luchando en todas las fases del asedio de Corona de Hielo, donde destaca dirigiendo la Caballería del veredicto Cinéreo en el combate de la brecha casi perdiendo la vida para salvar a la infantería. Posteriormente destaca asumiendo el mando en el Rompecielos de una unidad de infantes de marina cuando el oficial, Un enano de forjaz llamado Dalmus más novato que ella, pierde el control en combate. Es ascendida en poco tiempo a Sargento y con este rango combate dirigiendo a su pelotón en el resto del Asedio, llegando a ascender por la Ciudadela hasta el alto de Libramorte, donde se le ordena quedarse quitándole el honor de luchar contra Arthas en persona pues se le consideraba muy impulsiva. Con aquella victoria sellada sobre el Exánime, vuelve a su hogar con gran alegría. 

Susan es una mujer reconocida por su valor y su inflexible forma de ejecutar las leyes, odiada y respetada a partes iguales. No solo su labor como guardia, sino su participación en el Torneo Argenta como Campeona de Forjaz le hacen una guerrera temible y conocida también en tierras enanas. Como militar, ha tenido sus reveces y aciertos, pues la campaña contra los Roca Negra en Crestagrana cometió errores que causaron la muerte de varios de sus hombres. Destacó en los intentos de la Alianza por tomar Andorhal, donde tuvo una participación bastante notable. Posteriormente, brilla en los conflictos de Infralar, Las Campañas del Pantano de las Penas y el Asedio de Wrynnsgarde donde se le toma en cuenta para ascender al rango de Teniente Caballero, obteniendo el título de Dama de Ventormenta simultáneamente.

En el ámbito familiar, Susan es considerada la Protectora o mano derecha del León, que es el líder de la familia. Esto ha sido probado el día que obtuvo la Espada "Lionhearth"; acero ancestral que se le ha entregado en batalla a las más notables guerreras ligadas al linaje Lionhammer-Bravehearth. La leyenda cuenta que la espada se romperá el día que esté en manos de la más digna descendiente de Dayane de Bristol, la primera portadora y la más egregia de ellas. Gracias a sus esfuerzos por descubrir el pasado de la familia los Lionhammer conocen de donde provienen y sus raíces Strómicas. Actualmente trata de limar las asperezas con Iván Lionhammer tras los sucesos que la enfrentaron a ella y a sus más cercanos contra la familia Leonharth, parientes maternos. 

Es la actual portadora de la Leo Cordis, una espada forjada de los restos de la antigua Lionhearth y metales excelsos fundidos por un anciano y experto forjador enano. Dicha espada la obtuvo tras casi destruir el viejo acero de Dayane Bravehearth, su más antigua ancestra, en el combate de Infralar. Tras su familia colaborar con la liberación del espíritu de su ancestra de los restos de la vieja espada, Susan recibió este acero como garantía de su poder dentro de la familia. Tras estos sucesos ha descubierto que su madre y abuelo eran más que simples campesinos y que en realidad eran poderosos magos ligados a un linaje ancestral que pugna desde hace generaciones entre quienes sirven a un demonio y quienes se mantienen fieles al estudio de la Magia Arcana.

A su vez Susan es un caso atípico, pues es la actual tanto doncella guerrera como doncella de la corte, ya que se ha inmiscuido ya en asuntos de sociedad a favor de su familia. Así mismo, se le conoce como La Leona de Lordaeron gracias a su carácter marcado y a un relato de la infancia, en el que se autonombró de tal forma (siendo la primera y única Lionhammer que se ha auto titulado hasta el momento) buscando emular y desprestigiar el nombre legendario de Anduin Lothar en una batalla contra otros niños de su edad, todo esto en defensa de su familia y su patria.

 

2pq0z7a.jpg

 

Lightbrand Lionhammer:

"El Altivo"

Nació durante la segunda guerra en plena campaña contra la Horda Orca. Cuando sus padres (Tarin y Laura Lionhammer) lo conciben, lo hacen antes de partir al conflicto, por lo que desconocedores de esta situación ambos padres parten a la guerra confiando en que nada inesperado sucedería dejando atrás al pequeño Paul II a la tutela de sus otros parientes. Laura no regresó cuando supo que estaba embarazada porque los ejércitos de la Alianza habían partido y no habían dejado maneras seguras de volver; Muchos critican que Laura no se quedase atrás cuidando a su hijo mayor pero se dice que la hermosa Dama de Sinker era una mujer idealista y no estaba dispuesta a desoír el llamado del deber. fuera como fuera, Lightbrand nació en una huraña y fronteriza villa del reino de Stromgarde según Iván Lionhammer, convirtiéndolo en el primer Strómico por nacimiento en cinco generaciones desde que Shonnor fundó la dinastía. Lightbrand nunca conoció a la familia debido a que su padrino Frank Lightstorm se encargó de su tutela cuando sus padres murieron en batalla. Debido al desconocimiento de que el anciano Iván Lionhammer había sobrevivido, Lightstodecidió tutelar al muchacho como suyo en Ventormenta mientras esta era reconstruida y el chico crecía. Cuando tuvo la edad suficiente su padrino quiso llevarlo a la patria a conocer a los suyos, pero la caída de Lordaeron trunca estos planes. Lightstorm, sabedor de la expedición de Lady Jaina a Kalimdor, se une a Proudmoore y se establece en la ciudad blanca con su joven ahijado.

Aquí inicia sus pasos en la luz bajo la tutela de Frank quien le enseña a leer, escribir, filosofía y ciencias complementando sus conocimientos seculares. Aún con todo el amor que su padrino pudo darle, el muchacho creció con una marcada personalidad arrogante, altanera y resentida por no haber conocido a sus familiares, por lo cual obtuvo el apodo de Altivo de su padrino. Solo hasta que conoce a los Lionhammer (primero conocería a Lionel y a su hermano Paul II, quienes se establecieron en Theramore por tratar de revivir una última vez el negocio familiar) es que abandona sus viejas mañas y tras la muerte de Frank en un conflicto con los ogros en el marjal, Iván Lionhammer, quien volvería del norte para redimirse, lo tutela como aprendiz uniéndose ambos a la entusiasta Cruzada Argenta. Era el más joven de los miembros de la quinta generación, tenía quince años el día que partió al norte siguiendo a las huestes del egregio Tirion Vadin.

En el norte es donde Lightbrand es armado paladín con el título de Sir. Durante todo el conflicto Iván y Lightbrand luchan juntos solo volviendo por escasos y breves periodos de tiempo a Theramore y a Ventormenta para asuntos familiares de urgencia. Aunque fue un joven rebelde en el pasado, Lightbrand demostró una gran comunión con la luz y gran bondad, convirtiéndolo en un adalid de virtud. Lamentablemente, Lightbrand es muerto en La Ciudadela Corona de Hielo durante el asedio conjunto de la Alianza, la Horda, Dalaran y la Cruzada Argenta coaligadas como el veredicto cinéreo. Su muerte ha sido la primera de la quinta generación y fue motivante para seguir luchando con mayor tesón para acabar por fin con el mal que representaba el Azote. Sus restos yacen en  el Cementerio de la Ciudad de Ventormenta.

 

34dhr1f.jpg

 

Christian Lionhammer:

"El Oportuno"

Es el primer nacido en Ventormenta de la familia. Christian es hijo de Stanley Lionhammer. como bien se mencionó antes, nació en el reino sureño debido a que su padre juró no regresar al norte hasta que Ventormenta fuese reconstruida… sin embargo, cuando su padre se enamoró, casó y concibió un hijo con la joven Samanta de Elwynn, el capitán mercenario tuvo otras prioridades. Christian creció en el campo ya que su padre se dedicó a mantener la granja con su mujer en la que una anciana los había acogido durante la resistencia de los Ventormentinos en el sur… y cuando el reino fue recuperado por la alianza y los bandidos Defias tuvieron su auge, el pequeño Christian ganó su apodo familiar, ya que Stanley casi moría a manos de dos matones de dicha hermandad cuando su hijo clavó una horquilla de labranza en el estómago de uno de ellos permitiendo que su padre se librase del peligro restante. Ante la oportuna entrada de su hijo y que siempre el muchachito tenía un comentario oportuno y saleroso a pesar de su corta edad, obtuvo este apodo.

Creció en los campos con su padre como y cuando fue fundada la milicia popular, su padre ingresó a ella sin dilación, y cuando el chico tuvo edad, también se unió a filas. En la milicia aprende el uso versado de la lanza, la guerra de guerrillas y el lanzamiento de jabalinas gracias a su padre, lo que le caracteriza entre los suyos como un combatiente versátil y peligroso. Cuando los Defias fueron derrotados, vuelven a su granja y se dedican a mantenerla (la Granja de los Lionhammer de Ventormenta es la segunda propiedad más grande que tiene el patrimonio Lionhammer en cuanto a extensión de terrenos se refiere; se encuentra al Oeste de Elwynn. Ninguno de los Lionhammer de Lordaeron posee derechos sucesorios de estas tierras; obtenidas por un testamento de la antigua propietaria.)

Conoce Christian a Susan Lionhammer y es cuando las dos ramas se unen una vez más como una y se deja atrás la creencia de que los Lionhammer habían caído todos en Lordaeron… Christian y Stanley comienzan a ayudar a la familia en todas sus aventuras y desventuras. Son quizás a pesar de todo los más despegados producto de la lejanía en donde se encuentra su hogar.

Christian es actualmente soldado del Ejército de su Majestad el Rey Varian, destacó en su labor en las Estepas Ardientes, donde fue ascendido a raso por su prima, la ahora teniente Lionhammer.

 

6rsfpz.jpg

 

Alejandro Lionhammer:

"El Devoto"

Es el hermano menor de Pablo. No se conocía su existencia debido a que la familia fue víctima de un atentado que buscó acabar con la vida de los que en ese momento eran los niños y recién nacidos de la familia (Pablo, Lionel, Susan, Paul y el propio Alejandro). La familia paseaba por los Claros de Tirisfal cuando un grupo de hombres ataviados de negro atacaron la caravana familiar tratando de secuestrar a los pequeños y matar a cuanto Lionhammer pudiesen. Afortunadamente Lord Iván y Lord Tarin Lionhammer frustraron el complot combatiendo a aquellos canallas. Aunque evitaron que lograran sus objetivos no pudieron evitar que el bebé Alejandro fuese arrebatado de las manos de su madre Lisa de Kelson y desapareciera con ellos.

Se desconocen los motivos reales, pero se cree que fue el siniestro plan de una casa enemiga para cortar la descendencia y los derechos sucesorios a sus títulos y tierras. Lo cierto del caso es que mientras la familia lo buscó incansable pero de forma infructuosa, el pequeño Alejandro sobrevivió y fue adoptado por una familia de granjeros en las cercanías de Stratholme al encontrarlo abandonado cerca de uno de los ríos del este. Con los años Alejandro fue tomado como aprendiz por una pareja de clérigos llamados Chriss y Genn; Sacerdotisa de la Iglesia de la Luz y Paladín de la Mano de Plata respectivamente. Esta pareja se estableció en Villa Darrow en aquellos años y le brindaron estudios y hogar al joven Lionhammer cuando sus padres adoptivos fallecieron.

Cuando el azote asoló las aldeas más norteñas del reino, su maestro instó a su esposa y a su joven aprendiz a partir hacia Costasur por los peligros nacientes allí y se radicaron un tiempo en el puerto sureño, donde se enteraron con el tiempo de que Lordaeron estaba en decadencia y que podría ser destruida, como efectivamente pasó. Tras muchos años, el y su madrastra ven partir al paladín que le acogió como suyo hacia Ciudad Capital donde moriría. Gracias a esto el joven decide partir hacia Theramore con la expedición de Lady Jaina.

Allí es donde conoce a su familia tras rehuir durante muchos años a su destino y sus primos lo presentan ante pablo e Iván quien es el que le reconoce como pariente. El chico fue buscado hasta que el azote irrumpió en Lordaeron; En efecto la familia completa se creía destruida después de eso. Alejandro vive actualmente en Theramore con Lionel y Paul, sirviendo a la iglesia allí radicada y es entrenado por uno de los Paladines de aquella isla. Es el secretario de Lionel.

Es uno de los actuales aprendices y escuderos de su hermano y es el Quinto en la línea sucesora de los títulos de su padre.

35arrye.jpg

 

lordaerondividerilsylia.png

Sexta Generación:

La sexta generación inicia del matrimonio Lionhammer-Belfontaine (padres de los pequeños Michael II y Amalie) y la adopción de Susan Lionhammer de un bebé rubio, al que llamó Brian Krik. Se esperan grandes cosas de ellos y actualmente los tres pequeños son un símbolo: El renacer de la familia.

Michael II Lionhammer Belfontaine:

"El Sabio"

Amalie Lionhammer Belfontaine:

"La Astuta"

Brian K. Lionhammer:

"El Rubio"

lordaerondividerilsylia.png

 
Editado por Sacro
  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Escudo de Armas de la Casa de Lionhammer y su Heráldica

207vo6v.jpg

 

El león representa el valor de la familia Lionhammer, así como parte de la épica que viene con la historia de la creación del apellido, en el cual se relata como el primer Lionhammer en una partida de cacería como siervo de un noble de Lordaeron se enfrentó a un bestial león de Montaña de Alterac en un combate singular en un intento de proteger a su herido señor y a otros compañeros atacados por el animal. La fiereza del joven Shonnor le daría la victoria y lejos de asesinar a la bestia, embelesado por la majestuosidad de tal animal, le dejaría en libertad, no sin antes mirarlo fijamente… maravillados por el porte de una bestia como esa, su valor y el carácter protector del animal por excelencia, sus compañeros y su señor mismo le apodarían “El León” buscando vanagloriarlo por su hazaña.

Los Martillos cruzados bañados en oro y adornados en azur en representación de los colores de la patria bajo la cabeza de león significan Firmeza y temple, sumado además que el mismo fue el arma por excelencia del primer Lionhammer durante su servicio como parte de la caballería del rey, además, el martillo significa justicia, lo que en la heráldica significa que la casa se mueve por un marcado sentido del honor, sin contar además que los martillos emulan los principios guerreros de la casa, por lo que han sido ennoblecidos en el pasado. El blasón de Lordaeron adorna las piedras del martillo, dejando clara la lealtad de la familia a la corona y la dinastía de Menethil.

El oro en el escudo no busca emular solamente los colores de la bandera de la patria, sino la defensa de los inocentes y por supuesto, la clara connotación devota de la familia desde sus inicios.

Las palabras que existen en el blasón son las siguientes, que significan para los Lionhammer un código de vida que comparten absolutamente todos y cada uno de ellos.

Honor: El honor para un Lionhammer lo es todo, en él se fomenta la lealtad absoluta a los camaradas y a quienes se sirve. Todo Lionhammer busca servir a sus camaradas con honor y lealtad, pues vivir con honor a pesar de la humildad lo es todo para los hombres. El honor es lo único que un hombre atesoraría toda su vida. Sin el honor, nada más podía existir. El honor, lo da el servir a la patria y lucha por lo justo y lo bueno, nunca manchar la imagen con vanidades y minucias.

Luz: Es el impulso y por lo que se lucha según la doctrina familiar en todo momento… la fe más allá de todas las cosas permitiría la opulencia y la armonía con el universo solo si con buenas acciones se obra… el servir a la luz, venerarla y respetarla es importante para la familia, sumado además que muchos de ellos son actualmente Paladines y descendientes de clérigos. Así mismo la luz como palabra en su escudo familiar busca dejar clara la humildad de los miembros de la misma, la cual se inculca desde que se tiene uso de razón en sus infantes.

Gloria: La gloria es el resultado final de vivir con honor y bajo los preceptos de la luz según el código de los Lionhammer; luchando y viviendo honradamente así como venerando a la luz llevan a cada Lionhammer a la gloria, que para ellos es subsistir en familia, pues para ellos es lo más importante. Se debe destacar que los orígenes humildes de esta familia así como su crianza indican que parte de su doctrina es no depender enteramente de los títulos y dotes. Es por ello que vivir bajo los preceptos arriba mencionados y con una familia sana, son para ellos la verdadera gloria.

Lema de la Familia Lionhammer:

“¡Honor, Luz y Gloria!... ¡Fuertes como un León; Somos los Lionhammer!”

-Genealogía de los Lionhammer-

 

 

 
a

vnz4bc.png

3506m49.png

2ltn76o.png

25q66a9.png

 

lordaerondividerilsylia.png

-Casas Nobles-

29oolub.png

 

Casa de Venezer:

¡Gloria al Río de Sangre!

La Casa de Venezer fue en su tiempo una de las más importantes casas de Trabalomas, ya que su área de influencia orbitaba entre los dos reinos que dominaron aquellas tierras; Dalaran y Lordaeron. Cuenta la crónica que el Caballero Thorvald Venezer, fundador de la casa y jinete al servicio del legendario General Lordain, sirvió a la Corona de Arathor durante las Guerras Trol. En esta época terrible, fue destacado en un castillo de precaria construcción llamado "Punta del Río", elaborado en las peripecias del río Thondroril, al norte de Trabalomas. Se dice que un señor de la guerra Amani que dominaba aquellas tierras quiso hacerle frente y destruir la fortaleza, cosa que obligó a ambos ejércitos a enfrentarse en las riberas del Thondroril.

La leyenda cuenta, que ese día el río se tiñó de sangre a los pies de aquél caballero, quien hizo gala de su bizarría y su talento con la espada para prevalecer y derrotar a la hueste trol, matando además al señor de la guerra. Por ello, el rey Thoradin le reconocería como legítimo señor de la fortaleza que había construído y le confirió el título de "Señor de Bloodriver". Desde entonces a aquella comarca se dejó de llamar "Punta del Río". Con la posterior paz y prosperidad del imperio, la Casa Venezer comenzó a crecer en influencia y adquirió tierras cultivables en toda la franja norte de Trabalomas, extendiéndose su influencia política, militar y económica de este a oeste, orbitando entre Bloodriver y las peripecias de Dalaran.

Con el paso del tiempo, Thorvald engendró dos hijos (Christopher e Ingram)  y se vio en la obligación de dividir sus enormes territorios para satisfacer a ambos herederos. Desde ese momento, la Casa se dividió en dos ramas familiares; la de Bloodriver (De costumbres militares) y la de Alta Villa (Que influenciada por la Ciudad Violeta, la conformaron magos de renombre y grandes comerciantes). Cuando el Imperio de Arathor comenzó a quebrantarse, las ramas juraron lealtad a las coronas y gobiernos que más influencia tenían en las regiones donde estaban ubicadas sus propiedades; Los Bloodriver se hicieron vasallos de Lordaeron y los Alta Villa, de Dalaran, por lo que aquél inusitado poder militar, político y económico que la casa ejercía en las Laderas de Trabalomas murió con el imperio de Arathor.

La casa se alió a los Lionhammer por medio del casamiento entre Randall Lionhammer y Lady Mariana de Venezer, sin embargo la simpatía de las casas se concretó debido al antiguo enlace matrimonial entre Rose Lionhammer y un bastardo perteneciente a la casa; Lance de Alta Villa. Los títulos y dotes de estas tierras jamás fueron reclamados debido al divorcio de Randall y Mariana.

Casa de Ashencrowe:

¡El Rugido y la Ceniza!

Esta casa es conocida por sus incontables servicios a la corona de Lordaeron por medio de las armas. La casta alcanzó la nobleza cuando el fundador de la dinastía, el entonces capitán Eadvald Ashencrowe, mantuvo las líneas en una sangrienta batalla en el este de Lordaeron cuando la corona afianzaba su poder contra los reductos Amani que habitaban aquellas tierras en el pasado. El prestigio de esta casa aumentó con sus incontables victorias en torneos y demostradas pruebas de valor, ganándole diferentes títulos y tierras en la nación, alcanzando títulos de alta nobleza. La alianza entre los Lionhammer y los Ashencrowe surge del matrimonio entre Paul I Lionhammer y Lady Leonor Ashencrowe. Esta alianza no tuvo dotes en tierras (pues Lady Leonor era tercera hija) pero si afianzó la posición de la familia Lionhammer en las cortes de Lordaeron y aumentó su erario debido a la dote en dineros que le dieron a la joven Leonor.

Casa de Hammerstorm:

¡El Trueno Retumba ante el Martillo!

La Casa Hammerstorm se puede rastrear hasta el tiempo en que Lordaeron consolidaba su independencia definitiva del imperio de Arathor. cuenta la historia que el fundador de la dinastía de Hammerstorm era un herrero al servicio de los Menethil cuando estos se enclavaron en Tirisfal tras su éxodo de Strom. Se dice que Earl era un enorme guerrero que solía luchar en las filas del ejército del rey con tan solo un martillo de herrero y una rodela de madera a medio acabar como escudo. Earl Hammerstorm obtuvo una baronía por su abnegado servicio al rey en los lindes de Tirisfal con Argénteos tras una batalla contra varias partidas de gnolls que azotaban los bosques, en las que destacó por su talento militar dirigiendo tropas pues fue ascendido en determinado punto de su vida a puestos de oficialidad. Se dice que los golpes que daba con sus armas retumbaban como relámpagos en batalla; De ahí el nombre de la Casa.

Casa Phillips:

¡Por La Gloria del Rey!

La casa de Phillips tiene orígenes humildes, pues se sabe que su fundador Landon Phillips fue un campesino que posiblemente migró desde Arathi al naciente y pujante reino de Lordaeron. Allí sirvió al ejército por muchos años y por su servicio destacado y leal ascendió escalafones hasta ser nombrado Comandante. El título que le confirieron fue el de Barón de Villarmosa; Tierras ubicadas en las campiñas de Claros de Tirisfal.  Fue conocido tras su nombramiento como Lord Landon de Phillips, señor de Villarmosa.

Lord Landon fue quien apadrinó y aconsejó a Shonnor Lionhammer para que siguiera el camino de las armas y quien le apodaría el león por haberle salvado. Lord Phillips proporcionó tierras al joven Shonnor I durante su juventud y estas tierras servirían tras su venta para obtener la mansión que sería reconocida como casona Lionhammer años más tarde cuando se le fue otorgado su título.

Casa  LeFleur:

¡El Mar es Nuestra Premisa!

Los orígenes de la casa LeFleur se rastrean hasta Bolarus, la capital de Kul Tiras. Se cree que por un conflicto familiar parte de la Casa LeFleur buscó nuevos horizontes en Lordaeron, donde consiguieron títulos ajenos a los de sus parientes en la isla.  El Almirante Lord Pierre LeFleur obtuvo una mansión solariega junto a la que poseía la familia Lionhammer y cuando sus dos hijas crecieron, esta pasaría a ser parte de la casona Lionhammer como dote pues ambas señoritas contrajeron matrimonio con los hijos menores de Shonnor Lionhammer.

Lord Pierre LeFleur fue un afamado Almirante en Lordaeron, lo que le valió títulos y grandes riquezas materiales.

Casa Pearson:

 ¡La Magia es Poder!

El orígen de los Pearson se puede rastrear hasta cien años antes de la apertura del Portal Oscuro en las campiñas de la Ciudad Violeta; Dalaran, donde eran terratenientes con gran estabilidad económica, mas no nobles. No se sabe el por qué estos magos y hacendados dejaron la estabilidad de sus tierras en Dalaran, aunque se cree que fue por la ambición de obtener títulos nobiliarios que, por razones desconocidas, no podían alcanzar en Dalaran.

Sea como sea, la familia se estableció en Lordaeron después de la separación del Imperio de Arathor y ahí no solo consiguieron una fuente de riquezas en las muy fértiles campiñas de Tirisfal, sino que alcanzaron una baronía debido al servicio a la Corona de los Menethil como políticos, hechiceros y consejeros. Aunque poseían orígenes provincianos, destacaron como versados magos en el Kirin Tor y posteriormente, al servicio de Lordaeron alcanzaron los títulos de barones en los Claros de Tirisfal. No se supo más de ellos tras la caída de Lordaeron, aunque se cree que hay descendientes del linaje en Theramore o en Dalaran en la actualidad, pero todo contacto y cercanía se han perdido.

Casa Lightsword:

¡Luz, Espada y Rey!

Es bien sabido que los Lightsword obtuvieron la nobleza a través del servicio militar y la absoluta lealtad al Rey. Según se cree, el fundador de la casa era un antiguo sacerdote del monasterio de Tirisfal que mucho antes de que los paladines fuesen creados, abandonó el camino del sacerdocio y se uniría al ejército como soldado alcanzando grandes dotes por su servicio a la corona. Dicho patriarca entregó su vida entera a la patria con un código de honor impecable y, entre muchos de sus prodigios, se caracterizó por su piedad. Fastald de Lightsword se casó con una joven hija segunda de una casa mucho más antigua ya extinta, asentando así a su apellido en la nobleza norteña. Tras ascender los escalafones militares, la casa de Lightsword fue recompensada con una baronía que comprendía una pequeña fortaleza lindante con las montañas de Alterac y varias granjas cercanas.

Giselle de Lightsword, la hija mayor de Lord Fastald toma nupcias con Shonnor I Lionhammer, sin embargo su familia la deshereda por haber desobedecido sus designios (en ese entonces Shonnor aún no era noble) por lo que ambas familias estuvieron distanciadas muchísimo tiempo. En la actualidad existen dos familias que son descendientes directas de este apellido: Sir Adam Lightsword (Radicado en Theramore y quien es el heredero a la fortaleza de Lightsword en Lordaeron) quien espera poder reclamar estos títulos cuando se recupere la patria y el anciano Bruce Lightsword, quien a pesar de no poseer más que un efímero derecho a reclamar estas tierras, es parte de la familia y posee descendencia; la joven Eriane Lightsword.

Casa Bravehearth:

¡Somos Águilas de Acero y de Corazón Valiente!

Durante todo el tiempo que ha pasado desde la caída de Arathor y la apertura del Portal Oscuro la Casa Bravehearth ha sobrevivido a terribles intrigas políticas y pugnas con casas rivales, aunadas a la decadencia per sé del reino. La más importante y la que dejó a los Bravehearth al borde de su destrucción, fue la realizada por sus enemigos ancestrales; Los Estuardo.

El segundo señor de Villarmosa y la Fortaleza de Ironhawk, Lord Edmundo de Bravehearth, contrajo matrimonio con Lady Dayane de Bristol en una época marcada por traiciones y terribles ataques al ya decadente imperio de Arathor. Emboscado Edmundo de Bravehearth por sus enemigos y muerto a manos de estos, Lady Dayane tomaría para sí las armas y defendería las tierras y títulos de su esposo derrotando a las fuerzas de la Casa Estuardo y la belicosa tribu de trols Pradera Oscura, que habían sido pagados por el envidioso Alarico de Estuardo con la finalidad de hacer creer al rey la incompetencia de los Bravehearth para defender la marca.  Sin embargo, la muerte de Edmundo y la desaparición para siempre de sus primeros hijos en manos de una escudera que jamás regresó de su labor (Aquella escudera murió a manos de los Estuardo, pero estos creyendo que los niños habían muerto al esta caer del caballo no se preocuparon en acabar  con los bebés,  de los cuales uno sobreviviría y con el paso de los años fundaría la dinastía Lionhammer en Lordaeron) Dayane como mujer quedaría a merced de la política y con la posible pérdida de sus títulos y apellido para siempre. Debido al valeroso acto de lealtad que las mujeres de Ironhawk y Villarmosa realizaron para con ella y sus maridos durante las traiciones de los Estuardo y su alianza con los trols Praderaoscura, los títulos del traidor le fueron entregados a su persona por el entonces rey de Arathor, anexando a las tierras de Bravehearth el Alto Ebro Arathoriano. Con una influencia sin precedentes en las marcas del reino y un prestigio militar sin parangón para la viuda de un señor de las fronteras, Dayane crearía una Orden de caballería conformada por mujeres y doncellas de Arathi con la finalidad de proteger su posición, sus títulos y sus tierras de cualquier casa rival, trols del bosque y cualesquiera de los enemigos del rey.

Es durante este tiempo que conoce al bastardo del cruel Lord César Arcturus; Octavio de Arcturus. A pesar de que Octavio era un simple bastardo, Dayane supo quererle por su probada valía militar, su atención a los negocios y por sobretodo el respeto con el que le trataba. La noble señora contraería nupcias con el bastardo y, este al no tener un apellido reconocido tomaría el de su esposa convirtiéndose en el tercer señor de Bravehearth hasta entonces. Gracias a este casamiento, la Casa de Arcturus entraría en un violento conflicto con los Bravehearth en una época en la que la autoridad del rey de Strom se veía socavada por el abandono del reino por parte de la nobleza hacia el norte y el sur, así como las incursiones de los enemigos que poseía, imposibilitándolo para intervenir en una pelea entre señores menores. Nuevamente la Orden de las Hermanas de la Espada brillaría bajo el mandato militar de Dayane contra sus enemigos, mientras que Lord Octavio se encargaba de mantener la posición de su casa en las cortes. Tras derrotar y asesinar a Lord César Arcturus en batalla y con él acabar las pretensiones de los Arcturus sobre sus fundos, los Bravehearth vieron nacer a los hijos del segundo matrimonio de Dayane y quienes son los legítimos herederos de esas tierras: Lord Arthorius I y María de Bravehearth.

Ambos muchachos demostraron talentos al momento de asumir responsabilidades para su casa, sin embargo María destacaría como su madre en el área militar asumiendo el mandato de las Hermanas de la Espada, mientras que su hijo asumiría las riendas de la familia con el título de Lord, pero con pocas luces en la carrera de las armas. Es en este momento que la rivalidad familiar se hace tal, que el joven Arthorius I intentaría disolver la Orden de las Hermanas de la Espada y estas, alzadas contra su señor bajo el liderazgo de María de Bravehearth intentan hacerle abdicar sus títulos en favor de su hermana. En un acto de astucia política, Una anciana Lady Dayane convence a su hijo de otorgarle mayor poder e influencia en las tierras a las Hermanas de la Espada creando el título militar de "Dama de Armas de Ironhawk" para su hermana, a cambio de que esta jurase no levantar nunca más las armas en contra de su hermano o el rey. La belicosa María de Bravehearth y sus orgullosas Hermanas de la Espada depusieron sus armas y desde entonces no volvieron a alzarse en armas contra su señor.

En adelante, la familia Bravehearth posee dos títulos dentro de sus tierras y por ende dos ramas: La rama Erudita/Masculina, que ostenta los títulos nobiliarios de la Casa Bravehearth y solo puede asumirlos como corresponde el varón primogénito de la casa y La rama Guerrera/Femenina, la cual recae en la primera hija primogénita y ostenta el cargo militar de "Dama de Armas de las hermanas de la Espada". Es en ese momento que los ya de por sí ambiciosos y belicosos Bravehearth dejan sus pugnas entre si y comienzan a trabajar en pro del bienestar de sus tierras y el reino. Solo cuando no nacían damas de la casa, el primogénito nombraba de entre las más afamadas hermanas a una Maestra de armas, manteniendo así la existencia del Título. 

Casa de Sinker:

¡Nuestro es el Aullido del Lobo!

Los Sinker se hicieron nobles gracias a una batalla en la que el ejército de Lordaeron, comandado por el entonces Capitán Godfrey de Sinker, derrotó a una inmensa banda de gnolls en los bosques de Argénteos. Por tales acciones Lord Godfrey es honrado con la baronía de Sinker; Tierras fértiles ubicadas cerca de una villa escondida en los bosques de Argénteos. Ambas familias se enlazaron desde que John y Randall Lionhammer les sirvieron cuando jóvenes.

La alianza duró largo tiempo, por lo que tras largos años los Sinker y Lionhammer afianzaron sus relaciones con un matrimonio, en el que su mansión quedaría como dote para Lord Tarin Lionhammer, el cual se casó con Lady Laura de Sinker. Los Sinker han tallado en un inmenso fresno del bosque de Argénteos cerca de la entrada a sus tierras el nombre y el símbolo de su casa: Un gran lobo de montaña. Se desconoce si sobrevivieron al azote de Lordaeron, pero se les conocía como una casa en extremo belicosa y protectora de los intereses del rey de Lordaeron.

Casa Kelson:

¡En Defensa del Rey!

Los Kelson fueron una familia perteneciente a la nobleza militar de Lordaeron. Su fundador, Lord Arnold Kelson, era un hidalgo que ofreció su espada al rey de Lordaeron como parte del ejército hasta que por sus valerosos servicios fue agraciado con un pequeño señorío y el título de Caballero. Esta casa es poco conocida en comparación con las otras que conforman la genealogía y ascendencia de la dinastía Lionhammer, debido a que se tienen dos versiones del orígen del apellido: la más aceptada, es que Lord Arnold proviene de las Laderas de Trabalomas, sin embargo, la segunda versión de la procedencia de Kelson es actualmente debatida ya que se cree que en realidad Lord Arnold era el hidalgo de una antigua casa del Reino de Ventormenta que migró desde el sur alrededor de 100 años antes de la apertura del Portal Oscuro en busca de gloria al no tener oportunidad de reclamar los títulos de sus hermanos. Esta segunda teoría se fundamenta en las creencias de Lord Pablo de Kelson (Abuelo materno de Pablo Lionhammer), que defendían la tesis de que la Casa Kelson estaba relacionada a ciertos títulos antiguos del reino de Ventormenta ya perdidos, que aspiraba a reclamar para su familia, hasta que repentinamente el anciano caballero desapareció tras uno de sus viajes al sur en circunstancias extrañas; Se sabe que también estuvo obsesionado en vincular a la Casa Lionhammer (con la que se había aliado gracias al matrimonio de su hija Lisa con el joven Michael Lionhammer) con linajes antiguos del sur igualmente. 

Los Kelson poseían tierras cultivables en los Claros de Tirisfal y un caserío que dominaba la heredad de la familia. Los conflictos militares con la Horda acabaron de arruinar definitivamente a esta casa, que siempre fue pequeña y no tuvo grandes dotes. Lisa Kelson, segunda hija de la casa, era la última descendiente de Lord Arnold. Con toda probabilidad estas tierras podrían ser reclamadas si Lordaeron pudiese recuperarse por Pablo Lionhammer, quien es el último descendiente vivo de esta prosapia pues el legítimo señor de estas tierras y hermano de su madre Lady Lisa; Adam de Kelson (Primer hijo de Lord Pablo de Kelson y tío del paladín Lionhammer) , pereció en el Azote de Lordaeron.

Casa Leonharth:

¡La Sangre es Pura!

En un principio se creía que los Leonharth eran una humilde familia campesina de los Claros de Tirisfal que se estableció allí desde que Ciudad Capital fue fundada. Sin embargo la familia Leonharth está vinculada a un antiguo linaje de magos procedente de Alterac que en determinado punto de su historia alcanzó la nobleza en Dalaran. Se sabe que Thorvald Leonharth fue un poderoso Archimago llegado desde Alterac a la ciudad mágica; se desconoce el cómo había obtenido sus títulos en un lugar tan huraño. Cuando se establece en Dalaran, este hombre tiene tres hijos de nombre: Balduino, Seferina y Joseph.

De estos hermanos, fallece la joven Seferina. Sus dos hijos varones, tuvieron descendencia. Balduino, quien alcanzó a convertirse en archimago como su padre, tuvo a tres hijos: Aldur, Adelyn y Annethe. Su hermano, Joseph, tuvo un solo hijo llamado Abelard. Este mago fue muy esquivo con la vida pública, pero estudió ilusionismo. De esta separación en dos ramas se conoce del conflicto terrible entre ambas para destruirse, debido a que unos; brujos irredentos, convictos y confesos (los descendientes de Balduino) trataban de erradicar a los otros, magos ilusionistas y creyentes de la luz (los descendientes de Joseph) Los descendientes de aquellos magos devotos, son quienes se enlazan con los Lionhammer y hacen creer, para proteger a los Lionhammer y a ellos mismos, que son simples campesinos sin títulos nobles. Abelard (hijo de Joseph) tuvo dos hijos llamados Arthur y Susan Anneth Leonharth.

Hubo lazos matrimoniales entre la joven Susan Leonharth e Iván Lionhammer cuando este último ya tenía más de cuarenta inviernos, pero la joven moriría en el proceso de parto por no ser apta físicamente para ello. Los Leonhart devotos perdieron toda su influencia durante el azote de Lordaeron y posteriormente moriría el último de ellos cuando Arthur Leonhart (hermano de Susan Leonhart y tío de la pequeña Susan L.) En una batalla contra cultistas de las sombras en ocaso. Posteriormente, los Leonharth herejes, perecieron al intentar destruir a la última descendiente viva de esta prosapia; Susan Lionhammer. Por coherencia, los señoríos de esta casa le pertenecerían a ella, sin embargo la joven Leona de Lordaeron ha renunciado a todos sus títulos y relación con los blasfemos hijos del León de Citrino (el símbolo de la Casa).

Casa de Belfontaine:

Aunque esta Casa se pensaba humilde y no poseía grandes propiedades antes de la caída de Lordaeron, se cree que Catherine Belfontaine pertenece a un linaje noble de ascendencia ancestral, con gran probabilidad, el más antiguo ligado a la familia Lionhammer por enlaces matrimoniales. Aunque Catherine no suele mencionar sus orígenes con frecuencia, asegura que sus padres fueron Ethan y Amalie Belfontaine.

Su padre fue un prestigioso criador de caballos y su madre, Suma Sacerdotisa del clero de Lordaeron. La esposa de Lord Pablo cuenta que el tratamiento que recibía su padre por la nobleza cuando iban a comprar caballos a su finca era el que se le daba a un igual entre los suyos; Algo imposible tomando en cuenta que Catherine tenía por cierto que su familia era de orígenes plebeyos. Aún con todo, la propia Catherine desconoce los motivos de ello ya que su padre trataba este asunto con sumo hermetismo. Se cree que la familia pertenece a una casa de la baja nobleza tan antigua como la instauración de la Corona de Lordaeron como un estado independiente de Arathor, ya que en las crónicas más antiguas que se conversan del reino se habla de un antiguo caballero arathoriano que juró lealtad a los Menethil llamado Boris de Belle Fons. Aquél apellido, en común antiguo significa "Bella Fuente", el actual significado de Belfontaine. 

Casa de Teeran:

Glathar Teeran es el más cercano de los paladines a la familia producto de que este es el padrino de Amalie y Michael II. Glathar perteneció a la Mano de Plata de Lordaeron y reivindicó sus títulos en Ventormenta tras la recuperación de la nación. Sirve con dedicación en la Abadía de Villanorte como bibliotecario de la misma e instructor de paladines.  

La casa de Teeran tiene orígenes Ventormentinos, sin embargo el único sobreviviente a esta; Glathar, asumió en el éxodo a Lordaeron al reino norteño como su nueva patria.

 

lordaerondividerilsylia.png

- Ramas Familiares-

Con el paso de los años la familia se fue ramificando en distintos núcleos familiares. Entre los que se pueden mencionar los siguientes:

Lionhammer-Pearson o Leones Blancos:

Los Lionhammer-Pearson son los descendientes directos del primogénito de Shonnor I; Lord Igor "El Erudito".  por tal razón fueron los legítimos herederos de los títulos de la casa hasta que Lord Tarin abdicó el título de "Señor de Casona Lionhammer" en favor de su primo Iván V. Lionhammer ya que el rey le prometió nuevas tierras y honores reales a su padre, Lord Gódric. Actualmente poseen para sí el señorío de la Villa Lionhammer, el último título nobiliario que cedió el rey de Lordaeron a la casa antes de que esta cayese en total desgracia tras la caída de Lordaeron, además la heredad de la casa de Sinker que desaparecería para siempre cuando su última descendiente (una mujer) toma nupcias con Tarin Lionhammer. Ésta prosapia fue menos numerosa que las otras y se creía que se extinguiría pronto, pero los descendientes de Igor han sobrevivido hasta nuestros días; Se le conoce como rama masculina ya que todos los descendientes de Igor han sido varones. Tradicionalmente se les asocia a los Leones Blancos motivado a que la gran mayoría de estos lo fueron.

Los miembros de esta rama son: 

  • Lord Igor Lionhammer I "El Erudito" 
  • Lady Elsa Pearson, Cónyuge de Lord Igor Lionhammer. 
  • Lord Paul I Lionhammer. 

De esta rama familiar han escindido otras más pequeñas pero no por ello menos importantes:

Lionhammer- Ashencrowe o Ceniza: 

Los miembros de esta rama familiar son conocidos por haber sido los más eminentes en décadas. La inmensa mayoría de estos fueron grandes militares, clérigos y políticos. De hecho es el único caso particular en que todos sus miembros llegaron a asumir el patriarcado familiar ya que cada uno de ellos lo abdicó en favor de sus hermanos menores, bien fuere por propia decisión o por muerte repentina en combate. Esta rama familiar se extinguió hace tiempo, pero de ella sobreviven descendientes directos, que conservan hoy las dignidades de la Casa.

Los miembros de esta rama son:

  • Lord Paul I Lionhammer "El Noble".  
  • Lady Leonor de Ashencrowe, Cónyuge de Lord Paul Lionhammer.  
  • Lord Ronald Lionhammer "El Sacrosanto".  
  • Lord Shonnor II Lionhammer "El Águila".  
  • Lord Igor II Lionhammer "El Joven". 
  • Lord Gódric Lionhammer "El Valiente". 

Lionhammer de la Tormenta: 

Los Lionhammer de la tormenta son bautizados de esa forma gracias al apellido de Lady Leanne Hammerstorm, una noble perteneciente a una de las casas más antiguas de la nobleza de Lordaeron. También se les nombra así gracias a que estos fueron los líderes de la casa durante su época más tortuosa: La grandes guerras orcas y la caída de Lordaeron. De no haber sido por la sabia dirección política de estos, los Lionhammer no hubiesen mantenido sus dignidades nobiliarias.

Sus miembros son los siguientes:

  • Lord Gódric Lionhammer "El Valiente". 
  • Lady Leanne Hammerstorm, Cónyuge de Lord Gódric Lionhammer. 
  • Lord Tarin Lionhammer "El Martillo de la Luz". 
  • Lord Michael I Lionhammer "El Músico".

Lionhammer-Sinker: 

La rama de Sinker es una sub-rama de los Lionhammer de la Tormenta. Todos los descendientes de Lord Tarin y su esposa la conforman. Antaño, esta rama era la legítima heredera del señorío de mansión Lionhammer, pero Tarin abdicó el título en favor de su primo Iván al haber obtenido las tierras de Sinker como herencia para sus hijos, que en ese entonces eran tierras fértiles y extensas.

Los miembros de esta rama son: 

  • Lord Tarin Lionhammer "El Martillo de la Luz". 
  • Lady Laura Sinker, Cónyuge de Michael Lionhammer. 
  • Lord Paul II Lionhammer "Sacro"
  • Sir Lightbrand Lionhammer "El Altivo". 

Lionhammer-Kelson: 

Esta rama se caracteriza por haber asumido para sí los títulos del Señorío de Villa Lionhammer cuando el rey otorgó dicha dignidad y su respectivo feudo al segundo hijo de Lord Gódric Lionhammer; Michael I "El Músico".

Los miembros de esta rama son: 

  • Lord Michael Lionhammer I "El Músico"
  • Lady Lisa Kelson, Cónyuge de Michael Lionhammer. 
  • Sir Pablo Lionhammer "Sanctus", Fundador de la rama familiar Bellafuente.
  • Alejandro Lionhammer "El Devoto". 

Lionhammer-Belfontaine o Bellafuente: 

Los Lionhammer-Belfontaine son la rama familiar más joven existente. Esta nació el día que Sir Pablo y su mujer, Catherine Belfontaine, se casaron. De este matrimonio han nacido dos criaturas; los Mellizos Michael II y Amalie, los terceros en la línea sucesora de los títulos de su abuelo, Michael I.  Esta línea familiar es la que posee actualmente la herencia al "Señorío de Villa Lionhammer", el segundo título de la casa.

Se le conoce así mismo por ser la rama más cercana al linaje de Shonnor Lionhammer después de los Lionhammer-Sinker, ya que estos son los cuartos nietos de Igor I, el primogénito del León. Sus miembros son:

  • Sir Pablo Lionhammer "Sanctus". 
  • Catherine Belfontaine de Lionhammer, Cónyuge de Pablo Lionhammer.
  • Michael II Lionhammer "El Sabio" 
  • Amalie Lionhammer "La Astuta". 

lordaerondividerilsylia.png

Lionhammer D'LeFleur o De la Flor:

Esta Rama familiar nace de los dos matrimonios Lionhammer- LeFleur, es decir; los casamientos de Lord Edward y Lord Gregory con las hermanas Lady Francis y Farah LeFleur. Los Lionhammer D'LeFleur fueron los más numerosos debido a la cantidad de descendientes que tuvieron ambos hermanos. Como estos eran el segundo y tercer hijos varones de Shonnor, tenían derechos sucesorios directos a los títulos de la Casa, por ello esta casta era considerada la segunda línea directa y de hecho se pensaba que los títulos pasarían algún día a estos ya que los Lionhammer Pearson no fueron tan numerosos.

Actualmente se le considera extinta. Las hermanas Lionhammer LeFleur (Descendientes de Edward) no tuvieron descendencia por distintas razones. Así mismo, de la prosapia de Gregory Lionhammer no se conoce descendencia alguna, por lo que la rama directa de los Lionhammer D'Lefleur ha desaparecido con el tiempo. La mayoría de estos fueron Leones Blancos.

Los miembros de esta rama son los siguientes:

  • Lord Edward Lionhammer "El Colmillo". 
  • Lady Francis LeFleur, Cónyuge de Edward Lionhammer. 
  • Lord Gregory Lionhammer "El Forjador". 
  • Lady Farah LeFleur, Cónyuge de Gregory Lionhammer. 
  • Andrew Lionhammer "El Marino". 
  • Phil Lionhammer "El Honrado". 
  • Janie Lionhammer "La Dama". 
  • Hillary Lionhammer "La Infanta". 
  • Sarah Lionhammer "La Historiadora". 
  • Sally Lionhammer "La Flor de Verano". 
  • Sophie Lionhammer "La Pura". 

lordaerondividerilsylia.png

Lionhammer-Venezer o Leones Negros: 

Los descendientes de Lance de Venezer y Lady Rose Lionhammer son la rama indirecta de la familia. Las alianzas que se han alcanzado gracias a estos han permitido que algunas ramas secundarias de los Lionhammer-Pearson existan en la actualidad. Aunque por genealogía los descendientes de Lance y Rose deberían de apellidarse Venezer y el apellido se hubiese perdido con el tiempo, la prosapia de Rose conserva el apellido de la Casa debido a la condición de bastardo de su esposo. En honor a este, los varones que pertenecen a esta rama tradicionalmente se les da como segundo nombre bien sea  Lance o Venezer.

Actualmente los Venezer-Lionhammer poseen la herencia del título del Señorío de la Casona Lionhammer gracias a que Lord Gódric-abuelo de Sir Pablo y Alejandro- abdicó sus títulos en favor de Lord Iván el padre de Susan. Tradicionalmente se les asocia a los Leones Negros debido a que de esta rama familiar surgió la facción familiar de Jhon y Randall.

Los miembros más destacables de esta rama familiar son:

  • Jhon Lionhammer "El Rebelde" 
  • Lorelaine de Lionhammer, Cónyuge de Jhon Lionhammer. 
  • Randall Lionhammer "El Cazador" 
  • Lady Mariana de Venezer, Cónguye de Randall Lionhammer. 
  • Stanley Lionhammer "El Sable", Fundador de la rama de Elwynn. 
  • Clara Lionhammer "La Perla". 
  • Albert Lionhammer "El Astuto". 
  • Iván Lionhammer "Primero en la Luz", Fundador de la rama Lionhammer-Leonharth.
  • Merissa Lionhammer. 
  • Lionel Lionhammer "El León Negro". 

 

Lionhammer-Leonharth: 

Los Lionhammer- Leonharth son todos los descendientes de Iván y su amada esposa, Susan Anneth Leonharth. La rama Lionhammer-Leonharth tiene de un linaje bastante antiguo que los enlaza con una familia eminente y poderosa de magos de Dalaran con títulos nobiliarios. Lamentablemente estos magos (los Leonharth), cedieron a la búsqueda del poder a través de la brujería salvo por casos muy contados de los que provienen el abuelo y madre de la Leona de Lordaeron. 

Esta rama es la que actualmente posee los derechos sucesorios sobre la Casona Lionhammer de Lordaeron, el título ancestral de la familia. De esta manera, la rama "indirecta" obtiene legítimos derechos sobre los títulos de la casa en el caído reino del norte. 

Actualmente, los miembros de la misma son:

  • Lord Iván V. Lionhammer "Primero en la Luz"
  • Lady Susan Anneth Leonharth, Cónyuge de Iván Lionhammer. 
  • Lady Susan Marie Lionhammer Leonharth "La Leona de Lordaeron". 
  • Brian K. Lionhammer Leonharth "El Rubio" (Pequeño adoptado que, a falta de hijos genéticos de Susan, es su heredero legítimo).

Lionhammer de Elwynn: 

La rama familiar conocida como "de Elwynn" es la descendencia directa de Stanley Lionhammer "El Sable". Esta rama sefunda cuando un joven Stanley decide migrar a Ventormenta tras los serios conflictos familiares que tuvieron los Leones Blancos y los Leones Negros en vísperas de la Primera Guerra. Esta rama es la legítima heredera de las tierras de la Granja Lionhammer; propiedad que Stanley obtuvo tras heredarla a una anciana granjera a la que le ofreció protección y mano de obra durante la Primera Guerra y a la que ganó su confianza. 

Los Lionhammer de Elwynn se caracterizan por ser los primeros "Lionhammer extranjeros", es decir, aquellos que no nacieron en Lordaeron. Es representada por las siguientes personas: 

  • Stanley Lionhammer
  • Samanta de Elwynn, Cónyuge de Stanley Lionhammer.
  • Christian Lionhammer "El Oportuno"

lordaerondividerilsylia.png

- Facciones Familiares-

Cuentan las crónicas que las facciones familiares existen desde el mismo momento en que la descendencia de Shonnor Lionhammer se extendió a través de sus hijos. Sea como sea el caso, estas se caracterizan por catalogar el actuar de cada uno de los individuos de la familia asociándolo a una u otra de las facciones. Todo esto comenzó gracias a los códigos de honor que Shonnor Lionhammer había puesto como edictos para su familia e hijos, los cuales no fueron seguidos por algunos de ellos (como se ha mencionado anteriormente) y que causó serias disputas familiares. También se dice, que se debe a una cuestión sucesoria de los títulos que causó un "Sisma" entre las dos facciones más grandes de la casa; Estas son: Los Leones Blancos, Los Leones Negros y Los Leones Grises.

En el pasado, la disputa llegó al punto crítico en el que ambas facciones se separaron y estuvieron a punto de quebrantar definitivamente la unidad familiar, fundando una Casa independiente de la original que creó el legendario Shonnor Lionhammer. Es en este momento en que Gregory Lionhammer  media en el conflicto y así, se evita el sisma total. Aunque la separación de la Casa no se completó, las disputas prosiguieron por muchos años debido a los modos despectivos de los Leones Blancos hacia los Negros al considerarlos de "Sangre de segunda clase", ya que estos descendían de un bastardo y de la última hija de Shonnor I, dándole así una raíz sucesoria y de línea sanguínea al conflicto.  Las intrigas que se ocurrieron tras la traición de los maridos de Clara y Merissa, la Crisis Económica surgida tras las dos grandes guerras contra los Orcos y el reconocimiento de la herencia de Iván V. Lionhammer a los títulos causó que los Lionhammer dejasen sus pugnas internas de lado y alcanzaran la unidad familiar definitiva, convirtiéndose estas facciones en simples concepciones filosóficas del Código Familiar que Shonnor creó para su inmensa progenie.

Actualmente, ya es indiferente de quien descienda un Lionhammer para ser considerado León Blanco o Negro, pues se sabe que muchos Leones Blancos descienden de Leones Negros y visceversa. Las disputas, no son más que por cuestiones filosóficas al ambas facciones poseer para sí los derechos de los títulos ancestrales de la casa, incluso se podría decir que la última generación viva de la familia podría considerarse "Gris" pues es heterogénea (Descienden de Leones Blancos y Negros indistintamente), sin discriminarse entre sí por sus formas de hacer y, actualmente, todos tienen derechos sucesorios a los títulos de la Casa en mayor o menor medida.

 

Los Leones Blancos

"El Honor"

Imagen relacionada

 

Los Leones Blancos son la facción más eminente y egregia por naturaleza. Todas las glorias militares y leyendas familiares afines a la guerra provienen de sus miembros. Los Leones Blancos son los que se apegaron de forma estricta a los edictos del código de Shonnor Lionhammer llegando a ser grandes militares, caballeros, políticos, sacerdotes, magos, doncellas y muy recientemente paladines. La Filosofía de los Leones Blancos se concibe de esta forma:  

Los Leones Blancos conciben que el Honor se alcanza a través del servicio por la vía de las Armas, la Iglesia o la Política; Por ello son grandes patriotas: Concebían que solo se puede alcanzar el Honor personal a través de aquellas instituciones que, según ellos, son las que legitiman el ejercicio de la ética, la moral, la justicia y el bien al estar apegadas a la Corona. El Honor, según ellos, se legitima a su vez a través de la fe hacia la Luz Sagrada, que es la que a su vez les permite ser compasivos con sus semejantes. La Gloria, indudablemente se alcanza a través del honrado servicio y los demostrados actos de fe; Sin embargo, como a todo Lionhammer, la gloria solo es tal si se está en compañía de la familia y no se abandonan los principios de humildad y solidaridad que caracterizan a la casa desde su fundación.

Cabe destacar, que aunque eran considerados altruístas, algunos de ellos se dejaron embriagar por el creciente poder de la casa y fueron despectivos con los Leones Negros en el pasado, afirmando que al ser hijos de un bastardo y la hija menor de Shonnor Lionhammer, no merecían mayores privilegios. Esta situación, por supuesto, surgió gracias a la disputa que inició John Lionhammer el día que se negó a seguir los pasos que su madre les quiso imponer. Los Leones Blancos son con toda probabilidad los más sedentarios y tradicionalistas, defensores del legado ancestral y quienes más importancia le dan al linaje. Dentro de esta rama hay dos tipos de miembro: Los Humildes, quienes no se dejaban llevar por aquellas concepciones arrogantes de la sangre y los que se dejaban embriagar por el poder. Los ejemplos más claro de esta antítesis son Gódric e Igor II Lionhammer.

Los Leones Negros

"La Rebeldía"

Resultado de imagen para dark lion artwork

 

Los Leones Negros son la antítesis de los Leones Blancos. Estos Lionhammer se caracterizan por no seguir los cánones tradicionales de la Casa. Su filosofía consiste básicamente en que el Honor no está supeditado al oficio, sino al accionar de la persona. Por tanto, no destacaron como grandes militares, clérigos, políticos o magos pero sí como grandes mercenarios, comerciantes, aventureros y sobretodo, espías al servicio de la Corona. De hecho, de no ser por los Leones Negros, en la actualidad la familia no conservaría sus títulos ancestrales, o no hubiese podido enriquecerse a través del comercio. Por ello son tan igual de vitales y egregios que su antítesis.

La Filosofía de los Leones Negros, como se mencionó, consiste en el honor personal sin importar el oficio, por tanto han destacado en áreas poco ortodoxas como el comercio, el mercenariazgo y el espionaje, esto quiere decir que un hombre no es necesariamente honrado por servir al ejército, sino que, lo que le hace verdaderamente honorable es el apego estricto a lo justo, lo bueno y el ser garante real de un código ético y moral impecables, no sus rangos. La Luz, por supuesto, es un motivo de devoción plena, aunque sus modos son menos píos que los de los Leones Blancos por sus métodos. La Gloria, sin embargo, la conciben de la misma forma que la facción contrapuesta, siendo en esencia iguales pues todos conciben que la Gloria plena ha de ser por y para la familia.

Los Leones Negros eran descendientes de un bastardo de la Casa de Venezer y la última hija de Shonnor Lionhammer, por esa razón fueron marginados por los Leones Blancos en el pasado. Puede que por estas razones, la pugna familiar iniciase ya que John Lionhammer, el primer León Negro y fundador de la facción, se rebeló contra su madre, negándose a seguir los cánones familiares, probablemente por el trato displicente que recibió desde pequeño por sus primos. De hecho, esta facción estuvo muy cerca de escindirse de los Leones Blanco para forjar su propio destino de no ser por la intervención de Gregory Lionhammer, el gran León Gris.

 

Los Leones Grises

"El Equilibrio"

Resultado de imagen para gray lion artwork

 

Los Leones Grises son la balanza necesaria entre las facciones enfrentadas y con toda probabilidad, el símbolo de la unión filosófica de la familia sin importar la sangre. El único Lionhammer que podría considerarse León Gris es Gregory Lionhammer, quien abogó por la reconciliación de las grandes facciones familiares en el pasado cuando estuvieron a punto de quebrantar la unidad familiar. Gregory se caracterizó por no juzgar el quehacer de sus parientes y de hecho, apoyarlos siempre y cuando hicieran el bien y trajesen "Gloria" a la familia (entendiendo a la Gloria en los cánones familiares).

La filosofía de los grises consiste en apoyar incondicionalmente al miembro de la familia, siempre y cuando nunca deje de luchar con honor (sea cual sea el camino que este tome; bien sea la carrera militar, la política, la iglesia o bien el mercenariazgo, el comercio o cualquier otra actividad ajena al servicio), nunca deje de creer en la luz y actúe con justicia. Según Gregory no importa el camino siempre y cuando se haga el bien y se demuestre tener un código personal intachable en lo que se haga; así se alcanzará la gloria; que es estar con los tuyos, con tu familia y recibir las mieles de ese camino que se tome, como siempre para enaltecer el apellido y honrar el legado de Shonnor, sin importar lo que hagas.

A nivel sanguíneo podría decirse que sus miembros descienden de ambas líneas principales, tomando en cuenta que aunque hubo grandes Leones Negros que fueron fervientes defensores de la filosofía rebelde que estos tuvieron, estos llegaron a procrear grandes y dignos Leones Blancos. Caso símil sucede con los Blancos, que llegaron a tener entre sus descendientes Leones Negros. Por ello, el autodefinirse de una u otra facción es simplemente un dogma filosófico más que un asunto de sangre o de Casas enfrentadas.

Editado por Sacro
  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

 

-Las hermanas de la Espada-

-Bravehearth-

Las Praderas de Villarmosa

 

2dhu4pf.png

 

Las praderas de Arathi se mantenían en total calma aquella mañana cuando el sol levantábase en los alto. la brisa acariciaba las glaucas praderas y montes de arathi: cuna de la humanidad, tierra del antaño y glorioso imperio de Arathor. un grillo saltaba entre los montes y cantaba la chicharra con tranquilidad, hasta que un temblor en el suelo hizo que las bestias del lugar, incluso los insectos buscasen el refugio de la lejanía. el rugido aterrador de una bestia se escuchó.

Un raptor de purpúrea piel y feroz mirada reptiliana rugía amenazador en la llanura cortando amenazadoramente el aire con sus fauces terribles. Unas riendas le controlaron, evitando los bríos de la criatura. A sus fauces se acercaron las callosas manos de un terrible jinete, buscando que la bestia encontrase el rastro de sus enemigos olisqueándolas. En aquellas manos, un trozo oscurecido de tela vieja, ensangrentado. El ruido de su olfatear era profundo, como el de un manáfago infernal, acompañado del ronco y gutural sonido de sus entrañas hambrientas. La bestia cerró los ojos mientras olisqueaba y levantaba su morro. Y cuando lo percibió,  sus ojos se abrieron terribles, excitados por el hedor de su presa. 

Reptilian_Eye.jpg

 

El rugido de la bestia retumbó de forma horrísona en las praderas. La criatura comenzó a mirar en dirección oeste, ansiosa. Su jinete sonrió torvo y levantó su lanza, aullando colérico. La marabunta rugió deseosa y se enarbolaron las lanzas y armas de los Pradera Oscura. más de un centenar de jinetes de Trol cargaron hacia las praderas de Arathi.

 

Separador%2B01.png

-Gloria a Strom, último vestigio de Arathor-

stromgarde_by_yanmozhang-d8xeu4i.jpg

 

Se levantaba gloriosa la capital del antaño imperio de Arathor en la lejanía. Los grandes muros de la más pura y blanca piedra caliza, brillaban con el potente sol de las Tierras Altas; Eran sin duda imponentes, dignos exponentes de la grandeza de la otrora Capital del más grande imperio que había visto el continente. Pero las terribles consecuencias de la separación del mismo, la tenían atribulada en los más terribles desaciertos. La tropa de la ciudad ordenaba la Ley Marcial y la leva forzosa para proteger a la madre de todas las patrias de la humanidad. Los muros se preparaban para un posible asedio debido a los rumores que venían de las fronteras por parte de los supervivientes sobre las correrías de las muchas bandas trol que se aventuraban al territorio arathoriano para destruir Strom y a todos sus hijos en un acto vengativo por el rencor recalcitrante de esta belicosa raza hacia los humanos por las ya casi olvidadas Guerras Trol. La gente corría temerosa clamando la piedad de la Luz. Stromgarde hallábase sumida en el temor y el caos, y Su señor, uno de los ya olvidados primeros descendientes de Ignaneus Aterratrols, se encontraba sentado al trono escuchando a sus generales y consejeros ante la situación terrible que azotaba a la patria, obstinado, cansado y temeroso.

- Los trols estan inundando las fronteras, su majestad. Requerimos refuerzos en el oeste. ¡Necesitamos de la justicia de su espada allí!- rogó uno de los hombres del rey, empero, su augusto señor hallábase renuente a otorgar tropas que no poseía; Eran tiempos de separación, tiempos en los que Arathor no era más que una antigua 

- General Rovelle, sois hombres de Stromgarde. Podréis hacer frente a esta calamidad con los hombres de los que disponéis- sentenció con gran severidad, acallando el debate acalorado de los amos, oficiales y señores de los ejércitos de Strom- no puedo desprenderme de más tropas. Ya tenemos suficientes problemas en el corazón del Reino como para desatenderlos dispensando a más de mis fuerzas hacia las fronteras. Apenas y sobrevivimos para defender la ciudad y las villas cercanas de esta amenaza-

- Majestad- interrumpió con voz férrea un hombre de hombros anchos, piel morena, ojos café y cabello azabache que llegaba a los hombros atado con una coleta,  de rasgos varoniles- pero debe entendernos. si las praderas de Villarmosa son tomadas o cualquier territorio de nuestras egregias familias, sabrá que hacia el corazón de las tierras altas no tardará en llegar otra banda trol y sembrarán el caos que tanto desea evitar-

La voz gélida y fría del muchacho hizo que incluso el rey guardara silencio.

-Lord Edmundo, ya he dicho que no puedo permitirme delegar hombres- Sentenció ahora con gran severidad y crueldad el Rey de Stromgarde- ¡Resolved esto como buen señor de estas tierras y Strómico que sois, además de coronel de mis ejércitos. Demostrarme que sois digno de tales honores, así como lo hacen vuestros iguales- señaló a la corte, mientras que el joven coronel descorazonado volvía a ser osado e interrumpía a su majestad.

-Entonces, me retiro. No pienso seguir perdiendo el tiempo tratando de llegar a oídos sordos- el militar se dio la vuelta tras hacer un saludo respetuoso a su señor y partió una vez más hacia Villarmosa, con sus pocos caballeros y con el temor que en sus tierras, su mujer le esperase con seguridad.

 

 

  Separador%2B01.png

Villarmosa y la dama de Armas

attachment.php?attachmentid=1786819&d=13

 

La familia de aquél caballero y oficial había -desde tiempos inmemoriales- vivido en aquellas praderas donde la crianza de halcones de caza había sido el sustento de los Bravehearth, además de la guerra. Estos, habiéndose juramentado hacía apenas dos décadas vasallos y por ende señores de aquellas tierras por parte del legendario Balduino Bravehearth.

Los Bravhearth habían servido durante incontables generaciones al imperio de Arathor de forma fiel, pero solo hasta la disolución de este su servicio fue gratificado. Lord Balduino de Bravehearth, el primer señor de Villarmosa y padre del joven Edmundo, al morir le convirtió en el nuevo señor y esto le obligó a asumir las responsabilidades militares de su padre. Y fue al asumirlas, que conoció a la temible y codiciada Joya de las Costas; Dayane de Bristold. 

salma_hayek_from_desperado_by_kandoken-d

Una mujer de rasgos exóticos, típicos de las montañas más cercanas a las costas o las mismas playas de las tierras altas. Ya pocas mujeres de tal belleza quedaban tras tantos años:  Mujer de rasgos foráneos y ojos verde esmeralda penetrantes, con forma almendrada que eran el ensueño de muchos caballeros y nobles señores de la época. La piel de color tostado y el cabello negro que si bien iba al natural, no dejaba de ser hermoso a su manera. Dayane además, poseía para completar su larga ristra de atributos un cuerpo digno de codiciar, desear y admirar por todo aquél que le viese. Con todo ello la joya de las costas hacíase notar como mujer que era, pero con dignidad y decencia; Ya que conocía de modos, cortes y delicadeza.Pero ¡ay! del que se acercara a tal noble señora con intenciones erradas: Aquella mujer seguía la senda de un pueblo heredero de ancestrales costumbres guerreras, como era el imperio Arathor; No era una flor fácil de conquistar y solo de alguien símil a sus códigos, modos y carácter, acabó conquistando su corazón. Ese fue Edmundo Bravehearth, con quien vivió cientos de penurias en la militancia, tanto enfrentando a las bestias Trol, como a los bastardos de las montañas de alterac o cualquier enemigo de la patria. Como aquél noble señor era digno de sus títulos y digno de emular las glorias de los Bristold, ella no dudó en corresponderle cuando este le pidió su mano en santo matrimonio. 

La pradera de Villarmosa era acariciada por la brisa una vez más a plena luz de la mañana cuando la infantería de Stromgarde se plantaba en la temible formación de muro de escudos que los había consagrado en más de un frente de batalla; Las largas lanzas bermejas en segunda línea y los escuderos eran aún en esa época de los más temidos guerreros de la humanidad. Los estandartes de guerra Strómicos adornaban el aire y un joven capitán, de rubia tez pero de piel tostada y curtida por el sol les dirigía con palabras patrióticas y honradas, clamando al honor y al patriotismo.

- ¡Soldados de Stromgarde, habéis luchado en más de un frente antes con el símbolo de valor que nos representa en el pecho y este no será el último de ellos!- exclamó enarbolando su espada y los hombres bajo su mando escuchaban atentos, aún cuando los gritos de sus enemigos trataban de acallar la bizarra y animosa voz de su comandante. Aquellos hombres amaban a su oficial, joven pero de probado e indiscutible valor- ¡LUCHARÉIS POR LA PATRIA Y MORIRÉIS DE SER NECESARIO POR ELLA, POR LA PATRIA GRANDE! ¡VICTORIA O MUERTE CAMARADAS, POR LA LUZ Y STROM!-

- ¡AJUH, AJUH, AJUH, AJUH!- con gran fervor levantaron los estandartes y golpeaban sus escudos con sus espadas haciendo un ruido metálico amenazador. Pero la tierra se sacudió debajo de sus grebas, interrumpiéndolos. El capitán se calzó su yelmo y se formó ante sus hombres, presenciando el horror. Los jinetes de Raptor arribaron al que sería el campo de batalla, reforzando al grupo de Rebana-cabezas trol que les habían presentado batalla en ese lugar, totalmente desfavorable para la infantería si unidades montadas se les abalanzaban. De entre los jinetes emergió el más terrible trol que el Capitán había visto. Su pecho estaba adornado por un collar hecho de los cráneos de sus víctimas y su cuerpo hallábase tatuado en símbolos paganos, sus extremidades eran gruesas como las patas de aquellas criaturas que montaban, su pecho ancho como un muro y esculpido. Sus ojos, inyectados de sangre miraban el campo ansiosos y sus fauces abiertas de par en par dejaban ver como exhalaba aire furioso. El caudillo trol levantó su lanza, señalando amenazador a la falange Strómica. 

wow_troll_tribute_by_jg_oberon-d3euew2.j

- ¡YOYIMBA, YUK´KATÁ MATÁ RA´GUUL´MATÁ!-

- ¡YOYIMBA, YOYIMBA, YOYIMBA!- respondieron sus perros de la guerra y sin mediar más palabras se lanzaron sobre la fila de soldados con bestial hambre de sangre, muerte y guerra. Animados por su líder, que adelantaba a su bestial criatura delante de sus guerreros, sin temer a las saetas Strómicas. El choque que dio inicio a la batalla fue terrible y aún cuando los Strómicos lograron algunas muertes, no pudieron sobreponerse a la poderosa carga de los Pradera Oscura. 

Desde Villarmosa, en una colina un tanto lejana de aquella pradera que comenzaba a llenarse de sangre, los ojos esmeralda de Dayane presenciaban con gran angustia el desenlace. Siempre fue de poco usar vestidos ya que su carácter y su crianza no le habían impuesto que la mujer debía llevar faldas para ser femenina. Llevaba la espada al cinto, botas de cuero hasta la rodilla ajustadas y pantalones de cuero igualmente ajustados con una casaca blanca y una cinta al pelo... y tras presenciar el descalabro de sus hombres en la batalla, corrió hacia la plaza de la villa, apresurada. 

En la villa, las mujeres, ancianas y niños gritaban con desesperación, desconcertados, con la certeza de una muerte más que segura. Pero Dayane era una luz en medio de la oscuridad; Una atalaya de valor y virtud. Atravesó las calles de Villarmosa y en el centro de la plaza, justo en donde se encontraba la estatua de su Majestad, se apeó y desenfundó su espada, alzando su poderosa voz por encima de la batalla lejana y los gemidos de pavor de sus compatriotas. Su voz, era como un relámpago. 

- ¡HERMANAS STRÓMICAS, ESCUCHADME!- Bramó, y los llantos agoreros de las mujeres pararon por un momento, mirándola-¡ CLAMO A LA LUZ Y A VUESTRO VALOR, COMO HIJAS DE ARATHOR Y NACIDAS EN STROMGARDE, PARA DEFENDER NUESTRAS TIERRAS!-

Las féminas la vieron en silencio, comenzando a aglomerarse alrededor de la plaza, mientras la dama de armas las azuzaba. 

- ¡Mi señora, no somos más que amantes y fieles esposas, no somos guerreras!-

- ¡LO SOIS, SI NACISTEIS EN LAS TIERRAS ALTAS!- exclamó interrumpiendo a la que había hablado, señalándola acusadora y causando el bochorno en ella- ¡Todo hombre o mujer nacido en Arathi tiene en su sangre la guerra. Nuestra libertad depende de nuestra espada hoy, hermanas! ¡EXIJO UN ÚLTIMO RESPIRO, SI ESE HA DE SER, EN LA BATALLA!-

Los ánimos de aquellas mujeres comenzaron a cambiar: Primero las más jóvenes, a animar a las más maduras. Al final, las doncellas de Villarmosa decidieron enarbolar sus espadas y las armas de los caídos hasta entonces, subir a los pocos caballos que quedaban y enfrentarse a un enemigo al que en el fondo de sus corazones no esperaban derrotar. Pero si algo era cierto, era que las doncellas de Villarmosa no estaban dispuestas, por su sangre Strómica, a dejarse derrotar por aquellas viles bandas salvajes y barbáricas. 

Separador%2B01.png

-El Declive y la decadencia-

paintings%20dark%20fantasy%20art%20digit

La guerra fue para Stromgarde durante toda su historia la principal motivación para que el Strómico tomara las armas. Pero lamentablemente aquello comenzaría a desgastar desde sus mismos cimientos al reino,  que terminó por ceder tras la apertura del portal oscuro, en el año 0 de nuestra era poco a poco a los incontables enemigos que la habían acechado y codiciado desde siempre. Hasta la última gota de sangre y valor fue derramada durante aquellos cruentos años y Stromgarde, gloriosa antaño, sin sus más grandes héroes y abnegados defensores ya no podía hacer más. El año veinte de nuestra era fue quizás el más duro de todos, puesto el declive de Lordaeron, traería nuevos enemigos. Sumados a los Secacorteza, ogros y perros del sindicato, bastardos de alterac que habían por fin logrado poner de rodillas incluso a la capital misma. Ya la antaño poderosa y temida Milicia Roja de Stromgarde había sido derrotada y solamente controlaba un distrito de la antaño capital, el refugio de la zaga y los tristes rescoldos de varias villas aledañas al refugio, como Dabyrie. Algunos nobles habían hecho gloria, pero arathi ya no era el lugar de antaño. y aún  con esta situación, hombres fieles al reino y al pasado quedaban en aquél lugar que defendía con todo valor lo que les pertenecía por derecho ancestral.

El teniente Valiente, un joven caballero de la resistencia comandaba patrullajes por los caminos. había probado su valor en la defensa de la muralla de Thoradin durante el asedio del Sindicato, los Trols y los Ogros. Incluso llegó a luchar contra los renegados en incontables ocasiones, alejándolos de sus tierras con sus compañeros. pero aquel día hasta un veterano como él, pagó descuido:

En la marcha decidieron parar en medio de una encrucijada que lindaba con los ya poco seguros caminos del este de arathi, donde los trols del bosque y los ogros hacían presión. Y tan pronto desmontó uno de sus jinetes, se ejecutó una emboscada fraguada por rastreadores y cazadores de cabeza trol. Los guerreros comenzaron a ser masacrados poco a poco por los trols, que por noticias y rumores que había escuchado se estaban movilizando con gran y mayor ferocidad que antes haciendo tal presión que los territorios "seguros" estaban otra vez en peligro y en constantes escaramuzas. Sus compañeros se las vieron negras; Incluso él mismo estuvo a punto... Pero como si la luz les hubiese enviado protección, escuchó una trompeta de la guerra en la lejanía, que asustó a los supersticiosos trol. Abrumado por sus enemigos puso pies en polvorosa, pero las heridas le habían hecho nublar la vista y casi perder el juicio. Solo alcanzó a ver muchos jinetes, en su mayoría mujeres y por muy raro que pareciera las vio caer sobre los trols  que les habían emboscado. Valiente no soportó más y se dejó caer en la pradera maltrecho y cuando despertó, ya fuese por milagro o casualidad, era atendido por los médicos del refugio de la zaga. La situación era por demás crítica y Stromgarde una vez más se apoyaría en Ventormenta, su vecino del sur, esperando que esta le brindase su auxilio.

Separador%2B01.png

-El Deber-

 

Ventormenta

En ventormenta, el último bastión de la humanidad la noticia llegó a los pocos días de haberse gestado el auge de las bandas de Secacorteza. Trols atacaban los pocos reductos que quedaban de Stromgarde con gran violencia matando a los inocentes y saqueando las empobrecidas aldeas.Decenas de mercenarios y aventureros fueron tentados a marchar por los rumores que venían de riquezas que escondían los Strómicos. todo esto alimentado desde el gran torneo de Arathi, en el cual el reino hizo un gasto exagerado ante los extranjeros. Así mismo, se rumoreaba que Ventormenta enviaría apoyo oficial.

El Deber de la Iglesia de la Luz para con sus hermanos:

Una de las motivaciones de la gente a interesarse fue la movilización de una primera expedición de la iglesia hacia las tierras altas, no solo para colaborar con la resistencia Strómica sino que se creía, tras las desapariciones que habían sucedido durante los asaltos de los trols por el lugar que la herejía de estos engendros salvajes podía estar provocando mayores males para la gente de Arathi. Bajo el mando de Sir Filler de Grual y Lady Diana Blackwood la iglesia envió tal contingente conformado por algunos Caballeros de la Mano de Plata, Sacerdotes y pajes. 

Producto de la situación tensa en la que se estaba viendo involucrada la gente de Arathi, la iglesia prometió enviar apoyo a su primera misión cuanto fuese posible y así lo estaba pronto a hacer:

La iglesia como era costumbre comenzaba a enviar carteles hacia todos los pueblos cercanos y más concurridos. Dicho cartel, que iba hacia no solo el pueblo llano, si no a las distintas capillas y posadas de todo el reino llegó a manos de los enanos en algunas iglesias de forjaz, convocando a los paladines de la montaña y cualquier devoto que quisiera aportar las armas en aquella misión. Este segundo refuerzo fue liderado por Sir Pablo Lionhammer. 

Separador%2B01.png

-Yoyimba Zuk´ata-

Sangre de Nuestros Enemigos

troll_rogue_by_wreckonning-d4q3ib1.jpg

El olor de la piel humana era peculiar: fuerte. Cuando estaba asustado, el sudor y la adrenalina les delataba con facilidad entre las praderas.Acercó los dedos al suelo, metió estos en el polvo y luego lo acercó a sus fauces. Estaban cerca. Levantó sus portentosas manos y calmó el ruido que hacía su plore.

- ¡HERMANOS, HOY CLAMAREMOS LA SANGRE DE NUESTROS ENEMIGOS, YOYIMBA!- Gritó levantando una osamenta que todavía poseía restos de pellejo y piel humana desollada- ¡YOYIMBA ZUK´ATA!-

La caterva de los Pradera Oscura levantó sus armas clamando la bendición de su oscura deidad y cargaron hacia las praderas de arathi. Esta vez, no existía defensa alguna como en el antaño Arathor para defender las praderas y a la misma humanidad. Stromgarde estaba a merced de los enemigos y pocos guerreros habían para defender la tierra. Pero aún esos pocos, estaban renuentes a abandonar sus tierras

"terra usque tueri, et illuminatione faece de sanguine nostro pectore ultimo spiritu inflari pretio pro patria honorem servientes"

Separador%2B01.png   

-El Último llamado, la Partida-

 

Los hombres de la Mano de Plata partieron a Villadorada viendo la poca participación de los fieles en la plaza de la catedral, en la cual desde la mañana se habían acoplado los suministros para la misión. Pablo y dos hermanos más, Jean de Guille y Johan Robertson le acompañaron al llamamiento. La Iglesia recibió apoyo de Villadorada con humildad y devoción,  pero seguía sin ser suficiente como para apoyar al primer contingente eclesiástico que había partido a aquellas tierras. Pablo, a pesar de que conocía bien a los hombres del alguacilazgo marchó hacia este y solicitó la ayuda de estos en un principio no esperando el apoyo. pero esta vez, se equivocaba.

Los soldados Gonzalo de Tierrasverdes, Aria Williams y la recluta Diana Winterspell enseguida se ofrecieron al escuchar la situación. Pocas horas más tarde, mientras el barco era cargado con los bastimentos, el Alguacil Ricardo de la Sierra, Williams Hiddensoul, la joven Susan que asistió a regañadientes como reservista y un puñado más de hombres, se alistaron bajo el estandarte de la Orden de la Mano de Plata. Así partieron, en el "puño de justicia", un inmenso carguero de la Alianza que era capitaneado por un Capitán retirado de la marina de Kul´Tiras, el duro John "Devotodemar" Robertson, veterano de la primera y segunda guerra, así como de la tercera. 

7cca594661dc8cc1a4595d6fb87bd92f.jpg

 

La partida hacia la lejana Arathi fue en calma. Salvo por algunos problemas con los mareos de Susan Lionhammer además de las niñerías de dos de los voluntarios: Gonzalo y John Castle. y pasados los días a eso en uno de los puertos de Stromgarde fue avistado el barco de la expedición entre la bruma como un halo de luz. El color marfil de sus velas indicaba con claridad que la Expedición había llegado.

Por los desfiladeros que daban a la retaguardia de la fortaleza de Stromgarde subió la segunda partida ya que el joven Sir Pablo consideró prudente hacerlo allí para evitar que los Trols, que habían emboscado a la iglesia de la luz en su primera marcha, realizaran a la segunda la misma canallada. Algo que alarmó al paladín inmensamente era que los trols tenían tal elevado número que se habían abierto paso lo suficientemente adentro del territorio Strómico como para emboscar a la Mano de Plata que provenía del puerto principal de Stromgarde, bajo el desfiladero del puente Thandol.

6b03d809ec7f329754718b152f82a713.jpg

 

Tras haber pasado los desfiladeros de la Retaguardia Strómica, presenciaron la gloriosa ciudad desde fuera, donde los inmensos muros, hechos de piedra milenaria aun se mantenían en pie, en sus cimientos. pero a pesar de imponentes, era imposible recordar o imaginarse que aquellos muros habían sido aún más gloriosos durante la existencia del imperio de Arathor y por consiguiente, a su más legítimo heredero: Stromgarde. Las fuerzas de la Mano de Plata, voluntarios y ejércitos fueron recibidas por un batallón de paso Strómico que realizó los debidos honores y protocolos al llegar para escoltarles luego hacia la zona de la Ciudad controlada por la nación y allí destacar el principal campamento. Tras ello el Teniente Leónidas, nacido en la ciudad les expresó la necesidad de movilizar las fuerzas de la Mano de Plata, Ejército y voluntariado hacia el refugio de la zaga donde se mantenía el principal contingente de la Orden y el la Milicia. Y así hicieron, pero fueron emboscados por los trols Pradera Oscura sobre sus monturas en uno de los caminos.La formación de la falange Strómica fue efectiva en aquella batalla.  expertos conocedores de los modos trols, no tuvieron demasiadas pérdidas. La Mano de playa ofreció apoyo conjunto a Ventormenta pero los heridos del ejército del sur fueron cuantiosos. Gracias a la luz, ningún muerto hubo que lamentar. Williams Hiddensoul, uno de los soldados del alguacil caería por una osada pero a la vez estúpida acción tratando de cargar contra un raptor sin siquiera tener un escudo o una lanza con la cual defenderse, siendo mordido y dejado inconsciente al mero intento. Aún con los cuantiosos heridos que se cobraron los trols, sus intentos no tuvieron éxito alguno, pues la gran mayoría de los jinetes que les atacaron quedaron tendidos en el suelo. Un pequeño grupo de los hombres de Stromgarde se quedó para desollar y empalar a los enemigos en la pradera en un sitio visible donde pudieran verlo sus enemigos y Leónidas dirigió al resto hacia la Zaga. Allí se encontraron tras haber visto el extranjero Sadiqaram lo que parecía una visión de unas mujeres a caballo con brillantes armaduras en la lejanía, a la primera fuerza expedicionaria de la Mano de Plata, que dirigidos por Sir Filler y Lady Diana parecían un tanto consternados. La situación era por demás crítica pues los trols habían estado sacrificando mujeres vírgenes, niños recién nacidos y mujeres embarazadas: símbolos del amor y la inocencia por igual en cada uno de sus saqueos, así mismo poseían una cantidad modesta, pero respetable de oro en sus haberes que Stromgarde debía recuperar.

Decidieron pues descansar y atender sus heridos, pues lo que acontecería se pregonaba funesto. 

" La luz les ampare"

Editado por Sacro
  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

-Las Verdes Praderas de Arathi-

2dhu4pf.jpg

 

Antaño Arathor, recién caído el imperio:

La guerra se cernía sobre Villamorsa y la sangría era desquisiante. las tropas de Strom y los hombres de Ironhawk lucharon hasta la última gota de su sudor y de sangre. Las lanzas de la falange resistían los embates de los Trols, que con violencia venían una y otra vez masacrando a todo aquél que bajara al menos un palmo su escudo. la sangre humana fue derramada en nombre de su señor oscuro y de sus loa. Los strómicos, tras largas horas de embates no resistieron más y su línea se quebró, muriendo uno a uno los defensores de Arathor. La carne humana destrozada pobló los campos y victoriosos, los Trols masacraban a los restos del medrado ejército de Strom que se retiraba del campo.

El Capitán Godfrey Roberts, oficial del batallón de Ironhawk, defendía con bizarría la retirada del grueso del ejército conformando una última línea de defensa, compuesta por una veintena de muchachos que apenas habían cumplido la mayoría de edad. Incluso entre ellos había algún imberbe incapaz, pero la necesidad tenía la cara de un perro. Atravesó el cuello con la lanza a uno de los raptors derribando a su jinete y éste, fue víctima de las lanzas de sus niños. Pero aún con su abnegación, fueron superados por aquellas escamosas criaturas que los trols habían aprendido a domesticar y sus protervos jinetes. 

Godfrey lo sabía y sus hombres también. Habían asumido aquél deber solo para retrasar el avance del enemigo y que sus compañeros pudiesen reagruparse en otro campo donde podrían presentar mejor el combate a los trols. Sacrificaron sus vidas para salvar las de cientos; como el ancestral Tyr, sacrificáronse en pos de un bien mayor. Lo último que se escuchó del valiente Godfrey Roberts fue una angustiada voz de mando en medio de la nube de polvo que levantaron las bestias al abalanzarse sobre el muro de escudos...

¡Firmes...! 

Y el silencio se hizo. 

Separador%2B01.png

Había sido nombrado "sangre" en lengua vernácula, pues había nacido para la gloria y estaba predestinado a guiar a su pueblo y para ellos, los Pradera Oscura, la sangre era motivo de rituales y adoración. Una profecía antiquísima de aquella tribu entre las muchas que existen entre los trols del bosque relataba que un hijo de los Pradera Oscura tenía un lugar privilegiado entre los loas; Un mortal entre Dioses.

Pero para llegar a aquella virtuosa condición había que demostrar ser un guía para su pueblo y que tenía en sus venas la Sangre del Elegido. Y en una raza guerrera como aquella, la santificación se ganaba en el combate. durante las guerras trols, esta tribu guerrera se unió al gran imperio amani y se enfrentó a un enemigo... Arathor. Y tras la terrible derrota que los hombres les habían propinado en el pasado, era momento de vengarse, ahora que sus enemigos sucumbían en terribles divisiones internas nacidas de intrigas de palacio y la expansión misma de la humanidad. 

El gran Yoyimba estaba cercano a lograr su santificación tras tantos años de lucha y el fanatismo de los suyos era más que evidente; considerado un dios en la tierra, aprovechó la ambición de un grupo de hombres que les habían propuesto una alianza; Ellos podrían pasar por sus tierras en secreto y matar a cuantos enemigos deseasen en los valles circundantes a cambio de que Yoyimba y sus guerreros santos matasen a los caballeros de Ironhawk. El pacto fue sellado con oro Arathoriano que formaría parte del botín de guerra con el que Yoyimba se elevaría a los cielos el día de su consagración. El oro para ellos era el símbolo del sometimiento y la vanidad de la humanidad y, con la misma sangre de hombres derramada en combate, purificarían su dote. Aquél hombre que pactó una alianza secreta con los Pradera Oscura fue el ambicioso Alarico de Estuardo.

Alarico fue un hombre envidioso y rastrero como sus ancestros desde el inicio de los tiempos. Su padre, Lord Ulrico de Estuardo sería nombrado señor del Alto Ebro Arathoriano tras unas terribles guerras con los Sañadiente unos años antes de que imperio se disgregara por completo. Sin embargo las praderas de Villarmosa, a las faldas del Alto Ebro, fueron entregadas a un advenedizo señor de la guerra con el que había tenido tensas rivalidades en el conflicto contra los Sañadiente. Este valiente caballero de Strom era Balduino Bravehearth. El valeroso Balduino habíase granjeado prestigio militar en las filas del ejército del rey hasta ser nombrado caballero casi a la par que Ulrico. Siempre competitivos y rivales en amistad, debieron demostrar sus auténticos talentos militares en combate brillando ambos pero cada cual con sus métodos y en frentes distintos. El día que les concedieron el mando conjunto para despachar a los trols hasta sus ciénagas escondidas en las Tierras Altas, Ulrico quiso sacrificar a gran parte de los hombres atacando frontalmente en un territorio desfavorable para las superiores, pero lentas unidades Strómicas, cosa por la cual su amigo Balduino se rehusó, prefiriendo minar la moral de los trols en una larga guerra de guerrillas aprovechando a los expertos tiradores y cazadores de trol que tenía el ejército. Sin llegar a acuerdo alguno, ambos señores dividieron los ejércitos y aplicaron sus acciones por separado. Evidentemente el ataque de Ulrico fue desastroso, mientras que la inteligente acción de Balduino aseguró la victoria para Stromgarde, salvando la mitad del Ejército que los generales del Rey de entonces les había confiado. 

Ante esta acción, el Rey acabó por conceder al joven Balduino no solo la fortaleza de Ironhawk, que delimitaba una de las marcas de las tierras altas, sino que le concedió las praderas de Villarmosa; aptas para la siembra de cereales y rebaño de ganado. El Rey, aún cuando había perdido la mitad de un nutrido ejército por las acciones de Ulrico, honró con un título al envidioso caballero de Estuardo por sus otras glorias alcanzadas en combate, otorgándole la mitad de la heredad prometida para él en el pasado; las aisladas colinas del Alto Ebro Arathoriano. Desde entonces, las antiguas amistosas relaciones se torcieron para siempre, ya que los Estuardo siempre pretendieron obtener las tierras que ahora Balduino poseía para sí.  

Desde entonces Estuardo intentaba maniobrar e intrigar contra Balduino, quien supo actuar con inteligencia y astucia sorteando todas las traiciones de su otrora compañero de armas, además construyendo en su nueva heredad la legendaria y valiente villarmosa, un pueblo de granjeros y vasallos que convirtieron las fértiles tierras en una pujante villa agraría que proporcionó gran prosperidad a los Bravehearth y mayores desprecios a los Estuardo. Con el paso de los años, Ulrico murió de apoplejía y su hijo Alarico de Estuardo tomó su lugar como señor del Ebro. 

Creyendo erróneamente que el joven Alarico no seguiría con las intrigas de su padre, Balduino intentó acercar a su familia a los Estuardo durante los días finales de Ulrico, buscando que su joven hijo Edmundo I forjase íntima amistad con el heredero del Ebro. Sin embargo, Alarico poseía peores miserias humanas que su padre, pues supo ocultarlas prometiendo amistad y paz a la familia Bravehearth, mientras que su corazón albergaba aún más odio que el de su padre. Alarico era megalómano, narcisista, embustero, sinuoso, mentiroso y venenoso, como una serpiente... y todos sus malos sentimientos comenzaron a expresarse en actos cuando la Joya de las Costas llegó a la vida del joven Edmundo.

Dayane de Bristold, era una mujer hermosa de piel tostada y ojos verdes como jades proveniente de las costas de las tierras altas. Era una mujer de hidalguía inmemorial, pero que era conocida por su talento para las armas ya que desde muy joven participó en los ejércitos del Rey de Arathor, granjeándose aún siendo una joven mujer reputación de avezada estratega y temible espadachina. Durante el servicio de Edmundo y Alarico en las filas del rey, esta mujer conocería a ambos señores feudales y se decantaría, de entre muchos pretendientes dignos como ellos, por Edmundo y su buen, sincero y valeroso corazón. El amor de Dayane por Edmundo fue el detonante de la ignominiosa y alevosa guerra de Alarico de Estuardo contra los Bravehearth. La Venganza, en definitiva llenó de bilis negra sus venas y corazón. 

Cuando tuvo la oportunidad acudió con sus más leales hombres ante la tribu Pradera Oscura y pactó con ellos para que masacraran a cuanto Bravehearth o vasallo de esa casa pudieran, mientras que él difamaba a su enemigo en las cortes. Sabía que un Marqués no podía fallar a su señor Rey en la defensa de la patria ahora que los tiempos que corrían eran tan difíciles por el abandono de la capital por parte de los nobles hacia la fortaleza del norte, a la que en honor al legendario Lordain fue nombrada Lordaeron y a una segunda fortaleza ubicada en el Sur, que sería conocida como Ventormenta en los siglos venideros. Si sus planes se daban como los tenía previstos, él podría pretender aquellas tierras y tomar como esposa a la viuda de Bravehearth, quedándose con todo aquello que había ansiado toda su vida. 

Los trols aceptaron.  pero los planes de Alarico no contaban con la valentía de las gentes de Villarmosa. Hombres y Mujeres dispuestos a no dejarse vencer por sus más odiados enemigos. 

 

Separador%2B01.png

Los trols llenaron de sangre el campo con los hombres aptos para combatir que la habitaban. La masacre de Villarmosa estaba cantada por los hados más funestos, que eran coreados por los tambores de guerra Pradera Oscura. Yoyimba a la cabeza de su eufórica caterva de bestias levantaba una pesada hacha ensangrentada con la diestra y con la siniestra alzaba la cabeza cercenada del último oficial del ejército de los Bravehearth y Strom que se había aprestado a defender las praderas.

- ¡YOYIMBA, ZUK´ATAAAAAAAAAAAAAA!- los horrísonos alaridos de los Pradera Oscura restallaron en el lugar ante las vociferaciones de su oscuro caudillo,  pero una flecha zurcó los aires y fue a parar en uno de los tamborileros, que cayó inerte en el suelo reseco y ensangrentado. cuando el cacique guerrero miró hacia la lejanía observó con pasmo a decenas de damas de armas, ataviadas con armaduras de guerra tomadas de sus difuntos maridos que cabalgaban hacia ellos. A la cabeza, la valiente Dayane de Bravehearth cargaba con todo valor con su mandoble en manos.

abfba43d81d75d9d8fdc498ad70ed294.jpg

(Las doncellas de Villarmosa cargando contra la temible banda de los Pradera Oscura; Lady Dayane a la Cabeza)

Los sorprendieron.

Consternados por la inesperada carga de las guerreras, los trols fueron rápidamente batidos por tan bizarra carga. Yoyimba no era un estratega militar que hubiese tenido cuidado con imprevistos. Había vencido a los hombres y defensores de Villarmosa a costa de grandes pérdidas y ni el Elegido podía vencer en tales condiciones; aún con el fanatismo ciego de su gente no pudo prever una respuesta tan inesperada... y aún siendo un "dios" en la tierra, él mismo estaba tan cansado como sus guerreros. Aquellas mujeres consagraron sus nombres a la eternidad derrotando a los fanáticos Trols en una corta pero sangrienta batalla: ¡Qué mujeres, Qué Patriotas! ¡Ni aún sabiendo levantar como se precia correcto una espada, pudieron vencer a los terribles trols de las praderas!. Dayane decapitó de un simple y limpio corte a Yoyimba y sus más fieles compañeras de armas bañaron de sangre enemiga los cascos de sus caballos y sus armaduras, empero su valeroso acto no estuvo exento de sacrificios. Aún en la derrota, los Trols mellaron los números de las inexpertas doncellas, conformadas en su mayoría por jóvenes flores sin romper y reverentes ancianas, salvo algunas mujeres jóvenes que habían servido al rey como Dayane en el pasado. 

Regresaron bañadas en gloria y a la vez desdicha a la villa. Habiendo vencido al gran líder de los trols... habían provocado la retreta en los diferentes frentes de combate pero con terribles pérdidas que impedían reclamar el honor obtenido en el campo.Y aún faltaba recibir el más duro golpe para los hijos de Ironhawk y Villarmosa. 

Edmundo Bravehearth regresaba con los caballeros de Stromgarde hacia aquellas tierras y pudieron verle en el horizonte, pero sin el apoyo del rey que tanto había rogado. Sintieron pues que con Dayane y el valeroso Edmundo a la cabeza de sus restos podrían resistir cuanto mal les preparasen los trols, incluso cerca de ellos les seguía una partida de caballeros que portaban el estandarte batiente de los Estuardo. Todos creyeron que los Estuardo iban tras los Caballeros de Bravehearth para apoyarlos en su defensa, que las rivalidades eran auténticamente cosa del pasado...

Pero se equivocaban...

2d6623b257b6e4510b9179469b12ebdd.jpg

(Lord Edmundo antes de ser derribado de su corcel por las fuerzas de Estuardo)

 

Ante la atónita mirada de las doncellas que aún no bajaban las espadas alzadas por la victoria que obtuvieron y por la llegada de su señor a los prados, vieron como la mesnada de los Estuardo comenzaron a masacrar a la guardia de su señor en retirada. Incluso, vieron al terrible Alarico atravesar de lado a lado al corcel de Edmundo, derribándolo. Dayane bramó y ordenó proteger al señor, pero no pudieron evitar lo inevitable. Estaban muy lejos... 

Edmundo se reincorporó haciendo uso del estandarte de la patria y Alarico, por la espalda disparó una ballesta de mano que poseía, atravesando el buen y valeroso corazón de Edmundo, acabando con su vida en el acto. Alarico contaba con que la carga de las doncellas pudiese frenarse con la muerte del noble señor, pero fue infructuoso todo intento. Las lanzas y espadas de las Doncellas de Ironhawk y Villarmosa se estrellaron con más ahínco en los pechos de los hombres de Estuardo. En la refriega, Dayane henchida de tristeza y cólera logró herir a Alarico, causando que los cobardes caballeros de Estuardo comenzaron a retirarse en torno a su malherido señor. Las doncellas tomaron el cuerpo del caído Lord y los caballeros que le acompañaron hasta morir y se los llevaron a Ironhawk, organizando a los niños y supervivientes dentro de la fortaleza, pues sabían que Alarico ante lo visto iba a por la conquista o a perecer. Ella sabía que no podían velar a los muertos, que no podían descansar pues los Estuardo iban a por ellos. Luego de organizar la defensa con sus doncellas y enviar mensajeros hacia la ciudad con las pruebas de la traición de Estuardo (las monedas y la cabeza de Yoyimba) y a los nobles señores con los que los Bravehearth tenían alianzas, hizo llamar a su querida Mariana, la criada más joven y fiel que poseía, pero que ahora se había convertido en su edecán más fiel en batalla. 

- Mariana, querida mía- le abrazó por un momento, por primera vez le veían con lágrimas en los ojos...-Necesito que me sirvas una vez más y una última vez-

- M-mi señora, no diga eso, vivirá  y le serviré hasta el fin de sus días, eso no será hoy...-

-Y se que así es... y por eso te pido que me escuches- levantó una vez más la cara angelical de su criada, que  había luchado hasta que su blanca tez confundíase con sangre y polvo del campo de batalla- Necesito que lleves a mis hijos lejos de aquí. Escóndelos donde jamás los encontraría el señor Estuardo. No pretendo entregar a mis hijos a la muerte a sus manos, pues sé que esa es su intención-

- P-pero... mi señora... P-podemos pedir ayuda a nuestros señores vecinos ¿E-está segura de que nuestros aliados no nos ayudarán antes de que el enemigo inicie su asedio, o que el Rey no nos asistirá viendo las pruebas?-

-Tal como están las cosas, mi niña, confiaré en que estamos solos y aseguraré a mis bebés en el anonimato antes de que esa sucia rata les ponga una mano encima- dijo la mujer, mientras le zarandeaba una vez más, al sonar las campanas de la pequeña capilla de Villarmosa- ¡HACEDLO AHORA, MI NIÑA, ANTES DE QUE SEA DEMASIADO TARDE!-  

La muchacha asintió trémula, avanzando fuera de la sala señorial. Desde el gran ventanal se podía ver a los restos de la Caballería de Edmundo y a las doncellas guerreras apearse en los muros, mientras que una reorganizada partida de caballeros y hombres de Estuardo avanzaban hacia la fortaleza. Dayane miró a la doncella, la abrazó con fuerza antes de dejarla ir  y besó a sus niños con dulzura y tristeza en las molleras. Mariana exclamó, llena de lágrimas.

- s-se que tendrán un futuro g-glorioso... y que en la g-gracia de la luz andarán ustedes y sus d-decencientes-

La muchacha salió por el pasillo señorial y se dirigió hacia los establos tras salir de la fortaleza, tomando uno de los corceles que allí se encontraban. Dayane ordenó que la puerta sur de la fortaleza fuese abierta por unos momentos y la joven  huyó a lomos del corcel rauda, pero para su desgracia los hombres de Estuardo la vieron y el señor noble, ordenó que dos de sus más cercanos la siguieran y le mataran: No podían dejar superviviente alguno. Ambos guerreros partieron espoleando los corceles mientras que Estuardo se preparaba, con el grueso de sus jinetes, a masacrar a las mujeres y a los pocos caballeros que quedaban con vida. En Ironhawk estaban dispuestos a luchar con valor y con tezón, pero era prácticamente una batalla que no podían ganar.

 Dayane corrió hacia la plaza mayor de sus tierras y con la espada en alto lideró a sus caballeros y sus doncellas guerreras durante el asedio de Alarico Estuardo que, confiando en que su superioridad numérica podría vencer a unas débiles fuerzas dirigidas por la esposa de un caballero muerto, se lanzó a un escabroso asedio contra los muros de Ironhawk que duró cinco horas. Pero aún con superioridad numérica, acabó huyendo herido de gravedad en el bajo abdomen cuando se enfrentó a Dayane en los muros de la fortaleza. La huida del señor de la plaza provocó que sus hombres pusieran los pies en polvorosa siguiéndolo. La brillante victoria alzó a los cielos los gritos de júbilo de las que sobrevivieron. ninguno de los caballeros corrió con la suerte de las doncellas, pues obedecieron a sus juramentos sacrificándose por los inocentes que estaban en la fortaleza y Dayane Bravehearth, que demostró ser una líder ejemplar. Enseguida, Dayane sin celebrar victoria alguna colocó la silla en su corcel partiendo hacia la capital para acusar a los Estuardo de tan ignominiosa traición. La doncella fue acompañada de seis de sus mas fieles seguidoras. las demás se quedaron para preparar las defensas por una posible vuelta de los hombres de Estuardo.

latest?cb=20151014052409

(Asedio de Ironhawk. Uno de los hombres de Estuardo, pereciendo tras retirarse por las saetas de las doncellas)

Mientras tanto seguida por los lacayos de Estuardo, la joven Mariana escapaba con los bebés Bravehearth en brazos logrando llegar hasta la ciudad de Strom y cansada, trataría de perder a sus perseguidores en los arrabales bajos de la ciudad, donde recibió la muerte de un saetazo traicionero de aquellos hombres. Al caer del corcel, los pequeños también lo hicieron con ella y en el impacto moriría la hembra, la más pequeña en proporción con los otros dos varones. Mariana no era dueña de su juicio cuando arrastraba su cuerpo hacia un callejón entre una especie de pensión y un burdel a cada lado de este. Dejó el bulto ensangrentado contra la pared de la pensión y allí ella pereció.Cuando los hombres de Estuardo la cogieron, se percataron del bulto ensangrentado.

- Coge a la mujer y llevemosla al río... la tiraremos- dijo uno de ellos, mientras el otro se acercaba al bulto ensangrentado, escondido en una caja.

- ¿Y los niños?- dijo el segundo, con mayor intención de acabar con ellos, cuando el otro, que era el que lideraba, levantó la mano haciendo un gesto de poco interés, que trataba de esconder un atisbo de piedad y superstición; No deseaba manchar sus manos de sangre inocente.

- Si no los matan frío o mueren de hambre al alba, los devoraran los perros- dijo con falsa displicencia- volvamos al alto ebro-

Y en ese momento... los perros de la calle se acercaban al ensangrentado bulto, donde hicieron un festín con el cuerpo de la infante y uno de los pequeños...cuando aquella matrona piadosa salió a la calle ante el barullo de los perros buscando ahuyentarlos... encontrándose con quien sería el último hijo de Bravehearth... quien fue conocido como el glorioso Shonnor I "El León" Lionhammer, de Lordaeron y el Primer Lionhammer.

 

Separador%2B01.png

-Actualidad-

Tras la apertura del Portal Oscuro, en el año 27 de nuestra era

 

Las tropas marcharon hacia las afueras del refugio de la Zaga gracias al comando de Sir Pablo Lionhammer, Sir Filler de Grual y Lady Diana Blackwood. La caballería de la iglesia, integraba un total de sesenta caballeros, mientras que Stromgarde otorgó a la causa unos sesenta soldados de infantería pesada y ligera, que conformaron la temible y poderosa falange Strómica. El Alguacil de Villadorada Ricardo Sierra, lideraba un total de veinte hombres de Ventormenta conformados por soldados activos y reservistas, formando la igual respetaba falange de Ventormenta. Entre las simbólicas fuerzas del Sur la joven Susan Lionhammer hacía presencia como reservista. Marcharon hacia donde los cazadores de Trols habían descubierto que los mismos habían erigido su campamento; Un emplazamiento trol muy cercano a los campos de Villarmosa. efectivamente ahí los encontraron. Los trols no parecieron anticipar la marcha sobre su emplazamiento  y fueron rápidamente abatidos. En las ruinas del asaltado emplazamiento encontró el ejército el resultado de los saqueos de los trols tras acabar la batalla. Gracias a la estrategia que optó el Sir Paladín para atacar la caballería atacó sus flancos y la vanguardia, la tomaron las fuerzas conjuntas de Ventormenta y Stromgarde. la batalla fue un desastre para los trols debido a la inmensa superioridad de la caballería liderada por un hombre versado en ello. Levantó Sir Pablo su martillo con valor y lo impactó a la marcha contra uno de los trols en la primera y arrolladora carga, mientras que la tropa al mando del Teniente Leónidas de Stromgarde, cortaba todas las vías de escape de los trols. La infantería de Ventormenta apoyada por los tiradores Strómicos avanzó y quebró las líneas del enemigo durante la confusión de la emboscada  pero el grupo no se esperó el desenlace posterior.

Susan Lionhammer levantó su escudo y echa un mar de cólera y frenesí, como lo era en la batalla, cantaba himnos Lordaeronianos que recordó de sus primeros combates durante el Azote y  todas las muertes que propinó de su mano, las consagró en honor a su patria. interpuso el escudo ante la hacha de uno de sus enemigos, cuando escuchó el cuerno de la guerra de los trols retumbar en todo el lugar. La Leona de Lordaeron levantó la vista para percatarse del horror. Los jinetes de Raptor gritaban aquél cántico que habían escuchado desde su llegada al lugar cargando contra ellos. La voz de mando del joven Paladín fue clara.

-¡RETIRAROS A LAS COLINAS, REAGRUPAROS!- espoleó el corcel y cargó con valor hacia ellos junto a Sir Filler y Lady Diana. Los sesenta caballeros de la iglesia se dispusieron a cubrir a la infantería en su retirada a las colinas, tratando de parar lo más posible la masacre. Los trols que aun combatían a pie se abalanzaron sobre la falange stromgardeana y Ventormentina con tal violencia entrando en el frenesí de la sed de la sangre. Con la magia negra de los trols apoyándoles, lograron batir a los stromgardeanos haciéndolos retroceder quebrando la línea a los hombres de Ventormenta hecha en el centro de la formación. La sangre comenzó a correr en el campo y varios de los hombres más cercanos al alguacil Ricardo Sierra y miembros del voluntariado fueron heridos en el proceso. Susan levantó su escudo, por un momento abrumada por la carga inmensa que caía sobre ella y sus compañeros y gracias a eso fue que pudo salvar la vida una vez más. levantó su espada y en ristre la hincó sobre el pecho de uno de los Pradera Oscura que cayó abatido al suelo. escuchó la voz de mando de Aria y del alguacil, que se vieron forzados a retirarse a las colinas pues los Strómicos habían abandonado los flancos, generando demasiada presión en el centro donde se encontraban.

Al apostarse en la colina colocaron las lanzas en segunda línea enristradas, los tiradores a la tercera y los hombres de escudo se apostaron en la primera,  en lo alto de la colina esperando un milagro. La caballería pesada de la iglesia, se vio forzada a recular para reagruparse y poder realizar una segunda carga contra el enemigo y en ese momento fueron escuchadas sus plegarias. Una corneta de guerra desde la retaguardia se escuchó y aquello que había parecido una visión de mujeres con corceles en doradas armaduras se hizo realidad. Lideradas por una doncella guerrera de bronceada piel y ojos almendrados, como Susan cargaron y dieron tiempo de retirarse a los hombres de la infantería, que se hallaban visiblemente diezmados. Ante la duda, Aria y Sierra quisieron ayudar a la caballería de la iglesia, pero la voz de la doncella guerrera los hizo cambiar de parecer haciéndoles retroceder con rapidez y los llevaron a la antaño Villarmosa: Ahora una fortaleza hecha de empalizadas donde las damas de armas habían mantenido incansable defensa contra los enemigos de Arathi.

Pablo levantó una vez más el martillo cuando escuchó la trompeta, miró hacia atrás y observó la carga de las doncellas guerreras precipitándose contra la banda trol provocando el caos. Ordenó enseguida a sus hermanos dar la vuelta y apoyar a estas mujeres en la lucha, esperando que la infantería reaccionara y se replegara.

- María de Ironhawk, ilustre, a vuestro servicio ¡seguidme si queréis vivir y cantar la victoria!-

El paladín la siguió y observó con admiración a las doncellas guerreras dar un ejemplo digno y envidiable de como hacer la guerra a caballo, eran excelentes jinetes. Gracias a la acción mancomunada de la iglesia y estas mujeres la infantería reculó por el campo de forma hasta lo que, según  María, describían una fortaleza impenetrable. El paladín decidió seguir a la doncella en su retreta, viendo la superioridad de los trols sobre el número de caballería y accedió a lo que la mujer decía. Las puertas se abrieron al paso de la caballería que dentro del patio de armas se re-organizó y los tiradores abrieron fuego contra los jinetes trol, que no se anticiparon y subestimaron los muros siendo víctimas de los tiradores. La infantería presentó una excelente defensa en las murallas y puertas batiendo a los trols tras inútiles intentos de tomar las murallas por la fuerza sin asedio alguno. La caballería ante la retirada enemiga comenzó a batir a los trols por los campos, así como Stromgarde prosiguió la persecusión de algunos que huyeron al suroeste. Por su parte el reducido número de soldados de Ventormenta se quedó a reorganizarse y a sanar heridas. Susan vio con pasmo, como la líder de aquellas doncellas guerreras, se presentó como Lady Mariana Bravehearth mirándola fijamente... Fue ahí donde Susan encontró a las hermanas de la espada.

Y descubrió las raíces de su familia.

-¿De donde sois vos, muchacha?- dijo la doncella, mirándo a Susan observarle con cierta extrañeza e impresión al notar el parecido que poseían una con la otra- ¿Ventormentina?-

- De Lordaeron...- dijo con rotundo orgullo y aclarándolo, mientras la señora de Villarmosa asentía comprensiva.

- Imagino que el nombre Dayane Braveharth no os suena, ¿no es así?-

- Claro que no. Mi nombre es Susan Lionhammer, hija de Iván Lionhammer de Lordaeron-

- Entiendo. Seguidme un momento todos si queréis. hay comida y sanaremos vuestras heridas en la casona-

Los hombres Ventormentinos asintieron y pasaron al castillete-mansión, donde los hombres fueron atendidos por una enfermera robusta y de inmenso tamaño, acompañada de dos sanadoras más. hubo un encontronazo entre el huargo del extranjero Al-Muhalled Rhazo Sadiqaram y aquella enfermera que tras un golpe en la cara, casi le mata con sus propias manos por abusar del respeto y su generosidad al tratar de sanarlo. Lo cierto del caso fue, que la señora feudal desnudó un cuadro cubierto por un lienzo de seda. El retrato más idéntico y perfecto de, la que parecía ser la mismísima Susan Lionhammer, que quedó pasmada en el lugar, acercando su mano al cuadro y negando una y otra vez a sus compañeros de pelotón que esa fuera ella. Salvo por los ojos verde esmeralda, aquella mujer era idéntica a la doncella Lionhammer.

salma_hayek_from_desperado_by_kandoken-d

 

Y la noble, contó la historia por la que Ironhawk y Villarmosa pasó en su momento: La traición que vivió su gente y como fue que la Orden de las Hermanas de la Espada; aquellas mujeres arathorianas que habían luchado ese día con ellos fue fundada. Cuando la primera de la orden, Dayane Braveharth fue a Strom, pidió una audencia con el rey y mostró las pruebas de la traición de los Estuardo, este accedió a convertirla a ella en única y legítima señora de Villarmosa y el alto ebro Arathoriano y a sus descendientes, ordenando colgar por alta traición a los Estuardo y desterrar a su descendencia. La mujer para proteger sus tierras de las aspiraciones de las belicosas casas nobles de la frontera  y sus enemigos fundó a las hermanas y convirtió a Ironhawk en el bastión de las Hermanas de la Espada con el consentimiento del mismo soberano, que por los servicios prestados a Strom al desenmascarar a aquellos traidores y vencer a los Pradera Oscura le otorgó una Espada Mandoble como trofeo de guerra, la cual fue forjada por los herreros reales para su majestad y este, según la leyenda, entregó a la noble señora quien la renombró como "Lionhearth" en honor a su difunto esposo. Aquellas mujeres, eran ahora las herederas de aquél legado y, Mariana Bravehearth era descendiente directa de Dayane, de su segundo matrimonio con Lord Octavio de Arcturus, el cual heredó los titulos nobiliarios de aquellas tierras. Los Lionhammer habían encontrado sus raíces y a sus primos lejanos. habían descubierto los orígenes nobles de la familia y de la misma forma, descubierto que la sangre guerrera de estos siempre estuvo en sus venas. Honrarían tal pasado sin lugar a dudas, pero no dejarían jamás de decir que eran legítimos hijos de Lordaeron. Mariana Bravehearth decidió darle el libro de la historia de la orden y los Bravehearth a Susan como un regalo para que jamás olvidaran de donde provenían. entre lágrimas la joven aceptó tal honor y lo llevaría consigo a su familia.

La batalla culminó horas más tarde, con la victoria de Ventormenta y la Iglesia sobre el jefe trol y sus más cercanos señores tribales, liderados por el joven Sir Pablo y el Alguacil Ricardo Sierra en la incursión a la caverna donde estaban recluidos aquellos perros. La iglesia tras haber cumplido su cometido regresó a Ventormenta, así como el 11avo Pelotón de Villadorada.

Una vez más el puño de la alianza, bajo el manto divino de la luz había derrotado a los enemigos y al mal mismo.

Ventormenta al día siguiente, se alzaba una vez más gloriosa en la lejanía, cuando el barco se acerba a tocar puerto.

 

Separador%2B01.png

Respuestas de un Pasado olvidado

Epílogo

 

otp5js.jpg
 

La llegada a Ventormenta sería el momento adecuado para que Susan pudiera contar la historia a sus primos Pablo, Christian y a su padre que gracias a la insistencia de la doncella guerrera, se vieron obligados a asistir a la habitación de Pablo en Ventormenta para escuchar la gran noticia de la que hablaba la muchacha. Pablo, quien ajetreado por la responsabilidad de llevar a la iglesia a buen término en su labor en Arathi no prestó demasiada atención al descubrimiento de la muchacha en aquellas tierras y cuando leyó el libro y escuchó de boca de su prima aquella historia, sus ojos se llenaron de lágrimas. Hacía muchísimo tiempo que aquella historia había sido buscada por la familia infructuosamente. El paladín miró a su señora esposa que le observaba con dulzura y amor sempiterno y le abrazaba para reconfortarle, besando sus labios en un beso amoroso y correspondido por su esposa. y se levantó, seguido por ella... miraron a sus bebés y el joven paladín dijo en voz suave, cuando susan se acercó a este con gran alegría y tanto Christian como el ya anciano Stanley estuvieron cerca, pudo decir.

-A pesar de lo duro que ha sido el prevalecer de nuestra estirpe... seguimos adelante- miró a los suyos, que empapados sus ojos en lágrimas miraban a quien ahora era el jefe de la casa y asentían a sus palabras- Hemos de honrar nuestro lejano pasado, como no, gracias a que por ellos somos lo que hoy somos y lo que hemos sido en el pasado. Gracias a la luz, que ahora sabemos esto. Honor, Luz y Gloria- sonrió y levantó a sus bebés en brazos que chillaron de alegría, mientras la familia vivía un solemne momento, ya que habían no solo encontrado el sentido a su historia, sino que, en parte, habían logrado cumplir una misión que en vida el legendario Shonnor Lionhammer I, "El León" no había podido en su vida descifrar y ese era su pasado.

- Y fuertes como un León, con sangre guerrera en nuestras venas, somos los Lionhammer, primo. Es una bendición el poder saber esto puesto ahora, sabemos de donde venimos, quienes somos y adonde vamos. somos y seremos eternamente Lordarianos, claro que sí... pero nuestras raíces no serán olvidadas- Susan sonrió... y habló con sabiduría.

Separador%2B01.png

 

Theramore:

El libro fue enviado por Susan hacia Theramore, donde, tras los largos días de viaje, fue recibido por los jovenes Lionel y Paul... que llegaron a la casa con aquél paquete. generalmente, cuando de sus cercanos en Ventormenta se trataba, se reunían todos en el comedor y leía el viejo Iván Lionhammer en voz alta las misivas. cuando leyó la carta, con la letra de Susan y las firmas de los muchachos que estaban en el reino sureño, Lionel frunció marcadamente el ceño mientras todos, Alejandro, Lionel, Paul, Lightbrand e Iván se intercambiaron miradas furtivas.

- ¡Por las barbas del Lightbringer, dame acá el libro, muchachejo!- pegó un salto de la silla y trató de coger el libro que Lightbrand había tomado con inmensa curiosidad antes y comenzaba a leer en voz alta. La rabieta de Iván se vio interrumpida al escuchar la historia de la creación de las hermanas de la espada y de la familia Ironhawk cuando Lionel, que era el historiador familiar de turno, corrió hacia la biblioteca donde el libro con la genealogía de la familia estaba guardado. la historia del glorioso Shonnor por fin estaba completa y todo concordaba a gran exactitud. No pudo evitar soltar una gran carcajada con un nudo en la garganta tragándose el llanto. Sacro, quien era un hombre muy sensible rompió a llorar y fue consolado por el buen Alejandro, mientras Lightbrand abrazaba al viejo Iván, que entre lágrimas y vítores celebraba un descubrimiento que había sido buscado por seis generaciones de su familia y había por fin sido develado. fue un día de júbilo para la familia... fue un día de Júbilo para los Lionhammer.

Editado por Sacro
  • Me Gusta 1

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

 

-Nuevas Patrias y Una Nueva Esperanza-

(La Historia Reciente)

Tras la caída de Lordaeron los Lionhammer que sobrevivieron (miembros de la quinta y cuarta generación) se asentaron en distintos lugares del mundo. Actualmente los Lionhammer han logrado establecerse en Ventormenta y en Theramore, donde han logrado rehacer sus vidas y, poco a poco, reconstruir viejas glorias.

 

-Theramore; La Ciudad Blanca-

 

Theramores-Fall.jpg

 

Antiguamente, toda la célula Lionhammer actual residía en Ventormenta, sin embargo tras el breve pero desastrozo conflicto de la guerra civil regionera durante la Ventisca, causó tal caos que Lionel Lionhammer, el herrero de la familia y quien regenta actualmente el negocio familiar, se vio en la obligación de viajar a un territorio menos hostil para asentarse. Fue durante este periodo que la herrería fue destruida por segunda vez, debido a que Lionel y Paul II se negaron a ofrecer armas a uno de los bandos beligerantes.

Tras rehacerse con los pocos dineros que quedaron tras la destrucción de la herrería, partieron a Theramore buscando un mejor futuro. Efectivamente, Lionel y Paul lograron rehacer el negocio y sacarlo a flote no sin grandes sacrificios. En Theramore, tras varios tratos comerciales, pudieron adquirir una casa solariega que les permitió, luego de un tiempo montar su propia herrería. La casa solariega de Theramore, donde establecieron una pequeña herrería que actualmente se ha expandido lo suficiente como para realizar encargos de mayor envergadura.

Durante un tiempo, tras la deshonra de Sir Pablo Lionhammer, la casona Solariega de Theramore pasó a ser el centro de operaciones de la casa y todos sus representantes vivían en ella, salvo Susan Lionhammer, quien formaba parte del ejército bajo el mando de quienes traicionaron a Pablo contra su voluntad. La casa fue adquirida en un estado deplorable y con el tiempo fue reconstruida por Lionel y Paul, anexándole algunas habitaciones de más y el negocio familiar en lo que antiguamente habría sido un potrero que poseía. Actualmente, la Casa Solariega "Lionhammer" ubicada en la ciudad blanca no es el epicentro de operaciones de la casa Lionhammer, pero en ella se obtienen los principales ingresos económicos de la familia gracias a la "Herrería Lionhammer" y es, de facto, donde residen todos los Leones Negros de la familia.

 

10740zq.jpg

(Casa Solariega en Theramore)

  • En Theramore residen:
     

 

- Lionel Lionhammer "El León Negro"

Lionel es, actualmente, el tercer Lionhammer más influyente, ya que es quien regenta el negocio familiar y lo administra. Se ha sabido que él, durante la deshonra de Pablo como militar, fue quien se encargó de dirigir las riendas de la familia, dándole asilo al Paladín durante el tiempo en el que fue perseguido y amenazado. Sumado a ello, es quien dirige en la actualidad a los "Leones Negros", que como bien se sabe, es la rama de la familia que no se dedicó a la carrera de las armas o la iglesia.

- Paul II Lionhammer "Sacro"

Paul II es el peletero de la familia y quien lleva la batuta en caso de ausencia de Lionel de todos los negocios que lleva la familia en Theramore. Además de ello es quien se encarga de la seguridad y protección de su familia en la ciudad blanca. A pesar del aparente desinterés y relajación conque lleva las cosas, es un hombre muy pertinente y trabajador.

- Alejandro Lionhammer "El Devoto"

Alejandro forma parte de la herrería Lionhammer como escribano y quien se encarga de redactar todas y cada una de las misivas y transacciones comerciales del negocio. Es el hermano menor de Pablo y el último en línea descendente que merece heredar los títulos en Lordaeron. Alejandro ha dejado de lado la estola del paladín y se ha dedicado expresamente a acompañar a Paul y Lionel en el negocio y echarlo adelante, así que se le puede considerar parte de los Leones negros.

 

-Ventormenta; El Último Bastión-

nDFgDj2.jpg

 

Ventormenta es, oficialmente, el lugar de residencia de la casa Lionhammer. En ella la familia es donde actualmente posee mayores propiedades e influencia. Es aquí donde habitan El actual León y la Protectora de la familia, así como donde residen todos los herederos directos a los títulos en Lordaeron y donde se han legitimado como nobles gracias al nombramiento de Sir Pablo Lionhammer como caballero de la Mano de Plata. A su vez, es en Ventormenta donde residen algunos parientes lejanos de la familia, que datan del casamiento de el Legendario Shonnor Lionhammer con Lady Giselle Lightsword. En Ventormenta, en esencia es donde la familia ejerce mayor influencia y tiene su sede de poder, debido a que aquí es donde se ha ennoblecido el primer Lionhammer fuera de Lordaeron y donde la familia tiene algunos cargos militares de cierta influencia.

Es en Ventormenta donde existió la segunda "Casona Lionhammer", lugar donde vivía por excelencia el patriarca de la familia en su momento en Lordaeron y donde residió Sir Pablo (la actual cabeza de la familia) con su esposa, herederos y la segunda al mando de la familia; Susan Lionhammer.

A su vez, en Ventormenta es donde están la mayor cantidad de propiedades de la familia:

- Un pequeño departamento en el Barrio de los Magos, que funge actualmente como residencia familiar del león y la protectora, así como de la dama de cortes (Lady Catherine) y el venerable Lord Michael I, en esencia, es donde más miembros de la familia residen.

 

35k2wdh.jpg

(Departamento de la familia en el Barrio Mágico, en Ventormenta)

 

Antiguamente la familia poseía una propiedad en Villanorte, concesión que la iglesia hizo a Sir Pablo por sus títulos, sin embargo tras la destrucción de los viñedos, la familia no posee una sede principal. Es bien sabido que actualmente la familia piensa hacer uso de sus ganancias para comprar una propiedad en el reino donde asentar su sede principal.

Aquí también, la familia posee una segunda fuente de ingresos sumamente menor, que viene de la granja "Lionhammer" ubicada en las campiñas de Elwynn, donde se producen frutas, legumbres, queso y leche, vendido en las villas más alejadas de Elwynn, donde se encuentra la granja. Es aquí donde vive el primer Lionhammer nacido fuera de las fronteras de Ventormenta; Christian Lionhammer "El Astuto".

 

259e9oo.jpg

(La granja Lionhammer, en algún lugar huraño del Bosque de Elwynn, al norte)

 

  • En Ventormenta residen:

 

- Sir Pablo Lionhammer "Sanctus":

Actual patriarca de la familia y quien ha legitimado la nobleza de la familia en Ventormenta con su nombramiento como caballero de la mano de plata. Es quien más logros militares tiene en la actualidad... es el primer Lionhammer de la quinta generación en dirigir la dinastía Lionhammer en Ventormenta por ser el único agraciado con títulos de momento.

- Susan Lionhammer "La Leona de Lordaeron":

La autoproclamada Leona de Lordaeron, también reside en Ventormenta y es quien mayor influencia posee en la familia, a pesar de ser la segunda al mando, ya que es la única de los Lionhammer en ostentar cargos militares actualmente, siendo Sargento de su majestad. Luego de Sir Pablo es quien mayores glorias militares posee y quien vela en Ventormenta por la seguridad de la familia, además de ser quien protege a la familia toda por su posición dentro de los escalafones familiares.

- Lord Michael I Lionhammer "El Músico":

Es el padre de Sir Pablo y quien ostenta los títulos de Lordaeron y quien los reclamará el día que la corona establezca influencia en el norte. Actualmente forma jóvenes juglares y eruditos en las artes musicales en la academia de artes de Ventormenta. A pesar de su título, ha relegado toda influencia y liderazgo familiar a su hijo.

- Stanley Lionhammer:

Miembro de la cuarta generación, ostenta la propiedad de la granja Lionhammer en Elwynn, donde reside con su seno familiar conformado por su esposa; Samantha de Lionhammer y su hijo, el joven Christian.

- Christian Lionhammer:

Es el primer Lionhammer no nacido en Lordaeron, actualmente reside con su padre en la granja Lionhammer. No ejerce ninguna influencia en la familia momentáneamente.

- Sexta Generación:

Son los más pequeños de la familia; Michael II Lionhammer "El Sabio", Amalie Lionhammer "La Astuta" y Brian K. Lionhammer "El Rubio".

-Posibles Familiares Lejanos-

Los sucesos recientes, dejaron en evidencia el posible parentesco con la familia Lightsword, oriundos de Lordaeron y con quien se tienen datos de enlace, debido a que la madre de los hijos del legendario Lord Shonnor Lionhammer llevaba este apellido; Lady Giselle Lightsword.

Los primos lejanos los conforman la familia Ligthsword de Ventormenta, regentada por el anciano Bruce Lightsword, quien sería militar en Lordaeron y que por la caída del reino asentaría hogar en el sur. su esposa, Jasmine de Lightsword y su hija, Eriane Lightsword viven actualmente en Ventormenta, se desconoce exactamente si pertenecen a la línea directa de Giselle Lightsword, pero es un dato a tener en cuenta. Se conoce que ostenta relativa comodidad económica debido a los negocios de maese Bruce, quien tras retirarse se dedicó al comercio y forma parte de la baja burguesía.

 

3470d1427171508-perfil-de-eriane-lightsword-6y2wy.jpg

(Novicia Eriane Lightsword, de Ventormenta)

 

Editado por Sacro
  • Me Gusta 2

Compartir este post


Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión

  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.