Jump to content

Mensajes Recomendados

Dolor en la sangre

 

El trío de exploradores recorría la orilla del Lago del Hito. El soldado Jacob caminaba en la vanguardia, con la ballesta en manos y con un virote bajo seguro. El hombre moreno permanecía naturalmente callado, caminando en un paso ligero, observando con detenimiento el suelo húmedo, una tierra cuya situación era favorable a que las huellas permaneciesen, aunque por desgracia no había ningún rastro de Pink King. 

" Hm. Pudiste haberme enviado alguna carta. " Se atrevió a decir Alec, el joven hombre de cabellera rubia y corta, un tanto despeinado y con una expresión carismática. Él y Kayrane caminaban en la retaguardia, tirando suavemente de las riendas de los caballos, Alec llevaba un caballo de pelaje oscuro, mientras que ella llevaba a su buena compañera, Serena, una yegua castaña. Más que una búsqueda parecía un paseo de campo, dejando al pobre Jacob tener su único ojo como el vigía. Aun así, Kayrane y Alec permanecían alerta, observando a cada lado y atentos al suelo. 

" Creí que sería más difícil hacerlo, no me gustan las despedidas, pero tampoco mantener una relación a distancia. " Respondió la pelirroja un poco distante en sus palabras, forzándose a sonar neutra. Estaba claro que desde el momento en que le vio algo había despertado, capaz de notarse en sus compañeros, era una especie de incomodidad. Por primera vez se sintió como Galatea cuando le cotilleaban sobre Umber. 

" ¿Teníamos una relación? " Preguntó mirándola de lado, alzando el tono en una pizca burlona. " Pensé que éramos amigos. " 
Valerii alzó las cejas y de inmediato observó a su lado, no prestando atención siquiera a los árboles. Alec sabía muy bien donde picar, sabía donde hacer las cosquillas, era alguien especial que lograba siempre sacar partido de ella. Ella se sonrojó, algo que no sucedía a menudo, se puso nerviosa. " ¿Sólo amigos? " Pensó y titubeo en que decirle. 

" No hace falta que respondas. " Concluyó Thorgrin, sonriendo con seguridad y en aquella arrogante sonrisa que le hacia peculiar. Alec tenía un gran ego, un rasgo único, era un hombre humilde en muchas cualidades, pero cuando se trataba de molestar a alguien que consideraba de interés era más invasivo y osado en su victoria. 

Autumn_Forests_Lake_Trees_560890_2560x14

La joven Carmesí meditó según caminaba en silencio, había preferido guardarlo, con Alec la frase de " Todo lo que diga puede ser utilizado en su contra " era especialmente manipulada. Pensó en el tiempo que había pasado desde la última vez que se vieron, en aquella Torre de los Mendigos. Solo había pasado un mes, un mes donde en cada momento de soledad había preferido estar a su lado, sea en una ronda o siquiera en el almuerzo. Se había acostumbrado a él durante su instancia en Bosque del Ocaso, y cuando volvió a Bosque de Elwynn, todo le parecía tan solitario. Jamás había tenido un compañero como él, que le comprendiese a ese punto, que le otorgase no solo un oído si no una opinión como consejo, prestar el noble apoyo y en momentos de necesidad un cálido abrazo. Patrullar sin aquel compañero era demasiado agrío. Así que por fin se habían reencontrado, y ella se sentía una estúpida. ¿Lo estaba echando a perder con su neutralidad? Se preguntó varías veces, no quería abrirse demasiado, no ante sus conocidos, no quería ser un blanco de cotilleo, ni ser denominada como la joven enamorada. ¿Acaso lo estaba? Volvió a cuestionarse. " No." Negó rotundamente. Tras su primera y última experiencia en el amor, sabía perfectamente que el amor era dolor, y no quería sufrir más de la cuenta. Aunque quizá... Alec era diferente. 
Respiró hondo mientras que sus ojos paseaban entre los arbustos, rocas y robles que salpicaban el paisaje del lago. El nerviosismo aumentó, sus mejillas estaban en teñidas en un cálido anaranjado, y sus manos le temblaban un poco. Finalmente, se dignó a hablar. 

" Perdón, no te merecías un silencio por mi parte. Es solo que temía que... - " Su voz se cortó de inmediato tras un silbido que cortó el aire. Tan solo un sonido seco acompañó un bajo y efímero quejido de Kayrane. Su cuerpo rebotó por un instante, yéndose hacia adelante y volviendo hacia atrás, apenas distinguible.  Trató de formular palabras, pero sintió que su lengua se ataba a mediado que un dolor punzante se infiltraba sobre su hombro. Frunció el ceño, confundida. Tan solo inclinó la mirada hacia abajo, notando la distintiva punta de un virote, le había atravesado el hombro. 

La exploradora levantó la mano del mismo brazo herido, humedeciendo las yemas de sus dedos al tocar la punta de la flecha. Estaba aturdida, apenas habían pasado unos segundos, para ella tan solo un instante. Todo se opaco a su alrededor, el sonido era demasiado grave y distorsionado. Todo era muy confuso, incluso el dolor, que de uno punzante había evolucionado a uno ardor insoportable que invadió su cuerpo con rapidez. 

" ¡Kayrane! " Escuchó gritar a Alec, no pudo verle. Sus piernas perdieron el control, derrumbándose poco a poco al suelo. Los caballos se asustaron, levantando sus patas y poniéndose histéricos. Serena escapó y huyó por el bosque. Su dueña de desvaneció en la tierra. 


 

Editado por Manosla
  • Me Gusta 7
  • Triste 1
Enlace al post
Compartir en otros sitios

603009765_generatedtext(8).png.85630e1ef6ebdfacf7f6fb845af0130b.png

 

Renshe había logrado conducir a Serena a toda marcha por el camino al oeste, debió ignorar los peajes, de no hacerlo el escaso tiempo que le quedaba a su compañera habría sido desvanecido. Llegó en el atardecer, donde el sol comenzaba a ocultarse y el cielo se tornó en un anaranjado como una llama viva. Era una tarde bella, armónica para cualquier ajeno, pero sutilmente amenazante para otros.  Kayrane llegó en los brazos de Renshe, inconsciente, ensangrentada y en un tono pálido, había perdido mucha sangre. Había sido una gran coincidencia, pero justo el medico de la compañía, Dimitri von Stern, visitaba Villa Azora en una reunión con algunos allegados de la Iglesia y su asistente. 

Por más que habían sido afortunadas en encontrar al cirujano de la compañía, no estaban en el cuartel, y trasladar a la exploradora en un viaje tan largo supondría la muerte. Necesitaba intervención quirúrgica, un virote permanecía en su hombro, atravesándola y desde la herida revelando una mancha oscura en la piel, no promoviendo nada alentador. Von Stern, en sus años de experiencia habría visto heridas como aquella, pero la perdida de mucha sangre no era algo fácil de tratar. Para peor, no tenía ningún donador y jugar a la suerte con algún donante voluntario era algo que rechazaba absolutamente. No fue hasta que un sacerdote se propuso intervenir con la Luz Sagrada, aliviando las heridas, no logrando sanar lo necesario para mantenerla con vida, pero si suficiente para detener algunas hemorragias. El cirujano lo agradeció, aunque su razonabilidad y lógica le hacían de un hombre más formal, envejecido y serio, no era muy simpático, ni jamás agradeció nada, ese caso no fue la excepción. 

La Luz del sacerdote voluntario había logrado detener las hemorragias cuando el virote fue retirado, así como en las manos, un mal que también debía de tratarse con urgencia, puesto que de despistarse, no habría otra solución que amputar. Dimitri había visto casos así, no en una intervención, si no que en una autopsia, los huesos estaban fracturados y algunos dislocados. Jamás se imaginó que debería de armar un rompecabezas con los fragmentos de huesos de una mano, incluso los huesos más pequeños le resultaban confusos, no tardo en apañárselas. La operación se tardaba, desde el poco material a la poca organización, no era como su espacio en Villadorada, tenía que arreglárselas con lo poco que tenía. 

Kayrane estaba tendida en una camilla, con las manos tendidas a los lados donde unas mesas de menor tamaño servían como mesa de cirugía, en cada mano un doctor se encargaba. Su respiración crecía mientras involuntariamente despertaba, todo estaba borroso y el sonido ensordecido, el fuego de las velas era fugaz con cada vez que giraba su rostro. No sabía dónde estaba, ¿Qué estaba pasando? ¿por qué no podía moverse? No tardo en recordarlo. Pink King había jurado venganza desde el momento en que le entregó a las autoridades, y para peor, cuando la mantuvo cautivo junto a Alec él había revelado que un guardia le había dejado inocentemente la celda abierta. El trabajo posterior había sido más sencillo. Ella no pudo pensar demasiado, los recuerdos comenzaron a mezclarse con la realidad. 

"¡Déjala!" El grito de Alec profundizo, un tono desgarrado y lleno de impotencia al no poder actuar. 

- Parece que ha sido un sin parar de martillazos... Me sorprende que los dedos hayan permanecido bien. - La voz del joven asistente de Dimitri a los oídos de ella era más grave, distorsionada. 

- Será mejor que te ocupes de controlar la herida del hombro, si vuelve a abrirse, que no debería, ella muere. Que no se desangre, Holland. - Reprendió el veterano con un lente de lupa cuando con pinzas ordenaba cada hueso en su posición. En aquel momento el sacerdote se acercó por detrás del doctor.

Kayrane respiró apresurada, una agitación que iba en aumento con cada segundo. Holland la miró con ojos saltones corriendo en su mirada al cirujano experimentado.


- ¡Por la Luz, está despertando! - Advirtió nervioso.

- ¡Maldición, Holland! ¡Te dije que las medidas no eran exactas! - Exclamó reventando en tensión, tomando una jeringa con un contenido incoloro. No tardó en inyectárselo, aunque el efecto adormecedor no fue inmediato, su corazón latía cada vez más rápido y con ello el nerviosismo actuaba, rechazaba la anestesia aunque su cuerpo la sintiese. 

El latido de su corazón aumento a gran velocidad hasta que de un instante a otro se detuvo, su cuerpo se desplomó sin ninguna fuerza. El viejo Dimitri se abalanzó a ella y rápidamente realizó una desesperada y apresurada reanimación cardiopulmonar. 

- ¡Vamos! - Rugió realizando los movimientos repetidamente. 

El sacerdote de apresuró a ella colocando su palma en el lado izquierdo del pecho de la pelirroja. No tardo más que segundos en invocar a la Luz, sus ojos brillaron ante unas palabras mudas así como una cálida brisa tomo partido en la reanimación. Su pulso volvió momento después, volvía a la vida. Dimitri, por primera vez vio al sacerdote con expresión de agradecimiento. Posteriormente bajó de la mesa y reprendió al alumno para volver al trabajo.

- Vuelve a repasar las medidas, y por una vez en tu vida, hazlo bien. 

La respiración de la paciente se volvió honda, silenciosa y tras ello no volvió a despertar. Sus manos, gracias al sacerdote, recuperaron el color cálido, aunque las cicatrices de la operación permanecieron. El interior había sido un arreglo a las apuradas, Dimitri sabía que los daños habían sido graves, seguramente irreparables, la Luz podía hacer muchas cosas, pero difícilmente reparar huesos rotos como nervios. Al menos no un sacerdote convencional. La ausencia de un donador había complicado la situación, requiriéndose un sacerdote de guardia en todo momento para beneficiar su vitalidad, no era algo difícil aunque era una responsabilidad alta en su cuidado. Finalmente, la primera parte había concluido, las heridas habían sido tratadas y su cuerpo apenas lograba responder, la perdida de sangre importante era una causa a graves consecuencias como el paro cardiaco. Permaneció en coma por los siguientes días, sin ser trasladada a ninguna otra parte, era imposible de hacerse, cualquier viaje podría ser letal a su salud. 

A la noticia, Jaskier y Michael concurrirían a Villa Azora tan rápido como pudieron, aunque poco podía hacerse ya. Tras ocho horas de operación tan solo el tiempo respondería el destino de ella. Si quiera despertar dependería de su voluntad a vivir.  

 

 

 

Spoiler

 Un mini relato para dejar en claro lo que ha sucedido con Kayrane Valerii. Ahora mismo se encuentra en coma tras todos los daños que sufrió al ser capturada. Es un paso para el personaje, queriendo profundizar en otros aspectos y llevar a un desarrollo diferente al que se podría esperar. 

Agradezco de corazón a los participantes del evento del miércoles. <3 

 

  • Me Gusta 8
  • Triste 1
Enlace al post
Compartir en otros sitios

1446677411_generatedtext(9).png.2911d99130a780bae9163607725dabcb.png

 

9e1bc2107975425.Y3JvcCw4MDksNjMyLDAsMjA2

Tocaba el laúd en una sinfonía armónica, lento y bajo, suficiente para no armar escándalo en el establecimiento. Jaskier estaba sentado en una silla junto a la cama de su mejor amiga, su única amiga. Todo estaba oscurecido, iluminado por algunas velas pintando las paredes en una anaranjada cálida luz en la oscuridad. Él prosiguió en unos acordes que cada vez más se ralentizaban, perdiendo el ánimo de tocar su instrumento. Su mirada estaba baja, pensativo en la vez que se conocieron. 

Había sido un mediodía, de esos cálidos y con una ardiente luz viva. Era un día hermoso, de esos que se podía convertir en un infierno para algunos. Ese infierno había sido para el joven Jaskier, que en cuyo tiempo tenía tan solo trece años y su reconocimiento era el del ser hijo del Vizconde Banreed, Ezequiel Banreed de Vlakwit, una tierra glineana. Jaskier había viajado a Ventormenta para continuar una vida más abierta y educada, mientras que su padre permanecía en Glineas. Fue cuando una visita sorpresa había presenciado al joven Jaskier. No fue agradable, él había expuesto su interés a la música y a la poesía, pero su padre lo tachó rápidamente como un haragán, mariquita y sin futuro. Aquella confrontación había quebrado los sentimientos del joven, hasta el punto de hacerlo llorar, Ezequiel lejos de entender cuanto le afectaba a su hijo incrementó sus insultos al referirse a él como maldito blando. En aquella tarde corrió de su casa para jamás verle, su padre volvería a la tierra de donde vino consumido por la ira. 

" Eres un maldito maricón, no mereces mi apellido, no mereces mis bienes, no mereces ser mi hijo. Blando de... " Fueron las últimas palabras que oyó de su padre. 

Corrió lejos de la residencia, perdiéndose por las calles de la gran ciudad. Finalmente, tras numerosas horas terminó en una fuente. Era un lugar cualquiera, lleno de gente en sus asuntos. Él joven humano lloró en la fuente, mantenía su mirada en la fuente, convencido de no querer que nadie le observase. 

" ¿Por qué lloras? " Preguntó una joven Kayrane, tenía en ese entonces su misma edad. 

" Déjame, solo soy un blando. " Respondió Jaskier sin querer verla, sin querer que le vea las lágrimas. Kayrane para contrarrestarle tan solo le golpeó el brazo. 

" No me pareces tan blando. " 

Aquella respuesta tan simple e ignorante había sido suficiente. Jaskier la vio secándose las lágrimas, le contó todo y ella fue todo oídos. Cuando culminó ella reflexionó un poco, y su respuesta fue decisiva. 

" Al demonio tu padre, sé mejor que nadie que no necesitas uno para crecer. Puedes demostrarlo siendo el mejor. ¿Te gusta cantar? ¿Te gusta el laúd?" 

El bardo Jaskier volvió a la actualidad, en aquella silla con Kayrane en coma. 

" Sé el mejor. Que todos oigan tu nombre por ello, no por tu padre. " La voz de ella hizo eco en su mente como conclusión. Él volvió a meditar en aquel momento, Kayrane había sido como su primer amor, aunque diferente al que podría esperarse al concepto, Jaskier la amaba como una hermana, no hacía falta vínculo sanguíneo. Ella plantó la semilla del orgullo y autosuperación en él, ahora solo le importaba que estuviese para verle llegar a la cima. 

***

 

El recién conocido Dandelion finalmente salió de la Universidad de Oxford, un lugar de múltiples escuelas, incluida la escuela para bardos de Ventormenta. Jaskier cursaba su último año, y sin duda era sobresaliente, aunque faltaba aún para culminar lo suyo. Caminó por el camino pedregoso, recordando en la salida como Kayrane, a los catorce años le esperaba sentada en un muro, ella usualmente se escabullía en el lugar para escuchar a los bardos, Jaskier no lo supo hasta hacía unos meses, pero en realidad iba para escuchar la poesía. 

" ¿Cómo te fue? " Dijo el recuerdo de Kayrane. 

" Ha sido el primer día, ha estado muy interesante... " Dijo él con honestidad, aunque su tono no parecía tan entusiasta. 

" ¿Pero...? " Anticipó Kayra. 

" Hay muchos mejores, hoy un quel'dorei hizo un poema tan... pegajoso, y no quiero hablar del hijo de Lord Ron, tocaba el laúd como si llevase años de experiencia, y tiene tan solo doce años. " Explicó el joven Jaskier. 

" No, olvida eso que dices. Mira, esto es verdad: Nadie que se recuerde destaca hasta que hace su GRAN obra. Vamos, la poesía va en la sangre de esos elfos de mierda, y el hijo de Lord Ron canta peor que un gallo moribundo al alba. " Aquellas palabras hicieron gracia al actual Jaskier. " Te tengo fe Jaskier, pero sobre todo, ten fe a ti mismo. " 

Continuó caminando en profundidad al Casco Antiguo, donde paseó por las afueras del Cerdo Borracho. Un recuerdo fugaz le invadió nuevamente. 

" ¿Estás seguro? " Dijo en un tono jocoso la joven pelirroja que rozaba los quince. Ella se encontraba en una mesa, con una mano de cartas de Hearthstone. 

" Si, es muy malo. Mira, si pierde se enfadará. Tu te llevarás la ganancia, y yo aprovecharé para hablar un poco con su compañía. Ella se cansará de él, nadie está con un perdedor, y menos con un perdedor enfadado. " Comentó la mente maestra mientras que miraba codicioso a la persona con quien perdería la virginidad esa noche. Una chica morocha, alta y corpulenta. 

" Hm... " La joven Kayra esperó un momento para analizar su mazo y luego miró a su contrincante, quien esperaba su turno al otro lado de la mesa. " Todo sea por ti, Jaskier. Además... me gusta mucho esa chaqueta. " 

Ella reveló lo que quedaba de su mazo, colocando una carta que conjugaba con un devastador combo. Pudo haber sido una atroz derrota de haber tenido un mazo mejor el hombre, pero no fue así. 

" Y... aquí tengo mi buen Rey Llane que te hará comer polvo. Ah, y reveló mi otra carta. " Volteó una carta dada vuelta, revelando algún retrato pincelado. " Y por si deseas sacar alguna Garona, aquí tengo a Anduin Lothar, suerte tratando de atacar por la espalda. " 

El contrincante no supo como responder y finalmente reventó en ira. Insultó de izquierda a derecha no aceptando la derrota, pero finalmente se fue. Kayrane se quedó con su chaqueta y como Jaskier lo había ideado, él pudo hablar con la muchacha. Jaskier sonrió al recordarlo, había sido una noche muy buena, mucho tiempo había pasado. Se acercó a su destino, la catedral. Un último recuerdo vino a su consciencia. 

" ¿Crees que es correcto el unirme al ejército? …Deseo realmente ayudar. " Preguntó una Kayrane insegura, tenía en ese entonces diecinueve años, hacía poco se había establecido en Villadorada. 

" ¿Quieres tener batallas épicas de la muerte? ¡Venga, contenido para mis canciones! " Bromeó entusiasta el bardo, pero no tardó en abrazarla. " Será algo muy peligroso, pero si de algo sé de ti, siempre te sales con la tuya. Si quieres ayudar a los pobres imbéciles que vivimos en Ventormenta... adelante, hazlo. Estaré a tu lado, siempre. "

Ella respondió al abrazo. 

" Gracias Jask, eres como un hermano para mi. El que nunca tuve. " 

 

***

 

Sus pasos hicieron eco en la solitaria iglesia, habían novicios en algunos puntos, así como maestros y asistentes transportando libros. Civiles en cambio, muy pocos, a la tarde escaseaban las reuniones. Al llegar hincó la rodilla en los primeros escalones, donde la luz perfectamente iluminaba desde un ventanal, todo era acompañado por una cálida energía que no tardó en abrazarle. Él titubeó un instante, como si se presentase ante la entidad misma y esta estuviese ahí para escucharla. 

" Oye... Tu y yo nunca fuimos amigos, pero tampoco enemigos. Antes de venir a rezar y profetizar cosas, prefería acostarme con alguna dama o emborracharme en alguna taberna de mala muerte. " Murmuró, como si de una conversación tratará. Se notaba que no era alguien experimentado en un rezo, era su primera vez en aquella posición. " Y no creo que eso cambie... pero Kay no tiene que arrastrar mi estilo de vida, quiere algo diferente, y la respeto, siempre lo haré. " Suspiró hondo. " Dale una oportunidad más, la merece más que nadie que he conocido. Es mi talón, es quien me mantiene de pie, quien me mantiene cuerdo. Por favor, aún no te la lleves, permítele despertar. "

La luz permaneció en un tono cálido y absorbente, no sintió nada más, ninguna respuesta. ¿Acaso hablaba solo? Llegó a pensar, aunque recordó por quien estaba ahí. 

" No sé que haría sin ella, no imagino un mundo sin mi hermana. " 

Offrol

Spoiler

 Un relato lleno de flashbacks, y que comprueba que Jaskier tiene corazón (?)

 

Editado por Manosla
  • Me Gusta 6
Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.