Jump to content

Volumen 2: Guía Para la Correcta Comprensión del Culto Escarlata


Mensajes Recomendados

Volumen 2

Guía Para la Correcta Comprensión del Culto Escarlata:

Por Sir Loth de Orkney

-

Scarlet_Crusade_ver._Sigil_of_Foul.thumb.jpg.01c48d389b51b76b50e8a5dcaa587cb6.jpg

 

 

Parte I: Historia

Tercera Guerra (20 ADP – 24 ADP) Génesis y corrupción:

Tras la muerte de Terenas y Uther a manos de Arthas Menethil en el año 20, el núcleo de la fuerza de la Cruzada Escarlata, junto a otras organizaciones paladinescas, llegó a una reunión en Vega del Amparo para determinar si debían perseguir y eliminar a Arthas o luchar para recuperar Lordaeron de la Plaga. Su reunión concluye con la decisión de Saidan Dathroan, el comandante de la Cruzada Escarlata, de centrar sus esfuerzos en Stratholme y Andorhal para detener la propagación de la epidemia de muertos vivientes.

Durante uno de los asaltos a Stratholme, Saidan Dathrohan se separó del contingente principal y se perdió durante el asalto. Poco después reapareció, pero ninguno de los combatientes podría haber imaginado lo sucedido; durante su ausencia el comandante supremo había sido asesinado y reemplazado por el señor del terror Balnazzar.

Tras un año de campaña los restos de la Mano de Plata lograron establecer una alianza con las comunidades de la Mano de Tyr y al mismo tiempo establecieron una base avanzada en un antiguo monasterio no lejos de la Ciudad Capital de Lordaeron. Sin embargo junto con la alianza comenzaron a aparecer disensiones en el liderazgo de la resistencia humana. Lord Maxwell Tyrosus sugirió que para recuperar sus ciudades caídas, la orden debería reclutar entre los elfos de la noche de Kalimdor y los enanos y gnomos de Khaz Modan. Otros líderes prominentes como el Alto General Abbendis no estuvieron de acuerdo, considerando el destino de Lordaeron en los asuntos de los hombres. Irónicamente, tanto Quel’doreis como Enanos terminarían representando una parte sustancial de la cruzada a pesar de las protestas de la los Escarlatas en dicha ocasión.

A pesar de las diferencias entre los aliados Alexandros Mograine mostró la voluntad de atacar a los Renegados. Así pues el demonio Balnazzar comenzó a manipular la organización para que sirviera a sus propios fines. Junto con su hermano Varimathras, ideó un plan para eliminar una seria amenaza para ambos: Mograine y su espada Ashbringer. Adoptando la forma de Saidan Dathrohan, comenzó a hablar mucho con el hijo de Alexandros, Renault, jugando con su deseo de aprobación y reconocimiento, hasta que finalmente logró convencerlo de que traicionara a su padre.

Renault llevó a su padre y al alto inquisidor Fairbanks a Stratholme, donde se produjo un ataque de la Plaga planificado supuestamente planificado por el demonio.

Aunque Alexandros luchó con valentía y muchos muertos vivientes cayeron ante su espada, finalmente exhausto por la batalla el paladín soltó Crematoria, que Renault utilizó para apuñalar a su padre por la espalda e huir en pos de la cruzada. Fairbanks, que había sido enterrado bajo los cuerpos de los no muertos y se creía muerto, finalmente regresó al Monasterio Escarlata y trató de contarles a los demás lo que había sucedido. Saidan Dathrohan (Balnazzar) afirmó que había sido contaminado por los no muertos y fue ejecutado.

Sin embargo, hubo quienes creyeron que sus camaradas habían caído de su otrora noble propósito y se fueron para formar su propia orden, la Aurora Argenta. Los que quedaron se llamaron a sí mismos la Cruzada Escarlata.

El hermano menor de Renault, el infame caballero de Acherus Darion, que se había unido al Amanecer Argenta, acudió a la capilla del Monasterio Escarlata. Renault Mograine inicialmente asumió que había venido para unirse a la Cruzada Escarlata, hasta que vio que llevaba: la espada Crematoria. Furioso, el parricida atacó a Darion sin percatarse que una extraña presencia emergía de la hoja. La sombra adquirió la forma de Alexandros Mograine y, después de acusar a su hijo de traición y asesinato, lo mató.

Así pues, Darion Mograine tomó la hoja Crematoria y se fue, y poco después Taelan Fordring fue nombrado comandante del Monasterio.

El Gran General Abbendis fue más tarde herido de muerte por los muertos vivientes y murió en los brazos de su hija, quien heredaría su posición, mientras defendía Vega del Amparo. Los refuerzos del Monasterio liderados por el Alto Inquisidora Melenablanca lograron salvar el fuerte.

Así pues, desde su génesis, la Cruzada Escarlata se ve afectada, y definitivamente condenada.

 

Escisión, Embate Escarlata y disolución: (24 ADP – Presente).

Tras años de campañas en las fronteras de la antigua Lordaeron, las discrepancias entre el núcleo de la Cruzada Escarlata y los Caballeros de la Mano de Plata (orden adjunta a la Cruzada en aquel momento) llegaron a un punto de tensión máxima. Con la ejecución de Taelan Vadín en las afueras de Vega del Amparo, y la muerte del inquisidor Isillien a manos de Tirion Vadín (antiguo miembro de la cruzada y caballero en exílio), la declaración de la escisión entre la Cruzada Escarlata y la recientemente fundada Cruzada Argenta, fue declarada. Con esa declaración empieza el inicio del proceso de disolución de la Cruzada escarlata, más la escisión debilita considerablemente los números de los escarlatas.

En los años venideros sufrirían derrota tras derrota. Inicialmente hubo hostilidades con la Cruzada Argenta en campos de batalla tales como Stratholme. En ese campo de batalla, los cruzados bajo el mando del Duque Nicolas Zverenhoff de la Cruzada Argenta descubrieron la verdad acerca de la posesión bajo la que se encontraba Saidan Dathrohan, cuyo cuerpo era una ilusión que escondía al demonio Balnazzar. A pesar de dicho descubrimiento, que se conoció públicamente más tarde, la cruzada Escarlata Inició diversas expediciones compuestas por subescisiones más allá de los Reinos del Este; su destino fue Rasganorte. Progresivamente desde ese momento las fuerzas de la Cruzada se han visto superadas por sus enemigos en todos los frentes.

Únicamente algunos de sus dominios como la Mano de Tyr o el Monasterio Escarlata resistían el embate de los enemigos de la cruzada. Sin embargo la necrópolis de Acherus se enfrentó y derrotó a las tropas de la Mano de Tyr. Mientras tanto el Monasterio Escarlata sufrió una nueva escisión, el embate escarlata, compuesto por buena parte de los Cruzados del monasterio abandonaron susodicha plaza fuerte bajo las ordenes de la Alta General Bridgitte Abbendis conjurándose bajo el nombre de Embate Escarlata y emprendiendo un viaje a las colonias recientemente fundadas en Rasganorte, donde se distribuirían en diferentes plazas fuertes.

En el año 27 coincidiendo con la llegada de la Cruzada Argenta a Rasganorte progresivamente la cruzada escarlata pierde las tierras restantes en el continente nórdico en batallas tales como la de Nueva Avalon que enfrentaría a los caballeros de la espada de ébano a la cruzada escarlata de nuevo, o como en el caso de Nueva Vega del Amparo contra la Horda. Inclusive hay instancias de asistencia de la Cruzada Argenta, que a estas alturas, junto con el resto de la Iglesia de la Luz ven a los cruzados como fanáticos y herejes.

En el año 30 tras ser derrotados en todos los frentes son finalmente disueltos tras los combates del Embate Escarlata en el monasterio, contra aventureros anónimos contratados por la horda, por otro lado nuevas escisiones aparecen en Stratholme, en forma de no-muertos controlados por Balnazzar, que ha retomado su antiguo papel; y en el caso de los Renegados Escarlatas se les ha dado refugio en el alianza tras renunciar a su fe. Llegando así a su fin la cruzada escarlata.

 

Parte II: Cultura y Sociedad

Cultura:

La cruzada escarlata es una organización joven por lo que a diferencia de muchas otras facciones no tiene muchas tradiciones ni folklore más allá de los propios del culto escarlata, su cultura gira entorno a la religión así pues la sociedad es explícitamente una teocracia y se rige por los valores que la herejía escarlata promociona.

La Cruzada Escarlata se ha conjurado en el propósito increíblemente importante de liberar los Reinos del Este y Rasganorte de la Plaga así como de los Renegados. Ellos se ven a sí mismos como el último bastión que se interpone ante los malvados no-muertos y los inocentes mortales del resto del mundo. Sin embargo a menudo su fanatismo resulta en crueles acciones y rigurosas tradiciones y prácticas religiosas, llevando al extremo más lúgubre las practicas paladinescas propias de la fe en la Luz.

Sociedad:

De entre los miembros que forman la cruzada escarlata los más numerosos son los humanos, cuyo origen es mayoritariamente lordanés, aunque en cantidades marginales también hay reclutas del resto de naciones no insulares de los Reinos del Este.

Los enanos Barbabronce y los Altos Elfos (Quel’Dorei) también abundan entre las filas de la cruzada escarlata, llegando algunos de ellos a los rangos más altos de la cruzada. Esto se debe a que miembros de ambas razas también vivían entre la sociedad de Lordaeron además, durante los primeros años de existencia de la cruzada también se logró atraer gran cantidad de ellos debido a las simpatías que había para con la causa de Lordaeron durante la tercera guerra y los años posteriores.

La cruzada escarlata es un orden teocrático, sin embargo al estar gobernado por sus líderes militares y espirituales el gobierno es más reminiscente de una Junta Militar que no de una teocracia, pues es mediante la práctica de la guerra y la represión que la cruzada escarlata mantiene el orden en sus territorios.

 

Parte III: Gobierno y Diplomacia

Relaciones Diplomáticas

La Alianza: Neutral / antagónico. Generalmente, las acciones de la Cruzada Escarlata se toleran pues en la mayoría de los casos son desconocidas a los líderes de esta. ignorancia, y tanto la Alianza como la Iglesia de la Luz Sagrada se distancian de las actividades de la Cruzada oficialmente, pero sin intentar interferir. La Cruzada Escarlata, mantuvo oficiales de reclutamiento dentro de la Alianza.

La Horda: Antagónico / Hostil. La cruzada escarlata se opone a la ocupación de las tierras antaño pertenecientes al reino de Lordaeron por cualquier tipo de fuerza no muerta. Dada la afiliación de los renegados, que mayoritariamente son leales a la horda, a menudo los cruzados se han enfrentado a la horda. La Horda, además, también ha sido artífice de la mayoría de derrotas significantes de la última década.

Cruzada Argenta: Hostil. La cruzada escarlata y la cruzada argenta se ven entre si como herejes, unos ven a los otros como debiles y traicioneros y los otros les consideran radicales e ilusos, a nivel fundamental teológico tambien tiene diferencias puesto que las practicas de la Cruzada Escarlata siempre han sido más radicales que las de caballeros de la Mano de Plata o de la misma Cruzada Argenta. 

 

Nobles y Gobernantes

Notas de algunos de los supervivientes de la cruzada sobre el carácter de algunos de los más notables Cruzados:

Gran Inquisidor Isillien:

Isillien es el corazón espiritual de la Cruzada Escarlata. Exuda un aura de calma y paz que calma a quienes lo rodean, y cualquier miembro que tenga dudas sobre su lugar en la Cruzada encuentra una conversación con Isillien esclarecedora.

Alto señor Taelan Vadín:

Taelan Fordring es probablemente el más racional y de buen corazón de todos los líderes de la Cruzada Escarlata su dolor por las actividades de la Plaga combinado con su adoración a su mentor hicieron de Taelan un hombre recto, extremadamente tenaz, y convencido de su bondad.

Alto general Abbendis:

De todos los líderes de la Cruzada, Abbendis es quizás el más ferviente. Odia a los muertos vivientes con un odio fanático. Abbendis es la hija del anterior Alto General Abbendis, un hombre mayor que trató de destruir a todos los no muertos. Pasó ese objetivo a su hija antes de morir a manos de los no muertos.

Parte IV: Militar

A pesar de la escasez de soldados del ejército, que cada vez es más pequeño, los miembros de la Cruzada Escarlata nunca vacilan, se desvían ni se retiran. La Cruzada Escarlata lucha directamente y lucha a muerte.

La mayoría de las fuerzas militares mayoritariamente humanas luchan de forma conservadora y prudentemente, pero los cruzados no se preocupan por sus propias vidas. Van a la batalla con fervor entusiasta, cortando y cortando hasta que caen o vencen a todos los enemigos, pues los escarlatas luchan mayoritariamente a ultranza. Así pues, no es de extrañar que las piezas más destacables de sus fuerzas armadas sean los sacerdotes y paladines que mantienen viva la orden, tanto literal como figurativamente. El entrenamiento militar de los paladines de la orden sirve bien a la cruzada, ya que los paladines entrenan a los miembros en formaciones básicas de tropas y tácticas simples que aumentan sus probabilidades de supervivencia.

Generalmente, los miembros de la Cruzada Escarlata no se molestan en flanquear a sus enemigos, ya que están acostumbrados a luchar contra los muertos vivientes que son lentos y fáciles de emboscar. Las unidades luchan en formaciones compactas distribuyéndose en pequeños escuadrones que pueden actuar en gran variedad de roles.

En batalla forman anillos siempre que es posible, de pie hombro con hombro, por lo que ningún miembro corre el riesgo de verse rodeado por una turba de muertos vivientes. Si se ven obligados a dispersarse, los miembros intentan formar parejas y luchar espalda con espalda.

Entre las filas de la cruzada escarlata, sin embargo, no solo se hallan paladines sacerdotes y caballeros, curiosamente también entrenan -aunque en números limitados- a monjes con habilidades similares a los recientemente descubiertos pandaren, e incluso  a talentosos magos de fuego cuyas capacidades no deberían ser subestimadas.

Actualmente sus números son marginales y la estructura de la organización está prácticamente disuelta, en términos prácticos, las fuerzas de la cruzada ya no tienen cohesión alguna sin embargo en su auge llegaron a desplegar por lo menos diez mil combatientes siendo una potencia regional con gran capacidad militar.

 

Parte V: Economía

La cruzada escarlata carece de gran poder económico, pese al gran esfuerzo de sus contribuyentes que han llegado a alzar bastiones formidables tales como el Enclave Escarlata de la Mano de Tyr o Nueva Avalon. Esto se debe al estado de las regiones que la Cruzada escarlata se hallaban, ya antes del punto más álgido de la cruzada, bajo ocupación de fuerzas que les eran hostiles tales como los renegados o la plaga. En muchas ocasiones los propios bastiones de la cruzada se hallan en zonas de guerra o parajes desolados por lo que la actividad económica se ve limitada a la par que completamente dedicada a cubrir las necesidades bélicas de los cruzados. A pesar de su precariedad la cruzada escarlata es capaz de suplir su falta de trabajadores y comercio extranjero con determinación y voluntad de ver prosperar el Reino de Lordaeron de nuevo aunque la falta de comunicación entre sus enclaves y su aislamiento comercial a la larga ha perjudicado los objetivos de la propia cruzada.

Editado por LothOfOkney
  • Me Gusta 7
Enlace al post
Compartir en otros sitios

En esta ocasión he escrito desde de punto de vista de Ser Loth, sin comparaciones históricas como hice en el el Volumen I, en el futuro tengo algunos roles pensados entorno a estas cronicas que Loth publicarà on rol. De ahora en adelante, seguiré narrando desde su punto de vista para trasladar los volumenes al rol.

 

El próximo episodio sera sobre el Reino de Alterac

 

download.png.3c9cc521ef886627d8d7708ac2e4438f.png

  • Me Gusta 2
  • Wow 1
Enlace al post
Compartir en otros sitios

Registra una cuenta o conéctate para comentar

Debes ser un miembro de la comunidad para dejar un comentario

Crear una cuenta

Regístrate en nuestra comunidad. ¡Es fácil!

Registrar una cuenta nueva

Iniciar Sesión

¿Ya tienes cuenta? Conéctate aquí.

Iniciar Sesión
  • Navegando Recientemente   0 miembros

    No hay usuarios registrados viendo esta página.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.