Jump to content
MundoWarcraft

Sacro

Grupo Roleros
  • Contenido

    1.251
  • Registrado

  • Última Visita

  • Días Ganados

    74

Sacro ganó por última vez el día Agosto 15

¡Sacro tuvo el contenido más gustado!

Reputación en la Comunidad

1.422 Fuera de Serie

Sobre Sacro

  • Rango
    Usuario Legendario
  • Cumpleaños 14/08/1993

Información Personal

  • Género
    Hombre
  • Ocupación
    Profesor de Guitarra
  • Intereses
    Música

Primer Personaje

  • Nombre
    Pablo Lionhammer
  • División
    Oro
  • Raza
    Humano
  • Clase
    Paladin

Otros Personajes

  • 2do Personaje
    Susan Lionhammer/Humana/Guerrera/Oro.

Visitantes recientes en el perfil

16.887 visitas al perfil
  1. Lamento profundamente tu partida. Eres un gran rolero y un aún mejor amigo. Donde sea que vayas, sigue haciendo las cosas bien como las haces y sigue siendo el pedazo tío que eres (a pesar de tu carácter, cabrón) Yo me guardaré tu contacto y seguiré liándotela. Ojalá podamos coincidir en otros juegos o lo que sea. ¡Se te aprecia!
  2. el que no goce a luis miguel tio... xDDD gracias buen galdoreth!
  3. ¡Much´ísimas gracias a todos por sus buenos deseos! Por aquí me tendrán semper fidelis hasta que el cuerpo aguante. ¡Un abrazo para todos de corazón!
  4. Hace un tiempo no publicaba nada, pero les hago llegar esta nueva publicación en mi Canal de YouTube con todo mi cariño: Esta canción lleva por nombre "Nuestro Amor" y es una dedicatoria a dos primos a los que quiero mucho y que tuvieron mucha oposición para consolidar su amor gracias a la familia. ¡Espero que la disfruten mucho! ¡Desde Venezuela para ustedes con mi cariño! Si les gusta, comenten y compartan, así me ayudarán muchísimo a que llegue a mucha gente, que es lo que busco con mi música. ¡Un abrazo!
  5. Susan tendrá a otro aprendiz de mago al cual hacerle bullying, genial xDDD bienvenido!
  6. No olvides el aserradero @Sorin que también está ampliado y siempre se olvidan de él, cabrones. xD Razas custom tenemos varias, aunque tendrías que echarle un ojo a las normas para ver cuales son las que están disponibles para jugar. También existe un foco bastante secundario que es el de Kalimdor vieja horda, aunque los jugadores que tienen personajes allí suelen quedar para cosas puntuales. Sea como sea, bienvenido @Kiran Si tienes alguna duda, estamos para resolverlas. ¿Y qué te harás? ¿Acaso es un paladín sensual? ¿Verdad que los paladines sensuales molan?
  7. -Relatos de un Caballero- VII El Amor OFF: Aparto este post para la VIII parte de esta saga, a la cual he renombrado "Relatos de un Caballero". ¡Espero que la disfruten! Publicada la 7ma parte del relato en el post anterior. ¡Échenle un ojo!
  8. Pero sigo dando guerra y lo seguiré haciendo hasta que ya no se pueda más. Al Rol le agradezco mucho, porque me ha permitido explotar mi creatividad, mejorar mi ortografía y hoy por hoy vivo de eso, mientras mi proyecto musical despega. Por eso, y mucho más, seguiré roleando hasta que ya no se pueda más. Gracias a esta comunidad por permitirme explotar y desarrollar el rol de mis personajes y mis más maravillosas creaciones: Pablo y Susan Lionhammer. ¡Feliz cumpleaños, Mundowarcraft! ¡Gracias por todo y por tanto!
  9. Quiero... QUIERO....YO QUERER. xDDD capaz si haces un tutorial de como hacer esas cosas me lo veo y trasteo, a mí esas cosas me encantan. ¡Genial trabajo!
  10. ... y eso que rohan la defendió... no dices nada nuevo, que no te extrañe que insista en ser ella la sustituta de benedictus... vienen siglos de oscuridad para la iglesia bajo su reinado.
  11. -Relatos de un Caballero- VII El Poder de la Luz El campo lo llamaba. Se escuchaba primero, como un zumbido. Sus ojos esmeralda se desparramaban por el suelo reseco y resquebrajado por el paso de los ejércitos. Su caballo bufaba con inquietud. El sonido ensordecedor comenzaba a hacerse más claro. Aceros que chocaban contra los poderosos esternones de aquellos. Los sangre negra. - Calma, Caballo Viejo- murmuró, acariciando las crines de su caballo. Este relinchaba inquieto y se revolvía. Apretó firme las riendas, sosegando los bríos de aquél rocinante. Se sorprendió de aquella inquietud. Como él... aquella bestia se sentía renovada. -¡LOK´TAR OGAR!- Retumbó en el aire. Los imberbes que formaban la fila donde él se encontraba, retrocedieron unos pasos. Lo comprendió con claridad. -¡Victoria o Muerte!- Adelantó al caballo, paseándose por la fila de zagales mal formados- ¡Eso es lo que significa!- Los hombres comenzaron a verle, con atención. Su tabardo, azur con filigranas plateadas, lo delataba. Ellos esperaban sus palabras. NECESITABAN sus palabras. -¡Lucharán hasta vencer o morir!- sentenció con firmeza, mirando a los hombres con atención, paseando su caballo por la línea- ¡Van a combatir con toda la saña, fervor y sed de sangre que hay en sus corazones! ¡La sangre y la conquista es lo que les motiva!- Los más jóvenes comenzaron a tragar saliva, al escuchar las palabras del Paladín. -¡Pero escuchadme bien, mocosos!- Sentenció, severo- ¡Si a ellos les motiva la sangre y la conquista...! ¡A nosotros nos motiva la paz y la libertad!- -¡A ellos les motivan la oscuridad y el terror!- Sentenció, girando las riendas del caballo, haciendo que este partiera hacia el otro extremo de la formación- ¡A nosotros la luz y su cólera implacable, la cual castigará a la sombra!- Henry Bishford, quien formaba con sus hombres en la primera fila, dirigiendo la campaña, golpeó con fuerza su escudo. Algunos de los capitanes de la formación secundaron a su oficial, con cierta timidez al principio. -¡Uno solo de ellos, puede con cinco de nosotros!- bramó, con fuerza el paladín- ¡Pero cuando se lucha por la patria...¿quién contra nosotros?!- Los sargentos comenzaron a golpear sus escudos rítmicamente y pronto, los hombres comenzaron a formar como antes, firmes. En el frente de batalla, se levantaban trombas de polvo. Estaban avanzando. Los aullidos y gritos de los orcos y sus bestias ensordecían el ambiente. -¡Ellos luchan por sus oscuros señores!- alzó su voz, mirándoles con firmeza, mientras sus camaradas golpeaban los escudos, con fuerza. Los capitanes voceaban indicando mantenerse firmes y los hombres volvían a las filas- ¡Pero nosotros luchamos por nuestro hogar, nuestras mujeres, hijos y padres...!- Los vítores comenzaron a escucharse con fuerza en las filas, poco a poco, como un aluvión implacable. -¡ Ellos no tienen por qué luchar...!- afirmó, con dureza- ¡Nosotros combatimos por honor...! ¡Y POR LA ALIANZA...!- Pronto, los guerreros de Lordaeron comenzaron a bramar infundidos por un valor increíble. El paladín, levantó su martillo por encima de su cabeza, haciéndolo brillar en la más cálida y refulgente luz que se había visto hace días en aquél funesto campo de batalla. Había llovido tanto fuego de las artillerías aliadas y enemigas, que el cielo estaba entenebrecido. -¡Que escuchen vuestros gritos de coraje, de valor y que sientan en sus corazones el terror de enfrentarse a tan bravos guerreros!- Bramó con fuerza. Su armadura comenzó a brillar por un momento y sus ojos igualmente, en un dorado indescriptible- ¡Esarus Thar´no Darador!- Y le respondieron, con igual firmeza y fervor. -¡POR LODAEEEERON!- ¡POR LA ALIANZAAAAA!- -¡POOOR LA LUUUUZ!- Los soldados y caballeros de Lordaeron se formaron monolíticamente alrededor de su comandante y el paladín Iván Lionhammer. Henry le miró con firmeza y asintió. - Ve con la caballería, nosotros aguantaremos cuanto sea posible- Afirmó el oficial. Iván avanzó sobre su corcel hacia la formación de caballeros, en el flanco izquierdo. Los orcos no tardaron en estrellarse contra la formación de soldados y caballeros de la alianza, que resistían con una saña increíble. Los campos de Hillsbrad se llenaron de Sangre. Cuando acudió a su puesto, sus camaradas le miraban con determinación. Entre ellos, Sir Drustvar Goldhammer. - Hablas con fervor en el corazón, Lionhammer- - La luz es quien habla, no yo- sentenció Iván, bajándose el yelmo- ¿Quién habla por tí, hermano Goldhammer- El veterano paladín sonrió, antes de bajarse también la careta de su yelmo. -¡ En formación de cuña!- sentenció Iván, desparramando su mirada por el campo con fiereza. Hacía mucho que no tomaba las armas nuevamente en una batalla. Los orcos, como era de esperarse, comenzaban a romper las líneas de infantería de Lordaeron, que aunque intentaban mantener las formaciones, se veían superadas por la fuerza de aquellas bestias. Cuando los caballeros se formaron, Iván volvió a adelantarse por un momento. - ¡Que sea la luz y nuestro fervor el que gane la batalla!- Bramó, levantando una vez más su martillo, iluminado por la luz- ¡Que sea nuestro espíritu y nuestro denuedo el que les espante!...¡Que sea la humanidad la que venza a la horda!- -¡GLOOOORIAAAAAA!- bramó pues, Goldhammer... y los caballeros le secundaron, gritando. -¡GLOOOOOOOOOOOOOOORIIIIIIIIIIAAAAAAAAAAAAAAAAA....!- Y cargaron hacia el campo de batalla. Los orcos en ese momento, desataban la más abyecta hechicería sobre sus enemigos. Los caballeros de la muerte y sus necrólitos desataban el caos en la infantería de Lordaeron, que apenas y se mantenía formada. Los orcos no se percataron que en el flanco izquierdo cargaban los caballeros de la Mano de Plata. Pronto las filas de los orcos se vieron sorprendidas por los caballeros de Lordaeron en sus flancos. ¡Era un baile sangriento, muy pocas veces visto! Las pértigas se enterraron tanto en los torsos de los orcos, como en los cuerpos de sus huargos. Aquél respiro le permitió a la infantería de Lordaeron reorganizarse, entre una nube de pólvora, polvo, sangre y fuego. Iván se vio rodeado por los orcos, que estaban dispuestos a acabar con él. El paladín levantó su escudo con dificultad, evitando la muerte a manos de un incursor, que intentaba atravesarlo con su acero, con saña. Iván forcejeaba con este, tratando de mantenerse sobre su fiel Caballo Viejo. -¡GRRRGH, HIJO DE PUTA!- bramó, colérico, dispuesto a matarlo- ¡ME VOY A COMER TUS MALDITAS TRIPAS CUANDO ACABE ESTO!- pronto, aquél orco se vió apoyado, teniendo que forcejear con él y alejar a sus enemigos usando su martillo. Cerró sus ojos por un momento, murmurando una plegaria a la luz... y esta acudió a él inmediatamente. Su cuerpo se imbuyó en sacrosanta refulgencia, sorprendiendo a los orcos, que se encandilaron. El paladín sintió una fuerza renovada que le permitió superar a su contrincante con el escudo, golpeándole el torso y golpeando su costado con el martillo imbuido, lo cual le hizo chillar de dolor. Aquella horda, estaba corrompida por energías terribles. Pronto, sus camaradas le secundaron, alejando a sus otros contrincantes de él a fuerza de espada y acero. De entre el fuego y la sangre, surgió una bola de oscuras energías, que fue a golpear directamente a las filas de infantes de Lordaeron, causando que varios de ellos salieran desparramados por los aires, gritando de dolor. Iván abrió los ojos sorprendido, cuando una de aquellas salía disparada también hacia ellos, impactando a la fila de caballeros y haciéndolos a todos caer por el campo, lejos de sus caballos. Debían ahora, combatir a pie. Se levantó con dificultad y pesadez viendo el campo de batalla, percatándose del terror. Un engendro, a lomos de un corcel esquelético, utilizaba aquellas terribles energías para quebrantar a la alianza. Delante de él,decenas de orcos que le protegían y avanzaban, a su vez. Comenzó entonces a llover, de manera pesada y lastimera, como si el mundo llorase aquella escabechina. Goldhammer exclamó entre el caso. -¡Iván, es tuyo!- Fue entonces que Iván asintió y bramó en respuesta: -¡Avanzad, hermanos, que nadie se amilane!- Los orcos recrudecieron su defensa. No iban a dejar que los caballeros atravesasen la línea para acabar con el líder de su ejército. Iván avanzó, férreo, hasta encontrase con un enorme orco, con los ojos inyectados de manera antinatural en sangre, que deseaba con toda su cólera, destruirle. Iván había perdido su martillo tras salir disparado de Caballo Viejo, por lo que desefundó su espada y avanzó. El orco avanzó contra él, blandiendo un enorme garrote y el paladín por poco, pudo interponer su arma contra semejante mastodonte. Iván giró sobre su propio eje, aprovechando los toscos y torpes movimientos de su contrincante y le pilló por un costado desprotegido. El paladín incrustó de forma limpia el acero en la axila del engendro, antes de avanzar. Un segundo enemigo,volvíase a interponer, pero el paladín hacía gala de una experticia única. Aquél cayó muy pronto ante su acero igualmente. Pronto, había despejado su camino y se encontraba delante del caballero de la muerte, a quien atacó sin dudar. -¡Vuelve al averno del cual te han levantado, engendro!- La criatura se giró hacia él y apuntó su báculo directamente contra el paladín, sonriendo de forma proterva. - Conozco poderes más allá de tu comprensión, mortal... Y pronto los conocerás, de primera mano- Aquél engendro apuntó su terrible báculo hacia él, hablando en lenguas oscuras. El Paladín solo tuvo tiempo a cerrar sus ojos, cuando un destello verde y enfermizo fue contra él. Pero la luz le había asistido una vez más... Sentía gran paz, cuando abrió sus ojos, aquél le miraba con auténtico desprecio y ojeriza. El paladín estaba protegido por una barrera de luz, que había repelido el ataque profano de aquél. El paladín rugió, colérico y fervoroso, avanzando contra aquella criatura, sorteando en dos ocasiones los ataques profanos de esta por rapidez, o interponiendo su escudo. Pronto, su espada y el báculo se cruzaron, comenzando a forcejear con violencia. - Veamos si la luz... puede vencer a la oscuridad- El engendro sonrió con sadismo, mientras del suelo emergían varios esqueletos, que se revolvían, tomando las piernas del paladín y rodeándolo. Uno de ellos, logró herirle con una espada oxidada en la espalda. Iván se arrodilló en el suelo, viéndose superado por las criaturas. - Protégeme... en los momentos más aciagos... protégeme- susurró. El engendro de la oscuridad sonrió al escuchar aquello, autosuficiente. Pero una vez más, la luz respondió, en su sacrosanto poder. El paladín se vió restablecido por la luz este, apoyó su espada en el suelo. Pronto la luz se proyectó en este y en las grietas del suelo, comenzó a brillar consagrándolo. Los esqueletos y el propio caballero de la muerte se vieron afectados por tal poder. El paladín se reincorporó y avanzó contra la criatura, poniendo por delante de sí a su escudo y derribando al jinete oscuro de su montura. Pronto el paladín avanzó hacia este, mientras se arrastraba y aplastó con su bota emplacada el orbe de su báculo, dejando caer con todas sus fuerzas el acero sobre la cabeza del engendro, destruyéndolo por fin. Aquello, ocasionó el descalabro entre los orcos, que comenzaron a retirarse, despavoridos. Pronto la presión en los flancos, comenzó a ceder y los orcos dejaron el campo, derrotados. Lordaeron, a costa de grandes sacrificios, había derrotado a la horda en Costasur y Hillsbrad. Sin embargo, los paladines habían demostrado no solo allí, sino en distintos frentes, todo su poder. E Iván, era uno de ellos...
  12. -Relatos de un Caballero- VI Acto de Fe Stratholme era una ciudad bulliciosa, pero la gran plaza de los cruzados se convirtió en el principal cuartel de los Caballero de la Mano de Plata. El pasillo de piedra por el que Iván y Drustvar caminaban estaba iluminado por vitrales en los que entraba la cálida luz del sol, convertida en un caleidoscopio de colores plateados, dorados y azules debido a los coloridos vidrios. Una gran puerta de roble, con los símbolos de la mano de plata en sus bisagras la mantenían cerrada. Allí, Iván Lionhammer respiró, tomando un pequeño respiro. Aquél año pasaba ante sus ojos como si hubiesen sido apenas un par de semanas. Cuánto había cambiado... Por un momento su mente quiso hacerle dudar y de hecho tardó al menos cinco minutos antes de entrar a la sala. ¿Realmente estaba listo? Inmediatamente, las respuestas vinieron a su cabeza. Había aprendido a comprender a sus semejantes a pesar de sus diferencias, a no desfallecer a pesar de las dificultades y a perdonar, pero con un amplio sentido de la justicia. Toda su vida había sido un hombre con prejuicios y resentimientos que había logrado trascender bajo la senda de la luz, la cual le había sido ajena aún a pesar de que siendo joven había crecido en un hogar devoto. Había perdido su norte durante las guerras, recuperándolo cuando aprendió nuevamente la senda del honor. Había trascendido. Estaba listo. Tomó nuevamente aire y empujó las puertas de aquél salón... Los murmullos se acallaron cando él entró. La sala estaba atestada de personas. Iván estaba tan nervioso, que siquiera pudo reconocer a sus parientes entre los presentes... Toda la familia había asistido allí para ver al caballero Lionhammer ser armado. Aquella oportunidad era única, puesto que Iván le estaba otorgando a la casa una oportunidad de limpiar su nombre al convertirse él en un paladín. Avanzó por el centro de la sala, circular, hasta los pies de la escalera de marmol del altar. -En la Luz nos reunimos para otorgar a nuestro hermano Iván Lionhammer. En su Gracia, el renacerá. En su Poder, el educará a las masas. En su Fuerza, él combatirá a la Sombra. En su Sabiduría, el guiará a sus hermanos a las eternas promesas del Paraíso- Quien estaba en el altar, expectante, era ni más ni menos que Ronald Lionhammer, su primo y obispo de Andorhal. Este llevaba una toga ceremonial blanca con detalles negros y filigranas doradas, así como un y una mitra con el símbolo de la luz. Miró al maestro instructor del veterano, luego a los presentes, antes de proseguir con la ceremonia- Ponte de rodillas, Caballero de Lordaeron, y jura ante tus hermanos- Iván se arrodilló con semblante serio, parsimonioso y bajó la cabeza con gesto humilde y paciente. -¿Juras mantener el honor y los códigos de la Orden de la Mano de Plata?- -Lo juro- dijo de manera férrea y clara. -¿Juras caminar bajo la Gracia de la Luz y esparcir su sabiduría a tus hermanos y hermanas?- -Lo juro- -¿Juras castigar al Mal dondequiera que se encuentre, y protegerás al inocente con tu propia vida?- -Por mi Sangre y Honor, lo juro- - Drustvar Goldhammer, Caballero de la Mano de Plata, si consideras a este hombre digno, colocad tus bendiciones sobre él- Su maestro y ahora camarada le dedicó una mirada severa, que ocasionó que Iván tragase saliva por un momento. Drustvar se acercó y le colocó una estola azur celeste, diciendo con firmeza: - Por la gracia de la luz, que tus hermanos puedan ser curados, por la fuerza de la luz, que tus enemigos sean desechos- El caballero le entregó un martillo adornado con runas y bendito en las manos envueltas en acero, así como le entregó el tratado, que utilizaría para impartir justicia y castigar la maldad. Iván se ató el tratado al cinturón con la cadena y apoyó su martillo en el suelo, aferrándolo con ambas manos. Sentía como un nudo le atenazaba la garganta, mirando por un momento a Sir Drustvar, quien le sonrió con camaradería, antes de volver a su posición. Ronald asintió con solemnidad, antes de alzar nuevamente la voz. - Bienaventurado en la luz seas, Caballero de la Mano de Plata, levántate y se reconocido por tus hermanos y hermanas - Ronald sonrió e Iván se dio la vuelta observando la sala y a los presentes, que levantaron sus manos. La luz emergió de las manos de los presentes y le imbuyeron. La sala estaba iluminada pues las ventanas de madera estaban abiertas de par en par, dejando ver los hermosos vitrales que adornaban la adornaban. El efecto caleidoscópico que generaban los colores de los vitrales al entrar la luz del sol en la sala eran maravillosos. Sin embargo, la luz sagrada hizo parecer que el amplio salón estaba sumido en las sombras antes de que los clérigos pusieran sus bendiciones sobre él. La luz brilló con fuerza, haciéndole sentir emociones indescriptibles. Sus ojos, se abrieron de la impresión y brillaron refulgentes como el sol del mediodía. Sentía una paz indescriptible. Una sensación que no había podido sentir nunca en su vida. Similar a aquella que sentía de joven, cuando veía las montañas de Alterac desde el lago Lordamere. Cuando abrió los ojos rompieron los aplausos que, no pudo resistir, pues sus ojos se llenaron de lágrimas. Iván Lionhammer era por fin un Paladín.
  13. si así son dibujitos rápidos no quiero imaginar como los harías con esmero.
  14. tarde pero seguro, galdoreth. te deseo lo mejor. toma tu regalo:
  15. qué bien! bienvenido otra vez, jano!

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.