Jump to content
MundoWarcraft

Sacro

Grupo Roleros
  • Contenido

    1.289
  • Registrado

  • Última Visita

  • Días Ganados

    76

Sacro ganó por última vez el día Septiembre 3

¡Sacro tuvo el contenido más gustado!

Reputación en la Comunidad

1.496 Fuera de Serie

Sobre Sacro

  • Rango
    Usuario Legendario
  • Cumpleaños 14/08/1993

Información Personal

  • Género
    Hombre
  • Ocupación
    Profesor de Guitarra
  • Intereses
    Música

Primer Personaje

  • Nombre
    Pablo Lionhammer
  • División
    Oro
  • Raza
    Humano
  • Clase
    Paladin

Otros Personajes

  • 2do Personaje
    Susan Lionhammer/Humana/Guerrera/Oro.

Visitantes recientes en el perfil

17.198 visitas al perfil
  1. Pues tienes razón, supongo @Spellman en el lore de la horda no estoy muy pulido, muchas gracias por la aclaratoria xD. Es igual que lo del secreto a voces de los brujos del cordero degollado xDDDD malditas facciones hipócritas. De cualquier manera, lo que sí mantengo es que sería mucho más l´ógico ver un esclavo entre los goblins, que sí que los tienen y comercian con ellos. En la horda es mucho más restringida la cosa incluso según como lo comentas tú. De hecho en Tanaris y en Bahía del Botín tengo entendido que se celebran sendos torneos de gladiadores constantemente.
  2. Y cuando hablo de esclavistas goblins, hablo del cartel Bonvapor que es uno de los que tiene gran presencia en Kalimdor. Desconozco si el que retuvo al Rey de Ventormenta fue ese, u otro clan. De cualquier manera, es más l´ógico que alguien en la actualidad sea esclavo de los carteles goblin, que normalmente son los que tienen arenas de lucha y usan gladiadores. Si en la novela dice que fue la horda la que retuvo a Varian y no los goblins, ya en la actualidad sería inverosímil que la horda mantenga esas prácticas, como dije, por las reformas de Thrall, el cual adoptó las viejas prácticas del chamanismo y el honor de la horda. Ojo, no me extrañaría que durante la conformación de la horda, o la vieja y antigua horda orca de Draenor esta práctica sí se viera extendida.
  3. corrección @Spellman los que usan esclavos no son los orcos, sino los GOBLINS. y estoy casi seguro que Varian estuvo como gladiador en las arenas porque era esclavo de goblins y no de la horda como tal. Tras las reformas que hizo thrall a la horda, no existe la esclavitud persé en ella, de hecho un ejemplo de eso es el trato que ahora reciben los peones, que antes eran considerados poco más que escoria y con thrall eso pasó a ser diferente.
  4. Aquí solo aceptamos paladines, si no. No eres bienvenido. Mentiras, es broma. ¡Bienvenido! ¿qué te harás?
  5. Pues igual genial, más si decide unirse al ejército *cejas, cejas* xDDD nos alegra mucho tenerte por aquí @Bopra
  6. Re-bienvenido. ¡Aquí siempre serás bien recibido! ahora... ¿qué te harás? ¿un paladín sensual? ¿verdad que los paladines son sensuales, molosos y luminosos genialosos?
  7. Y pensar que estábamos planificando como sacrificar a Sven en las catacumbas de la abadía hoy... genial dibujo, tío
  8. Lamento profundamente tu partida. Eres un gran rolero y un aún mejor amigo. Donde sea que vayas, sigue haciendo las cosas bien como las haces y sigue siendo el pedazo tío que eres (a pesar de tu carácter, cabrón) Yo me guardaré tu contacto y seguiré liándotela. Ojalá podamos coincidir en otros juegos o lo que sea. ¡Se te aprecia!
  9. el que no goce a luis miguel tio... xDDD gracias buen galdoreth!
  10. ¡Much´ísimas gracias a todos por sus buenos deseos! Por aquí me tendrán semper fidelis hasta que el cuerpo aguante. ¡Un abrazo para todos de corazón!
  11. Hace un tiempo no publicaba nada, pero les hago llegar esta nueva publicación en mi Canal de YouTube con todo mi cariño: Esta canción lleva por nombre "Nuestro Amor" y es una dedicatoria a dos primos a los que quiero mucho y que tuvieron mucha oposición para consolidar su amor gracias a la familia. ¡Espero que la disfruten mucho! ¡Desde Venezuela para ustedes con mi cariño! Si les gusta, comenten y compartan, así me ayudarán muchísimo a que llegue a mucha gente, que es lo que busco con mi música. ¡Un abrazo!
  12. Susan tendrá a otro aprendiz de mago al cual hacerle bullying, genial xDDD bienvenido!
  13. No olvides el aserradero @Sorin que también está ampliado y siempre se olvidan de él, cabrones. xD Razas custom tenemos varias, aunque tendrías que echarle un ojo a las normas para ver cuales son las que están disponibles para jugar. También existe un foco bastante secundario que es el de Kalimdor vieja horda, aunque los jugadores que tienen personajes allí suelen quedar para cosas puntuales. Sea como sea, bienvenido @Kiran Si tienes alguna duda, estamos para resolverlas. ¿Y qué te harás? ¿Acaso es un paladín sensual? ¿Verdad que los paladines sensuales molan?
  14. -Relatos de un Caballero- VIII El Amor La Cuarta Legión Fronteriza había combatido en Hillsbrad, luego en Arathi y los Humedales. Iván había combatido en todos los frentes y visto los horrores de la guerra de cerca. Pero todo era diferente, porque la Luz le acompañaba esta vez y su determinación era más que clara. Expulsarían a la sombra y lo harían por Sangre y Honor. Con la oscura Grim Batol recuperada y la posterior retirada de la horda hacia los pasos montañosos del Khaz Modan, la ahora diezmada Cuarta Legión fue enviada de nuevo a casa, para recuperar sus números y esperar nuevas órdenes. Aunque podrían respirar por un tiempo, sabían que la legión sería reclamada para el contraataque, ahora que la Horda había sido debilitada ante la estratagema de Lothar de dividir a sus ejércitos en dos frentes. La alianza había luchado con tesón hasta recuperar el Khaz Modan y las noticias del frente indicaban que pronto las fuerzas de la Alianza sentenciarían el resultado de la Guerra más temprano que tarde. Los ejércitos de Lordaeron avanzaban a paso lento por los caminos de los prados de Tirisfal y allí fue donde la vio. Inmediatamente quedó pasmado de una belleza tan singular, como increíble a sus ojos. La muchacha era menuda y tenía los cabellos negros y lisos, amarrados con una pañoleta ambarina, del mismo color de sus maravillosos ojos almendrados. No destacaba por tener una figura escultural a diferencia de aquellas doncellas nobles con las que alguna vez había tenido algún romance, pero su belleza era única entre todas las flores que había conocido en su vida. Iván suspiró sorprendido, y aún más, cuando se percató que aquella mujer tan peculiar posaba su mirada sobre él. En sus adentros pensó... ¿En serio le miraba a él? ¿Un anciano decrépito montado sobre un caballo igual de decrépito y lamentable como él? Era imposible. Iván se sonrió a sí mismo, pues probablemente estaría viendo a alguno de los caballeros más jóvenes que iban detrás de él en sus caballos. Sin embargo, al sonreírse a sí mismo, ella se sonrojó y le devolvió una dulce sonrisa. El paladín miró hacia atrás, de refilón. El hombre que venía detrás de él era realmente feo: Sir Drustvar Goldhammer era un gran paladín, pero ¡sin duda alguna no era más guapo que él!. Comenzó a convencerse de que aquella mujer le miraba a ÉL. Volvió a verla... y le sonrió directamente. Ella nuevamente le devolvió la mirada y la sonrisa. El paladín detuvo las riendas de su caballo delante de ella... y desmontó, acercándosele. - Saludos, señorita- comentó, con gesto un tanto nervioso y un tono de voz que ocultaba de manera muy forzada la timidez. - Saludos, sir Paladín- le respondió, tomando en sus manos una flor de lavanda silvestre que había tomado de los campos cercanos- ¿En qué puedo seros útil?- - Serme útil...- sopesó, tragando saliva el paladín- ¿Por qué serías útil? No he venido aquí a pedirte ningún favor- Ella sonrió, mirándole fijamente con sus ojos ambarinos clavados en él. -¿Entonces a qué ha venido, Señor mío?- Iván se congeló por un momento. La mujer sonrió al ver que no era capaz de argüir ninguna palabra ante ella. Ella sin embargo, seguía ahí expectante. - A deciros que aún en los tiempos de guerra que corren, vuestra sonrisa me ha dado un segundo de alegría y ha llenado de luz un día tan aciago como este- Comentó Iván, dejando que las palabras salieran de su boca con tranquilidad- Os agradezco profundamente- La muchacha sonrió con candidez, haciendo que el paladín sintiese el corazón latir con una fuerza tal, que pensó que se le saldría del pecho o le daría un infarto. - Gracias, muy señor mío- La muchacha, colorada, le entregó la flor de lavanda que llevaba en sus manos- aceptad este presente, como muestra de mi agrado por vuestras hermosas palabras- El paladín tomó la flor y ella, roja como un tomate, comenzó a caminar rauda hacia los campos, detrás de la cerca desde la que veía a los hombres del Rey retornar a la ciudad de Lordaeron junto a otros campesinos. Iván sonrió ampliamente, viendo como ella se alejaba... hasta que lo recordó. - Maldita sea... ¡SEÑORITA!- el paladín trató de pasar por encima de la cerca, pero su pesada armadura de placas le impidió hacerlo con presteza y su tabardo se atascó en los alambres y se resquebrajó cuando intentó correr detrás de ella- ¡CARAJ...!- o y La joven aletargó el paso, mirándole con aquella sonrisa tan dulce, pero no detuvo su paso. -¡Decidme, por la luz, vuestro nombre!- Exclamó el paladín, con fluctuación- ¡No me dejéis en un letargo tan terrible al no saberlo!- La joven le miró, deteniéndose por unos segundos, como si lo pensara. Iván tragó saliva, con los ojos bien abiertos, observándola. - Soy Susan, señor mío- comentó ella, sonriendo ampliamente- Soy Susan Leonharth- Iván sonrió maravillado y cerró los ojos por un momento, memorizando aquél nombre. - Susan Leonharth- repitió, bajando la cabeza con una sonrisa, para luego levantarla- ¡No lo olvidaré...!- Pero ella, de manera casi inexplicable, ya no se encontraba en las cercanías. El paladín sopesó... ¿Sería ella real? ¡Por la luz que debía serlo! ¡Nunca antes había sentido emociones tan fuertes por alguien que apenas había visto aquella mañana! Caminó un par de pasos hacia los campos de lavanda de Tirisfal, pero sintió como la tela de su tabardo se rasgaba... y torpemente, el paladín arrancó de cuajo una buena parte del blasón. - Me cago en esta maldita cerca de mierda...- farfulló a sus adentros... y los campesinos le vieron sorprendidos ante su fino lenguaje. Iván se sonrojó, pero se puso como un tomate cuando los paladines que le acompañaban, liderados por Goldhammer, comenzaban a silbarle y chancear por lo que había acontecido. Iván retornó a los lomos de "Viejo" y se aclaró la garganta. Su viejo amigo, Drustvar Goldhammer, le palmeó el hombro. - Es una buena y hermosa mujer- comentó, sincero. - Lo es- comentó el paladín- y ella, será mi esposa- Goldhammmer le miró sorprendido y soltó una carcajada - ¿Qué decís, buen y viejo amigo? ¿Acaso no habéis perdido la cordura?- - No, hermano- comentó, firmemente- Ella será mi mujer- Goldhammer volvió a reír. Pero no sabía que ellos estaban predestinados a estar juntos. Le costó muchísimo ubicar la pequeña granja de la familia Leonharth. Parecía que aquella doncella se le hubiese escapado para siempre de sus manos. Pero era un hombre persistente y tenaz... Y pudo dar con su vivienda luego de haber averiguado ante muchos campesinos la posible ubicación. Era como encontrar una aguja en un pajar, pero lo había logrado. Estaba seguro que aquella granja era la que buscaba. ¡Había peinado cada centímetro conocido y desconocido de las Campiñas de los Claros de Tirisfal! La granja se encontraba en las faldas de los bosques del oeste. ¡No podía ser otro lugar! Iván se había arreglado tanto como podía. Había cosido su tabardo y pulido la armadura, así como había peinado las crines de "Viejo", adorándola con lazos blancos y azules. El caballo lucía ridículo, pero él estaba seguro que sería del agrado de la dama. Tras sopesarlo, tocó la puerta de la casa, la cual crujió. No tardó en salir de allí un anciano, que le miraba con amargura. -¿Quién sois?- preguntó, con gesto hosco y malhumorado- ¿Qué trae a la mano de plata a la casa de un humilde campesino?- - Disculpad mi buen señor- se aclaró la garganta, nervioso- pero no he venido por asuntos de la Orden. Tengo entendido que aquí vive la joven Susan Leonharth. Vine a visitarla- - ¿Ah si?- sentenció el anciano, sorprendido- ¿Y con permiso de quién? Porque yo no he consentido tal...- - No necesita permiso, padre- sentenció la joven- Yo tampoco se lo he dado- El paladín se sorprendió. ¡Nunca esperó semejante desplante! - Pero es una visita que esperaba con ansias- dijo ella, atravesando la puerta por el costado derecho de su padre- ¡Me alegro de veros, muy señor mío!- La joven tomó del brazo al paladín, que sonreía lelo, mientras era arrastrado y trataba de dispensarse ante el padre, que negaba con la cabeza ante tal situación. El Caballero Lionhammer subió a la joven al caballo desvencijado, mientras ella reía al observar como se veía de ridículo aquél mastodonte. - Es un poco viejo para combatir, ¿no crees?- - Puede que sea cierto- sentenció- Y esta bestia se ha ganado mi respeto y cariño. Me identifico con él- - Puedo entender el por qué- dijo ella, ocasionando los colores del paladín, mientras tiraba de las riendas y la paseaba por los campos de Tirisfal. - N-no es por...- gruñó el paladín, con ofuscación. Sus 40 inviernos le pesaban ante una joven veinteañera como ella. - No lo digo por ello, Sire, es una broma- El paladín bufó, causando aún más diversión a la joven- Hay una cosa que no me habéis dicho- - ¿Y qué será?- - Vuestro nombre, Sire. Y es descortés invitar a salir a una doncella sin que esta al menos sepa su nombre e intenciones- - Soy Iván Lionhammer, señorita Susan- comentó, mirándola, con cierto bochorno- Y he venido con las intenciones más nobles que mi corazón pueden tener para con una doncella como vos. Quiero pretenderos- La joven se sorprendió... pero no huyó, sino que le escuchó. - No me preguntéis por qué, ni cómo- afirmó él, mientras caminaba tirando de las riendas del corcel- Pero desde que os vi, siento emociones indescriptibles por vos. Solo sé que me dejaré llevar por mis sentimientos y si la luz me es grata, aspiro a que vos los consintáis también- Tras un breve silencio, ella habló. - Dejemos entonces que sean nuestros sentimientos los que hablen. Me he sentido igual con vos. No sé ni las razones, ni el por qué, pero os puedo asegurar, que lo siento así también- Y así, el amor comenzó a crecer entre ellos. Así, con el paso del breve descanso al que había llegado la guerra, aquello que sentían fue creciendo, hasta que Sir Iván Lionhammer y Susan Anneth de Leonharth se casaron en la Capilla de Brill acompañados de sus más cercanos familiares y amigos. La sencilla ceremonia fue llevada a cabo por Ronald Lionhammer, el reputado obispo de Andorhal y el padrino de aquella boda, sería el Caballero Drustvar Goldhammer. Puede que las circunstancias difíciles en las que se había sumido el mundo consolidaran una relación que en condiciones normales no se hubiese gestado entre ambos y tan rápido... Pero el destino es sin dudas misterioso y tal como sucede es que justifica el por qué de las cosas, pues de ese amor nacería una pequeña niña que 20 años después, sería conocida como la Leona de Lordaeron.
  15. Pero sigo dando guerra y lo seguiré haciendo hasta que ya no se pueda más. Al Rol le agradezco mucho, porque me ha permitido explotar mi creatividad, mejorar mi ortografía y hoy por hoy vivo de eso, mientras mi proyecto musical despega. Por eso, y mucho más, seguiré roleando hasta que ya no se pueda más. Gracias a esta comunidad por permitirme explotar y desarrollar el rol de mis personajes y mis más maravillosas creaciones: Pablo y Susan Lionhammer. ¡Feliz cumpleaños, Mundowarcraft! ¡Gracias por todo y por tanto!

Sobre Nosotros

Somos una Comunidad dedicada exclusivamente al Rol en World of Warcraft. Proporcionamos un punto de encuentro para compartir nuestra afición por el Rol en Warcraft.

×
×
  • Create New...

Información Importante

Hemos colocado cookies en su dispositivo para ayudar a mejorar este sitio web. Puedes ajustar la configuración de tus cookies, si sigues adelante daremos por hecho que estás bien para continuar.